Cuando vuelven a llamar los cuentos

Publicado el Categorías Artes Escénicas, Cultura fuera de casa, De nuestra cultura, Holguín, Instituciones, Noticias, Personalidades, Teatro y DanzaEtiquetas , , , , ,

Por Bernardo Cabrera

Los integrantes de la compañía de narración oral Palabras al Viento no creen en el refrán de que segundas partes nunca son buenas, pero sí en que contar cuentos alivia el alma y entretiene la mente en tiempos difíciles.

Por ello a partir de este lunes, tras decretarse la fase de transmisión autóctona limitada en el municipio de Holguín, vuelven a hacer del teléfono 24453304 su línea roja y de su sede en las inmediaciones de la Loma de la Cruz un puesto de mando para soñar y acompañar desde la distancia. Así lo afirma el director de la Casa del Cuento y actor del conjunto Yordanis Sera Rodríguez.

– El año pasado durante el aislamiento se me ocurrió decirle a Fermín (director de Palabras al Viento) que por qué no aprovechábamos el potencial humano de la compañía para crear un espacio en el que las personas llamaran y nosotros les hiciéramos un cuento. No imaginábamos entonces que tendría tanto impacto y que recibiríamos casi 800 llamadas. Contábamos historias de lunes a viernes de 9 de la mañana a 12 del mediodía, aunque casi siempre comenzaba a sonar el teléfono alrededor de las 10 porque los niños dormían un poco más al estar en sus casas. Por eso ahora decidimos que sea de 10 a 12. 

Teniendo en cuenta la experiencia del 2020, ¿podría decirse que están mejor preparados para esta segunda temporada?

– Toda experiencia vivida te hace crecer y tenemos muchos cuentos listos en nuestras cabezas, pero igual es un nuevo reto y una nueva búsqueda para lograr los efectos deseados. Este es un espacio de comunicación que contiene varios ingredientes como la diversión, la reflexión y la proximidad con los públicos. Estar cerca de los que escuchan y viven lo mismo que uno, es un proceso de comunicación con carácter terapéutico, que produce emociones y fortalece la espiritualidad desde la oralidad artística.

¿Cómo se organizarán para satisfacer la demanda de llamadas?

– Nos repartiremos la semana de lunes a viernes para que haya un narrador por día y si las llamadas comienzan a ser muchas entonces seremos dos. Todos los días se evaluará el repertorio y se llevará una estadística de llamadas y grupos de edades, municipios y repartos, así como la relación de títulos de las historias contadas por cada uno para evitar que se repitan.

¿Emplearán el mismo repertorio del 2020 con nuevos enfoques o realizarán uno completamente nuevo?

– El repertorio varía porque en todo este tiempo hemos conocido y aprendido nuevas historias y ficciones de la literatura nacional e internacional, así como varias anécdotas para enriquecer la cultura general. No obstante, con los cuentos pasa como con la música que cuando te gusta una canción la quieres escuchar una y otra vez, y siempre hay quien te pide que le hagas el mismo cuento.

Entonces, ¿harán cuentos por pedido?

– Sí, es el mayor reto a la memoria y a la reinvención. Casi siempre los niños piden cuentos clásicos que ellos dominan y les encanta que cambies cosas para rectificarte y decirte cómo son en verdad. Así establecen una de las tres modalidades por la que debes transitar cuando cuentas una historia que es conversar. 

                      .  .  .

Fermín López lidera al versátil colectivo de Palabras al Viento y es un contador de cuentos por naturaleza que espera satisfacer con sus narraciones a un público ávido de fantasías e imaginación y de alejar por un rato de sus mentes la incertidumbre de la pandemia.

Fermín, ¿es más difícil contar un cuento por teléfono o en persona?

– Creo que es más difícil por teléfono porque cuando suena no sabes quién está llamando, si es un niño o un adulto. En las primeras palabras de la conversación tienes que descifrar muchas cosas y mientras conversas ir seleccionando el cuento que crees será el ideal para esa persona.

¿Se le puede hacer el mismo cuento a un niño y a una persona adulta?

– Los maestros de narración oral dicen que los cuentos no tienen edad, pues el narrador debe tener la capacidad de reinventar la historia y llevarla desde el argumento más sencillo hasta el más complicado y profundo. No obstante, hacer una buena selección del cuento, acorde al grupo de edades a trabajar, te garantiza más de un 80 por ciento de éxito. Además, creo que cambia la complejidad del lenguaje.

En el 2020 el mayor porciento de llamadas fue de personas adultas, ¿a qué crees que se deba?

– Las personas mayores están viciadas con la dinámica diaria y olvidan los ritos que necesita el corazón, como dice el Principito. En circunstancias en que no pueden salir ni conversar mucho necesitan más la búsqueda de aquello que los saque de la rutina del confinamiento. Podría decirse que son ellos los más afectados psicológicamente por el aislamiento social que ha traído consigo la pandemia.

Palabras al Viento también se estará insertando en las plataformas digitales…

WhatsApp es una red social muy cómoda y rápida que nos permite crear un entramado de personas que cuando les enviamos algo lo pueden compartir y replicar rápidamente con sus amigos y familiares. Por ello, decidimos crear una promoción de audiocuentos por esta vía, los cuales serán enviados los lunes, miércoles y viernes. Para solicitarlos solo es necesario agregar el número 53187271 y mandar un mensaje con el texto: mi cuento.

 

En la etapa pasada enviamos más de 4000 que llegaron a casi toda Cuba y a diferentes países como España, México, Estados Unidos, Canadá, Chile y Perú. Además, fueron transmitidos por emisoras de radio cubanas y en radio Astral Chile. Así nos mantenemos haciendo arte en medio de la delicada situación epidemiológica y contribuimos a deleitar a nuestro público de una forma segura.