A bailar con La Avilés

Publicado el Categorías AHS, Artes Escénicas, EGREM, Holguín, Instituciones, Música, Noticias, Patrimonio, Semana de la Cultura Holguinera

Centenaria, mambisa, sin dudas un baluarte del patrimonio musical cubano es la Orquesta Hermanos Avilés, motivo de orgullo para los holguineros. Imprescindible en cada festejo que involucre a la Ciudad de los Parques, para la presente edición de la Semana de la Cultura no se hizo esperar su presentación y fue a través del Gran Concierto realizado frente a la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera-uno de sus primeros integrantes además-, que su pueblo pudo disfrutarla otra vez.

Para cerrar las actividades de la cita que celebra cada año el aniversario de este territorio se escogió la insigne agrupación, fundada el 16 de octubre de 1882 por Manuel Avilés Lozano, por lo que se considera la orquesta de música popular bailable más antigua de Cuba y América Latina.

Mucha Bulla ha hecho la antigua charanga integrada en aquel entonces por 12 de los 14 hijos de Avilés Lozano, sobresaliendo Mauro y Borges Avilés Cruz. Mauro fue el primer saxofonista de la ciudad y durante 60 años integró la orquesta familiar, Borges abandonó la música por la medicina, considerado un virtuoso en el piano y el órgano, que los tocaba desde los 10 años.

Entre los momentos más trascendentes de su haber cuenta la incorporación de casi todos sus miembros al Ejército Libertador, al inicio de la Guerra de Independencia de 1895, donde forman la Banda de Música del Ejército Invasor, al mando de Antonio Maceo, bajo la dirección del trombonista Manuel Dositeo Aguilera, que ostentaba en su uniforme mambí el grado de capitán del Ejército Libertador junto a Jesús Avilés Urbina (Chucho), orquestadordel Himno invasor, compuesto además por Enrique Loynaz del Castillo. Terminada la guerra la Orquesta resurgió a la vida civil amenizando las fiestas populares en distintas épocas y en 1928 adopta el formato de jazz-band, con el nombre de Orquesta Avilés.

No es de extrañar que trascendiendo la centuria de existencia hayan sido múltiples sus colaboraciones con artistas de prestigio nacional e internacional, como el violinista Claudio José Domingo Brindis de Salas, al cantante mexicano Jorge Negrete, el chileno Lucho Gatica, y a los cubanos Miguelito Valdés, Benny Moré, Fernando Álvarez, Rosita Fornés, Pacho Alonso y Rolo Martínez. A esta lista se le adiciona su actuación junto con destacadas agrupaciones, como las orquestas Los Chavales de España, Orquesta Riverside y laAragón, los conjuntos Casino y Roberto Faz, y con Pedro Izquierdo (Pello el Afrokán).

Juanito Márquez, guitarrista; Germán Piferrer, Tito Gómez y Onelio Pérez, cantantes; Miguel Villafruela, saxofonista; Jorge Varona, trompetista, son algunos de los nombres que destacan en diferentes etapas como integrantes de esta agrupación. Su primera gira nacional ocurrió en 1937, y después regresaría ya identificada como «La emperatriz del ritmo y la melodía».En 1956 realizó su primera presentación internacional que tuvo lugar en Caracas, Venezuela, donde alternó con Benny Moré y su Banda Gigante, entre otras famosas agrupaciones.

«Juanito Márquez y la Orquesta Avilés», «Mi querido Holguín»-donde se incluye el tema que hace referencia al título del disco, compuesto por el inolvidable Manuel de Jesús Leyva, Koko-, «Grandes Éxitos»-lanzado en 1995 en Portugal-, constan como las producciones discográficas más relevantes de la Orquesta, dentro de la que destaca en su etapa de encumbramiento, la inclusión en su nómina de Juanito Márquez, compositor, arreglista e instrumentista de fama internacional, quien creó para la orquesta el ritmo Pa’ca, con exitosas piezas musicales como Arrímate pa’cá, Pituka la bella y Cuidado con la vela.

Temas clásicos de su repertorio y otros de relativamente nueva factura se interpretaron en la velada de este domingo 19 donde los bailadores disfrutaron de lo lindo mientras la música de la Avilés cerraba los festejos por la 38 Edición de la Semana de la Cultura holguinera, atrás quedan jornadas para el conocimiento y la recreación, pero sobre todo, para homenajear la tierra que nos vio nacer.