El arte protegido por un tatuaje

Publicado el Categorías AHS, Holguín, Instituciones, Noticias

Sumario: La Asociación Hermanos Saíz en Holguín acogió la segunda edición del evento Tatuarte, donde participaron reconocidos artistas tatuadores de diferentes provincias del país.

Un tatuaje es una modificación permanente del color de la piel en el que se crea un dibujo, una figura o un texto y se plasma con agujas u otros utensilios que inyectan tinta o algún otro pigmento bajo la epidermis de una persona. Foto: Carlos Rafael

Tatuarse la piel ha sido un acontecimiento tan antiguo como la humanidad, realizado con diferentes fines en función de su cultura a través de los siglos. La Asociación Hermanos Saíz en Holguín acogió la segunda edición del evento Tatuarte.

A la convocatoria asistieron 15 tatuadores reconocidos en el país, ocho pertenecientes a otras provincias y siete participantes de la ciudad de los parques.   Todos vinculados a las artes visuales antes de decidirse por el arte de pintar pieles.

El encuentro en su segunda edición acoge exposiciones personales, talleres teóricos y las demostraciones al aire libre.

En esta edición se inauguró la exposición personal de Yiki, El cuerpo descontrolado, una serie de quince retratos, todos realizados a mano influenciados por iconos del cine y la música del siglo pasado.

El Yiki Gonzalez en otra demostración a muleta con Yoel! Otro artista del tatuaje!!! Escarabajo en proceso! Foto tomada de Facebook

El sonido de las maquinitas ya se ha hecho habitual en el gran salón de la Asociación Hermanos Saíz, entre el ir y venir de la gente hay un nombre que sobresale Yiki, el fundador del evento.

A Yiki también lo llamamos desde La luz, quien explicó los inicios de este proyecto fueron las presentaciones de exposiciones y performance con tatuadores en las Romerías de Mayo, Metal HG, incertados como proyecto en los diferentes eventos culturales desde el 2007.

“De ahí parte la idea de crear un evento propio, la primera experiencia fue en noviembre de 2016 y asistió mucho público, los tatuadores vinieron con el apoyo de la AHS costeándose sus gastos”.

En el país no hay un evento similar, identificado por el logo del evento que es el hacha petaloide con las dos agujas de coser.

Yiki es tatuador a Muleta, técnica primitiva que tuvo sus inicios en las cárceles del país. La misma se realiza con un palo, dos agujas de coser y un hilo. “Para mí es la esencia de tatuar en el país. Además los tatuajes realizados en las prisiones tienen significados propios lo cual los llena de personalidad y sentimientos”.

“La primera vez que lo vi hacer me impactó, pero es un arte el poder dibujar de esa manera. Psicológicamente tiene más sentido el tatuaje carcelario que el hecho en la libertad de la calle”.

Además explica a los curiosos sobre el evento: “No consiste en que alguien desea hacerse un tatuaje, vino y lo pintaron. No funciona así. Al encuentro asisten artistas del tatuaje, ellos traen sus propuestas y por lo general vienen personas que desean pintarse una determinada obra. En esta ocasión concurren ocho artistas invitados y solo realizan un tatuaje al día, pues estos en dependencia de su magnitud se realizan en sesiones entre cinco y ocho horas.

Foto: Carlos Rafael

Cada artista tiene garantizado sus medios de trabajo propios, garantiza su higiene con material de calidad. Todo el mundo sabe que la adquisición de estos medios en el mercado es costoso pero ellos aquí en el evento no lo cobran, pues sienten la satisfacción de realizar en piel su obra de arte.

Mi propuesta es trabajar una de las piezas de la exposición. Nosotros invitamos al público para que miren, observen nuestro trabajo que son a la vez creaciones artísticas que se llevan en el cuerpo.

Por Milena García García