Las invasiones de Moisés Mayán

La vida de Moisés Mayán gira en torno a la literatura. Foto: Carlos Rafael

Parece como si Moisés Mayán, al filo de sus 35 años —cuando el almanaque y los estereotipos empiezan a descontar juventud—, hubiese montado a la carga en una suerte de invasión. Primero hacia el interior de sí mismo, en la búsqueda de contradicciones, miedos y pasiones de su ser; para luego irrumpir en la mentalidad del lector y provocarle los mismos cuestionamientos que le surgieron a él.

Tanto fue así, que de esas intrusiones resultó el dictamen del jurado del Premio Calendario 2018, otorgado por la AHS, a su libro El factor discriminante, donde prima la prosa poética.

Con seis libros publicados (Fábula del cazador tardío, El monte de los transfigurados, Cuando septiembre acabe, El cielo intemporal, Raíz de yerba mate y Estética de la derrota), Mayán es licenciado en Historia por la Universidad de Holguín, pero nunca ha ejercido su profesión, al menos conscientemente, pues toda su vida gira en torno a la literatura: trabaja como divulgador del Centro Provincial del Libro, dirige un taller literario y es corrector en el periódico La Luz, de la Dirección Provincial de Cultura.

—¿Cómo descubres esa afinidad por la literatura?

—En la secundaria comencé a escribir cartas por encargo para las novias de mis amigos y como les dio tanto resultado, entendí que mis aptitudes podían ir más allá de aquellos ejercicios de escritura. Fue por eso que en el 2000 llegué al taller literario Pablo de la Torriente Brau, el cual tenía su sede en la Casa de la Cultura, todos los domingos a las cuatro de la tarde. Lo dirigía Marlenis Londres, una especialista con una gran agudeza crítica. Ella nos ayudó a poner las primeras piezas en el rompecabezas de los textos.

«Después llegó a nuestras vidas Joaquín Osorio, piedra angular en el movimiento de la joven poesía holguinera, porque era la primera persona que confiaba en los más inexpertos y se arriesgaba a ponernos a leer en público. Nunca olvidaré que de su propio librero nos prestaba ejemplares y nos indicaba las lecturas. Nosotros, que solamente teníamos la formación de la secundaria o del preuniversitario, empezábamos a encontrar otras poéticas y poco a poco íbamos descubriendo otro tipo de literatura».

—¿Qué hacía un aprendiz de poeta en el curso de técnicas narrativas del Centro Onelio Jorge Cardoso?

—Cuando me enfrenté a la poesía postmoderna, experimenté un choque muy fuerte, porque yo venía de los clásicos que estudiamos en la escuela: Martí, Guillén, Dulce María Loynaz… Entonces me hice la promesa de que nunca iba a escribir poesía, aunque no dejé de frecuentar los lugares donde se leían poemas. Así llegó el 2003 y entré al Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, siendo un narrador muy primario. Un día me quedé en el albergue escribiendo y el profesor Eduardo Heras León tocó a la puerta y me dijo: «No vengo a regañarte por no ir a clases, sino a decirte que no dejes de escribir». Por eso, una vez le confesé que el «Onelio» me llevó a la poesía, porque ese centro me provocó el deseo de escribir, pero poesía.

—Aunque no has ejercido como historiador, esa formación ha suscitado indagaciones dentro de tu propio ser…

—Sobre todo en este último libro, porque ha sido la base de parte de las búsquedas que he realizado como persona, fundamentalmente sobre la discriminación hacia la mujer, la racial, la de culturas que se creen dominantes con respecto a otras. De pronto, empiezo a analizar lo que llamaba Frantz Fanon «la relación del colonizado y el colonizador», viéndolo desde el punto de vista del blanco por el negro. Como resultado de esas investigaciones, se va gestando el libro El factor discriminante.

—Además del tema, el jurado del Calendario resaltó el «limpio ejercicio del lenguaje que permite ir de la ironía al dolor». ¿El texto te pedía una voz diferente a la que habías usado anteriormente o te lo impusiste como ejercicio escritural?

—En mis seis libros anteriores yo había construido un discurso que se caracterizaba por la plasticidad de las imágenes, la utilización de una palabra pulida, un lenguaje enfocado hacia la búsqueda de la belleza, el cual se convirtió en un poco hermético para el lector común. Pero cuando escribo El factor discriminante es como si hubiera desarmado todo mi discurso anterior y entonces empiezo a hacer los ejercicios de escritura de este libro.

«Primero lo hacía sin estar muy seguro de que pudiese insertarse en el género poesía, pues está formado por pequeños cuerpos que pueden funcionar como microrrelatos y viñetas. Empecé a moverme en ese espacio y a construir los textos basado en las inquietudes que tenía sobre la racialidad, las parejas interraciales, pero desde la perspectiva del blanco. En el libro, es el blanco de ascendencia hispana quien se levanta en defensa del color de la piel, de la negritud, porque desde Cecilia Valdés estamos viendo que el problema negro es un problema blanco. Y cuando son los propios discriminados los que se defienden, le resta verosimilitud a la protesta. Por ejemplo, si las mujeres saltan a defender sus derechos, a los hombres siempre les provoca escozor».

—¿Pero no es discriminatoria esa postura que asumes así, desde el blanco?

—Cuando uno escribe sobre ese tema desde la perspectiva del blanco, se mueve en un filo muy estrecho. De momento, yo me cuestionaba cada texto, pero trataba siempre de colocarme en el plano del discriminado. Hay un poema que habla del día en el cual el sexo débil se asocie con testículos y no con las mujeres, porque considero que ellas son los grandes seres de la creación. Eso es lo que hago: colocarme del lado de los discriminados, de los colonizados —porque el libro parte de la esclavitud histórica y revisita la colonia—. Por eso me salvo de asumir posturas discriminatorias.

—¿De dónde nace esa inquietud por la discriminación racial?

—Hace algunos años me casé con una mujer negra y, al principio, cuando comencé a acercarme a ella, empecé a sentir las asperezas y los cuestionamientos de la gente que nos rodeaba. Ella me decía que nunca había experimentado la discriminación, pero yo escuchaba términos como «quemapetróleo», por ejemplo, y me di cuenta de que esos gérmenes estaban vivos en nuestra sociedad. Por eso el libro es muy íntimo, honesto, porque partió de mi propia experiencia.

—¿Confías entonces en el poder de la poesía para transformar esas actitudes y pensamientos?

—Uno de mis grandes lectores es un bicitaxista. Cada vez que tengo algo nuevo se lo doy para que me haga una crítica, porque la opinión de la gente común me interesa mucho. Creo que este se convertirá en el libro del carretillero, de la ama de casa, del mecánico y de todo el que se acerque a la primera página.

«En mis libros anteriores había puesto una barrera lingüística porque como poeta yo me decía: “que escalen, que suban los peldaños que yo he tenido que ascender para escribir”. Pero ahora destruí esas estructuras y construí este libro herramienta, instrumento, arma… que puede ayudar a demoler falsos conceptos, a crear una conciencia de no discriminación racial y hacia la mujer.

—¿Fue ese agradecimiento del cual hablas el que te motivó a formar el taller literario Ángel Augier?

—La creación del taller fue mi manera de agradecer a todas las personas que se tomaron el tiempo de orientarme. Por eso quise ayudar a quienes se adentran en el mundo de la literatura. Hoy tengo la satisfacción de que tres autores de mi taller ya tienen libros publicados, incluyendo a Hernán Quintana, quien se acercó al grupo a los 59 años y publicó su primer libro a los 60. Me siento un hombre muy agradecido, no solamente de la AHS, sino también de la Uneac y de todos mis antecesores. En momentos en que muchos jóvenes en Cuba niegan la obra que les precedió para llegar a una especie de punto cero o de generación cero, yo introduzco mis raíces en la lírica holguinera, la respeto y soy un lector de los autores cubanos que publican hoy, pero también de los inéditos que van a mi taller.

Por Liudmila Peña

Tomado de www.juventudrebelde.cu

En Santiago, especial acogida a la compañía infantil La Colmenita

Una especial acogida entre pequeños y adultos tiene en la provincia de Santiago de Cuba la Compañía de Teatro Infantil La Colmenita, que desde el jueves ocho y hasta mañana realiza una gira por barrios, poblados y comunidades de este oriental territorio.

Santiago de Cuba, 12 marzo. Una especial acogida entre pequeños y adultos tuvo en la provincia de Santiago de Cuba la Compañía de Teatro Infantil La Colmenita, que desde el jueves ocho  realizó una gira por barrios, poblados y comunidades de este oriental territorio.

Las populosas barriadas de Altamira y Chicharrones, el Centro Urbano Abel Santamaría, de la urbe indómita, así como el poblado de Siboney y la comunidad costera 13 de Agosto, a más de 60 Kilómetros de la ciudad capital, han acogido las presentaciones de esa reconocida agrupación, dirigida por Carlos Alberto “Tim” Cremata.

Con los espectáculos La cucarachita Martina y La Colmena TV, que en 2017 deleitó en la pantalla chica, el conjunto se presentó en la provincia donde ha sido ovacionado por un público que, integrado por diversas generaciones, reconoció el histrionismo escénico y la espiritualidad patentes en las entregas artísticas de niños y adolescentes.

Rubit de los Milagros González Cabrera, ganadora de la primera temporada del concurso televisivo La Colmena TV, manifestó a la prensa su satisfacción por estar en la ciudad santiaguera, al tiempo que recordó sus inicios en el mundo artístico, en el que comenzó con la danza como principal afición.

La pequeña, que interpreta a la cucarachita Martina, significó la oportunidad de encarnar ese personaje y, en especial, de dejar una enseñanza para quienes disfruten esa reconocida obra, la cual forma parte del vasto repertorio de La Colmenita, una agrupación que en cada espectáculo demuestra que el mejor talento es tener buen corazón.

El conjunto infantil ofreció en esta gira presentaciones bien intensas, en sitios periféricos de la urbe santiaguera y otros bien alejados del fragor citadino.

Fundada el 14 de febrero de 1990 por Carlos Alberto Cremata, junto a su madre Iraida Malberti, la Compañía de Teatro Infantil La Colmenita es un referente internacional del arte hecho por y para los niños.

Embajadora de Buena Voluntad del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia desde 2007, esa agrupación ha llegado con sus espectáculos a diversos países, entre ellos Venezuela, Panamá, Argentina, El Salvador, Haití, México, Estados Unidos, España, Alemania, Bélgica, Japón, Turquía y Vietnam.

Por Leydis Tassé Magaña

Foto y artículo tomados  de www.ain.cu

Orquesta Sinfónica de Holguín, Premio Suceso Cultural del 2017

Orquesta Sinfónica de Holguín dirigida por el Maestro Orestes Saavedra. Foto: Lisandra Cardoso (Archivo)

La Orquesta Sinfónica de Holguín, institución con una labor sostenida dentro del quehacer artístico del territorio y destacada por su trabajo con directores invitados, recibió el Premio Suceso Cultural del Año 2017, en la oriental provincia.

El espectáculo de premiaciones, efectuado la noche de este martes en el teatro Eddy Suñol, contó con las actuaciones de la solista Lucrecia Marín, los trovadores Fernando Cabreja, Raúl Prieto y Manuel Leandro, además del Teatro Lírico Rodrigo Prats.

Por sexta ocasión fue entregado el Premio del Público que, con más de siete mil votos emitidos por espectadores holguineros y de varios países, recayó en el proyecto Voluntad, que, desde el lomerío de Naranjo Agrio, en el municipio de Sagua de Tánamo, trasciende con su trabajo comunitario hacia otras regiones de la geografía montañosa del oriente cubano.

El jurado, compuesto por profesionales de los medios de prensa del territorio, al valorar la calidad y repercusión social de los acontecimientos, sumó a la lista de nominaciones el concierto A lo cubano, de la solista Lucrecia Marín, junto a la Orquesta Sinfónica de Holguín, durante la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana, desarrollada en octubre del 2017.

Igualmente incluyó la actuación de grandes exponentes de la música cubana durante el Festival Internacional de Cine de Gibara, entre los que estuvieron Pablo Milanés, Eliades Ochoa, Pancho Céspedes, Descemer Bueno e Isaac Delgado.

De igual forma fueron propuestos para el lauro, la Feria de los Trovadores, en el Callejón de los Milagros de la Plaza de la Marqueta, así como los premios alcanzados por los holguineros Yaliesky Zaldívar y Osmani Montero en los shows televisivos de Sonando y Bailando en Cuba.

El premio al Suceso Cultural del año, otorgado por la Dirección Provincial de Cultura a través del Centro de Comunicación Cultural La Luz, y el círculo especializado de la prensa cultural de la Unión de Periodistas de Cuba, se entrega anualmente al acontecimiento o artista que por su magnitud y calidad resultan merecedores de esa distinción, en Holguín de reconocidos creadores y protagonista de grandes sucesos.

El Maestro Orestes Saavedra, director de la Orquesta Sinfónica de Holguín, expresó en exclusiva a la ACN que este premio es un reconocimiento al esfuerzo y a la entrega de toda la orquesta, si se tiene en cuenta lo difícil que es tener una agrupación de este tipo en cualquier país del mundo; además de llevar implícito el compromiso de continuar trabajando en nombre de la cultura cubana.

Por Radio Angulo ( Con información de ACN)

Tomado de www.radioangulo.cu

Ni softbol, ni béisbol…yaquis

Por Julio César

Todavía carece de divulgación un encuentro que podría perfectamente llenar el Estadio. Foto: Ernesto Herrera
Todavía carece de divulgación un encuentro que podría perfectamente llenar el Estadio. Foto: Ernesto Herrera

El pasado 25 de febrero, a pocas horas de inaugurarse la V Edición del Festival del Humor Satiricón, los holguineros que acudieron a la convocatoria para el juego de pelota entre los cómicos y los periodistas de esta provincia, presenciaron uno de los mejores espectáculos que propone la presente cita.

No sé si fue circo, humor o deporte, lo cierto es que en la tarde de este domingo se reafirmó, una vez más, que el zapatero debe dedicarse a su zapato cuando de se trata de quienes se dedican a provocar sonrisas y carcajadas.

Un reclamo de más de cuatro años materializaron los representantes del equipo más jocoso al convertir los habituales juegos de softbol de ediciones pasadas en un encuentro de nuestro deporte nacional, la pelota. Sin embargo la historia demostró que ni en una ni en otra variante pueden llegar a la victoria los invitados nacionales.

Durante la tarde se vivió una batalla encarnizada entre ambos equipos. Foto: Ernesto Herrera
Durante la tarde se vivió una batalla encarnizada entre ambos equipos. Foto: Ernesto Herrera

Con la carpa circense montada muchos fueron muchos los malabares y peripecias que protagonizaron ambos equipos, tanto así que en algún momento hubo más errores en la pizarra que carreras anotadas y hits conectados, esto por solo mencionar los errores y no catalogarlos como lo que fueron propiamente: horrores.

Pero todos los palos no pueden ser para los humoristas, pues además del digno espectáculo de risas y carcajadas al que nos tienen acostumbrados, guerrearon durante los siete innings del encuentro, remontando una ventaja de ocho carreras cuando el partido estaba 12 por 4, para ubicarse a una anotación de ventaja en la última entrada.

Tristemente algo faltó en el equipo de los cómicos y en su ausencia los periodistas impusieron su “calidad” para dejar al campo a los visitantes con marcador de 14 carreras por 13.

Sin dudas uno de los mejores espectáculos dentro del Satiricón es la realización de este encuentro deportivo. Fotos Ernesto Herrera
Sin dudas uno de los mejores espectáculos dentro del Satiricón es la realización de este encuentro deportivo. Foto: Ernesto Herrera

Al final, agradecidos todos por el buen espectáculo, y luego de la victoria anunciada que nunca ocurrió, una conclusión se impone: ni softbol, ni béisbol, ni otro deporte, parece que los humoristas tendrán que practicar el yaquis para que en próximas ediciones puedan retar a los colegas de la prensa.

 

 

 

Una vez más Satiricón

El Festival de Humor para Jóvenes Satiricón realizará su quinta edición entre el 25 de febrero y 4 de marzo y estará dedicado al 3er Congreso de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y al 30 aniversario del grupo humorístico Pagola la Paga.

En conferencia de prensa realizada en el Café del Arte Joven en la Casa del Joven Creador en Holguín, Yasser Velázquez y Eider Luis Pérez, miembros del grupo Etcétera y anfitriones del evento, anunciaron las novedades de esta V edición del Satiricón, organizada por el Centro Promotor del Humor y la Dirección Provincial de Cultura, el Consejo Provincial de las Artes Escénicas, la AHS y la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

La Sala Raúl Camayd del Teatro Eddy Suñol acogerá la gala inaugural con la actuación de Caricare, Etcétera, La leña del humor, Osvaldo Doimeadiós, Kike Quiñones y Carlos Gonzalvo. Estos grupos y exponentes del género, además de los guantanameros de Komotú, La Oveja Negra y Pagola la Paga, se presentarán, a las 7 y 9 de la noche, en la Sala Alberto Dávalos y en la mencionada Sala principal del Suñol. Antes, se realizará el acostumbrado juego de béisbol entre la prensa y los humoristas en el estadio Mayor General Calixto García y la Casa de Iberoamérica será sede de una descarga mano a mano de Etcétera y La leña del humor, quien además trae el espectáculo Humor espiritual.

Dúo Caricare. Foto: Reynaldo Cruz

Un momento a subrayar dentro del programa será la presentación de La Cita, con Andrea Doimeadiós y Venecia Feria, y dirección de Osvaldo Doimeadiós. La obra, multipremiada en escenarios y eventos cubanos, retorna al Suñol después de presentarse al público holguinero con éxito el pasado agosto. Además, los anfitriones de Etcétera presentarán el espectáculo Etcétera y punto, y Apago la luz será protagonizado por Pagola la Paga, Kike Quiñones y Carlos Gonzalvo, el profesor Mentepollo.

La V edición del Satiricón, “intencionado a brindar referentes y lograr apreciación del público holguinero”, según sus organizadores, realizará un evento teórico y un taller itinerante que se extiende a las sedes universitarias de la ciudad y la UNEAC: Kike Quiñones impartirá una conferencia en la Sede Oscar Lucero Moya de la Universidad de Holguín bajo el título “Humor cubano. La sátira social, columna vertebral en su desarrollo”. Por su parte, Osvaldo Doimeadiós se presentará en la misma Sede, La leña del humor lo hará en la Celia Sánchez, Kike Quiñones en la Facultad de Cultura Física y Etcétera en la Sede pedagógica José de la Luz y Caballero.

Grupo Etcétera. Foto: Reynaldo Cruz

En la UNEAC holguinera tendrá lugar el grueso del evento teórico con la presentación de las ponencias: “El personaje infantil en los programas humorísticos”, de David Ledesma; “El humor en la historia de la Filosofía”, de Ronel González; “Hilaridad y poder en el discurso de Bajtín”, de Ariel Zaldívar, y “La obra de Eladio Secades y los arquetipos de los cubanos”, de Ivonne Pérez. Asimismo, se inaugurará en la UNEAC la exposición Humor Gráfico. Satiricón V, dedicada al recientemente desaparecido caricaturista, diseñador gráfico y periodista holguinero Ángel Quintana Bermúdez, y el Café literario de la institución, conducido por el intelectual Manuel García Verdecia, dedicará su espacio al humor.

Añadieron los organizadores que en esta edición el Festival de humor para jóvenes se extenderá a los municipios Calixto García, Báguanos, específicamente Tacajó, Cacocum y Cueto. La gala final, en el teatro Eddy Suñol, contará con la presencia de Pagola la Paga, La Oveja Negra, Kike Quiñones, Etcétera, Caricare, Carlos Gonzalvo y el Teatro Lírico Rodrigo Prats de Holguín.

Grupo La Oveja Negra. Foto: Reynaldo Cruz

El Festival de Humor para Jóvenes Satiricón –considerado uno de los más importantes en Cuba, comparable incluso con el Aquelarre– pretende traer a la provincia los espectáculos más importantes del año anterior e incluso, los que se desarrollando en este y defiende las nuevas maneras de interactuar con el público en la búsqueda de un humor escénico y teatral de calidad y buen gusto, en consonancia con el Centro Promotor del Humor. “Lo más importante es que el público lo espera y eso es lo que debemos defender”, añaden los anfitriones de Etcétera.

Por Erian Peña Pupo

 

 

Nominados al Suceso Cultural Holguín 2017: Prolífica temporada de conciertos de la Orquesta Sinfónica de Holguín, por su trabajo con directores invitados y coprotagonista con artistas holguineros

Sin dudas una institución cultural insignia de Holguín es la Orquesta Sinfónica, que bajo la batuta de Oreste Saavedra cada año nos regala una serie de presentaciones de lujo.

Conciertos de gran envergadura en diferentes espacios de la Ciudad disfrutaron los holguineros ávidos de la música de calidad durante 2017.

Con la destreza interpretativa de costumbre realizaron la casi habitual-pero como el buen vino-, Fiesta Sinfónica, para cerrar su temporada de presentaciones del pasado año en el Parque San José de nuestra ciudad.

Destacaron además dentro de estas jornadas el concierto con el maestro canario Gregorio Gutiérrez, donde se estrenaron piezas musicales del repertorio hispano, referentes internacionales por demás, como Amor Brujo y Cantos Canarios, de Manuel de Falla, todo ello como parte de las actividades por la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana.

Resaltaron en estas presentaciones otros prestigiosos invitados como las cantantes Gladys María y Dayamí Revé, el barítono Jorge Nelson Martínez, el cantante Adonis Vázquez y el guitarrista Carlos Ramírez.

La Orquesta Sinfónica de Holguín surgió como idea del Comandante en Jefe Fidel Castro y es la agrupación sinfónica más joven de Cuba. Fue creada en el año 2000 por el pianista y profesor Cecilio Gómez.

 

Nominados al Suceso Cultural Holguín 2017: Gran exposición “Variaciones sobre temas de Matisse”, del reconocido pintor holguinero Cosme Proenza, inaugurada en el Centro Provincial de Arte

¿Qué holguinero no siente orgullo cuando oye hablar de Cosme?

Referencia global es sin lugar a dudas este consagrado artista fiel a su terruño. Privilegio fue entonces el del 15 de diciembre de 2017cuando se produjo el estreno internacional de la muestra “Variaciones sobre temas de Matisse”.

El artista de la plástica más universal de la nororiental provincia regaló a los presentes más de una treintena de obras que evocan su encuentro con ese exponente del postimpresionismo francés.

En técnicas como el óleo y el acrílico sobre tela o lienzo, Cosme Proenza se auxilia de géneros como el desnudo, el paisaje y la naturaleza muerta para evidenciar su interés por comprender a un periodo tan complejo como fecundo en la producción artística y que cautivó a tantos autores como la Modernidad.

Tres series de producción reciente componen la muestra exhibida durante un mes en el Centro Provincial de Artes Plásticas: “Variaciones sobre temas de Matisse” (2014), “Tetris” (2015) y “Pintura” (2016).

Nominados al Suceso Cultural Holguín 2017: Actuación de grandes exponentes de la música cubana durante el Festival Internacional de Cine de Gibara

¿Por qué voy al Festival de Cine de Gibara?

En esta dicotomía la respuesta podría enfadar a unos cuantos si digo que, además del estreno del film Últimos días en La Habana-razón de ser de este evento-, en mi opinión lo más llamativo de la última cita fueron los concertazos de lujo que se organizaron cada noche.

No imagino otra forma de que un “palestino” de Holguín pudiera disfrutar las notas de Pablo Milanés, la descarga de Pancho Céspedes, Eliades y Kelvis Ochoa, Descemer Bueno o de Isaac Delgado, por solo mencionar algunos.

Noche de gala fue la primera de la edición anterior de este Festival cuando disfrutamos el regalo musical de uno de los referentes de la música cubana: Pablo Milanés.

Mientras tanto, Pancho, ese remolino convertido en huracán cuando canta, desafiaba la lluvia para cantar a capella a todos los que bajo el aguacero permanecían fieles ante el empecinamiento de San Pedro.

De Eliades y Kelvis Ochoa-que para nada son familia- bastaría con decir que por poco derrumban la Casa de Cultura de Gibara con su descarga a lo cubano: ese día por poco no solo El cuarto de Tula coge candela, también esa bella institución de la Villa Blanca estuvo en riesgo de colapsar por la euforia de los presentes.

¡¿Isaac Delgado en Gibara?! Para hacer creer a los más agnósticos estaba el Chévere de la salsa en la Plaza central cerrando un Festival cargado de buenos momentos que generan nostalgia por volverlos a vivir.

 

Acosta fugaz para una noche

 

Un extenso homenaje a los Rolling Stones constituye Rooster. Foto Ernesto Herrera

Cuando todavía no se selecciona el Suceso Cultural Holguín 2017 un hecho apunta como fuerte candidato a la votación del próximo año. En un abarrotado Teatro Eddy Suñol, la Ciudad de los Parques presenció de un acontecimiento danzario solo comparado con la presencia de Vladimir Malakhov: la actuación de la Compañía Acosta Danza.

Este 18 de febrero amerita insertarse en nuestra historia pues los presentes disfrutaron de cinco piezas con una factura que solo pocos logran.

La apertura naturalizada con “Fauno”, donde una pareja de bailarines deambula por el paraíso de su existencia, una suerte de Adán y Eva en su Edén, explorando sensaciones comunes a la relación, pasiones y avatares que solo dos conocen y que fueron coreografiadas por Sidi Larbi Cherkaui.

“Rooster”, extenso homenaje a la obra de una agrupación icónica de la música a nivel internacional: The Rolling Stones, se auxilia de escenas que rozan lo cabaretesco, lo popular; dejándose escuchar temas clásicos como Lady Jane o el que da título a la propia pieza, en una representación danzaria de múltiples temas donde se intentan escenificar cada emoción.

Simbiosis de dos cuerpos se logra cuando Acosta se hace acompañar Foto Ernesto Herrera

Recurriendo al susurro que funge como corte de cada escena, en “El salto de Nijinsky”, se exhibe una transición que implica, como todo cambio, sensaciones fuertes representadas a detalle por siete bailarines.

Y por medio de acordes orientales se deja ver (“¡Al fin!”) “Carlos”, para la ocasión a través de la coreografía Mermaid (Sirena), también de Sidi Larbi Cherkaui, la cual permite al prominente intérprete y su talentosa acompañante exhibir una intimidad desenfrenada, donde no sobra la pasión pero tampoco el desconsuelo de esta pareja: dos cuerpos que se convierten en uno.

En la velada, a la que asistieron las principales autoridades holguineras, la Dirección Provincial de Cultura aprovechó la ocasión para agasajar al prestigioso bailarín con una reproducción de la obra de Cosme Proenza “Fidel como una espada reluciente”.

Agasajo de un grande a otro de la cultura cubana fue el obsequiado a Acosta Foto Ernesto Herrera

“Twelve”: ¿por qué 12? Solo en el juego con pomos de agua, donde lo más llamativo es su destreza para atrapar dichos objetos sin dejar caer alguno, se basó el coreógrafo en esta pieza, y mientras cuentan constantemente del 1 al 12-en alusión quizás al tiempo, las horas-, el espectador presencia un simple malabarismo circense-puede que a veces no se deje lo mejor para el final-. Pero ni aun así decreció la ovación y adulación del público agradecido para Acosta Danza, reconocimiento de ese mismo público que ve este arte de alta factura y siente nostalgia por su Codanza.

Lo vivimos, pero fue tan fugaz que solo pocos alcanzaron a pedir un deseo.

Por Julio César Torres Concepción

Fotos: Ernesto Herrera

“La Luz” en exposición

cartel expo cmyk

La exposición “cmyk recorrido de la luz”, del diseñador Frank Alejandro Cuesta, se inauguró este viernes 16 de febrero a las seis de la tarde en la Galería Holguín, ubicada en esta ciudad oriental cubana.

El joven artista, quien también es miembro de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales (ACCS), en esta ocasión exhibirá las diferentes cubiertas que ha trabajado durante cinco años, hecho que constituye un homenaje a Ediciones La Luz y resalta su talento innovador.

La muestra obtuvo la Beca de Creación “El Reino de este mundo”, de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) el pasado año, y conmemora el XX aniversario de la editorial que integra.

Ediciones La Luz obtuvo dos reconocimientos “La puerta de papel” en la reciente Feria Internacional del Libro de La Habana, otorgados a los títulos Azul pálido y Medea maelstrom, diseñados por el artista gráfico.

Por María Karla Casaus Portelles (Estudiante de Periodismo)

Tomado de ahora.cu