En Mayarí, cita perfecta para impulsar la cultura

Publicado el Categorías Cultura fuera de casa, Holguín, Mayarí, Música
Fotos: Cortesía de la Orquesta Taínos de Mayarí

La musicalidad, inoculada en vena, habita en el espíritu impetuoso de cada cubano, en unos, más silenciosa, en otros, más “bullanguera”. Satura todos los espacios, con una actitud rítmica al hablar, al caminar, al reír, al pregonar con un sello distintivo.

Los componentes europeos y africanos de la música cubana son indiscutibles, resaltados en numerosas ocasiones por casi todos los artistas y musicólogos de la nación caribeña.

La sensibilidad melodiosa nacional devino en una amalgama cadenciosa y auténtica, moldeada en los diversos géneros de la música popular, como es el caso del Son. Esta categoría, privilegiada de la tradicionalidad nacional, se flexibiliza adoptando diversos modos de hacerse. Sin abandonar su legitimidad deja impregnarse por la huella de cada espacio geográfico que la desarrolla.

El Son se ha convertido en eje de estudios, espectáculos y eventos de la isla en toda su extensión; incrementando su promoción y perdurabilidad en la cultura  cubana.Importantes musicólogos e investigadores cubanoscomo Alejo Carpentier, Danilo Orozco, Leonardo Acosta y María Teresa Linares han disertado sobre la su significación como parte de nuestra conformación cultural, sus orígenes confusos y el destronamiento de sus mitos.

Con respecto a las festividades dedicadas al Son, el municipio de Mayarí, en el nororiente de la provincia cubana de Holguín, se convierte cada noviembre en el escenario para uno de los eventos más prestigiosos del género en Cuba: el Encuentro de Agrupaciones Soneras, que transcurre desde el ocho y hasta el 12 del presente mes de noviembre.

Surgido en 1989, a partir de un proyecto de Jorge Tito Cabreja, director de la Orquesta Taínos de Mayarí, el evento supuso la oportunidad de ratificar la excelsitud del género en el municipio holguinero, la coexistencia de sus estilos a través de exponentes nacionales y ofreció, también,un medio propicio para teorizarsobre el tema.

Hoy, en su vigesimoséptima edición, más que un espacio para la concurrencia de importantes orquestas de la música popular bailable, es un fenómeno sociocultural de carácter artístico, con probada eficacia en su proyección social.

Además de exteriorizar al Son como música, el Encuentro lo expone como manifestación simbólica, una expresión de la identidad del cubano, y en especial del mayaricero. Este se ha convertido en una plataforma potencial para el progresode la cultura local, pues se incursiona así en un término de actualidad global: el Desarrollo Cultural Comunitario.

Las disímiles actividades durante el Encuentro de Agrupaciones Sonerasse efectúan en pos de aprovechar el rendimiento artístico e intelectual de los pobladores. De esta manera hace sentir a cada persona protagonista, estrella del espectáculo.

Muestra de ello es Los niños cantan y bailan al son, una de las acciones desarrolladas dentro del marco del evento y con una proyección que excede las fronteras de este.

Incentiva la participación, promoción y seguimiento de niños y adolescentes con aptitudes musicales e inclinación por la música popular. En un interés por hacer perdurable la tradición sonera a partir de orquestas municipales y regionales se hace insistencia en la formación de estos niños y jóvenes.

Otras suscitan a la revitalización de las raíces locales y su confrontación, como en el caso de laPeña de la rumba y de Los Munenes. La asistencia de un público heterogéneo en su más amplio sentido y la actuación de grupos tradicionales permiten exteriorizar las manifestaciones ancestrales y la mantención de la memoria colectiva. De esta manera facilita generar una sensibilización por parte de la comunidad, fundamentalmente en las nuevas generaciones; además de la articulación de identidades grupales.

De manera general, el Encuentro de Agrupaciones Soneras plantea nuevas y diversas formas de comunicación social, así como la voluntad de admitir los influjos culturales exteriores en una polémica de resistencia y recepción. La preocupación por contrarrestar la globalización cultural de los modelos occidentales a través de un replanteamiento de lo autóctono es premisa en los intereses del Encuentro.

Ante esta amenaza actual promueve la investigación a nivel local para el conocimiento de la propia realidad desde disímiles perspectivas (evidente en los eventos teóricos).De esta manera se manifiesta en correspondencia a la política del país en la defensa de la identidad.

festival del son mayarí

Con todo el progreso cultural que promueve este evento, no se explica cómo no está afiliado al Programa de Integral de Desarrollo del municipio Mayarí. Con esto, considero necesario un llamado a los funcionarios culturales que articulan los programasde desarrollo local, convistas a poner en su mira un evento de tal magnitud e importancia simbólica para los mayariceros.

Por Elisdanis Prego Cemitier, estudiante de Historia del Arte de la Universidad de Oriente

Tomado de www.ahora.cu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *