El Son nuevamente en Mayarí

Conferencia de prensa del Encuentro de Agrupaciones Soneras Mayarí 2017 (foto Carlos Rafael)

El son es identidad, cubanía y es, además, la célula rítmica de la nación, ese elemento sonoro que nos une e identifica como país. Por eso, y bajo la premisa “Mayarí: un son que sigue ahí y se mantiene”, se realizará del 8 al 12 de noviembre, en Mayarí, Holguín, la XXVII edición del Encuentro de Agrupaciones Soneras, dedicado a la provincia Santiago de Cuba, la trova santiaguera, y la rumba como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Como parte del evento –aseguraron en conferencia de prensa en la mayaricera Casona Cultural, Aracelis Mustelier, directora municipal de Cultura, y Jorge “Tito” Cabreja Rondón, presidente del evento y director de la reconocida orquesta Taínos de Mayarí– se realizarán homenajes a importantes agrupaciones cubanas defensoras del son y la música tradicional, entre ellas la Orquesta Avilés, por sus 135 años de fundada defendiendo la música cubana; la Orquesta Brisas de Nipe en su 80 aniversario; el Septeto Mayanabo por sus 35 años; la Orquesta Paulo FG y la Elite por sus 25 años de creada; y la agrupación aficionada Juventud Taína, que celebra este año su décimo aniversario.

El evento –conocido popularmente como Festival del Son de Mayarí– cuenta en esta edición con reconocidos invitados como Paulito FG y “Sonando en Cuba”, Pupy y Los que Son Son, Giraldo Piloto y Klímax, Pachi Naranjo y la Original de Manzanillo, el Septeto Santiaguero y Rumbatá, de Camagüey. Participarán además, entre otras, las agrupaciones Conjunto Mayacuba, Orquesta Brisas de Nipe, Septeto Cristal, Grupo Nuevo Sonero, Septeto Changüí Guantánamo, Grupo Vocal en Serio, Septeto Mayanabo, Sonora Soles del Son, Rumberos de Mateo Sánchez, Danza Nueva Generación, Orquesta Los Tanameños, Agrupación Cubanía, Danza Rescat, Orquesta Avilés y el Septeto Los Guayaberos.

“Estamos satisfechos por haber podido fomentar la tradición sonera como parte de la cultura popular tradicional del país, y preservar el gusto por el son y su creación como paradigma de los géneros musicales. Se ha demostrado, en Mayarí, que el son tiene una forma propia de interpretarse y este año pretendemos exponer las variantes soneras con la presentación de un concierto de los jóvenes soneros con Paulito FG y Taínos de Mayarí para mostrar cómo se puede enriquecer el diapasón de la música popular”, aseguró Jorge “Tito” Cabreja Rondón, presidente del comité organizador del evento.

Otros de los momentos importantes de la XXVII edición del Encuentro de Agrupaciones Soneras serán los espacios teóricos, entre ellos el Coloquio “Raíces y Tendencias de Son en Cuba” y los debates sobre música popular cubana que tendrán como escenario la Casona Cultural, sede de la UNEAC en el municipio. Mientras el acostumbrado “Encuentro del Artista con el pueblo”, en la Casa de Cultura de Mayarí, tendrá como invitado al conocido presentador y locutor Marino Luzardo.

Se realizará, asimismo, la característica peregrinación a la tumba del sonero mayaricero Rolando Neyra y el homenaje a Altagracia Tamayo en el monumento que recuerda la impronta de la primera profesora de música en Mayarí. Luego del homenaje a la madre del Maestro Frank Fernández Tamayo, uno de los defensores y padrinos del Encuentro, el desfile inaugural llegará hasta la Plaza Martín Meléndez Pittaluga –conocida además como Plaza del Son– donde se leerán las palabras de apertura y ocurrirá el espectáculo inaugural “Mi Santiago”, protagonizado por artistas provenientes de esta oriental provincia, cuna del son como género identitario de cubanía y nacionalidad.

Por segundo año consecutivo, aseguran los organizadores, el Encuentro visitará el Consejo Popular Guaro. Allí ocurrirán diferentes actividades comunitarias y actuarán el Grupo Nuevo Sonero, la familia Neyra y Danza Rescat. También se realizará una Feria del Libro en los corredores del Cine Mayarí y los característicos “Encuentro de Ruedas de Casinos” y “Los niños cantan y bailan al Son”. Mientras la Galería de Arte mostrará una exposición de caricaturas del artista Jorge Carmenate y los participantes podrán disfrutar de un mano a mano entre el Septeto Santiaguero y el holguinero Septeto Los Guayaberos.

El Encuentro reconocerá, además, a Paulo FG por la promoción de la música cubana y el trabajo destacado en defensa de los géneros cubanos mediante el concurso “Sonando en Cuba”. Asimismo, la conferencia de prensa fue momento propicio para declarar a la emisora Radio Mayarí como La Voz del Encuentro de Agrupaciones Soneras.

“La característica de su funcionalidad anual convierte a este evento en el más frecuente realizado en nuestro país, comprometidos a consolidarlo y organizarlo mejor para seguir demostrando que Mayarí es un espacio referencial en la confrontación fraternal de las diversas variantes y estilos soneros para las agrupaciones locales, provinciales, nacionales e internacionales”, añadió finalmente el también director de Taínos de Mayarí.

 

 

En Holguín, Metal HG 2017

Cartel del Festival Nacional de Rock Metal HG

La ciudad de Holguín acogerá del 5 al 8 de octubre la XIX edición del Festival Nacional de Rock Metal HG, evento organizado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en la provincia y que estará dedicado en esta ocasión a los XX años de la banda de black metal Mephisto.

Según afirma Raúl Cardona, organizador del Festival, “este evento tiene entre sus objetivos principales promover las bandas de rock en todas sus tendencias con el fin de elevar la cultura musical, despertar la reflexión y valoración del rock al patrimonio cultural mundial”.

Entre las bandas invitadas a esta edición del Metal HG se encuentran la legendaria Zeus, de La Habana, además de Swicht y Stoner. También, Desbroce y Strike Back, de Camagüey; Llimalla, de Sancti Spíritus; Resistenzia, de Santa Clara, además de los anfitriones de Mephisto, banda holguinera que celebra este años sus veinte años de creada. También forman parte del evento Fofi, Claim, Espoleta, Complot y Jeffrey Dahmer.

Uno de sus principales momentos será la presentación en el Café del Arte Joven, del libro Escaleras al cielo. El Rock en Holguín (Ediciones La Luz, 2017) de los investigadores Raúl Cardona y Zenobio Hernández, por el realizador y profesor universitario Danilo Guerrero. Asimismo, se realizará una conferencia protagonizada por el promotor del rock Salvador de la Caridad . Además, el espacio contará con lecturas de narrativa y poesía relacionadas con este género musical.

Raúl Cardona, organizador del evento en conferencia de prensa

El espacio teórico que ha caracterizado al Metal HG, tiene como objetivo, asegura Cardona, “comentar sobre creadores e intérpretes, así como promociones y otras actividades sobre este género. Además, la presentación de documentales que traten sobre la historia y desarrollo del género no solo en la isla sino también a nivel internacional y rendir homenaje a fundadores y personalidades del género dentro y fuera de la isla”.

Otro de los momentos significativos del evento será la entrega, en el Gabinete Caligari, del Angelote de la Ciudad a la banda holguinera Mephisto por sus dos décadas de vida artística. Asimismo, se realizará en la Casa del Joven Creador de la AHS holguinera el esperado espacio Tatuarte, una cita para el tatuaje artístico y sus principales exponentes en el país.

El evento en su XIX edición, patrocinado, además, por la Agencia Cubana del Rock, Brutal Beatdown, el Instituto Cubano de la Música y la Dirección Provincial de Cultura de Holguín, ha logrado convertirse en uno de los festivales más representativos del género en el país pues, al decir de Raúl Cardona, el Metal HG pretende “estimular el interés de las personas por conocer los principales exponentes y tendencias de un género musical que se distingue por su riqueza y variedad. Además, promover el quehacer artístico de bandas que cultivan el género en Cuba y su interacción con bandas internacionales, para lograr que el evento siga considerándose como la plataforma del movimiento rockero en Cuba”.

 

Un templo para la danza

Cuenta la leyenda que la mítica bailarina y coreógrafa estadounidense Isadora Duncan (1877–1927) bailó en la holguinera ciudad de Gibara a inicios del siglo pasado. Pero esa historia con tintes románticos permanece como un vago y disperso rumor todavía no confirmado, incluso para quienes preferimos creerla como cierta. Lo que sí es verdad, al punto de ser parte de la monumental historia viva de la danza en Cuba, es que el importante bailarín ucraniano Vladimir Malakhov, figura mítica del ballet mundial de todos los tiempos, ha bailado en más de una ocasión en Holguín para el asombro sempiterno y cotidiano de quienes insistimos en mirar al mundo desde una provincia del universo.

Vladimir Malakhov interpreta la coreografía El hombre detrás de la estrella. Foto: Carlos Rafael

La primera vez que en predios del Teatro Comandante Eddy Suñol, Vladimir Malakhov bailó fue en 2013, cuando hizo suyos La muerte del cisne, de Mauro Di Candia, y Voyague, de Renato Zanella, momento que, al decir de la maestra Maricel Godoy, coreógrafa y directora de la compañía anfitriona, Codanza, resultó “piedra fundacional, la primera piedra de un templo mayor, ese templo que hemos ido construyendo”. Ahora regresó a Holguín, y en la noche de apertura de la IV edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov, interpretó, en estreno mundial, la coreografía El hombre detrás de la estrella, del guantanamero Yoel González, director de la compañía Médula. Yoel recibió en la pasada edición del certamen un Premio Extraordinario que le permitió crear una coreografía para ser interpretada especialmente por Malakhov en esta ocasión. En ella el joven coreógrafo no desestimó la oportunidad de hacernos recorrer –como lo indica el nombre de la pieza– la cotidianidad de un hombre que ha trascendido como “el mejor bailarín del mundo”, nombrado así en cinco ocasiones por la revista Dance Magazine. Yoel González insistió en mostrarnos quién es Vladimir Malakhov el hombre: sus interioridades, conflictos, momentos superfluos y hasta instantes cotidianos, aquello que lo hace un ser humano sobre todas las cosas, aunque sabemos que en este caso el hombre es, además, uno de los grandes representantes del ballet de todos los tiempos.

Para la fundadora de la compañía Codanza, Maricel Godoy, en las palabras inaugurales de la cita, el evento es “un templo para la danza, un templo que le hemos regalado a esta ciudad y a este país. Dependerá de nosotros, dependerá de la fuerza con que podamos asirnos a sus columnas su permanencia, su progresiva construcción. Lo estamos logrando y al menos durante estos siete días Holguín se convertirá en capital de la danza. Lo demuestra el arribo a esta ciudad de más de cien bailarines, maestros, coreógrafos, teóricos que han confiado en nuestro concurso y ven en él una plataforma profesional de aprendizaje y desarrollo”.

La noche inaugural concluyó con la puesta de la icónica Carmen por el Ballet de Camagüey, compañía insigne del movimiento danzario cubano a la que, en esta ocasión, se le dedica el certamen por sus 50 años de creación, además del homenaje a los 30 años de Danza Espiral, de Matanzas, bajo la guía de la maestra Lilian Padrón, y al 25 aniversario de la compañía anfitriona, Codanza. Carmen –articulada sobre la opéra comique francesa en cuatro actos con música de Georges Bizet y esta,

Carmen. Ballet de Camagüey. Foto: Carlos Rafael

a su vez, en la novela homónima de Prosper Mérimée publicada en 1845– es una obra conocida dentro del repertorio habitual del ballet cubano por la versión que el maestro Alberto Alonso realizó en 1967 para la bailarina rusa Maya Plisetskaya, con música de Rodión Shchedrín. Esta versión, con coreografía del alemán Peter Breuer y dirección general de Regina Balaguer Sánchez, utiliza la música que creara Shchedrín para la obra del maestro Alonso, pero además, la original de Bizet, más composiciones de Edward Elgar y de la agrupación española Radio Tarifa.

Carmen –sinónimo de embrujo y pasión– es una pieza ambiciosa, eminentemente narrativa en su estructura, ejemplo, incluso, del llamado verismo realista. Es, además de ser conocida por buena parte del público amante del ballet, una obra que necesita dominio técnico en los protagonistas y el cuerpo de baile para que fluya con la naturalidad narrativa y coreográfica que exige la historia: la bella gitana Carmen (Sarah de Miranda) seduce al cabo José Navarro (Yanni García) que rechaza por ella su anterior relación y se amotina en el ejército uniéndose a un grupo de contrabandistas. Pero cuando la gitana Carmen se enamora del torero Escamillo (Jonatanh Pérez) el militar la asesina, impulsado por los celos.

Si Peter Breuer reinterpreta la obra de Bizet bebiendo, incluso, de la coreografía del maestro Alberto Alonso y otras versiones posteriores de la obra, el Ballet de Camagüey, por su parte, se apropia de una simbiosis creativa eficaz en su desenvolvimiento escénico y hace una Carmen contemporánea en su estructura, pero tan española como universal y mundialmente versionada. Aunque aspectos como un reverdecido y joven cuerpo de baile y la concreción escénica pueden mejorar –el tiempo y la práctica influirá en ello para bien– en pos de la calidad de una puesta que tiene en el vestuario y el diseño de luces uno de los puntos a su favor.

Además, como parte de la noche de apertura quedó inaugurada en el lobby del Teatro Eddy Suñol, una exposición fotográfica de Daileydis Carrazana, primera bailarina de la Compañía Mal Paso, en la que el bailarín –mayormente durante los ensayos– deviene protagonista absoluto de la muestra fotográfica.

Carmen por el Ballet de Camagüey. Foto: Carlos Rafael

El Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov surgió en septiembre de 2014 con el objetivo de estimular el trabajo de los jóvenes bailarines cubanos y latinoamericanos y además, llevar la danza como vía de comunicación y expresión al público interesado en esta manifestación artística. Desde entonces el evento es patrocinado por la compañía Codanza y auspiciado por el célebre bailarín ucraniano Vladimir Malakhov, quien afirmó en la inauguración del evento: “Hace cinco años por primera vez vine a este escenario y bailé para ustedes, ahora el tiempo ha pasado y una vez más me encuentro aquí bailando para ustedes. La competición no ha envejecido y con ella yo también he rejuvenecido y una vez más me voy a cargar de energías de tantos bailarines, coreógrafos y compañías que vienen a demostrar sus talentos. Ustedes me dan energía y yo haré lo mejor que pueda hacer para convertir a Holguín en la capital de la danza”.

Un patio para el bolero…

Inauguración del espacio Patio del Bolero. Foto: Lázaro Wilson

Cuando el santiaguero Pepe Sánchez escribió su conocido Tristezas alrededor de 1883, no imaginó que a partir de aquel instante, muchas personas se enamorarían escuchando boleros. Un bolero es una declaración de amor, pero también sus letras

Holguín es una fuerte plaza bolerística en el país, basten los nombres de Juanito Márquez y Manuel Licea “Puntillita” para ubicarla con propiedad en el mapa sonoro en la isla. Por eso y con el objetivo de preservar uno de los géneros cubanos más conocidos internacionalmente, se reinauguró el Patio del Bolero, “una instalación

Inauguración del espacio Patio del Bolero. Foto: Lázaro Wilson

que se devuelve a la ciudad en todo su esplendor”, según dijo Lizandra Lafuente González, directora del Centro Cultural Plaza de La Marqueta, poco antes de cortar la cinta que dio paso al acogedor local ubicado en la calle Peralejo entre Maceo y Libertad.

Antecedido por una especie de recibidor donde el cliente puede degustar los primeros tragos en el Bar Delirio, el Patio del Bolero tiene capacidad para 48 personas y brinda un servicio de matiné y, además, coctelería y platos de diferentes tipos, mientras se escucha a los mejores intérpretes del género, comenta Miguel, el director del local.

El lugar es uno de los sitios más agradables de la ciudad de Holguín: propio para la cita romántica, el Patio posee un aprovechamiento arquitectónico envidiable y un mobiliario de acuerdo al propósito y a los requerimientos del espacio. Vemos, también, en sus paredes, rubricados títulos de conocidos boleros, en medio de las sombras cómplices añadidas por la iluminación, mientras el amplio escenario acoge a los músicos que alargarán la noche con sus interpretaciones.

Autoridades de la provincia asisten a inauguración del Patio del Bolero. Foto: Lázaro Wilson

La inauguración del local –presidida por Luis Antonio Torres Iríbar, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y su primer secretario en Holguín, y Julio Cesar Estupiñán Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en la provincia– contó con las interpretaciones de los cantantes Gladis María, Ernesto Infante y Daniel Arseris, entre las voces más reconocidas del género en la ciudad. La voz cálida, dulce, de Gladis María nos entregó temas como “Alma con alma”, de Juanito Márquez, “Perdóname conciencia” y “Cómo han pasado los años”… Por su parte, Ernesto Infante ofreció, entre otros, los clásicos “Quizás, quizás, quizás”, “Por amor” y “Yolanda”, ese último de Pablo Milanés. Según Infante, músico de amplia trayectoria en la ciudad: “Debemos sentirnos orgullosos de tener un lugar hermoso como este, hecho con mucho amor. Hay que caracterizar en la ciudad este lugar como lo amerita, pues este es el segundo espacio con estas características después de El gato tuerto, en La Habana, un lugar mágico donde los artistas que hacemos boleros podemos venir e interpretar nuestros temas”.

Inauguración del espacio Patio del Bolero. Foto: Lázaro Wilson

La noche concluyó con las interpretaciones de Daniel Arseris, un cantante con una voz que recuerda las viejas sonoridades de victrolas, a medianoche, en bares y cantinas. Quizá por eso Arseris escogió un repertorio propio de la primera mitad del pasado siglo, antes de complacer a los presentes con temas que estos le solicitaran. Yo, cuando vino a la mesa, le pedí “Contigo–Besos salvajes”, una combinación de dos boleros que hizo clásica en los años 50 y 60 el villaclareño Ñico Membiela. Daniel Arseris cantó el primero, con música del trío mexicano Los Panchos. De la segunda tarareo, a capela, algunos fragmentos casi como colofón de una noche que parece extenderse en muchas otras similares para quien visite el holguinero Patio del Bolero.

En Birán, el profeta de la aurora cumple 91 años

Presentación del libro El profeta de la aurora de los investigadores Antonio López Herrera y Odalys Leyva Rosabal en el sitio histórico de Birán. Foto: Carlos Rafael

Bajo la sombra del algarrobo que custodia parte del conjunto histórico de Birán –sitio del municipio holguinero de Cueto donde nació, el 13 de agosto de 1926, el líder histórico de la Revolución Cubana– se realizó el acto nacional por el 91 aniversario del nacimiento del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

El acto político–cultural recordó el legado de Fidel a 91 años de su nacimiento y a menos de un año de su desaparición física, y además, los 60 años del asesinato en Pinar del Río, por miembros de la tiranía batistiana, de los hermanos Luis Rodolfo y Sergio Enrique Saíz Montes de Oca. La conmemoración estuvo, asimismo, presidida por Luis Antonio Torres Iríbar, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y su primer secretario en Holguín; Julio Cesar Estupiñán Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en la provincia; Boris Zapata, primer secretario del PCC en el municipio Cueto, y Nayla Leyva, primera secretaria del comité provincial de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), entre otros miembros del Buró Provincial del Partido, el Gobierno y demás organizaciones de masas de la provincia.

Al inicio de la gala, la pionera Mabel Quevedo, del seminternado “6 de Agosto”, del propio Birán, calificó a Fidel como el “padre mayor” de los cubanos y un ejemplo a seguir por las actuales y futuras generaciones. Mientras el protagonismo artístico recayó en los poemas y canciones –entre ellos temas como Es él y Cuba que linda es Cuba y versos del holguinero Freddy Camilo Morfe– interpretados por la compañía infantil Ronda de los sueños, dirigida por Grisel Velázquez, y en la actuación de los holguineros de Crazy Rappers.

Fue entregada, además, la medalla conmemorativa por el 50 aniversario de la UJC a diferentes instituciones y personalidades: PCC, recibido por Luis Antonio Torres Iríbar, su primer secretario en la provincia; Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, por Roberto Infante, su presidente en Holguín; Sitio Histórico de Birán, por su director, Lázaro Castro Aguilera; compañía infantil Ronda de los sueños, en manos de su directora Grisel Velázquez; la reconocida Doctora Pura Avilés Concepción; el MSc. Elier Gómez Martínez, y el combatiente de la Revolución Cubana, Adolfo Bendadi Herrera.

Además, el momento fue idóneo para la entrega del carnet de militantes de la UJC a varios jóvenes destacados por su “temple y su carácter”, al decir de Nayla Leyva, primera secretaria de su comité provincial. Muchos de ellos participaron en el Campamento Juvenil de Verano, que trajo a Holguín alrededor de 120 jóvenes de la vecina provincia de Granma, presentes también esa mañana en el sitio histórico de Birán.

Compañía infantil Ronda de los sueños. Foto: Carlos Rafael

La propia Nayla añadió en las palabras centrales del acto: “Hoy vivimos ese instante de emociones, sentimientos y recuerdos en este sitio histórico que vio nacer al luchador incansable, al Quijote de todos los tiempos, al revolucionario completo, al más universal de los hombres del siglo XX y XXI, al guerrillero del tiempo, al evangelio vivo, pero sobre todas las cosas, al padre, al hermano, al amigo entrañable.

Hombre de insignes batallas, de valores intachables, de compromiso insuperable, ejemplo de integridad y fe infinita en el triunfo, conductor y guía de la Revolución, quien entregó toda su vida a la Patria y la Revolución, razones más que suficientes para que en este día especial, sus niños, adolescentes, jóvenes y pueblo, con infinito amor, ternura, firmeza, lealtad y cariño, rindamos homenaje a nuestro eterno joven rebelde, a nuestro querido Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en ocasión de conmemorar el 91 aniversario de su natalicio”.

Finalmente fue presentado el libro El profeta de la aurora (Editorial San Lope, Las Tunas, 2017) de los investigadores Antonio López Herrera y Odalys Leyva Rosabal, por sus propios autores y el MSc. Elier Gómez Martínez.

“El libro es un homenaje, de alguna manera, a las personas que han visitado este histórico y sagrado lugar. Hemos hecho una selección de las miles de dedicatorias que conservamos, de la impresión que se llevan los que llegan a Birán y lo hacemos desde este lugar, debajo del algarrobo lleno de tanto simbolismo”, añadió Antonio López Herrera, uno de los autores del libro e historiador principal del Conjunto Histórico de Birán.

Este volumen, concebido en cuatro partes, incluye pasajes de la vida de Fidel, cartas a sus hermanos, las posibles orígenes del nombre Birán, testimonios de personas que trabajaron para la familia Castro Ruz y, finalmente, versos y prosas poéticas –muchos de ellos firmados por autores como el Premio Nobel de Literatura 1982 Gabriel García Márquez, Carilda Oliver Labra, Juan Gelman, Nancy Morejón y Miguel Barnet– dedicados al Profeta de la Aurora, como lo definió Ernesto Che Guevara.

Días electrónicos en las playas holguineras

El balneario de Caletones, en el municipio holguinero de Gibara, se convirtió en la capital cubana de la música electrónica entre el 4 y el 6 de agosto. Una marea de sonidos bañó las costas gibareñas, impulsadas por las “fluctuaciones” acústicas del Festival Nacional de Música Electrónica Stereo G 2017.

Festival Stereo G 2017 Foto: Juan Pablo Carreras

Este es uno de los principales festivales de su tipo en Cuba, aseguran muchos. Es un megaevento, dice Juan Pablo Carreras, fotorreportero de la Agencia Cubana de Noticias (ANC) y entusiasta defensor del Festival. Otros llegan desde diversas partes del país, mochilas al hombro, y otorgan la primacía al evento organizado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en la provincia y el proyecto anfitrión ELECTROZONA, liderado por Ernesto TIKO Hidalgo. En su 6ta edición y por tercera vez consecutiva en el balneario ubicado al norte del municipio de Gibara, Stereo G 2017 reunió a los principales exponentes del género electrónico nacional en interacción constante con la naturaleza.

“El concepto de este Festival es el de música y naturaleza, buscando una escena y una locación que ayude a la gente a relajarse y olvidar las cuestiones de la cotidianidad. Este es un Festival de 72 horas de pura música diferente, arte y cultura diferentes, creado desde un punto de vista no undergraund –llamarlo undergraund sería muy fuerte– pues es una música más de adentro, de lo que tú creas de la música electrónica, del techno, del house y otras vertientes menos promocionadas en el país. Más que diversión, es el engranaje de naturaleza, playa, diversión, compartir, conocer, soñar, viajar…”, comenta Dj TIKO, organizador del evento que aglutinó amantes del género electrónico de diferentes partes del país.

Entre los músicos que pusieron múltiples sonidos electrónicos a las tardes y a las noches del Festival, se encuentran Djoy d Cuba (La Habana), Resak (Ciego de Ávila), Xander Black (La Habana), Daniela Vásquez (La Habana), Dj Muerto (Sancti Spítitus), Zevil (Guantánamo), Afrik (Camagüey), I.A (La Habana), Whisper (Holguín), TheTony´s Screams (Holguín), Luis Santana (Holguín), DJ Arte (Holguín) TIKO SK8 Performance Live y los anfitriones de ELECTROZONA. Como invitado especial, estuvo Emmanuel Blanco, hijo del pionero de la música electroacústica en Cuba, Juan Blanco, y director del Laboratorio Nacional de Música Electroacústica, en La Habana.

“Me gustaría que las instituciones se insertaran más, que tuviéramos más cobertura y un poco más de escenografía y espectáculo, sin dejar el concepto musical que defendemos. Me gustaría más eso. Espectáculo en el sentido de una escenografía que te impacte, eso te ayuda mucho a la hora de hacer tu performance y tu sesión de música”, comenta Dj TIKO.

Este es un evento que defiende la identidad nacional, los valores de la creación artística alejada de los géneros comerciales, defendida por la AHS, y la interacción con la naturaleza en un paisaje idóneo para ello. “Solo hay que ver la cantidad de banderas cubanas en toda la playa como símbolo de identidad y respeto a nuestros valores”, me dice uno de los participantes. El Stereo G “Marea de Sonido” fue escenario, además, de interacción entre diversas manifestaciones culturales; allí confluyo el arte del proyecto Fantasía, además el proyecto RECREARTE presentó un modelaje y muestras de body art, con dirección de Gilberto García. En las mañanas, el INDER de Gibara realizó juegos de participación en la playa, una de las zonas preferidas en la etapa estival por los habitantes del municipio costero, la ciudad de Holguín y zonas cercanas.

Festival Stereo G 2017 Foto: Juan Pablo Carreras

El evento –además de ser organizado por la AHS holguinera– contó con el apoyo de la Casa de Iberoamérica, el Laboratorio Nacional de Música Electroacústica, la Dirección Provincial de Cultura de Holguín, Artex Promociones Artísticas y Literarias, y la Unidad Municipal de Apoyo a la Actividad Cultural (UMAAC) de Gibara, y fue –al decir de su creador y organizador Ernesto TIKO Hidalgo– “un gran ciclón como el propio eslogan, una marea de sonido”.

Stereo G 2017: Marea de sonido en las costas holguineras

Cartel del Festival Stereo G 2017. Foto cortesía del Comité Organizador

Entre el 4 y el 6 de agosto, el balneario holguinero de Caletones se convertirá en la capital cubana de la música electrónica al acoger el Festival Nacional de Música Electrónica Stereo G 2017 Marea de Sonido.

Organizado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en la provincia y el proyecto anfitrión ELECTROZONA, liderado por Ernesto TIKO Hidalgo, Stereo G reúne en su 6ta edición y por tercera vez consecutiva en el balneario ubicado al norte del municipio de Gibara, a los principales exponentes del género electrónico nacional en interacción constante con la naturaleza.

“El concepto que quiero llevar con este Festival es el de música y naturaleza, buscando una escena y una locación que ayude a la gente a relajarse y olvidar las cuestiones de la cotidianidad. Este es un Festival de 72 horas de pura música diferente, arte y cultura diferentes, creado desde un punto de vista no undergraund –llamarlo undergraund sería muy fuerte– pues es una música más de adentro, de lo que tú creas de la música electrónica, del techno, del house y otras vertientes menos promocionadas en el país. Más que diversión es el engranaje de naturaleza, playa, diversión, compartir, conocer, soñar, viajar…”, comenta Dj TIKO, organizador del evento que aglutina amantes del género electrónico de diferentes partes del país.

Lona del Festival Stereo G 2017

Entre los músicos que pondrán múltiples sonidos electrónicos a las tardes–noches del Festival, entre las 4 de la tarde y las 7 de la mañana, se encuentran Djoy d Cuba (La Habana), Resak (Ciego de Ávila), Xander Black (La Habana), Daniela Vásquez (La Habana), Dj Muerto (Sancti Spítitus), Zevil (Guantánamo), Afrik (Camagüey), I.A (La Habana), Whisper (Holguín), TheTony´s Screams (Holguín), Luis Santana (Holguín), DJ Arte (Holguín) TIKO SK8 Performance Live y los anfitriones de ELECTROZONA. Como invitado especial, añade Dj TIKO, estará Emmanuel Blanco, director del Laboratorio Nacional de Música Electroacústica, en La Habana.

“Me gustaría que las instituciones se insertaran más, que tuviéramos más cobertura y un poco más de escenografía y espectáculo, sin dejar el concepto musical que defendemos. Me gustaría más eso. Espectáculo en el sentido de una escenografía que te impacte, eso te ayuda mucho a la hora de hacer tu performance y tu sesión de música”, comenta Dj TIKO.

El Stereo G Marea de Sonido es escenario, además, de interacción entre diversas manifestaciones artísticas; allí confluirá el arte del Teatro Guiñol de Holguín, el proyecto de narración oral “Palabras al viento”, de la Casita del cuento, el proyecto Fantasía y el proyecto RECREARTE que presentará un modelaje y muestras de body art, con dirección de Gilberto García. En las mañanas, el INDER de Gibara realizará juegos de participación en la playa grande de Caletones, una de las zonas preferidas en la etapa estival por los habitantes del municipio costero, la ciudad de Holguín y zonas cercanas.

El evento –además de ser organizado por la AHS holguinera– cuenta con el apoyo de la Casa de Iberoamérica, el Laboratorio Nacional de Música Electroacústica, la Dirección Provincial de Cultura de Holguín, Artex Promociones Artísticas y Literarias, y la Unidad Municipal de Apoyo a la Actividad Cultural (UMAAC) de Gibara. Y es –al decir de su creador y organizador Ernesto TIKO Hidalgo– “un gran ciclón que se avecina como el propio eslogan marea de sonido”.

cmyk: recorrido de La Luz a través del diseño gráfico

Cartel de la exposición “cmyk recorrido de la luz” (cortesía de Frank A. Cuesta)

El diseño editorial como rama del diseño gráfico y, además, como expresión que conjuga en un mismo corpus el trabajo de varios creadores, en función del libro como objeto artístico, resulta motivo principal, y al mismo tiempo búsqueda, atalaya, de la exposición “cmyk recorrido de la luz”, del joven diseñador Frank Alejandro Cuesta (Gibara, 1992) que se exhibe en la sede de Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín.

Frank Alejandro parte en su exposición de una premisa necesaria pero no siempre comprendida en el ámbito editorial cubano: defender el diseño gráfico, específicamente el diseño del libro, como obra de arte, una obra de arte colectiva en la que intervienen, además del diseñador: fotógrafos, dibujantes, artistas visuales… en función del libro, no solo su cubierta (portada, contraportada y lomo) sino, además, sus interiores y toda la hechura final del título.

Para “cmyk recorrido de la luz”, con curaduría del poeta Luis Yuseff, editor principal de La Luz, el joven artista escogió una muestra aproximada de 20 títulos, entre los más de 70 que ha diseñado para el sello editorial, además de varias campañas de promoción de la lectura, entre ellas “Leer seduce”, por la que mereció, de manera compartida, el Premio de la Ciudad de Holguín 2016 en Comunicación Promocional. Un promedio de 20 títulos, de los más variados géneros y autores, donde Frank Alejandro explora las disímiles posibilidades que le ofrece el diseño editorial a sus intereses artísticos, componen la muestra con cuyo proyecto mereció la Beca “El Reino de este Mundo” de la AHS en 2017.

Al decir del periodista y escritor Eugenio Marrón, en las palabras del catálogo de la exposición: “Con el perfil de Ediciones La Luz, el siglo XXI y el libro cubano entran en relación muy fecundante para un entorno tan versátil como sugestivo en el diseño de hoy: cautivar al lector, pero también ofrecerle una variante en la que agudeza y aplicación se entrelazan en un sitio permanente que engalana el entorno, desde los anaqueles de una librería hasta el rincón donde alguien se adentra en sus páginas en pos de salvación y amparo. Que un joven artista del diseño alcance ya lo que en esta exposición se reúne, muestra de un tiempo relativamente corto, pero generosamente intenso, es fortuna a la hora del libro”.

Inauguración de la exposición “cmyk recorrido de la luz”, del joven diseñador Frank Alejandro Cuesta (foto Carlos Rafael)

Así, por ejemplo, encontramos cierta fascinación en el joven diseñador, propia de sus búsquedas y tanteos creativos, por el uso del blanco en la cubierta, cuestión no siempre explotada en el campo editorial cubano que tuvo, al menos en el diseño, su época dorada en la década del 70 del siglo pasado, con exponentes de renombre como Raúl Martínez y Tony Évora.

En la muestra, el diseño de los siguientes libros evidencia esta peculiaridad en busca de cierta armonía cromática, sin dudas lograda, donde el blanco centra la atención visual en el resto de los elementos (tipografía, obras de arte utilizadas) que componen el diseño: Confesiones eróticas y otros hechizos, poemas de Daína Chaviano, con ilustración, traslúcida y seductora por demás, del reconocido artista Ernesto García Peña; Anatomía de una isla. Jóvenes ensayistas cubanos, con una fotografía tomada a la instalación “Extratexto”, de Jorge Wellesley; Caballos de vapor, de la narradora española Marina Perezagua, con una sugestiva fotografía de Yauri Ginarte Aliaga; 20 cuentos de humor & Otto autor desesperado. Antología del Premio Aquelarre de Cuento, con ilustraciones del caricaturista y humorista Onelio Escalona; La cantidad rosada, poemario de Roberto Fournier, con una obra de Pedro Manuel Herrera, y Pent–house en el infierno, poemas de Maikel J. Velázquez, con una fotografía del joven Lino Valcárcel.

En estos libros –tomando como excusa el trabajo con el blanco en sus portadas– encontramos, además, el uso de los otros elementos visuales que caracterizan el diseño gráfico de Frank Alejandro, parte de la identidad visual de Ediciones La Luz: las fotografías, los dibujos, las instalaciones, las obras de arte… en diálogo harto provechoso y necesario con el libro y su contenido.

Inauguración de la exposición “cmyk recorrido de la luz”, del joven diseñador Frank Alejandro Cuesta (foto Carlos Rafael)

Dialogan con fotografías (de distintas maneras y en función de las posibilidades y objetivos del diseño de cada libro) títulos como los mencionados Caballos de vapor y Pent–house en el infierno. En Unplugged, de Rubén Rodríguez, una provocadora foto de Danny Baldwin resulta demasiado atractiva como para pasar por alto un libro así, después de recibir su impacto visual. Lo mismo sucede con Purple Traffic, traducción de Emily Dickinson, cuya portada, sobria y sencilla, como la obra de la poeta estadounidense, posee la misma serenidad y belleza que la fotografía del inconfundible artista Robert Mapplethorpe. Además, Asimetría, poemario de Antonio Herrada, con una pieza de Lino Valcárcel; Como un cirio dulcemente encendido y Una señal menuda sobre el pecho del astro, respectivos libros con la poesía completa y los ensayos de Gastón Baquero, donde la foto, trabajada en cada caso, es de la autoría del propio diseñador; Compraremos la ciudad, poemario de Allen Ginsberg, con fotografía de Norge Luis Labrada; Grunge, cuentos de Alejandro Rama, con obra de Anelí Pupo; Los basureros, pieza teatral de Yerandy Fleites, con una sugestiva fotografía, a toda cubierta, de Yamil Domínguez; y Otras lecturas del cuerpo, poemas de Maylán Álvarez, donde encontramos, también a toda cubierta, la original pieza, como la cosmología de la artista, “No soy yo, es mi cuerpo el que recuerda”, perteneciente a la serie “Con el empeine al revés” (2003–2006) de Cirenaica Moreira. Otra pieza de Cirenaica, esta vez una fotografía de Ahmel Echevarría al performance “Estas flores malsanas” (2015), es motivo del diseño de Medea maelstrom, obra teatral de Roberto Viña. A su vez, en diálogo provechoso con el libro, Frank Alejandro utiliza la fotografía a unos vasos griegos, en técnica del rojo sobre negro, hermosos y, al mismo tiempo, narrativos, en el poemario Invención de Alejandría, de David López Ximeno.

Frank Alejandro Cuesta durante la inauguración de la exposición “cmyk recorrido de la luz” (foto Carlos Rafael)

En otros libros, Frank Alejandro utiliza obras de diferentes exponentes de las artes plásticas, como en La enfermedad del bronce, libro de poemas de Irela Casañas, ilustrado con una pieza de Glenda León, y el mencionado Confesiones eróticas y otros hechizos, con una pieza de Ernesto García Peña. Otros ilustradores han creado obras específicas para libros, ya sea sus cubiertas o interiores, o ambas, entre ellos: Onelio Escalona, en 20 cuentos de humor y Otto autor desesperado; Albertho Díaz de León, para la antología infantil Dice el musgo que brota; Alexeis Alfonso en El rumbo de las mareas, libro–álbum de la chilena Maga Villalón, y Luis Miguel García Mari, para la antología de poemas Vientos alisios. Mientras que en El libro de los abrazos, el joven diseñador dio riendas sueltas, metafóricamente, a las posibilidades creativas sugeridas por el texto del uruguayo Eduardo Galeano.

Si bien “cmyk recorrido de la luz” es solo un muestrario –profuso visualmente, interesante y bien logrado, por demás– de la obra de este talentoso diseñador y del trabajo de Ediciones La Luz en unos pocos años, la amplitud de sus miradas, la utilización de diversos recursos gráficos y los objetivos propuestos en función del libro como objeto artístico, la inscriben, desde ya, como parte indeleble del diseño gráfico cubano de todos los tiempos.

Rapdicando las realidades del hip hop cubano

Cartel de la Jornada de Hip Hop Rapdicando (foto cortesía del comité organizador)

El Abrevadero, café del arte joven holguinero, en la Casa del Joven Creador de la AHS, sirvió de escenario a las agrupaciones raperas de toda la isla para conversar y debatir acerca de la realidad del movimiento del Hip Hop cubano: nuevas tendencias, producción y eventos, en el marco de la Jornada de Hip Hop Rapdicando.

El panel, moderado por el investigador y profesor universitario Danilo Guerrero, abordó fundamentalmente los modos de producción y promoción de las agrupaciones raperas cubanas desde sus inicios hasta la actualidad.

“El Hip Hop se afianza en la cultura alternativa cubana en un momento muy difícil de la historia de la isla, la década del 90 y el comienzo del “Período Especial”, cuando la gente comienza a buscar otros tipos de lenguaje, porque era una época donde el mensaje debía ser, necesariamente, directo, había que hablar claro las cosas para intentar buscar una solución”, afirmó Danilo.

El rap se convierte en sus inicios en una forma necesaria de expresión y muchas veces llenaba el alma de sus seguidores. Entre sus principales temas se encontraban la pobreza, la discriminación, la marginalidad, las desesperanzas y una contenida “ira” pues eran marcados como “marginales”.

A diferencia de la actualidad, en los años 90 e inicios de los 2000, el rap se afianza en la isla y es unos de los géneros más radiados; hubo mucha aceptación general en Cuba, fundamentalmente por una agrupación que en sus inicios no era aceptada y hoy representa parte del rap cubano escuchado mundialmente: Orishas. Es también una época donde empiezan a proliferarse estudios alternativos de grabación y nuevas maneras de producción.

Panel dedicado a la realidad del movimiento del Hip Hop cubano (fotos Carlos Rafael)

Pero… ¿qué pasa hoy con las dinámicas de producción y promoción de las agrupaciones raperas en la isla? Según Danilo Guerrero, también realizador radial de espacios musicales, las agrupaciones raperas cubanas deben buscarse vías propias de promoción y producción; hay que crear los espacios propios para este movimiento y para la promoción del género en la isla; se debe asumir el rap cubano como un género propio dentro de nuestro ámbito musical, pues a diferencia de otros géneros, este trata temas de la realidad social mediante un discurso directo, alejado de rebuscamientos y refinamientos que entorpecen el mensaje que queremos hacer llegar al público, a las comunidades…

La década de los 90 fue un período de expansión del Hip Hop: Cienfuegos, Camagüey, Santiago de Cuba, Guantánamo, reafirman un modo de hacer que desborda los marcos de La Habana, donde se toma como punto de partida para el movimiento del Hip Hop Cubano la celebración del “Primer Festival de Rap Cubano” en el barrio de Alamar, auspiciado por la AHS, y por el Ministerio de Cultura, en Habana del Este, donde participaron diez agrupaciones y un público joven que desbordó el ámbito de la plaza donde se desarrolló el evento. Aunque Alamar pudo organizar otros festivales, el intento terminó como otros “por falta de recursos”, aunque se diseminaron los espacios para hacer Hip Hop por toda la isla.

Panel dedicado a la realidad del movimiento del Hip Hop cubano (fotos Carlos Rafael)

“En sus inicios sí existió un movimiento de rap cubano, pero actualmente son artistas haciendo rap. Un movimiento gira alrededor de una agencia que represente a estos artistas, que a su vez implica productores, promotores, equipo de prensa y a este movimiento debe sumarse las comunidades para las cuales ofrecemos nuestro arte. Si comparamos las escenas de Hip Hop anteriores y las de ahora, vemos que el “movimiento” rapero en Cuba es un “desastre”; debemos lograr atraer al público como se hacía antes… y los principales protagonistas somos nosotros: los artistas tienen que tratar de hacerse de público mediante un arte comprometido y buscar nuevas vías de producción y promoción del Hip Hop cubano, no podemos sentarnos a esperar que una agencia o institución nos proponga la realización de un evento o determinada actividad, puntualizó el músico Malcom Junco.

Aunque existe una “Agencia Cubana del Rap”, no son todos los que están en ella, sino los que tienden a ser un poco más comerciales y “dicen las cosas” con más sublimidad. Actualmente se convoca al rap en eventos como “Lucas” y “Cuerda Viva”, los dos espacios más conocidos dentro de la farándula musical cubana, pero jornadas como esta marcan un arte legítimamente rapero que intenta romper convencionalismos y mirar desde otros puntos de vista el movimiento rapero de la isla.

Magia y danza en un único acto

El Ballet de Cámara de Holguín durante el espectáculo de variedades como parte del proyecto Enigma (foto Carlos Rafael)

El Ballet de Cámara de Holguín y el reconocido mago Carlos Ayala compartieron escenario con una sui generis e interesante propuesta de variedades en la sala “Raúl Camayd” del Teatro “Eddy Suñol”.

Con dirección general del propio Ayala, coreografías de Parodi y dirección artística de Mayra Fernández, el proyecto Enigma –útil interacción entre la magia y la danza– ofreció a los espectadores un variado programa donde predominó, sobre todo, el arte del mago Ayala y sus ayudantes, y la compañía, como apoyatura y complemento, del Ballet de Cámara de Holguín, uno de los reconocidos colectivos holguineras.

No es justo, al menos del todo, valorar el desempeño del Ballet de Cámara como agrupación en un espectáculo donde el desenvolvimiento coreográfico se supedita al empeño mayor de la propuesta: el hecho del truco, la magia… Aunque es válido añadir que resultó una propuesta fresca y dinámica que se equilibró muy bien, orgánicamente, con los complementos del mago Ayala y sus números. Y que manifestó, además, momentos de fluidez y protagonismo. ¿Acaso la danza no es un misterio incognoscible como todo misterio verdadero? Sus orígenes, por demás, están vinculados a manifestaciones mítico–religiosas del hombre primitivo.

El mago Carlos Ayala protagonizó una noche llena de magia y danza (foto Carlos Rafael)

Por su parte, Ayala demostró, una vez más, en los 45 minutos aproximadamente que duró el espectáculo, ser un artista comprometido con sus habilidades y destrezas, al entregarnos números bastante aplaudidos por el público, la mayoría icónicos dentro del repertorio universal de la magia como entretenimiento y diversión. Entre ellos los trucos con palomas, jaulas, pañuelos, animales, discos, el equilibro sobre espadas el conocido corte en dos de una de sus ayudantes…

Lástima el poco público en estas propuestas veraniegas del Teatro “Eddy Suñol”. Propuesta donde el mago Ayala y el Ballet de Cámara de Holguín, integrando el Proyecto Enigma, nos demuestran con destreza, una vez más, que la magia y la danza van, indisolublemente, tomadas de la mano.