Palabras Compartidas en La Luz

Por Arlene Gómez Palacios

Las palabras siguen compartiéndose en esta vigésimo sexta edición de las Romerías de Mayo. Los niños fueron los afortunados esta vez al convertirse en los receptores de toda la magia que encierran los libros que fueron presentados en el salón Abrirse a las constelaciones de la casa editorial La Luz de la ciudad de Holguín.

Los niños fueron los afortunados esta vez al convertirse en los receptores de toda la magia que encierran los libros. Foto: Ernesto Herrera

Palabras compartidas abrigó a niños de primero y sexto grado. Con el juego del espejo comenzó el día dando pie a la presentación de la colección de dicho nombre, perteneciente a esa casa editorial. Ronel González presento los siguientes títulos de la Colección Espejo 2018: “Un puente sobre la luz/”Virado al revés” de los autores Soledad Cruz y Yohandro Sánchez respectivamente; “Una pizca de amor“/ “Cuentos del gato enamorado”de Ronel González y Rafael González; “La república del zapato”/ “Un regalo diferente” de Alberto Rodríguez Copa y Ailin García; “Noche de luna llena”/ “El zar olvidado”, de José Raul Fraguela y Leidys González Amador.

También los pequeños disfrutaron de la presentación de la antología de poesía para niños de jóvenes escritores cubanos “Dice el musgo que brota”, a cargo de Luis Yuseff. Del sello Ediciones Holguín llegó a las Romerías de Mayo “El garrancho de Garabulla”presentado por su autor, Rubén Rodríguez González y “Los cuentos de Andersen” a cargo de la escritora Mariela Varona.

De Ediciones Áncoras se presentó el libro “No soy un héroe”de Idiel García y Ël caserón de la curva”, de Yordan Ramírez. También del sello editorial Gente nueva se presentó el Premio Pinos Nuevos 2018 “El niño en la burbuja” de Leonel Daimel.

Las Romerías de Mayo continúan en esta ciudad hasta el 8 de mayo. Una fiesta que vuelve a la ciudad de Holguín en Capital del Arte joven y en la que confluye lo mejor de las vanguardias artísticas del país.

XV Encuentro Nacional de Danza en Paisajes Públicos

Por Edgar Ariel

El Encuentro Nacional de Danza en Paisajes Públicosen su décimo quinta edición, se realiza como parte de la vorágine que es las Romerías de Mayo en su aniversario vigésimo sexto.

Este año se dedica, de manera especial, a Ramiro Guerra, padre de la Danza Moderna en Cuba, recientemente fallecido.

Este año se dedica, de manera especial, a Ramiro Guerra, padre de la Danza Moderna en Cuba, recientemente fallecido. Foto: Ernesto Herrera

“La ruptura con el escenario escénico teatral convencional de las salas es–señala el maestro Ramiro Guerra–  una de las más provocativas búsquedas de los últimos tiempos. Ello ha tenido que ver íntimamente con la relación espectador–ejecutante.”

Del libro Teatro posdramático, de Hans–ThiesLehmann, extraemos que estos escenarios son una “(…) comunidad que integra escena y público emocional y mentalmente”. En la calle, o en un parque, como sucede en el Encuentro Nacional de Danza en Paisajes Públicos, dada la cercanía con el bailarín, se produce un mayor reconocimiento afectivo y de cohesión a través de la danza.

Por la naturaleza de los espacios, la variedad de puntos de atención y la gran heterogeneidad de los espectadores (espectador–transeúnte), danzar en espacios públicos se convierte en un bombardeo sígnico. El espacio público es un área semiótica donde todo, desde las volutas jónicas de los capiteles, hasta los ficus nevados que sombrean el parque, forma parte de la escenografía inevitable. Son arcadas telones y columnatas bambalinas.

La intervención urbana de la danza como arte teatral performático, como acción extracotidiana, se despliega en el espacio público en interacción con la arquitectura y surge en ese momento la ciudad ficcional, cuando el arte se propone invadir el orden cotidiano urbano e irrumpirlo física y simbólicamente: “(…) la especificidad del lugar elegido –como aclara la investigadora argentina María Laura González– resulta un factor clave para entender los canales receptivos puestos en juegos, porque el escenario ya no es una sala convencional sino que se trata de la propia ciudad. El resultado es una resemantización, una yuxtaposición de la ciudad como escenario y a la vez, como un telón de fondo de un evento efímero y momentáneo.”

