Subiela por Montes

Foto: Adrián Aguilera

Por Erian Peña

Osvaldo Montes cree que su música le aportó solo “lo necesario” a El lado oscuro del corazón, el clásico filme de Eliseo Subiela (1944–2017) coproducido entre Argentina y Canadá en 1992 y que el Festival proyecta como homenaje al director argentino. “En este caso los porcentajes no cuentan, lo importante, cuando uno participa en una película, es tener claro que estamos haciendo algo en función de una idea y una obra que está vinculada al sueño de un director”, asegura el creador de las bandas sonoras de filmes como Tango feroz, la leyenda de Tanguito (1993), Pequeños milagros (1997), Plata quemada (2001), Bolívar soy yo (2001), Paisajes devorados (2012) y Yo soy así, Tita de Buenos Aires (2017).

En esta edición Montes regresó a Gibara como miembro del jurado de ficción y además para realizar un concierto homenaje a Subiela con la banda sonora del multipremiado filme.

Foto: Adrián Aguilera

Si Subiela hubiese conocido Gibara quizá se habría imantado por las poéticas locaciones que encarnan poesía y surrealismo, ese terreno donde todo es posible, palpable en los filmes del argentino: el concierto de Montes –la iglesia de San Idelfonso detrás, la luz tenue de una sucedánea estatua de la Libertad levantada por los gibareños– derrochó esa suerte de aquelarre de los sentidos que muestra El lado oscuro del corazón.

En una suerte de happening que al decir de Montes es “un espectáculo que, más que un concierto, es un multimedia y un homenaje a alguien revolucionario en este tipo de cosas”, el concierto conjugó la música del filme, fragmentos de la película en una pantalla editados en dependencia de cada tema y la actuación de la compañía holguinera Codanza, dirigida por Maricel Godoy, quienes se apropiaron del lirismo del filme.

Foto: Adrián Aguilera

El lado oscuro… fue un momento mágico para todos y un punto de partida para mí, esencial en mi carrera. Sobre todo a nivel musical pero también a nivel de amistad con una persona absolutamente bondadosa; fue realmente un privilegio trabajar con Eliseo. Por el filme regresé a Argentina después de muchos años fuera, al vínculo con ese tufo rioplatense, esas cosas, y fue de una libertad y complicidad absoluta trabajar con él; por eso aparecen temas bastantes particulares, como Happy tango, Casamiento y Las dos orillas…”, comenta el autor de la música de entrega de los premios Martín Fierro. “El baile del casamiento, añade, es bastante particular: en esa época, entes del reggaetón, se escuchaba mucho en lo que llamamos villas de emergencia, parecidas a las favelas de Brasil, la mal llamada cumbia villera, una música tropical muy popular que se bailaba como un fenómeno musical, entonces decidí incluirla en la banda sonora”.

Los bailarines de Codanza se apropian del escenario: en la pantalla el poeta Oliverio, en la piel de un joven Darío Grandinetti, le dice a Nacha Guevara que solo lo tendrá con la muerte. Ella, la muerte, lo ha observado “volar” junto a Sandra Ballesteros y cuando alguien vuela y entrega el corazón nada se puede hacer. Sobre el escenario, uno de los principales exponentes contemporáneos de la música para cine, desgrana notas que van a perderse en algún lugar cercano al gibareño mar de los sargazos o quizá mucho más al sur, en las inmediaciones del río La Plata y en la cercanía de Eliseo Subiela.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Producción, distribución, distintas miradas

El diálogo fructífero es la base teórica de un buen festival.

Del 1ro al 7 de julio se estará celebrando la edición decimocuarta del Festival Internacional de Cine de Gibara, convocatoria que promete superarse a sí misma gracias a la feliz permanencia de músicos, teatristas, actores, productores y todo un pueblo que por estos días abraza al séptimo arte y el legado de Humerto Solás en un solo estandarte.

El panel ‟Producción, distribición, distintas miradasˮ abrió las jornadas teóricas auspiciadas por el certamen al asumir un enfoque pluralista e inclusivo en las producciones cinematográficas. Así fue defendido por los productores Nicole Rocklin (USA) y Stephen Bayly (Reino Unido), junto a los cubanos Inti Herrera y Reymel Delgado.

Bajo la atinada conducción del productor Inti Herrera se sucedió la ronda de preguntas. ¿Cómo se desarrolla el rol de productor creativo? ¿Qué alianzas institucionales activar para los mejores proyectos? ¿Cómo movilizar mecanismos de distribución eficientes?

Nicole Rocklin, productora crreativa estadounidense, apuesta por la historia ante todo. Las suyas destacan por ser socialmente comprometidas y complicadas. En su haber se presenta al Festival Spotlight (En primera plana), que narra una historia ganadora del Pulitzer. Para ella, todo inicia por esa primera idea. “Espero encontrar muchas así en Cuba.”

Como productora, la perseverancia tiene un rol clave. Han transcurrido ocho años para concretar unos de sus proyectos, que defiende a pesar de tantos NO. “He decidido contar las historias más difìciles”. Para ello se acompaña con el mejor equipo posible: guionistas, realizadores, actores. Sobre la distribución, apunta, existen múltiples opciones desde compañías especializadas hasta distribuidores privados.

Desde Reino Unido, el productor y director Stephen Bayly compartió su experiencia de trabajo desde la reconocida Escuela Nacional de Cine de Londres (NFTS). A su juicio, puede replicarse esta institución propiciadora de proyectos inclusivos. Se trata de una estrategia impulsada a nivel de gobierno, cuyo apoyo garantiza los derechos fundamentales a las minorías.

“Es una perspectiva asumida en otros países de la Unión Europea”, la que se acompaña con un enfoque inclusivo, se trata de asumir proyectos que califiquen por mostrar/concienciar sobre cualquier forma de discriminación (género, racismo, orientación sexual, religión).

Otra realidad diferente se palpa en la Isla donde productores como Reymel Delgado asumen su trabajo desde lo independiente; navegando entre lo creativo y lo comercial. “Vemos nuestros proyectos como hijos”, que nacen con el esfuerzo y tiempo doblemente invertido, siempre en búsqueda de financiamiento.”

Como particularidad, sus obras solo se distribuyen si logran ganar visibilidad en eventos y festivales internacionales. Nos preocupamos, más allá de una buena historia por concebir un producto que cumpla, primeramente, con estándares comercializables.

El público asistente se arriesgó a la interacción. A dos idiomas, en tres direcciones, dando una visión plural desde zonas creativas tan diferentes como Estados Unidos, Cuba e Inglaterra.

Por: Claudia Hernández Maden

Fotos: Carlos Rafael

 

Solás continúa andando por Gibara

Solás, sigue siendo una presencia real en la Villa Blanca. Foto: José Angel

Catorce ediciones atrás, las calles gibareñas eran testigo del andar de aquel señor. El rostro resultaba familiar y los pobladores del lugar le conocían de vista, pero les resultaba extraño no verlo detrás de una cámara dirigiendo actores o pendiente del más mínimo detalle del rodaje. Humberto, se había convertido en un gibareño más y este pueblo pesquero le había abierto las puertas de su corazón.

Ese espíritu se respira en la exposición ‟Humberto Solás un deseo, un camino, inaugurada por Sergio Benvenuto, sobrino del afamado director de cine cubano y parte del Comité Organizador del Festival Internacional de Cine de Gibara. Durante la apertura, Benvenuto aprovechó para una vez más agradecer a Jorge Perugorría, actual presidente del evento, “por devolver este Festival a su grandeza”.

La inauguración de esta exposición fue la primera actividad oficial del programa colateral del evento, que abre su décimo cuarta edición. El momento fue preciso para que familia y amigos de Solás compartieran sus experiencias de vida con el realizador a manera de homenaje al cineasta que cumplirá diez años de su partida física.

Solás camina por estas imágenes, collages e instantes de su creación que son recreados en la entrada del Cine Jibá, donde se respira el legado, la memoria y la visión de futuro de Humberto. Algunas de estas obras ya estuvieron expuestas en Holguín, y junto a las nuevas formarán parte de la exposición “Imágenes de vida.

Gibara enamoró a Humberto, y él se quedó para siempre en este pueblo. La experimentación lo trajo a esta región alejada de La Habana y la idea de transformarlo en capital del cine de autor, apartado de las grandes productoras, movió su vida hasta su último aliento.

Así lo reseña Alicia García, curadora de la exposición cuando planteó en la apertura:“Con su inmensa carga de ilusiones y desilusiones, inquietudes, dudas y esperanzas continuó «volando» en avanzada para ser el primero en el ICAIC que filmaba en formato digital un guión de su hermana. Miel para Oshún, Barrio Cuba y el Festival del Cine Pobre le llevaron por los caminos de “gente de pueblo”, cierre terrenal de su vida que Elia bautizó como “trilogía para un epílogo”.

Solás fue un agudo crítico de los procesos sociales, políticos y culturales, desde su arte fue capaz de cuestionar lo preestablecido, innovar y experimentar, lo que hizo que se convirtiera en uno de los directores de cine más importantes de Cuba.

Solás se caracterizó por su sencillez y su amplia creatividad. Incomprendido por algunos, amado por muchos, devolvió la vida a Gibara, un pequeño pueblo a más de setecientos kilómetros del bullicio de la capital, que hoy se convierte en ese desván de su casa donde según decía su hermana Elia: “…no irrumpían los ruidos y aconteceres de la cotidianeidad para de esta manera echar a volar sus sueños, sus deseos”.

Una vez más el otrora Festival del Cine Pobre ve caminar por las calles gibareñas, el alma y el pensamiento de este grande, Gibara no está sola. Solás siempre estará en Gibara.

Por: Juan Pablo Torralbas

 

Gran serenata nocturna

Eran las dos de la tarde, yo iba saliendo del Hotel Ordoño cuando la escuché, tenía un acento peculiar, muy argentino o uruguayo, nunca se sabe, y decía a alguien por el móvil que debía irse a no sé dónde y no iba a estar en el concierto de Silvio, que la perdonara.

Aunque no era una mujer bella, lo que se dice bella, me impresionaron de su totalidad los ojos de un azul electrizante y el sombrero de cuero que usaba, haciéndose ver como una cowboy perdida en las imprevistas voluptuosidades caribeñas de un festival de cine…

Qué nos perdonen por ese concierto los muertos de nuestra felicidad. O no. Qué más da si era apenas inicio de lacanícula y Gibara ostentaba en su mar todo el verde turquesa del Caribe, y las calles estaban titilando arte, gente que venía con el pecho lleno de fotogramas y guiones y cada joven pedía gardenias con los ojos.

Silvio Rodríguez sentado al frente, junto a una hermosa y excelente flautista,quien tocó de lado el más antiguo de los instrumentos musicales como nunca escuché a nadie hacerlo. La Plaza Da Silva estaba repleta de gibareños y venidos de todas partes y pronto comenzamos a soñar con serpientes y fuimos tomados por los ramilletes de buganvilias, amapolas y geranios que crecían entre los acordes-y cantábamos a coro de corazón…Ocasi nada que no es lo mismo pero es igualOjalá que tu nombre se le olvide a esa vozYo me muero como viví…

No fue como dirían los ridículos una noche mágica, No. Fue una noche real, tan real que todavía podemos estar allí escuchando a ese gran trovador que es Silvio Rodríguez y sintiendo los sempiternos coros del pueblo y ver como las trovas se empinan ante nuestros ojos como cientos de papalotes, y nadie o nada puede cortarlos, porque sus rabos sin fin los hacen, justamente, llegar al blanco palco de las nubes.

Silvio canta otra, otra, otra y no sé por qué cuando se despide, yo recuerdo aquella mujer con sombrero y siento una pena enorme por que se haya ido y se perdiera conocer el delirio y el polvo, esta bella locura y sublime forma de amar.

Por Katherine Pérez

Luces, Gibara,¡acción!

EXT. CALLE–OCASO

La Calle Real está llena de Gente (arteria principal de la verticalidad de Gibara); todo el mundo expectante. Francisco Fabián se fotografía con cuatros periodistas. Una vieja chismosa (si no fuera chismosa, seria una anciana curiosa) asoma la cabeza para comprender por qué el bullicio no la deja ver su serie (del Paquete). Los niños sonríen y juegan; los adultos esperan y se impacientan(se observa la dicotomía del pensamiento infantil y el pensamiento “maduro”). Las sirenas anuncian el comienzo del evento cultural más importante que ocurre en Gibara; un sitio que ama el cine.

Alguien vuelve la mirada hacia el mar, como buscando la inspiracion en el horizonte donde también se vislumbra el cielo. Cuando regresa la vista percibe desorientado algo conmocionante y emocionante: ha comenzado el desfile.

Las luces fulgurantes de las antorchas preceden la caravana de artistas internacionales, que muy joviales, devuelven el saludo al mar de pueblo que los celebra, pues le han devuelto la vitalidad a una ciudad eternizada en el espacio, pero no en el tiempo; una ciudad que enamora por su olor costero, pero realmente sabe a cine. Esta sazón fue concebida por Humberto. Pero Humberto es omnipresente, inmortal.

Para continuar con su legado, Pichy ha transfigurado las esencias artísticas y ha convertido un festival de cine en festival de las artes, de ahi la grandeza de su obra, que se renueva como si el decursar del tiempo solo fuese pretexto para la posteridad. Quiza por eso alguna que otra cinefila empichernida dice que “Perugorria es un buen vino”, cuando escucha las palabras de una voz que, después de un evocador e incitante discurso, expresa:“declaro oficialmente inaugurado el 14 festival Internacional de Cine de Gibara. ¡Viva Humberto Solas! ¡Que viva Gibara!¡Al Cine!”

INT. CINE JIBA-NOCHE

El cine repleto. Se confunden los rostros gracias a la precariedad luminosa,quecrea una atmósfera mítica, onirica, como si se tratara de un sueño, de esos sueños de Garrandés. Luego todo se comprende, pues entre la luminiscencia tornasolada se distingue una Yemaya, una verdadera. Por ello se aprecia a un creyente cuando reza, casi a regañadientes “wáwáyolá sofí oré wáwáyolékolubo”.

Ella se mueve, gira, contorsiona su cuerpo, tiene espasmos y la gente solo aguarda, solo escucha. No hay espacios para las palabras.

Admirados, todos aplauden.

De la nada surge una voz, acompasada con la imagen de gente que merece mucho ( Rene de la cruz menciona la entrega de los premios Lucia, por la obra de toda la vida a nada más y nada menos, que Pineda Barnet, Mirta Ibarra y Salvador Wood). La ovación no se hace esperar y aflora el llanto de quienes la merecen. El aplauso suena a manos rotas, incesantes. Cómo detener el placer de homenajear la maestría infinita.

Humberto siempre ha estado ahi, aún cuando se pretende ausente. Y entonces aparece trastocado en danza. Fuma mucho, sobre todo fuma, y el humo flota y vuela como sus ideas. Algunos creen que es una interpretación magistral de Codanza, pero otros los sienten alli, entre sus tres Lucias, la mas bella historia de amor que tuvo y tendrá con el séptimo arte, con Raquel, con Eslinda, con Adela.

EXT. PLAZA DA SILVA-NOCHE

Se escucha una guitarra. Y Silvio..

Corten.

Continuará

Por Richard Driggs

 

 

Elito Revé trajo su Changüí a Holguín

Foto: Torralbas

Cuando se escucha el clásico sonido del trombón y el timbales imposible no reconocer al príncipe del Changüí, Elito Reveé, que con su ritmo sin igual llegó este jueves hasta el Centro Cultural Bariay, de Holguín.

