1917: más allá de los libros, la historia en su contexto

Publicado el Categorías Artículos de opinión, Cine-Radio-Televisión, Noticias

Con dificultad logra desenganchar su mano de la alambrada, dolor punzante, insoportable, acompañan el constante sangrado, busca una trinchera para evitar el acoso enemigo, pero el fango y la llovizna lo empujan hacia el fondo del fétido agujero, y mientras cae el propio brazo herido termina dentro de un cuerpo putrefacto.

Cruenta en extremo, pero nada más que la realidad, o solo una ínfima parte de lo que fue, es la historia que nos propone “1917”. Foto: Internet

Cruenta en extremo, pero nada más que la realidad, o solo una ínfima parte de lo que fue, es la historia que nos propone “1917”, largometraje ubicado en el periodo de la Primera Guerra Mundial.

Un periplo por las trincheras, donde el humo de las armas y la presencia hedionda de la muerte se apoderan de la pantalla, es la propuesta del director Sam Mendes y el cinematógrafo Roger Deakins.

La estética del “Plano secuencia” y una historia sumamente atractiva, atrapan en las imperceptibles dos horas que aproximadamente dura el film interpretado por George MacKay y Dean-Charles Chapman.

Dos soldados deben entregar un mensaje, atravesando millas y con sólo horas para hacerlo, Schofield (MacKay) y Blak (Chapman), siguen órdenes para detener la masacre de un régimen entero que está a punto de lanzar su próximo ataque directo a una trampa.

“1917” ha sido catalogada por la crítica especializada como una road trip que sucede durante la Gran Guerra, al tiempo que los protagónicos recorren una serie de sitios destruidos por esta campaña, túneles dónde ahora se encuentran las trincheras alemanas, pilas de artillería pesada disparada de un territorio a otro y ciudades reducidas a ruinas por las constantes ocupaciones, en suma, Mendes opta por contar, lo más humanamente posible, el recorrido de los protagonistas, para señalar de una manera muy pulcra el museo militar que monta en escena.

Benedict Cumbertathc se suma al elenco como el coronel Mackenzie, comandante en jefe del 2º batallón. Foto: Internet

Las básicas respuestas humanas al pánico, la tragedia y el miedo centran la envolvente experiencia cinematográfica en la que los jóvenes personajes protagónicos se acompañan por el ganador del Óscar Colin Firth (El discurso del rey), como el general Erinmore, quien encomienda la misión a la pareja de soldados, y Benedict Cumbertathc (Los Vengadores y Doctor Extraño), como el coronel Mackenzie, comandante en jefe del 2º batallón, convencido de tener a los alemanes en retirada y decidido a rematar la faena.

Así son sumergidos los espectadores en el peligro inmediato y a gran escala de la Primera Guerra Mundial, lo que les permite presenciar el conflicto de una manera apremiante y vertiginosa, al tiempo que se muestran sin tabúes los cruentos escenarios bélicos, peor aun cuando se trata de este cruento periodo en la Historia Universal.