Holguín a 61 años del discurso de Fidel desde los balcones de La Periquera

Publicado el Categorías Cultura, De nuestra cultura, Desde el Oriente, Holguín, Museo Provincial "La Periquera", Noticias, Patrimonio

Por Vanessa Pernía Arias

Foto tomada de Internet

“Tengo un sentimiento que no había podido demostrar, tenía un deseo que no había podido cumplir, el deseo de visitar y reunirme con el pueblo de Holguín”, fueron las primeras palabras del histórico discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en los balcones de La Periquera, el 26 de febrero de 1959.

A solo 56 días del triunfo de la Revolución cubana, Fidel hablaba por primera vez a los holguineros, bajo un sol de mediodía y en medio de un pueblo enardecido y jubiloso en las inmediaciones del parque Calixto García; mientras los participantes portaban carteles en apoyo al nuevo proceso revolucionario que se experimentaba en la isla mayor del Caribe.

Fidel Castro quería conocer, en voz del pueblo, cuáles eran sus necesidades fundamentales, las mismas carencias que cientos de pueblos en Cuba sufrían en esa época producto a los desmanes de la tiranía batistiana: centros escolares, hospitales, pavimentación, alcantarillado, acueductos, filtros de agua, escuelas, y muchos otros servicios públicos que durante tanto tiempo habían estado esperando inútilmente.

Otra de las grandes preocupaciones de los holguineros era la existencia de una universidad para la formación de los profesionales en el oriental territorio, entre las cuestiones más difíciles de resolver en esos momentos; aunque aseguró el Comandante en Jefe que podían tener la confianza de que iban a contar con la casa de altos estudios propia en la ciudad.

Sus palabras se confirmaron al inaugurarse la Universidad de Holguín en 1973 como Filial de la Universidad de Oriente, en Santiago, y a partir de noviembre de 1995, por los resultados alcanzados en la docencia, el postgrado y la investigación científica, se transformó en Universidad propia.

A esta le seguirían en próximos años la Facultad de Ciencias Médicas, la de Cultura Física, el Instituto Superior Pedagógico y el Superior Minero Metalúrgico, en Moa, así como las diferentes sedes universitarias municipales, como parte de la universalización de la enseñanza en la provincia.

Siempre apasionado y realista, Fidel les respondió a los holguineros presentes que no se resolverían todos los problemas de inmediato, pero que Holguín como las otras ciudades recibiría todos los beneficios de la Revolución.

A partir del año 1959 se abrieron en la isla múltiples posibilidades para el pueblo cubano, se establecieron al alcance de una sociedad igualitaria todos los servicios públicos, a muchos de los cuales no tenía acceso la mayoría de sus habitantes, entre ellos la salud primaria y la educación gratuitas.

Los holguineros presenciaron además el nacimiento de los hospitales Vladimir Ilich Lenin, el más importante de la región, el pediátrico Octavio de la Concepción y de la Pedraja, y el Clínico Quirúrgico Lucía Íñiguez.

Se convirtieron los cuarteles en escuelas y se abrieron, a su vez, varias instituciones educacionales, entre ellas la Vocacional José Martí, y culturales como la Biblioteca Provincial Alex Urquiola y la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera; mientras La Periquera devino Museo Provincial.

El tiempo transcurrido desde el primer discurso de Fidel en Holguín, aquel 26 de febrero de 1959, ha sido testigo del cambio social que se ha implementado en cada rincón de este territorio, ofreciendo las múltiples posibilidades de una sociedad más justa “con todos y para el bien de todos” (Con información de la Agencia Cubana de Noticias ACN).