Ediciones Holguín, una casa para la poesía

Publicado el Categorías Holguín, Libro y Literatura, Literatura, Noticias

Por Moisés Mayán

En la segunda jornada de celebración del 33 Aniversario de Ediciones Holguín, la escritora y promotora Kenia Leyva realizaba una panorámica de los títulos de poesía publicados bajo este sello. Se refería al editor que abandona la pasividad del oficio para convertirse en un gestor cultural, quien con olfato de sabueso procura traer a su contexto y a su lengua, exponentes irrenunciables de las letras universales.

Foto: Onelio Escalona

José Luis Serrano, quien se ha sumado recientemente al equipo de editores, llamaba la atención sobre la presencia de cultores de las estrofas clásicas en el catálogo de Ediciones Holguín. Nombres como Gilberto Cruz Rodríguez (Pucho), Ronel González, Yunior Felipe Figueroa, YordankaHaramboures, Freddy Camilo Morffe, y el propio Serrano, han contribuido al asentamiento de la décima y el soneto en las publicaciones de esta casa de las letras.

Serrano enfatizó además en la alteración de la dinámica poética del territorio con la aparición de libros como La máquina de fallar del tunero José Alberto Velázquez, El estrecho margen de Edurman Mariño, o Play back, o los podios ofrecidos, de Youre Merino, textos galardonados con los premios Adelaida del Mármol o De la Ciudad, como es el caso de este último.

Me correspondió destacar la inclusión de poetas jóvenes en los planes editoriales defendidos por Ediciones Holguín. Desde 1986 cuando Lourdes González a sus 34 años daba a conocer el poemario Tenaces como el fuego, y un Alejandro Fonseca de 32, agregaba al canon literario local su Bajo un cielo tan amplio, Ediciones Holguín iniciaría una apuesta invariable por la poesía y por los jóvenes.

La cuota más arriesgada se alcanzó cuando en 1994 la colección Antología Mínima, publicara Reflexiones de un equilibrista, del joven de 19 años Ronel González Sánchez. A los 22 años vieron sus sueños convertidos en tinta sobre papel Senén Orlando Pupo y George Riverón. Pero Ediciones Holguín nunca ha desistido de confiar en los jóvenes, prueba de ello es la inclusión en su relación de autores de nombres como Kenia Leyva, Luis Yuseff, Yanier H. Palao, IrelaCasañas, Yuliuva Hernández, Orlando Andrade, Eliecer Almaguer, Fabián Suárez, y otros muchos.

Hace algunos años, César López (Premio Nacional de Literatura) definió a Ediciones Holguín como “centro imborrable de la verdad poética”; a ninguno nos cabe duda de que exactamente así.