Eduardo desde la búsqueda de una visión de encuentro

Eduardo desde la búsqueda de una visión de encuentro
Dr. Eduardo Rafael Ávila Rumayor, actual director de la Casa de Iberoamérica Foto: Heidi Calderón Sánchez

El Doctor Eduardo Rafael Ávila Rumayor, actual director de la Casa de Iberoamérica y presidente del comité organizador de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, desafía las embestidas de un debate generado 24 años atrás con el surgimiento de la fiesta que celebra el encuentro de culturas.

Investigadores y estudiosos aún no encuentran acuerdo en cuanto a la forma de mirar el hecho histórico del desembarco de Cristóbal Colón en las costas holguineras de Bariay, el 28 de octubre de 1492, día en que el Almirante puso sus pies en la isla de Cuba.

¿Cuál es el motivo del desacuerdo?

Aún hoy hay un debate muy fuerte sobre cuál es el día, si el 12 porque es el de la resistencia de la raza o el 28 es el de los perpetradores de la masacre, eso hoy está en la palestra, nosotros lo vemos como dos momentos de un mismo hecho cultural, pero sin olvidar que es el 28 cuando Colón llega a Cuba.

¿Cual es el el sentido fundamental de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana?

El sentido de nuestra labor es ofrecer un espacio donde podamos entender en profundidad el significado de este hecho histórico concreto que marcó el paso de una época a otra, de conjunto con los historiadores del territorio hemos propiciado el encuentro con nuestras raíces y debates para tomar en consideración también el aporte aborigen y la influencia africana.

Esta tiene que ser una labor de la Casa en el futuro, porque si la hoy se plantea que hay que echar por tierra lo que significa el hecho histórico del 28 de octubre, estaríamos permitiendo que se omita, y creemos que nos corresponde defender la historia de nuestro país y de nuestro hemisferio.

¿Cuáles son los retos para la continuidad de este trabajo?

El papel de la Casa, pasados 525 años es encontrar el significado que tiene todo esto para nosotros, que no puede obviar la huella española, ni olvidar tampoco que la conquista significó masacre y exterminio, ninguna de las dos posturas es acertada como radical, hay que buscar una visión de encuentro.

Quizás no logremos tener la capacidad de ser los mediadores universales de esto, pero ese es el mandato que se le dio a la casa hace 24 años y continuamos siendo un proyecto de resistencia cultural.

Por Heidi Calderón Sánchez

Tomado de www.radioholguin.icrt.cu

 

 

Crece la vanguardia artística juvenil guantanamera

Guantánamo. Como parte de los festejos por el Día de la Cultura Cubana y recordando el 31 aniversario de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) –que se cumplieron el 18 de octubre último- siete creadores guantanameros recibieron el carnet que los acredita como miembros de la organización de los artistas jóvenes cubanos.

Aprovechando la realización del espacio Orgullo Guantanamero en la más oriental de las Casa del Joven Creador del país, Eldys Baratute Benavides, presidente de la AHS, dio la bienvenida a quienes con su talento seguirán legitimando al gremio que acoge en Cuba a la vanguardia artística juvenil.

Del nuevo crecimiento, Baratute Benavides significó la entrada del joven poeta imiense Wilfredo Rodas Rodríguez, único de ese municipio que hasta el momento ingresa a la AHS guantanamera, y que pronto será el primero que publique de ese montañoso territorio en la local editorial El Mar y la Montaña.

A su vez, felicitó a la célula baracoense de la Asociación por favorecer el ingreso de Raulice Muguercia Lobaina, productor de música electrónica.

Por su parte, se unen a la sección de Artes Escénicas los noveles bailarines Liannet Rodríguez Paumnier y Leider Portuondo Pérez, ambos pertenecientes a la compañía Médula; y Karla Gil Peña, una de las nuevas poetas con que cuenta la sección de Literatura y quien es miembro del Proyecto Grafomanía de Guantánamo.

Los músicos recibieron a la flautista Marlan Clapton Hernández y aplaudieron al rapero Yunier Carbonell Preval, que mostró sus habilidades para la improvisación cuando se unió en escena a la popular agrupación Celso el guajiro y su Changüí, invitados especiales y anfitriones de la velada que condujo el promotor José Cuenca Sosa, investigador y director del Centro de Información Musical Rafael Iniciarte.

Por su activa labor en defensa de la cultura guantanamera y por nuclear con responsabilidad y coherencia lo mejor de la vanguardia del arte en Guantánamo, Legrá Azahares reconoció el desempeño de Eldys Baratute, laureado narrador y escritor para niños.

Por Dayana Mesa Giralt

Tomado de www.ahs.cu

Holguín, el lugar correcto

Holguín, el lugar correcto
Investigador José Novoa Betancourt. Foto: Heidi Calderón Sánchez

Holguín, como cada año, ha celebrado con la Fiesta de la Cultura Iberoamericana uno de sus momentos más raigales y dentro de los aires de esta edición XXIII, el investigador José Novoa Betancourt, recuerda con orgullo haber podido presenciar los momentos fundacionales de este evento.

