Sin palabras ante el arte joven

Publicado el Categorías Cultura fuera de casa

Holguín, 19 de julio. La exposición colectiva Sin palabras se exhibe en la Casa del Joven Creador de la AHS en Holguín como resultado de los ejercicios docentes de los estudiantes de la Academia Profesional de Artes Plásticas EL ALBA.

La muestra se caracteriza por la ejemplificación visible del ejercicio académico en las disímiles piezas —unas mejores logradas que otras, como es propio en esta etapa de aprendizaje—, en las que se intenta alcanzar el dominio de las diferentes técnicas de las artes visuales imitando otras obras, mayormente clásicas. Son ejercicios docentes aunque no exentos de cierta dosis de personalidad, la misma selección de estas técnicas y obras, y no de otras, es muestra de ello, que viene incubándose en los jóvenes artistas holguineros.

Así encontramos —como si realizáramos un recorrido por parte de la historia del arte universal en los últimos siglos, sobre todo europeo— obras con paisajes, marinas, naturalezas muertas, retratos… Por lo tanto, y de manera preliminar, esta exposición podríamos catalogarla en tres partes visibles y características del ejercicio docente: los retratos, los paisajes (incluidas las marinas) y los bodegones (naturalezas muertas).

En lo relativo a la primera, los retratos, observamos varias piezas, todas sin títulos, medianamente logradas. Entre ellas, la obra perteneciente a Alejandro Olano que imita uno de los autorretratos de Rembrandt van Rijn, precisamente el último de los conocidos autorretratos del famoso artista holandés del barroco. De Alejandro es, además, una de las obras más interesantes de la muestra: con matiz impresionista un joven acostado mira hacia arriba, quizá hacia el cielo, y se mezcla oníricamente en la amplitud del espacio ¿nocturno?

Además, las obras de José Alberto Soto, que nos recuerda un retrato del escritor ruso León Tolstoi; Santiago, con el retrato de una mujer adulta y europea de clase media, y finalmente Camila Sam, con una pieza que semeja la imagen de un indócil bucanero. Aunque en los dominios del arte y la creación toda asociación es relativa y, además, linda los terrenos de lo movedizo…

Los paisajes, incluidos los marinos, son algunas de las obras mejor logradas de Sin palabras, una exposición que como su nombre lo indica, no posee palabras de presentación. Así Leonardo Jiménez, Luis Carlos, Reidy Céspedez y Mariannis Miraval ofrecen al espectador serenos bosques de coníferas, como salidos de las selvas vírgenes de Europa o Norteamérica, veleros en la costa o en alta mar, en medio de una tormenta… Incluso, las obras donde Leonardo, Luis Carlos y Reidy nos muestran sus imágenes marítimas podrían verse casi cinematográficamente, una como sucesión de la otra y en todas imperando la tormenta: el barco cerca de la costa en medio de una tempestad; ya adentrado en el mar y, posteriormente, en medio de la plenitud feroz del océano…

Finalmente, la última parte de la exposición la conforman los bodegones o naturalezas muertas. Armando Ruiz, jefe de sección de artes visuales de la AHS holguinera, muestra una de sus piezas donde, sobre una mesa de madera, los restos de pescado y una garra de cerveza se mezclan en el discurso con una hoja de papel de la propia Academia EL ALBA donde leemos, entre otras cosas, el nombre de los jóvenes artistas. Luis Carlos y Mariannis Miraval también exponen sus naturalezas muertas: esta última incorpora dentro de un bodegón clásico (garras, peras, uvas) una lata de la nacional cerveza Bucanero.

Sin palabras constituye una muestra balanceada dentro de un diapasón regularmente limitado desde los propios inicios en los que restringe la curaduría. Estamos frente a una muestra académica donde podemos rastrear cierto matiz pedagógico en su misma conformación aunque los organizadores no se han propuesto más que mostrar, por medio del uso de las diferentes técnicas utilizadas en la Academia, los avances de varios estudiantes en su proceso docente. Estudiantes, aclaro, que tienen su propia cosmovisión de las artes visuales y lo han demostrado en otras exposiciones, pero que aquí ejemplifican los pasos y avances (dentro de una amplia gama de influencias) que el sistema de la educación artística en Cuba hace materializable en exposiciones como Sin palabras.

Artículo y foto: Erian Peña Pupo

Tomado de www.ahs.cu