Opus David: 10 años cantando a coro

Publicado el Categorías Artículos de opinión, Cultura fuera de casa, Entrevistas, Holguín, Música

El patio de su casa no es particular. El profe lanzó la iniciativa y la madre aceptó con gusto musical. Por eso, desde hace unos meses, el patio de Leonardo Pérez es local de ensayo alternativo para los 38 niños, adolescentes y jóvenes que junto a él conforman el coro Opus David.

Al parecer el patio de Leo está hecho de “tierra elastizada”, pues por estos días acoge a los 145 integrantes que han formado parte de la agrupación en sus 10 años de creada, reunidos nuevamente para celebrar el cumpleaños con un concierto en el Callejón de los Milagros el 19 de septiembre a las 9 de la noche, y otra gran presentación el 20 de octubre en el Teatro Eddy Suñol.

En esta década la familia coral se multiplicó más fácil que la tabla del dos, pues en los inicios eran solo 21 niños. David Campos, fundador y director del coro, recuerda cuando comenzó a trabajar en 2008 en el semi-internado Dalquis Sánchez, tras egresar de la Escuela de Instructores de Arte. Llegó en “sol” de paz, pero la primera “guerra” musical fue crear un coro:
“Era un reto. Cuando empezó el curso pasé por las aulas y escogí 21 niños de primer a sexto grados para el coro. El 19 de septiembre fue nuestra primera actuación, por eso es la fecha escogida para celebrar nuestro aniversario”, comenta David.”

Saray Hernández estaba entre las voces fundacionales. Tenía solo 9 años y hoy, con 19, se mantiene en el coro por “el cariño que uno le tiene a formar parte de algo tan bonito”.

“Casi todo lo que sé en materia musical se lo debo a David”, refiere Saray. “Nunca he dejado de formar parte del coro que me ayudó a encaminar mi futuro. Hoy estudio canto lírico en la filial del Instituto Superior de Arte (ISA) en Holguín y llevo a Opus David lo que aprendo en la universidad. También ayudo al director cuando trabajamos a voces al guiar a las sopranos y transmitir mis experiencias a los más jóvenes”.

Aunque muchos hubiesen querido seguir “el compás” de Saray, David explica que “al pasar el tiempo, los niños crecieron y algunos, con dolor, me dijeron que no podían continuar en el coro. Lanzamos una audición a través de la radio y la televisión y el coro trascendió la escuela.

“Los niños solo debían amar la música, ser afinados y tener interés por formar parte de un colectivo que luego se convierte en familia, donde enseñamos valores, nos divertimos, vamos a campismos, pasamos muchos momentos felices y en los tristes nos acompañamos”.

Disímiles han sido las presentaciones de la agrupación. Gabriela Silva, pionera de noveno grado de la secundaria Lidia Doce, lleva ocho años en el coro y rememora con cariño las actuaciones en los Coloquios por la Liberación de los Cinco Héroes que anualmente se realizaban en Holguín.

“La mejor presentación fue cuando cantamos para ellos al cumplirse el primer aniversario de su regreso a Cuba”.
Como gran éxito califica David la conjunción del coro con el cantautor salvadoreño Álvaro Torres en julio de 2015:
“Nos enteramos como un mes y medio antes de que él venía a Cuba. Desde ese mismo momento nos propusimos compartir escena con él. Era un reto difícil, pero a través de un amigo empezamos la comunicación. Hicimos las solicitudes con los organismos correspondientes y junto a él abrimos el primer concierto con el tema He vivido esperando por ti. Nuestra solista Thalía Montero interpretó a dúo Bueno amigos. Estaban 15 mil personas en el Estadio Calixto García”.

Apunta el director de Opus… que además “ha sido gratificante compartir a través de todos estos años con artistas nacionales de la altura de Buena Fe, con quienes hicimos un video clip y de la popular agrupación juvenil Los Ángeles. Hemos compartido con excelentes intérpretes de nuestra provincia como Lucrecia Marín, Gladis María y Nolberto Leyva. También nos complace presentarnos en actos de primer nivel auspiciados por el Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba, el Gobierno de Holguín y otras instituciones del territorio”.

Actuar en escenarios tan diversos requiere varias horas de ensayos. Habitualmente se encuentran los domingos en la mañana en el patio de Leo. Cuando están próximos a un concierto, se reúnen los días de semana después del horario lectivo.

La preparación es rigurosa, porque el grupo es heterogéneo en edades, lo cual lleva a montar un repertorio amplio, donde se incluye desde canciones infantiles, patrióticas, hasta los más variados géneros de la música cubana.

Más allá del éxito como agrupación, lo que más complace a su fundador es que “el coro ha sido una escuela. Me satisface saber que muchos han pasado a la Escuela de Arte, el Conservatorio de Música y el ISA”.

El décimo aniversario es una motivación para plantearse nuevos retos como el que desde hace dos años mantiene ocupado al coro. “Nos propusimos que los muchachos no solo cantaran, sino formar una academia donde aprendieran a tocar instrumentos musicales, expone David. Lo hemos cumplido con la ayuda de músicos de la Banda Provincial de Concierto y de la Orquesta Sinfónica de Holguín. Hay varios integrantes que han aprendido clarinete, flauta, percusión, piano y guitarra. Para el día de concierto de aniversario habrá un número donde estos noveles instrumentistas acompañarán el coro. Tendremos invitados además a varios artistas holguineros”.

Allí también cantará Leo quien, de sus 14 años, lleva ocho en el coro. Aunque quiere ser informático y la música es solo un hobbie, seguirá prestando su patio que no es particular, porque ya es de su gran familia de Opus David.

Por Rosana Rivero Ricardo

Fotos: Cortesía de David Campos

Tomado de www.ahora.cu/es