¿Visión que resalta lo hispánico?

Publicado el Categorías Casa de Iberoamérica, Cultura fuera de casa, Holguín
Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa de Iberoamérica. Foto del autor

A punto de conmemorarse 525 años del arribo de Cristóbal Colón a tierras cubanas, la edición XXIII de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, sostiene, igual que ocurrió en los encuentros precedentes, la posición de defensa de la identidad de los pueblos originarios de nuestra América, sin negar el impacto que tuvo en ellos España a través del cruel proceso de sometimiento que implantó.

Lo afirma el doctor en ciencias pedagógicas Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa de Iberoamérica, para quien es una posición facilista asumir, como propugnan algunas tesis, que la visión cubana acerca del «encuentro de culturas» hace concesiones en detrimento de lo aborigen.

«Defendemos un punto de vista bien sopesado, que en nada edulcora la conquista, pues admite el nivel de genocidio y avasallamiento de esta y lo condena enérgicamente».

«Preconizamos un proyecto cultural que expone el nacimiento de una nueva cultura y apoya lo que realmente surgió de esa unidad que se dio a partir de un hecho en extremo traumático para las poblaciones aborígenes de una vasta región».

«Negar el impacto de la conquista, sería ignorar lo que se construyó a partir de lo que desencadenó, entre ello, el contacto con lo africano, asiático y caribeño; estaríamos negando el papel de las demás culturas que contribuyeron a formar lo que hoy somos, es decir, la cultura que Fernando Ortiz declaraba en 1942, en la apertura del Congreso Nacional de Historiadores».

Ávila Rumayor asevera que la Casa de Iberoamérica dispone de un alto nivel de argumentación y documentación que justifica su surgimiento y existencia, razón por la que está abierta al debate de los más diversos juicios, sin excluir el que refuerza la idea de que no debiera asociarse la Fiesta de la Cultura Iberoamericana al hecho del 28 de octubre de 1492.

«Desde sus inicios, nuestra Casa se nutrió de un cuerpo de intelectuales e investigadores propios y asociados. Todos han generado un grupo importante de indagaciones que van mucho más allá del componente hispánico de la configuración étnica y cultural que poseemos».

«Por eso mismo la Fiesta de la Cultura Iberoamericana es la oportunidad de tener la cita de los pueblos que resisten, la cual expresa confluencia de naciones diversas y no expresión de una visión que resalta solo lo hispánico. Es un evento que continúa revelando la capacidad de generar proyectos artísticos basados en esa diversidad cultural».

«A partir de los conceptos sostenidos, entre muchas cosas, se ha podido disfrutar en Holguín de colecciones tan importantes como la de los trajes típicos del pueblo Maya».

«Por aquí también ha desfilado una importante cantidad de agrupaciones folclóricas de Chile, México, Perú, Colombia y otras naciones del continente americano, lo que ha devenido oportunidad para identificarnos con las raíces culturales de la región. A la presente edición de la Fiesta asisten elencos musicales de Argentina que nos van a regalar el folclor amerindio. Esa confluencia de pueblos es la que seguiremos defendiendo».

Por Germán Veloz Placencia

Tomado de www.granma.cu