El Maestro Choy habla de Wushu en Holguín

Publicado el Categorías Cultura fuera de casa, Libro y Literatura

 

Pablo Choy Peña es uno de los maestros de la academia holguinera de Wushu. Foto: Cortesía del entrevistado

La Escuela Cubana de Wushu está insertada en la 27 edición de la Feria Internacional del Libro, evento que este año escogió a la República Popular China como país invitado de honor. El colorido, la maestría y gracia de sus integrantes son una muestra de la entrega de sus maestros en la ciudad cubana de los parques.

Pablo Choy Peña es uno de los maestros de la academia holguinera de Wushu. A propósito del evento que transcurre por estos días tuvimos la oportunidad de conversar y ofreció valiosos detalles de este arte marcial y sus practicantes en la nororiental provincia de Cuba.

“La escuela de Wushu ha estado realizando demostraciones de ejercicios de Qigon de salud y ejercicios de TaijiQuang durante esta edición de la Feria Internacional del Libro”, comenta el maestro Choy. Durante las dos primeras jornadas de la fiesta de los libros, sus practicantes realizaron ejercicios marciales que dejaron una grata impresión en el público holguinero.

“Trabajamos el miércoles en la gala inaugural con una demostración de abanicos de TaijiQuang y bueno hicimos el pasacalle que quedó muy bonito”, dijo también.
La Universidad de Holguín, El Museo Casa Natal del Mayor General Calixto García, la Plaza de la Marqueta y la Biblioteca entre otros espacios han resultado los escenarios para que este arte milenario chino evolucione por estos lares.

A propósito del grupo de holguineros que integra la escuela el maestro Pablo apuntó: “El grupo que integra la Escuela de Wushu de Holguín es bastante heterogéneo, tenemos jóvenes y niños de 13 a 25 años y otro grupo en el que sus integrantes sobrepasan los 60 años”.

La Escuela de Wushu de Holguín se mantiene prácticamente todo el año en activo. “Nosotros generalmente comenzamos en septiembre y hasta julio del año entrante. Preparamos los ejercicios montados en la línea Qigon de salud y tenemos los ejercicios de Taiji Quang con niños y jóvenes que son los que imparten la parte marcial. Revisamos los ejercicios todos los años cuando vienen los maestros chinos a La Habana y ahí nos ponemos al día. Ellos nos ofrecen sugerencias y eso entonces lo aplicamos a nuestra escuela”, dijo el maestro.

La escuela tiene una matrícula en Holguín con alrededor de 100 a 120 practicantes entre jóvenes y adultos. La mayoría son adultos y cuenta con filiales en Banes, Moa y en Gibara. “En Banes hay un grupo de 60 practicantes, no tienen mucha matrícula todavía pero están trabajando. Moa es la escuela más reciente y aun tiene a sus maestros en formación, sus integrantes son en mayoría obreros de la industria niquelífera pues por su trabajo requieren este tipo de ejercicios terapéuticos”, aseguró Choy Peña.

Para el maestro holguinero descendiente de chinos “la Feria del Libro este año da la posibilidad de hacer una especie de divulgación del trabajo que llevamos a cabo pues siempre que hacemos una demostración hay muchas personas que se interesan por nosotros y eso nos ayuda a incrementar seguidores, eventos como este son puertas abiertas que tenemos para sumar gente”.

“Hay muy poca divulgación y mucho desconocimiento, no hay que ser descendientes de chinos para practicar esto, no hay una regulación para nadie ni distinción de edad, raza o género”, dijo también.

“Desde que comienza el año estamos vinculados a los eventos, empezando con la Semana de la Cultura holguinera, la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, los carnavales, Romerías de Mayo y así sucesivamente. El Inder (Instituto Nacional de Deporte y Recreación Física) nos invita a sus actividades, la Universidad está interesada en nuestro trabajo y tenemos demostraciones permanentes en la Sociedad China. Es válido decir que celebramos todo lo relacionado con la cultura china como el comienzo de la primavera, el festival del papalote, la fiesta de los faroles, el inicio del año nuevo chino y así vamos”.

El maestro de Wushu Pablo Choy rememoró que cada septiembre en la Colonia China de Holguín se desarrolla un evento científico teórico en el que la escuela participa con una pequeña gala. Además se insertan en otros eventos que tienen que ver netamente con el arte marcial en Santiago de Cuba y en La Habana todos los años. “Este 2018 tenemos el evento regional en el mes de julio, con sede en Camagüey”, agregó Choy.

Llama particularmente la atención la exquisitez del vestuario y los implementos como abanicos entre otros que utilizan los practicantes de la Escuela de Wushu de Holguín. No es un secreto lo difícil que resulta en Cuba conseguir los recursos para un fin similar, sin embargo, cuando hay interés todo conspira. Respecto a este particular el Maestro Choy también quiso comentar.

“Estos vestuarios han sido elaborados por muestras prestadas por otras persona. Muchos tienen familiares en el extranjero y se los facilitan, aquí en Cuba no hay una tienda especializada por lo cual tenemos que comprar las telas en los comercios en CUC, aunque sean un poco caras y signifique un sacrificio lo hecho. Entre nosotros mismos hay miembros que son costureras y artesanos, de esa forma lo logramos”.

“Los accesorios e implementes son elaborados por nosotros y con muy buena calidad. Una alumna de la escuela viajó al exterior y nos donó unos abanicos y así vamos resolviendo. De las donaciones que dan los maestros chinos cuando vienen siempre nos ofrecen para cada provincia y por ahí elaboramos los nuestros, porque no siempre alcanza para todos”.

La armonía que manifiesta el maestro Pablo Choy es contagiosa y de sus aspiraciones, antes de despedirnos, también me quiso hablar. “¡Tengo muchas aspiraciones! Quiero que mi escuela crezca, que los practicantes sigan mejorando y la práctica les ayude a mejorar su salud, su defensa personal y consigan prepararse para la vida con mejor calidad”.

Con una sonrisa salió a prepararse para la demostración que tuvo lugar un rato después.

Por Arlene Gómez Palacios

Tomado de www.radioangulo.cu