Del Amazonas al Caribe, 30 años después

Publicado el Categorías Casa de Iberoamérica, Holguín, Noticias

Por Claudia Hernández Maden

Feliz suerte la del doctor Ángel Graña González, actual vicepresidente de la Fundación de la Naturaleza y el Hombre, a quien la profesión le permitió ofrecer una especial remembranza sobre la expedición Del Amazonas al Caribe, 30 años después durante la última sesión del Congreso Iberoamericano de Pensamiento, el 27 de octubre.

Conversatorio sobre la expedición soñada de Nuñez Jiménez. Foto: Carlos Rafael

El panel dedicado al natalicio 95 de Antonio Núñez Jiménez, fundador de la Sociedad Espeleológica de Cuba e impulsor de la actividad investigativa en torno a la naturaleza e historia cubana, contó con la presencia, además, del único expedicionario holguinero José Corella. 

Ideada, organizada y dirigida por Núñez Jiménez, la expedición tuvo lugar dentro de las conmemoraciones por los 500 años de la llegada de los españoles a América, en ella participaron especialistas e investigadores de Ecuador, Perú, Colombia, Brasil, Venezuela, República Dominicana, Puerto Rico y Cuba.

 “Núñez promovió que el descubrimiento fuera despojado de una visión eurocentrista y se comenzara a enfocar desde un punto de vista americano, logró convencer a la comunidad científica de la necesidad de efectuar este viaje en canoa del Amazonas al Caribe,” aclaró Graña. 

Conversatorio sobre la expedición soñada de Nuñez Jiménez. Foto: Carlos Rafael

Se trató de un verdadero suceso científico, que tras recorrer más de 17 mil kilómetros, logró conciliar los esfuerzos internacionales de geógrafos, biólogos, botánicos, arqueólogos, sociólogos, economistas, médicos, antropólogos, y periodistas, para visitar unos 20 países.

“El día antes de la partida se realizó una recepción en la embajada de Ecuador. A la media noche el Comandante en Jefe llegó para despedirse de los expedicionarios. Contamos con el pintor Osvaldo Guayasamín como padrino”. En canoas de unos 13 metros de largo, siguió su rumbo hacia Perú, el Amazonas, Colombia hasta Manaos, Brasil… EL profesor Graña recordó, paso a paso, la subida por el Río Negro contra la corriente hasta llegar al territorio venezolano.

No faltó el acompañamiento de varios de los barcos de la Marina, que ofreció protección durante la travesía por el Orinoco. De isla en isla, recorrieron el Caribe insular, a excepción de Puerto Rico, adonde solo llegó una de las canoas perdidas en el trayecto.

Un documental sobre toda la aventura fue registrado por la televisión cubana, realizado en coproducción con la TV Española, para sortear los efectos del bloqueo. Igualmente, una amplia selección de imágenes fue presentada por el profesor, quien mostró la rica diversidad cultural, religiosa y botánica.

Conversatorio sobre la expedición soñada de Nuñez Jiménez. Foto: Carlos Rafael

Memorable fue su paso por sitios naturales e históricos como Guadalupe, Martinica, Haití o República Dominicana, donde visitaron la casa de Máximo Gómez, lugar de la firma del Manifiesto de Montecristi.

En La Habana tuvo su destino final esta expedición cuya documentación ha sido declarada por la Unesco como Memoria del Mundo, y se encuentra atesorada en la Fundación, por muchos años liderada por el primer Presidente de la Academia de Ciencias.

Una serie expositiva de gigantografías, expuestas en el Centro Ibérico, recogió la experiencia gráfica que tuvo su fin el 28 de junio de 1988. A dicha travesía se le considera una hazaña científica y permitió comprobar modos de vida, métodos de producción artesanal, de pesca y alimentación, así como de comunicación de los pueblos originarios de América.