Teatro Lírico de Holguín cumple 56 años

Publicado el Categorías Artes Escénicas, Cultura fuera de casa, Holguín, Música
El Teatro Lírico Rodrigo Prats de Holguín en La corte de Faraón.Fotos: aldeacotidina.blospot.com, Adrián Aguilera
Memorable noche fue aquella. Desde 1961 el barítono Raúl Camayd trabajaba en el proyecto de fundar un grupo lírico. Finalmente, el 16 de noviembre de 1962, hace 56 años, el Teatro Lírico de Holguín se estrenó con la zarzuela Los Gavilanes en el antiguo Teatro Infante, hoy, Comandante Eddy Suñol.
Tres días después Holguín asistía a otro nacimiento. El periódico ¡ahora! puso en letra de imprenta el suceso en su primera edición. Desde entonces ha legitimado desde sus páginas el quehacer de la compañía.
El Teatro Lírico Rodrigo Prats de Holguín en el Gran Concierto de Gala 55 Aniversario.
Sin embargo, no ha habido mejor reseña de aquella primigenia puesta que la realizada por Camayd 20 años más tarde.
“Argelio Cobiellas encendió por centésima vez lo que quedaba de su heroico habano y marcó el último trazo de su experimentado pincel, sobre una ferma que simulaba una cerca de piedras para utilizarla en el segundo cuadro del acto primero de Los Gavilanes. ‘Bueno, arriba con eso…’ Y los dos compañeros que esperaban, cargaron con gran esfuerzo aquel voluminoso elemento de bagazo prensado que pesaba no menos de sesenta libras. Eran las siete y treinta de la noche del 16 de Noviembre de 1962, faltaba una hora para el estreno de la obra. Ya se había formado una larga cola frente a la taquilla del teatro Infante y los dos ‘cargadores’ la emprendieron Aricochea abajo con la enorme cerca que despertó la curiosidad de los transeúntes, hasta llegar a la puerta del fondo del Teatro, en la calle de Luz y Caballero. Un tramoyista que esperaba frente a la puerta dijo: ‘Eso no cabe por ahí. Hay que desarmarlo’, pero a esa hora nada podía detener a aquellos dos portadores jadeantes. ‘Desbarata la puerta, hermano, que esto está recién pintado y va para adentro así mismo’”.
Los portadores de semejante aparato escenográfico eran Raúl Rabert y el propio Raúl, quien a las ocho y treinta de la noche, cuando ya se escuchaban las primeras notas del preludio orquestal de Los Gavilanes, terminaba de maquillarse.
Náyade Proenza y Raúl Camayd en la zarzuela Los Gavilanes, 1982.
Náyade Proenza, soprano, que asumió el personaje de Rosaura, así recordó en una entrevista el suceso: “El estreno fue un éxito increíble. El Teatro Infante de entonces tenía varias galerías y todo estaba lleno. Era esa la primera vez que yo me paraba sola en un escenario y recuerdo todo aquello como un sueño. Sin dudas que aquella noche del 16 de Noviembre de 1962 ocurrió un verdadero acontecimiento para Holguín”.
Raúl atrajo para su joven compañía a estudiantes y obreros. Tenía un talento increíble para reconocer la aptitud. De sus sabios “castings” afloraron prominentes figuras de la escena lírica como la soprano María Dolores Rodríguez, a quien adoptó como hija y heredó su virtuosísimo pedagógico. Actualmente ella dirige la Unidad Docente de Canto Lírico de la Universidad de las Artes en Holguín y el Teatro Lírico Rodrigo Prats. Tras cuatro años de ausencia, Rodríguez retomó en 2018 el Concurso Nacional de Jóvenes Cantantes Líricos, nacido en 1988 como idea de Camayd y que tomara su nombre después del temprano fallecimiento de este en 1991.
María Dolores también lidera la puesta de la opereta La Viuda Alegre con la cual la compañía celebrará su aniversario 56.Las funciones están previstas para los días 22, 23 y 24 de noviembre en el Teatro Eddy Suñol.
Por Rosana Rivero Ricardo
Tomado de www.ahora.cu