Fiesta Sinfónica bajo la mirada de El Angelote

Publicado el Categorías Holguín, Música, Noticias, Verano 2017
La Fiesta Sinfónica fue protagonizada por la Orquesta Sinfónica de Holguín bajo la dirección del maestro Oreste Saavedra (foto Carlos Rafael)

La tarde caía ineludible –con toda su majestad estival moderada por pequeños retazos de nubes– sobre el holguinero parque San José. La vimos hundirse de manera palpable, casi cinematográfica, sobre los adoquines y los árboles. En el centro del parque, custodiada por la vieja y señorial iglesia católica y la imagen del ya mítico El Angelote, la Orquesta Sinfónica de Holguín (OSH) protagonizó uno de los momentos más significativos de la jornada: la Fiesta Sinfónica, dirigida por el Maestro Oreste Saavedra, dio cierre a su 17 temporada de conciertos con una plausible demostración de virtuosismo y entrega artística.

El programa transitó con facilidad por parte significativa del repertorio sonoro occidental, de Beethoven y Ravel a José María Vitier y Guido López–Gavilán, y demostró, una vez más, el virtuosismo del joven colectivo holguinero fundado en 2000 y poseedor de “la mejor afinación del país y de los que mejores resultados muestran en el trabajo de su sección de cuerdas”, según la Maestra María Elena Mendiola.

La Fiesta Sinfónica inició con la conocida Obertura de la obra Egmont, compuesta por Ludwig van Beethoven (1770–1827) entre 1809 y 1810, como música incidental para la representación de la tragedia homónima escrita por el poeta y dramaturgo alemán Johann Wolfgang von Goethe en 1788. Justamente la Obertura Egmont ha sido uno de los números más interpretados de los diez que consta la obra del compositor, y los críticos lo han calificado como “un buen ejemplo de la típica composición beethoveniana”.

La solista holguinera Gladys María interpretó la pieza Tu eres la música de Tony Pinelli (foto Carlos Rafael)

El programa continuó con “Tú eres la música”, canción de Tony Pinelli con la hermosa interpretación, cálida y vibrante, de la cantante holguinera Gladis María. Además, “A migthy fortress”, himno compuesto por M. Lutero en 1529 y descrito por el poeta Heinrich Heine como la Marsellesa de la Reforma Protestante. El himno ha sido versionado e incorporado en obras de compositores como Johann Sebastian Bach, Felix Mendelssohn, Giacomo Meyerbeer y Richard Strauss, y es uno de los himnos clásicos de la tradición protestante.

Uno de los momentos más aplaudidos del concierto fue la interpretación, por el joven barítono Jorge Nelson Martínez, del conocido “Largo at factótum”, uno de los fragmentos más interpretados de la ópera bufa El barbero de Sevilla, compuesta por el italiano Gioachino Rossini (1792–1868) con libreto de Cesare Sterbini, en 1816. Jorge Nelson, interpretando a Fígaro, demostró dominio y desenvolvimiento de un aria compleja que ha tenido, asimismo, grandes intérpretes a lo largo del tiempo.

Además, la OSF demostró dominio y destreza (resalta la sección de violines, con Beatriz González como concertino, y la caja orquestal) en la interpretación del conocido Bolero del compositor francés Maurice Ravel (1875–1939). El Bolero, estrenado en 1928, es un movimiento orquestal inspirado en una danza española de origen hispano–árabe, caracterizado por un ritmo y un tempo invariables, inmutable de principio a fin. Además, posee una melodía obsesiva –ostinato– repetida una y otra vez sin ninguna modificación, salvo los efectos orquestales en un crescendo constante. Imperturbable, la caja orquestal marca el ritmo a lo largo de todo el Bolero caracterizado por su melodía envolvente.

La Fiesta Sinfónica continuó con “Oh melancolía”, hermosa canción de Silvio Rodríguez perteneciente a su disco homónimo de 1988, interpretada por Dayamí Revé; Oblivion, tango del argentino Astor Piazzola (1921–1992) compuesto en 1984, con Carlos Ramírez en la guitarra eléctrica, y “El manisero”, del cubano Moisés Simons (1889–1945), con arreglos de Joaquín Betancourt e interpretación de Adonis Vázquez.

El tema “Yo soy el punto cubano” acompañó la Fiesta Sinfónica en voz del cantante David Blanco (foto Carlos Rafael)

Asimismo, la OSH resaltó en la interpretación de la pieza “Guaguancó”, del Maestro Guido López–Gavilán, donde la percusión es parte esencial de uno de los temas que conforman la identidad sonora de la Isla. Otro de los momentos aplaudidos de pie por el público, además de la interpretación de “Tú eres la música” y “Largo at factótum”, fue “Yo soy el punto cubano”, canción compuesta por Celina González y Reutilio Domínguez en 1953, y cantada, en compañía de la Sinfónica, por el versátil músico David Blanco. Además, la OSH interpretó “Fresa y chocolate”, del también cubano José María Vitier, pieza compuesta para la banda sonora del filme homónimo, dirigido por Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío en 1994.

La Fiesta Sinfónica concluyó su programa con tres piezas complejas en su concepción. La primera de ellas es Júpiter, uno de los siete movimientos de la suite The Planest, la obra más conocida del compositor inglés Gustav Holst (1874–1934), compuesta entre 1914 y 1916. Este es el cuarto movimiento de la suite y significa, literalmente, según leemos en la propia obra, el portador de la alegría. Además, El pájaro de fuego, obra creada por el compositor ruso Ígor Stravinski (1882–1971) para un ballet del mismo nombre estrenado en 1910 y basado en historias folclóricas rusas. La obra, junto con Petrushka (1911) y La consagración de la primavera (1913), caracteriza el llamado “período ruso” de este importante compositor. Finalmente la OSH –en cuya conformación participan músicos de la Banda Provincial de Holguín, el Conservatorio José María Ochoa, la Orquesta Sinfónica de Santiago y la Orquesta de Cámara de Las Tunas– interpretó “Conga del Fuego Nuevo”, de A. Márquez, y, fuera de programa, el conocido y versionado son “Chan Chan”, del cubano Compay Segundo.

Otro de los momentos de la Fiesta Sinfónica fue la interpretación de una de las arias de la obra “Las Bodas del Fígaro” en voz del joven barítono, integrante del Teatro Lírico de Holguín Rodrigo Prats, Jorge Nelson (foto Carlos Rafael)

Según el director artístico y general de la Fiesta Sinfónica, Oreste Saavedra, para el concierto “la OSH ha trabajado con detalle el estilo y las maneras de cada pieza y ha tenido a bien convocar a importantes artistas del terruño que han tenido a bien unir sus voces y talentos para la ocasión”.

Añade además: “Nuestro propósito con Fiesta Sinfónica ha sido establecer un espacio en la escena musical de la ciudad que permita estrechar nexos entre la música concertante y parte del repertorio popular que se puede abordar desde la plataforma sinfónica, posibilitando que el espectador sienta el ambiente sonoro de una sala de conciertos en una de las plazas públicas de la ciudad”.

A lo largo de su 17 temporada la OSF ha tenido importantes presentaciones y estrenos junto a Frank Fernández, Joaquín Betancourt, López Marín y colaboraciones con músicos de Canadá, Estados Unidos, Suiza, Polonia, Argentina y Australia. Además, se han presentado audiciones de estreno de obras de Holst, Tchaikovski, Dvorak, Ravel… y la interpretación de la Novena Sinfonía de Beethoven, junto al Teatro Lírico de Holguín “Rodrigo Prats”.