Señora de las seis décadas

Publicado el Categorías Biblioteca Provincial, Holguín, Noticias

Por Rosana Rivero Ricardo

 

Y a ella, que atesora y cuenta miles de historias ajenas, esta vez le contaron su propia su historia. No la leyeron en un libro empolvado, extraído de algún estante. Su historia, esa que suma seis décadas, está escrita en el corazón de sus mejores hijos.

Por eso, un “Colectivo de Autores” se reunió en su regazo para narrar su devenir, ese que comenzó el 28 de enero de 1959 para convertirla en la primera institución cultural fundada por la Revolución Cubana en la que es hoy provincia de Holguín. No existe mejor comienzo para la historia de la Biblioteca Provincial Alex Urquiola.

La “compilación de autores” de aquella tarde del 16 de enero de 2019, en medio de la Semana de la Cultura Holguinera, fue realizada por el promotor cultural Joaquín Osorio. Este, en el “prólogo” de la velada, se refirió a la importancia de las bibliotecas para preservar el conocimiento documental del hombre para las presentes y futuras generaciones.

Entonces, dio paso al Capítulo I, contado en primera persona por el poeta y director del Centro Cultural Lalita Curbelo Barberán, Gilberto González Seik. Y ella fue clasificada por Seik como uno de los tres centros irradiantes de la cultura holguinera en los ’80. Y también bautizada como “El Palacio de la Cultura en Holguín”, porque su misión no fue solo conservar o prestar libros y periódicos.

Dice Seik que en aquella época, Emilia Almaguer realizaba tertulias literarias. Y que en el Salón de Artes una vez escuchó una conferencia de Armando Gómez sobre Van Gogh. Y también que allí aprendió a escuchar música de concierto. Y que en la sala Víctor Jara ofreció dos recitales Bola de Nieve y también estuvo el acuarelista de la poesía antillana, Luis Carbonell.

El poeta describe a un personaje famoso de la Biblioteca: “Juan Albanés usaba unos espejuelos amarrados a su cabeza con un alambrito. Escribía en una vieja máquina Remington en papeles amarillos. No ha habido bibliotecario como él. Era más bien un referencista. Conocía de todo. Pedías información sobre un tema y ahí iba Juanito dando salticos a buscar el libro”.

“De mi generación, todos veníamos aquí a esta Biblioteca. Era el lugar fabuloso de encontrarnos”, termina Seik, para dejar abierta la próxima historia a cargo del escritor Eugenio Marrón.

“La institución son las personas que trabajan en ella”, inició. Renglón seguido reconoció la labor de la bibliotecaria María de los Ángeles Rodríguez González, fundadora de la biblioteca y única que se mantiene en activo en el centro a sus 81 años. “Su trabajo en el Departamento de Artes ha sido decisivo para estudiantes, artistas y escritores de Holguín”, acotó.

Eugenio recordó el paso por la institución de grandes figuras de la cultura cubana en 1969 como Cintio Vitier, Eliseo Diego y Fina García Marruz. También la presencia, 7 años más tarde, de José Soler Puig para impartir una conferencia sobre su libro “El pan dormido”.

En el tercer capítulo de la historia, se escuchó la voz de Belkis Méndez, poetisa, pero ante todo, una buena bibliotecaria. Su “había una vez” comenzó el 1 de septiembre de 1982, cuando entró a trabajar a la Biblioteca. Un cuarto de siglo pasó entre sus libros. Allí le pasaron muchas cosas. Además de leer más que nunca en su vida, escribió sus primeros poemas y fue descubierta como poetisa. Obtuvo dos Premios de la Ciudad y comenzó su epistolario con Dulce María Loynaz y Fina García Marruz. También creó La Peña de la Naranja, llamada así, porque se brindaba Té de Naranja. En el espacio se promovía la literatura holguinera.

El epílogo de la historia de la señora de las seis décadas lo narró el intelectual José Rojas Bez, quien concluyó que el desarrollo de las universidades holguineras no hubiese sido posible sin una biblioteca como ella.

Había una vez y habrá otra vez de la historia de la Biblioteca Provincial Alex Urquiola. Esta fue solo una parte. Recién comienza el año de su 60 aniversario. Muchos serán los homenajes y muchos serán quienes quieran narrarle su propia biografía.