Viaje a la semilla

En un periplo a reencontrarnos con nuestra esencia deviene cada encuentro con Bariay. Quizás por el olor a mar y su paisaje circundante, o el encanto de esa zona costera, pero al llegar al Cayo algo dentro nos debate entre nostalgia y no sé qué más, pero reafirma que esta es a tierra más hermosa…

En un periplo a reencontrarnos con nuestra esencia deviene cada encuentro con Bariay. Foto del autor

A ritmo del Kiribá, con sabor a casabe y café carretero, disfrutamos de la poesía de lo simple, ese encanto de lo humilde, allí donde lo auténtico encuentra su origen y donde posee verdadero valor lo esencial, lo invisible a los ojos.

Desintoxicarse del estrés citadino y llegar allí donde están nuestros orígenes es quizás la mejor propuesta. Foto del autor

Reafirmando una tradición ancestral, la familia Rojas Zaldívar encuentra placer y orgullo en las horas dedicadas a la elaboración del casabe o pan de indias; llegar a esta zona del municipio Rafael Freyre es como retroceder en el tiempo, al centro de la semilla.

Disfrutamos de la poesía de lo simple, ese encanto de lo humilde. Foto del autor

Al fogón de leña le acompaña el jarro de café carretero, ese que acabó de salir del pilón; la bebida típica de nuestros campos viene en manos de la mejor de las intenciones, acompañadas de la más sincera de las sonrisas.

Al fogón de leña le acompaña el jarro de café carretero, ese que acabó de salir del pilón. Foto del autor

Desintoxicarse del estrés citadino y llegar allí donde están nuestros orígenes es quizás la mejor propuesta del I Taller de Indigeneidad en el Oriente cubano, que encontró en esta visita su jornada de clausura.

Elaboración del casabe
Elaboración del casabe

El poder de los museos

Dedicación, desinterés, apego profesional sin límites, sacrificio sin quizás las mejores condiciones ni medios, a ellos les quedaría bien la frase, trabajar por amor al arte, pero en este caso, al conocimiento.

Sin lugar a dudas los museólogos cubanos son un ejemplo de consagración y amor profesional. Foto del autor

Sin lugar a dudas los museólogos cubanos son un ejemplo de consagración y amor profesional, por ello, más allá de todo lo que pueda festejarse este 18 de mayo, cualquier día es idóneo para felicitarlos por el tesón con que asumen las arduas jornadas documentación, conservación y estudios en pos de preservar el patrimonio con que cuentan sus instituciones.

Hasta la Villa blanca de los cangrejos, esa encantadora Gibara, arribamos para celebrar junto con los trabajadores de uno de sus centros culturales más importantes el Día Internacional de los Museos.

Como un viaje en el tiempo a la Colonia y parte de la República en Cuba es visitar al Museo de Arte de la ciudad costera, donde se atesoran piezas de exquisita factura y elevado valor coleccionable, resumiendo la historia de localidad contada a través de las pertenencias de algunas de las familias más representativas del territorio nororiental.

Un encomiable bregar en varias de las principales áreas que respectan al patrimonio exhibe esta institución, no es de extrañar entonces que fuesen elegidos como sede provincial para celebrar tan importante fecha establecida por el Consejo Internacional de los Museos (ICOM), la cual se celebra desde 1977.

Una institución que exhibe resultados satisfactorios, con importantes colecciones y valiosísimos exponentes, correctamente documentados y conservados, así como con una divulgación activa en cada una de las plataformas, es la del Museo de Arte de Gibara, al decir de Evelyn Hernández Cobas, directora del Centro provincial de Patrimonio Cultural en Holguín, quien elogiara al colectivo bien documentado e incondicional además, pues se incorporan a todos los procesos que se les convoca, unido a la acertada dirección con que cuentan. Asimismo, el encuentro fue propicio para recordar a la persona de Antonio Lemus Nicolau, con una presencia insustituible en todo el sistema de la cultura gibareña.

Hasta la Villa blanca de los cangrejos, esa encantadora Gibara, arribamos para celebrar junto con los trabajadores de uno de sus centros culturales más importantes el Día Internacional de los Museos. Foto del autor

Bajo el lema “El poder de los museos” se celebra tan importante fecha a nivel internacional y en nuestro país que, para la ocasión, encontró en el Museo de Arte de Gibara la sede provincial de los festejos, espacio cultural que cumple además, en este 2022, el venidero mes de julio, 45 años de fundado.

LOS ATAQUES A POBLACIONES

Por el Ms. C. José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia

Las fuerzas armadas de la dictadura tenían un verdadero entramado de pequeños puestos de la guardia rural con una  dotación de una o dos parejas en los pequeños caseríos, así como cuarteles de ese cuerpo situados en centrales azucareros y otros poblados de mayor importancia, con una docena o mayor cantidad de militares.  Los combatientes del cuarto frente realizaron ataques a algunos de estos cuarteles. Estas acciones se desarrollaron fundamentalmente en el territorio de los antiguos municipios de Gibara, Puerto Padre, Bayamo, Holguín, Victoria de las Tunas y Camaguey.

A partir de la llegada de las columnas rebeldes a los llanos orientales los poblados comenzaron a perder importancia para el mando batistiano y se convirtieron en un verdadero dolor de cabeza. Foto: Internet

Hemos considerado que la lucha guerrillera en esta región podíamos dividirla en dos periodos fundamentales. El primero comprende desde el inicio de la primera guerrilla (1) en el veranos de 1957  hasta agosto de 1958. En este periodo las fuerzas revolucionarias están integradas por grupos armados con escopetas, fusiles deportivos y revólveres fundamentalmente. En el segundo periodo septiembre a diciembre de 1958 en la zona operan varias columnas enviadas de la Sierra Maestra que cuentan con armas de guerra. (2) Fuera interesante realizar un breve análisis sobre estas acciones rebeldes sobre las poblaciones controladas por el enemigo.  En el primer periodo estudiado de la lucha guerrillera en los llanos orientales, verano de 1957-agosto de 1958, estas guarniciones tuvieron una gran importancia pues dada la debilidad del movimiento guerrillero los militares podían hacer recorridos por el área bajo su jurisdicción  con pocas posibilidades de ser atacados. Eran un medio de dominio sobre los campos colindantes y de amenaza  constante para los guerrilleros. Por las escasas armas de los  rebeldes cada uno de estos cuartelillos devenía en un bastión inexpugnable para  las  aspiraciones de los  revolucionarios.  En  este periodo los escopeteros tan solo pudieron capturar un insignificante puesto de la guardia rural, en el poblado de  Mir,  término municipal de Holguín, en un inesperado ataque -31 de  marzo  de 1958-, dirigido por Orlando Lara.

La  situación cambio por entero con la llegada de las columnas rebeldes. Una de las características de este nuevo periodo fueron los ataques a cuarteles. Lo que podemos considerar como la primera acción en este periodo fue el asalto que dirigió Cristino Naranjo (3) contra la hacienda de Limoncito en el municipio Holguín (4). En ese lugar la dictadura había situado una pequeña guarnición. Cristino describió en estos términos el ataque.

Día 17 de septiembre: … a las 6 pm la tropa bajo el mando del Capitán Cristino Naranjo atacó la finca Limoncito del representante Martín Robaina Leiseca y que en la mencionada finca estuvo un cuartel de la Guardia Rural y por la noche armaba un grupo de civiles para la protección de la misma.  En el mencionado ataque nuestra tropa salió sin novedad, ocasionándole cinco bajas al enemigo.(5)

Los revolucionarios ocupan cuatro fusiles  así como 8 armas cortas,  y 5 escopetas de caza de diferentes mil proyectiles para los fusiles de guerra y una cantidad mas modesta para las demás armas. No hay duda que estamos ante una esplendida victoria. En especial por la gran cantidad de parque capturado. Pero sobre todo marco el inicio de un cambio en las operaciones realizadas por los rebeldes.

Luego de esto  los  ataques se sucedieron tanto a puestos aislados como a poblados.  En total fueron atacados por las columnas 12, 14 y 32 los puestos enemigos situados en  -Limoncito, Manatí en dos ocasiones, presa de Holguín,  Jobabo atacado en dos ocasiones, cantera de Palo  Seco, microonda de Buenaventura,  San Germán, Bartle, Puerto Padre, Gibara, Buenaventura. En total se registraron 13 ataques a guarniciones enemigas que protegían un poblado u otro lugar de interés económico. De ellas fueron realizadas por tropas de la Columna 12 un total de 6, por  la Columna 14 un total de 6 y  con fuerzas combinadas de las Columnas 32, 14 y 12  una.  En cinco casos fracasaron los ataques -primer ataque a Jobabo, Manatí, Cantera de Palo Seco, San Germán y Gibara-.

Consideramos como ataque a una guarnición enemiga el combate de la presa. Aunque la presa de Holguín lo que se recuerda fue el combate contra un patrulla que llego sorpresivamente pero esta acción fue inicialmente el ataque a una pequeña guarnición enemiga que custodiaba las maquinas de bombeo de la presa de Holguín. Eddy Suñol en carta a Fidel de 23 de octubre de 1958 le describe el combate en estos términos:

Preparé una acción para tomar el acueducto de Hol­guín, me enteré que tenían tres soldados y que dos de ellos iban por la mañana en una guagua para Aguas Claras a desayunar. Entonces mandé a RaúI Castro Mercadé (6)  a posesionarse al amanecer en el camino por donde iba la guagua con 24 hombres, y yo con otros 24 me posesioné cerca del acueducto dejando los demás acampados en otro sitio lejos de allí, pues pensé «con estos sobran» y no quería exhibir tanta gente.

A las 7 AM vi pasar la guagua y salir en ella dos soldados, esperé unos minutos y asalté el acueducto, tomándolo por sorpresa, recogimos un revólver y tres Springfields con sus cananas, en eso buscábamos al mecánico para que parara las máquinas eléctricas para romperlo, en ese momento estando nosotros en la casa bomba, la posta mía que había mandado a poner en el camino que viene de Velasco, cuando iba a coger posesión vio dos jeeps y un camión de soldados, no dándole tiempo a coger su posición que le asigné (gente de la escuela(7)  sin experiencia) y deja­ron pasar a los soldados sin tirar un tiro, cogiéndonos a dieciocho en la casa bomba, pero los que habían fuera los vieron y dieron el aviso inmediatamente, les abrimos fuego, nos tenían trancados, pues el frente lo tenían tomado, pero todo el mundo se portó como es, fue una cosa de película, enseguida le tomamos el puente y se nos fueron los que se fueron porque el puente es muy largo y a dos soldados nos costó eli­minarlos para pasar y los de atrás ya destrozados se fueron en un jeep y a pie huyendo. Ahí tomamos un San Cristobal y tres Springfield más. Aquí pelearon las mujeres y le digo pelearon todos como unas he­roínas.

