Rigor, profesionalismo y un servicio de excelencia de la mano de Tecnoescena

Publicado el Categorías Artes Escénicas, Artículos de opinión, Cultura, Cultura fuera de casa, De nuestra cultura, Holguín, Instituciones, Noticias, Teatro

Por Erian Peña Pupo

Con el lema “Rigor, profesionalismo y un servicio de excelencia, Tecnoescena destaca como la empresa líder en la industria artística cubana. Dirigida por Antonio Sixto Saavedra y perteneciente al Ministerio de Cultura, tiene como misión producir y comercializar de forma mayorista bienes de la industria artística destinados a creadoresescénicos, plásticos, músicos y cineastas vinculados a la creación y al sistema cultural.

Cuenta con un personal calificado con más de 12 años de labor en la empresa, identificados con el alto valor creativo y humano de las producciones que responden a las características técnicas y diseños de los creadores artísticos. Este equipo multidisciplinario desarrolla diferentes líneas de negocios para el mundo del espectáculo, que incluyen escenografía, attrezzo, vestuario, confecciones textiles especializadas, zapatillas de danza, sombreros, pelucas, instalación de alfombras, butacas y telones, y montaje y mantenimiento de audio y luces para escenarios variados.

Según su sitio web, sus orígenes se remontan a 1960, cuando nació una industria artística nacional con el objetivo de producir vestuarios especializados, escenografías y zapatillas. De 1989 al año 2000, con el nombre de Empresa Nacional de las Artes Escénicas, sufrió un gran deterioro a consecuencia del Periodo Especial que azotó a la Isla en esa década; se cerraron talleres y se eliminaron especialidades, afectando la producción.

Pero a partir del nuevo milenio comienza un periodo de crecimiento: A través de nuestro equipo de trabajo y bajo el nombre de Centro Técnico de la Escena, el Ministerio de Cultura de Cuba y el Consejo Nacional de las Artes Escénicas, recuperan especialidades y crean formas de gestión de producción para brindar nuevos servicios, como alfombrado, montaje de butacas, confecciones de las cámaras negras para los teatros, reparación y montaje de tabloncillos, mantenimiento de los sistemas de audio y luces, servicios de impresión y serigrafía en distintos soportes, entre otras ofertas.

Con el nombre actual, la empresa surge en diciembre del 2010 y cuenta con tres instalaciones ubicadas en La Habana, dos de ellas como áreas productivas y una de servicios que atienden las demandas de clientes de todo el país, manteniendo un crecimiento constante de producción hasta la actualidad. Entre sus clientes figuran los principales teatros de Cuba, donde realiza proyectos de restauración, los centros de entrenamientos para las artes escénicas y circenses, galerías de arte, ferias y eventos culturales, centros de recreación y turismo, a los que les oferta desde la construcción de tabloncillos, cortinados, sonido e iluminación, mecánica escénica, hasta la decoración de interiores para hoteles de las compañías internacionales que radican en la Isla.

Recientemente Tecnoescena se sumó a la producción de nasobucos entregados de manera gratuita para prevenir la propagación de la Covid-19. Según declaraciones de José Martínez, subdirector de la empresa, se produce estenecesario aditamento garantizando, fundamentalmente, las escuelas nacionales del sistema de la Enseñanza Artística. Se han producido en los dos talleres destinados a esta labor, de manera aproximada, unos mil trecientos nasobucos diarios, con tejido de algodón, de alta calidad, sin que se haya tomado una materia prima en desuso o recortería de tejidos. De igual manera, la empresa ha continuado trabajando en su labor fundamental y misión que es garantizar la producción artística de agrupaciones, compañías e instituciones. El colectivo que se encuentra desarrollando la tarea está completamente identificado con el valor humanitario que conlleva asumir esta labor, una de las tantas que se suman para evitar la propagación del coronavirus en nuestro país, añadió el directivo.

El Consejo Provincial de las Artes Escénicas y el Complejo Teatral Comandante Eddy Suñol de Holguín se encuentran entre los clientes asiduos y satisfechos de esta empresa. La propia reapertura del Teatro, luego de años de trabajos constructivos y de restauración, contó con servicios de Tecnoescena, como el montaje de luces técnicas y audios, la mecánica escénica, la fabricación y montaje de tabloncillos y escenarios, mantenimientos especializados, construcción de escenografías, carpintería especializada de madera, pintura artística de telones y atrezzo, telones y cortinas, montaje de butacas y de alfombras, así como vestuario para compañías de danza y teatro. De la misma manera que la reparación de la Sala Ismaelillo de esta institución y los principales estrenos recientes del Teatro Lírico Rodrigo Prats y la Compañía Codanza.