Repasos historiográficos para una fundación

Publicado el Categorías Cultura, De nuestra cultura, Desde el Oriente, Holguín, Instituciones, Libro y Literatura, Municipios, Noticias, Patrimonio, Uneac

 

Por Erian Peña Pupo

Fotos cortesía del CC Lalita Curbelo

Las diversas teorías historiográficas sobre la fundación del Hato de San Isidoro de Holguín fueron el eje del conversatorio “Historia y cultura holguinera a 300 años del pueblo de Holguín”, realizado por Minervino Ochoa Carballosa en el Centro Cultural Lalita Curbelo como parte de las actividades por el 476 aniversario de la creación del Hato.

Minervino realizó un repaso historiográfico de un hecho “dudoso” pero necesario para comprendernos como habitantes de esta parte de la geografía nacional: la temprana fundación del Hato. Así relacionada tres momentos importantes o tres investigaciones sobre el tema clasificados por “cómo mueven esos momentos la verdad histórica sobre Holguín”. 

La primera está relacionada con Francisco de Zayas, antiguo Teniente Gobernador de Holguín, quien publica en 1841 un artículo sobre el surgimiento del Hato en las Memorias de la Sociedad Económica de Amigos del País. Allí plantea que Holguín surge en 1545 como Hato y señala el 4 de abril por ser la fecha en que se celebra el santo patrono San Isidoro. Además, destacan las Memorias sobre el origen del hato de San Isidoro de Holguín, de Diego de Ávila y Delmonte, 1862, que retoma la versión de Zayas. 

Por otra parte, enfatiza Minervino, encontramos a José García Castañeda y La municipalidad holguinera, de 1947, quien aborda la etapa anterior a 1545 y hace referencia a “una hacienda propiedad de Bartolomé de Bastidia en 1513 que tenía su centro en el sitio El Yayal, un pueblo de indios que está cerca del mirador de Mayabe y que fue vendida por Bastidia a García Holguín y a Diego de Lorenzana, otro bayamés”. En 1545, fecha dudosa, dice García Castañeda, la trasladan a Cayo Llano, donde surge el Hato. 

Otra versión, diferente a las anteriores, aunque apoyándose también en la tradición, la defiende el historiador José Novoa Betancourt a partir de rastrear por Internet las raíces y la genealogía de los García Holguín en España y otras partes de América (México, Centroamérica y Perú) para, con este, ir uniendo “las diferentes puntas del hilo”. Sobre el tema Novoa publicó García Holguín. Nueva visión, (Ediciones Holguín, 2010). 

Sobre todo esto, añade Minervino, autor de libros como Miradas de hoy a sucesos de antaño y Albores de la Uneac en Holguín, existen muchos vacíos historiográficos que posibilitan que fructifiquen diversas teorías y se continúe investigando sobre este tema. 

El 4 de abril de 1720 –según la historiografía local– se ofició, en vísperas de San Isidoro, la primera misa en un reducido templo construido a los efectos de fundar un pueblo en el mismo sitio donde había estado en el siglo XVI la génesis del Hato. Con la inauguración de la iglesia de este nombre, la localidad pasó a llamarse Hato de San Isidoro de Holguín. Posteriormente la misma obtiene el título de ciudad y municipio en 1752.