Patrocinado por Artex y como parte de su gira nacional, el Charangón puso a bailar a los holguineros que se dieron cita en el lugar, con las canciones más insignes de la agrupación, así como con temas antológicos de la música bailable cubana.

Foto: Torralbas

El concierto devino en homenaje Elio Revé Matos, figura relevante de la música cubana y fundador en 1956 de la orquesta. Esta agrupación musical es desde hace muchos años, una de las agrupaciones musicales de mayor prestigio en Cuba y en otras partes del mundo.

El Charangón es dirigido por Elito Revé, quien heredó esta responsabilidad tras el fallecimiento de  su padre en 1997. Con su trabajo sostenido ha dado continuidad al trabajo de su padre y ha logrado mantener la popularidad, la sonoridad y el sello que durante tantos años habían acompañado a esta agrupación.

Foto: Torralbas

La orquesta demostró su versatilidad en escena al interpretar diversos géneros de la música cubana, desde la salsa y el reguetón hasta su mítico Changüí.

La Orquesta Revé es  imprescindible en la música popular bailable y de sus filas salieron otras orquestas con propuestas musicales innovadoras y exitosas, que trascienden a nuestros días. Tales como Los Van Van, Dan Den, Pupy, Chucho Valdés, Yumury y muchos más. Elito Revé junto al  Charangón ha sabido consolidar hasta la actualidad una nueva etapa en la historia de esta orquesta dando muestras de profesionalidad, logrando mantenerse en el gusto del público amante de la buena música cubana.

Por Juan Pablo Torralbas

Fotos: Del autor

Proyecto de arte naif santiaguero nominado a premio internacional

naifstgoEl proyecto sociocultural Bayate, ruta para una historia, fue nominado al premio que, en el apartado de impacto comunitario, concederá la XV Feria Internacional de Arte Popular, del 13 al 15 de julio próximos en la ciudad de Santa Fe, Nuevo México, Estados Unidos.

Gabriel Soler, promotor de \”Bayate\”, con sede en la provincia de Santiago de Cuba, dijo que es la tercera nominación a ese lauro, lo cual ha sido recibido con gran satisfacción por los pintores miembros del proyecto, 14 de los cuales participarán con unas 120 obras, muestras de la estética naif que tiene una tradición en este oriental territorio.

Refirió que durante la edición 38 del Festival del Caribe, y el cinco de julio próximo, los artistas peruanos Juan Pedro Pulache y Víctor Rival presentarán una exposición que, organizada por el Consejo Provincial de las Artes Plásticas, tendrá lugar en el estudio-taller-galería de arte naif Bayate, en la céntrica calle Santo Tomás, de la ciudad santiaguera.

Allí, y también ese día, el pintor naif holguinero Salvador Pavón inaugurará una exposición que contará con unas 20 obras, añadió.

Soler resaltó que recientemente se inauguró el IX Salón de Plástica Infantil, en el cual los niños participantes en los talleres del proyecto Bayate mostraron 75 obras, procedentes de 14 centros escolares, entre ellos el círculo infantil Los Maceítos y el instituto preuniversitario Enma Rosa Chuy, del municipio de Mella.

Inaugurado hace 10 años en esa santiaguera localidad, el proyecto Bayate, ruta para una historia, es único de su tipo en Cuba y está dirigido al conocimiento de la historia local, así como al desarrollo y promoción del arte naif, que en ese montañoso municipio tiene notables cultores, de diversas generaciones.

Con el reconocido pintor Luis Joaquín Rodríguez (El Estudiante) como coordinador general, el proyecto tiene entre sus principales actividades el Salón Regional de Arte Naif Ruperto Jay Matamoros, que en su tercera edición, del 2 al 5 de diciembre últimos, incluyó la fundación en Mella del espacio Memorias de Bayate.

