Banda canadiense The Shuffle Demons cerró en Plaza Dolores de Santiago de Cuba Festival Jazz Plaza

Publicado el Categorías Desde el Oriente

plazaDolores

Santiago de Cuba. La banda canadiense The Shuffle Demons cerró el pasado 22 en la Plaza Dolores de esta ciudad, la edición 33 del Festival Internacional Jazz Plaza que ha compartido con la Capital, La Habana. Los canadienses actuaron en la gala de clausura en la céntrica plaza, conocida también como el Boulevard Santiaguero.

Para la ocasión, también estuvieron en el cierre del “Jazz Plaza” en el parque Dolores, la agrupación Steel Band, del poblado de El Cobre; Iván Acosta con su grupo “De Cuba Somos”, y “Ákana”, llegados desde la ciudad de Trinidad, en la región central de Cuba.

The Shuffle Demons es una reconocida banda de Canadá, con más de 35 años sobre los escenarios del mundo y un historial respetable, sintetizado de la manera siguiente:
“…Tuvo un Top 40 en Canadá con su sencillo de 1986 “Spadina Bus”, canción de su álbum debut Streetniks, tema que también se usó como presentación de City-TV Speakers Corner… Le siguieron cuatro álbumes más en los próximos siete años, y siempre contaron con innumerables seguidores devotos del jazz. En 1987, aparecieron en el programa de televisión para niños Sharon, Lois and Bram’s Elephant Show.

The Shuffle Demons tocó en festivales de jazz, folk, y rock de Halifax a Vancouver y de Italia a Estonia, de 1986 a 1997, recorrió Canadá en 15 ocasiones y otras tantas por Europa 15 veces, con actuaciones basadas en “una fusión de hard bop y rap combinada con disfraces exóticos y un estilo de interpretación sin límites. A lo largo de esas 15 giras europeas fueron un éxito en varios festivales de jazz, incluidos North Sea Jazz, Molde Jazz, London Outside In Jazz, Edimburgo, Sfinks y Jazz a Vienne.

Luego de algunas separaciones y nuevas incorporaciones, la banda se separó en 1997 pero varios de sus integrantes la retoman en 2004 y dan a conocer un CD de Grandes Éxitos en una nueva gira en la que, además, se incluyeron en el Libro de Record Guinness, al reunir a más de 900 personas tocando saxo, con el tema Hockey Night, en Canadá.

El grupo ha continuado con giras y presentaciones en festivales en la India, China, Europa, Tailandia, Corea del Sur, Estados Unidos y el propio Canadá, para beneplácito de sus seguidores y amantes de jazz.

Desde el pasado 17 de enero, Santiago de Cuba es sede también, y por segundo año consecutivamente, del Jazz Plaza; aquí lo preside Robertico Fonseca, quien ha estado desde el principio en las presentaciones ocurridas en el Teatro Martí, el Iris Jazz Club y el Patio La Jutía Conga, en la casona de la calle Heredia donde está el Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), institución que auspicia el festejo del género en esta urbe sur oriental.

A propósito, está por comprobar si en verdad el jazz entró a Cuba por esta ciudad santiaguera, traído por los “marines” –muchos de ellos negros del sur de los Estados Unidos— cuando la guerra hispano-cubano-norteamericana de fines del siglo XIX.

Robertico Fonseca, al frente de la celebración, habló de espacios teóricos y otras novedades en venideras reuniones. Y aún se comenta en la localidad la apertura en el “Martí”, que trajo a la excepcional diva Omara Portuondo, a la que se sumó sobre el escenario, el propio Fonseca.

Ted Nash, encumbrado saxofonista nortemericano, y su trío vinieron directamente desde USA a Santiago de Cuba y abrieron la segunda gala en el “Martí”. Ted se fue encantado con este, “el sitio más musical de Cuba”, dijo antes de partir hacia La Habana.

Al concierto que posteriormente ofreciera Robertico Fonseca, se unió Carlos Miyares, y para cerrar ese día, subió el estelar Bobby Carcassés, quien además dedicó palabras de elogio a la ciudad santiaguera.

A Carcassés, Rodulfo Vaillant y al escultor Alberto Lescay le hicieron un homenaje en el teatro Martí, por su apoyo decisivo al evento de jazz.

Por M.Sc. Miguel A. Gaínza Chacón

Tomado de www.sierramaestra.cu