Codanza: 30 años de un sueño a golpe de dedicación

Publicado el Categorías Artes Escénicas, Artículos de opinión, Holguín, Instituciones, Noticias, Personalidades, Teatro y Danza

Por Vanesa Pernía Arias

Es difícil ver a la maestra Maricel Godoy y no asumirla como la madre de Codanza, compañía a la que le ha dedicado 30 años de su vida. Aunque reconoce que cuando nació este colectivo, el 25 de septiembre de 1992 “era tan solo el sueño de un grupo de chiflados por el baile”. Desde entonces Maricel y sus bailarines “a golpe de dedicación” se han convertido en orgullo de la cultura holguinera y cubana.

Es difícil ver a la maestra Maricel Godoy y no asumirla como la madre de Codanza, compañía a la que le ha dedicado 30 años de su vida. Fotos: Carlos Rafael

Codanza desde ese momento asume consecuentemente el slogan de Fuerza, Vitalidad y Destreza, y en ello les va la vida. “El virtuosismo es necesario, pero es más importante la credibilidad de la interpretación, el dominio de la técnica. Por eso insisto tanto en que es imposible llegar al corazón del público si ese bailarín no se cree lo que hace”, comentó la maestra.

La pieza fundacional, afirman, fue Tridireccional, interpretada por Rosario Arencibia, Gilberto Pérez, Rosario Hernández y Wilber Pérez. Y con estos primeros pasos pretendían la aprehensión e interpretación contemporánea de las aspiraciones más sublimes y nobles de cuanto mueve y concierne al ser humano a través de la danza. Sin embargo, cuando la compañía fue aprobada como tal por el Consejo de las Artes Escénicas, en 1994, ya tenía cerca de 15 obras creadas.

Este viene siendo entonces el origen de Codanza, un colectivo que es considerado por la crítica especializada como una de las mejores compañías escénicas del país, y que ha realizado múltiples giras internacionales en España, México, Venezuela, Alemania, Suiza y Austria. A su vez, importantes premios de interpretación y coreografía avalan también su trabajo, pero Maricel insiste en que “el mejor de todos llega cuando el público asiste a las funciones y nos ovaciona”.

En 2013, Vladimir Malakhov viajó a Holguín y obsequió su “Regalo de Malakhov para Cuba”, y esa sería la semilla que germinó en 2014 y que convirtió a la compañía en anfitriona del Concurso de Danza del Atlántico Norte Codanza y Grand Prix Vladimir Malakhov, un certamen que busca estimular el trabajo de los jóvenes bailarines cubanos y de varias partes del mundo. Un evento esperado cada año por el público holguinero, con el deseo de que este certamen convierta a Holguín en la capital cubana de la danza.

Este año se celebran los 30 de Codanza, una edad que marca, como un parteaguas, el rumbo de proyectos, sueños y anhelos; y la maduración plena de una compañía que se renueva constantemente en pos de la belleza y la osadía conceptual en la que se articulan sus discursos.

Codanza desde ese momento asume consecuentemente el slogan de Fuerza, Vitalidad y Destreza, y en ello les va la vida. Fotos: Carlos Rafael

Por ello, y celebrando además el Día Mundial de la Danza, en Holguín se desarrolló una amplía jornada de presentaciones en el Complejo Cultural Teatro Eddy Suñol que incluyó la participación de estudiantes de esta especialidad de la Escuela Vocacional de Arte Raúl Gómez García de esta ciudad, un centro educacional que tiene en Codanza a la mejor de las maestras y madres. También se presentaron los estudiantes de Nivel Medio de la Escuela Profesional de Arte Alfredo Velázquez Carcasés, de Guantánamo.

De manera muy especial, como parte de este amplio programa, el público holguinero volvió a disfrutar del arte de la Compañía de Danza Contemporánea Danza del Alma, de Villa Clara, con la obra “Cuadrilla o ¿Historia mal contada?”, bajo la dirección general del maestro Ernesto Alejo Sosa.

Cerrando el telón de estas presentaciones, Codanza, por su parte, repuso la pieza “Árbol de fuego”, del maestro cubano Pepe Hevia. Una obra donde Hevia expresa mediante una arquitectura grupal en los cuerpos versátiles y jóvenes de esta compañía holguinera, las influencias del retorno a las raíces, el regreso a la isla, al hogar como sitio para el rencuentro.

También volvieron sobre “Casita”, obra concebida especialmente para Codanza por el coreógrafo estadounidense Robert Priore. Pensada para enaltecer las posibilidades técnicas del elenco, la propuesta trabaja con la capacidad tanto física como espiritual del bailarín. A decir de su autor, “Casita” es una coreografía que parte desde matices autobiográficos, explora la interioridad familiar y las dudas de los individuos.

De esta manera marcan su horizonte treintañero, junto a estas dos, piezas como: “Ritual”, “Año cero”, “Pasajera la lluvia”, “Muerte prevista en el guion”, “El banco que murió de amor”, “La fuente de agua salá”, “Memoria fragmentada”, “Tráiler”, “El segundo sexo” y “Ofrenda de toro”.

Codanza, un colectivo que es considerado por la crítica especializada como una de las mejores compañías escénicas del país. Fotos: Carlos Rafael,

Llena de triunfos y ovaciones llega Codanza a sus 30 años, con un encanto que perdura a través del tiempo; y Maricel sigue siendo la madre, esa que sueña con hacer de Holguín la Ciudad de la Danza, con viajar y conquistar el mundo con su compañía, siempre con mente y corazón abiertos a la creación.