¿Cómo surgió la fiesta?
La fiesta Iberoamericana surge en el contexto de las Cumbres Iberoamericanas, comenta Novoa, y aunque yo la dirigí por largo tiempo tuve un antecesor, el primer director de la Casa fue el eminente científico y arqueólogo José Manuel Guarch del Monte.

Yo tuve el honor de acompañar a Miguel Torres cuando fue a proponerle el cargo a Guarch, él aceptó de inmediatamente porque enseguida se enamoró de la idea, pero puso una única condición, que no se le pagara ningún salario por eso, exigió que el solo se mantendría con su jubilación y así fue durante el tiempo en que dirigió la Casa; nunca cobró por ello.

¿Por cuánto tiempo dirigió Guarch la Casa?

Lamentablemente él estaba enfermo y solo se mantuvo el primer año; cuando sufrió un segundo infarto cardíaco debió apartarse del cargo para cuidarse la salud, entonces asumí yo la tarea.

¿Por qué se escogió Holguín como el lugar donde estaría la Casa y se celebraría la Fiesta?

Se trabajó mucho y este proyecto cultural no hubiera salido delante de no ser por aquello que vislumbró Hart desde el inicio, él siempre pensó que Holguín, era el lugar correcto porque, además de ser la localidad por donde desembarcó Colón, en esta región existen fuertes raíces hispánicas, además cuenta con un sustrato cultural importante de la población aborigen y de transculturación.

Se tuvo en cuenta que en Holguín existe una base buena económica y sobre todo un movimiento cultural fuerte que permitía el desarrollo de estas actividades con talento artístico propio que nutrirían al desarrollo turístico de la zona.

¿Cómo fueron esos primeros tiempos de la Fiesta?

En la primera edición de la Fiesta, en 1993, corrían tiempos muy duros para el pueblo cubano, estaba comenzando el llamado Período Especial y tuvimos que trabajar con precarios recursos económicos.

Lo más significativo del trabajo de esa época es que éramos un equipo de trabajo que amábamos la cultura y amábamos a Cuba, las actividades no se cancelaban aunque hubieran los apagones de aquellos tiempos, la gente acudía aunque se fuera sin la corriente eléctrica, allí se realizaron recitales de poesía alumbrados con el quinqué de mi casa y teníamos una gran afluencia de público, estas son cosas que marcan y no se olvidan.

Por Heidi Calderón Sánchez

Tomado de www.radioholguin.icrt.cu

Evelyn Queipo: “En la literatura, como en el amor, se vale todo”

Evelyn Queipo no pudo evitar las lágrimas que surcaron su rostro. Aunque minutos antes ella estaba sentada entre el público que colmó el salón “Abrirse las constelaciones” de Ediciones La Luz, sello holguinero de la AHS. María Liliana Celorrio, en nombre del jurado del XVIII Premio Celestino de Cuento, compuesto, además, por Rubén Rodríguez y Eugenio Marrón, leyó el acta con las deliberaciones finales y otorgó el Premio a su libro Ese reno que nos mira, además de menciones a las obras enviadas por Anisley Miraz y Norge Luis Batista.

Parece que Evelyn no podría creerlo y lloró, pues el Celestino, dijo entonces ella, era como su “asignatura pendiente” en materia de concursos. “Ese reno que nos mira”, nos comenta además, contiene 15 relatos con un hilo conductor común, la literatura y el proceso creativo relacionado con ella.

La joven escritora camagüeyana –quien, además del diploma acreditativo del Celestino, se llevó un grabado iluminado del maestro Cosme Proenza Almaguer– verá publicado por Ediciones La Luz su libro bajo el membrete del Premio Celestino de Cuento, la misma editorial que publicó recientemente su texto Oros Nuevos. El Viejo Continente.

Poco antes acompañé a Evelyn y al tunero Alejandro Rama a la grabación de un programa en la radio holguinera. Allí Yuricel Moreno, conductora de La hora de los cabezones, espacio de la AHS en la CMKO Radio Angulo, le preguntó de qué trataba su libro en concurso. Ella, vivaz, sonriente, perspicaz, le dijo que quien quisiera saberlo debía ir a la premiación en Ediciones La Luz el próximo sábado. Y sí, cuestiones del sorprendente azar lezamiano, quienes estuvimos allí sabemos más o menos de qué va el libro de Evelyn Queipo, mientras esperamos la edición impresa bajo el sello de la prestigiosa editorial holguinera.

Mientras esto sucede, conversamos vía correo electrónico con Evelyn Queipo, para dialogar sobre Ese reno que nos mira, su reciente Premio Celestino, otros libros suyos y los proyectos en los que está inmersa una de las autoras jóvenes más reconocidas en el panorama literario cubano.

Con Ese reno que nos mira obtuviste el Premio Celestino en su XVIII edición. Sé que enviaste en varias ocasiones al concurso, incluso has dicho que el Celestino era tu “asignatura pendiente”…

¿Qué significa haberlo alcanzado finalmente?

En primer lugar, dejaré de enviar mis manuscritos al certamen. No creo que lo vuelva a ganar antes de llegar a la edad límite. Es broma. Alcanzar el Celestino es acceder por segunda vez a La Luz, pues mi ópera prima con esa editorial fue Oros Nuevos. El Viejo Continente. Además, con esa distinción me sumo a la corta lista de 4 mujeres que lo han obtenido en las 17 ediciones anteriores. Si bien es un concurso carente de premio en metálico, también hay que reconocer que quienes lo auspician se preocupan por darle visibilidad al autor y al libro. Están pendientes de los más mínimos detalles y hacen que el ganador se sienta una persona especial. Ese equipo que tienen los holguineros en La Luz, es un verdadero regalo. Además, te confieso que Ese reno… es el último as narrativo que me quedaba. Hace un par de años que solo escribo décimas y poesía infantil. Los niños y la poesía me han atrapado. Quizás tras Ese reno que nos mira, con su mirada de hielo, haya un período silente en mi narrativa.

Rubén Rodríguez –uno de los jurados en esta edición del Celestino– escribió posteriormente: “Numerosos autores apuestan cada año por ese concurso holguinero que en sus inicios reclamaba solo un cuento, hasta que la madurez alcanzada por la calidad de sus jurados, valía de los textos seleccionados y óptima edición, a cargo de La Luz, sello que auspicia el certamen, permitió ampliar la convocatoria hasta un libro de cuentos”.

El próximo año veremos tu libro publicado y podrás presentarlo en Holguín. ¿Expectativas al respecto? ¿Cómo valoras el trabajo de esta editorial de la AHS en el ámbito editorial cubano?

Solo espero que la película vivida con Oros Nuevos, se vuelva a proyectar en esta nueva entrega. Ni más ni menos. Con Oros… estuve en los espacios más lindos de la feria holguinera: escuelas, museos y hasta en “La Hora Tercia”. El público es otra cosa. Vamos a ver cómo le va al reno con el lector. Pero bueno, ese es un trabajo de él. El mío ya está casi terminado.

“Todos buscan la luz”, así reza un cartel hermoso que tienen en la recepción del inmueble que acoge a la editorial holguinera de la AHS. En broma dijo Yonnier Torres: “pero pocos la alcanzan”. Y es que esa casa se ha convertido en referente no solo para editoriales pequeñas y del SET (Sistema de Ediciones Territoriales). La visualidad de los libros, los numerosos premios Puertas de Papel alcanzados, la prudente selección que hacen a la hora de elegir y el intenso trabajo promocional que realizan, todo ello da fe de la calidad del trabajo de esta editorial. Entonces, ¿quién no quiere semejantes virtudes para su libro? Doy gracias a las sorpresas del destino que me permitieron acceder a ese rayo luminoso por segunda vez.

Evelyn tienes un libro bajo el sello de La Luz que ha sido todo un éxito en las Ferias del Libro y está agotado en librerías: Oros nuevos. El viejo continente. Además, recientemente publicaste un título dedicado al público infantil por Ediciones Ácana. Háblame un poco de estos libros y lo que representan en tu carrera literaria.

Este libro sigue la eterna senda que dibujó Herminio Almendros con Oros Viejos. Hay muchas culturas y pueblos que no conocemos. Acercarse a su historia y a sus mitos, resulta siempre interesante. Además, Oros… es el libro que yo quería escribir. Sabía, que estaba fuera de los temas que se premian hoy en los concursos de literatura infantil. Lo había mandado a varios premios donde ni siquiera obtuvo mención. Al principio me sentí derrotada, pero algo me dijo: “No te rindas”. Tenía la sensación de que podía gustarle a los niños y adolescentes. Y si hubo intuiciones fallidas, ésta no lo fue. El libro en realidad se vendió. Al menos la primera entrega que hizo la imprenta. Y lo que es más importante, tengo varias referencias positivas de sus propios lectores. Hay muchos que están esperando el resto de los ejemplares, además de mi familia y mis amigos.

Por Ácana publiqué este mismo año Un niño llamado Chusete, libro que sí tuvo suerte en un concurso literario. Obtuvo en 2015 el premio de la ciudad de Camagüey. Está escrito a dos manos con Maribel Vidal, una alumna del taller literario que coordino y de quien aprendí muchas cosas. ¿Parece arbitrario no? Esos fueron mis primeros versos para niños, y los de ella también. Fue un trabajo hermoso. A diferencia de las malas opiniones sobre escribir un libro entre dos, el nacimiento de este maravilloso niño llamado Chusete, fue un acto increíble de amistad y respeto. Así ha llegado hasta las manos de los niños, y debo decir, apartando la modestia, que también se agotó. De sus 1000 ejemplares ya no hay ninguno en librerías. Pero, admito, hicimos trampa. Le dijimos al ilustrador (Celso de Zayas) que hiciera el trabajo a líneas, para que los niños pudieran colorear. Incluimos adivinanzas y cositas de ese tipo. Nada, lo que salió de la editorial fue una chuchería para niños. En la literatura, como en el amor, se vale todo. ¿O no?

En la entrega del Premio Celestino aseguraste: “Son cuentos de varias épocas de mi vida que auné bajo un criterio donde casi siempre aparece el escritor y el proceso creativo de alguna manera”. Entonces, cuál es el hilo conductor de las historias que podremos leer en “Ese reno que nos mira”. ¿Qué obsesiones te mueven en la creación literaria?

Hay allí minicuentos y textos más largos de ficción. Casi todos remiten a clásicos de la literatura universal, a autores conocidos o al acto mismo de la creación. En realidad la literatura, en sí misma, es el hilo que conecta sus 15 cuentos. Un aprendiz de escritor que asiste a la muerte intelectual de su maestro; una carta del siglo XVII que se conecta con la realidad a través de un correo electrónico; una mujer que, víctima del Alzheimer, acude a una extraña máquina donde puede ver sus recuerdos; pero también hay guiños al cine, la televisión y a la creación plástica (cuento El grito, premio César Galeano 2008). Y los minicuentos, ¡ni te digo! Son pequeñas tacitas de café que funcionan como interludio. Mis preocupaciones literarias varían mucho de un género a otro. Aquí estaba muy inquieta por la creación. Por esos misteriosos resortes que hacen a un hombre (o mujer) sentarse frente a un papel en blanco y comenzarlo a llenar de… ¿obsesiones?

Hablemos de las influencias en tu obra… ¿Qué autores consideras imprescindibles a la hora de conformar una antología de influencias personales? ¿Y por qué?

Mi formación literaria es académica, así que te puedo mencionar todo el programa de literatura universal, cubana, española, latinoamericana y norteamericana que figura en el plan de clases de la carrera de Letras. Ojo, yo estudié en la Universidad de Oriente. Te aseguro que lo leí casi todo. Todavía soy una alumna muy disciplinada. Las otras lecturas, fuera de eso, no me han aportado mucho más. Por eso le dicen “clásicos”. ¿Pero tú sabes lo que sí es una gran influencia para mí? La literatura actual. Tengo muy claro que si quiero tener una voz propia no puedo calcar a mis contemporáneos. Por eso los tengo como referentes. Yo pudiera escribir imitando a Poe o a Onelio, y la gente me llevaría suave porque en definitiva, ¿quién no ama la narrativa de esos dos? Pero si me parezco a escritores jóvenes, algunos con textos poco felices, quiero decir, de dudosa calidad literaria, seguro que no salgo bien parada. Lo que trato de decirte es que hay referentes que debemos tener, para evitar influencias desdichadas. Me cuido de eso hasta donde me es posible. La otra gran influencia es la vida misma. ¿Qué no se puede sacar de ella? Siendo como es, más rica que la ficción, hay quienes no ven en ella todas sus potencialidades. No estoy evadida de la realidad. Admiro a quienes pueden hacerlo, pero yo no. Yo tengo que poner en mis cuentos las situaciones que me rodean, con las que vivo, solo que no puedo evitar alterarlas. Siempre lo hago. Un poco. Ahí nace la literatura.

¿Cómo valoras el trabajo de la AHS en la divulgación y promoción de la joven literatura cubana?

La AHS me ha abierto las puertas que la UNEAC, por ejemplo, me ha cerrado, a pesar de que soy miembro de las dos. Tengo en la AHS una amiga incondicional. Publico en sus sitios digitales, me paro en todas sus tribunas a leer y hasta rapear mis textos. He viajado por gran parte de Cuba con mi obra como estandarte y la AHS de cada provincia, siempre me recibe con brazos abiertos. He asistido a varios eventos de la Asociación con mis textos, hasta los eventos que no son puramente de literatura. Y las editoriales de la AHS no me son ajenas. Ya publiqué en La Luz, pronto debe salir un libro por Reina del Mar. En Áncoras me aprobaron la segunda parte de Oros Nuevos, pero factores ajenos a la editorial y a mí, impidieron que se incluyera en el plan de este año. Tengo mi espacio caracterizado en la Casa del Joven Creador de Camagüey. Creo que la AHS ha hecho mucho por mí, pero es recíproco. También la AHS sabe que puede contar conmigo. Lo he demostrado yendo a comunidades intrincadas, prestándole servicios a otras instituciones que se apoyan en la AHS, hasta he donado sangre. Y ahí mismo, con la vena canalizada, he hecho décimas. ¿Qué te parece? Así que, en alguna medida, todo esto que te cuento, me lo he ganado.

Sé que tienes un taller literario con jóvenes estudiantes camagüeyanos. Podrías hablarme de esta experiencia…

Por falta de uno tengo dos. Uno en mi casa de Cultura, donde trabajo como asesora. Este espacio es mágico. Esas personas, que no pocas me doblan la edad, aunque los hay muy jóvenes también, me consideran un hada, una maestra. Y yo me siento tan lejos de eso. A duras penas logro hilvanar las palabras con que les hablo, pero eso sí, son siempre palabras seguras. Ellos me han dado premios muy lindos: La Beca Sigifredo Álvarez Conesa, el premio de la Ciudad, y los que me darán. Y yo me los pongo en la autoevaluación como si fueran míos, porque a muchos los he visto crecer cada domingo. Se van alicaídos porque les he dicho que el conflicto de un cuento está flojo o porque el poema tiene muchas asonancias, pero al domingo siguiente vienen recuperados, y me traen el texto arreglado, pero me traen también uno nuevo, que no tiene los errores del anterior.

