Son jóvenes holguineros: Dramaturgia (IV)

Publicado el Categorías Artes Visuales, Cultura fuera de casa, Entrevistas, Holguín, Instituciones
El dramaturgo y actor holguinero Yunior García ha puesto a la provincia en el mapa del teatro cubano. Foto: aldia.cu

Yunior García Aguilera es un joven actor y dramaturgo holguinero que se ha ganado por esfuerzo propio un lugar primordial dentro del teatro cubano actual. Su originalidad y compromiso le han garantizado un éxito rotundo dentro de las tablas y el cariño constante de su público.

¿Qué se siente haberse convertido en uno de los dramaturgos más representativos de la ciudad de Holguín y de Cuba en general?

“Creo que el reto más grande que uno tiene es tratar de no envejecer como artista y en mi caso intento estar siempre cerca de los jóvenes, para ver qué están haciendo los que vienen detrás.

“Porque sin dudas el tiempo pasa y los referentes también y cuando uno vive a 700 km de la ciudad capital, donde no puedes ver todo el cine y el teatro que te gustaría, vas perdiendo esos referentes.

“Por eso intento siempre informarme entre lo novísimo sin olvidar a los maestros, pero más importante sería que existiera un movimiento artístico mucho mayor en la ciudad, porque ese impulso de colegas es lo que te motiva a superarte a ti mismo”.

¿Cine o teatro?

“Me quedo con los dos, ambos son enfermedades incurables. El teatro fue la carrera que estudié, primero actuación en la ENA y luego dramaturgia en el ISA, y posteriormente me dediqué a dirigir y no pienso dejarlo de hacer nunca.

“El cine es otra enfermedad que adquirí con el tiempo y mi escuela fue ver mucho cine. Ahora mismo hay un movimiento latinoamericano muy fuerte, como hacía tiempo no sucedía, fundamentalmente en México, la tríada de Cuarón-Iñarritú-uillermo del Toro que está haciendo visible el cine latinoamericano en todo el mundo.

“En Cuba aún falta por hacer mucho cine, hay muchas historias, imágenes, paisajes que no aparecen en la pantalla cubana y eso es un compromiso para las nuevas generaciones. Más allá de La Habana y sus conflictos, sino la gran Cuba”.

La mayoría de sus obras teatrales se han convertido en éxitos rotundos, (Pasaporte, Semen, Cierra la boca, Humo, Jacuzzi), ¿ con cuál te quedas? y no acepto un “todas” como respuesta.

“Hay muchas obras que uno va guardando con cariño pero indiscutiblemente una de las obras con más repercusión tanto nacional como internacional es Jacuzzi. Creo que salió de un momento muy específico en mi vida, en materia personal y en lo profesional. Es una obra muy honesta donde no traté de ponerme a la moda o de seguir un estilo. Fue un ejercicio de buscar mis verdades más oscuras, que menos me gustaría que se mostraran. Por eso creo que tuvo la repercusión que tuvo.

“Cuando la presentamos en Sao Paulo (Brasil) donde pocos hablaban español, el recibimiento y la identificación con la puesta fueron muy positivas y en Cádiz (España) vimos cómo sin importar la nacionalidad de los allí presentes entendieron la obra, lloraron, rieron, se quedaron para abrazar a los actores y eso fue una experiencia sin igual. Así que, Jacuzzi es hasta ahora la que más me satisface”.

De todos los premios y reconocimientos que ha recibido, ¿cuál es el que más lo sorprendió y por qué?

“El que menos me esperaba fue justo ahora con el cortometraje Cerdo en el 40 Festival de Cine de La Habana porque como te decía estoy empezando en el cine. Apenas tengo tres cortos y de ellos solo dos profesionales, este es el segundo y la competencia es muy fuerte.

“A La Habana sigue viniendo lo mejor de América Latina y hay un movimiento de cine muy significativo sobre todo en Argentina y Chile y estaban en competencia, por lo que la mención especial que nos dieron fue algo que no esperábamos. Fue una sorpresa muy especial”.

¿Tiene Yunior García algún patrón que sigue a la hora de escribir?

“Para mí eso no existe y si una obra tiene éxito en la próxima trato de romper totalmente con la fórmula de la anterior. Yo no creo que en el arte existan fórmulas, sino existirían fábricas de éxitos. Que sí lo vemos en otros géneros como la música, pero no en el teatro o en el cine. Creo que en el arte verdadero existe algo que no se puede explicar más allá de los trucos o las reglas ,y se llama magia”.

Alejándonos del cliché acerca de los referentes, ¿cuáles son los jóvenes dramaturgos cubanos que llaman su atención?

“Yo tuve la suerte de coincidir con una cantidad de colegas con mucho talento. La generación de los novísimos que en sus inicios fue muy polémica a la larga dio un buen puñado de autores y ahí están Yerandy Fleites, Rogelio Horizondo, Fabián Suarez que también es holguinero, entre otros, pero hay potencial y mucho”.

¿Qué le queda por escribir?

“Mucho. Por ejemplo el musical, es un sueño que tengo desde hace tiempo y quiero estudiar su estructura. Me interesa llevar al musical la historia de Yarini, del real, del que caminó por las calles de San Isidro. Eso me obsesiona, estoy trabajando en ello y espero pronto terminarlo”.

¿Cuándo los holguineros podremos disfrutar nuevamente de sus obras?

“Ahora mismo nos estamos mudando para La Habana por cuestiones de trabajo pero Holguín siempre será el lugar donde nací y seguiremos trabajando aquí. Para este año tenemos tres posibles estrenos, el más próximo en marzo, en el marco del Festival de Teatro Joven. Se va a llamar Hembra y es un acercamiento al fenómeno de la mujer y al mundo femenino.

“En un panorama nacional donde el arte sin dudas es una fortaleza, saber que este talentoso dramaturgo no piensa dejar de trabajar es maravilloso. Y para nosotros si es holguinero, mucho mejor”.

Tomado de www.radioangulo.cu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *