A las puertas Semana de la Cultura en Holguín

Cartel de la XXXVI edición de la Semana de la Cultura holguinera (foto cortesía del comité organizador)

La XXXVI edición de la Semana de la Cultura holguinera se celebrará del 15 al 21 de enero y estará dedicada al 266 aniversario del otorgamiento a Holguín del título de ciudad y tenencia de gobierno, el 120 aniversario de muerte del Mayor General Calixto García Íñiguez, al 40 aniversario del sistema de Casas de Cultura y a las personalidades de la cultura, Argelio Cobiellas Cadenas, artista plástico, y Jesús Téllez Carrasedo, promotor cultural.

En conferencia de prensa, el escritor y promotor Gilberto González Seik, Hermes Gonzáles Fajardo, subdirector municipal de Cultura, y el promotor cultural Armando Machado, dieron a conocer las principales actividades en la XXXVI Semana de la Cultura en Holguín.

Entre ellas destaca la XXIX edición del evento “Estudios sobre Guerras de Independencia” que, con la conferencia magistral “Ética y Revolución en Máximo Gómez”, a cargo del DrC. Joel Cordoví Nuñez, vicepresidente del Instituto de Historia de Cuba, se realizará en el Museo Casa Natal Mayor General Calixto García Íñiguez. Además, el Museo Provincial La Periquera acogerá el panel “Calixto García: El General de las Tres Guerras”, con los historiadores José Abreu Cardet, Hernel Pérez Concepción, Hiram Pérez Concepción y Mayra San Miguel.

En relación a la investigación sociocultural y la conservación del patrimonio en la provincia se realizarán los siguientes certámenes: el V Encuentro Municipal de Investigación sobre Patrimonio Cultural del Territorio, el III Taller Provincial ART–CULT, y el Ciclo de Estudios de la Cultura Holguinera, donde se desarrollará el panel “A 25 años de creada la Casa de Iberoamérica”, con José Novoa Betancourt, Nurys Valcárcel Leyva, Bárbaro Angulo Mesa, Haydeé Toirac y Bárbara Martínez.

Hermes Gonzáles Fajardo, subdirector municipal de Cultura, y Armando Machado dieron a conocer las principales actividades en la XXXVI Semana de la Cultura en Holguín (foto Carlos Rafael).

Por su parte, la sede provincial de la UNEAC acogerá la Jornada de Arte y Cine Erótico “El Cuerpo del Otro”, con la presencia de los investigadores y críticos Humberto González Carro, Frank Padrón Nodarse, Lino Ernesto Verdecia, José Rojas Bez y Félix Beatón. En la Jornada se realizará el panel “El erotismo vs abuso de la propaganda sexual en el video clip”, con Frank Padrón y José Rojas Bez, y se presentarán, entre otros, los filmes El Amante doble, Sueño tropical, El fotógrafo, Adorables mentiras, Tom de Helsinski, Señorita Julia, Afinidades y Molina Feroz. Asimismo, en la mencionada institución se realizará el panel homenaje: “Medio siglo de la UNEAC en Holguín”, con Minervino Ochoa, Alfonso Banderas, Manuel García Verdecia y Moisés Mayán, además el espacio “Recordando con Oficio”, dedicado al 30 aniversario de la publicación del libro Oficio del recuerdo, de Lalita Curbelo Barberán, con Eugenio Marrón Casanova y Lourdes González Herrero.

En materia literaria serán presentados los textos Gilda, de Sigrid Victoria, por Adalberto Santos, Manolito y las cosas muertas, de Karel Boffil, por Elizabeth Soto, ambos de Ediciones La Luz, Imágenes holguineras, de Ángela Peña Obregón y Enriqueta Campano, por Jorge Marrero y Yaneisi Zaldívar, y José García Agustín Castañeda. Un científico holguinero del siglo XX, de Isairis Rojas Paris y Margarita París Johnson, publicados por la editorial La Mezquita.

Por su parte, Ediciones Holguín realizará en su sede el panel “Homenaje a los 30 años de publicación de Testigo de los días (Premio Adelaida del Mármol) de Alejandro Fonseca y Oficio del recuerdo de Lalita Curbelo”, con los escritores Lourdes González, Gilberto González Seik y Eugenio Marrón. Se otorgará, asimismo, entre otros, el Premio de la Ciudad en los géneros de poesía y narrativa, con un jurado integrado por los reconocidos escritores Nelton Pérez, Jamila Medina, Edurman Mariño, Carlos Esquivel y José Luis Serrano.

En materia de cine, además de la Jornada de Arte y Cine Erótico, llegará a la ciudad la 8va Edición Muestra Itinerante de Cine del Caribe 2017, con la proyección de los filmes El precio del azúcar, de Jean Van de Veide, La lucha de Ana, de Vladimir Abud, Vuelos prohibidos, de Rigoberto López, Haití, amor mío, de Guetty Felin, y La película de Ana, de Daniel Díaz Torres.