La captura de estas pequeñas guarniciones respondía a un plan estratégico elaborado por Fidel y que le explicaba en carta de fecha 8 de octubre de 1958 a Juan Almeida. Foto: Internet

También cogimos un prisionero y otro que habíamos cogido en el acueducto. Dejaron tres muertos, 6 pei­nes Cristóbal y 150 tiros M-1, y 293 balas 30-06, seis mochilas completas y tuvimos dos heridos graves de Ios muchachos aquellos que yo mandé a buscar a Holguín con Mulet (8), se llaman Alcides Aguilera, con un tiro en el pecho. y el otro Hugo Ochoa, con un tiro en la ingle. Pero creo no se muere ninguno, según me dice el médico

Por otra parte Raúl en la guagua cogió dos solda­dos con dos pistolas y dos revólveres, uno desarmado. Total tomado: seis Springfields. Una Cristóbal con 6 peines, dos pistolas 38-32, cuatro revólveres 45, 293 balas 30-06, 156 balas M-1; seis mochilas. (9)

Veamos como se realizaron algunos de estos ataques  El primer ataque a Manatí fue descrito por Eduardo Sardiñas (10) en carta a Fidel Castro de fecha 27 de octubre de 1958:

El martes 14 de octubre elementos de acción incorporados a esta columna atacaron el puesto naval del poblado de Manatí; después de  media hora de intenso tiroteo se ocupó el cuartel y las ar­mas que allí se encontraban, consistentes en tres rifles Springfield, un ametralladora Thompson, dos carabinas M-1, tres pistolas 45, una escopeta de repetición 12, un revólver 38, 1 310 tiros 30-06, 206 b. las 45, 500 tiros M-1, así como una granada de mano. La acción se produjo rápidamente, los cuatro marineros que ocupaban el cuartel al mando de un sargento fueron rendidos, produciéndosele una sola baja: un herido leve en el torax y una baja por parte nuestra: Bernardo González, herido leve en el tobillo el cual se encuentra el franco restablecimiento.

Una vez ocupado el cuartel, el pueblo se lanzó a la calle dando vivas al 26 de Julio, siendo éste ocupado por elementos rebeldes durante cuatro horas. Los marinos, después de confraternizar con los revolucionarios y donde algunos a su persona (sic) fueron reciprocados dando vivas a la marina.

Todos fueron puestos en libertad, realizándose la retirada a solo 500 metros del cuartel de la Guardia Rural, la cual no hizo ningún intento de reforzar a los marinos. (11)

El Segundo ataque  a Manatí fue realizado entre fueras de la columna 12 y las guerrillas que operaban en Camaguey. Se realizo el 29 de noviembre y sitiaron el cuartel enemigo. El día primero de diciembre   la llegada de un refuerzo enemigo apoyado por la aviación obligo a la retirada de los revolucionarios. (12)

El ataque a San German (13) se realizo el 2 de diciembre en la noche. El grupo son unos 100 combatientes que se trasladan en  5 camiones, una camioneta y un Jeep

Los combatientes llegan a un lugar llamado  Sabanilla 6 a unos 3 kilómetros de San Germán, donde descansó la tropa y comió algo. Desde allí continúa. En la noche del 2 llegan al Batey nombrado La Felicia, cerca de San Germán. Allí se dan las últimas instrucciones para el ataque. Las escuadras rebeldes se reparten de forman que los cuatro flancos del cuartel queden bajo el fuego rebelde. Este era una construcción de madera. Alrededor de el se habían construido trincheras.

Alrededor de las 10 pm Cristino inicia el ataque lazando un Cóctel Molotov.  Los rebeldes inician el fuego que de inmediato es respondido con la superioridad del enemigo en armas y parque. Según el testimonio de un rebelde poseían una ametralladora 30. Se  ordeno el avance sobre  el  cuartel. Ante la imposibilidad de tomarlo se ordena la retirada. Los rebeldes tiene 5 heridos de gravedad Uno de ellos muere.

Un ataque muy peculiar fue el realizado el  día 14 de Diciembre a Cacocum. Este tenía como objetivo requisar una cantidad de mercancía que había llegado por el ferrocarril. Este fue realizadlo por las guerrillas de Oscar Fernández (14). Para esto se reúnen diferentes guerrillas pertenecientes al pelotón dos de la columna 14.

Mientras el grupo de Oscar se apropia de las mercancías varias escuadras de  escopeteros se sitúan en los alrededores del cuartel para evitar una incursión enemiga.

Otros compañeros son situados en la carretera central para enfrentar la posible llegadas de   fuerzas enemigas procedente de Holguín.

Lograron llenar unas carretas de mercancías de una de las casillas de ferrocarril que abren. Los soldados descubren a los guerrilleros y se inicia un intercambio de fuego. Estos responden pero se retiran pues no cuentan con medios para sitiar el cuartel. Tampoco ese era su objetivo.

A  partir de la llegada de las columnas rebeldes a los llanos orientales los poblados comenzaron a perder importancia para  el mando  batistiano y se convirtieron en un verdadero dolor de cabeza.  Por un lado políticamente no era  conveniente  abandonar aquellos caseríos y poblaciones al enemigo. Pero al mismo tiempo día  a día los rebeldes se iban apoderando de los campos y cada vez  contaban con mejores armas y mayor número de hombres lo  que hacían   en   extremo  complejo   abastecer   aquellas   aisladas guarniciones.  Para esto último era necesario escoltar los  vehículos que transportaban las  vituallas  necesarias.  Muchas veces estos se veían sometidos al hostigamiento rebelde.

Para el traslado de personal militar se recurrió por último a los costosos viajes en pequeños aviones de transporte que aterrizaban  en pistas aéreas que había en varios de estos poblados.

También hay un aspecto interesante y es la organización de la defensa de los poblados; en esencia la defensa de estos  poblados y  sus guarniciones dependían de dos factores. Uno  lo  podríamos llamar  interno y era la capacidad que tenía cada  guarnición  de organizar y sostener una defensa ante un ataque rebelde. El  otro era  las  posibilidades  e interés que tuviera  la  jefatura  del regimiento de apoyar con sus medios a la guarnición sitiada.

Al  analizar  la defensa de estos poblados debemos de  ver  este asunto en un sentido digamos histórico. En la Cuba republicana no existía  una tradición de ataques a poblados y cuarteles. Ni  por delincuentes ni por fuerzas políticas sublevadas. Mucho menos por una agresión extranjera. Por lo que fueron construidos sin fines defensivos.  Estos cuarteles de  poblados no reunían los requisitos mínimos para enfrentar un ataque. Estaban ubicados casi siempre dentro del poblado, rodeados  de  casas y establecimientos y otros obstáculos  que  podían afectar el campo de fuego de los defensores en caso de ataque.

Las fuerzas armadas de la dictadura tenían un verdadero entramado de pequeños puestos de la guardia rural. Foto: Internet

La construcción era bastante inadecuada para una defensa.  Casi siempre  era un edificio de una planta, techo en forma de  azotea, las paredes generalmente eran de mampostería, tenían una caballeriza y un amplio patio. En la  construcción había materiales combustibles.  No tenían un sistema de trincheras ni  blocaos  ni otro tipo de defensa capaz de resistir la acción de las armas  de fuego  modernas. Las guarniciones eran  relativamente  reducidas. Con  la  presencia de las columnas rebeldes  los  puestos  de  la guardia  rural  existentes en los barrios de la  demarcación  de cada uno de estos cuarteles fueron retirados. Se les concentro en la guarnición local mas importante que de esta forma incrementó  el  número de defensores Pero este aporte no fue muy  importante pues  generalmente estos puestos de la guardia civil estaban a cargo de  dos  individuos.

Lo mas corriente era que los cuarteles estuvieran defendidos  por alrededor  de 30 o 40 hombres bajo el mando de un sargento  o  un teniente. Al  sentirse amenazados los militares recurrieron a organizar una defensa muy simple. Esta tenía como eje central, casi  siempre único, el cuartel.

Construyeron algunas  trincheras en  los  alrededores de este y situaron sacos llenos  de  tierra. Muchas veces estas trincheras se encontraban muy cerca  de  las paredes externas del cuartel lo que en caso de incendio o derrumbe  ponía en muy duro aprieto a quienes la ocupaban. Tan solo  en Jobabo en el segundo ataque la guarnición ocupó el central creando así  dos puntos de defensa. En Puerto Padre que contaba  con  una guarnición  mayor se organizó la defensa de varios puntos  de  la población.

Por regla al iniciarse el asalto  los  defensores abandonaban el  pueblo a su suerte. Aunque es justo reconocer que generalmente no contaban con suficientes fuerzas para organizar la defensa de toda la población. Pero el concentrar la pequeña guarnición en un solo punto facilitaba que los rebeldes ocuparan la población en su conjunto y pudieran actuar sobre el cuartel sin ser hostilizados de otros lugares. Por ejemplo en Puerto Padre las fuerzas represivas se habían atrincherados en cuatro puntos. Los revolucionarios penetraron de noche en la población aislaron los diferentes centros enemigos y los atacaron.  Se combatió durante toda una noche. Las fuerzas de la marina se lograron replegar a una instalación portuaria cercana y  allí abordaron un buque de guerra. Pero abandonaron prácticamente todo el armamento. Los lanzaron al agua junto al muelle del puesto naval Parte de el fue rescatado por los rebeldes

Las armas de los defensores de estos cuarteles  eran fusiles ligeros de infantería, ametralladoras portátiles  y granadas, Casi nunca llegaron a contar con ametralladoras  pesadas. En ocasiones se valían de la imaginación para sustituir esta arma  tan importante en la defensa. En Buenaventura y  en  Bartle situaron  sobre la azotea un madero cubierto con una manta  y  le informaron  a los vecinos que esto era una ametralladora  pesada. En general esta iniciativa fue bastante eficaz, pues los  rebeldes se  lo  creyeron. En Bartle un desertor de  la  guarnición  local  puso sobre aviso a los revolucionarios del engaño.

La guarnición pasaba por entero en un estado de absoluta  pasividad en momentos en que se iniciaba el ataque.  Respondían  desde sus trincheras y refugios sin tomar ninguna medida ofensiva.

En general  ofrecían una resistencia aceptable  combatiendo  durante varias horas antes de rendirse. En el ataque a Manatí la guarnición se defiende desde la madrugada del 29 de noviembre hasta la mañana del primero de diciembre. En este caso la guarnición batistiana contó con el apoyo de la aviación que bombardeo el batey para tratar de desalojar a los rebeldes. Producto de esta indiscriminada  acción murieron 9 civiles. La aviación también le lanzo alimentos y parque al cuartel. El día primero enviaron un refuerzo que obligo a los rebeldes a levantar el sitio. (15)

Un caso interesante  fue el primer ataque a la guarnición de Jobabo realizada el 8 de noviembre por fuerzas de la columna 12.

Los rebeldes decidieron utilizar el factor sorpresa Para esto trasladaron 5 pelotones en tres camiones y un jeep en la tarde del 8 hasta unos 3 kilómetros de la población. Ya bien entrada la tarde comienzan a avanzar por los cañaverales que rodean el pueblo.  El factor sorpresa se pierde cuando descubren en un bar a dos soldados y sostienen un rápido intercambio de fuego. Aunque logran liquidarlo  pero ponen en alerta a la guarnición. Según el informe del comandante  Eduardo Sardiña:

“Existían en el poblado unos 60 soldados atrincherados, una par­te en el cuartel y otra en el Ingenio” (16)

La acción se desarrolla de noche  Sardiñas nos dice que: “Atacamos ambas posiciones du­rante 5 horas, instándoles en varias ocasiones a que se rindieran.” (17)

Ante la imposibilidad de rendir el cuartel los rebeldes deciden actuar contra el central. Para estos se envían dos pelotones a cumplir esa misión. Pero ocurre un acontecimiento inesperado:

Una cerca de alambres los separaban de los guardias, para sorpresa nuestra, dicha cerca se hallaba electrizada, quedando algunos compañeros prendidos a ella, los cuales fueron milagrosamente rescatados, logrando penetrar solo algunos dentro del central. Los guardias estaban bien atrincherados y nuestro parque era poco, por lo que decidimos abandonar las posiciones a las 12:30 de la noche. (18)

Así termina el ataque al central. Los rebeldes tienen tres bajas, un fallecido y dos heridos pero han gastado parque en exceso sin tener recompensa.

Incluso en sorpresas tan absolutas como el ataque de la Microonda donde la guarnición fue sorprendida   completamente  dormida y sin  armas, uno de los militares pudo alcanzar su rifle y herir a dos de los  asaltantes. Esta acción fue la única donde se llego a utilizar el apoyo de los dos jefes enemigos que se unieron a los rebeldes

El apoyo del regimiento a la guarnición sitiada era otro asunto. En varias ocasiones este se realizo como en los ataque a las guarniciones enemigas de Bartle,  en Manatí en el segundo ataque  y de la cantera de Palo Seco fueron apoyados por un refuerzo. En Bartle el ataque rebelde coincidió prácticamente con la llegada del refuerzo. Pero en otras ocasiones los sitiados tuvieron que combatir sin recibir apoyo como el primer ataque a Manatí  que el cuartel de la marina atacada  por los revolucionarios y no recibió ningún tipo de  apoyo  del cuartel  del  ejército situado en la cercanía.  En  Puerto  Padre tampoco  hubo un intento del Escuadrón de Delicias de  apoyar  la cercana guarnición de Puerto Padre durante el ataque. Pero en general el ejercito de Batista no dejo a los hombres a su suerte siempre que pudo realizo considerables esfuerzos para rescatarlos como ocurrió con las sitiadas guarniciones por las fuerzas del Segundo Frente de Sagua de Tánamo y Cueto.

Los rebeldes por su parte recurrieron a medios muy simples  para rendir a las fuerzas sitiadas. Penetraban de noche en el poblado, se acercaban lo más posible a la guarnición y ocupaban determinados  lugares  tratando de obtener ventajas  del terreno  y  desde allí  abrían  fuego. Los militares respondían y se iniciaba un intercambio de fuego  donde cada bando trataba de mostrar su resistencia y la cantidad de parque que tenía cada uno.

La  captura  de estas pequeñas guarniciones respondía a un plan estratégico elaborado por Fidel y que le explicaba en carta de fecha 8 de octubre de 1958 a Juan Almeida.

Después del 3 de noviembre todos tus pensamientos debes dirigirlos hacia la preparación del momento en que decidamos aislar. Y sitiar todas las ciudades simultáneamente. (19)

La captura de estas  guarniciones  le eliminaba la posibilidad de utilizarla en  operaciones en  conjunto con tropas del regimiento. Se liberaban definitivamente amplios territorio y sufridas poblaciones. También a manos de los revolucionarios pasaban nuevos reductos  con gran cantidad de  medios  materiales como transportes, talleres,  combustible, etc.  En caso de que la guarnición se rindiera se podía  obtener armas y parque lo que era muy valioso y necesario. En este sentido una victoria significativa fue la de Jobabo. El día 29 de diciembre en el municipio de Victorias de las Tunas tan solo permanecían en manos de las fuerzas de la dictadura los poblados Tunas, Manatí  y Jobabo.  La captura de este ultimo poblado era importante para  el control de todo el territorio El 29 de diciembre se realizo  el otro ataque a Jobabo. El combate se prolonga hasta la 5 p.m. del 30 que la guarnición se rinde.

Pero  esos ataques ofrecían también algunas  desventajas.  Estas guarniciones  eran  completamente secundarias en los  planes  del Cuarto  Frente. Delio en carta a Fidel se quejaba que Eduardo Sardiñas en lugar de atacar a Tunas había asaltado a Jobabo. También se opuso al ataque que realizo Suñol a Gibara. Delio miraba el desarrollo de la guerra en un sentido más estratégico que táctico.   Significaban un gasto considerable de parque  sin tener la seguridad de que se pudiera reponer. La guarnición podía no ser tomada y en caso de capturarla existía la triste  realidad de que el enemigo hubiera gastado gran parte del parque como ocurrió en Puerto Padre donde los soldados de batistianos   “…pelearon hasta el último tiro.” (20) Pero al mismo tiempo si se dejaban atrás y se atacaban en el futuro las principales plazas podían ser utilizadas como tropas  de refuerzos y actuar contra los sitiadores  por la retaguardia. Por lo que la liquidación de estas unidades era indispensable para llevar a cabo los planes generales encomendados al frente.

Además de estos ataque a los cuarteles de ciudades y poblados fuerzas rebeldes del cuarto frente realizaron rápidas incursiones en poblaciones como la efectuada por la columna 32 en Bayamo el 3 de noviembre, la realizada por los pelotones 1 y 2 de la columna 14 en Holguín en la noche del 2 al 3 de noviembre, el incendio de un prostíbulo visitado por los soldados de la tiranía  en Holguín, una incursión  en el barrio de Vista alegre en Holguín el 30 de diciembre. Es de destacar  una eficaz incursión  de tropas rebeldes bajo el mando  capitán Ángel Sotomayor, en  Victoria de Las Tunas. Esta fuerza penetro hasta un lugar conocido por el Mirador y extermino a una escolta de militares situados en aquel lugar.

En la Cuba republicana no existía una tradición de ataques a poblados y cuarteles. Foto: Internet

En los ataques a las poblaciones realizadas por las fuerzas del Cuarto Frente Simón Bolívar se demostró la pericia alcanzada por estos guerrilleros. Las fuerzas enemigas con las perdidas de estos cuarteles fueron quedando aisladas en los principales centros urbanos. Por ultimo este frente llego a iniciar el ataque a Holguín el 31 de diciembre de 1958 lo que podríamos considerar como la culminación de estas operaciones. En esta ciudad se encontraba el grueso de las fuerzas de la dictadura en la región. La huida del tirano puso fin al sitio de esta importante plaza.

NOTAS

1-La primera guerrilla en esta región estaba dirigida por Orlando Lara Batista.Segun testimonio de este combatiente se inicio en agosto de 1957.

2- Las columnas que integraron el Cuarto Frente eran la 12 Simón Bolívar, la 14 Juan Manuel Márquez y la 32 José Antonio Echevarria.

3- Cristino Naranjo De origen muy humilde se incorporó al ejército rebelde. Integró la fuerza de Camilo Cienfuegos que operó entre abril y junio de 1958 en los llanos orientales. Fue ascendido a teniente y asignado  al frente de una pequeña guerrilla en junio de 1958 cuando por orden de Fidel, Camilo  se trasladó a la Sierra Maestra.  En su paso por lo llanos del Cauto al frente de la columna invasora Camilo lo ascendió a capitán y lo dejó al frente de esa región. Luego quedó al frente del pelotón 1 de la columna 14. Fue asesinado por un contrarrevolucionario en noviembre de 1959 en La Habana.

4- Limoncito Por la actual división política administrativa  vigente, la establecida en 1976,  pertenece al municipio Cacocum de la provincia Holguín. En la época del asalto pertenecía al municipio Holguín.

5- Reportes de acciones realizadas en esta zona.  Firmado por el 26 septiembre de 1958 por Cristino Naranjo Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado

6- Raúl Castro Mercadé segundo jefe del pelotón 1 de la columna 14 En esos momentos tenia el grado de capitán. Este combatiente tiene una larga historia de lucha. Tomo parte con otros dos compañeros en el asalto a un polvorín en la zona de Chaparra antiguo municipio de Puerto Padre para apoyar el desembarco del Granma. Se unió a la guerrilla de Fidel Castro y tomo parte en numerosos combates tanto en la columna 1 José Martí como en el Cuarto Frente. Actualmente es general de brigada en retiro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba.

7- Se refiere a la escuela de reclutas rebeldes de Minas del Frío donde procedían un parte importante  de los integrantes de su fuerza.

8- Gilberto Mulet Pollato combatiente rebelde. Era vecino de las Cruces de Purnio y miembro de la célula clandestina a la que perteneció Eddy Suñol al incorporarse a la lucha. Sufrió un año de prisión por sus actividades clandestinas Luego se incorporó a la guerrilla serrana y mas tarde integro las fuerzas del Cuarto Frente Simón Bolívar.  Murió en Holguín en  la década del ochenta del siglo XX.

9- Carta de Eddy Suñol a Fidel Castro de 23 de octubre de 1958 Oficina de Asuntos de Históricos del Consejo de Estado Ciudad de La Habana

10- Eduardo Sardiñas Comandante del ejercito Rebelde Jefe de la columna 12 Simón Bolívar.

11- Fuente Carta de Eduardo Sardiñas a el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz de fecha 27 de octubre de 1958 Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado

12- Para mas información ver Colectivo de autores Frente Camaguey Editora Política La Habana 1988  p. 275

13- San German Central azucarero que hoy se llama Urbano Noris

14- Oscar Fernández dirigía un grupo guerrillero subordinado a Cristino Naranjo

15- Comisión de Historia de las Columnas 11 y 13 del Frente Camaguey Frente Camagüey Editora Política La Habana 1988 pp. 275 278

16- Comisión de Historia de las Columnas 11 y 13 del Frente Camaguey Frente Camagüey Editora Política La Habana 1988 pp. 275 278

17- Fuente Carta del comandante Eduardo Sardiñas al comandante en jefe de 11 de Noviembre  de 1958 Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.

18- Fuente Carta del comandante Eduardo Sardiñas al comandante en jefe de 11 de Noviembre  de 1958 Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.

19- Carta del Comandante en Jefe Fidel Castro al comandante Juan Almeida de fecha 8 de octubre de 1958 Oficina de asuntos históricos del Consejo de Estado

20- Carta de Delio Gómez Ochoa al Comandante en Jefe Fidel Castro Diciembre 27 de 1958 Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estados

Una mirada a José Martí desde la Colección del Museo Provincial La Periquera

Por: Ms. C Ileana Donatien Vega, Museólogo Especialista del Centro Provincial de Patrimonio Cultural

Muy cerca de conmemorarse el aniversario de su caída en combate, ofrecemos un acercamiento al profundo análisis de piezas relacionadas con nuestro Héroe Nacional José Martí que nos propone la Ms. C Ileana Donatien Vega, Museólogo Especialista del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, en su investigación El amor, sol de vida: Una mirada a José Martí desde la Colección del Museo Provincial La Periquera.

Muy cerca de conmemorarse el aniversario de su caída en combate, ofrecemos un acercamiento al profundo análisis de piezas relacionadas con nuestro Héroe Nacional José Martí. Foto: Internet

A manera de resumen ponemos en consideración varios de los objetos más significativos dentro de una colección relacionada con el más universal de los cubanos, nuestro José Martí Pérez, nacido el 28 de enero 1853, quien muere además el 19 de mayo 1895.

Fundador del Partido Revolucionario  Cubano, Ideólogo de la Guerra del 95 y, por sus bregar, catalogado Héroe Nacional de nuestro país; Martí, en su labor multifacética transcendió en la Numismática, ya que en vida participó en una Conferencia Monetaria de Washington, en 1891, representando la República del Uruguay, en la que su actuación fue destacada como ponente en la comisión que emitió un informe sobre la proposición que presentó la Delegación de Estados Unidos.

La colección vinculada con nuestro Apóstol del Museo Provincial La Periquera, cuenta con el pañuelo que cubrió su rostro, libros, monedas y billetes, así como otros de igual valor histórico que son atesorados con celo por quienes allí laboran. A continuación proponemos algunos de ellos:

 Pañuelo o Velo

Fue utilizado para cubrir el rostro del Héroe Nacional José Martí, el día de su muerte, se utilizó posteriormente a la identificación que hizo el Doctor Pablo de Valencia el 23 de mayo a las 5.30 p.m. en el Cementerio de Remanganagua y ante la nueva inhumación en el Cementerio de Santiago de Cuba, efectuada esta, el pañuelo fue botado, pero Bonifacio Campos Trillalón, capataz de los albañiles, que trabajaban en el nicho 134 donde fue depositado el cadáver de Martí, lo recogió y al finalizar la guerra lo entrego al Capitán del Ejército Libertador Agustín Mesa y Mesa, su yerno, como regalo de matrimonio, quien lo donó al Centro de Veteranos de Holguín en mayo 1925, guardado hasta el Triunfo de la Revolución; años más tarde pasa la Comisión de Historia, luego al Museo Regional, después a “La Periquera”.

DOC5 28 LIBRO DE FIRMA DE LOS VETERANOS

En 1925, se realiza una exposición del Velo que cubrió el cadáver de José Martí por la Delegación de Veteranos.

En su hoja introductoria del libro certifica que ese fue el utilizado para cubrir el rostro de Martí dice:

Fue el paño o lienzo que en un cuadro se exhibe en el local de esta delegación y que ha sido donado a la misma por el Capitán del Ejército Libertador Señor Agustín Mesa y Mesa que a forma de Velo sirvió para cubrir el rostro del Gran Maestro José Martí, desde el Cementerio de Remanganagua hasta el Cementerio General de Santiago de Cuba donde se descubrió el cadáver para proceder a su identificación, según consta en las diligencias practicadas en Santiago de Cuba y en esta ciudad ante los Notarios Públicos de Oriente Doctores Julio Hernández Miyares y Martí y Francisco Frexes y Bruzón, en los testimonios de los escritores otorgados a ese efecto y que obran en el Archivo de esta Delegación.

Estas palabras están firmadas por Delfín de Aguilera y Ochoa y Prisciliano de la Cruz Toranzo, Presidente y Secretario de la Delegación de Veteranos de la Independencia en Holguín.

En este libro hay firmas y dedicatorias recogidas de diferentes Veteranos y otras personas que visitaron en Centro de Veteranos, entre los que se encuentran:

  • Manuel Dositeo Aguilera.
  • Pablo Fornaris
  • Francisco González.
  • Francisco Frexes

Entre las dedicatorias destacan algunas de sentido pesar y admiración por el prócer cubano como la siguiente: “Martí: Su obra es tan inmortal como su alma; más que un mártir fue una gloria”.

Martí en las monedas

Nuestro Héroe Nacional aparece en la Moneda Nacional gracias a la Ley Monetaria del 29 octubre de 1914, la cual estipula en el Artículo VII que las monedas a acuñar de oro y como unidad el peso con un bruto de 1,6718 gramos, 1, 5046 de fino y de 900/1000 de  la aleación del metal precioso. La  fuerza liberatoria sería ilimitada, además en su anverso tendrían la Efigie de Martí y en reverso Escudo Cubano con la impresión de su valor. Precisamente esta ley es la que le da vida al sistema Monetario Cubano, pero tuvo grandes limitaciones ya que prohíbe la circulación de las monedas extranjeras autoriza la libre circulación oficialmente de la moneda americana, es decir el dólar.

Esta  legislación disponía que la acuñación de la moneda nacional se verificara en los Estados Unidos, lo que se cumplimentó en la casa de la Moneda de Filadelfia. La primera emisión fue en 1915 y la otra en 1916, los valores fueron de 1, 2, 4, 5, 10 y 20, aunque de esta última solo se acuñaron 10 ejemplares prueba, siendo esta la más rara de toda la amonedación cubana de curso legal.

Pañuelo o Velo utilizado para cubrir el rostro del Héroe Nacional José Martí, el día de su muerte, Foto: Julio César
Pañuelo o Velo utilizado para cubrir el rostro del Héroe Nacional José Martí, el día de su muerte, Foto: Julio César

De esa acuñación de 1915 y 1916 formaron parte de esta colección dos monedas de 1915 y una de 1916.

3-1372

DENOMINACION: Moneda 2  / VALOR: 5 pesos

PAÍS: Cuba / AÑO: 1915  /  MATERIAL: Oro

MEDIDAS: D 21mm / Prof. 1mm  / Peso 8. 359g / 900m

DESCRIPCION: Forma circular / CECA: Filadelfia

ANVERSO: Cabeza de José Martí / LEYENDA: Patria y Libertad, 1915.

REVERSO: Canto Estriado / LEYENDA: Escudo Cubano. República de Cuba. 5 Pesos

3-1373

DENOMINACION: Moneda  / VALOR: 5 pesos / PAÍS: Cuba / AÑO: 1916

MATERIAL: Oro  / MEDIDAS: L1 mm / D 21mm / Peso 8.3292g 900m

DESCRIPCION: Forma circular / CECA: Filadelfia

ANVERSO: Efigie de José Martí en el campo /

LEYENDA: Patria y Libertad, 1916.Canto Estriado.

REVERSO: Escudo Nacional / LEYENDA: República de Cuba. 5 Pesos

ORIGEN: Transferencia Registro Bienes Culturales.

Estas monedas fueron desmonetizadas el 22 de mayo de 1934. Actualmente su precio en el Mercado Internacional es de 550 dólares y el valor numismático es de 230 dólares con un valor extraordinario.

Martí en el Papel Moneda

El año 1934 marca pauta dentro de la Numismática ya que aparece la figura de José Martí en el Papel Moneda Nacional, siendo estos los primeros billetes cubanos con una emisión de 10 000,000 pesos en billetes. La garantía de los mismos era en plata, de aquí que le llamen Certificado Plata, su equivalente estaba depositado en la Tesorería General de la República.

El billete del 1934, 1936, 1936, 1936 A, 1938, 1948, 1949

N.I.3- 562

Nuestro Héroe Nacional aparece en la Moneda Nacional gracias a la Ley Monetaria del 29 octubre de 1914. Foto cortesía de la autora

Denominación: 1 Peso

Medidas: 156 x 67 mm

Impresión: USBEP

Años: 1934, 1936, 1936 A, 1938, 1943, 1945, 1948, 1949.Es de 1949

Anverso: Negro azul.

Imagen de José Martí

Serie F055702A

A la izquierda. Firmas del Secretario de Hacienda, por Decreto Ley No. 93 del 22 de marzo de 1934 Manuel de Despeine.

En la derecha. Presidente Carlos Mendieta, Habana Cuba.

Certificado de Cuba

Reverso: Azul

Escudo cubano

República de Cuba

En el año 1949, se hace una impresión por el ABNC y es igual a la del 1960, la diferencia está en que tienen a la derecha la firma de Felipe Pozo como Presidente  del Banco, sin otros datos  y a la derecha el Ministro de Hacienda, Antonio Prio Socarrás

En el año del Centenario 1953 al Banco Nacional hace la impresión de 5000,000 de billetes de un peso.

N.I.3- 567

Denominación: Billete 1 Peso

Medidas: 156 x 67 mm

Impresión: ABNC

Anverso: Busto de José Martí y simbolización del Manifiesto de Montecristi.

Leyenda: Centenario de Martí

Manifiesto de Montecristi 1895.

Negro azul

Reverso: Escudo Nacional sobre el mapa de la isla de Cuba.

Leyenda: 1853, 28 de enero 1953

Numeración: Azul y Rojo

NOTA: Fueron firmados por Joaquín Martínez Sáenz, Presidente del Banco.

Emitió billetes 1956 del peso con un nuevo diseño.

1957 al 1958

Mariano López: Ministro de Hacienda.

N.I.3-560

Denominación: Billete de 1 Peso

Medidas: 132 x 57 mm

Años: 1956, 1957, 1958, en este caso es de 1957

Impresión: TDLR

Anverso: Busto de José Martí y Monumento al mismo en la Plaza Cívica de La Habana, actual Plaza de la Revolución.

Negro y Azul

Reverso: Escudo Nacional e imágenes relacionadas con la industria Azucarera.

Azul

Numeración: Rojo

En 1959 se realiza un nuevo diseño

N.I 3-535

El año 1934 marca pauta dentro de la Numismática ya que aparece la figura de José Martí en el Papel Moneda Nacional. Foto cortesía de la autora

Denominación: Billete de 1 Peso

Medidas: 132 x 57 mm

Impresión: TDLR

Año: 1959

Anverso: Busto de José Martí y escena que representa a Martí hablando a un grupo de compatriotas en el exilio.

Negro y Azul

Reverso: Escudo Nacional y aspectos de la Industria  Azucarera

Numeración: Rojo

Las firma Felipe Pazos Roque como Presidente del Banco y Rufo López Fresquet Ministro de hacienda.

N.I. 3-561

Denominación: Billete de 1 Peso

Medidas: 132 x 57 mm

Impresión: TDLR

Año: 1959

Anverso: Busto de José Martí y escena que representa a Martí hablando a un grupo de compatriotas en el exilio.

Negro y Azul

Reverso: Escudo Nacional y aspectos de la Industria  Azucarera

Azul

Numeración: Rojo

N.I.3-577

Año 1960

N.I 3-1360

Denominación: Billete 1 Peso

Año: 1961

Medidas: 150 x 70 mm

Impresión: INV

Anverso: Verde olivo, fondo iridiscente, imagen de Martí. Con la firma de Ernesto Guevara como Presidente y Ministro de Hacienda.

Reverso: Entrada a La Habana del Ejército Rebelde, el día 8 de enero 1959. Verde olivo.

Numeración: Rojo

N.I 3-550

Denominación: Billete 1 Peso

Año: 1961

Medidas: 150 x 70 mm

Impresión: INV

Anverso: Verde olivo, fondo iridiscente, imagen de Martí. Con la firma de Ernesto Guevara como Presidente y Ministro de Hacienda.

Reverso: Entrada a La Habana del Ejército Rebelde, el día 8 de enero 1959. Verde olivo.

Numeración: Rojo

Denominación: Billete 1 Peso

Años: 1975

Impresión: INV

Anverso: Busto de José Martí y emblema del Banco Nacional de Cuba.

Leyenda: XV Aniversario de la Nacionalización de la Banca, verde olivo, fondo iridiscente.

Reverso: Terminal de embarques de azúcar a granel y planta de fertilizantes nitrogenados de Cienfuegos.

Leyenda: Quince años  de desarrollo económico. Verde olivo

Numeración: Rojo .Está firmado por Raúl León Torres.

N.I.3-566

Año 1980

Frase de Martí

Cuando se cumplió 100 años de la muerte de nuestro héroe nacional José Martí fue acuñado una moneda que tiene como mensaje uno de los aspectos centrales del ideario martiano. La unidad latinoamericana. Por tanto, se hace imprescindible vincular, la figura de José Martí y Simón Bolívar en la idea común de la Gran Patria, ambos defensores de esa meta, padres del americanismo, constituyen pluma y fuego de América.

Otros objetos vinculados con Martí.

Denominación: Moneda de 1 Centavo

Diámetro: 16,76 mm

Material: Aleación Cobre (cu) 700/1000

Zinc (zn) 300/1000

Año Acuñación: 1953

Ceca: Filadelfia

Anverso: Busto de José Martí y estrella radiante

Leyenda: Centenario de Martí 1953

Reverso: triángulo y estrella de la Bandera cubana

Leyenda: República de Cuba Patria y libertad

Canto: Liso

De esta pieza hasta el momento no hemos encontrado en el museo

CANTIDAD DE PIEZAS – MONEDAS

Denominación: 25 Centavos

Diámetro: 24,30 mm

Material: Aleación: Plata (aq) 900/1000

Cobre (cu) 100/1000

Año Acuñación: 1953

Ceca: Filadelfia

Anverso: Busto de José Martí y estrella radiante

Leyenda: 1853 Centenario de Martí 1953

Reverso: Gorro Frigio sobre el hoz de la unión

Leyenda: República de Cuba Patria y Libertad

Canto: Estriado

Anexo 6 A

Denominación: Moneda de 50 Centavos

Diámetro: 30,60 mm

Año de Acuñación: 1953

Ceca: Filadelfia

Anverso: Busto de José Martí y estrella radiante

Leyenda: 1853 Centenario de Martí 1953

Reverso: Pergamino con el lema ‘’CON TODOS Y PARA EL BIEN DE TODOS’’

Leyenda: República de Cuba Patria y Libertad

Canto: Estriado

Denominación: Moneda de 1 Peso

Diámetro: 38,10 mm

Material: Aleación Plata 900/1000

Cobre 100/1000

Año Acusación: 1953

Ceca: Filadelfia

Anverso: Busto de José Martí y estrella radiante

Leyenda: 1853 Centenario de Martí 1953

Reverso: Parte superior del escudo cubano

Leyenda: República de Cuba Patria y Libertad

Canto: Estriado

  • La pieza de 1 Centavo, el triángulo de la bandera cubana con su estrella.
  • Monedas de 50 y 1 Peso
  • 1958, se efectúa una acuñación de 50000 piezas de 1 Centavo, con un diseño igual al de las piezas de la misma denominación acuñadas en 1953.
En 1925, se realiza una exposición del Velo que cubrió el cadáver de José Martí por la Delegación de Veteranos. En su hoja introductoria del libro certifica que ese fue el utilizado para cubrir el rostro de Martí. Foto cortesía de la autora

Estas piezas eran de Níquel y Cobre.

En el período de Lucha Insurreccional contra Batista (1952-1958) las agrupaciones revolucionarias hicieron circular entre sus simpatizantes y colaboradores bonos y piezas metálicas emitidas clandestinamente, cuyo objeto era recaudar fondos  para el movimiento  revolucionario.

En estos bonos está presente  la figura de Martí.

Con el Triunfo Revolucionario se ha incorporado el busto de Martí en las piezas fraccionarias de 20 Centavos en las emisiones correspondientes a los años 1962 y 1968, ambos en Cobre y Níquel.

Martí en la Numismática y otros documentos nos demuestra que a pesar de los cambios institucionales y de gobierno que administraron durante casi 70 años, la presencia de nuestro Héroe Nacional se ha mantenido dentro del ideario  de muchos cubanos y como un símbolo constante de la unidad monetaria cubana; prueba de ello es las monedas acuñadas sobre José Martí, anteriores al 1ero de enero de 1959.

Valor Facial Año de  Acuñación Ceca
1 Peso 1915 Filadelfia
1 Peso 1916 Filadelfia
2 Pesos 1915 Filadelfia
2 Pesos. no 1916 Filadelfia
4 Pesos. no 1915 Filadelfia
4 Pesos. no 1916 Filadelfia
5 Pesos 1915 Filadelfia
5 Pesos 1916 Filadelfia
10 Pesos 1915 Filadelfia
10 Pesos 1916 Filadelfia
20 Pesos 1915 Filadelfia
20 Pesos 1916 Filadelfia
1 Centavo 1953 Filadelfia
25 Centavos 1953 Filadelfia
50 Centavos 1953 Filadelfia
1 Peso 1953 Filadelfia
1 Centavo 1958 Filadelfia

 La colección está compuesta por 56 piezas de ellas por valores, su estado de conservación en su generalidad es bueno, aunque presentan alguna suciedad en las monedas y ligeros desgaste en los billetes.

Defensores de la verdad histórica

Conscientes del prominente rol que desempeñan en nuestra sociedad, los historiadores holguineros asumen su profesión con el orgullo que les adjudica ser defensores de la verdad histórica.

La UNHIC en Holguín está integrada por 378 afiliados, organizados en 27 secciones de bases, con representación en los 14 municipios. Foto del autor

Una extensa y prolífera jornada de intercambios se desarrolló este sábado 14 de mayo en el Recinto Ferial de la Ciudad de los parques con la Asamblea Provincial de la filial en Holguín de la Unión de Historiadores de Cuba (UNHIC).

Colmado de emociones reprimidas luego de dos años sin realizar el encuentro por motivos de la pandemia, durante el encuentro devino en aspecto imprescindible el recordatorio a la figura de Fidel Castro, ferviente promotor de la investigación de las ciencias históricas en busca de la verdad.

Integrada por 378 afiliados, organizados en 27 secciones de bases, con representación en los 14 municipios holguineros, la filial provincial de la UNHIC está compuesta en su mayoría por trabajadores de los sectores de la cultura y educación, además de contar como fortaleza la representatividad institucional, díganse museos, universidades y filiales, sectoriales municipales de educación y la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

Un trabajo ascendente en la actividad científica y la socialización del conocimiento histórico, en correspondencia con los lineamientos de trabajo establecidos y las potencialidades del territorio, evidencia la filial holguinera, con 28 investigaciones seleccionadas para la Comisión Nacional de Admisión al XXIV Congreso Nacional de Historia, realizado recientemente en Pinar del Río.  Por su parte, la provincia ha sido sede de importantes eventos temáticos nacionales-limitados en participación, pero no en calidad, por la pandemia-: la Jornada Arqueológica, en Banes y el Encuentro de Estudios sobre las Guerras de Independencia con sede en la casa natal del mayor general Calixto García, los cuales emigraron con resultados satisfactorios a las plataformas on-line.

La realización anual del taller El Historiador y la Historia, durante la semana de la Cultura, La Ciudad que queremos en abril, y Derroteros historiográficos, con la UNEAC, así como el Premio de la Ciudad en Historia, vienen a ampliar el espectro de las actividades científicas.

En el plano editorial debe destacarse que  en el período se han publicado 14 títulos con temáticas históricas, por editoras locales, con la autoría de miembros de esta organización. A La Mezquita-perteneciente a la filial holguinera-, corresponden 4 de ellos. En estos tiempos de pandemia ha continuado su trabajo editorial, y lectores especializados trabajan en la selección de nuevos títulos.

En el plano divulgativo, la publicación digital trimestralmente del boletín Bitirí, en el funcionamiento interno, presenta la salida de 6 números, así como el envío mensualmente de más de 15 artículos para el Boletín Nacional, dando cuenta del quehacer de los historiadores, con un total de más de 20 materiales confeccionados, enviados y publicados, los cuales se remiten por correo electrónico a las secciones de base, así como a los afiliados e instituciones que disponen de esta vía. En las plataformas digitales (blog, Facebook, Twitter, Instagram) se ha realizado una activa participación durante la pandemia de la COVID-19, momento en el cual los miembros de esta filial publicaron artículos, textos de libros y otros materiales de la autoría de 12 asociados y otros compañeros.

Entre los reconocimientos más notorios del periodo se encuentran la Medalla Alejo Carpentier a José Abreu Cardet, entregada el pasado 7 de diciembre de 2021, a manos del Presidente de la República, Miguel Díaz Canel, además de la Medalla 40 aniversario de la constitución de la UNHIC. De igual modo en el 2021 se entregaron los reconocimientos provinciales, municipales y los diplomas instituidos por la filial, entre los que recibieron el Escudo de Holguín José Giraldo Vega Suñol, José Fernando Novoa Betancourt y Jorge Luis Aneiros Alonso, presidente nacional de la UNHIC; y el Aldabón de La Periquera, Carlos Antonio Córdova Martínez. Se entregó además en su segunda edición el Premio Provincial de Historia José Agustín García Castañeda, con el que resultó galardonado Hiram David Pérez Concepción.  Aunque en el período que se evalúa se observa un incremento en las propuestas para diplomas, tanto nacionales como provinciales, en el informe analizado resaltan que se debe continuar trabajando, pues las secciones de base de los municipios generan muy pocas propuestas.

Consientes del prominente rol que desempeñan en nuestra sociedad, los historiadores holguineros asumen su profesión con el orgullo que les adjudica ser defensores de la verdad histórica. Foto del autor

La UNHIC en Holguín  y sus secciones de base hace varios años apoya, de manera activa, la protección del patrimonio histórico desde su participación en la Comisión Provincial de Monumentos y las Delegaciones municipales de Monumentos con criterios, opiniones y propuestas para la mejor atención del patrimonio histórico cultural. De manera especial ofrecen su apoyo, de conjunto con la Comisión Provincial de Monumentos, al evento del Patrimonio Histórico azucarero que realiza AzCuba, donde han contribuido en resultados relevantes para la provincia. No obstante, aún cuando no ha sido categorizada todavía la casa donde vivió Lidia Doce Sánchez en Mir, “tiene un avanzado estado de deterioro, el que podría detenerse si se interviene ahora y con ello disminuir el costo de un proyecto de intervención integral más tarde. Una reflexión particular merece el edificio La Periquera (Monumento Nacional). En 1969 se comenzaron las acciones de conservación, restauración y rehabilitación de este excepcional monumento, no solo para Holguín, sino para el país. En 53 años no hemos sido capaces de restaurar el edificio y montar las salas del Museo Provincial. Conocemos que se hacen acciones de restauración, pero requieren financiamiento y recursos superiores para alcanzar su conclusión. Similar situación presenta la Batería Fernando VII, Teatro colonial y casa D’Silva de Gibara. Igualmente a los historiadores nos preocupan los 4 museos cerrados (Urbano Noris, Rafael Freyre, Moa y Banes) y 3 extensiones (Sala Lucha insurreccional, Sala Nicaro y Sala Historia de Marcané), parcialmente cerrado La Periquera y Birán, estos dos últimos en proceso de conservación y la imperiosa necesidad de apoyar al Centro Provincial de Patrimonio Cultural con financiamiento y recursos cuando la situación económica lo permita para resolver estos problemas, así como hacer la museología y museografía más atractiva e interactiva con el público, sobre todo joven”, señala el documento expuesto en la mañana de este sábado.

Como aspecto a destacar dentro del panorama de los investigadores locales de la historia es que todas las plazas están cubiertas y continúan trabajando en tres importantes tareas: las páginas de EcuRed, la Síntesis Histórica Municipal y la Historia del Partido que “cumplirán con eficacia y eficiencia con la guía y el apoyo del Partido y el Poder Popular en la provincia y en los municipios”.

El imprescindible intercambio no se hizo esperar durante el encuentro y las principales intervenciones estuvieron dirigidas a la importancia de proteger el patrimonio intangible, de sentirse orgulloso de ser cubano y caminar por estas calles, así como de trabajar con ese reservorio vivo de personas que dan más información que cualquier libro, que transmiten emociones y son imprescindibles en la reconstrucción de la historia un elemento.

Otro elemento enfatizado durante la jornada fue la necesidad de dinamizar las clases de historia con el empleo de las tecnologías de la comunicación, de digitalizar el contenido. Por otra parte establecer un estrecho vínculo con los estudiantes de la universidad, así como con las Casa de Cultura, los instructores de arte y el movimiento de artistas aficionados.

Un trabajo ascendente en la actividad científica y la socialización del conocimiento histórico evidencia la filial holguinera. Foto del autor

Una prolongada espera caracterizó el escrutinio para conocer el nuevo presidente de la Unión de Historiadores en Holguín y, a pesar del empate en votos entre Víctor Aguilera Nonell e Hiram Pérez Concepción, el primero cedió su candidatura a su homólogo más experimentado, para ahorrarse una segunda vuelta de votación y como muestra de respeto además a la encomiable labor de Hiram frente a la organización principal de los investigadores historiográficos cubanos en nuestra provincia.

La ruina de Gibara

Por el Ms. C José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia

Durante el siglo XIX Gibara se convirtió en el puerto de una gran parte del territorio del norte del oriente de Cuba. La ciudad alcanzó un gran auge. Se construyen muelles y almacenes.

La ciudad se detiene con el final del siglo XIX. Tal parece que el tiempo ha dejado de transcurrir. Foto: Patrimonio Holguín

Si en 1827 se habían importado y  exportado por sus muelles  mercancías por un valor de 72,340 pesos, diez años después llegaban a 260,290 pesos y en 1847 a 638,687 cifra que se  superó en 1858 con la cantidad de 666,040. Durante el cuatrienio de 1861 a 1864 se importaron mercancías por un valor de 593,564 pesos y  se exportaron 3,913,158 pesos. (1) Los enriquecidos comerciantes levantan bellas mansiones que hoy todavía podemos contemplar.

El siglo XX será el desastre. No tanto por los efectos de las guerras de independencia  sino por la suma de toda una serie de factores que le fueron adversos a este puerto. Uno de ellos es geográfico y tecnológico. Los barcos han aumentado sus dimensiones y calado mientras  la profundidad de la bahía ha continuado disminuyendo. Dos ríos, el Gibara y el Cacoyugüin,  vierten en ella. Pero esa no es la causa  fundamental de la ruina. El eje económico de la región holguinera en el siglo XX  se ha desplazado para la gran industria azucarera, en especial las grandes compañías azucareras estadounidenses establecidas en el norte de oriente. Gibara ha quedado por entero fuera de esa expansión azucarera. Se construyen varios centrales azucareros de grandes dimensiones como el Boston y el Preston en las márgenes de la Bahía de Nipe. El Chaparra y el Delicia en el territorio del municipio Puerto Padre. Otros centrales se construyen en el municipio Holguín como el San Germán, Báguanos, San José y Maceo. (2)

Los ingenios de los hinterland del puerto de Gibara en extremo afectados por la guerra de 1895  acaban cerrando definitivamente en los primeros años del siglo XX con la excepción de uno que logra dar el salto tecnológico y económico y se convierte en un central azucarero. Nos referimos al central Santa Lucía ya demolido.

El puerto pierde toda su importancia pues varios centrales azucareros construyen sus propios puertos y sub-puertos. Otros exportan su producción por el moderno puerto de Antillas recién construido por una empresa estadounidense. Este se encuentra en Nipe  la bahía más grande la isla. En la bahía de Puerto Padre también se construye un puerto azucarero.  Prácticamente todos los buques de la época podían llegar hasta sus muelles.

La construcción del ferrocarril central en los primeros años del siglo XX se agrega a las dificultades. Se puede traer directamente hasta los principales centros urbanos la mercancía importada por los muelles de La Habana y Santiago de Cuba. Al mismo tiempo el ferrocarril de Holguín a Gibara es de vía estrecha lo que incomunica a la población con las demás vías férreas nacionales. Por ultimo la carretera central y el desarrollo del transporte automotor en el siglo XX se suman a estas “desgracias”. (3) El comercio de Gibara se ha arruinado o se ve profundamente afectado. Gibara se convierte en sinónimo de la miseria republicana.

La ciudad se detiene con el final del siglo XIX. Tal parece que el tiempo ha dejado de transcurrir. Gente pobre viviendo en mansiones decadente. Trepando por una verde colina con sus edificios de tejas rojas esta pequeña ciudad portuaria ofrece al visitante un mundo que parece estrechamente vinculado al pasado y que amenaza de forma muy real con desaparecer. Gibara es un testigo silencioso  del enfrentamiento durante el siglo XIX de la metrópoli y la colonia. Luego en el siglo XX seria victima de la acción de los grandes capitales  estadounidenses que desplazan la economía hacia los centrales que construyeron y los nuevos puertos y sub-puertos vinculados a sus intereses ferrocarrileros. Quizás su futuro y reanimación económica este en su esplendoroso pasado. Cada día hay más gente de  remotos confines interesados en visitar esta ciudad y su bella bahía.

Durante el siglo XIX Gibara se convirtió en el puerto de una gran parte del territorio del norte del oriente de Cuba. Foto: ahora.cu

NOTAS

1-Herminio Leyva y Aguilera Gibara y su jurisdicción. Datos históricos y estadísticos .Taller tipográfico de Martín Bim Gibara l894  pp. 161/171

2- Los nombres actuales de esos centrales son los siguientes:

Boston, Nicaragua, Preston, Guatemala (demolido), Chaparra, Jesús Menéndez, Delicia, Antonio Guiteras, San Germán, Urbano Noris, Báguanos, López-Peña, San José, Cristino Naranjo, Maceo,  Antonio Maceo

3- Para más información sobre la ruina de Gibara se puede consultar a José Vega Suñol Norteamericanos en Cuba Estudio Etnohistorico Publicado por la Fundación Fernando Ortiz La Habana 2004

Operación Guáimaro-Cascorro y los fantasmas del “68”

Por el Ms. C José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia

Máximo Gómez y Calixto García, después de trazar un minucioso plan, se separaron en Guaramanao, Holguín, el 21 de agosto de 1896. Ambos habían participado en una operación en Holguín que concluyó en la toma del fortín de Loma de Hierro. El primero marcharía a Camagüey, donde continuaría las operaciones, el segundo a la zona de Jiguaní, donde les dio algún descanso a las tropas y preparó las condiciones para realizar una nueva concentración y trasladarse al Camagüey.

Una poderosa columna de refuerzo obligó a los mambises a levantar el sitio. Foto: juventudrebelde.cu

En ese territorio existía una desfavorable situación debida a la ineptitud del anterior mando. Calixto era jefe del Departamento Oriental del Ejército Libertador que incluía a las antiguas provincias de Oriente y Camagüey.

El 21 de septiembre, Gómez atacó Cascorro. El sitio se extendió por 15 días: «Se les hacen más de 200 disparos de cañón. Las cápsulas no revientan y sólo hacen el efecto de balas de arrasar. Hacen daño a los edificios, por encima, pero insuficientes para destruir los atrincheramientos que son bastante sólidos. El enemigo, a pesar de su estrecha situación como tiene abastecimientos dentro y ha comprendido lo inútil de nuestra artillería, resiste ante nuestra tenacidad». (1)

Una poderosa columna de refuerzo obligó a los mambises a levantar el sitio. Los españoles desataron una intensa campaña de prensa sobre el fracaso cubano tanto en Cuba como en el extranjero.

El 30 de septiembre, Calixto, al frente de una poderosa columna, salió de los límites de Jiguaní y se encontró con el obstáculo del río Cauto desbordado por las lluvias. Había dos factores desventajosos para el cruce del río: la gran cantidad de hombres, más de 2 000 y el exceso de impedimento, debido a las armas y parque que llevaba para Máximo Gómez. Sin embargo, estaba incitado por la urgencia de llegar lo más rápidamente a Camagüey.

El fracaso de Cascorro obligaba a los cubanos a forzar al paso del Cauto sin detenerse a esperar que la creciente del río disminuyera. Ante la imposibilidad de encontrar un vado, recurrió a la utilización de medios ingenieros. Tradicionalmente, los vecinos del río tenían pequeñas canoas, pero en aquellos momentos el número era bastante reducido. El traslado de la columna insurrecta, en esas embarcaciones, se hubiera prolongado indefinidamente, y con la amenaza de quedar fragmentada, nada conveniente en una operación militar. Gracias a la experiencia de los vecinos del Cauto, y a la mano de obra de los combatientes la mayoría campesinos, se talaron una gran cantidad de árboles, muy abundantes en las riberas del río, y se construyeron numerosas balsas. En dos días, a pesar de los intensos aguaceros, contaban con una flotilla de balsas.

El jefe del Departamento organizó minuciosamente el paso del río, dividió las tropas en pequeños grupos, asignándole a cada uno una embarcación. La caballería, más de doscientos jinetes, iban en canoas con los caballos cogidos por las bridas. La impedimenta se dejó para el final. En la otra ribera del río, los mambises encontraron extensas llanuras inundadas, y fueron atravesadas cargando, cada soldado, además de sus utensilios personales, 60 ó 70 libras
de parque destinado a Gómez.

El río Salado, inundado también, fue atravesado por un puente que se le construyó. Al llegar a San Andrés de la Rioja, zona mucho más alta, los cubanos habían ganado una difícil batalla a la naturaleza. Allí se incorporaron las fuerzas de Holguín con dos cañones y una gran cantidad de mulos y caballos. En este campamento: «…la columna se había fortalecido militarmente en dos sentidos: con la incorporación de nuevas fuerzas y con la inclusión de la artillería; había ganado en movilidad el pasar la carga adicional de la artillería para las acémilas. Por otro lado la lluvia cesó y los caminos se hicieron más transitables». (2)

El 13 de octubre Máximo Gómez y Calixto García se encontraron en San Antonio de Blanquizal y trazaron el plan de operaciones: el ataque a Guáimaro. El primero, al frente de una columna de caballería en las inmediaciones de la ciudad de Camagüey, impediría la llegada de refuerzos a los sitiados. Los mambises tuneros desempeñaron similar función en su zona. El sitio del poblado por Calixto, se prolongó entre el 17 y 28 de octubre, cuando finalmente se rindió la plaza.

Después de esta victoria, ambos generales, unidos, decidieron atacar el poblado de Cascorro. El general José M. Capote, con parte de las fuerzas, recibió la misión de construir trincheras alrededor del poblado, impedir la entrada de alimentos y hostigar la guarnición, constantemente, para desmoralizarla. Mientras, Gómez y Calixto se enfrentaron a la poderosa
columna de refuerzo del general Jiménez Castellano, quien logró, después de combatir con los cubanos, entrar en Cascorro.

El plan trazado por ambos estrategas, se adaptaba a las nuevas circunstancias; en esos momentos era imposible atacar Cascorro, defendido por más de 4 000 españoles, por lo que bloquearon y repartieron las fuerzas en todos los caminos de acceso al poblado.

El 21 de septiembre, Gómez atacó Cascorro. Foto: prensalatina.cu

Jiménez Castellanos decidió retirar la guarnición de Cascorro. El 5 de noviembre, después de incendiar el poblado, inició la marcha. En su recorrido hasta San Miguel de Nuevitas fue continuamente hostigado por los cubanos. En la operación reconoció tener 20 muertos, 59 heridos graves y 138 leves. Los cubanos, 6 muertos y 44 heridos, entre graves y leves. Poco después, los españoles también se vieron obligados a retirar la guarnición de San Miguel de Nuevitas.

Estas acciones cubanas demostraron la capacidad y organización del Ejército Libertador. Vencieron los obstáculos de las crecidas de los ríos Cauto y Salado, alimentaron durante más de un mes una concentración de alrededor de 3 000 combatientes y sostuvieron durante once días el sitio de Guáimaro. Luego, obligaron al mando enemigo por medio de acciones combinadas de grandes unidades y hostigamiento guerrillero, a abandonar los poblados de Cascorro y San Miguel.

Aunque también tienen otra lectura estas acciones. El ejército español había concentrado la mayoría de sus tropas en el oriente y el occidente de la isla donde el Capitán General Weyler llevaba a cabo una intensa ofensiva. No era pensable en el occidente esta concentración de tropas y su desplazamiento sin ser hostigado por el enemigo. Mucho menos dedicar tiempo a construir un puente para facilitar la marcha.

En buena medida los éxitos de los mambises en Oriente y Camagüey, los sitios relativamente prolongados a plazas enemigas como los de Guáimaro, Tunas, Guisa… eran también producto de la resistencia de los mambises del occidente y Las Villas. Ellos obligaban al mando hispano a mantener el grueso de sus fuerzas en el occidente pues no lograban aplastar la insurrección.

Surge otra pregunta sin respuesta ¿Por qué no fueron trasladadas al occidente y Las Villas parte de esos mambises orientales bien armados y entrenados? Las respuestas pueden ser muchas; pero en cierta medida pese a la triste experiencia de la contienda de 1868, donde las divisiones internas y regionales fueron un factor que dispersó el esfuerzo independentista también estaban presentes en el 95. Eran los terribles fantasmas de la contienda de 1868 a 1878 que habían sobrevivido. La destitución de Céspedes, el motín de Laguna de Varona acompañaban a estos mambises. La multitud de hombres y mujeres que entregaban familia y vida a la guerra estaban imbuidos de un sentido de la autodestrucción inconsciente.

El fracaso de Cascorro obligaba a los cubanos a forzar al paso del Cauto sin detenerse a esperar que la creciente del río disminuyera. Foto: archivo

NOTAS
1– Gómez, Máximo, Diario de Campaña, 1899, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1968, p. 362.

2– David Gómez Iglesias: «Marcha de Calixto García a Guáimaro», en Ámbito, Suplemento cultural del periódico Ahora, Holguín, septiembre de 1984, no. 5, p. 7.

Publicado en Memoria Holguinera Radio Angulo en internet. Link: Operación Guáimaro- Cascorro y los fantasmas del “68” (icrt.cu)

Un día de la guerra: 17 de junio de1869

Por el Ms. C José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia

Uno de los asuntos más serios a que tuvo que enfrentar el estado español en su guerra colonial en Cuba fue el control de la población. Sabían que la base esencial de las tropas insurrectas eran los campesinos y peones agrícolas. Gente, la más de las veces, estrechamente relacionada por parentesco o amistad con los líderes insurrectos locales. El gobierno colonial tomó una medida que fue fundamental en la represión de la sociedad cubana; la formación de los llamados destacamentos.

Uno de los asuntos más serios a que tuvo que enfrentar el estado español en su guerra colonial en Cuba fue el control de la población. Foto: ACN

En un barrio rural construían un fortín u ocupaban una edificación de condiciones óptimas para cuartel la que fortificaban. Dejaban algunos soldados regulares y formaban un pelotón de voluntarios con los vecinos de la comarca. ¿Hasta qué punto estos individuos formaban esta fuerza de forma voluntaria o bajo la presión de los colonialistas? En medio de una guerra a muerte donde cualquier vecino podía ser considerado sospechoso de colaborar con el enemigo es comprensible que la decisión de no pocos campesinos de integrar esta fuerza no fuera muy voluntaria.

Para mejor comprender la vida en uno de estos destacamentos y sus acciones nos acercamos al de Sao Arriba situado en la jurisdicción de Holguín en el oriente de la isla. Tomaremos un día, el 17 de junio de 1869, para conocer de su vida cotidiana. Ese día se presenta un vecino al jefe de la pequeña fuerza que cuida aquellos predios e informa que: “[…] fue hecho prisionero de este al estallar la insurrección por hallarse en aquel punto, por haber ido a visitar a su padre que lo tenía enfermo allí.” (1)

Pese a que la noticia parece poco creíble, pues lo más probable es que este individuo se incorporó a las fuerzas insurrectas voluntariamente como hicieron muchos al iniciarse la guerra, el jefe del destacamento realiza una indagación entre los vecinos:

“Habiendo tomado antecedentes sobre su conducta anterior y modo de proceder por personas de providad de este punto todos me han manifestado que esta era buena por lo cual no he tenido inconveniente en perdonarlo para que se dedique a sus trabajos” (2)

El individuo a cambio del perdón brinda información sobre los insurrectos: “Al propio tiempo examinando al mencionado Ricardo, del número del enemigo que allí había dice que no pasaban de 200 y que los dirigía el titulado Coronel Guereño.”(3)

En los destacamentos se da un asunto de interés. La combinación de voluntarios integrado por vecinos de la comarca con tropas regulares. Esto permite ir abarcando nuevos territorios y creando más unidades de ese tipo. El jefe del destacamento de Sao Arriba informa a sus superiores el 17 de junio de 1869:

[…] en el día de hoy se ha establecido el destacamento en el punto denominado de la Palma, el que consta de 1 cabo y 4 soldados de este y 20 voluntarios. (4)

Es decir 5 militares y 20 vecinos de la comarca que han sido reclutados como voluntarios. Uno de los asuntos más importantes de estos destacamentos es el control de un área determinada y sus vecinos. Asunto imposible de hacer por las fuerzas de las columnas volantes que se desplazaban constantemente por un amplio territorio. Mientras los destacamentos se mantienen actuando sobre un área determinada. Llegan a tener cierto dominio de esa zona y cuentan además con el apoyo de vecinos que por simpatía o temor los ayudan brindándole
información. Los destacamentos estaban asentados sobre un mar de pasiones encontradas. Por un lado una parte de sus vecinos eran convencidos integristas. Mientras otros sentían simpatías por la insurrección. En algunos casos tenían parientes o amigos cercanos en ese bando. En ocasiones los ayudaban. Un informe de fecha 17 de junio de 1869 del jefe del destacamento de Sao Arriba refleja una actuación bastante controvertida de un vecino del barrio.

“Habiéndome dado conocimiento en el día de anteayer a cosa de las 12 del mismo, de que en el punto denominado La Escondida, a media legua de este de que en una casa se habían presentado tres insurrectos dos de ellos extranjeros y uno cubano, el que portaba un revólver y que se había llevado a la fuerza a dos vecinos, amenazándolos con dicha armas, con el fin de que los sirviese de práctico para que los llevasen a San Fernando, en donde se el grueso del enemigo y este tenía su cuartel general, acto seguido , Salí con 4 soldados de este destacamento y 4 voluntarios que me servían de guía y habiendo practicado un escrupuloso reconocimiento por donde aquellos aparecieron y sus inmediaciones resultó el no hallar nadie pero tuve la satisfacción de que los dos paisanos que aquellos se llevaron pudieron engañar a estos internándolos en la espesura del monte, dejándolos allí y fugándose estos viéndose de este modo, libres de caer en manos del enemigo entonces dispuse que 6 voluntarios se quedasen y diesen una batida por el monte, no dando esta el resultado que yo deseaba.” (5)

En los destacamentos se da un asunto de interés. La combinación de voluntarios integrado por vecinos de la comarca con tropas regulares. Foto: Internet

La descripción nos pone ante una situación bastante peculiar, pues a los tres días que recibe información del jefe del destacamento del secuestro de los dos individuos. Además estos se fugan lo que nos pone en guardia sobre la buena fe de esos campesinos. ¿Realmente fueron secuestrados o se brindaron de forma voluntaria a ayudar a los mambises?

En cierta forma es comprensible la actitud de estos individuos que viven a media legua del destacamento por lo que deben se subsistir con los insurrectos pero al mismo tiempo ponerse a resguardo de las fuerzas represivas.

Sin embargo dos días después el 17 de junio de 1869 ocurre un acontecimiento que muestra la otra cara de esos destacamentos para España: “Mas en el día de ayer dos vecinos de esta d. Nicomedes de la Rosa y Joaquín Infante que tiene propiedad en aquel punto, y al salir a sus trabajos y los que están autorizados, el primero para portar una pistola y el segundo escopeta, por ser voluntarios y personas que han prestado muy buenos servicios en particular el primero este ultimo distinguió al pie de un monte cercano, un hombre y haciéndosele este sospechoso su presencia en aquel lugar, se dirigió hacia él y con pistola en mano le intimo a que hiciera alto y habiéndolo interrogado, conoció por sus palabras y porte no era hombre de
bien y determinó junto con su compañero Infante el traerlo preso a este punto y a mi disposición.” (6)

El individuo detenido resultó ser un insurrecto. Incluso es uno de los que hacía dos días había “secuestrado” a los dos vecinos de que hicimos referencia. En este caso estamos ante dos individuos fieles a la metrópoli que son del cuerpo de voluntarios, incluso, se les permite portar armas de forma permanentemente para ir a sus labores. Ambos son verdaderos agente de la represión. Vigías permanentes en este territorio. De esta forma los destacamentos eran territorio en lo político en extremo complejo. Bajo la aparente tranquilidad se movían intereses por completo encontradas. Este 17 de junio de 1869 fue un día más de la guerra. Aparentemente no ha ocurrido nada importante. Pero en él se han desarrollado acontecimientos que nos muestran el estado de vigilancia a que había sometido el gobierno colonial a sus súbditos. Es como una biopsia de aquella contienda. Aquel día se iniciaba
un sendero terrible para el mambí apresado por estos esbirros voluntarios de represión. Lo más probable es que fueran ejecutados como ocurría con la mayoría de los mambises capturados. Uno de los muchos héroes anónimos las guerras de independencia.

Aquel día se iniciaba un sendero terrible para el mambí apresado por estos esbirros voluntarios de represión. Foto: Internet

NOTAS
1–Archivo de Historia Holguín Fondo Tenencia de Gobierno Expediente 6010
Legajo 159
2–Idem
3–Idem
4–Idem
5–Idem
6– Idem
Publicado en Memoria Holguinera Radio Angulo en internet. Link: Un día de la
guerra: 17 de junio de1869 (icrt.cu)

Voz y ojos para Tití

Porque no hay hoy sin ayer, las Romerías de mayo se constituyen también como un espacio para reverenciar la obra de quienes han hecho tanto por el arte joven cubano. Bajo esta premisa, artistas de la escena subieron las escaleras del Gabinete Caligari para homenajear a un hombre de luz: Alcides Carlos, Tití, quien falleciera el pasado mes de febrero, dejando una obra fecunda dentro del movimiento escénico y visual cubano.

1. La Compañía Tiempos abrió el homenaje a Tití. Foto: Kevin Noya

Al artista santiaguero fueron a cantarle la compañía Tiempos, de Granma, y los cantautores de la Trovuntivitis. La obra “Persistencia” evocó la memoria de quien hiciera de la comunidad y las calles el mejor escenario posible para defender los valores de la ciudad, promover lo mejor de las artes visuales, y nuclear a una vanguardia artística en torno al quehacer de la Asociación Hermanos Saíz.

Como presencia corpórea de Tití estuvieron sus “Ojos”, las estatuas vivientes con las que recorrió el país en disímiles eventos culturales, llevando siempre la cotidianidad santiaguera y nacional como estandarte. Una vela por su obra fue encendida en el Caligari, mientras las manos de miembros de la Asociación de todo el país quedaban estampadas sobre un lienzo como representación de tantas juventudes a las que influenció con su obra.

Yasser Velázquez, miembro de la dirección nacional de la AHS, invitó a todos los presentes a agradecer con sus manos pintadas el legado inmenso de “El Gordo”, a quien nunca faltó la sonrisa y el impulso de los grandes artistas.

4. El performance de “Ojos” rememoró la obra de su creador. Foto: Kevin Noya

Los jóvenes trovadores Nelson Valdés y Yatsel Rodríguez dedicaron sus interpretaciones a Tití. Mientras, los “Ojos” descendieron hasta la Plaza del Arte Joven, el Parque Calixto García, lugar donde tantas veces han cautivado a los transeúntes holguineros, para fundirse con los romeros y estar ahí, en la calle, donde Tití los puso para mirar mejor el arte de la Cuba contemporánea.

Redes sociales en el marco de Bloguerías

Por Lilian Sarmiento Álvarez

Como parte del evento “Bloguerías de Mayo” se desarrolló desde su espacio habitual de la Biblioteca Provincial Alez Urquiola el panel “La creación de contenido como meta de trabajo en el ciberespacio”.

Como parte del evento “Bloguerías de Mayo” se desarrolló desde su espacio habitual de la Biblioteca Provincial Alez Urquiola el panel “La creación de contenido como meta de trabajo en el ciberespacio”. Foto: Eliécer Peña

En el debate participaron los periodistas de Cubadebate, Ana Álvarez Guerrero y Jorge Suñol Robles, los holguineros Carlos Parra y Juan Pablo Carreras de la corresponsalía de la ACN, e integrantes de la Campaña contra la Violencia de Género “Evoluciona” en Las Tunas.

El equipo de Cubadebate habló sobre el trabajo que el medio ha venido realizando fundamentalmente para acercar a los jóvenes al consumo de sus productos en redes sociales y otras plataformas, a través de podcast y dinámicas novedosas en los que la generación de contenido para un público específico es lo fundamental.

Luis Ernesto Ruiz Martínez, fundador y presidente del Comité Organizador de Bloguerías, adelantó que sobre ese mismo tema se hablará mañana con el equipo del programa “Con Filo”, desde la perspectiva del enfrentamiento mediático a partir del aprovechamiento de la gestión de contenidos en las redes sociales.

En el debate participaron los periodistas de Cubadebate, Ana Álvarez Guerrero y Jorge Suñol Robles, los holguineros Carlos Parra y Juan Pablo Carreras de la corresponsalía de la ACN, e integrantes de la Campaña contra la Violencia de Género “Evoluciona” en Las Tunas. Foto: Eliécer Peña

Invitados de todo el mundo vinculados a grupos de solidaridad con Cuba y al ICAP participan también en este intercambio desde sus experiencias en otras latitudes. Todos estos momentos de Bloguerías están siendo transmitidos a través del noticiero que el evento propone desde los canales de la ACN y Cubadebate.