Un lugar para la trova

Una vez al mes tiene lugar en Holguín un evento comercial donde se solo se expende el arte de alta factura. Con las notas musicales como producto y la guitarra como fiel herramienta, el trovador propone su obra y los espectadores consumen a gusto.

Como estandarte de los valores culturales de la nación se erige la Feria de trovadores, espacio que arriba a los dos años de creado, en un incesante bregar para unir las distintas generaciones de la música en pos de ese ritmo tan nuestro.

El Callejón de los milagros, perteneciente al Centro Cultural “Plaza de la Marqueta”, se erige como el centro gravitatorio de este proyecto que abandona poco a poco su etapa prematura para alcanzar un estadio más concreto.

Plataforma para el intercambio generacional y el cultivo de la trova es la Feria. Foto: Oscar Gordillo

Todavía está fresco ese primer jueves en 2016, noche bohemia donde se dieron cita los empedernidos cultivadores del género para fomentar un consumo cultural diferente del propuesto por otros géneros que gozan de mayor popularidad y comercialización.

La buena acogida de la Feria de los trovadores es posible en gran medida gracias al apoyo de La Marqueta, epicentro no solo de expoventas, sino dedicado a la promoción de las vertientes artísticas , con mayor énfasis en las de factura local. Instituciones como estas y el Café de la EGREM, ubicado en la esquina de la céntrica plaza holguinera, propician el desarrollo del talento musical emergente del patio.

Gerardo Alfonso, Raúl Torres, Eduardo Sosa, o Pepe Ordás, son solo algunos nombres que engrosan la lista de referentes de la trova cubana que han engalanado el escenario “ferial”, a los que se suman el maestro Fernando Cabreja, la jóvenes promesas Manuel Leandro y Lainier Verdecia, o Raúl Prieto, anfitrión y principal gestor del espacio. Éste último fue el encargado de iniciar el concierto de fundadores de la Asociación Hermanos Saíz y del Movimiento de la Nueva Trova.

Su profundo agradecimiento a las instituciones culturales de la provincia, así como a Edelis Loyola, expresó Prieto al iniciar la noche, en la que significó especialmente a la cantautora por el concierto para niños ofrecido durante la tarde del propio día en la sede en Holguín de la AHS.

Un canto a la cotidianidad, el amor, la vida, con enfoque romántico, bohemio, valiéndose de fusiones entre bolero, rock and roll o pop, constituye la propuesta de Prieto, quien se encuentra constantemente en un proceso de renovación de su grupo, elemento que se evidencia en nuevas sonoridades, lo que a su vez garantiza la continuidad del proyecto sin perder su esencia, el cual destaca además como formador de generaciones e impulsor de las carreras musicales de varios jóvenes graduados del conservatorio que han transitado por él.

Cedida la batuta a otro maestro de generaciones, Fernando Cabreja, la noche no se fue por el tragante, y este 29, pero de noviembre, dos hermanos desde 1986, como se catalogan Prieto y Cabreja, dedicaron la velada a uno de los pilares de este movimiento en nuestro país, Silvio Rodríguez, quien celebra su onomástico el propio día. Cabreja, ese Fito o Sabina tan nuestro, mezcló sus doctrinas filosóficas de la cotidianidad para regalar a los presentes una velada a la talla de los dos grandes maestros holguineros.

A Silvio y al público fiel que los acompaña en cada cita, se dedicó el concierto que se incluye dentro de la jornada de celebraciones, extendida hasta el próximo sábado primero de diciembre. Sin dudas merecidos festejos para esta plataforma donde se intercambian estilos y tendencias de la música cubana, devenida además en cantera para el rescate y proliferación del movimiento trovadoresco en Holguín.

Los agradecidos te acompañan

El 25 de noviembre desde hace un par de años no es un día cualquiera para los cubanos. Con antelación era la fecha para recordar la salida de los expedicionarios del yate Granma desde México en su travesía hacia Cuba. Pero en la madrugada del penúltimo mes de 2016 nuestro país y el mundo quedaron en shock por la noticia: Fidel Castro había fallecido.

Difícil de creer, y aún más de procesar para los cubanos fue la noticia de la muerte del líder. Foto: Internet

Difícil de creer, y aún más de procesar para los cubanos fue escuchar tales palabras, así lloraron su ausencia física como al abuelo, al padre o al hermano perdido. Hoy, dos años después, su pueblo se congrega para homenajear el momento en que el líder indiscutible de la Revolución se inmortalizó.

En gala político cultural realizada en el Teatro Eddy Suñol los coterráneos del Comandante en Jefe evocaron el legado de uno de los holguineros más grandes, ese que nació en Birán con el destino de un país en sus manos, y del mundo.

Con la cultura como escudo y espada de la nación se presentaron en una sala Raúl Camayd colmada de espectadores los solistas Ernesto Infante, Patty Fonseca, Nadiel Mejías y Orlando Silverio, para homenajear al eterno líder con icónicos temas como el “Candil de nieve”, inmortalizado en la voz de Pablo Milanés, o “Ángel para un final”, de Silvio Rodríguez.