La reconocida intérprete Gladys María realizará el concierto “Cuando canta una mujer” en el Teatro Eddy Suñol (foto Carlos Rafael).

En las artes escénicas destacan, entre otras propuestas, las obras El canto de la cigarra, por el Teatro Guiñol de Holguín, Mujer con flores en la cabeza, del grupo A dos manos, de Santiago de Cuba, Lucas y Lucía, de la Compañía Alas Buenas, y Es esta María La O, por el Teatro Lírico de Holguín Rodrigo Prats.

Asimismo, la intérprete Gladys María realizará el concierto “Cuando canta una mujer”, en la Sala Raúl Camayd del Teatro Eddy Suñol, junto a la Orquesta Avilés, con dirección musical de su director, Gastón Allen. Acompañarán a la cantante holguinera, en géneros como la canción, la balada, el son, la fusión y el bolero, los músicos Ernesto Infante, Marilyn Aldana, Kenia Allen y Rafael Espín.

El XXXII Edición del Salón de la Ciudad –con un jurado integrado por Rene Aguilera, Ana Castro y Danilo Vega– realizará un conversatorio sobre la obra del artista Cosme Proenza Almaguer, por Ángel Sanjuán; un homenaje a Argelio Cobiellas y un conversatorio sobre la escultura conmemorativa en Holguín, por Susel Salazar y Lauro Hechavarría; las conferencias “Working Progess. Sentido de proyecto y sentido de las Artes visuales”, por Ramón Legón Pino, y “Arte cubano actual”, por Danilo Vega Cabrera. Además del Propio Salón, que este año premiará proyectos en concurso a diferencia del tradicional arquetipo del Salón, cuya decadencia nacional intenta enfatizar esta edición, será inaugurada la exposición personal de fotografía Manual del artista, de Anely Pupo.

Uno de los momentos culminantes de la XXXVI edición de la Semana de la Cultura holguinera, será la entrega de los Premios de la Ciudad, en diferentes manifestaciones, en el Teatro Eddy Suñol y la gala final del movimiento de artistas aficionados, dedicada al 40 aniversario de la creación del Sistema de Casa de Cultura, al 35 de la inauguración de la Casa de Cultura de Holguín y al 90 de la desaparición física de Manuel Dositeo Aguilera.

Por Erian Peña Pupo

 

 

 

Eduardo Sosa: Una tonada de amor y trova

Eduardo Sosa: “Yo sigo siendo un cubano de a pie, jaranero y trato de ser coherente ante todo”. Foto: Iván Soca

Da la impresión que Sosa tiene un carácter muy serio, inmutable, pero nada más alejado de la esencia del trovador. “Yo sigo siendo un cubano de a pie, jaranero y trato de ser coherente ante todo”, me explica.

El cantautor es un defensor de la trova a ultranza y de la cultura en general. Tiene a su cargo proyectos a los que me asegura le pone todas sus fuerzas como el Festival dedicado al género que tanto ama, en la tierra caliente y “Destrabando la Trova”, espacio holguinero de las Romerías de Mayo. Su empeño, como dice él, es que esa música “forme parte del conjunto de cosas que ayudan al mejoramiento humano y que haga soñar a las personas”.

Eduardo es un ejemplo -de los tantos que se logran encontrar en una isla tan musical como la nuestra- de artistas que “a oído” aprenden acordes en la guitarra y tiene una voz afinada por naturaleza. “Yo no tengo formación de la escuelas de arte – interviene-, aunque siempre estuve involucrado en ese mundo desde temprana edad.

Realmente soy Licenciado en Pedagogía. Luego de graduarme formé junto a mi amigo Ernesto el dúo Postrova, donde dejábamos de ser más tradicionales para introducirnos en sonidos más contemporáneos. Tuvimos de esa forma un impacto que a nosotros mismos nos sorprendió. Ahora, mirándolo desde la distancia, veo que era una cosa novedosa, tan novedosa y sólida – disculpa la falta de modestia- que en apenas cinco años tuvimos la oportunidad de firmar un contrato con la Emmy, una de las transnacionales más importantes de la música en el mundo”.

Como Postrova, Sosa entró a la música en el cine, específicamente en el filmeLas profecías de Amanda, en la Enciclopedia de la Música Cubana, compartió escenario con Ana Belén y otras estrellas españolas, giras con Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, aunque en solitario grabara con Silvio tiempo después. “Fueron cinco años muy veloces y de oportunidades”, asegura.

A tal impacto se impuso venir a La Habana, “porque en Santiago, en esos momentos finales de los 90, la máxima aspiración y deseo de un músico allá, por ponerte un ejemplo, era ser el guitarrista del grupo acompañante de Eliades Ochoa, pero yo quería más que eso”, resuelve decir.

A lo que muchos llaman fatalismo geográfico, el artista recuerda el momento de venir a la capital y su consecuente cadena de oportunidades y desatinos como “heridas de guerra que te hacen más fuerte”.

¿Cómo recuerdas tus inicios una vez decides partir hacia La Habana?

“Fue difícil, pero también tuvimos mucha ayuda. Recuerdo historias como salir a tocar en la Casa de la Música de Miramar como telonero de José Luis Cortés, “El Tosco”, con dos guitarras que ni tan siquiera tenían la calidad como las que tengo ahora y tocar diez canciones; porque el Tosco decía que ‘la gente tenía que escuchar ese trabajo tan bonito que estábamos haciendo’”.

Teníamos espacios para trabajar, pero sin familia en la capital que me pudiera acoger, así que dormía un día aquí y otro allá: Calzada y K, el cuerpo de guardia del Calixto García me conocieron. Salía del Gato Tuerto a las cuatro de la mañana e iba a casa de un amigo donde “hacía un tiempo”, me bañaba y volvía al diario; así hasta que pude vivir en una casa de visita en la que estuve ocho años para después tener mi propio lugar. Sin embargo no puedo decir que en cuanto a mi carrera me fuese mal”.

En algún momento expresaste que Sara González significó un antes y un después en tu vida artística. ¿Me cuentas la anécdota?

“Con Sara, ya habíamos compartido en otras ocasiones estando aun enPostrova, e hicimos migas rápidamente. Nuestro carácter era bastante parecido y sobre todo yo tuve el tacto de dejarme dominar- cuenta entre risas-. La anécdota con esta tremenda cantante se basa en una presentación que tuvimos en el Karl Marx, en nuestros comienzos por la capital. Aunque ya teníamos contrato con Emmy y actuado por España, entre otras cosas, no poseíamos contrato con empresas de La Habana porque no éramos de ‘aquí’”.

En ese acto en el teatro, antes de comenzar, nos encontrábamos haciendo la prueba de audio y empecé a cantar un poco. En un lado del escenario estaba Sara que enseguida cuando terminamos de ensayar casi se nos abalanza encima y nos dice emocionada: ‘¡Pero qué cosa tan bonita, que afinación! Díganme, en qué empresa están ustedes.’ ‘En ninguna’, le respondí. ‘Acuérdate que somos de Santiago y tendríamos que firmar por allá’. En ese preciso momento Sara ve a un funcionario del Centro Nacional de la Música Popular (CNMP) -empresa a la cual sigo perteneciendo- y le requirió que por qué un dúo como el nuestro aun no tuviera una contrata nacional. Eso sucedió en la tarde y ya a la mañana siguiente nos llamaban del CNMP para firmar, como una excepcionalidad”.

¿Crees entonces que contigo se repitió esa constante de que disqueras extranjeras encuentran en no pocas ocasiones, un talento musical cubano digno de atención, antes que las nacionales?

“Hay una cosa real, nuestro país en términos comerciales para la música puede hacer bastante poco ya sea por el Bloqueo u otras cuestiones. A veces a las propuestas desde aquí les falta alcance por esas razones que te explicaba, y creo que una cosa fundamental para todo aquel que quiera estar en el mundo del arte, es tener ambiciones.

En mi momento, era un tiempo en el que lo más escuchado era la timba, entonces, en esa disyuntiva de apoyar a lo que daba ganancias se olvidaba un poquito de prestarle atención o invertir en un producto artístico sólido. En medio de todo esto, al menos en nuestro caso, se apareció un representante de una discográfica extranjera y nos hizo una oferta convincente que no pudimos rechazar”.

Creo que al no estar conectados con todo ese sistema promocional que hay en el mundo, también a veces le ponemos frenos a las disqueras nuestras, en la espera a que llegue una oportunidad mejor. Pero conforme te digo esas cosas bonitas que pasaron con Emmy te cuento que cuando despidió de buenas a primeras cerca de 4 mil proyectos, nos quedamos afuera, sin previo aviso”.

Ahora mismo aquí hay una intención por tener cosas que culturalmente pueden ser más sólidas y valederas y protegerlas desde Cuba con contratos de exclusividad. Eso haría que en un futuro, estés mejor apoyado como artista ante cualquier oportunidad”.

¿Te dejaste seducir en algún momento por el pesimismo cuando las cosas no te resultaban?

