Para mantener vivo su legado

Publicado el Categorías Entrevistas, Holguín, Instituciones, Noticias

Sobre lo que casi fueron sus ruinas se yergue un inmueble que resalta hoy por su belleza y cuidado del detalle. En la calle Frexes de Holguín, en ese mismo lugar donde se gestó parte de la lucha clandestina por derrocar el régimen de Fulgencio Batista, renace un inmueble que reaviva la memoria de su propietaria.

Sobre lo que casi fueron sus ruinas se yergue un inmueble que resalta hoy por su belleza y cuidado del detalle. Foto: Archivo

Una institución para la defensa de nuestros valores es esta que fue reinagurado hace un par de años, en consonancia con el día del honomástico de la prominente intelectual del nororiente cubano, el 12 de febrero, tal es el caso del Centro Cultural “Lalita Curbelo Barberán”.

La Casa no solo posee un valor patrimonial que consiste en la estructura y su periodo de fabricación, sino por las dotes poéticas y revolucionarios de Lalita, quien compartió lucha durante la clandestinidad con Rubén Bravo y Mario Pozo, entre otros héroes holguineros dirigidos por Oscar Lucero Moya.

“He dedicado mis primeros diez años de la vejez a esta Casa”

Con gran emoción y total entrega asume Carmen Mora de la Cruz, promotora cultural, el título de la más fiel documentalista de Lalita Curbelo, quien se encarga de mantener viva la imagen de la patriota: “ella nos legó más de 50 mil documentos, de los cuales solo 4 mil son fotografías que permitirán la realización de varios documentales patrocinados por la Casa(…) Hemos luchado mucho y empezamos aquí, en una casa derrumbada que tuvimos que desalojar para proteger nuestras vidas amenazadas por derrumbe”.

Integrante de la peña “El duende y los amigos”, denominado así como homenaje a uno de los poemas emblemáticos de Lalita que habla del amor y la amistad, Carmen mantiene estrecha relación con este grupo de pedagogos, en su mayoría, coetáneos con Lalita, quienes trabajaron además en escuelas parecidas a la suya y participaron en la Campaña de Alfabetización.

He dedicado mis primeros diez años de la vejez a esta Casa. Foto: Archivo
«He dedicado mis primeros diez años de la vejez a esta Casa». Foto: Archivo

“Hemos trabajado extraordinariamente por lograr una atmósfera parecida a la de los tiempos de Lalita, consultando con familiares y allegados para reforzar el resultado, y logramos que se sienta a Lalita entre nosotros, así es el caso de la torre-estudio, de las vírgenes, de esto último destacar lo auténticamente católica que era Lalita y que esto no le impidió tomar las armas para defender a los humildes”, señala con orgullo Carmen.

No sólo su ferviente labor caritativa hacia los humildes resalta en la personalidad de esta ilustre holguinera, sino que, en el aparte revolucionario,por su prestigio y entrega, ocupó el cargo de Secretaria de los Tribunales Revolucionarios, a través del cual firmaba la sentencia de muerte de los criminales del régimen batistiano.“Mis niños tienen frío, no tienen juguetes, mañana voy a salir con camión”, esas eran las contundentes palabras de Lalita a través de su programa de radio, espacio mediante el cual movilizaba a sus coterráneos para ayudar a infantes desamparados que pululaban en las calles, los cuales reinsertaba posteriormente a la vida, a la sociedad, gracias al cuidado y educación que les propinaba en su centro, creado con este objetivo.

Piezas como la Virgen del Rosario, que está en el cuarto de los santos-como ella le llamaba-, resaltan a la vista del visitante, no solo por su belleza, sino por su tamaño, la cual “se estima sea la más grande de todas las provincias orientales”, afirma Carmen mientras enumera parte de la colección de objetos, donde destacan, desde fotografías, hasta tarjetas de comunión y otros documentos.

Cerrado alrededor de cinco años se mantuvo este inmueble hasta que a partir de 2017 se comenzó una reparación capital pues, con anterioridad, los trabajos constructivos que se realizaron no surtieron efecto en la conservación del carácter patrimonial de la obra. El Fondo de Bienes Culturales y la Empresa de Servicios al Arte en la provincia intervinieron en el proyecto de restaurar el local en su totalidad, incluyendo la mobiliaria y todos los objetos de Lalita, trabajo que tomó aproximadamente un año, con un costo de alrededor de 1 millón de pesos moneda total: 900 mil en Moneda Nacional y 16 mil CUC.

La Casa no solo posee un valor patrimonial que consiste en la estructura y su periodo de fabricación, sino por las dotes poéticas y revolucionarios de Lalita
La Casa no solo posee un valor patrimonial que consiste en la estructura y su periodo de fabricación, sino por las dotes poéticas y revolucionarios de Lalita

“He dedicado mis primeros diez años de la vejez a esta Casa-señala Carmen-, a defender una idea, a Lalita, y no soy la única, sino que es un colectivo en el que hay jóvenes que todavía deben aprender el valor de lo que tienen en sus manos para que puedan seguirnos en este empeño”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *