La cultura es también Fidel

Matutino especial en homenaje al líder de la Revolución cubana. Foto: Carlos Rafael

Los trabajadores consagrados al arte realizaron un matutino especial en la Casa de Iberoamérica en homenaje al líder de la Revolución cubana Fidel Castro. Faustino Fonseca Perea, Director Provincial de Cultura inició con sus palabras el vespertino, el cual se suma a otros muchos cumplidos de respeto y consideración realizados por los artistas y el pueblo holguinero.

Fonseca Perea destacó además las cualidades del gran estratega amante de la cultura, del desarrollo, del buen arte, de las escuelas. También la actriz Marta Proenza llenó el espacio con su inspiración, donde leyó un poema sin título dedicado a Fidel.

Foto: Carlos Rafael

Al igual estuvo invitado al homenaje Oscar Larralde Otero, autor del libro Crisis de Octubre, Península del Ramón, quien fuera miembro de la seguridad del estado.

Larralde Otero relató a los presentes su admiración y orgullo de haber trabajado junto al líder en diversas ocasiones, poder aprender de él, conocer su lado humanista, su continua preocupación por el desarrollo del país y el sentir de los trabajadores, elogió sus virtudes personales, en especial su capacidad para tomar en el momento oportuno la decisión correcta a favor de los interés de la Patria.

Trabajadores del sector de la cultura durante la proyección de documental sobre la Crisis de Octubre. Foto: Carlos Rafael

El matutino fue también momento de orgullo para los trabajadores al sentirse cubanos y poder contar por tanto tiempo con un hombre que supo guiar la creación y el desarrollo cultural en función de las necesidades de los sectores menos aventajados.

La iniciativa, una de las muchas realizadas en toda la urbe fue además momento de tristezas, anécdotas, y la convicción profunda de “Yo también soy Fidel” para continuar con su legado.

Por Milena García García

Debuta agrupación coral masculina en Granma

Aísthesis, coro masculino de reciente creación en la capital de Granma, hizo su presencia por la puerta grande en la Jornada de Música San Salvador de Bayamo. Foto de la autora

Bayamo, Granma. Aísthesis, agrupación vocal masculina de Granma, debutó recientemente, y comienza con acierto su carrera artística por escenarios de la provincia, a la que representarán en el Festival Internacional de Coros a celebrarse del 6 al 10 de diciembre en Santiago de Cuba.

Con los temores de los neófitos, participaron en la gala por los 225 años de la fundación de Manzanillo en julio último, donde recibieron abundantes aplausos del público, incentivo para los artistas que forman la novel agrupación, a concretar un proyecto que surgiría preñado de sueños y esfuerzos.

Luego, se presentaron en la celebración de los 35 años del Museo Provincial Manuel Muñoz Cedeño, durante la Fiesta de la cubanía del 17 al 20 de octubre en Bayamo, actuación que consideran el definitivo debut musical del coro.

Aísthesis, coro masculino de reciente creación en la capital de Granma, hizo su presencia por la puerta grande en la Jornada de Música San Salvador de Bayamo, protagonizada por el conjunto de música antigua Exsulten, por el aniversario 504 de la fundación de la Ciudad Monumento.

Versátiles y atractivos en la escena, logran romper la monotonía de las voces masculinas con la variedad de los timbres y sonoridades. Cualidades que fueron elogiadas por los miembros del coro homólogo Sine Nómine, con quiénes compartieron escenario en la Jornada San Salvador.

Once jóvenes, en su mayoría pertenecientes a la nómina del Coro Profesional de Bayamo, forman Aísthesis, el director Jorge Ramírez Rodríguez, comenta que la idea los venía rondando hace aproximadamente cuatro años, cuando compartieron profesionalmente con la vocal masculina Sine Nómine, por quienes sienten profunda admiración.

Del repertorio inicial, explica, han preferido temas del Barroco Español, por ser esta la etapa donde abundan obras escritas para este tipo de formato vocal masculino, seleccionadas entre los compositores, Juan del Encina, Juan Arañez, Juan Vázquez y el italiano Filippo Azzaiolo.

Con fuerza interpretativa y mucha seguridad en escena, se presentan los cantores bayameses. Aseguran se encuentran en un período clave para acumular experiencias y poder interpretar música cubana, cuando los temas le permitan sustituir a los registros femeninos con sus propias voces. De privilegio puede considerar el público con el surgimiento de esta nueva agrupación coral, que viene a enriquecer el panorama cultural de la región.

Por Diana Iglesias Aguilar

Tomado de www.uneac.org.cu

Del camino al guateque con el grupo Bayate

La obra Campo adentro, de Eduardo Núñez, integra la exposición Del camino al guateque del Grupo Bayate. Foto del autor

La exposición colectiva Del camino al guateque, del emblemático grupo Bayate, se exhibe en la Galería Holguín y constituye un acercamiento a la obra de este reconocido conjunto exponente del arte naif, creado el 17 de diciembre de 1994 en el municipio santiaguero Mella.

Los artistas del Grupo Bayate, proyecto sociocultural que, además, defiende el rescate de las tradiciones artísticas nacidas de la propia comunidad, en este caso el municipio santiaguero Mella, se distinguen de otros exponentes del naif insular por haber articulado una “poética de conjunto” distinguible a simple vista por su colorido y luminosidad, los diseños armónicos de sus obras y por circunscribirse, sobre todo, a elementos marcadamente bucólicos y, de alguna manera, idealizados del campo cubano y sus habitantes.

Bayate —presidido por la familia fundadora Rodríguez— nos muestra esas zonas rurales santiagueras llenas de lirismo y colorido, pero al mismo tiempo enaltecidas por la fecunda imaginación de estos creadores autodidactas que reflejan, desde su arte, parte de la realidad de los campos cubanos, esa realidad que se les ofrece, al mismo tiempo, palpable desde la cotidianidad en que están imbuidos como habitantes también de la misma.

En las obras de Del camino al guateque todo es, a simple vista, armonioso y colorido, no ingenuo, como podría pensarse, pero sí altamente idealizado y poseedor de una belleza innata que acompaña a los colores y el diseño de la mayoría de las piezas seleccionadas. Así, temas como la cotidianidad, reflejo al mismo tiempo de las circunstancias sociales de los habitantes de esos poblados que compran, venden, intercambian y se ganan la vida de disímiles maneras, se enmarcan dentro de escenarios donde la naturaleza preside la obra con la exuberancia de su belleza tropical y siempre reverdecida. Vemos personas vendiendo diferentes productos, el vendedor de carretilla, el que vende lechuga, otros cazando, pescando, deshojando maíz, cocinando, destilando alcohol o “colando” gualfarina en un alambique, como se conoce popularmente a este procedimiento, recogiendo agua de lluvia, entre otras cuestiones.

La obra Deshojando maíz, de Luis Téllez, integra la exposición Del camino al guateque del Grupo Bayate. Foto del autor

Alrededor de 30 piezas, en óleo y acrílico sobre lienzo, realizadas a partir del 2015 en su inmensa mayoría, se muestran en la exposición Del camino al guateque. Entre las obras expuestas en las paredes de la Galería Holguín encontramos: “La carretilla” y “Recogiendo agua”, de Yumisleidy Lamas Ramírez; “La cacería”, de Daniel Álvarez Arias; “Campo adentro”, de Eduardo Núñez; “Guajira con saya corta”, de Irahin Varela Osorio; “Buscando el paraíso”, de Luis J. Rodríguez Arias, obra que sirve, además, de cartel a la muestra; “Mujeres en la campiña”, de Ivette Rodríguez Ávila; “Camino a la caoba No: 2”, de Osmar Peña Clanel; “El carro de los mandados”, de Odais Palacio Mesa; “El ponchero”, de Yunior Inciarte Santos; “La prieta linda”, de Yanet Parra Semanat; “Vendedor de lechuga”, de Giober López Justi, y “Gualfarineros”, de Rafael Cala Lores.

En “Deshojando maíz”, de Luis Téllez Bruff, observamos, en esa suerte de compenetración entre tradición y modernidad que ha ido invadiendo poco a poco algunas zonas rurales del país, a un campesino, con una azada o azadón en una mano, hablando por un teléfono celular mientras tres mujeres deshojan maíz al centro de la obra y otros campesinos cargan sacos, quizá también de maíz. Por su parte, las piezas de Francisco Ravelo Colunga, “Familia y los muros” y “Paseo de domingo”, se diferencian del resto de las obras por la cercanía a un naif quizá más primitivo y elemental en cuanto a la utilización de los colores y el propio uso de la perspectiva; cuestiones evidentes en buena medida, además, en las piezas “Irma” y “Promesa”, de Ángel Llópiz Martínez.

También conforman la exposición “Del camino al guateque” y “Sin título”, de Rubiceldy Bernal; “La cría de codorniz”, de Juan Brown; “Camino del paraíso”, de Roberto Torres Lameda; “El programa”, de Luis J. Rodríguez Ricardo; “Sepelio en la montaña”, de Isabel Álvarez; “El cayo de los pescadores”, de Julio Morales Maceo, y “Memorias”, de Fedos Torres Monet. Además, conforman la muestra autores invitados, como el holguinero Rolando S. Pavón Gómez, con las “citadinas” piezas naif “Hasta los 120 años”, “Romerías de Mayo # 13” y “Sueño de la infancia”, y Cenia Escalona Borjas, con “Mis raíces”, “Mi barrio” y “Ofrenda”.

El Grupo Bayate, uno de los principales exponentes del arte naif en Cuba y Latinoamérica, ha realizado numerosas exposiciones en el país y el extranjero desde 1994, año en que fue creado. Entre ellas sobresale su reiterada participación en el Salón Regional de Arte Naif, organizado en las galerías Titón y La Confronta de la UNEAC en Santiago de Cuba. Asimismo, su producción artística se encuentra presente en diferentes países, entre ellos España, Francia, Estados Unidos, Puerto Rico, Jamaica, Venezuela, Israel, Polonia, Canadá, Suecia y República Dominicana. Además, el grupo integra prestigiosas colecciones privadas y públicas, incluyendo la colección del Museo Nacional de Bellas Artes, en La Habana, y el Museo de Arte Naif Albert Laporte, en Francia.

Por Erian Peña Pupo

Tomado de www.uneac.org.cu

 

Debaten escritores de Holguín sobre la vida de Fidel

Debaten escritores de Holguín sobre la vida de Fidel

El espacio, que agrupó a intelectuales del oriental territorio y a estudiantes de la enseñanza preuniversitaria, tuvo como centro una conferencia del historiador holguinero Víctor Aguilera, quien disertó sobre las fotografías realizadas a Fidel a lo largo de su vida.
Los análisis del también profesor de la Universidad de Holguín se basaron en un estudio realizado por él desde hace más de un año para la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, con el cual se pretende organizar y clasificar el vasto archivo fotográfico del Comandante en Jefe.
Igualmente, Amarilis Batista, presidenta de la Cátedra Honorífica para el Estudio del Pensamiento y la Obra de Fidel Castro Ruz, de esa Universidad, discursó sobre su trayectoria durante la etapa estudiantil, período en el cual se distinguió por la madurez política.
La historiadora subrayó en su debate la atención dedicada por Fidel hacia las nuevas generaciones, a las que siempre instó a crear, conocer la historia de Cuba y forjar la voluntad de resistencia.
Las huellas de José Martí en el Comandante en Jefe ocuparon otro espacio en el coloquio con la presentación del profesor Abilio Torres Batista, miembro de la Sociedad Cultural José Martí en Holguín, quien subrayó que las virtudes del líder histórico de la Revolución están en plena correspondencia con el código ético del Apóstol de la Patria.

Con información de ACN

Por Radio Holguín

Tomado de www.radioholguin.icrt.cu

Crónica de un concierto híbrido

Su apertura estuvo a cargo de dos formatos que, a pesar de seguir líneas de trabajo heterogéneas, de igual manera, contribuyen con su perspectiva a la contemporanización del discurso musical citadino: Orquesta de Guitarras de Guantánamo y Proyecto Gliese. Foto: Rosario Pupo

Guantánamo. En la ciudad de Guantánamo se estuvo celebrando por estos días la VII Temporada de Conciertos de Otoño que cada año es auspiciado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Su apertura estuvo a cargo de dos formatos que, a pesar de seguir líneas de trabajo heterogéneas, de igual manera, contribuyen con su perspectiva a la contemporanización del discurso musical citadino: Orquesta de Guitarras de Guantánamo y Proyecto Gliese.

Las creaciones de tres grandes de la composición cubana como Harold Gramatges(1918-2008), Eduardo Martín(1956) y Guido López-Gavilán(1944) figuras de las más representativas de sus generaciones―sobresalieron en la escogencia del repertorio preparado para esta ocasión por la Orquesta de Guitarras de Guantánamo,con doce años de labor, que bajo la dirección auxiliar de Gerardo Alejo Martínez,asumió la interpretación de obras como Dos danzas cubanas (Montuna y Sonera), Suite Cubana (Lugares comunes, Amaneceres y Laberinto) y Bailando bajo la lluvia.

Dicha interpretación mantuvo códigos en el lenguaje dancístico que viene arraigadoen las composiciones musicales escritas en Cuba desde el siglo XIX dentro de la música de concierto, y que los compositores del siglo XX son herederos directos. Con una marcada Montuna y Sonera que data de 1949―escritas originalmente para piano y que constituyen obra significativa en la historia pianística cubana―la Orquesta de Guitarra se apropia del estilo de Gramatges que trasluce lo campestre y soneao de su natal Santiago, con el empleo de recursos técnicos donde combina una gama de sonoridades a través de contactos y modulaciones que conservan la magia de su paisaje sonoro.

Lugares Comunes, Amaneceres y Laberinto continúan una línea de pensamiento, dentro de lo dancístico, que estratégicamente es empleada por esta orquesta, esta vez con una óptica más citadina donde se recrea el entorno habanero de luces, movimientos, transeúntes, encrucijadas de callejuelas, sitios más íntimos que forman parte del panorama en el cual su compositor, Eduardo Martín se inserta.

Y es sin lugar a dudas, Bailando bajo la lluvia del maestro Guido López-Gavilán elestrenoen esta jornada de conciertos por parte de este formato, que habitualmente estrena obras del maestro italiano Adriano Galiussi. En este marco seleccionaron esta obra escrita para orquesta de guitarras y dos requintos. Tras la búsqueda de efectos y sonoridades en las cuerdas pulsadas su compositor innova, ilustrando códigos visuales en la escena a través del movimiento como parte semántica de la obra en la estrecha correspondencia de la música con su título. Obra de gran complejidad interpretativa que requiere coordinación, sincronía, destreza interpretativa, apropiación de la dramaturgia presentes en el discurso y que la Orquesta de Guitarras de Guantánamo se impuso el reto.

Rebasado el primer momento de la nochefue presentado el Proyecto Gliese de música electroacústica dirigido por DJ productor Jeafrei Lewis Ortiz Manzanares junto a la pianista Teresa Manzanares. Este proyecto con dos años de fundado se ha insertado junto a trovadores y con apoyo de la AHS en diversos espacios del patio y llega hasta la temporada de conciertos con dos propuesta donde imbrica la las sonoridades electrónicas con las acústicas. Tiempo de paz propone melodías fragmentarias y reiterativas dentro de un espacio tiempo cronometrado entre máquina y piano que singulariza el trabajo que viene realizando este proyecto, como también lo evidencia Obertura de Pétalos rojos donde hace la invitación a la flautista Jenifer Burgos y al percusionista Rubén Matos y en un discurso electrónico va incorporando los instrumentos acústicos logrando una masa sonora cada vez más enriquecida con un basamento en lo folklórico ya que los batá insertan toques preconcebidos como el chácharo cafú y la meta de Obatalá que fuera de lo religioso forman parte del enriquecimiento sonoro de nuestra identidad.

Mezcla de sonoridades de lo acústico a lo electrónico, de lo culto a lo popular, de la orquesta al DJ se han dado cita en la VII Temporada de Conciertos de la UNEAC de Guantánamo que cuenta hoy con una gran diversidad en la prácticas musicales y que cada día enriquece aún mas nuestro panorama cultural con nuevas perspectivas.

