El juego del calamar

Publicado el Categorías Artículos de opinión, Noticias

Por Abel Castro Sablón

Con el decursar de este siglo, la sociedad se ha convertido cada vez más en una cultura atada a la tecnología, especialmente en el caso del entretenimiento, por lo que se habla de una cultura audiovisual o streaming, cuando se trata de las principales formas de consumo.

Fenómenos como Amazon Prime, IPTV (Internet Protocol TV) y el más popular de todos, la plataforma Netflix, ofrecen a los espectadores cada vez más opciones para escoger, en cuanto a la pantalla pequeña se refiere.

Precisamente, Netflix liberó este año la primera temporada de una serie que ha causado furor en la audiencia, al punto de que se ha convertido en lo más visto de la plataforma y, según Google, al 95 % de los espectadores les gustó el programa. Nos referimos a El juego del calamar, realizada en Corea del Sur e ideada y dirigida por Hwang Dong-hyuk.

El Juego del calamar es una serie dramática, con visos de intriga y terror, que promete entretener al espectador, si es usted uno de esos a quienes resolver misterios y la acción desenfrenada le provocan un salto de adrenalina placentero.

La serie cuenta con 9 episodios, liberados desde el 17 de septiembre (es decir, están calentitos), donde se trata la historia de cientos de personas con graves problemas económicos que los mantienen “con la soga al cuello”, quienes encuentran la salida a su precariedad si participan en varios juegos infantiles, en los que pondrán todo en riesgo.

En total son 6 juegos los que deben atravesar los protagonistas para llevarse el premio de 45600 millones de wones (casi 40 millones de dólares estadounidenses), con los que podrían saldar sus deudas y enrumbar de nuevo sus vidas. Pero, ¿de qué vida se trataría si pierden?

El juego del calamar es una serie para verla con los ojos muy abiertos pues, desde muy temprano, deja entrever muy disimuladamente algunos de los secretos que aguardan hasta el final de la temporada. El guión se construyó bajo un algoritmo que busca en todo momento sorprender a la audiencia, pero si usted es bueno en eso de resolver misterios, tal vez se figure de qué van las cosas.

No obstante, la serie proporciona entretenimiento y es “casi” adictiva (lo evidencian los millones de seguidores que tiene en todo el mundo), por lo que si no tiene nada mejor que hacer este fin de semana, le recomiendo que busque El juego del calamar y se prepare a tener un maratón, porque una vez que “empiece el juego”, no querrá detenerse hasta el final.