De la campiña al extranjero, y de vuelta a Cuba, a través de la música

Publicado el Categorías Holguín, Música, Noticias, Verano 2017
Como símbolo de la cubanía no pueden faltar las estampas campesinas Foto Carlos Rafael

Durante el típico amanecer cubano, ese de la verde campiña y el rocío, del cantar del gallo mezclado con el bullicio del resto de los animales del corral; una décima entonan los guajiros al estilo de Jesús Orta Ruíz, el Indio Naborí.

Así inicia un espectáculo que realiza un recorrido por parte de la identidad de esta Isla, reverenciando además a íconos del repertorio internacional, todo ello como parte de las actividades por el Verano Holguín 2017.

En su 55 Aniversario, el Teatro Lírico “Rodrigo Prats”, presenta “D´Música”: 22 piezas que van desde nuestro repertorio popular, con temas como “El punto cubano”, de la inolvidable Celina González, o “Mamá Inés”, de Ignacio Villa, nuestro Bola de Nieve; pasando por otros propios del canto lírico como el “O sole mio”, así como la “Acuarela de Brasil”, o “La vida en rosa”; hasta regresar a nuestra nación, con el homenaje a la herencia africana, recreando el clásico bembé a través del “Babalú Ayé”, o con la interpretación de ese tema bastión de la música cubana: la “Guantanamera”.

El repertorio foráneo se incluye dentro del variado espectáculo Foto Carlos Rafael

En una fusión de la música popular cubana e internacional con el canto lírico, “D´Música”  contrarresta esa falsa idea que sataniza a esta manifestación de la cultura: al tiempo que se despoja de este preconcepto, la institución de las artes en la nororiental provincia realiza un culto a lo popular, pero con autenticidad y refinamiento.

Un espectáculo que fácilmente podría extrapolarse a cualquier escenario fuera de las tablas, es este que nos propone el Lírico para festejar además los 78 del Teatro Eddy Suñol.

Temas interpretados en idiomas foráneos como el Inglés, el Francés, el Portugués, demuestran la preparación profesional de los artistas, en esa mezcolanza o vínculo entre las nuevas generaciones del lírico y las de más experiencia.

“D´Música” se jacta de un montaje dinámico que no se ve afectado por la cantidad de piezas que lo componen, lo cual es propiciado en parte por la corta duración de cada una de ellas. Al tiempo que la ambientación y el diseño escenográfico se acoplan cabalmente a la dramatización.

Danza, canto y dramatización se fusionan en el estilo del Teatro Lírico Foto Carlos Rafael

La trascendencia del mero hecho artístico se evidencia en temas como “New York, New York”, con un arreglo musical que fusiona la versión original con ritmos más movidos, originarios de otras naciones, quizás como un guiño  a la heterogénea composición social de esa Urbe.

En un espectáculo variado y vistoso se intercalan y mezclan canto con danza y dramatización, ese estilo al que nos tiene acostumbrados el lírico holguinero, el cual exige además de un artista versátil que domine varias manifestaciones; lo cual no sería excusa para descuidar la interpretación musical y su sincronización con el background o música de fondo. Pero esto es propio de la juventud y la inexperiencia, para ello está el auxilio de los más avezados, quienes se encargan de formar el caudal de talento que se suma a los integrantes de esta prestigiosa institución cultural, la cual se jacta de ser escuela de varias generaciones de artistas y que encuentra continuidad en las generaciones que hoy emergen.