Abrió sus puertas el Salón de la Ciudad con una propuesta diferente

Salón de la Ciudad en el Centro Provincial de Artes Plásticas de Holguín. Foto: Lisandra Cardoso

Quienes disfrutan de las artes plásticas tienen una propuesta bien interesante, se trata de la XXXII edición del Salón de la Ciudad, en el Centro Provincial de Artes Plásticas. Un evento en el cual cada año confluyen los mejores artistas plásticos de esta urbe y sus creaciones con el público que siempre concurre a este espacio.

Esta vez sin lugar a dudas la exposición atrae de una manera muy particular, pues muestra una propuesta diferente, se trata de 20 proyectos de creación y no de la obra en sí. Dailé Escalona, una de las curadoras de la muestra junto a Josvel Vázquez y Yanna Velázquez, explica de qué se trata.

salon de la ciudad lisandra6

Sin Título (trabajo en proceso) que se expone en la Sala Principal del Centro de Arte, da la posibilidad que el artista proponga, el curador exhiba y los públicos recepcionen un significado en curso, una obra que todavía no se ha concretado, lo cual hace que participen, todos juntos, en el proceso de creación con una complicidad que casi nunca se logra cuando se muestra una obra acabada.

Al decir del artista y profesor Ramón Legón: “El objeto aún no es pero ya tiene vida como progresión y propuesta que debe ser completada con la participación activa de todos los que concurren en el fenómeno que constituye la exhibición pública”.

palabras apertura salon de la ciudad lisandra1

La XXXII edición del Salón de la Ciudad propone en esta ocasión una manera diferente de ver las obras de arte, una de ellas el próximo sábado se alzará con el lauro en la categoría de Artes Plásticas cuando en el Teatro Comandante Eddy Suñol se den a conocer los Premios de la Ciudad en la XXXVI Semana de la Cultura

Por Yudit Almeida Pérez

Fotos: Lisandra Cardoso

Tomado de www.radioangulo.cu

Abre sus puertas la Semana de la Cultura holguinera

El desfile mostró segmentos importantes del desarrollo artístico y social del territorio. Foto: Ernesto Herrera Peregrino

Arrancó el desfile…

Holguín celebra una vez más sus raíces y su cultura. Lo hace desde la tradición y el respeto hacia la historia y el pasado, pero siempre camino hacia una modernidad necesaria. En esta ocasión, el desfile inaugural de la XXXVI Edición de la Semana de la Cultura Holguinera arrancó en el Museo Casa Teniente Gobernador –la construcción más antigua de la urbe– y se detuvo en las inmediaciones del parque Calixto García, donde, poco después, tuvo lugar la gala inaugural frente a la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera.

Con dirección artística de Carlos López y amena conducción de Yamilka Arredondo, el desfile mostró segmentos importantes del desarrollo artístico y social del territorio. Participaron, entre otros, los miembros de la Banda de conciertos de Cacocum, Compañía Fantasía y Ángeles negros, Neón Teatro, el Ballet Español de Holguín, Palabras al viento, Club del danzón José María Ochoa, Orlando Silverio, Monik Dance, miembros del movimiento de artistas aficionados e instructores de arte en diferentes especialidades, el colectivo del programa radial Fiesta de colores, Karel Dance, el Teatro Guiñol de Holguín, la Colonia China, estudiantes de la Escuela Vocacional de Arte, la Academia Profesional de Artes Plásticas El Alba, el Conservatorio de Música José María Ochoa, el INDER, la FAR y el seminternado Simón Bolívar. En las cercanías observamos, además, un órgano oriental, cuya música fue recientemente declarada patrimonio de la nación cubana.

Estudiantes de la Escuela Vocacional de Arte presentes en la inauguración de la Semana de la Cultura. Foto: Ernesto Herrera Peregrino

Estuvieron presentes en el desfile, que en comparación con años anteriores mostró mejor organización y atractivo visual, los homenajeados de esta edición de la Semana de la Cultura: el artista plástico Argelio Cobiellas Cadenas y el promotor cultural Jesús Téllez Carrasedo; una jornada dedicada, además, al 266 aniversario del otorgamiento a Holguín del título de ciudad y tenencia de gobierno, el 120 aniversario de muerte del Mayor General Calixto García Íñiguez y al 40 aniversario del sistema de Casas de Cultura.

Continúa la gala…

Casi al finalizar la tarde, los holguineros reunidos frente a la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera, fueron partícipes de la gala que dio inicio a las actividades de la XXXVI edición de la Semana de la Cultura Holguinera, a desarrollarse entre el 15 y el 21 de enero.

Aunque la lluvia obligó a posponerla para el segundo día del evento, la gala inaugural estuvo mejor estructurada que en otras ediciones de la Semana de la Cultura, pero bien hubiese podido ganar en concisión y tiempo en aras de síntesis. La curaduría artística, con dirección de Víctor Osorio Zaldívar y conducción de Idalmis Castellanos, logró atrapar el espíritu de un evento como este, territorial en su esencia pero con miras hacia lo universal, apoyado también en una decoración que, aunque artesanal en su estructura, mostró varias de las principales construcciones y sitios de la urbe y con ello, el espíritu de sus habitantes.

Además, el espectáculo mostró parte de lo más genuino de las raíces culturales que conforman al holguinero, enfatizando en variados elementos identitarios, como las tradiciones afrocubanas, el son, el repentismo y el punto cubano, la herencia ibérica, el teatro lírico, la danza contemporánea, el humor costumbrista, entre otros. Para ello, la gala contó con las interpretaciones de los artistas y colectivos holguineros Nadiel Mejías, Codanza, el grupo Cristal, William y Wilson Delgado, Norma Arencibia, Yamila Rodríguez, Ernesto Infante, Alfredo Mas, César Gutiérrez, la conga de Pueblo Nuevo, Palabras al viento, Golden Voices, Tío Accordo, Teatro Guiñol, cuarteto Cubamar y los decimistas Radomir Ferrer y Armel Perdomo. Además, la participación del locutor y realizador radial César Hidalgo Torres, quien agradeció a quienes mantienen “fidelidad a esta geografía nuestra” y enfatizó que ser holguinero es una “forma de ser, creer y pensar”.

Por su parte, Ricardo Suárez Martínez, presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular, dejó oficialmente inaugurada la Semana después de enfatizar en los fundamentos históricos de Holguín y en la presencia del Comandante en Jefe Fidel Castro en el accionar diario del pueblo holguinero.

En la gala estuvieron presentes, además, Luis Antonio Torres Iríbar, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y su primer secretario en Holguín; Julio Cesar Estupiñán Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en la provincia; Faustino Fonseca, director provincial de Cultura, entre otras autoridades políticas y gubernamentales del territorio. Además, los homenajeados en esta edición, Argelio Cobiellas y Jesús Téllez, y otras personalidades de la cultura holguinera.

Comienza así la XXXVI edición de la Semana de la Cultura Holguinera. Quedan por delante días de fiesta, homenajes, celebraciones, encuentros y pensamiento, pero quedan también retos, trabajo y caminos por delante, para seguir construyendo, entre todos, la ciudad que queremos.

 

Por  Erian Peña Pupo y Vanessa Pernía Arias

Fotos: Ernesto Herrera Peregrino

Fiesta de Cultura y tradiciones celebra el aniversario de la ciudad de Holguín

Defile inaugural efectuado en la tarde del martes 16 de enero de 2017, durante la XXXVI Semana de la cultura holguinera. Foto: Lisandra Cardoso

La cita que inició el lunes, tuvo en la tarde este martes, el desfile inaugural que desde el Museo Casa del Teniente Gobernador hasta el parque Mayor General Calixto García, contó con la presencia de las escuelas de enseñanza artística del territorio, los diferentes proyectos de casas de cultura y de las artes escénicas y la Brigada de Instructores de Arte José Martí, afianzando una vez más la valía de Holguín como una de las principales plazas culturales cubanas.

desfile inaugural banda lisandraDesfilaron por las principales arterias holguineras artistas consagrados y aficionados, amantes todos de la cultura y eternos enamorados de su ciudad.

gala inaugural jornada de la cultura holguin lisandra04

Las rectas y uniformes calles fueron recorridas por la Colonia China, el Teatro Guiñol, Neón Teatro, alumnos de la Escuela Vocacional de Arte Raúl Gómez García, de la Academia El Alba y el Conservatorio de Música José María Ochoa, la compañía Fantasía, así como otros sectores que representan al pueblo de Holguín y trabajan por el desarrollo local del territorio.

Justo en el corazón de ciudad frente a la casa de la cultura Manuel Dositeo Aguilera se desarrolló la gala inaugural de la XXXVI edición de la Semana de la Cultura Holguinera con un elenco artístico de lujo.

Los artistas holguineros cantaron, declamaron y bailaron a la ciudad, entre ellos destacan Codanza, Lucrecia Marín, Nadiel Mejías, Yamila Rodríguez, Ernesto Infante, el Teatro Lírico Rodrigo Prats, Palabras al Viento, el Teatro Guiñol, Golden Voice y muchos otros representantes de la cultura holguinera.

desfile inaugural banda lisandra

Bajo la dirección artística de Víctor Osorio Zaldívar la gala llevó un hilo conductor muy coherente, que transportó a los presentes a los inicios de la ciudad hasta los sueños de los holguineros por construir todos juntos un mejor Holguín para las nuevas generaciones acentuando los valores y las tradiciones que nos distinguen como una de las urbes donde mejor se defiende la cubanía.

La noche cerró con un concierto de lujo por los 25 años de vida artística de la cantante Gladis María en teatro Eddy Suñol bajo el título “Cuando canta una mujer”, un gran repertorio que incluyó diversos géneros como el Son, la canción y el bolero. Con el solista Ernesto Infante, Kenia Allen, Marilín Aldana y el compositor Rafael Espín, el Mariachi Holguín y la Orquesta Avilés, como invitados.

Por Yudit Almeida Pérez

Tomado de www.radioangulo.cu

Los reversos fotográficos de Oscar Gordillo

Inauguración de la exposición Reverso de Oscar Gordillo (foto Carlos Rafael).

Por Erian Peña Pupo

La exposición Reverso, del joven fotógrafo y diseñador holguinero Oscar Gordillo Gómez –inaugurada en la pasada edición de la Feria de Trovadores en el bar Rino del Callejón de los Milagros– me hizo repasar una vez más algunos de los ensayos más conocidos de la reconocida escritora, novelista y ensayista estadounidense Susan Sontag (Nueva York, 1933–2004).

No es que la obra de Susan Sontag se relacione directamente con el trabajo fotográfico de Oscar Gordillo, las obsesiones de uno parecen estar alejadas de las del otro, al menos a simple vista, pero Susan nos da útiles herramientas conceptuales para la observación e interpretación –y esa es la palabra que presupone el acercamiento con la sugestiva y en ocasiones surrealista obra de Oscar– de la fotografía y de las artes en sentido general.

“La interpretación presupone una discrepancia entre el significado evidente del texto y las exigencias de (posteriores) lectores” y al mismo tiempo “pretende resolver esa discrepancia”, sabiendo que “comprender es interpretar” e “interpretar es volver a exponer el fenómeno con la intención de encontrar su equivalente”, nos dice Susan Sontag en su conocido ensayo Contra la interpretación (1964). En la ambivalencia de esta comprensión de la que habla Susan, ambigua como toda obra de arte y amplia en horizontes y visiones desde los recursos de la fotografía y en ocasiones, su posterior intervención, se mueven las doce piezas que componen la exposición personal Reverso.

Obra Discurso – Oscar Gordillo

Desde el mismo nombre –y la utilización del prefijo re en el título– las piezas de Reverso nos muestran la otra parte de una realidad medianamente cognoscible y también, por eso mismo, poética. Aunque no siempre veamos el fragmento opuesto al visible, ese otro lado de la moneda que apostamos más de una vez a la obra de artistas jóvenes en el panorama nacional, observar piezas como “Dos de ciudad”, “Conexión”, “Las aguas del mar” y “Colgado en el cielo”, nos demuestra que Oscar es un poeta de la cámara: un artífice de fotografías como estas debe estar poseído, necesariamente, por una sensibilidad poética –lírica en su esencia y en su amplitud– detrás del hecho aparentemente sencillo de obturar y atrapar una imagen cualquiera.

Inanimadas sí, pero no inamovibles, sin la presencia humana como protagonista fundamental –aunque su paso perdurable hasta cierto punto es presencia constante y lo que vemos es precisamente resultado de ese transitar humano–, las obras de Oscar Gordillo, muestran una sensibilidad urbana, minimal, detallista, como si en eso, en ese instante dúctilmente atrapado, y en ocasiones trabajado, superpuesto, mezclado, en el detalle mismo, en esa fuga apresada en su cámara fotográfica, en el ojo y en la mente del artista, le fuera la existencia.

Nos dice Sontag que los contextos, las intenciones y los resultados articulan la esencia de la fotografía, al menos en los grandes fotógrafos del siglo XX que estudia la ensayista norteamericana: Arbus, Cartier–Bresson, Evans, Avedon, Warhol… y añadiría, además, a Robert Mapplethorpe. En las fotos de Oscar Gordillo, en blanco y negro, muchas veces intervenidas, y ahí subrayo su trabajo como diseñador y además, como estudiante de dirección de fotografía en la Facultad de Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA) del ISA en Holguín, los contextos son variables, como deben serlo en una muestra pequeña pero abarcadora como esta: el mar, las costas de Gibara, el Cristo de La Habana, la ciudad en su amplitud, vista en ocasiones desde arriba en su amplia dimensión, algunos instrumentos musicales: la guitarra –las manos sobre las cuerdas–, el piano, la percusión, estos en piezas como “Alejandro”, “Dentro del foco”, “Caricia”, “Escudo”, “En partes”, “Te veo claramente” y “Touch”. Las intenciones, y claro que las tiene Oscar, tendríamos que preguntárselas al propio autor y seguro distaran un poco –como debe ser también en estos casos– de lo que podríamos nosotros interpretar, las necesarias “discrepancias” de las que hablaba Susan Sontag en su mencionado ensayo. Los resultados, en cambio, son apresables y distinguibles por todos los que visiten la muestra fotográfica Reverso y se adentren en un universo interrogativo y soñador y no por ello menos abierto a la multiplicidad de respuestas e interacciones.

 

Varias de las piezas funcionan como resortes semióticos abiertos a múltiples significados e interpretaciones –sí, en ninguna de ellas hay nada de ingenuidad–, entre ellas “Discurso”, una de las fotografías más interesantes de la muestra, al menos para mí y que recuerda, por momentos, aquella obra enigmática y cuestionadora de Antonia Eiriz (1929–1995) donde presenciamos/estamos frente a una tribuna: al Cristo de La Habana –sí, es el Cristo– el joven artista ha superpuesto un micrófono o la sombra de un micrófono cerca de una cabeza ausente pero no por ello menos interrogativa, inquietante. El Cristo, desde su prédica y su pedestal que funciona como tribuna y rodeado por verjas aislantes y levemente cortantes, aunque no lo parezcan, parece guiarnos en su discurso hacia una salvación distante y no por ello menos apreciable y necesaria.

“El verdadero arte tiene el poder de ponernos nerviosos”, nos recuerda la autora de Sobre la fotografía, Bajo el signo de Saturno y El amante del volcán, y estas fotografías –ajenas a sentimentalismos, destellos innecesarios y redundancias poéticas– nos inquietan, sí, y seguramente nos seguirán inquietando desde la belleza de las sencillas cosas, esas cuyas esencias con más difíciles de atrapar con el lente, mientras desentrañamos/interpretamos los reversos fotográficos que nos ofrece Oscar Gordillo Gómez.

 

 

Rehabilitación de la memoria histórica: Lunes de Revolución en el campo intelectual cubano

lunes-revolucion-grethel-domenech

Hace poco un amigo, ahora residente en Argentina, la tierra de Jorge Luis Borges y Mercedes Sosa, me dijo vía Internet: “Pasa por esta dirección y recoge el libro que te dejé la última vez que estuve en Holguín y no nos encontramos”. Pero aquel no era “un libro” cualquiera, sino “el libro” que publicó en 2015 y del que habíamos intercambiado comentarios, correos, mensajes… El libro al cual dedicó varios años de investigación exhaustiva y que obtuviera mención en el cotizado Premio Casa de las Américas en 2011.

Hoy todavía no he buscado el libro y lo lamento: Leandro Estupiñán me hubiera dado otras buenas pistas con su texto Lunes: un día de la Revolución Cubana para comprender mejor los vericuetos de la verdad en otro libro necesario para cartografiar los avatares de la historiografía cubana, un texto con el que la joven profesora de Historia Grethel Domenech obtuvo el Premio Calendario de ensayo en 2016: Rehabilitación de la memoria histórica: Lunes de Revolución en el campo intelectual cubano (1959–1961).

A varios no les dirá mucho este nombre: Lunes de Revolución… pues el magazine, suplemento cultural del periódico Revolución, que entonces era el órgano oficial del M–26–J en los inicios del triunfo revolucionario cubano, se ubica en lo que podríamos llamar “historia no oficial” o al menos aquella que no aparece en los libros canónicos, mucho menos en los manuales docentes de Historia en cualquier nivel de enseñanza en Cuba.

Las razones del silencio podrían ser varias. Quizá todas ellas juntas. Una de ellas: quizá Lunes… fue una de las publicaciones más democráticas y atrevidas de la historia del periodismo y la literatura nacional. Una R invertida sería el identificativo de la publicación. Dos: varios de sus creadores, Carlos Franqui, director de Revolución, y el temido Guillermo Cabrera Infante, han pasado a ser personas non grata en muchos ámbitos y escenarios. Muchos de sus colaboradores han corrido similar suerte, aunque quizá en menor medida: Virgilio Piñera fue uno de ellos. También Antón Arrufat, Rine Leal, Calvert Casey, César López, Heberto Padilla, Pablo Armando Fernández… Tres: las pugnas por el poder y el dominio de la cultura en los tambaleantes años 60 pusieron a Lunes… en el centro de mira de los decisores políticos y también bajo la vigilancia del ICAIC y su director, Alfredo Guevara. Cuatro: Los de Lunes… no simpatizaban con el comunismo soviético en ninguna de sus extensiones, entre ellas el estalinismo Cinco: Esta no era solo una publicación. Estaba ampliando su diapasón para convertirse en un complejo proyecto sociocultural y también sociopolítico.

Del magazine Lunes de Revolución nos habla Grethel Domenech en un libro bien documentado que compendia para el lector cubano la historia de una de las publicaciones míticas en la Cuba revolucionaria. Grethel se enfoca en su influencia en el campo intelectual cubano a manera de rehabilitación histórica… Pero partamos de algo: los años 60 eran inciertos y por extensión tambaleantes en todo su sentido. La Revolución misma –que nacionalizaba propiedades, entregaba tierras, llamaba a las aulas– sorprendió a muchos metidos de lleno en la perplejidad de la noticia. Sarte llegaba a Cuba y decía que esta era una Revolución sin ideología y eso asombraba al mundo: una Revolución sin ideología que convocaba en la euforia de esos días a miles de personas a las calles. Un huracán sobre el azúcar, diría el famoso filósofo francés. La cuestión sería fácilmente resuelta: poco después se decretaría el carácter socialista de la Revolución Cubana y así su inclinación en el mapa geopolítico mundial hacia la Unión Soviética y sus derroteros.

La pugna de poderes –cosa que tampoco aparece explícita en los libros de docencia– era intensa y Lunes… reflejaba esto: las polémicas entre diferentes bandos sobre cómo encaminar la cultura naciente en un país también naciente entonces… Además, el magazine estaba hecho por jóvenes con inclinaciones literarias que no habían participado en la Sierra y tenían sobre sí ese estigma: jóvenes que desde la cultura y sus inflexiones pensaban acompañar a la Revolución siempre que no se asomara la mano peluda del estalinismo cultural.

Grethel Domenech aborda con profundidad y a través de ejemplares de la misma revista, diferentes temas en relación con Lunes: sus inicios, el innovador diseño a cargo del francés Jacques Brouté y la participación de diversos artistas cubanos, las disputas ideológicas, el compromiso intelectual, las licencias en el arte, la creación artística y literaria en sus páginas, los ataques al grupo Orígenes, las disputas con El Puente, los enfoques por una plástica, una literatura, un teatro, un cine revolucionarios y comprometidos…

El final de Lunes de Revolución de acercaba, la mesa estaba ampliamente servida: la inicial censura del corto PM; la reunión de los intelectuales con Fidel en la Biblioteca Nacional y la famosa (y tergiversada) frase de que “con la Revolución todo, contra la Revolución nada”; la creación de la Uneac como acuerdo de su primer Congreso y el nacimiento de La Gaceta de Cuba como una revista en la que se mirarían todas las estéticas e inquietudes del momento.

Si algo le reprocho al libro de Grethel Domenech –minúsculo el hecho si lo comparamos con las virtudes que aporta la investigación, sobre todo para el lector neófito que desee adentrarse en los vericuetos de los años 60 en Cuba–, además de pequeños errores en edición, es la nula utilización de entrevistas a fuentes vivas que hubiesen equilibrado las intenciones primarias, en contraste con su profusa documentación bibliográfica.

Rehabilitación de la memoria histórica: Lunes de Revolución en el campo intelectual cubano (1959–1961) muestra una R en rojo que nos inquieta desde la cubierta. Pero es una R inhiesta, no invertida. Aun me queda leer el otro libro sobre Lunes… pero, sin dudas, el de Grethel Domenech constituye uno de los acercamientos más inteligentes, y de por sí necesarios, a una de las publicaciones más importantes, polémicas e ineludibles en las casi seis décadas de la Revolución Cubana.

Por Erian Peña Pupo

Tomado de www.ahs.cu

Fondo de Bienes Culturales en Holguín entre los mejores de Cuba

Fondo 1
Foto: Carlos Rafael

Con 14 obras sociales intervenidas concluyó el año 2017 la filial del Fondo Cubano de Bienes Culturales (BFC) en Holguín, según se reflejó en el balance anual de la institución, realizado en la sede la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) en el oriental territorio.

El Museo de Artes Decorativas y de Historia de Gibara y las restauraciones de la fachada del Museo de Sagua de Tánamo, y el Indocubano de Banes estuvieron entre los proyectos culminados en el año por la línea de negocios Obras por Encargo.

La institución se insertó orgánicamente en los eventos culturales desarrollados en el territorio como las Romerías de Mayo y la Fiesta de la Cultura Iberoamericana a través de su Feria de los Regalos y la XVI edición de IBEROARTE, respectivamente, las cuales acercaron al público nacional y extranjero sus producciones.

Fondo 2
Foto: Carlos Rafael

Luis Antonio Torres Iríbar, miembro del Comité Central y primer secretario del Partido Comunista de Cuba en Holguín, concedió un reconocimiento, a nombre además de la Asamblea del Poder Popular en el territorio, a dicha institución, pues “el Fondo ha ayudado al Holguín mejor que queremos seguir construyendo y ha estado a la vanguardia de las obras de la Revolución Cubana”.

Similar distinción recibió la filial holguinera de manos de Arturo Valdés, director nacional del BFC, quien refirió que la provincia se consolida como una de las mejores sucursales del país y ha realizado un trabajo excelente de unidad y compromiso con la dirección del Partido y el Gobierno del territorio.

Al cierre del debate Manuel Hernández, director del Fondo en Holguín, señaló que en 2018 se conmemora el aniversario 40 de la creación de la institución en el país por el Comandante en Jefe y los 30 de su surgimiento en la provincia.

Asimismo precisó que el mejor modo de celebrar dichas efemérides es cumplir con las proyecciones para 2018 como lograr la apertura de la galería del Maestro Cosme Proenza en la ciudad de Holguín, y culminar con los procesos de restauración del Museo Provincial La Periquera y el Teatro Colonial de Gibara.

Por Rosana Rivero Ricardo

Tomado de ahora.cu