La hidalguía de Jorge

Publicado el Categorías Artes Visuales, Holguín, Instituciones, Noticias, Personalidades

Allá por los finales de la década de 1950, comienza a escribir su historia en el panorama artístico holguinero, un joven que además ilustró varias de las páginas de la revista Jigüe, esa misma donde publicaron Eliseo Diego, Cintio Vitier, Fina García Marruz y Nancy Morejón.

Hidalgo es una suerte de poeta del Nganga. Foto: Archivo

Hacer ver, título tomado de un poema del surrealista Paul Eluard, fue el primero de sus “exorcismos” en una pequeña sala del Colegio de Arquitectos de Holguín, donde se expuso su obra junto con la de otros creadores como Julio Méndez, Jorge González y Nelson García, con palabras al catálogo del poema “Felices los normales”, bajo la autoría de Roberto Fernández Retamar.

Los caprichos, las Tauromaquias y los Desastres de la guerra, grabados de Francisco de Goya, propiciaron en Jorge Hidalgo Pimentel, para aquel entonces, el surgimiento de un estilo auténtico para desentrañar su lenguaje, sus potencialidades creativas, poblando así su obra de personajes “perplejos”, palpitantes, desvalidos…

Miembro Fundador del Taller Gráfico de Holguín, del Taller de Grabado de Santiago de Cuba, y Miembro Honorífico y Fundador de la Brigada Artística Hermanos Saíz, son algunos de los hitos que enmarcan la trayectoria profesional de uno de los creadores más prominentes de la Ciudad de los parques.

La sala Martínez Villena, la Galería La Estampa, la Sala Cobarrubias del Teatro Nacional, la galerías de la UNEAC en Matanzas, Guantánamo y Santiago de Cuba, así como el Centro Provincial de Arte y la Galería Iberoamericana en nuestra provincia, unidos al Centro Cultural de Monterey, el Yellow Point Galery, en Barbados; son algunos de esos espacios donde Pimentel dejase entrever su interior a quienes le siguen y admiran dentro y fuera de nuestro país.

Distinciones a tan meritoria obra no podían faltar, destacando el Premio Electa Arenal de Artes Plásticas, el Premio de Pintura del Festival de Artes del Caribe, el Premio Nacional de Cartel del Festival de la Poesía Cubana, El Aldabón de la Ciudad, el Escudo, y el Hacha de Holguín de Holguín por los méritos artísticos, la medalla Raúl Gómez García, la Orden por la Cultura Nacional que otorga el Estado Cubano, la Orden Nicolás Guillen de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, además de la Distinción Silla del Chipinque, entregada por la Gobernatura del Estado de Nuevo León, México, entre tantos otros.

A uno de nuestros creadores más originales lleguen nuestras más sinceras felicitaciones. Foto: Archivo

A esa suerte de poeta del Nganga, que quiere decir muerto, espíritu, misterio, y que encuentra en su obra un espacio indisoluble, erigiéndose uno de nuestros creadores más originales, lleguen nuestras más sinceras felicitaciones, próximo a celebrarse su cumpleaños, este día 6 de septiembre.