Celebra “El Alba” su 57 Aniversario

A través de una Gala artístico-cultural donde participaron los estudiantes del sistema de la Enseñanza Artística en la Provincia de Holguín se celebró el Aniversario 57 de la Academia Regional de Artes Plásticas “El Alba“.

En homenaje a la figura indispensable del Maestro, José Martí, se realizó una conferencia para dialogar sobre su vida y obra, impartida por profesores de la Universidad de Holguín y de la propia Academia.

Con motivo de estas celebraciones se inauguró la Exposición “Homenaje”, la cual se enmarca en los festejos por el cumpleaños 165 del Apóstol.

La Ciudad premia a sus hijos

¿Qué significa ser artista?

A partir de esta filosófica interrogante se desarrolló la Gala de entrega de los Premios de la Ciudad Holguín 2018. En una demorada noche y con escasa asistencia de público recibieron los galardones en los diferentes apartados, donde destacan el “Desierto” en Artes Escénicas y la prevalencia del talento del semanario ¡ahora! entre los laureados.

En ruso perfectamente legible escribió Luis Mario Rodríguez sus crónicas. Foto: Ernesto Herrera

Como en los años 80 nos sentimos al leer “Crónicas en ruso”, textos que narran atractiva y jocosamente las vivencias de Luis Mario Rodríguez por el país más extenso del mundo, trabajo que además hizo valer su calidad para llevarse el Sello Baibrama en prensa escrita, secundado por las menciones a las entrevistas “Mujer con alas enormes, de Dénise Montero, y “Un baile de máscaras al borde de la bañera”, de Katherine Pérez y Edgar Ariel. En coordinación con la Unión de Periodistas de Cuba se entrega este lauro donde el jurado estuvo integrado por los periodistas Isis Galano, Rubén Rodríguez, Jorge Luis Cruz y Abdiel Bermúdez.

Para continuar con su prominencia entre los galardonados, Juan Pablo Aguilera Torralbas obtuvo el Premio de la Ciudad en Comunicación Promocional dentro de la categoría Multimedia, por su conjunto de productos comunicativos dedicados al aniversario 55 del semanario ¡ahora!, el cual justifica su premio en la diversidad de soportes empleados sobre un concepto unificador en función de la promoción en la Rede de redes de un hecho de alcance histórico. Con su Manual de Identidad Visual “Holguín: Pórtico de Cuba”, Raúl Dranyl Barea desbancó en la categoría Diseño al resto de los competidores para llevarse el galardón; en este trabajo el autor “asume puntualmente un encargo de elevada importancia para el reconocimiento a nivel nacional del quehacer socioeconómico de la provincia y sus valores identitarios, con alta efectividad en las soluciones gráficas”, destacó el jurado en esta variante. En el apartado de Audiovisuales, también en Comunicación…, obtuvo el Premio la Serie de spots para el Fondo Nacional de Desarrollo Agrícola y Forestal (FONADEF), de Paula Reynaldo. Por su parte en Radio fue la serie de spots para la Feria de artesanía Iberoarte 2017, de Vivian García.

Un tunero bailó en casa del trompo al llevarse el Premio en Literatura. Foto: Ernesto Herrera

El Sello en Arquitectura fue para una obra terminada que “destaca por su respetuosa puesta en valor de un bien patrimonial y por lograr una destacada rehabilitación arquitectónica, el Hotel Esmeralda, de la arquitecta Ivette Planas y Equipos de dice;o Arquitectónicos y de Interiores”, destacó el jurado. También en este acápite inmobiliario se reconoció la lograda integración del edificio al entorno, el respeto de la ejecución de la obra a la concepción del proyecto, por lograr un espacio funcional en lo interno y externo, por el diálogo urbanístico y cultural que se establece entre el parque y el café, y por la integración de los actores Disenador, Constructor y Operador del edificio;  se le concedió Mención al Café “Los tiempos”, idea original del Maestro Cosme Proenza, concebida por los arquitectos Carlos Rodríguez, William Crespo y Andor Caballero, así como el artista de la plástica Rolando Escobar.

Las Artes Plásticas reconocieron con menciones al proyecto de escultura ambiental “Homenaje al escarabajo pelotero”, de Osmani Reyes; al proyecto de video “Nada está en reposo, todo se mueve, todo cambia”, de Linet Oquendo; y al proyecto “Del polvo eres y al polvo volverás” de Leonardo Jiménez. Para estas manifestaciones se concedieron dos Premios de la Ciudad: uno para el proyecto “Juego de ni;os”, de Dagoberto Driggs, y para el dúo de proyectos “Sin título” y “Vuelo al vacío” de Ladisbellis Carmenate.

Cubandaluz fue de lo mejor en la noche. Foto: Ernesto Herrera

El Sistema Provincial de la Radio premió al programa “Esto si sabe a Cuba”, de Amalio Carralero, dedicado a la figura de nuestro juglar mayor, Faustino Oramas, El Guayabero. Por su parte en Televisión obtuvo el Premio Omar Pupo por el conjunto de obras presentadas, y la mención fue para el programa “Por Cuba”, de Marel González y Abdiel Bermúdez.

Más que prestigioso fue el jurado en la categoría de Video, tal es el caso de Frank Padrón y Félix Beatón, quienes reconocieron al grupo comunitario integrado por niños y adolescentes “Almiquí”, por la creación colectiva “Amor boutique”, producto que realizaron con celulares y cámaras casi antiguas, para así contar “una obra muy actual y con resultado encomiable”, coincidieron ambas personalidades. Por otra parte la Mención fue para el videoarte “Plumarte”, de Idalberto Betancourt, y el Premio fue para “Ángelus”, de Dayamí Rodríguez.

La Literatura encontró competencia en los géneros narrativos y poéticos. En Narrativa obtuvo Mención el libro “El asesinato de Thomas Pynchon”, de José Luis García, y el Sello Baibrama fue para “El cuerpo al final del camino”, del tunero José Alberto Velázquez, quien se llevó el triunfo junto con su equipo en esta noche de gala. En Poesía alcanzó Mención “La contienda”, de Félix Batista, y el Premio fue para “Danza alrededor del fuego”, de Zulema Gutiérrez.

Un premio desierto fue la excusa para reconocer a Palabras al Viento. Foto: Ernesto Herrera

Por no presentación de los colectivos que competirían por el Premio y por causas ajenas a su voluntad, el jurado de Artes Escénicas no encontró otra opción que dejar “Desierto” el premio correspondiente a esta manifestación; en su lugar se le entregó un Baibrama Especial al Proyecto de Narración Oral Palabras al Viento por su entrega y dedicación, lo cual también le confirió recientemente el Premio Honorífico Juglar que entrega la Uneac. La extensa gala, a la que asistieron las principales autoridades de la provincia, y que encontró momentos amenos en las interpretaciones musicales del Trío Zahorí y Cubandaluz, fue el motivo para lanzar la convocatoria a los Premios de la Ciudad 2019, en lo que se espera sea una Semana de la Cultura menos golpeada por las inclemencias del tiempo y la desorganización.

Tiempo de homenajes

Las frescas y lluviosas jornadas de un antojado y a la vez anhelado invierno no han impedido que los holguineros festejen el 266 aniversario del otorgamiento del Título de ciudad a nuestro pedazo de tierra. Férreos frente a las inclemencias del tiempo nos hemos congregado en disímiles espacios del municipio para festejar la 36 Semana de la Cultura.

La Casa de Iberoamérica acogió la tarde de homenajes. Foto: Internet

Con una copa para espantar el frío y agasajados por la buena música, se desarrolló este viernes 19 de enero la entrega de la distinción “Casa de Iberoamérica” al ferviente promotor cultural Jesús Luciano Téllez Carracel.

Téllez, a quien se le dedica la XXXVI Semana de la Cultura holguinera, junto al artista plástico Argelio Cobiellas, ha sido protagonista del movimiento cultural en la provincia desde hace varias décadas, de igual forma lo ha sido de la cultura cubana desde una provincia que se empeña cada día en sus pretensiones de universalidad. Muchas veces desde el anonimato más sencillo y provechoso: ese anonimato que tras un puesto de dirección o en la organización de determinado evento, se aleja de cámaras, reflectores, periódicos, flashes y notoriedad popular en pos de la calidad del hecho cultural en sí, del fomento de la cultura en el pueblo y de la relaciones ineludibles entre cultura, sociedad y Revolución.

Su profundo agradecimiento ante tal homenaje expresó el reconocido artista, quien en el pasado también ocupara el puesto de director de la prestigiosa institución de Iberoamérica.

Téllez es sin dudas una de las personalidades más importantes en el ámbito de la cultura holguinera. Foto: Ernesto Herrero Pelegrino

Como una personalidad de las artes en la provincia, incluso nacional e internacionalmente, catalogó Ernesto Angulo Mesa a Téllez, sin dudas “una personalidad a la que se intenta agasajar de una forma sencilla pero sincera”, destacó el investigador holguinero que labora en la Casa Ibero.

De un “Menú musical” variado disfrutan quienes asisten al espacio fijo que acoge la Casa Iberoamericana el segundo viernes de cada mes; su protagonista, Nadiel Mejías, se encarga de regalar una “carta” que incluye variadas piezas del repertorio nacional e internacional.

 

¿Qué sería de mí sin ti, Holguín?

Al fresco de la madrugada y acariciados por el rocío se reúnen en enero los amantes para celebrar su viejo amor, “que no se olvida ni muere”. Al pie de la Catedral de San Isidoro se recuerda una leyenda de pasiones y manigua entre los grises cerros que los han dormido.

La contradanza “Cecilia Valdés” fue la perfecta evocación de las raíces fundacionales. Foto: Carlos Rafael

Quiso la Historia que un 18 de enero de 1752, Alonso de Arco y Moreno, otorgara a este pedazo de tierra-el nuestro-, su título de Ciudad, desde esa fecha hasta hoy, los holguineros se congregan frente a la Catedral para festejar orgullosos tal concesión.

En una evocación de nuestras raíces más autóctonas, la campiña y su poesía, su música; entre boleros y tonadas, se congregaron los hijos de esta tierra durante la noche del 17 de enero a esperar un aniversario más de su Ciudad, el 266.

La buena música no podía faltar a tan promienente celebración. Foto: Carlos Rafael

En este terruño de aborígenes, negros y blancos cuando suena el Himno de Holguín y luego nuestro Himno Nacional junto con las campanas jubilosas, todos alzamos las copas y brindamos, por ella…mientras minutos antes una gala con lo mejor del talento artístico del patio deleitaba los sentidos. Con la dirección artística de Carlos López y la producción de Ledna Amel, el proyecto de narración oral “Palabras al viento”, solistas como Danae Collado, Anabel Bandera, Jorge Nelson y Ernesto Infante, se sumaron a instituciones de la cultura en la nororiental provincia, como el Teatro Lírico “Rodrigo Prats”, para regalar a los presentes una velada tradicional y a la vez diferente.

Las estampas criollas alegóricas a la etapa fundacional, a través de la contradanza “Cecilia Valdés”, y la buena música del Coro Orfeón, la Orquesta de Cámara, el Trío Sahorí, Holguín Forever, el Grupo Sabor Genuino y el trovador Fernando Cabreja, amenizaron la velada a la que asistieron las principales autoridades de la provincia, y que tuvo conclusión en las palabras del Club de vinicultores Bayado y el posterior brindis por la Ciudad, esa que queremos, de la que estamos orgullosos, y la que nos hace únicos: holguineros.

Cuando canta Gladys María

Pocos artistas tienen el don de unificar aplausos de una actuación pasada en el tiempo con una reciente. Cuando todavía retumbaba la ovasión de los holguineros en el Teatro Eddy Suñol a Gladys María y Omara Portuondo por su interpretación de “Alma con alma”, se acrecentaron los vítores con motivo del Gran concierto ofrecido por nuestra coterránea “Cuando canta una mujer”.

Compartir escenario con la Diva del Buenavista Social Club consta como uno de los méritos de Gladys. Foto: Ernesto Herrera Pelegrín

Centelleante como la noche más estrellada lució Gladys en su glamoroso vestido, con esa facultad que tienen pocos de revivir pasiones y sembrar otras en su público, que la celebra, la corea, la adora.

La velada de este 16 de enero estremeció a los presentes en nuestro teatro principal, más allá de por la calidad de las interpretaciones, por el lujoso programa musical que incluyó joyas del repertorio nacional.

La reina de la canción en Holguín acudió a su público para celebrar junto a ellos sus 25 años de vida artística, regalandoles “la música que todos queremos escuchar”. En reciprocidad, las principales autoridades en a provincia, junto con otras instituciones de la cultura y de masas homenajearon tan impontante aniversario con flores y reconcimientos, entre ellos la Dirección Provincial y Municipal de Cultura, el Partido y el Gobierno, la FMC y hasta el Ejército Oriental; todos de conjunto para celebrar la trayectoria de Gladys en defensa de la música cubana.

El Mariachi Holguín fue uno d elos invitados de la noche. Foto: Ernesto Herrera Pelegrín

Como una mujer que vuela cuando canta se nos presentó esta orgullosa holguinera, quien vino a ofrecer su corazón, como Fito Páez, en un canto a la solidaridad y por un mundo mejor posible.

Sus pequeños alumnos, integrantes de la Canturía Infantil Dir. Aldana, obsequiaron a su maestra “Mi caballero”, poema de José Martí, un doble homenaje al Maestro, en este mes de su natalicio, y a Gladys, donde intervino por primera vez y notoriamente en la trompeta, con un solo, Gastón Allen, director de la Orquesta Avilés. La Centenaria y Mambisa agrupación holguinera se encargó de acompañar musicalmente durante todo el concierto a la cantautora, quien eligió para la Dirección artística y general a Carlos López Asencio.

Momentos de elevado clímax durante la noche lo constituyeron la interpretación de “Amigas”, de Alberto Vera, para el cual Gladys se hizo acompañar de Kenia Allen, directora de Golden Voices, y Marilín Aldana, directora del Orfeón Holguín; y cuando subió al escenario su invitado especial Rafael Espín, quien regaló par de temas a su “gran amiga”: “Para el nuevo año” y “Amémonos”; a su vez Gladys le regaló a Espín un tema de la autoría de este último: “Te necesito”.

La Plaza de la Marqueta fue una de las instituciones que agasajó a Gladys en sus 25 años de vida artísitca. Foto: Ernesto Herrera Pelegrín

Fundadora de los Festivales Boleros de Oro, en su discografía cuenta con un CD grabado con la EGREM, cuatro videoclips, y múltiples actuaciones donde ha contribuido a mantener latente ese género tan nuestro que es el bolero, en su mayoría posibilitado por su peña que cumple 15 años “Alma con alma”, auspiciada por la UNEAC.

Nerviosa, ansiosa como la primera vez que se subió a un escenario, se presentó este martes Gladys María para robar aplausos y con ellos cada corazón presente.

Una expo, mil Caminos

Las encrucijadas que se le presentan al creador no constituyen una barrera para enrumbar su obra y por ello convierte en arte lo que para otro sería el fin de un proyecto. La Galería “Marcos Pavón” de la Casa de Cultura “Manuel Dositeo Aguilera” acoge en el marco de la 36 Semana de la Cultura Holguinera la exposición colectiva de pintura y escultura “Caminos”.

Los acordes del violín amenizaron la velada. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Con sutiles acordes de violín se inició la velada de este 15 de enero a través de la maestría interpretativa del concertista Yoan Rafael González, quien deleitó a los presentes con par de piezas entre las que incluyó la popular “Flor pálida”, de Polo Montañez, nuestro “Guajiro natural”.

Bajo el sello del “grupo más representativo” de la Casa de Cultura holguinera, el Colectivo Plástico Ballado, y en homenaje a Argelio Cobiellas, surge esta muestra que se auxilia de la creación como medio de escape de la realidad, pero sin mantenerse al margen de esta.

Evidenciando consagración y amor por su trabajo, más allá del interés económico y comercial, se exponen alrededor de una quincena de obras que abarcan diversas técnicas como el óleo sobre lienzo, la talabartería y la mixta, en dimensiones que van desde los 20 centímetros hasta sobrepasar en algunos casos el metro.

Una sui géneris máquina de coser propone la muestra. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Paisajes, retratos, desnudos: espacios recurrentes, cotidianos para los autores son centro de cada pieza, donde resalta una máquina de coser confeccionada en cuero y que tiene como base la suela de un zapato, una alusión bastante peculiar y jocosa de este oficio tan antiguo como popular.

Leticia Leyva, Rodolfo Leyva, Daniel Mora Leyva, Guillermo Esquivel, Enrique Cáceres, Enrique Díaz, Yeison García y Arley Caballero son algunos d elos autores que integran este Colectivo de renombre nacional, y para la ocasión nos hacen transitar por “Caminos” de la inocencia infantil hasta el erotismo lésbico.

El Colectivo Bayado goza del reconocimiento a nivel provincial y nacional. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

La formación autodidacta de los 15 artistas de la plástica que integran el Grupo Bayado no constituye una barrera para su creatividad, sino que los impulsa a continuar, hecho que se demuestra durante años han mantenido una participación activa y meritoria como parte de la vanguardia plástica del territorio, así como para ser reconocidos a nivel nacional en los eventos que han participado.

Colores llamativos, con prominencia de tonalidades cálidas, propias de un creador del trópico que intenta representar su entorno, resaltan en la expo. La campiña,el mar, los juegos de mesa, la sensualidad femenina o las flores, estas últimas con marcado énfasis en los girasoles, quizás un guiño a la obra del “holandés loco”, Vincent Van Gogh, son algunos de los temas que saltan a la apreciación del espectador, pero sin prescindir de segundas, terceras y más connotaciones, al final de cuentas los creadores no proponen una sola ruta, sino “Caminos”.

 

La geometría de Lobachevski según José Luis Serrano

Por Erian Peña Pupo

¿Qué obsesiona a un escritor contemporáneo? ¿Qué ideas pueblan su psiquis y cuáles convierte luego en imágenes, metáforas y finalmente en literatura? ¿Acaso pueden ser cognoscibles sus pensamientos, miedos, pasiones, mediante la lectura y posible interpretación de sus libros? Y más si añadimos que este creador, digámoslo así, es un escritor que se arriesga doblemente (ser escritor ya es de por sí un riesgo con cierto mérito) con el arte de la versificación clásica: el soneto como género que exige ciertos rigores y pertrechos idiomáticos y técnicos no siempre fáciles de dominar y usar en su justa medida.

¿Qué obsesiona a un escritor contemporáneo? es una de las interrogantes que evoca este título. Foto cortesía de Ediciones Holguín

Eso pienso cuando leo Geometría de Lobachevski, poemario publicado por Ediciones Holguín en 2016, con el cual el poeta holguinero José Luis Serrano (Estancia Lejos, 1971) obtuvo el Premio Adelaida del Mármol en 2015, con un jurado integrado por Daniel Díaz Mantilla, Lourdes González Herrero y Luis Yuseff Reyes, y además el valorado Premio de la Crítica 2016.

Instrumentos de explotan en redondo. / Incursiones al centro de la Tierra. / El edredón que el moribundo aferra. / La soledad del corredor de fondo. / Lo mismo da Comala que Macondo. / Valles de Irlanda. Costas de Inglaterra. / Cae el telón. El círculo se cierra. / Acaban de ajustar el tirafondo. / El criminal ha revelado el móvil. / Los átomos colapsan en Chernóbil. / Hay mil vacas paridas en Holguín. / ¿Campos de fresas? ¿Campos de exterminio/ donde la muerte no tendrá dominio? / Led Zeppelin or Yellow Submarine? (“Átomos”).

¿Qué pasa por la cabeza de J. L. Serrano cuando escribe sus poemas? Poemas estiletes, podríamos decir. Poemas revólveres (para jugar a la ruleta rusa). Poemas AK–47, bazucas, T–34. Amnésico. Poemas botellas de ron, varias cervezas largas. Alcohol en sangre. Poemas tragos ríspidos, cortantes. Aritmética. Matemática. Poemas insurgentes y peliagudos. Indóciles. Pero también gentiles, delirantes. Eso difícilmente lo sabremos, pues quizá ni el mismo poeta haya llegado a conjeturar (a pensar seriamente en ello) la cantidad de flashazos poéticos que visitan/atraviesan/surcan cada segundo su mente. Flashazos inevitables como los que surcaban la cabeza –la cabeza de un creador es cosa compleja sin dudas– de aquel saxofonista de jazz llamado Johnny Carter, inspirado en Charlie Parker, adicto a la marihuana y con una percepción del mundo y del espacio–tiempo muy particular, aquel saxofonista que Julio Cortázar nos entregó magistralmente en su conocido cuento “El perseguidor”.

Como Johnny Carter, J. L. Serrano escribe él mismo su biografía, que sin dudas está en su obra, como si escribiera variando las estructuras y los acordes del jazz más experimental, rompiendo las improvisaciones, insolventes, eléctricas, furiosas, del bebop tradicional.