La convulsión de la danza en espacios públicos tuvo lugar, sobre todo, a partir de las Vanguardias en el siglo XX. Foto: Ernesto Herrera

Cuando se invade el paisaje urbano es importante tener en cuenta las articulaciones entre lo real y lo ficcional, la pugna entre la ciudad material/real y la ciudad ficcional/imaginada recreada por la acción artística.

La convulsión de la danza en espacios públicos tuvo lugar, sobre todo, a partir de las Vanguardias en el siglo XX, y con ellas la performance se posiciona como ente mediante el cual se genera descontextualización de las distintas formas de arte. Coreógrafos como Trisha Brown, Pina Bausch, Sasha Waltz, la belga Anne Teresa de Keersmaeker, Wim Vandekeybus, son paradigmas en las iniciativas que entrelazan la danza y el espacio urbano.

Los quince con Rock and Roll

A sus quince primaveras arriban las Rockmerías este 2019, espacio para los amantes del Metal en nuestra provincia. Con un precedente bastante promisorio, debido al concertazo de lujo protagonizado por la banda estadounidense Suicidal Tendencies, en la pasada edición, la presente cita se muestra a la altura del aniversario cerrado que se celebra.

De palo para rumba, y de rumba para rock devino el Illé durante las Rockmerías. Foto: AA

Tres invitados extranjeros de alta factura se fusionaron con cuatro bandas de la Agencia Cubana del Rock, tres de la Asociación Hermanos Saíz, e igual cantidad del patio; todas ellas protagonizando noches repletas de fanáticos del género que disfrutaron a sus anchas de la estrafalaria música.

De palo para rumba, y de rumba para rock devino el Illé, espacio que se ubica en la céntrica Calle Maceo de la Ciudad de los parques, donde tradicionalmente por estos días dejan de escucharse los tambores y el güiro, para resonar la guitarra eléctrica y la batería.

“En esta edición cumplimos quince años y hemos traído protagonistas de le escena metalera de varias partes de la Isla, gente que ha pasado aquí mucho tiempo y otros que son nuevos en la escena, en una mezcla de varias generaciones para celebrar el aniversario cerrado”, apuntó Alejandro Pérez, organizador del Espacio.

De la tierra del canguro nos vista el veterano de Romerías, Jeremy Harrys, por su parte nos regalan su Paradise, estos muchachos llegados desde Canadá, y los franceses de Weis son los terceros en engrosar la lista de foráneos en la presente edición, todo ellos protagonizando un gran espectáculo en las noches de este espacio, gracias a la conjugación con las bandas nacionales.

“La afluencia de público este año ha sido a lleno total, propiciado por conciertos con un alto nivel de calidad”-destacó Pérez, quien para generar expectativa prefiere dejar a la sorpresa el cierre especial que se realizará el próximo día siete en el Centro Cultural Bariay.

Protagonistas de le escena metalera de varias partes de la Isla particparon en esta edición. Foto: AA

A Zeus, la banda más antológica del país en el apartado del “metaleo”, y Bad Noice, se le sumará la sorpresa de este año, que tiene como precedente de alta factura el concierto de clausura realizado en el propio espacio por la banda del baterista cubano James Lombardo, acontecimiento elegido como uno de los sucesos culturales en el 2018 dentro de nuestra provincia.

La noche más triste del Satiricón

Por medio de una consulta espiritual, un agnóstico y burlón personaje intenta resolver sus problemas, sin saber que el solo hecho de estar allí le provocaría muchos otros. Un humor que emana de 30 años de profesión, con elevada proyección escénica y guión bien logrado nos regalaron en la última noche de presentaciones del Satiricón los muchachos de Villa Clara.

A los 25 años de labor artística del Centro Promotor del Humor y de su preseidente, Kike Quiñones, estuvo dedicado el Satiricón. Foto: Carlos Rafael

Quizás “Rikimbili” y “El Colorao” no han tenido nunca problemas en el hígado, pero estoy seguro que de ahora en adelante los tendrán con unos cuantos “hombres enamorados” que asistieron a la Gala de Clausura del VI Festival del humor en Holguín. Describir nuestras penurias y sufrimientos en las relaciones de pareja malaventuradas fue la tarea de “Los hepáticos”, ese dúo que no deja de provocar carcajadas desde la escena. Un consejo de “Los hepáticos” para los hombres con pareja: en la intimidad de la habitación bese a su mujer, acaríciela, apriétela, pero no la despeine, ¡fíjese lo cara que está la queratina!

Fieles a este evento, el Dúo Caricare presentó nuevos sketchs para la ocasión. Foto: Carlos Rafael

Le bajaron las musas a Eider. Logró un equilibrio entre la música más culta y el género urbano a través de un sketch que nos invita a reflexionar sobre los derroteros de la industria cultural,  y el abismo que supone la masificación de lo burdo y banal en detrimento de los productos mejores pensados y logrados: “Yo he vendido dos millones de copias este año, ¿dime cuántos discos tú has vendido? ”, pregunta en su coro la musa rapera a la alternativa.

Con aires bolivianos, el dúo Caricare nos ofreció un chamamé que anuncia que los orientales no emigrarán más hacia La Habana, no habrá marabú en los campos, y los trabajadores podrán vivir holgadamente con su salario.

Otro dúo de orientales, Pantera y El Habanero, interpretan a dos ancianos que hacen catarsis. Uno de ellos busca un problema para poder morir: “Tú lo que tienes es un bloqueo mental, y yo no te lo voy a quitar -señala El Habanero-, si no, ¿a qué le vas a echar la culpa de tus problemas?”

Kike Quiñones, alias Mandurria, fue la excusa perfecta para que otra vez subiera a escena Luis Enrique Amador, actual presidente del Centro Promotor del Humor, que vino a Holguín para celebrar sus 25 años de labor artística. El reconocimiento del Consejo de las Artes Escénicas y la Dirección Provincial de Cultura no se hicieron esperar a tan importante celebración.

“El mejor público de Cuba” disfrutó de varias nohes inolvidables, que como de costumbre nos llegan por estos días. Foto: Carlos Rafael

“El mejor público de Cuba”, como ha sido calificado por los artistas, observó con tristeza como se cerraron las cortinas de la sala Raúl Camayd, mientras se despedía un elenco de lujo que los hizo gozar de lo lindo durante estas noches.

¿Por qué no me canso de ver a Etcétera?

Audacia, inteligencia y mucha picardía: lo mismo en una escena del pasado, que en el futuro “ideal”, o en un retorcido presente ficticio, los muchachos de Etcétera encontraron la fórmula para cautivar al público y fidelizarlo con su estilo.

Para el 2031, Etcétera vaticina la involución de los buenos modales. Foto: Carlos Rafael

Estos aprovechados, en el mejor sentido de la palabra, se valen de cada ínfimo problema o situación cotidiana para elaborar espectáculos donde el público no deja de reírse y a la vez autoanalizarse, sin dejar a un lado, por supuesto, la sorpresa por la valentía con que asumen determinadas posturas críticas hacia fenómenos donde otros prefieren callar.

En el 2031, en un país “X”, la involución de los buenos modales será tal que las groserías y conductas actualmente inaceptables por la buena educación, para ese momento serán sinónimo de buenos modales y refinamiento: ¿No es acaso a eso lo que asistimos? Hace varios años en una canción no se escuchaba una obscenidad, hoy es moda entre los referentes más burdos de la música popular, y lo peor es eso mismo, que cada día es más popular ser grosero.

Y de vuelta al presente, una entrevista al campeón mundial en determinado deporte, que al final no es otra cosa que un auto examen a nuestras costumbres, la forma de hablar y comportarse de determinados individuos en ciertos sectores, pero no es una crítica destructiva, mucho menos con motivo de ofender, es la forma más amena de reconocer un problema, asumirlo e intentar cambiarlo mientras no reímos de él.

Y “Las musas” bajaron: ¡Pero de qué forma! Una controversia entre la deidad culta y la proveniente del populus, o los barrios bajos, así una vez más se recalca como lo de buen gusto-que in extremis es tedioso también-, es superado con creces por los malos referentes y lo de peor factura.

Y “Las musas” bajaron: ¡Pero de qué forma! Foto: Carlos Rafael

Y una vez más presentan un sketch que para nada deja de divertir a quien ya lo vio y que se disfruta como la primera vez en cada ocasión que se presenta: “El cuento de los tres cerditos”. La llegada de Luis Ángel a Etcétera, contrario a lo que pudiese pensarse en sus inicios, de que no supliría un el vació creado por la partida de Venecia Feria; es quizás de lo mejor que le ha pasado al grupo humorístico también integrado por Yasser y Eider. La versatilidad y talento del joven actor ha engranado a la perfección con el estilo de trabajo de estos muchachos, al punto de que es inconcebible actualmente una obra de estos muchachos sin el relativamente nuevo integrante.

Las felicitaciones para estos talentosos chicos que son artífices además del importante Festival del humor, que convierte a febrero en el mes más alegre del año en la provincia, y por ende, en una de las fechas más esperadas por los holguineros, quienes sacian sus ganas de reír, al tiempo que aligeran tensiones y se olvidan solo por unas horas de los problemas que cotidianamente nos afectan.

Kike: como el arroz blanco

Para nada pretendo emplear al necesario cereal en su variante “blanca” como un comentario racista con respecto al Presidente del Centro Promotor del Humor, mucho menos sabiendo su intolerancia a estos temas, solo busco la frase coloquial más acertada con respecto a que Kike Quiñones en esta edición del Satiricón está en todo.

A los 25 años de carrera artística de Kike Quiñones se dedica la presente edición del Festival humorístico. Foto: Carlos Rafael

Sin embargo no señalo este aspecto como un elemento redundante o negativo para las presentaciones, por el contrario, que se incluya al consagrado humorista, con motivo de sus 25 años de carrera artística, en varias de las propuestas nocturnas, enriquece el espectáculo y el público lo agradece.

Este año no desempolvamos los abrigos, el tímido invierno nos ha sofocado tanto como el constante verano que en ocasiones hasta mortifica; pero no sucedió lo mismo con la propuesta del grupo La Leña del Humor, para quienes sí tuvimos que desempolvar las sonrisas usadas en la edición anterior del Festival holguinero. Exceptuando el skecth de “La Asamblea”, en el resto de las propuestas de este jueves 28 lo único novedoso en escena fue la actuación de Kike para calzar las mismas propuestas de años anteriores.

Aún así, los holguineros, ávidos de alegría, disfrutaron como la primera vez de esa empresa estatal que proponen los artistas villaclareños donde aunque todo está muy mal, la palabra “problema”, según su director, está terminantemente eliminada del diccionario. Igualmente sobraron las carcajadas con la loca barbería donde es un calvario pelarse, motivo quizás por el cual el protagonista de este número, de tanto presentarlo, empezó en el grupo con el pelo largo y ya casi se ha quedado calvo.

Los holguineros, ávidos de alegría, disfrutaron como la primera vez del espectáculo. Foto: Carlos Rafael

Es cierto que el buen arte se disfruta una y otra vez sin resultar tedioso ni aburrido, pero esperemos que, en próximas ediciones del Satiricón, La Leña nos traiga novedosas propuestas a la altura del prestigio alcanzado en estos 30 años de trabajo, así como que se le reconozca en Holguín esa prolífera labor que no deja de alegrarnos en cada presentación.

Algo se cocina

Yo lo dijo bien Tony Ávila: “el cubano es el único humano que goza y se ríe con sus desgracias”. Así forjamos nuestro carácter, nuestra filosofía optimista de enfrentar los problemas de la vida, así nos conocen en el mundo entero.

El cubano es el único humano que goza y se ríe con sus desgracias. Foto: Carlos Rafael

Otro año que regresa el Satiricón a Holguín, y con él, de las jornadas más alegres en la Ciudad de los parques. Y como de cubanos y para cubanos son las noches que se viven, no es de extrañar entonces que el tema para la ocasión sea uno de los más recurrentes hace ya varios años: la cocina cubana, es que encuentra varios adverbios negativos con terminación “ente” para definirla.

“Algo se cocina” fue el título del espectáculo ofrecido por el grupo humorístico de la provincia de Guantánamo, Komotú. Para la ocasión el mejor invitado fue el presidente del Centro Promotor del Humor, Kike Quiñones, comediante consagrado que por estos días celebra sus 25 años de carrera artística.

¿Y se cocina algo? Foto: Carlos Rafael

Con esa dicotomía del ir y venir, volver y regresar, inició la noche Quiñones, quien desentraña los altibajos y penurias de todo aquel cubano que viaja al extranjero, en este caso específico a Argentina, y es cuando a través de un clásico internacional, el tango de Gardel, Volver, Kike resume la tragicomedia de nuestros periplos y el posterior y difícil regreso a casa.

¿Y se cocina algo?

Un recorrido por la historia culinaria de Cuba fue el plato fuerte de la presentación de este miércoles 27 de febrero, donde a través de una propuesta bien lograda, el Grupo Komotú arrasó con las carcajadas del Teatro Eddy Suñol.

En los años 80 había de todo, y en los 90, todo lo contrario, así se conformó la cocina cubana de nuestros días, la mis que la de las noches. Tres amas de casa cubanas, esas que se debaten cada día en la dicotomía de qué van a preparar de alimento para su familia, son las finalista del concurso Master Chef “Cocinando en Cuba”. Con este eje tan polémico se desarrolla una obra en extremos entretenida que mantiene extasiado al espectador, pero sin despojarlo de su postura crítica sobre la realidad que observa, que en definitiva es su realidad.

Solo loas para los muchachos de Komotú, para Kike y Mirellita Abreu, que también se sumó a esta locura. Foto: Carlos Rafael

Solo loas para los muchachos de Komotú, para Kike y Mirellita Abreu, que también se sumó a esta locura, es que tuvimos la suerte de presenciar los más “cuerdos”. En suma una situación aprovechada por los ojos pícaros y las posturas sagaces para elaborar una obra atrevida, audaz, capaz de sortear los temores de otros y ofrecer una postura crítica sobre un fenómeno que en mayor o menor medida nos afecta a todos.

Futuro prometedor

Para el que no los ha escuchado nunca su nombre pudiese sonar como algo cursi, trillado o gastado, pero con la primera nota toda idea negativa sobre la denominación de estos pequeños se torna desacertada: “Voces de ángeles” se hacen llamar, y sin dudas es el apelativo perfecto para estas criaturas con una proyección artística celestial.

La temporada 80 aniversario del Teatro Eddy Suñol encontró en este fin de semana una de sus más hermosas noches con el estrenó la revista musical “Generaciones”.

Varias generaciones del Lírico holguinero se reunieron para la velada. Foto: Adrián Aguilera

Dedicada a la obra de los Maestros Julio Proenza y María Callas, esta revista del bell canto se realizó bajo la dirección artística y general de la Maestra María Dolores Rodríguez.

La Sala Raúl Camayd, del insigne teatro holguinero, devino en espacio perfecto para disfrutar del variado repertorio nacional e internacional interpretado por el Teatro Lírico Rodrigo Prats, que se hizo acompañar de varios invitados, entre los que se encuentran el coro infantil lírico “Voces de ángeles”, estudiantes de canto, y profesionales graduados de la prestigiosa institución de la cultura holguinera.

Talento de diferentes generaciones sin límite de edad resaltó en la velada donde la danza y el canto se conjugaron para cautivar a los presentes: La mulata soy yo, O sole mío, o Noche tropical, fueron algunas de las piezas más conocidas que se interpretaron durante la noche.

Voces dotadas de un talento excepcional son las de estos pequeños, quienes regalan con un profesionalismo en ascenso, belleza y virtuosismo interpretativo. Son estos “angelitos” quienes vislumbran un futuro prometedor para el canto lírico en la provincia, ese mismo que será sin dudas un lujo disfrutar dentro de unos años, así como lo fue durante estas noches: el agradecimiento especial a la Maestra María Dolores, por ser la piedra angular en la formación de estas prometedoras generaciones.

Los hijos de Lenon

Por estos días en la Ciudad de los parques afloran sentimientos, emergen las añoranzas, y, en algún que otro rincón, el amor asoma, pues el segundo mes del año se torna propicio para buscar pareja, o demostrar cuanto se siente por la que ya se tiene.

Como ya es costumbre un evento aviva la frase popular de que “todo tiempo pasado siempre fue mejor”, y en el caso de la música, el Festival “Arañando la nostalgia”, deviene en la máxima plataforma para que los románticos empedernidos cautiven a sus medias naranjas con inolvidables temas del ayer.

A su 14 edición arriba este encuentro que habitualmente se aprovecha del “mes del amor” para que los melómanos se reúnan a celebrar su sana adicción, así, los parques de Holguín, y otras sitios populares del municipio, ofrecen descargas donde solo se escucha la música que marcó a nuestros padres y abuelos, y no solo a ellos, sino a cualquiera de los más jóvenes que saben apreciar el encanto de esas piezas.

La Maestra Lucrecia Marín es una de esas románticas empedernidas. Foto del autor

A pocas horas de regalar el primer “¡Felicidades, amor!”, la noche de este 13 de febrero encontró en el Parque Calixto García espacio ideal para realizar la tradicional gala donde cada año se entrega del “Corazón de oro”. Para la ocasión, la música de The Beatles matizó el encuentro, ya que la presente cita del festival se dedica a los viejos seguidores de la música rock, a través de un homenaje al cuarteto de Liverpool.

Stand bay me, And I love her, o el Yellow submarine, fueron algunos de los temas con los que los hijos de Lenon recordaron la trayectoria del connotado músico, en una velada donde no pudo pasar ese himno a la paz que es el Imagine.

La Maestra Lucrecia Marín, los solistas Yamila Rodríguez, Wister Cobas, Manuel Helguera, Luis Oramas, el dúo ocasional entre Anabel Bandera y Ramses del Valle, unidos al cuarteto femenino “SG”, fueron los encargados de avivar el recuerdo con excelentes interpretaciones musicales; al tiempo que el cuerpo de baile de “Holguín Forever”, el proyecto de narración oral Palabras al viento, y el proyecto de Estatuas vivientes del Guiñol holguinero, se encargaban de engalanar la velada, artísticamente a cargo de Carlos López, y con guión, producción y co-dirección de Legna Amel.

Para esta cita el “Corazón de oro” lo recibió Manuel Helguera Muñóz, director de “Manolito y su Nueva imagen”, gibareño miembro del catálogo de excelencia de la Empresa Provincial de la Música y los Espectáculos “Faustino Oramas”; el reconocimiento fue conferido a este artista, discapacitado físico-motor, que araña la nostalgia cada día, y que con su trabajo contribuye a avivar el recuerdo musical de esas décadas doradas.

De saludar la madrugada del Día del amor y la amistad se encargaron los propios muchachos del grupo Manolito y su Nueva imagen, quienes regalaron temas de la década prodigiosa, muy populares entre los románticos y noctámbulos empedernidos.

Inició Festival de Jóvenes Jazzistas HOLJAZZ

Por Rosana Rivero Ricardo

La VIII edición del Festival Nacional de Jóvenes Jazzistas HOLJAZZ inició hoy con la presentación del libro “Un siglo de Jazz en Cuba”, en el Conservatorio de Música José María Ochoa de la provincia de Holguín, pues a la enseñanza artística y esta institución se dedica el evento.

Tras dos años de ausencia, la cita, auspiciada por la Asociación Hermanos Saíz (AHS), planea instituirse nuevamente de modo anual para devenir en plataforma de desarrollo y promoción del género, lamentablemente con escasa presencia en el territorio.

Gabriel Cabrera, Jefe de la Sección de Música de la AHS y uno de los organizadores del Festival, comentó que los principales cultivadores del jazzen la provincia son los estudiantes del Conservatorio.

Tras dos años de ausencia regresa a Holguín el evento. Foto: Cartel del evento

“Ellos no poseen espacios adecuados para ensayar, ni escenarios donde difundir su música, pero siempre regresan con reconocimientos, tras sus presentaciones en festivales nacionales como el Jazz Plaza y el Jojazz y por eso merecen un evento como este”, acotó.

Entre los invitados al espacio se encuentran estudiantes del Conservatorio de Música de Santiago de Cuba; así como el Dúo Retórica, integrado por Julio Avilés y el Maestro Cheche, quienes ofrecerán en la Casa de Iberoamérica, subsede del Festival, una JamSession a partir de su convencional visión del género al estilo de los años ’50.

El HOLJAZZ incluye las presentaciones de República Zero, agrupación que defiende un estilo similar al popularizado en Cuba por Cimafunk, a partir de la mezcla del jazz, el funky y el soul; el proyecto ELECTROZONA, el cual vinculará la música electrónica con el jazz; y de Raulito Prieto y su grupo.

El espacio teórico del Festival estará a cargo del profesor e investigador Danilo Guerrero, quien disertará sobre el NuJazz, a las tres de la tarde de este sábado en la Casa de Iberoamérica.

El Festival concluirá a las 1 de la madrugada del 10 de febrero con una Gran Jam Session en el Café de los Artistas donde intervendrán todos los invitados y que será preámbulo de un similar espacio durante las XXVI Romerías de Mayo, a celebrarse del 2 al 8 de mayo en Holguín.