El otro taller es de apreciación, con niños. Y la casa de la AHS, que es también mía, es el lugar de reunión. A ellos les leo y los hago partícipes del Canto dentro (festival de trova), del Almacén de la Imagen, y de otros eventos. Los recojo dos viernes al mes en la escuela y los devuelvo. Van por la calle recitando a todo pulmón, y a coro, los versos sencillos que les he enseñado. No hay un solo transeúnte que permanezca ajeno. Algunos para elogiar, otros porque gritan bastante, otros se detienen. Resulta increíble un hecho como ese. Y lo más lindo es que yo no los mando. Ellos lo hacen solos, y cantan, siempre canciones patrióticas. Juro que no tengo nada que ver con eso. Lo mío, en ese momento, es que vayan con el uniforme completo y arreglado, que crucen la calle organizadamente. No me puedo poner a dirigir la orquesta. En el taller leemos y después comentamos. Los niños son sorprendentes. Ven lo que uno no advirtió. Llenan lo abiótico y estéril de vida. Algunos me dan la dicha de escribir. Entonces los incluyo en algún concurso como Trazaguas y otros. Pero son los menos. Una alumna ganó una vez el premio nacional El Minint y yo. Pero mi verdadero objetivo no es formar en ellos escritores, sino, solamente, formar hombres y mujeres de bien que sepan apreciar el arte y usarlo en favor de los demás.

Por Erian Peña Pupo

Tomado de www.ahs.cu

Dedeté de vuelta a Barajagua

Al finalizar el encuentro del dedeté la foto de recuerdo junto al busto del caricaturista Tomás Rodríguez Zayas y su familia. Autor: Julieta García Ríos

Barajagua se ha convertido en un sitio recurrente para el dedeté. Es impensable venir a Holguín, cronicar la Fiesta de la Cultura Iberoamericana y no llegar al terruño de Tomy, el guajirito que salió un día a conquistar La Habana y el mundo con sus trazos.

Es él, Tomás Rodríguez Zayas (1949-2010), el motivo por el que en octubre regresamos a este poblado holguinero declarado Monumento Nacional el 8 de septiembre de 2012.

Fue en este poblado, que allá por el año 1612, el negrito Juan Moreno halló en las aguas de la Bahía de Santa Isabel de Nipe, a la Virgen de la Caridad, Patrona de Cuba. También sus tierras dieron cobija a los mambises. Ello enorgullecía a nuestro amigo, bisnieto del Coronel del Ejército Libertador Quintilio de Zayas.

Unos 50 kilómetros distan de la Ciudad de los Parques al antiguo asentamiento indígena Baraxagua. En el trayecto hacia la Casa Comunal, que lleva el nombre del reconocido caricaturista, una se detiene en el paisaje montañoso, en la limpieza de los bohíos y la sencillez y humildad del campesino…aspectos que influyeron en la formación del artista.

A la entrada de la Casa, un busto de Tomy nos devuelve su imagen jovial. Fue realizado por el escultor Carrillo y es el único que existe en Cuba de un caricaturista. Han pasado tres años desde nuestra última visita.

El busto de Tomy es el único realizado a un caricaturista en Cuba. Foto: Julieta García Ríos

Satisface ver en el centro comunitario mejores condiciones: mobiliario nuevo, de madera preciosa y buena hechura; donados por el CIERIC, entidad perteneciente a la UNEAC.

Al filo del mediodía llegaron nuestros invitados. Eran pioneros de la escuela rural Arídes Estévez Sánchez los testigos de la inauguración de la Expo Tomy en casa, conformada con trece reproducciones con obras y fotos del caricaturista. Entre ellas está la emblemática historieta del Che, y la foto tomada por Juvenal Balán al caricaturista para que le sirviera de apoyo al confeccionar el dibujo.

También está la instantánea que lo muestra dando los toques finales del mural realizado en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. La obra da fe de la versatilidad de Tomy, quien en pleno período especial experimento con materiales de la construcción.

Adán, director del dedeté y amigo del dibujante fallecido a los 61 años de edad, recorre la muestra junto a los niños. A ellos comenta cada una de las imágenes, el mensaje que quiso trasmitir en ellas el artista, el momento en que fueron realizadas como la dedicada en el 2006 al líder de la Revolución cuando su salud era delicada.

Rosa Zayas, madre de Tomy observa la foto de su hijo posando para el lente de Juvenal Balán, antes de realizar la antológica caricatura sobre el Che. Foto: Julieta García Ríos

Rosa Zayas, la madre de Tomy, está entre nosotros. Por ella conocemos que su muchacho, ante las carencias de materiales inventaba sus propios tintes: los extraía de las flores. Y con barro, modelaba figuras que luego, en el hogar, secaba alrededor del fogón de leña.

El encuentro ha concluido. La muestra queda en la Casa Comunal para que sus pobladores la visiten. Ya de vuelta a Holguín, agradecemos a la Fiesta de la Cultura Iberoamericana la posibilidad de homenajear a Tomy y así promover su obra. Es preciso que no quede al olvido su amplio y multifacético trabajo.

Por Julieta García Ríos

Tomado de www.juventudrebelde.cu

Museo holguinero expone vaso decorativo único en Cuba

Museo de Artes Decorativas en la ciudad de Gibara. Foto: ecured.cu
Museo de Artes Decorativas en la ciudad de Gibara. Foto: ecured.cu

El Museo de Arte de Gibara, a unos 30 kilómetros de la ciudad de Holguín, reinaugurado a propósito del 20 de octubre, Día de la Cultura Cubana, cuenta en sus colecciones con un vaso decorativo único de su tipo en la isla caribeña.

María Chacón , directora de esa institución cultural, destacó a la ACN que la pieza está hecha de arcilla y fue modelada completamente a mano. Subrayó que la figura corresponde a un torbellino donde se sumergen tres ninfas y es un exponente del Art Nouveau, estilo caracterizado por las líneas curvas, sensación de movimiento y las referencias a la naturaleza.

Hasta el momento, indicó, es la única vasija registrada con estas características en un museo, lo cual aumenta su valor y convierte su conservación en una prioridad para técnicos y especialistas.

Este vaso está entre las evidencias que confirman a Gibara como uno de los puertos de entrada de este tipo de arte a Cuba, durante el auge económico y comercial del municipio en el siglo XIX , precisó la directiva.

En la instalación, abierta al público el 25 de julio de 1972, se encuentran también colecciones de muebles, copas, juegos de tazas de té y café, importados desde Alemania, Francia, Inglaterra y otras regiones de Europa, concluyó.

Gibara, conocida como la Villa Blanca de los Cangrejos, cuenta además con un Museo de Historia Natural y el Municipal, donde se reseñan valores patrimoniales, arquitectónicos, culturales y naturales, que la convierten en un destino potencial para el desarrollo turístico en el oriente cubano.

Con información de Eileen Molina Fernández (ACN)

Tomado de www.radioangulo.cu

Tributo a Sindo Garay en XXIII Fiesta de la Cubanía

La guitarra de Sindo Garay (Antonio Gumersindo Garay y García) recorre las calles de la ciudad de Bayamo, custodiada por pioneros en la apertura de la XXIII Fiesta de la Cubanía, en la provincia Granma, Cuba, el 17 de octubre de 2017. ACN FOTO/Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/sdl

Bayamo. Con la inauguración de una exposición de objetos pertenecientes
a la colección del Museo Nacional de la Música se rindió tributo hoy en esta ciudad
al trovador Sindo Garay, en la sesión inicial de la XXIII Fiesta de la Cubanía.

Bajo el título Homenaje Perpetuo, la muestra exhibe, en el museo casa natal de
Carlos Manuel de Céspedes, la guitarra original de ese músico, devenido uno de
los principales exponentes de la trova tradicional en Cuba.

Presenta, además, varias ediciones del libro Sindo Garay: Memorias de un
trovador, de la investigadora musical Carmela de León, quien es a su vez la
creadora del vaciado de las manos y la mascarilla del trovador, ambos objetos
también en exhibición.

De igual forma Homenaje Perpetuo incluye varios paneles que contienen datos
biográficos e imágenes de Garay, autor de títulos como La tarde, Amargas verdades
y Perla marina.

Asistieron a la inauguración de la muestra Federico Hernández, miembro del Comité
Central y primer secretario del Partido en Granma, y Manuel Santiago Sobrino,
presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular.

También estuvo presente el intelectual Eduardo Torres Cuevas, presidente de la
Biblioteca Nacional José Martí, junto a otras personalidades invitadas a la
Fiesta.

Pioneras hacen guardia de honor a la guitarra de Sindo Garay (Antonio Gumersindo Garay y García), depositada en el museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, en la apertura de la XXIII Fiesta de la Cubanía, en la ciudad de Bayamo, provincia Granma, Cuba, el 17 de octubre de 2017. ACN FOTO/Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/sdl

Para el Museo Nacional de la Música es un honor que estas piezas emblemáticas,
que forman parte de su colección y son celosamente cuidadas, sean socializadas en
esta ciudad con la que el artista tuvo una relación afectiva, comentó a la ACN
Osmani Ibarra, jefe del departamento de museología de esa institución.

Ibarra recordó que esta edición de la Fiesta de la Cubanía tiene entre sus
motivaciones centrales la celebración del aniversario 45 del Movimiento de la
Nueva Trova, por tanto, agregó, el tributo a Sindo Garay es oportuno y merecido.
Garay, quien nació en Santiago de Cuba el 12 de abril de 1867 y murió en La
Habana el 17 de julio de 1968, fue autodidacta y aportó novedosas sonoridades al
formato de la trova, al cual le impuso un estilo peculiar gracias al rayado de
las cuerdas de la guitarra.

