Dedeté de vuelta a Barajagua

Publicado el Categorías Cultura fuera de casa
Al finalizar el encuentro del dedeté la foto de recuerdo junto al busto del caricaturista Tomás Rodríguez Zayas y su familia. Autor: Julieta García Ríos

Barajagua se ha convertido en un sitio recurrente para el dedeté. Es impensable venir a Holguín, cronicar la Fiesta de la Cultura Iberoamericana y no llegar al terruño de Tomy, el guajirito que salió un día a conquistar La Habana y el mundo con sus trazos.

Es él, Tomás Rodríguez Zayas (1949-2010), el motivo por el que en octubre regresamos a este poblado holguinero declarado Monumento Nacional el 8 de septiembre de 2012.

Fue en este poblado, que allá por el año 1612, el negrito Juan Moreno halló en las aguas de la Bahía de Santa Isabel de Nipe, a la Virgen de la Caridad, Patrona de Cuba. También sus tierras dieron cobija a los mambises. Ello enorgullecía a nuestro amigo, bisnieto del Coronel del Ejército Libertador Quintilio de Zayas.

Unos 50 kilómetros distan de la Ciudad de los Parques al antiguo asentamiento indígena Baraxagua. En el trayecto hacia la Casa Comunal, que lleva el nombre del reconocido caricaturista, una se detiene en el paisaje montañoso, en la limpieza de los bohíos y la sencillez y humildad del campesino…aspectos que influyeron en la formación del artista.

A la entrada de la Casa, un busto de Tomy nos devuelve su imagen jovial. Fue realizado por el escultor Carrillo y es el único que existe en Cuba de un caricaturista. Han pasado tres años desde nuestra última visita.

El busto de Tomy es el único realizado a un caricaturista en Cuba. Foto: Julieta García Ríos

Satisface ver en el centro comunitario mejores condiciones: mobiliario nuevo, de madera preciosa y buena hechura; donados por el CIERIC, entidad perteneciente a la UNEAC.

Al filo del mediodía llegaron nuestros invitados. Eran pioneros de la escuela rural Arídes Estévez Sánchez los testigos de la inauguración de la Expo Tomy en casa, conformada con trece reproducciones con obras y fotos del caricaturista. Entre ellas está la emblemática historieta del Che, y la foto tomada por Juvenal Balán al caricaturista para que le sirviera de apoyo al confeccionar el dibujo.

También está la instantánea que lo muestra dando los toques finales del mural realizado en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. La obra da fe de la versatilidad de Tomy, quien en pleno período especial experimento con materiales de la construcción.

Adán, director del dedeté y amigo del dibujante fallecido a los 61 años de edad, recorre la muestra junto a los niños. A ellos comenta cada una de las imágenes, el mensaje que quiso trasmitir en ellas el artista, el momento en que fueron realizadas como la dedicada en el 2006 al líder de la Revolución cuando su salud era delicada.

Rosa Zayas, madre de Tomy observa la foto de su hijo posando para el lente de Juvenal Balán, antes de realizar la antológica caricatura sobre el Che. Foto: Julieta García Ríos

Rosa Zayas, la madre de Tomy, está entre nosotros. Por ella conocemos que su muchacho, ante las carencias de materiales inventaba sus propios tintes: los extraía de las flores. Y con barro, modelaba figuras que luego, en el hogar, secaba alrededor del fogón de leña.

El encuentro ha concluido. La muestra queda en la Casa Comunal para que sus pobladores la visiten. Ya de vuelta a Holguín, agradecemos a la Fiesta de la Cultura Iberoamericana la posibilidad de homenajear a Tomy y así promover su obra. Es preciso que no quede al olvido su amplio y multifacético trabajo.

Por Julieta García Ríos

Tomado de www.juventudrebelde.cu