Blanco país de la anestesia. Limbo/ de los pacientes operables. Aspa/ vertiginosa (helicoidal) que raspa/ los cirros, los estratos y los nimbos. / Nervios de acero. Músculos de mármol. / Imperio epidural de la raquídea. / El tumor se transforma en una orquídea/ que con cuidado se le extirpa al árbol./ ¿Labrar bisontes en la piedra pómez?/ Acaba de morir Máximo Gómez. / Harta la Toga del veneno tirio. / Hacia país inaccesible. Blanco/ país de la anestesia. Hay un barranco: / ¿saltar o proseguir en el martirio? (“Cirros”).

Este es un libro diferente, han dicho muchos, en el panorama de la mecánica clásica en Cuba y probablemente en el ámbito hispanoamericano. Y no es menos cierto, pero es al mismo tiempo un “cuaderno total” que viene a resumir (aunar en su medida si es posible usar el término) el trabajo de J. L. Serrano como versificador en un género que domina como pocos desde que publicara en 1997 Bufón de Dios, libro prístino de la naciente Ediciones La Luz. “José Luis Serrano es un arquitecto que conoce a la perfección de las reglas para construir edificios a partir de un dominio técnico, razón por la cual suele jugar desde la provocación. (…) Geometría de Lobachevski es un libro estremecedor. Su esencia está en aprovechar al máximo las posibilidades que ofrecen las lecturas acumuladas a lo largo de su carrera por un campo minado y con sus poemas como brújula para asumir tamaña empresa. Su extraordinaria capacidad para convertir frustraciones, caídas y raros silencios en sonetos demoledores le permite estar fuera de toda clasificación en Cuba”, escribe a propósito el poeta tunero Frank Castell.

Serrano incorpora en su poesía temas, contextos y situaciones que afectan (centrífugamente podríamos decir) al hombre contemporáneo, donde se inscribe el ser cubano de hoy. En ocasiones es como si delante de nosotros, de nuestros asombrados ojos, pasaran múltiples titulares periodísticos o breves leads de agencias de prensa (actuales y antiguos) que terminan siendo pura poesía a quemarropa, sin contención. Es, apoyándome en Frank Castell, como si nos encontrarnos ante un vertiginoso y violento zapping donde “mientras más avanzan los textos es mayor la velocidad de imágenes ofrecida a través de múltiples canales”.

Publicado en la colección Ítaca de Ediciones Holguín, con edición de Lourdes González Herrero y un atractivo diseño a cargo de Roddier Mouso Bahr, a partir de la obra Nido (Land Art, 2015) de Rubén Tomás Hechavarría Salvia, Geometría de Lobachevski es parte de un proyecto mayor llamado “Trilogía acéfala”, que cuenta con el poemario Más allá de Nietzsche y de Marx, editado por la santiaguera Editorial Oriente, en 2016, además del inédito “Los perros de Amundsen”.

En Geometría… J. L. Serrano apoya sus “conjeturas poéticas”, sus “carreteras, cadalsos, calabozos”, en la figura y la obra del matemático ruso Nikolái I. Lobachevski (1792–1856) para articular un “libro de alguien que sin artificios ni figuras planas establece un diálogo muy atractivo con(tra) el lector. Ha contaminado ritmos, recupera contornos culteranos saludables; voces que no entenderíamos propias de la mecánica clásica germinan aquí. La poesía hay que entenderla de modo imperfecto, como creía Coleridge; por tanto, el pervertido y ardiente deseo de imperfección que asoma en los textos de J. L. Serrano, concierne a una manera de asumir un nuevo territorio: la apuesta radical a creer que no existen tradiciones porque todas se convocan en el espectáculo de la ruptura, o tal vez, esa misma ruptura, esa experimentación, no sean otra cosa que la más importante tradición creada”, añade el tunero Carlos Esquivel en el prólogo del libro.

Como un libro diferente lo han catalogado muchos en el panorama de la mecánica clásica en Cuba. Foto cortesía de Ediciones Holguín

¿Cuerpos astrales? ¿Cuerpos cavernosos? / ¿Desproporción? ¿Arritmia? ¿Desmesura? / ¿Contrarrevolución? ¿Contracultura? / ¿Alcanzar el nirvana o el reposo? / Perdona, Lobachevski, es tan morboso/ confiar en tus precarias herramientas. / Hiperbólicas bestias fraudulentas/ vendrán a cercenarnos los testículos. / Ya están muy cerca. A dos o tres cubículos. / ¿En qué oprobios sumirnos? ¿En qué afrentas/ desvanecernos, Nikolái? Ridículos/ axiomas y sofismas argumentas. / En la bandeja están los adminículos. / Las manos entran en el látex, lentas. (“Látex”).

Quizá con ese diálogo lírico y trasgresor, acumulativo, logrado también consigo mismo, diálogo perturbador y contaminante en los terrenos expansibles de la mecánica clásica, como si pensáramos en la expansión del universo y sus contornos a través del propio verso y sus múltiples posibilidades, el holguinero J. L. Serrano nos entrega en Geometría de Lobachevski sin dudas uno de sus mejores poemarios. Poemas que vienen a ser estiletes. Poemas revólveres (cargados) para jugar a la ruleta rusa. Amnésico. Poemas AK–47, bazucas, T–34. Poemas botellas de ron para empatar los días y las noches. Poemas acordes de jazz. Poemas alcohol en sangre. “Otra cerveza, por favor”, amigo Lobachevski. Pero antes dime qué debo hacer: “¿Cortar el cable azul o el cable rojo?”

Matisse de la mano de Cosme

Privilegio para los holguineros fue el de este 15 de diciembre cuando se produjo el estreno internacional de la muestra “Variaciones sobre temas de Matisse”.

Un afan del artista se evidencia por recrear la obra de Matisse. Foto: Carlos Parra

El artista plástico más universal de la nororiental provincia regaló a los presentes más de una treintena de obras que evocan su encuentro con ese exponente del postimpresionismo francés.

En técnicas como el óleo y el acrílico sobre tela o lienzo, Cosme Proenza se auxilia de géneros como el desnudo, el paisaje y la naturaleza muerta para evidenciar su interés por comprender a un periodo tan complejo como fecundo en la producción artística y que cautivó a tantos autores como la Modernidad.

Tres series de producción reciente componen la muestra que se exhibirá durante un mes en el Centro Provincial de Artes Plásticas, específicamente hasta el día 15 de enero de 2018: “Variaciones sobre temas de Matisse” (2014), “Tetris” (2015) y “Pintura” (2016).

A la velada asistieron las principales autoridades de la provincia. Foto: Carlos Parra

Una juventud alegre y a la vez autoreflexiva del artista holguinero se percibe en “Variaciones…”, donde “Cosme alcanza una síntesis privilegiada de la tradición figurativa occidental y cierra con ello un círculo creativo iniciado en sus primeros años de trabajo”, apuntó Dailé Escalona, curadora de la Expo.  

Como nada es ajeno a la perspectiva del creador, un juego practicado con frecuencia por Proenza, Tetris, se convierte en eje central de varias obras que juegan con el abstraccionismo pictórico.

Y por si fuera poco, para quienes no sacian sus ansias de disfrutar la obra del Maestro de Juventudes con esta muestra, queda la invitación para presenciar el último regalo de Cosme a su tierra, un trabajo del año en curso: cuatro pechinas que se alzan sobre el altar de la Catedral San Isidoro de Holguín.

 

 

“Despedida que es ya un regreso”

Cuando todavía repican sus palabras en cada espacio del Parque Calixto García, una vez más sus coterráneos se reúnen frente al mismo balcón que en aquel ferviente febrero lo ubicara a la altura de sus pronunciamientos. En esta ocasión la tarde acoge a cientos de agradecidos que se reúnen, no para escuchar su discurso, sino para honrar su memoria.

Los agradecidos concurrieron para homenajear a su líder. Foto: Carlos Rafael

Este 25 de noviembre no fue un día común en la Ciudad de los Parques, ni en toda Cuba, pues desde hace un año la fecha se torna diferente para los que habitan la Isla. Para homenajear la memoria de su eterno líder se desarrolló durante la tarde de este sábado una velada político-cultural por el aniversario de la desaparición física del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Bajo el título “Fidel es Patria”, se dieron cita las manifestaciones artísticas de la provincia, herederas del legado de la Revolución Cultural impulsada por el holguinero más prominente de las dos últimas centurias.

La Orquesta Sinfónica, el Teatro Lírico “Rodrigo Prats”, el Coro Juvenil “Opus David”, así como el Orfeón de Holguín, se fusionaron con solistas de la talla de Lucrecia Marín, Gladys María, Yamila Rodríguez, Ernesto Infante y Nadiel Mejías, para evocar musicalmente a la figura del Comandante. Por su parte el recital de poemas no se hizo esperar y tuvo como protagonistas a la Compañía Infantil “Ronda de los sueños”, al Proyecto de narración oral “Palabras al viento”, y a la pionera de la escuela primaria Simón Bolívar, Carla Camila Ramírez.

Una combinación entre las todas las artes propuso esta velada. Foto: Carlos Rafael

Al tiempo de los versos y las notas musicales se sumaban las interpretaciones danzarías del Ballet de Cámara, mientras que estudiantes de la Academia de Artes Plásticas “El Alba” inmortalizaban sobre un lienzo la silueta de Fidel con los fusiles de la victoria a sus pies.

Momentos antes de la velada fue propicia la fecha para la reapertura de la Sala “Revolución”, perteneciente al Museo Provincial “La Periquera”. Fundamentalmente compuesta por instantáneas, este espacio resume la trayectoria del Comandante en Jefe , desde sus orígenes en Birán, hasta sus logros durante más de media centuria, con marcado énfasis en la provincia Holguín. La Sala encuentra además uno de sus ejes temáticos en el cumplimiento del discurso pronunciado por Fidel en febrero de 1959, por lo que recrea las diferentes etapas del último proceso independentista, conjuntamente con los logros de cada sector en esta región nororiental.

A la memoria de Fidel y su extensa obra se dedica la Sala Revolución. Foto: Carlos Rafael

Defendiendo el principio de que “para rendir honor ninguna voz es débil”, Rolando Bellido, presidente de la Sociedad Cultural José Martí en Holguín, resaltó que este es un sencillo “homenaje al líder que solo de forma física no nos acompaña, en el primer aniversario de una despedida que es ya un regreso”.

Bajo el guión y la dirección artística de Carlos López, los “Crazy Rappers” despiden la velada reafirmando la consigna “Yo soy Fidel” a través de una canción, en una oda al eterno líder el pueblo holguinero y las principales autoridades de la provincia se unen, demostrando que los agradecidos le acompañan.

Poesía para la memoria

Por estos días “los agradecidos” homenajean a su líder. Foto: Catlos Rafael

“La poesía es más indispensable a los pueblos que las industrias”. José Martí

Bajo esta premisa del más universal de los cubanos varios intelectuales holguineros homenajearon a uno de sus coterráneos más prominentes, Fidel Castro. La sede de Ediciones Holguín una vez más devino en escenario propicio para realizar un recital de poesía, esta vez bajo el título “Fidel en la memoria”.

Inspirados por sentimientos como el amor y el patriotismo, los escritores Lourdes González, Kenia Leyva, Rolando Bellido y Jorge Luis Serrano, se encargaron de rememorar al artífice de la Revolución cultural, el mismo que creara el sistema editorial cubano con la fundación de la imprenta nacional y el resto de las territoriales.

 “Figuras como las del Comandante en Jefe son demasiado grandes para inspirar un poema, por el contrario, al respeto y admiración que desprenden las palabras le son pequeñas”, destacó Lourdes González directora de Ediciones Holguín, al tiempo que resaltara la visión y claridad de Fidel, quien “con tantas responsabilidades, siempre pensó en salvar primero a la cultura.

“Más grandes que la palabra son estas figuras”. Foto: Carlos Rafael

 “Si no hemos escrito a estos héroes no es culpa nuestra, nuestra época no es dada a la literatura edificante, sino que nos empuja a escribir sobre otras cosas”, resaltó Serrano para luego recitar “El baile extraño”, poema que le dedicara al Comandante en ocasión de su 80 cumpleaños.

 Los “agradecidos” que se sumaron al necesario homenaje se encargaron de rememorar anécdotas y vivencias relativas a la figura del Comandante, enfatizando en aristas como su exigencia y minuciosidad: “Estuve vinculada a su trabajo examinador cuando las tribunas abiertas pues editaba los dossier que luego se le entregaban, y debíamos tener mucho cuidado porque el se fijaba en todo los detalles. A través de esos eventos adquirí una noción diferente de lo que es patria durante esas madrugadas de viajes a los municipios”, acotó González.

Por su parte, y abogando por las “cosas que queremos que permanezcan”, Kenia Leyva leyó los textos “Ausencias”, “La forma de los días” y “Como la dócil sombra de un perro”. Con la publicación del “Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha”, cimera obra de las letras universales, la literatura cubana inició un proceso de renacer impulsado por la Revolución, a su principal artífice se dedican por estos días varias actividades con motivo del año de su desaparición física.