Por su parte la danza no estuvo ajena a la solemne cita y fue a través de las pequeñas de Mónica Dance que se homenajeó el legado de Fidel en una gala color verde olivo a la que asistieron las principales autoridades de la provincia.

Momento significativo dentro de la velada, como ya es de costumbre en sus presentaciones, fue el tema musical interpretado por nuestra Thalía, la pequeña mayaricera que ganó el concurso La colmena TV, quien se sumó además a la evocación del líder por las nuevas generaciones.

Los agradecidos colmaron el Teatro Eddy Suñol para homenajear a Fidel. Foto: Internet

La jornada de homenajes por la fecha concluyó con esta gala nocturna, no así la gratitud ni la fidelidad de un pueblo a su líder, ese mismo que lo recuerda permanentemente con cada accionar bajo sus ideales y que junto con la poetisa Carilda Oliver Labra reafirma el verso: “Gracias por todo Fidel”.

Cerró Encuentro de Bandas de Concierto en Holguín

Por Rosana Rivero Ricardo

Con la actuación de las Bandas de Concierto Provincial y del municipio de Cacocum integradas, concluyó este 24 de noviembre el IX Encuentro de estas agrupaciones que logró aglutinar desde el día 19 pasado, 12 de los 14 conjuntos de Holguín.

Un atractivo repertorio que dejó al público con ganas de más, ofrecieron los músicos bajo la batuta de Rafael Mora, director de la banda cacocumense, quien lideró los compases del Himno Nacional, con el cual inició la velada en frente del Museo Provincial La Periquera.

A los 40 años de vida artísitca de Humberto Pino se dedicó el certamen. Foto: AA

Resaltó la juventud de los integrantes de la Banda de Cacocum, una de las fundadas en 2007 y que desde entonces, han sido sus integrantes virtuosos defensores de la música de concierto.

Distinguió el IX Encuentro el homenaje desde los pentagramas a compositores holguineros, entre ellos, Manuel de Jesús Leyva (Coco), que consagró su vida a la Banda Provincial y de quien varios colectivos interpretaron temas en las retretas ofrecidos de dos a cinco de la tarde, frente a la sede de la Uneac, como parte del evento.

La noche de cierre del IX Encuentro no fue excepción. El popular chachachá de la autoría de Coco “Holguín, mi querido Holguín”, se escuchó en la velada, seguido por el tema “Cuando un amigo se va”, en la voz del solista Ernesto Infante.

Rafael Mora cedió la batuta de Humberto Pino, director de la Banda Provincial y uno de los artífices del suceso, a cuyos 40 años de vida artística se dedicó el IX Encuentro, además de al150 aniversario de las Guerras de la Independencia y al segundo aniversario de la desaparición física de nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. De su autoría, Pino dirigió las notas de “Danzón Maritza” y “Andante y slow”.

El compositor resaltó a la prensa que “en la provincia tenemos la suerte de que las 14 bandas holguineras estén vivas con bastante buena salud, a pesar de los problemas materiales. El logro del evento es congregar durante cinco días las bandas municipales. Hemos podido escucharlos, valorarlos. Para mí, que estuve dos años fuera del país, el rencontrarme con ellas ha sido motivo de mucha satisfacción. Algunas me han sorprendido, porque están mejor de como las dejé. Además, no solo yo las pude valorar, sino que los propios músicos se confrontaron y, aunque el evento no es competitivo, nos permitió autoevaluarnos.

Como invitado de la jornada final estuvo el conjunto de saxofones “Caribe Sax”, dirigido por Daniel Sosa, quienes interpretaron “Es más que amor”, “Habana” y “Little Boy Lost”.

La Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos concedió reconocimientos a los colectivos de Urbanos Noris, Báguanos y Cacocum, distinciones recibidas anteriormente por sus similares. Asimismo se distinguió a fundadores, compositores y directores de bandas.

Merecieron el agasajo los subdirectores de la Banda Provincial Emilio Sánchez, José Francisco Obregón y Daniel Sosa, su titular Humberto Pino, su administrador  Manuel Barrera, el primer director de la Escuela de Banda de Holguín, Leonel Caballero; además del percusionista gibareño Francisco Sánchez (Lelé), a quien también se consagró el IX Encuentro.

A la velada asistieron Ernesto Santiesteban Velázquez, primer secretario del Partido Comunista de Cuba en Holguín; Julio César Estupiñán Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular y Rachel García Heredia, directora provincial de Cultura en el territorio.

La noche de concierto concluyó con el tema “Junto a usted, Mi Comandante”, compuesto por Roberto Martínez, a propósito del aniversario de Fidel Castro Ruz, defensor de que en cada territorio de nuestra Isla existiera una banda de concierto que hoy son instituciones con una consolidada trayectoria artística.En este último momento la Banda estuvo dirigida por el maestro Emilio Sánchez, y acompañada por el Coro Orfeón de Holguín.

 

Un paseo en la Máquina Perfecta

Timba, salsa, balada, bachata, y hasta el bolero pueden escucharse en el paseo musical por los géneros populares que propone Mónica Mesa.

Una noche para recorrer lo más autóctono de la música bailable a través de la excelente interpretación femenina, fue la de este sábado 17 de noviembre en la Ciudad de los parques.

Una de las promesas femeninas de la música salsa cubana es la joven artista. Foto: AA

El centro cultural “Benny Moré” devino en parada ideal en Holguín para la Gira Nacional de la agrupación “Mónika y La Máquina Perfecta”.

Sin dudas una de las promesas femeninas de la música salsa cubana es la joven artista, quien ha probado su talento en agrupaciones de prestigio nacional como NG La Banda, Azúcar Negra, y Anacaona, entre otras.

Ocho años dentro del panorama bailable cumple este proyecto que ha compartido escenario con creadores de elevada popularidad dentro de la canción cubana como Polito Ibáñez, Arlenys Rodríguez, o al guitarrista cubano flamenco Reinier Mariño.

Sin dudas provechoso ha sido para la intérprete trabajar o colaborar con otras agrupaciones de gran prestigio como los grupos de Isaac Delgado, Haila María Mompié, o Pupy y Los que son son; con los cuales realizó giras internacionales por más de 50 países, compartiendo escenario con artistas de la talla de Gilberto Santa Rosa, Oscar de León, Andy Montañés, Víctor Manuel, o  Juan Formell y Los Van Van.

Después del éxito de su primer single y videoclip “Mi Soledad”, en el 2007, con el cual estrenó su carrera en solitario, Mónica Mesa se ha mantenido fiel a una fórmula que combina carisma interpretativo, eclecticismo musical y un don nato para mover a los bailadores.

“Mónika y La Máquina Perfecta” grabó su opera prima en el 2012, álbum que tituló “Al Fin”, producido por la disquera cubana EGREM, donde participaron músicos de gran talento como el trompetista Alexander Abreu, director de Habana D´Primera, el cantante y percusionista Yulién Oviedo, el pianista Joel Domínguez, y el apoyo vocal de Coco Freeman.

Versatilidad interpretativa en los géneros populares bailables demuestra este proyecto. Foto: AA

Aunque ese CD abarca fundamentalmente obras de la música bailable, las posibilidades vocales de Mónika le permiten cantar otros géneros como su versión de los clásicos Si me pudieras querer, de Ignacio Villa, y Perdón, del puertorriqueño Pedro Flores, sin dudas referentes del bolero.

Esta noche Holguín la recibió para acariciar la madrugada en un concierto donde engranó perfectamente la maquinaria de Mónica y así regaló a los bailadores una amalgama de temas que se incluyen en el repertorio de la agrupación, conjuntamente con otros que se estrenarán en su última producción discográfica.

Luego de una gira por el extranjero, en la que ratificó su sueño de “cantar por muchos países, donde admiren nuestra música cubana”, Mónika arribó al territorio nacional para realizar este periplo por la Isla.

“La dama de Cuba”, como también se le conoce, hizo suya la madrugada con el canto a situaciones cotidianas, el amor y el desamor, con estribillos y rimas pegajosas características de los géneros populares que cultiva, esos mismos que recorre en su Máquina Perfecta.

Así es mi suelo cubano

Las campanas de la libertad atizaban una jornada diferente en la Villa de San Salvador mientras la euforia inundaba las calles festejando lo que parecía algo irreal. Solo diez días habían transcurrido desde que se diera el grito de independencia en la finca La Demajagua, y el eco más fuerte rezonaba en Bayamo, la primera región en acariciar el anhelo mambí.

Una perfecta simbiosis de varias influencias es nuestra cultura. Foto: Carlos Rafael

De la loma al batey o la ciudad se escucha el cantío del gallo mañanero, lo mismo se arma una rumba que un guateque, se baila un danzón o un cálido bolero, así es esta Isla en medio del Caribe, esa que cada 20 de octubre celebra el Día de la Cultura.

Para homenajear nuestras raíces y tradiciones, esa cubanía que nos llega desde el siglo XIX, se realizó en la noche de este sábado la gala por tan significativa fecha.

“La tierra más hermosa” encontró escenario para los festejos enfrente a una de las edificaciones más insignes de la Ciudad de los Parques, el Museo Provincial “La Periquera”. En el mismo sitio donde resistieran varios días los soldados españoles a los embates de las fuerzas independentistas, más de un siglo después se reunieron los holguineros para cantar y bailar por eso que nos hace únicos, auténticos.

El orgullo de ser cubanos encontró representación en la música de una agrupación fundada por El Guayabero, Faustino Oramas, la cual continúa fiel al legado de su creador y deleita con sus letras jocosas, pícaras, propias del estilo de ese gran juglar que enorgullece a los habitantes de este territorio nororiental.

En esa mezcla de razas, ritmos e influencias foráneas que es nuestra cultura, se embarcaron las muchachas de la Compañía “Mónica Dance” para representar una rumba flamenca, esa misma que encuentra perfecta simbiosis entre el continente negro y la región ibérica.

Para los románticos no podía faltar un bolero que calentara la velada, así los solistas Yamila Rodríguez y Wilker Cobas, acariciaron los sentidos con su voz, al interpretar un popurrit de piezas referentes de este género insigne de nuestra Isla.

130 años del legado cultural holguinero fueron resumidos por Seik. Foto: Carlos Rafael

“A la lid holguineros valientes…” es la estrofa primera que cita el poeta y promotor cultural Gilberto González Seik, mientras resume orgulloso 130 años del legado cultural holguinero, en ese donde no pueden faltar nombres como Lalita Curbelo o Raúl Camayd, por solo citar algunos.

Como el mejor añejo, uno que trasciende la centuria, se escuchan las notas de una agrupación mambisa que desafía al tiempo y se inserta en cada periodo de la música popular sin perder su sello, es la Orquesta Hermanos Avilés, la que interpretara su primera pieza el 16 de octubre de 1882, dirigida en aquel entonces por su fundador Manuel Avilés Lozano.

Y se enlaza el homenaje musical con el agazajo de esta tierra a uno de sus más ilustres hijos, Manuel de Jesús Leyva, o “Coco”, como cariñosamente se le conoció; a sus hijos Yelina y Wolfang, la Empresa Provincial de la Música y los Espectáculos “Faustino Oramas” les entrega el reconocimiento para su padre.

La sorpresa de la noche la trae una pequeña, que desafía su estatura y edad con las dimensiones de su talento, es Leydis Thalía, mayaricera orgullosa, la misma que ganó el concurso televisivo infantil “La Colmena TV”, quien obsequia a Ernesto Santiesteban, Primer Secretario del Partido en la provincia, una muestra de tierra de la Finca “San Lorenzo”, lugar donde transcurrieron los últimos días del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes; junto con Santiesteban, una representación de las principales autoridades holguineras reciben el simbólico regalo.

“Cuida´o con el perro que muerde callo´o”, es el estribillo que se escucha, el mismo que creara nuestro Guayabero y que hoy representa al equipo de béisbol de Holguín, ese mismo que actualmente se erige como orgullo de su pueblo por las recientes victorias y alegrías.

Leydis Thalía obsequió a Santiesteban una muestra de tierra de la Finca “San Lorenzo”. Foto: Carlos Rafael

La noche termina, con ella la gala, pero no el homenaje a nuestra cultura, pues con cada paso orgulloso de sus raíces en cualquier lugar del mundo, el cubano rinde tributo a su cultura, su identidad.

Indispensables para la sociedad

Con la premisa de que el museo debe ser una institución necesaria e indispensable para la sociedad, se desarrolló en Holguín el 1er Encuentro regional Oriente de Natured, o Red de Museos y Salas de Historia Natural.

El encuentro comprendió una visita al Museo de Ciencias Naturales de Gibara. Foto: Claudia Arias

La cita tuvo como sede en el Museo de Ciencias Naturales de Holguin “Carlos de la Torre”, en jornadas de intercambio y confraternización que se extendieron desde el pasado día 1ro hasta este 5 de octubre.

La visita y evaluación de los miembros de Natured a las dos instituciones de esta índole en la provincia fue momento esencial dentro del programa de actividades, por tal motivo arribaron al Museo de Ciencias Naturales de Gibara.

El trabajo en cuatro comisiones definió parte del encuentro en las que se trataron temas como la organización interna de la Red o la capacitación, entre otros aspectos y procedimientos relativos a su trabajo.

Para el intercambio y confraternización se realizan estos eventos. Foto: Claudia Arias

La membrecía de la Red y requisitos para incorporarse determinada institución, o por el contrario causar baja; la elaboración de planes anuales e informes de cumplimiento; las facilidades de sus miembros, que incluye asesoría y posibilidades de participación en eventos como el Simposio de museos- de carácter internacional-, y el Coloquio-realizado en el plano nacional con sede en diferentes provincias del país que se realizará cada dos años-; fueron algunos de los temas abordados.

Los requisitos editoriales de “Savia”, revista cubana de los museos que debe erigirse como principal vocero de la Red, fue otro de los elementos planteados. En el encuentro se destacó además que esta publicación no tiene la categoría científica porque se circunscribe más a la divulgación del trabajo sobre estas instituciones.

Elemento importante dentro de las conclusiones fue el tema de la capacitación, que se incluirá dentro del plan de trabajo de la Red donde se definirán los momentos en el año que se realizarán los cursos.

En la clausura del evento se definió el plan de actividades para el año próximo, en el que se incluye la celebración del 7mo Simposio de Museos y Salas de Historia Natural en julio de 2019, así como la participación en el evento “Expoambiente”, con énfasis en este último sobre la educación ambiental a través de los museos y sus colectivo de trabajo.

Instituciones de incalculables conocimientos son los museos. Foto: Claudia Arias

Momento especial de la tarde fue la entrega de reconocimientos “por su consagración a la salvaguarda del patrimonio” a varios participantes en el encuentro, entre ellos para Evelin Hernandez Cobas, presidenta del Centro Provincial de Patrimonio, y otros que colaboraron con la cita, como los trabajadores del Museo holguinero, quienes bajo la dirección de Yaquelin Rodriguez, realizaron una acogedora estancia a los participantes del evento.

Los museos son instituciones que destacan por el conocimiento que poseen, y su importancia dentro de la sociedad es innegable, por tal motivo se vuelve esencial que sus puertas estén siempre abiertas para todos los que atrapados por la curiosidad, o la avidez de conocimiento, decidan embarcarse en la aventura que constituyen las visitas a estos peculiares sitios.

Dos años eternos

La noticia marcó la mañana del pasado domingo 23 de septiembre, en un principio captó el asombro de muchos presentes, luego la nostalgia, la añoranza, y a la vez el desenfreno por disfrutar esta última semana de concurso luego de que no regresará en 2019, como tradicionalmente sucede, sino que habrá que esperar dos años para volver a disfrutar de la danza.

Je te Haime, de la compañía española invitada al concurso HURyCAN, resultó la obra más popular. Foto: Carlos Rafael

Hasta 2020 tendrán los jóvenes bailarines cubanos para preparar las obras que presentarán en la VI Edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov, pues la presente ya es parte de la historia de Holguín, de Cuba, y puede que hasta del mundo.

Noche de despedidas fue la de este sábado 29 de septiembre cuando se realizó la clausura del Festival para las artes realizado en el Nororiente cubano. Para la noche, como ya es habitual, un abarrotado Teatro Eddy Suñol, contempló la premiación de los 12 finalistas, elegidos entre un total de 30 concursantes.

El ya tradicional jurado del concurso ostentó como presidente a la estrella de la danza mundial Vladimir Malakhov, la Maestra Liliam Padrón, y el empresario Paul Seaquist.

Por su parte, los bailarines holguineros arrasaron con los premios colaterales que entregan las instituciones de la provincia, con excepción de una obra que destacó por su jocosidad, pero a la vez profesionalismo y destreza en las tablas, hablo de “Je te Haime”, de la compañía española invitada al Concurso, “HURyCAN”, quienes propusieron una pieza donde la torpeza es cuidada al detalle para recrear situaciones incómodas y risibles, pero en una coreografía bien concebida y elevadamente profesional que mereció alcanzar otros lauros, no solo la “Mejor dramaturgia”, que entrega la Uneac.

El resto de los premios colaterales fueron entregados por instituciones del patio como el Fondo Cubano de Bienes Culturales, quien otorgó el premio al “Mejor diseño” a “En el jardín de Aranjuez”, de la Compañía Codanza, obra que realmente resalta, no solo por la belleza de la música y el lugar que le dan título, sino por la sencillez, pero a la vez encantadora concepción de los detalles escenográficos e interpretativos.

“En el jardín de Aranjuez” obtuvo el galardón colateral como “Mejor diseño”, que entrega Artex en Holguín. Foto: Carlos Rafael

La Egrem premió como la “Mejor música” a “Ofrenda de Toro”, de la Compañía Codanza, obra que destacó más en otros aspectos artísticos e interpretativos que en el fonográfico. Artex coincidió en obra para reconocer como “Mejor espectáculo” a la propia “Ofrenda de Toro”, concebida por el joven periodista Edgar Ariel. Por otra parte, y como “revelación de talento” sobresalió Leandro Domínguez Rodríguez, de Holguín, quien es además una promesa en ascenso para la danza nacional.

Antes de entregar los “Grand Prixs Vladimir Malakhov”, Paul, en un irrespeto bien fundado al guión de la velada, invitó a los participantes del Concurso a subir al escenario: frente al telón, antes vacío, una imagen avizoró que la danza no irá cuesta abajo en un futuro, y que quizás el sueño de muchos encontrará una noche eterna y un dulce despertar.

No es coincidencia que anteriormente mencionara a “Je te Haime” como una obra que mereció otros galardones, pues los ibéricos partieron hacia Europa con su equipaje repleto del reconocimiento de los presentes en estas noches únicas, quienes eligieron, con un total de 547 votos, a esta pieza como la de más popularidad o Premio del Público.

La primera persona que entró en la noche de este sábado entregó el premio de la popularidad al bailarín español y acto seguido comenzó la avalancha de lauros y ovaciones: el “Grand Prixs Vladimir Malakhov” en la categoría de “Mejor Puesta en Escena” quedó desierto, por decisión del Jurado, en su tercer y segundo lugar, así como en el Gran Premio, solo el primer lugar-que está por debajo del mencionado anteriormente-, fue compartido por las compañías Codanza y Danza del Alma.

El desempeño coreográfico fue en tercer lugar para Marien Valdés, Candelaria Anthelo & Arthur Bernard Bazin (ESP), el segundo para Vianky González (Holguín), y Norge Cedeño (La Habana), conjuntamente con Yoel González (Guantánamo), compartieron el primer lugar. De igual forma el Gran Premio quedó desierto por decisión del Jurado.

Finalmente, los mejores intérpretes fueron: en tercer lugar-compartido-, Aracelis Dianet (Guantánamo) y Julio César Rodríguez (La Habana); en segundo peldaño Liannet Díaz Silva, e Inés María Preval, ambas de Codanza; y la primera posición fue para Hermes Orestes Ferrer Clemente, de La Capital.

Thaís Suárez Fernández, perteneciente a la compañía “Other side”, de La Habana, se alzó con el lauro más importante de la competición. Foto: Carlos Rafael

El Grand Prix fue para Thaís Suárez Fernández, perteneciente a la compañía “Other side”, de La Habana, alcanzado con la obra “Isla-escena del crimen”. El misterio, la intriga y la desolación, en una simbiosis de sentimientos oscuros marcados por el acontecimiento negativo, destacan en la pieza galardonada que cuenta con un sobresaliente trabajo de su protagonista, unido a la acertada elección musical, exhibiendo además una elevada factura artística, elemento reconocido por el prestigioso jurado del Concurso.

Paul por su parte aprovechó la ocasión para homenajear a una directora, coreógrafa y bailarina que los ha apoyado-a él y Malakhov-, desde el primer momento en que propusieron la idea del concurso en Cuba, y “sin la cual no hubiese sido posible llegar hasta el día de hoy”: la Maestra Liliam Padrón; el momento fue propicio además para recordar y a la vez reconocer a una institución que les recibe y les propicia desarrollar el importante evento: el Teatro Eddy Suñol, que en 2019 estará de cumpleaños y, lamentablemente-resaltó Seaquist-, no estarán para celebrarlo.

Ante las principales autoridades de la provincia, Maricel Godoy, directora de Codanza y Copresidenta del Concurso, destacó que este V Aniversario se vistió de novia con el conocimiento, el intercambio y el reencuentro con la Historia, que devendrá en rescate de lo más auténtico y genuino de la danza cubana: “Sueño en convertir a Holguín en capital de la danza a nivel del país, y no me detendré hasta lograr mi empeño si ustedes me secundan, Vladimir, mantendremos la llama encendida hasta tu regreso en 2020, solo nos queda esperar por ti”.

Malakhov, a su vez, expresó su pesar por ser esta la última función del Concurso en este año, y agardeció a los holguineros por el cariño que siempre tienen para él durante estas visitas: “Me duele al despedirme no poder decir hasta el año próximo, y en su lugar, nos vemos en 2020. Holguín es mi segunda casa y en cada regreso saludaré a todos los que me esperen con los brazos abiertos”.

“Mi locura de toda la vida”

Escuchar durante más de dos horas a un ponente pudiese tornarse tedioso, más si es viernes por la tarde; pero en el caso de por la Doctora Bárbara Balbuena, es diferente lo que puede decirse.

Inmiscuida en el magisterio desde los 17 años, ha dedicado casi toda su vida a la superación e investigación constante por medio de una pasión que supera su existencia: la de conocer en pos de solidificar la calidad de lo que enseña y enriquecer cada clase impartida.

En un periplo de constante ida y vuelta de África a Cuba, la tarde se escapa y no alcanzan los minutos por disfrutar de la conferencista, quien atrapada por las tradiciones llegadas del continente negro, realiza un efecto similar en el que la escucha cuando habla de ese encanto que da raíz a su faena.

La sede provincial de la Uneac fue el escenario de la Conferencia. Foto: AA

Sin dudas uno de los momentos más significativos dentro del programa de actividades de la V Edición del “Malakhov” fue la Conferencia “Las Fiestas Rituales en la Regla de Ocha”, realizada en la sede provincial de la Uneac.

Luego de estudiar en profundidad a las deidades y mitos afrocubanos, la Doctora describió los cinco tipos de fiestas que existen en la Regla de Osha en honor a los Orichas: “Tambor de santo Batá” o “Wemilere”, el “Güiro”, el “Bembé”, el “Cajón de Santo”, y el “Violín”.

La riqueza cultural afrocubana fue centro de este intercambio, centrado principalmente en lo que puede aportar a las artes cada una de estas celebraciones, que poseen conjuntos instrumentales y danzas diferentes.

“De las cinco fiestas anteriores cada una cumple una estructura en dependencia de las motivaciones y el tipo de ritual a cada Oricha, con un toque específico por cada deidad, y una danza particular”, apuntó Balbuena.

Entre las diferentes motivaciones para festejar se encuentra los cumpleaños de santo, “El día del medio”, por la conmemoración de la Casa Santo o un Cabildo determinado-como también se le denomina-, o para dar cumplimiento a una promesa, como limpieza, o como acto de depuración además.

“De todas estas tradiciones los artistas bebemos el conocimiento para teatralizarlo y escenificarlo, nuestra labor es una proyección escénica de la realidad que no tiene porque ser ofensiva a estas creencias siempre y cuando sea lo más fiel y respetuosa a ellas; pero para ello hay que investigar a fondo e interpretar todas estas costumbres en pos de conocerlas mejor y realizarlas correctamente”, señaló la profesora de “Historia del folclore danzario cubano”.

Entre las nomenclaturas que definen cada tipo de fiestas se encuentran las orquestas instrumentales, los toques y ritmos, las formas de danza y el clima general que alcanzan estos acontecimientos, por ejemplo-explica Balbuena-, el “Wemilere”-según Ortiz la “casa de las imágenes” dentro del trance-, es el de mayor categoría-todos son religiosos-, pero este es el de mayor connotación. El “Bembé” tiene tambores de un solo parche y a veces de dos, en este caso hay mayor diversidad en la morfología de los conjuntos instrumentales: “aunque a casi todas estas fiestas generalmente se le conoce de esta forma, en realidad no son lo mismo y hay una tipología diferente para cada una, en este último son tres tumbadoras, a veces un güiro, y el cencerro o la guataca, los instrumentos que se emplean”.

“En el caso del Cajón de Santo-como lo expresa su nombre-, surgió por la escases de tambores Batá que hubo en una etapa de la Isla, es como un Wemilere, pero sin la connotación religiosa debido a la ausencia de los tambores. Por su parte, el Violín surgió a partir de los años sesenta del siglo pasado y toma además del Espiritismo, es un híbrido que se hace con una pequeña orquesta con violines, guitarras, y donde se canta cualquier género musical, hasta canciones para niños, o danzón, incluso he visto en estas fiestas pianos de cola, o eléctricos”, agregó la Doctora.

Investigar es una pasión de la Doctora, para perfeccionar sus clases de Historia del folclore danzario cubano. Foto: AA

Ni es santera, ni practica ninguna de estas creencias, solo participa en las ceremonias como investigadora para entender la danza de esta índole, para lo que es necesario estudiarla en estos contextos; así se define la profesora Bárbara Balbuena, quien no se ha iniciado en estos “caminos” porque no es creyente, pero respeta mucho la religión y siente gran atracción por la atmósfera de estos lugares, según declaró en la jornada vespertina ante la acuciosa pregunta de los presentes.

“Desde que tengo 17 años soy profesora. Llevo muchos años impartiendo la asignatura Historia del folclore danzario cubano, teoría que apoya a las clases prácticas, pero de igual forma voy a una fiesta campesina u observo otros bailes populares, esta ha sido mi locura de toda la vida: profundizar desde el punto de vista teórico”, resaltó la Doctora.

De ahí parte su vasta experiencia que le posibilita realizar con magisterio una conferencia de esta índole, así puede conocerse además que las danzas caracterizan a los Orichas y los elementos que representan, donde cada detalle se cuida en dependencia de lo que quiera expresarse: estados de ánimo, momento de la vida, secuencia de la personalidad. Cada movimiento, gesto o pantomima tiene una significación y en correspondencia con él un mensaje, esta es una danza simbólica-narrativa, pues representa a un personaje o cuenta una historia determinada. Su ejecución-señala la Doctora-, es difícil, y cada movimiento necesita un nivel de coordinación del cuerpo a la par del ritmo que se toca, existen además una gran diversidad de pasos básicos y variantes.

En la disposición corporal de estas danzas fundamentalmente se emplean los brazos, los hombros, el plexo, y la utilización de las pelvis en algunas, principalmente para movimientos eróticos. La inclinación leve del cuerpo hacia adelante es otra característica, conjuntamente con movimientos ondulares del torso, el pecho y los hombros. Gestos funcionales relacionados con acciones cotidianas, sociales, que tienen que ver con el saludo y otros, se le suman a cada interpretación.

“El movimiento constante es fundamental para el trance o posesión, esto ha sido analizado por los sicólogos y expresan que el tipo de concentración produce pérdida temporal de la conciencia por escuchar la música, el canto y repetir constantemente estos pasos”, resaltó Balbuena sobre lo que comúnmente se conoce como “montar un muerto”.

“Estas son fiestas públicas a la que puede ir cualquier persona, solo tiene que respetar cada ritual o costumbre, y sobre todo conocer de que se trata para no faltar a los anfitriones y sus creencias. Los verdaderos conocedores de esta materia, que son los practicantes, utilizan determinados intermediaros para transmitirme sus experiencias. También me llaman chismosa por investigar sobre estos temas y más de una vez me han dicho que un día de estos tocaré su puerta”, agregó jocosamente.

Y con la frase que culmina cada festividad religiosa de esta rica cultura, para rendir tributo a al nombre de las tres mujeres que rescataron a “Orula”, se despide la tarde, mientras ansiosos los presentes por conocer más intentan estirar los segundos fugaces que se le escurren entre los dedos, y es que así de magistral fue la clase: “Ibogú, Yboya, Ybocheché”.

Folclore cubano protagoniza el “Malakhov”

Ángela López es una joven boliviana que llegó a Cuba en viaje de turismo. Mas cuando supo que en Holguín se desarrollaba el Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Valdimir Malakhov, viajó los 700 kilómetros que separan este territorio de La Habana, exclusivamente a recibir clases de rumba.

Por Rosana Rivero Ricardo

Fotos: De la autora

La profesora Bárbara Balbuena la recibió en el Ilé de la Rumba, sede de la Compañía Folclórica La Campana. Al frente y en medio del grupo de bailarines colocó a la aprendiz, para que pudiera captar mejor toda la riqueza de los movimientos de este género músico danzario.

“La rumba se siente mucho al bailar. Pasé un poco de clases en Bolivia, pero es muy distinto. La rumba es parte de la cultura de Cuba y aquí es donde se aprende”, afirma Ángela. “En la clase conocí bien unos cinco pasos; los otros, más o menos.Tengo que seguir practicando, pero me llevo una linda experiencia a mi país”, concluyó.

Ella no fue la única alumna satisfecha con las clases de rumba, amenizadas en vivo con la música del grupo de la Compañía Folclórica La Campana, de Holguín. El bailarín Julio César Medina agradece a la maestra Balbuena no solo los dos talleres, sino la conferencia que sobre el género impartió.

“En 2016 nos trajeron para el Grand Prix a la profesora Silvina Fabars, con la cual dimos clases de folclore. Ahora nos trajeron a la profesora Bárbara que nos mostró la rumba por dentro, no solo a través de clases prácticas, sino con la conferencia donde explicó los tipos de rumba, sus orígenes, los instrumentos y los lugares de referencia. Es algo que nos hacía falta a los bailarines de Holguín”.

AilínDriggs,bailarina de La Campana, expone que, a pesar de dedicarse a bailar rumba, con la profesora Bárbara aprendió cosas que no sabía que existían, como las rumbas miméticas.

“Se trata de un género que se bailaba en ‘el tiempo de España’, como se les conoce, y se caracteriza por la picardía, la jocosidad, el doble sentido que está en el carácter de los cubanos. ‘El papalote”, ‘El gavilán’ y ‘Mamabuela’, están entre sus exponentes. Conocí además diferentes pasos, las cadencias de bailes según los géneros de la rumba como el yambú, el guaguancó y la columbia. Los hemos practicado y nos hemos divertido mucho”, expuso Ailín.

La profe suma seis décadas en su calendario, pero en la pista luce la misma vitalidad que los jóvenes bailarines que reciben su clase. Llegó a Holguín gracias a la invitación de la profesora Maricel Godoy, compañera de clases en la Escuela Nacional de Danza Moderna y Folclórica y quien auspicia el concurso junto a Vladimir Malakhov.

“Creo que los bailarines han aprovechado mucho los dos clases que impartimos de rumba que tuvieron el interés metodológico de enseñar cada uno de sus estilos y las rumbas miméticas, las cuales se ven muy poco en los grupos profesionales y pensé recordarlas, aportar ese conocimiento para que se motivaran a hacer obras coreográficas de proyección escénica.

“Los talleristas han sido muy interesados. También han disfrutado mucho cada clase y cada movimiento. El folclore es muy espontáneo y ellos se quedan con deseos de seguir bailando.

La agenda de la profesora continúa este 28 de septiembre con una clase de bailes yorubas en la Escuela Elemental de Arte y una conferencia en la sede de Unión de Escritores y Artistas de Cuba en Holguín, sobre “Las fiestas rituales en la Regla de Osha”.

 

 

Para aprender y enseñar

En su spanglish balbucea algunas frases: completa unas o deja a la interpretación del espectador, sin embargo no encuentra barreras idiomáticas cuando de enseñar se trata.

Así llego a Holguín para regalar su arte Robert Jone Priore con motivo de la V Edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov.

El Taller se desarrolla dentro del programa del Concurso. Foto del autor

El bailarín, maestro, coreógrafo y director de “Priore Dance Company”, arribó desde los Estados Unidos a la nororiental provincia de Cuba, para impartir par de clases sobre Técnica Contemporánea.

Conocimientos bilingües protagonizan la mañana donde el mensaje llega por encima de la gramática, fonética, o el idioma en general, pues el cuerpo es quien al final se expresa mejor.

Con libertad de movimientos, piruetas y saltos se realizan al compás de una pieza musical, y mientras el maestro explica, los pupilos imitan, intentan acercarse al objetivo del primero, que al final no es otro sino inculcar parte de su experiencia a los jóvenes talentos.

Al prestigio del bailarín estadounidense le ha concedido, entre los principales premios y honores, el Proyecto de Comisión de Baile Local del Centro John F. Kennedy, en 2015, y al año siguiente, fue nombrado como uno de los tres coreógrafos encargados de Level-Up en el Dance Gallery Festival en la ciudad de Nueva York; ha viajado además por todo el mundo para organizar bailes y talleres en países como Argentina y Cuba, y presentando trabajos a través de su propia compañía. También es notable su ubicación entre los doce mejores del City Dance School y el Conservatory en la Final del Grand Prix de Youth America en la categoría de conjunto, por su actuación en “Fuego de Priore”.

Priore-extremo izquierdo de la imagen-, es un joven bailarín de sobrado talento. Foto del autor

Al Malakhov se le deben y agradecen momentos como estos, pues solo en septiembre la Ciudad de los Parques se convierte en un escenario gigante donde varias instituciones artísticas como la sede de la Compañía Codanza, en función del prestigioso evento, devienen en espacio para cultivar la danza y las artes en toda su magnitud.