Pedro Luis Ferrer: “Todos los días aprendo algo nuevo”

Publicado el Categorías AHS, Holguín, Música, Noticias

Lo había perseguido desde su anunciamiento. Su presencia convoca un público diverso y concurrido durante la última jornada de Destrabando la Trova, que se propuso cerrar por todo lo alto, y lo hizo con Pedro Luis Ferrer.

Sus inicios musicales desde la niñez, su interés por la música y la poesía, cuya vocación le viene de raíz familiar, entre compositores y poetas, como su tío Raúl Ferrer; nos quedan tan cercanos que a veces se pierde en la riqueza de recuerdos e historias divertidas de su natal Yaguajay. Para el autor de “Mariposa”, se tornó privilegio crecer en un ambiente tan propicio, donde “se valoraba la poesía hecha en casa”.

Pedro Luis Ferrer cree en el aprendizaje como herramienta de vida

Siempre tan desinhibido, Ferrer confesó haber sido mal estudiante, pero sí buen estudioso, entre lo intuitivo y lo autodidacta, de ese inmenso universo musical, en el que sumergió por completo de la mano de su tío, quien fue su más implacable crítico, y a su vez, su mejor mentor. Sin obviar al maestro Adolfo Guzmán, quien dirigió sus primeros arreglos para orquesta.

Al creador de “Cien por ciento cubano” le sabe bien aquello de que “si saber no es un derecho, entonces será un izquierdo”. Cree en el aprendizaje a toda costa y en cada situación. “He aprendido cosas interesantes de personas talentosas o no en la música, pero que me han aportado mucho en otras aristas”.

Recuerda entonces, toda una época experimental siendo aficionado junto a Carlos Alfonso, en la que descubre y juega con las sonoridades del rock. Le seguirían sus años en Los Dada, otra agrupación que le permitió ampliar sus inquietudes musicales entre sintetizadores y guitarras eléctricas.

De La Habana describe su estancia como otra vivencia interesante, siendo un guitarrista que habitaba una ciudad tan cosmopolita y animada, culturalmente. Precisamente, sobre rasgos culturales autóctonos se dispuso a ofrecer analogías; desmitificar concepciones en torno a géneros como el changüí; declara al Guayabero como un exponente importante del  “montuno”, que a su juicio, “resultaría pertinente concebir un evento que rescate este género perdido”.

No hubo tiempo para una canción. Lo esperábamos con ansias, como antes lo hiciera un público fiel que colmó su primer concierto en la Casa de Iberoamérica. Esperaba sus temas antológicos, pero, Ferrer quiso guardar su instrumento para la gran despedida de las 25 Romerías, en la Plaza de La Marqueta.

 

Por: Claudia Hernández Maden

Foto: Torralbas