Bajo presión se graba mejor

Publicado el Categorías Artes Visuales, Centro Provincial de Arte, De nuestra cultura, Galerias, Holguín, Noticias, Personalidades, Uneac

Por Erian Peña Pupo

Fotos Kevin Manuel Noya

“La fundación del Taller de Grabado de Holguín, un 12 de noviembre de 1969, marcó el inicio de una tradición de arte que no existía en nuestro contexto hasta esa fecha. Con él, se abría una senda de trabajo que conocería sus mejores momentos en la década de 1980, con la realización del Taller ´84 y el Taller ´86, que convertirían a Holguín en una plaza fuerte del grabado a nivel nacional”, asegura el crítico y curador Martín Garrido.

Precisamente un recorrido por la obra gestada en las prensas del Taller de Grabado de Holguín–variado en técnicas, desde la génesis hasta piezas de estudiantes de la Academia de Arles Plásticas El Alba– compone la exposición Bajo presión, inaugurada en el Centro Provincial de Arte como parte de la jornada por el aniversario 50 del Taller.

“Junto a sus fundadores –Nelson García, Julio Méndez, Roger Salas, Jorge Hidalgo, Alejandro Querejeta– y sobre sus huellas, se desarrollarían varias promociones de jóvenes creadores que ganarían, para orgullo del arte local, premios y reconocimientos dentro y fuera del país. Hoy, a medio siglo de su fundación, el Taller de Grabado de Holguín es ya una leyenda que palidece en el tiempo. El presente proyecto es, desde la institución, la expresión consiente de una voluntad encaminada a restaurar una memoria que merece perdurar”, añade Martín en un texto que integra la muestra expositiva.

Nelson García es homenajeado como fundador del Taller de Grabado de Holguín en 1969. Bárbara Yarruhs, subdirectora provincial de Cultura, entrega el reconocimiento al artista.

Encontramos diferentes técnicas del grabado, como la litografía (en piedra), la xilografía(en madera) y la linografía (en linóleo)en piezas de reconocidos creadores como Jorge Hidalgo, Nelson García Miranda, Daniel Santos, Eduardo Leyva, Ernesto Blanco Sanciprián, Freddy García Azze, Ramiro Ricardo, Leticia Leyva Azze, Ronald Guillén Campos… así como en jóvenes creadores y en artistas que, desde otras provincias del país, incluso naciones, encontraban en el Taller, un sitio seguro para la creación.

De Hidalgo se expone una pieza de colección: el primer grabado realizado en el Taller para ilustrar la revista Jigüe, otro mito cultural de esos años que posibilitó la unión de la literatura y las artes visuales. Así como un antecedente del grabado en Holguín –la pieza La bailarina–, xilografía realizada por Rafael Meláneo Aguilera en los años 50 del pasado siglo.

Además, encontramos la obra de artistas como Alexis Proenza, Arsenio Labrada, Alberto Lezcay, Cristina Escalona, Isidro Ricardo, Julio Alarcón, Joaquín Jorge Tornés, Juan José Ricardo Peña, Javier Erid Díaz Zaldívar, María de los Ángeles Vidal, Manuel Arenal…

“No es menos cierto que el Taller de Grabado de Holguín ha sido un lugar donde ha trascurrido parte de la vida cultural del municipio, pues ha proyectado una importante labor dentro y fuera de la localidad a través de la práctica artística, la promoción y la colaboración en la docencia (…) Durante años el Taller ha sido para muchos, lugar imprescindible de reunión, de intercambio entre profesores y alumnos de la Escuela de Arte, así como sitio de confluencias de artistas y de promotores culturales”, escribe en las palabras del catálogo de la exposición el historiador del Arte, Ernesto Galbán Peramo.

En el propio Centro de Arte, como parte de la jornada 50 Taller, quedaron inauguradas además dos exposiciones de artistas relacionados al Taller: Ambos lados, del fundador Nelson García Miranda, y Que no le toquen la puerta que el chino está cocinando, homenaje póstumo a Emilio Chiang Fernández, quien fuera maestro impresor del Taller.

García Miranda es pintor y grabador, graduado de la Escuela Nacional de Instructores de Arte, en La Habana, en 1965. Durante años se desempeñó como profesor de grabado en la Escuela Profesional de Arte de Holguín. Por su parte,Chiang Fernández, recientemente fallecido, graduado también en 1965 como instructor de arte, realizó estudios especializados sobre técnicas litográficas en el habanero Taller Experimental de Gráfica.

“El hecho de que esta noche concluyan en un mismo lugar del universo varias exposiciones, representa una suerte de entrecruzamiento de técnicas, conceptos y hasta emociones. El poder hacer coincidir estas sugerentes muestras precisamente a los 50 años de la fundación del Taller de Grabado y en vísperas del 300 aniversario del pueblo de Holguín, resulta un júbilo colectivo”, añade Ernesto Galván en las palabras al catálogo.