La Luz de la lectura

Publicado el Categorías Cultura fuera de casa

Holguín, 24 de julio. Contar dentro de su catálogo, con maestros de la literatura cubana y universal, unido a la joven vanguardia artística de la literatura nacional, es uno de las dádivas que nos brinda hoy Ediciones La Luz, la casa editorial de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín.

Fundada en 1997, recibió en la pasada Feria Internacional del Libro dos premios La Puerta de Papel, reconocimiento que otorga el Instituto Cubano del Libro (ICL). Nace esta Luz el 7 de mayo con la presentación del cuaderno Bufón de dios de José Luis Serrano. A la primera etapa le siguió una época de coediciones. El sello no volvió a publicar en solitario hasta el año 2006. En 1999 se funda el Premio Celestino de cuento, destinado a la joven narrativa cubana como una forma de estímulo y promoción. En las pasadas Romerías de Mayo esta institución cultural celebró sus 20 años.

El equipo de La Luz, en su nueva sede, realiza un trabajo dirigido a producir y divulgar textos. Para ellos es imprescindible no solo publicar un título, sino también estar al tanto de los procesos de socialización de la literatura. Se trata de vincular a los autores al destino de sus obras. Se publican géneros como la poesía, el ensayo, la literatura infanto-juvenil, los cancioneros (para que las voces de los jóvenes trovadores tengan un sitio de desarrollo), el humor, el teatro y otros. De manera general, se encargan de todo el proceso del libro (edición, corrección, diseño, maquetación), además de la promoción.

Este lugar cuenta con la librería Celestino para ofertar sus producciones y a la vez permite crear vínculos con instituciones culturales, escuelas, hogares de ancianos, etc.; además de interactuar con otras manifestaciones artísticas y hacer posible la confluencia de la música, las artes visuales y escénicas con las publicaciones de la editorial.

En el nuevo espacio de Ediciones La Luz se hacen posibles la creación joven, el diseño contemporáneo, los géneros literarios y los autores de varias regiones y etapas. Los distingue como sello editorial la importancia que le dan a la creación de las cubiertas de los libros. Se trata de sintetizar la esencia del contenido en una imagen que capte la atención del lector. Para esto se realizan campañas que apuestan por un decidido énfasis en la gráfica, de manera que la propuesta resulte atractiva a la mayor cantidad de personas. La traducción es otro de los pilares. Es de gran significación el compromiso de llevar a las actuales generaciones, escritos en otras lenguas de obligada lectura.

Según la editora Irela Casañas, el concepto que defiende esta institución está definido por «el equilibrio que se trata de encontrar entre la comunión de los géneros literarios y el lector que espera por ellos, además de la curiosidad por lo que desea el mismo. Nos define la apertura que tenemos ante la sociedad. Buscamos la versatilidad en el trabajo editorial, en las presentaciones, conferencias y debates».

En palabras del director de La Luz, el poeta Luis Yuseff, definir un plan editorial es complejo. Debe representar los intereses de los miembros de la AHS e incluir obras de escritores más reconocidos… sin olvidar a algunos que ya son clásicos. Se necesita de un serio trabajo de búsqueda y entendimiento con el objetivo de elegir lo mejor, lo necesario, sin dejar de defender lo artístico.

Las primicias editoriales para elegir los contenidos que prestigian la selección de los manuscritos están basados en la calidad literaria y el alcance que va a tener la obra en sus posibles lecturas.

Prestigian el catálogo autores como José Martí, Gastón Baquero, Delfín Prats, Dulce María Loynaz… y obras de escritores jóvenes como Asimetría de Antonio Herrada y Acantilado de Heriberto Machado; el poemario Penthouse en el infierno, de Michel Velázquez, entre otros. Sobresalen entre sus propuestas El libro de los abrazos, de Eduardo Galeano, Luna del 64, cancionero de la cantautora Liuba María Hevia y La isla de los peces blancos, antología de 45 poetas ganadores del Premio Calendario.

Antonio Herrada Hidalgo afirmó quedar muy complacido con el trabajo editorial y las iniciativas que tomó el equipo de realización en cuanto al diseño de Asimetría: las viñetas, un poema en la parte posterior en sustitución a las acostumbradas palabras del lector. «El libro tuvo un poema adicional, el trabajo de arte y la edición».

Si de leer se trata encontrará todas las luces que necesita en esta editorial. Un aniversario más para mostrar al libro como objeto de arte y arca de conocimientos y cultura para los jóvenes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Yessica Arteaga Ibal

Tomado de www.ahs.cu