El destacado compositor, cantante y guitarrista vivió enamorado de su Patria y
del paisaje de las montañas de la Sierra Maestra, y regaló a Bayamo, la Ciudad
Monumento Nacional, la canción Mujer Bayamesa, pieza emblemática dentro del
pentagrama del país.

Realizada con carácter anual desde 1994, la Fiesta de la Cubanía, concluirá el 20
de octubre, instituido como Día de la Cultura Cubana, porque en esa fecha de 1868
el pueblo de Bayamo estrenó la letra del Himno Nacional.

El programa del convite incluye eventos teóricos, exposiciones de artes
plásticas, representaciones teatrales, danza, cine, muestras de culinaria
tradicional y espectáculos bailables.

Por Darelia Díaz Borrero

Tomado de www.ain.cu

Fiesta de la Cubanía en Bayamo

Foto: Armando Ernesto Contreras Tamayo

Más de 280 actividades y ocho espacios artísticos darán vida a la XXIII edición de la Fiesta de la Cubanía en Bayamo, a celebrarse desde hoy 17 al 20 de octubre en conmemoración al Día de la Cultura Nacional.

La jornada estará dedicada al aniversario 220 del natalicio del pensador bayamés José Antonio Saco; a la rumba cubana, declarada patrimonio inmaterial de la humanidad por la Unesco; a los 45 años de la fundación del movimiento de la nueva trova; y a los pueblos conformadores de las naciones en Iberoamérica y el Caribe.

El objeto que presidirá los jolgorios será la guitarra original que perteneció al trovador Sindo Garay, quien pasó en la Ciudad Monumento una parte importante de su vida y le dedicó canciones que trascendieron, como Mujer bayamesa. El instrumento permanecerá expuesto al público en el Museo Provincial Manuel Muñoz.

En el contexto de las festividades se desarrollará el evento teórico Crisol, en su edición XXV, el cual promueve la identidad de nuestro pueblo a través de su estudio e investigación. Auspiciado por la Casa de la Nacionalidad Cubana, única de su tipo en el país, contará con la presencia de Eduardo Torres Cuevas, presidente de la Academia de Historia de Cuba.

A los tradicionales espacios destinados al teatro, la moda, el danzón, la música popular bailable y de órganos, se unen esta vez la feria de tradiciones para la expoventa de productos autóctonos como ron, tabaco, café y ofertas culinarias, además de Detrás de la guitarra, con presentaciones diarias en La Ventana de Luz Vázquez, sitio donde se entonó en el siglo XIX la primera canción trovadoresca de Cuba.

Se anuncia entre los momentos más esperados la develación, en el Museo de Cera, de la figura de Sara González, una de las intérpretes más queridas y recordadas, de temas dedicados a la Revolución.

Llegarán a la ciudad de los coches reconocidos artistas como Isaac Delgado, Polito Ibáñez, Raúl Paz, Raúl Torres, Ivette Cepeda, Marta Campos, el Septeto Santiaguero, Luis Silva, Kike Quiñones, Nelson Domínguez y Alberto Lescay, a quien se le dedicarán actividades especiales, en gratitud a su obra.

La Fiesta de la Cubanía se realiza cada año en recordación a los sucesos del 20 de octubre de 1868 cuando se entonó, en la principal plaza de Bayamo, las notas de una marcha beligerante devenida Himno Nacional.

Por Lianet Suárez Sánchez

Tomado de www.trabajadores.cu

Proyecto Somos, por primera vez en la Fiesta de la Cubanía

Teresa Melo, organizadora del proyecto Somos Cuba, interviene en la conferencia de prensa sobre la XXIII Fiesta de la Cubanía, ofrecida en la ciudad de Bayamo, provincia Granma, Cuba, el 12 de octubre de 2017. ACN FOTO/Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/

Bayamo. Somos, proyecto cultural fundado por Alberto Lescay que integra
a las artes y a los creadores, se presentará por vez primera durante la Fiesta de la
Cubanía, a celebrarse del 17 al 20 de octubre en esta ciudad, Cuna de la
Nacionalidad Cubana.

Teresa Melo, reconocida poetisa cubana e integrante del proyecto, refirió en
conferencia de prensa que la primera acción será un regalo a la ciudad de Bayamo,
al colocar una placa a Rosa la Bayamesa, en la escultura creada por Lescay,
presidente de la Fundación Caguayo.

Señaló que el día 19 se presentará el libro Agenda de notas de Lescay, creado a
partir del diario del artista mientras estudiaba en la Unión de Repúblicas
Socialistas Soviéticas.

En el salón expositivo de la Plaza de la Patria los asistentes a la Fiesta de la
Cubanía podrán disfrutar de una exposición personal que recoge lienzos en gran
formato y algunas gigantografías con parte de sus obras patrimoniales, destacó.
Teresa Melo agregó que por vez primera el proyecto adopta un apellido, Somos
Cuba, porque se presentará en Bayamo donde se produjo el nacimiento de la nación
y el pueblo estrenó la letra del Himno Nacional en 1868, junto a los iniciadores
de la primera guerra del país por la independencia.