A través de la muestra de documentos, fotografías y otros soportes, socializados en escuelas y otras instituciones, esa iniciativa contribuye a conocer la rica historia que atesora ese municipio donde, aledaño al otrora ingenio de Palmarito, estuvo el asentamiento sueco Bayate, que da nombre al actual proyecto sociocultural y comunitario.

Caracterizada por el autodidactismo de los artistas, los colores brillantes y contrastados, y la perspectiva acientífica captada por intuición, la estética naif ha sido llamado ingenua, no en sentido peyorativo, sino en alusión a la búsqueda de la simplicidad para ofrecer una cosmovisión sincera y sin artificios.

Entre los más importantes representantes de esa vertiente de las artes plásticas en el mundo está el cubano Ruperto Jay Matamoros (1912-2008), Premio Nacional de Artes Plásticas, cuya obra estuvo influida por la presencia del entorno campestre en el cual nació y creció, en el santiaguero municipio de San Luis.

Las creaciones pictóricas de Jay Matamoros han sido exhibidas en importantes salones y galerías de Canadá, Estados Unidos, México, Venezuela, Rusia, Inglaterra, Bulgaria, Italia, Francia, Suiza, Polonia, Suecia, y otras naciones.

Por Leydis Tassé Magaña

Tomado de www.sierramaestra.cu

Compañía Lírica Infantil cerrará el curso con gran concierto

Cia lirica infantil 4

La Compañía Lírica Voces de Ángeles, homóloga infantil del Teatro Lírico Rodrigo Prats de Holguín, cerrará su año académico con un gran concierto el próximo 15 de julio en la sala Alberto Dávalos del Teatro Eddy Suñol.

En este escenario donde los niños protagonizan mensualmente una peña, los pequeños intérpretes tendrán como invitados especiales a sus maestros Loreta Rodríguez y Víctor Manuel Garcés, con quienes compartirán grandes éxitos del panorama sonoro lírico como Con te partiró y el Dúo de la Viuda Alegre.

Cia lirica infantil 1

Con ello concluirá un curso donde los 70 niños que conforman la agrupación se han formado en las técnicas del canto lírico, pero también en los valores que les inculcan sus profesores.

Laritza Ochoa, subdirectora de la agrupación, señaló que como parte del trabajo educativo del claustro, los familiares de los infantes también se han acercado a la cultura lírica y ahora forman parte de un público que el Lírico holguinero poco a poco recupera tras diez años de inactividad del Teatro Eddy Suñol, entre el 2001 y el 2011.

Antes de este cierre, los niños también protagonizarán una gala por el inicio del verano el próximo primero de julio en el portal de la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, donde regalarán s su público un variado programa que incluye temas cubanos como Quiéreme mucho y Damisela Encantadora.

Voces de Ángeles, nacida en septiembre de 2015 como iniciativa de María Dolores Rodríguez, directora del Teatro Lírico de Holguín, ha participado en disímiles eventos como las actividades especiales desarrolladas en homenaje póstumo a Fidel Castro, los Conciertos de Navidad, los espectáculos de aniversario de la compañía madre, la gala del Suceso Cultural de 2017 y el gran espectáculo Cubanísimo.

Compañía Lírica Infantil Voces de Ángeles interpreta junto a solistas y coro del Teatro Lírico Rodrigo Prats la canción napolitana Funiculí Funiculá en gala por el aniversario 55 del Lírico.

Por Rosana Rivero Ricardo

Tomado de www.ahora.cu

Dos holguineros premiados en el Festival del humor Aquelarre 2018

ronel gonzlaez

El realizador radial David Ledesma y el poeta Ronel González obtuvieron el Premio Nacional Aquelarre 2018 en las categorías de cuento, guión radial y décima, respectivamente.

El cuento titulado “Dialéctica metafísica y el problema de Molyneaux” y uno de los guiones radiales del programa “Entre el Jigüe y el Marañón”, que transmite todos los sábados la emisora provincial Radio Angulo, del realizador David Ledesma, y el cuaderno de décimas “El Platón del Banquete”, recorrido humorístico a través de la historia de la filosofía del poeta Ronel González Sánchez, fueron las obras distinguidas en el máximo evento del humor cubano.

En el programa teórico del Aquelarre, Ronel presenta su ponencia “Dúo Caricare: el martillo y la puntilla del humor cubano”, resumen de su libro de igual título e investigación por la cual recibió una de las becas que otorga el Centro Promotor del Humor.

De igual modo presenta su “racimo de décimas humorísticas cubanas” Erase un elefante bocarriba, selección publicada este año por Ediciones La Luz y que el lector holguinero puede obtener en la Librería Celestino ubicada en la sede de la editorial, ubicada en la calle Maceo (altos).

Otros participantes habituales en el Aquelarre son Mireyita Abreu y Onelio Escalona, el multipremiado dúo Caricare, que presenta su espectáculo “Ridiculum vitae”, obra escrita íntegramente por Onelio que trata el tema de la lucha contra la violencia.

Por Moisés Mayán Fernández

Tomado de www.ahora.cu

“A mí no me gusta la radio”

Fotos: Cortesía del entrevistado

Después, cuando ya su nombre estaba en el aire tanto como podría estarlo el oxígeno, supo que aquella tarde le había cambiado el dial en las frecuencias de su vida. Tenía 14 años cuando entró por primera vez a un estudio de la emisora CMKO Radio Angulo.

Iba solo a divulgar las actividades de su colectivo pioneril en el programa Tu escuela es. Tres décadas después, Víctor Osorio Zaldívar ha sido el hombre detrás de la idea original, el guión, el sonido, la producción musical o la dirección de los más populares y variados programas: La Fórmula, AM FM, Buena Suerte, Estamos tan cerca, De madrugada, Caribe 11PM…

“Comencé en el círculo de interés de la radio con Adolfo Víctor Mora como aprendiz de sonidista, porque nunca me gustó mi voz para la locución. Luego me dieron la posibilidad de dirigir al equipo de jóvenes colaboradores en el programa “Noche de Fiesta” y aprender sobre producción musical y dirección.

“Entrar al Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas José Martí no me impidió continuar el vínculo con la radio. Todo el tiempo libre que tenía se lo dedicaba. Además, el remoto de la emisora, durante los tres años que estuve allí, casi siempre estaba en la Unidad 5 en las noches de recreación.

“Cuando terminé en la vocacional en 1991, aún como radialista aficionado, me proponen una plaza de director de programas y comienza mi vida profesional. El primer espacio que dirigí fue AM FM, el cual también había creado y todavía está en el aire. Asumo además la dirección de Señal y¿Qué tal, joven?.

VICTOR H1

En los estudios de radio y sobre radio…

“Decidí estudiar la especialidad de dirección en la filial del Instituto Superior de Arte en Holguín. Por varias razones me alejé de la teoría. Para mí la práctica siempre está primero, aunque tenga un basamento teórico. Quería descubrir poco a poco el concepto y la dramaturgia de la radio. Llegó el momento en que necesité la teoría y decido estudiar, no para obtener un título, sino para aumentar mis conocimientos.

“Me gradué de la Facultad de Medios Audiovisuales en 2007. El trabajo de tesis llamó la atención, porque fue un dramatizado que se llamaba A mí la radio no me gusta. Era una adaptación de la obra de teatro Todo sobre Eva, de Fabián Suárez. El material recreaba la última emisión de un programa de participación sin audiencia, porque no se permitía que la voz de los oyentes saliera al aire. Con esto defendía la pertinencia del desarrollo de la radio participativa en la comunidad, por la importancia de que el oyente se sienta representado en los programas de radio para la aceptación de estos espacios”.

Retos “en el aire”…

“En 1999 asumo varios programas de la tira de la tarde, entre ellos, Dígame y algo más, un espacio de enorme popularidad creado por el maestro Miguel Gutiérrez Guetón. Cuando aquello se usaban las cintas magnetofónicas. El oyente llamaba en la mañana para solicitar un número musical que se radiaba en la tarde. Al avanzar la tecnología y llegar la directiva del Instituto Cubano de Radio y Televisión de eliminar los programas de complacencia se hizo necesario renovarlo.

“Presenté el proyecto de La Fórmula que creé junto a León Batista Suárez.Los primeros tres días del programa estar al aire la audiencia fue dirigida. Los habituales de Dígame y algo más se quejaban porque habían quitado el espacio.
“Había su temor, pero Moraima López León, como directora provincial de radio, una vez más apostó por nosotros los jóvenes en ese momento. Ella nos sugirió que combináramos a los locutores de Dígame…como Enma García, Osvaldo Aguilera González y Rafael Peña Santana con León. ‘La Fórmula’ funcionó muy bien, tanto es así que,Enma García, ya jubilada, agradece y extraña muchísimo el espacio”.

Cambiando de frecuencia…

“Casi paralelamente al mundo de la radio, empecé en el de los espectáculos. En 1996, Richard Ronda, entonces periodista del periódico ¡ahora!, me propone hacer la versión holguinera del popular espacio Mi salsa de la televisión nacional. Buscando al sonero fue el primer espectáculo que dirigí, aunque antes me había entrenado al frente de las galas de premiaciones de los festivales provinciales y nacional de radio, cuando nuestra provincia fue sede. Ya para 1999 me proponen una plaza como director artístico del entonces Centro de la Música y los Espectáculos.

“Tuve la posibilidad de trabajar en el Hotel Playa Pesquero con una compañía que hoy se llama Danza Evolución. Comenzaron las coincidencias de horario con la programación radial y tuve que abandonar algunos proyectos. Sin embargo, amo la radio y soy radialista ante todo. Su dramaturgia y recursos están presentes en cada uno de mis espectáculos.

“Por ejemplo, el inicio de la gala del verano de 2017, lo hice con el tema de Radio Reloj, porque se cumplía aniversario cerrado de la emisora. El Teatro del Pueblo de los Carnavales de ese año, tuvo como hilo conductor el programa El Exitazo de Radio Taíno.

“Para mí el sonido es muy importante y no solo velo porque llegue con la mejor calidad al público. Forma parte de la dramaturgia. En la gala por el aniversario de la Ciudad en enero de este año, entró un carro antiguo a la escena, al tiempo que de fondo se escuchaba las campanadas del reloj de La Periquera y el sonido ambiente de nuestras calles”.

VICTOR H2

En sintonía…

“A pesar de que dedico parte de mi tiempo al mundo del espectáculo, siempre estoy en sintonía con la radio. Desde que estoy en la emisora siempre hago programas especiales para fin de año que se han quedado en la parrilla habitual por su aceptación como Caribe 11 PM que desde hace un año sale los sábados a las once de la noche con la conducción de Osvaldo Aguilera.

“El pasado diciembre hice cuatro proyectos nuevos. Hay dos que propuse para la programación habitual:Quédate con nosotros, programa de participación con público, que sale al aire a las 12 del día en días festivos, y Somos cubanos, una revista musical de 6 a 8 de la noche.

Súbeme la radio…

“La gente dice que ya la radio no se oye, pero hay que estar en la calle para comprobar que sucede lo contrario. En Cuba todos los días hay una fiesta y muchas veces la protagonista es una emisora. Antes la radio era casi el único medio para informarse, aprender algo u oír música. Ahora hay nuevas tecnologías, pero la gente, incluso los jóvenes, prefiere la compañía, cercanía, rapidez e inmediatez de la radio.

“Lo que hay que hacer es acercarla más al oyente y aprovechar las redes sociales para la retroalimentación; además de potenciar la radio en vivo y participativa. Debemos crear, no bajar la guardia. La radio es fascinante y con pocos recursos puedes hacer mucho”.

Por Rosana Rivero Ricardo

Tomado de www.ahora.cu