Al autor de Bertillón 166

Publicado el Categorías Artículos de opinión, Instituciones, Literatura, Noticias, Personalidades, Uneac

El insólito hecho de alcanzar gran prestigio con su primera novela vaticinaban la promisoria carrera de José Soler Puig, quien posteriormente se consagraría en el camino de la creación narrativa.

El insólito hecho de alcanzar gran prestigio con su primera novela vaticinaban la promisoria carrera de José Soler Puig. Foto: Internet

En plena auge de la República, allá para el año 1916, nació en la antigua provincia de Oriente, actual Santiago de Cuba, el 10 de noviembre de 1916, donde posteriormente cursaría estudias en el colegio Dolores, para no concluir las materias de contaduría en La Salle y de teneduría de libros en la Academia Milanés.

Apenas a los diecisiete años escribió la que sería su primera obra publicada, el cuento «Noche infernal», publicado en la revista Cúspide (Central Merceditas, La Habana) en 1939, con la firma de José Magín Soler.

Desde entonces redactaría muchos otros relatos, algunos de ellos impresos a fines de los años cincuenta en las revistas Carteles, Galería y Antorcha, estas dos últimas de Santiago de Cuba.

Estancia y vida en Guantánamo y la Isla de la Juventud, o Isla de Pinos-para esas fechas-, ofrecen constancia de varias labores ajenas a la escritura, pero sin abandonar su inclinación, al tiempo que la llevaba de conjunto con su ideología, de ahí que por esos años anteriores a 1959 perteneciera a la Juventud Socialista y al M-26-7.

El primero de sus grandes lauros fue el Premio Casa de las Américas en 1960 por su obra Bertillón 166. Foto: Portada del texto

El primero de sus grandes lauros fue el Premio Casa de las Américas en 1960, por su obra Bertillón 166, pieza cardinal de la novelística en la época revolucionaria, traducida a más de treinta y cinco idiomas, que cuenta con varias ediciones nacionales y que a fines de los años sesenta fue radiada y televisada en la antigua RDA.

Cuando se produjo el ataque a Playa Girón, ingresó en el equipo del ICAIC que viajó a ese territorio para filmar escenas de la guerra. Entre 1961 y 1963 publicó otras narraciones, en Bohemia y en la revista del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA).

A su regreso a Santiago de Cuba inició estudios, no concluidos anteriormente, en la Escuela de Letras de la Universidad de Oriente, y continuó escribiendo para la radio, medio en el que colaboró hasta 1980 y para el cual redactó unas doce novelas, entre ellas El nudo y El caserón que después aparecieron en forma de libro.

De 1964 data su novela El derrumbe, con cuyo prólogo, escrito por José Antonio Portuondo, polemizó Ambrosio Fornet. La obra fue adaptada por su autor al teatro y en 1980 la estrenaron Pedro Castro, al frente del Conjunto Dramático de Camagüey, y Miguel Sanabria en la televisión. Sus novelas El pan dormido y Un mundo de cosas también constituyen hitos en el proceso evolutivo de la prosa de ficción en Cuba después de 1959, como observa la crítica en numerosos trabajos dedicados a aquéllas.

En 1982 el Ministerio de Cultura rindió homenaje a su labor literario al organizar un conjunto de actividades a las que siguieron, en 1986, las realizadas con motivo de su setenta cumpleaños, en esa ocasión auspiciadas además por la Academia de Ciencias de Cuba. En 1988 los Estudios Siboney, de Santiago de Cuba, editaron el disco «Encuentro con Soler Puig», con fragmentos de su vida y sus novelas en su propia voz.

El pan dormido y Un mundo de cosas también constituyen hitos en el proceso evolutivo de la prosa de ficción en Cuba después de 1959. Foto: Portada de la novela

Entre los premios y distinciones obtenidos consta el de 1960 por su novela Bertillón 166 y en 1987, por el conjunto de su obra, el Premio Nacional de Literatura. En los años ochenta recibió la Distinción de la Ciudad de Santiago de Cuba, la Distinción por la Cultura Nacional y la Orden Félix Varela de primer grado.

A la edad de 79 años, el 30 de agosto de 1996, se vio truncada una vida de consagración literaria que devino en hito para la prosa nacional.