Otra de las actividades que se inserta en la festividad será el concierto Somos
Cuba, con la participación de Albertico Lescay, Zule Guerra, Raúl Torres, la
Tumba Francesa La Caridad de Oriente y la bailarina Zulia Kig, además
intervendrán varios artistas de la plástica.

Somos, ideado por el maestro Alberto Lescay, se estrenó en el año 2014 en las
Romerías de Mayo y se ha presentado en el Festival del Caribe, en el Pabellón
Cuba, y en países como Estados Unidos, México y Alemania, con variadas formas e
invitados, señaló la escritora.

El público podrá disfrutar en la Fiesta de la Cubanía de otras exposiciones,
entre las que destacan Julián, de Kamil Bullaudy; Cruces, de Manuel Olivera
Álvarez; Cuban´s Men, de Juan Luis Maceo; y una Bienal de Talla de Artesanía.
También se realizarán conferencias acerca de la obra de los artistas de la
plástica Alexis Pantoja Pérez y Liudmila López Domínguez, quienes presentarán las
colecciones personales La trama infinita y Raíz, respectivamente.

Entre las personalidades invitadas a la cita están el Doctor Eduardo Torres
Cuevas, Fátima Patterson, Nelson Domínguez, Martha Campos, Raúl Paz e Issac
Delgado, y otros artistas acreedores de premios nacionales de danza, artes
plásticas y teatro.

La XXIII edición de la Fiesta de la Cubanía será como cada año una oportunidad
para disfrutar de lo más auténtico de la nacionalidad cubana, en esta tierra
donde comenzaron las luchas por la independencia de Cuba y se cantó por vez
primera el Himno Nacional.

Por Maité Rizo Cedeño

Tomado de www.ain.cu

 

 

Figuras guantanameras del arte halagadas en Jornada de la Cultura

Guantánamo. Entre las figuras del arte guantanamero agasajadas en la
actual Jornada de la Cultura Cubana figuran el actor Ury Rodríguez y el maestro de
danza Ernesto Llewellyn, quienes por sus respectivos 30 y 40 años de labor fueron
reconocidos por el pueblo y directivos del ramo.

Durante el estímulo ambos creadores expresaron su compromiso de seguir trabajando
por la cultura guantanamera, y resaltaron el reto que ha significado tantos años
de quehacer creador, que es también entrega al fomento de la espiritualidad y
educación estética del pueblo, y cuya mayor recompensa es el cariño y acogida de
éste.

“El país merece más de nuestro aporte a la cultura, sobre todo en momentos como
estos, luego de haber sufrido los azotes de eventos meteorológicos –contexto en
que la unidad y solidaridad de los cubanos fue probada-, como ahora al enfrentar,
una vez más, las hostilidades del gobierno estadounidense”, coincidieron los
agasajados.

“Hay una identidad, una bandera y continuidad histórica que nos fue legada por el
Comandante en Jefe Fidel y que debemos defender y ratificar, en nuestro caso
haciendo del arte un instrumento al servicio de la libertad y el mejoramiento
humano”, subrayaron los artistas en declaraciones a la prensa.

Ury Rodríguez, sobresaliente narrador oral, dramaturgo y fundador de la Cruzada
Teatral por las montañas, en los inicios de su trayectoria se desempeñó con
méritos en el Guiñol Guantánamo, y hoy lo hace como actor y director artístico de
la compañía de pequeño formato La Barca, creada en 2010.

Su talento como cuentero le ha merecido importantes lauros en festivales de
narración oral en Cuba y otras naciones, como Colombia, donde recibió en 2009 un
premio del Ministerio de Cultura de ese país, por su obra Decidores, que abordó
el tema de la resistencia en esa región de grandes conflictos políticos.

Por su parte, el coreógrafo y director de danza Ernesto Llewellyn amasa cuatro
décadas de labor también con éxitos, más de la mitad al frente del Ballet
Folclórico Babul, de acentuadas raíces anglófonas y franco-haitianas, uno de los
grupos representativos del desarrollo cultural guantanamero y que ha representado
a Cuba en diferentes escenarios del mundo.

En esta semana inicial de la Jornada de la Cultura Cubana, igual se homenajeó en
Guantánamo a los destacados creadores y docentes Ladislao Navarro, director de
Danza Fragmentada; la bailarina Yaneisi Chivás, y Cristina Planes, con más de 30
años en la instrucción musical, quienes recibieron el Premio Provincial de

Enseñanza Artística, entregado aquí por vez primera.
Por estos días de celebración de la cubanía, hasta el 20 de octubre, se
reconocerá además a la Brigada José Martí de instructores de arte, en su
aniversario 13; al comité provincial de la Unión de Escritores y Artistas de
Cuba, por sus tres décadas de fundado, y se recordará asimismo los 55 años de la
educación artística en el territorio.

Por Yaimara Villaverde Marcé

Tomado de www.ain.cu