Las cosas del Almacén

Publicado el Categorías Artículos de opinión, Cine-Radio-Televisión, Festival Internacional de Cine de Gibara, Gibara, Holguín, Noticias

(El presente texto forma parte de las memorias de la edición 15 del Festival Internacional de Cine de Gibara, como quiera que este año la cita no se realizó de la manera tradicional, el colectivo encuentra pertinente revivir momentos del importante evento nororiental)

Qué puedo decirte, si con el primer soplo de brisa extrañé tu mano acariciándome como lo hizo ella, si en la primera canción se fueron abajo todas mis alegrías maquilladas y se convirtieron en nostalgia por ti, y me di cuenta cuánto te añoro, y que no pasa un segundo sin que te extrañe.

Para enamorarse, para extrañar, pero sobre todo para sentir, surge esta peña que cada año ocupa un pequeño especio en Gibara durante el Festival Internacional de Cine, su anfitriona, la histriónica Coralia Veloz, con su linda sonrisa le regala al visitante una grata sensación que solo incrementa con el placer de la estancia.

Gibara para enamorarse, para extrañar, pero sobre todo para sentir. Foto: Cartel del Evento

El sol se entristece y con sus últimas fuerzas alumbra el extenso sitio, exquisito por demás, pero sin aires rimbombantes, sino con una belleza que emana de su simplicidad y sencillez, no hablo de otro lugar que el recién inaugurado Almacén de la imagen, proyecto cultural que viene a coronar los esfuerzos gubernamentales por revitalizar la Villa Blanca, y el cual estoy seguro que se convertirá en epicentro de la vida de esta ciudad.

No es necesario que diga mucho cuando sus ojos chispean emocionados, su sonrisa tampoco la dejaría mentir, Coralita, como cariñosamente la conocemos todos sus alumnos de la actuación, pues en definitiva eso somos delante de la pantalla o frente a las tablas cuando esta gran maestra ofrece sus conferencias magistrales de interpretación.

“Besos, ternura, qué derroche de amor, cuánta locura”, son los versos que de vez en cuando se dejan escuchar: a orillas del Atlántico, bañado por su brisa y acompañado de una buena canción, qué más podría pedir sino tenerte aquí a mi lado.

Por primera vez en este recién inaugurado sitio y durante todos los días de Festival, la Peña se erige no solo como un rato agradable, sino uno de esos fugaces, sutiles, sublimes, qué se yo, únicos. Esta descarga es para enamorarse, extrañar al amor ausente, con notas que llegan al alma, sacuden el cuerpo y provocan los pies.

15 Edición del Festival es propicia para todo esto, la brisa te refresca, te eriza la piel en ese retozo musical, sentimental, mientras se declama un poema por creadores enamorados de la vida, autodidactas de formación, pero duchos en el sentir, en vivir. Tahimí Alvariño, primerísima actriz hija de la anfitriona, es una de esas poetas de corazón que expresan su gusto enorme por compartir otro año más mientras nos regalan uno de sus textos.

Por primera vez en este recién inaugurado sitio se realizó durante 2019 la peña de Coralita. Foto: ahora.cu

El violín que desgrana las pasiones, los sentimientos, mientras las letras sacuden el ser en un frenesí que asalta al oído, y yo no hago más que amarte en la distancia, contando los segundos para estar contigo otra vez: ¡Ay Almacén, cómo me trastocas! ¡Qué cosas tienes!