Dos realidades, una estación

Publicado el Categorías Artes Escénicas, Holguín, Noticias, Teatro y Danza

Por Julio César

Los cubanos somos únicos en muchos aspectos, uno de los más singulares es en el de enamorarse. El clima frío, tonos grisáceos, o el típico ambiente de esta estación del año en  Europa, se mezclan en «Otoño: un melodrama del amor» para regalarnos una pieza que nos dibuja en plenitud de la manera más intrínseca.

Obra: Otoño. Teatro del Viento. Fotos: Tomadas de Internet

En una hora y veinte minutos el grupo Teatro del viento resume varios dilemas sociales a través de este melodrama que se centra en varias historias cotidianas en Austria para unir dos realidades, culturas, en igual número de estaciones del año: nuestro eterno verano y su peculiar otoño.

Sutilmente se entrecruzan las historias, los sueños de ambas naciones: Austria y Cuba, para recrear este puente donde el arte es la vía más oportuna para concretar el periplo.

Saldada su deuda por ausencia ha dejado la compañía de Camagüey, Teatro del Viento quien retorna a la Ciudad de los parques y que acaparan la atención de los asiduos visitantes al Teatro Eddy Suñol. «Hombre en el Horizonte», «No tengo Saldo», y «Otoño…» fueron las tres obras que para la ocasión cautivaron a los presentes.

Como digno homenaje al 80 aniversario del principal escenario holguinero se presentaron las piezas, al decir de Freddys Núñez Estenoz, director de la compañía.

Para este domingo 3, escogieron «Otoño…», una obra que goza de gran acogida por los diferentes públicos, donde se muestra además a un artista cubano en el paisaje otoñal austriaco, al tiempo que llama a reflexionar sobre el ciclo de la vida, como las estaciones del año.

Veinte años sobre la escena cumple la compañía camagüeyana Teatro del Viento, uno de los grupos más atractivos de las tablas cubanas, quienes poseen además dentro de su estilo un vínculo real con el espectador.

Sus obras ahondan problemáticas sociales contemporáneas, al representar la sociedad cubana desde el arte, con un proceso de investigación que permite en cada una de sus piezas la realidad dibujada a plenitud.

“Porque oxigena, nos refresca, emprende los caminos más empinados y azarosos, pero siempre llega a su destino, y porque es también irreverente en sus formas», así define su líder Freddys Núñez Estenoz, el apelativo que da nombre a la agrupación.