Eduardo desde la búsqueda de una visión de encuentro

Publicado el Categorías Entrevistas
Eduardo desde la búsqueda de una visión de encuentro
Dr. Eduardo Rafael Ávila Rumayor, actual director de la Casa de Iberoamérica Foto: Heidi Calderón Sánchez

El Doctor Eduardo Rafael Ávila Rumayor, actual director de la Casa de Iberoamérica y presidente del comité organizador de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, desafía las embestidas de un debate generado 24 años atrás con el surgimiento de la fiesta que celebra el encuentro de culturas.

Investigadores y estudiosos aún no encuentran acuerdo en cuanto a la forma de mirar el hecho histórico del desembarco de Cristóbal Colón en las costas holguineras de Bariay, el 28 de octubre de 1492, día en que el Almirante puso sus pies en la isla de Cuba.

¿Cuál es el motivo del desacuerdo?

Aún hoy hay un debate muy fuerte sobre cuál es el día, si el 12 porque es el de la resistencia de la raza o el 28 es el de los perpetradores de la masacre, eso hoy está en la palestra, nosotros lo vemos como dos momentos de un mismo hecho cultural, pero sin olvidar que es el 28 cuando Colón llega a Cuba.

¿Cual es el el sentido fundamental de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana?

El sentido de nuestra labor es ofrecer un espacio donde podamos entender en profundidad el significado de este hecho histórico concreto que marcó el paso de una época a otra, de conjunto con los historiadores del territorio hemos propiciado el encuentro con nuestras raíces y debates para tomar en consideración también el aporte aborigen y la influencia africana.

Esta tiene que ser una labor de la Casa en el futuro, porque si la hoy se plantea que hay que echar por tierra lo que significa el hecho histórico del 28 de octubre, estaríamos permitiendo que se omita, y creemos que nos corresponde defender la historia de nuestro país y de nuestro hemisferio.

¿Cuáles son los retos para la continuidad de este trabajo?

El papel de la Casa, pasados 525 años es encontrar el significado que tiene todo esto para nosotros, que no puede obviar la huella española, ni olvidar tampoco que la conquista significó masacre y exterminio, ninguna de las dos posturas es acertada como radical, hay que buscar una visión de encuentro.

Quizás no logremos tener la capacidad de ser los mediadores universales de esto, pero ese es el mandato que se le dio a la casa hace 24 años y continuamos siendo un proyecto de resistencia cultural.

Por Heidi Calderón Sánchez

Tomado de www.radioholguin.icrt.cu