Por: Isabel Ramírez Florián

Tomado de www.uneac.org.cu

Gastón Allen: Tratamos de ser protagonistas del desarrollo de nuestra música

Gastón Allen Binhan, director de Orquesta Avilés. Fotos: Carlos Rafael

Cuando el 16 de octubre de 1882, el músico holguinero Manuel Avilés Lozano reunió en una orquesta a familiares y amigos, no podría imaginar que aquel empeño inicial perduraría como una de las auténticas defensoras de la música cubana 135 años después.

La popularidad de la Orquesta Avilés fue rápidamente en ascenso y muchos de sus miembros se incorporaron a la guerra de independencia como integrantes de la Banda de la Invasión. El propio Avilés Lozano recibió de las manos del mayor General Calixto García el grado de subteniente, escriben los investigadores Zenovio Hernández, Róger Darío González y Yoiner Díaz en el libro Orquesta Avilés: Centenaria y Mambisa (Ediciones Holguín, 2015).

Añaden, además, que la Orquesta acompañó al violinista Claudio Brindis de Salas en las presentaciones ofrecidas por el reconocido músico en Holguín. Durante la República el trabajo de la Avilés continuó en ascenso mientras realizaba giras y acompañaba a los más importantes músicos del momento, entre ellos Esther Borjas, Jorge Negrete, Benny Moré, Los Chavales de España, Bienvenido Granda, Celia Cruz, Paulina Álvarez, Olga Guillot, Fajardo y sus Estrellas, La Aragón, El Conjunto de Roberto Faz y Barbarito Diez.

Después de varios discos, giras y distintos reconocimientos —recibió incluso la Orden por la Cultura Nacional de manos del Comandante en Jefe Fidel Castro en 1981— la Avilés continúa siendo, para orgullo del pueblo holguinero y cubano, la orquesta en activo más antigua de América Latina y una de las más añejas del mundo.

Hoy, con 135 años de quehacer sostenido, la Orquesta Avilés no pretende ser una pieza de museo, sino todo lo contrario, intenta llevar tradición y modernidad de la misma mano. “Soy del criterio de que la fórmula fundamental para lograr que la Orquesta se mantenga en el tiempo es que la juventud forme parte de ella”, asegura Gastón Howard Allen Binhan, trompetista, arreglista y director de la Avilés en el período 1981–1992, y desde 2006 hasta la actualidad. “También vamos a contribuir con nuestra armonía, nuestro ritmo, al desarrollo de la identidad sonora cubana”, añade el versátil músico holguinero, quien recibió recientemente la Distinción por la Cultura Nacional.

La Orquesta Avilés arribó este 2017 a 135 años de fundada. Qué representa para sus integrantes llegar a este aniversario….

Para nosotros lo más importante es formar parte de esa historia. Más que otra cosa, pertenecer a la Avilés nos llena de orgullo y además, nos compromete. No es solamente cuando un músico de la Avilés toca en una tarina, en un escenario… sino cuando vas por la calle y la gente siente admiración, respeto y entonces sabes que tienes un pedacito en el corazón de cada holguinero. Y cuando vas a otras partes del mundo y dices que tocas en la Orquesta Avilés que tiene tantos años de fundada, entonces todos te miran con admiración… Pero sobre todo, los holguineros tenemos mucho orgullo de tener una orquesta así que se haya fundado en la tierra que nos vio nacer.

Desde la fundación de la Orquesta hasta hoy, cuáles crees han sido algunos de los principales momentos de la Avilés…

Comencé hace cuarenta años en la Orquesta. Recién ingresado yo participamos en el XI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, en La Habana, en 1978. Aquello fue una experiencia maravillosa, pues todavía quedaban algunos músicos ya viejitos que llevaban muchos años en la Orquesta. Después, en 1988, estuvimos en el Festival de Varadero. No sé, cuando grabamos un disco, por ejemplo, es un momento muy importante.

Los años 80 fueron muy fructíferos para nosotros, de mucha popularidad, cosa que estamos tratando de retomar, claro que las circunstancias no son las mismas, los funcionarios no son los mismos, la sensibilidad tampoco es la misma… y antes nos tomaban un poquito más en cuenta que ahora pero bueno, en definitiva, nosotros estamos aquí y hacemos lo que debemos hacer, que es tratar de entregarles calidad con disciplina en la orquesta y que el pueblo, sobre todo, se sienta orgulloso de nosotros por lo que hacemos y lo que representamos.

La Orquesta Avilés durante uno de sus recientes conciertos en la ciudad de Holguín. Fotos Carlos Rafael

La Avilés es defensora de la música cubana y sus raíces soneras. Cómo han podido mantener tradición y modernidad de la mano…

Soy del criterio de que la fórmula fundamental para lograr que la Orquesta se mantenga en el tiempo es que la juventud forme parte de ella. Evitar que se convierta en una pieza de museo. Yo he sido enemigo de eso. A veces, al lograr esas dos cosas, hay un choque generacional; por ejemplo, ya yo tengo 68 años y tengo músicos que tienen sobre 20 años. Intentamos que ellos vayan adsorbiendo esa música, porque lo bueno no pasa, como dice el programa de la televisión, y además, que ellos asimilen eso como algo bueno, pero que al mismo tiempo lo hagan con amor, pues siempre le dan su toque y siempre se deja ver, entre líneas, ese toque que le da la juventud de cada tiempo.

¿Cuántas generaciones y cuánta gente joven han tocado y pasado por esta Orquesta?

Mira, yo entré siendo un niño y ya soy un viejo… Queremos que eso vaya de generación en generación y que aquel que entre no desoiga y sea un trasmisor de ese legado que nos antecedió… Y que sean capaces, además, de mantenerlos y, al mismo tiempo, nosotros marchamos con el tiempo, hacemos de todo y tratamos de ser también protagonistas del desarrollo de nuestra música, porque el hecho de que nosotros mantenemos las raíces no quiere decir que la mantengamos de una forma estática.

También vamos a contribuir con nuestra armonía, nuestro ritmo, al desarrollo de la identidad sonora cubana. Que no sea algo que esté congelado, sino que las generaciones futuras digan: mira cómo la Orquesta Avilés hacía ese son, ese bolero… sin perder la escencia, la originalidad, pero sí con un toque de modernidad. Un toque que, a lo mejor, dentro de algunos años no será tan moderno, pero sí sumará a la contribución nuestra al desarrollo de la música cubana.

Cuál crees haya sido el mayor momento de éxito popular de la orquesta…

Los años 80. Ahí fue donde surgió “Que tira y que jala”, “Péstame un peso Vicente” y “Date a querer”, entre muchos otros temas. Todos, todos eran éxitos.

La Avilés ha pasado por varios formatos en distintas épocas…

¿Crees que la música, el son que se hace en esta región del país suena diferente de alguna manera al que se realiza en otras partes?

¿Qué sucede…? Ahora los medios les han dado un protagonismo a la música con influencia extranjera y no es que no se haga nada, yo soy jazzista, me gusta el jazz, por ejemplo, pero yo no puedo pretender que el jazz es lo más importante para nosotros. La tarea que nos toca es defender nuestra música, nuestras raíces y eso nos va de principio a todos los que tenemos que ver con la promoción de la cultura cubana, de nuestra identidad. Entonces, no puede ser que hayan otros ritmos que sean los protagonistas; en todos los tiempos ha habido músicas y ritmos que van y vienen pero lo nuestro es lo nuestro y lo mío primero. Sucede que los que se llevan el gato al agua no son aquellos que realmente defienden, promueven y tratamos de desarrollarnos en la música con nuestra identidad.

La Orquesta Avilés tiene en proyecto algún nuevo disco…

Acabamos de hacer un disco con la Egrem. Vinieron los productores con la técnica y lo hicimos. Fue un compromiso que teníamos con una de las etapas más importantes de la Orquesta Avilés, una etapa marcada con la música de Juanito Márquez. Ahí grabamos algunos temas de su autoría, como “Alma con alma” y “Arrímate pa´cá”. También incluimos en el disco un danzón–cha de Juanito llamado “Dulce guayaba”. De esa época es “Joropero”, tema antecesor del ritmo Pacá. Cuando la orquesta va a Venezuela en 1956, hay como una especie de transculturación entre la música cubana y el joropo venezolano. Entonces Juanito Márquez escribe “Joropero” y el tema tuvo tanto éxito que entonces hizo “Arrímate pa´cá”, más o menos por esa línea, y fue un éxito más grande todavía. De esa canción nació un ritmo independiente, el ritmo Pacá…

Recuerdo haber escuchado al Conjunto de Roberto Faz interpretando ese tema…

Sí, y la Aragón también. Fue un éxito nacional rotundo, muy grande. Muchos lo interpretaron. Nosotros tratamos, en este nuevo disco, de hacer algo en ese sentido también. También incluimos otros temas más actuales: cumbias, sones, uno que sintetiza un poco la historia de la Orquesta, un tema mío, así quisimos darle una diferencia entre lo muy actual y más viejo. Es posible, según el productor, que se llame “Alma con alma”, por el alcance del tema, en el disco interpretado junto a Nadiel Mejías, un excelente cantante holguinero. “Arrímate pa´cá” lo interpretó Gilberto Torres, Candela, y Edilberto Vázquez, Azuquita, hizo “Joropero”. Ellos fueron cantantes de la Orquesta en la época de esplendor de los años 80, y es muy justo que participaran también.

Por Erian Peña Pupo

Tomado de www.uneac.org.cu

Iniciará en Holguín ciclo de cine dedicado al VIH/SIDA

Escena del filme Corazón normal.

El Ateneo Cinematográfico acogerá la muestra desde hoy viernes a las 8 y 30 de la noche que iniciará con el filme El corazón normal, que narra el inicio de la crisis del VIH en la comunidad gay de Nueva York durante la década de los años 80, y se centra en los esfuerzos de varios activistas homosexuales y médicos simpatizantes que trataron de exponer la verdad sobre la epidemia.

El proyecto Noche de Cine que se desarrolla en miércoles alternos reserva para el día 6 de diciembre la cinta Filadelfia, uno de los clásicos del cine relacionados con el tema del VIH y para la jornada del 20 presentará Arrestados, película muy polémica al contar la historia de dos vaqueros gays, según anunció José Ramírez, coordinador del espacio.

Para 2018 el proyecto se consagrará al cine de entretenimiento por lo cual pondrá a disposición del público comedias memorables de la cinematografía cubana e internacional.

Por Rosana Rivero Ricardo

Tomado de www.ahora.cu

Se preparan santiagueros para el Festival Internacional de Coros

Foto: Tomada de Internet

Santiago de Cuba. Esta ciudad acogerá del 6 al 10 de diciembre la edición 32 del Festival Internacional de Coros, nombrado Electo Silva In Memoriam en honor a ese santiaguero, el decano de la música coral en Cuba, fallecido en mayo último.

Daria Abreu, presidenta del comité organizador del evento y directora del Orfeón Santiago, destacó hoy en conferencia de prensa que cada jornada será un sentido tributo a Electo, ofrecido por las 25 agrupaciones vocales nacionales y tres foráneas que participarán, además de siete directores y compositores invitados.

El festival también se dedicará a los 30 años del Coro Exaudi, los 65 de vida artística de la maestra Yolanda Martínez, los 115 del natalicio del Poeta Nacional de Cuba, Nicolás Guillén, y el centenario de la cantautora chilena Violeta Parra.

Asimismo, se festejarán los cumpleaños de las directoras cubanas Beatriz Corona, Alina Orraca, Carmen Collado y Corina Campos.

Las agrupaciones realizarán presentaciones en los hospitales Infantil Sur y el Oncológico, también en escuelas y museos, además de las locaciones habituales, como la Sala Dolores, los centros de las corales santiagueras e iglesias de la ciudad.

Los llamados asaltos a instituciones se efectuarán en las sedes de la Asamblea Provincial del Poder Popular y de la Municipal, en el Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba, en hoteles, empresas y en los municipios.

Habrá talleres sobre técnica vocal, coros infantiles, música cubana y caribeña, y cerrarán el festival las rondas que tradicionalmente recorren Santiago interpretando bellas canciones y fusionándose con la vitalidad de la urbe.

Por Lian Morales Heredia

Tomado de www.ain.cu

El arte naif vuelve a vestirse de largo en Santiago de Cuba

El Tercer salón regional de arte naif Ruperto Jay Matamoros 2017, que tendrá lugar en esta suroriental provincia del dos al cinco de diciembre, marcará otro momento de lujo para la corriente artística ingenua o primitiva, esa que tiene en tierras santiagueras una plaza de renombre nacional e internacional.

Organizado por el Grupo Bayate, aglutinador de los pintores naif en Santiago de Cuba, y el proyecto socio cultural de la Uneac Ruta para una historia, el Salón incluye, además de la exposición y premiación de las obras en concurso, jornadas teóricas, recorrido por sitios de interés histórico-cultural, así como la inauguración del Estudio Taller dedicado a la promoción de este arte en la ciudad santiaguera.

Entre las más atractivas propuestas del Salón, que este año tiene como tema central La industria azucarera como parte de nuestra identidad cultural, figuran las conferencias La candidez poética del arte popular espirituano, del doctor en ciencias Luis Rey Yero, La emigración sueca desde Minnesota a Cuba, de la historiadora estadounidense Marilyn McGriff, y Vida de Eric Ekman en Cuba, de los investigadores Mayte Serguera Niño y Manuel García Caluf.

Destacan dentro del evento el encuentro con los descendientes de los emigrados suecos que vivieron en la zona de Bayate, ubicado en el actual municipio santiaguero de Mella, fuerte núcleo del arte naif en el país, y el intercambio con niñas y niños mellenses vinculados con la creación plástica.

Del mismo modo, el Salón dedicará una jornada a evocar y honrar la memoria y el legado de Ruperto Jay Matamoros, nacido en el santiaguero municipio de San Luis, Premio Nacional de Artes Plásticas en el año 2000 y “considerado desde los años cuarenta del siglo XX uno de los máximos representantes de la pintura popular en Cuba”.

Por Betty Beatón Ruiz

Tomado de www.trabajadores.cu

Teatro Lírico de Holguín celebra aniversario 55

Foto: Juan Pablo Carreras

El Teatro Lírico Rodrigo Prats de Holguín celebró su aniversario 55 con dos jornadas de un concierto de ópera y opereta protagonizado por la mayoría de sus solistas este fin de semana en el Teatro Eddy Suñol.

La presentación incluyó los temas más populares de piezas icónicas como Nessun dorma, de la ópera Turandot de Puccini y Largo al factotum, incluida en El barbero de Sevilla, de Rossini.

Destacó en la velada la apertura con el famosos Brindis de la Traviata en la que el Teatro Lírico estuvo acompañado por la compañía lírica infantil Voces de Ángeles, una de las ganancias de esta institución en sus 55 años de existencia, según reconoció su directora María Dolores Rodríguez.

Foto: Juan Pablo Carreras

El recital también tuvo como acierto la conjunción de figuras consagradas como Yuri Hernández, Alfredo Más y Liudmila Pérez con jóvenes cantantes egresados de las escuelas del territorio como Betsy Remedios y Jorge Nelson Martínez.

Foto: Juan Pablo Carreras

La jornada de cumpleaños incluirá el estreno el próximo 30 de noviembre de una María La O sui generis, pues a la popular zarzuela de Ernesto Lecuona se le sustituyeron los diálogos por canciones del propio compositor para convertirla en una ópera que incluye nuevos personajes y cuadros musicales.

Foto: Juan Pablo Carreras

El Teatro Lírico de Holguín celebra su aniversario cada 16 de noviembre al estrenarse en esa fecha de 1962 la obra Los Gavilanes, hecho que dio paso al surgimiento de esta institución cultural liderada por el barítono Raúl Camayd.

Por Rosana Rivero Ricardo

Tomado de www.ahora.cult.cu