La arqueología, otro tótem de la cultura holguinera

Publicado el Categorías Casa de Iberoamérica, Holguín, Noticias, Semana de la Cultura Holguinera

Por Vanessa Pernía Arias

Los historiadores estiman que cuando llegó Cristóbal Colón a Cuba, la isla estaba poblada por unos 300 000 aborígenes. Según las investigaciones, el clima era noble; la variada flora con abundantes alimentos desde frutas hasta tubérculos que aún forman parte de la dieta del cubano como la yuca y el boniato y la inexistencia de animales peligrosos, favorecían la vida de los pobladores. Aunque la cultura aborigen fue prácticamente exterminada se reconoce su presencia en la vida cotidiana de los que poblamos esta isla.

Fotos: Wilker López

Precisamente sobre las culturas originarias y su presencia en Holguín debatieron los arqueólogos Juan José Guarch, Juan Jardines y Yosbany Bruzón en el marco de la XXVIII Semana de la Cultura Holguinera, porque este tema ha sido otro emblema de la cultura de esta región del norte del oriente cubano, por donde se estima que desembarcó el Almirante a la entonces boscosa isla.

En el espacio fueron debatidas las distintas posturas sobre el poblamiento en el Caribe y, en particular, Cuba. Además, de las periodizaciones de las culturas aborígenes cubanas y los diferentes puntos de partida para su estudio, como los modos de vida y producción, regiones geográficas, sitios con características excepcionales, aspecto físico…

Fue resaltado el asentamiento aborigen más antiguo de Cuba, que es Farallones de Seboruco, localizado en el municipio de Mayarí y que constituye una apreciable reliquia para el conocimiento humano, pues es el lugar más arcaico del asentamiento aborigen del archipiélago cubano. Fueron, asimismo, analizadas las diferentes etapas por las que atravesaron nuestros primeros habitantes, así como su religión, modos de existencia y supervivencia, y el legado imperecedero en la conformación del cubano y su identidad, y cuyas raíces se mantienen vivas en lo más autóctono de nuestra cultura.