Yo fui enamorándome cada vez más de la música. Nunca flaqueé ni pensé en que no me iba a dar resultados aun cuando el camino se tornaba duro. Yo comencé como todos, cantando a guitarra las canciones que podía tocar. Al no venir de escuelas de música, un muchacho me enseñaba un acorde, un amigo otro, y así. Los temas que interpretaba eran de los cantantes que estaban en boga en esa época, José José, Roberto Carlos.

¿Por qué la trova, Eduardo?

“Cuando comienzo a ir a los Festivales estudiantiles y de aficionados, desde los 12 años, empiezo a escuchar otro tipo de géneros fuera de lo tradicional. Tocaba en aquel momento con un grupo que hacía música tradicional, pero en el fondo sentía que quería hacer otra cosa”.

Recuerdo escaparme de la vocacional e ir directo a La Casa de la Trova en Santiago, bajando por la calle Heredia. Cuando llegaba me escondía detrás de una especia de mampara que todavía está allí, a escuchar a los trovadores. Desde ese, mi escondite, vi a Compay Segundo, Eliades Ochoa y a otros grandes. Aprendí entonces, escuchando, a hacer voces segundas y otros tecnicismos. Lo que he avanzado en la música, te lo digo con toda seguridad, ha sido por prestar mucha atención”.

Luego vino esa etapa tan insolente que uno tiene en la juventud de creer saberlo todo, en la que me enganché a solo cantar mis canciones. Llegaba a componer dos o tres temas al día, que por supuesto no eran canciones, sino una barbaridad”.

Con el tiempo vino también la fase de meterme con la nueva trova. Me prestaronQue levante la mano la guitarra, una entrevista a Silvio que después se convirtió en libro. Cuando empiezo a leerlo me dije, ‘caramba yo no entiendo muy bien esto’, pero leo que a Silvio le gusta en términos de poesía César Vallejo, entonces me acerqué también a la obra de este y creo que lo entendí menos. Sin embargo, me di cuenta que al tratar de entenderlos lo disfrutaba, y que existe una forma inexplicable de leer esa poesía que va conformándote un estado de ánimo que te llena el alma”.

Así me encontré un día cantando canciones de Silvio por los cafetales, porque quería aprender un poquito más de ese género. Entonces mi percepción sobre la música y la composición cambió totalmente”.

No hay dudas que te encuentras en un momento de madurez musical y logros. Ganaste un Premio Cubadisco 2017 en la categoría de mejor cd de trova con “Como si fueran mías”, lo que conlleva a una felicidad personal, sin embargo, ya me habías comentado que te consideras ambicioso artísticamente, entonces siempre habrá algo que te incomode o sientas que puedes hacer más…

“Sí, me siento inconforme con una cosa: el no ponerle más ahínco a la divulgación de mi trabajo. Creo que pudiera hacer más en ese sentido, aun cuando me he pasado un año entero trabajando, me llaman de todas partes y veo que la gente me recibe con cariño, no le doy la atención publicitaria que mi trabajo conlleva. No prestarle más atención a los distintos medios de difusión, sobre todo a la Radio, esa ha sido mi gran flaqueza”.

Cuando ya se tienen discos, el cariño de un público, reconocimientos… ¿qué podemos seguir esperando de Sosa?

Estoy trabajando muy fuerte – y en esto me está apoyando mucho el CNMP- en que exista un circuito de eventos de trova durante todo el año que arranque con los otros festivales que ya están establecidos como el Longina, por ejemplo, que empieza ahora en enero, pero que en los restantes meses se puedan integrar varios eventos, para que así haya trova siempre.

Lograr, sobre todas las cosas, que en La Habana exista de una vez y por todas, un festival de la trova. Creo que lo que ocurre en la capital, distinto al resto de las provincias, es que los trovadores aquí estamos un poco desunidos. La culpa es nuestra, no hay que echársela a nadie más porque las instituciones nos apoyan. Somos tantos y no hemos logrado decir vamos a organizarnos para hacer algo muy bonito con la trova en la capital. Pero tengo fe y puede que tengamos materializada muy pronto la idea.

Tomado de www.trabajadores.cu

Con información de Cubadebate

Encuentro de Guitarras

Santiago de Cuba. El IV Encuentro de Guitarras Identidades tendrá lugar del 24 de enero al 4 de febrero del 2018, en las ciudades de Santiago de Cuba (del 24 al 27 de enero) y La Habana (del 29 al 4 de febrero), según dieron a conocer en encuentro con la prensa, efectuado en el Instituto Cubano de la Música, los guitarristas Eduardo y Galy Martín, directores artísticos del evento.

Dedicado al aniversario 70 del natalicio de Sergio Vitier, y organizado por la Asociación de Músicos de la Uneac, el encuentro será presidido por el maestro Guido López-Gavilán, y abarcará conciertos, conferencias y clases magistrales donde participarán estudiantes y profesionales de los más diversos géneros y estilos de la guitarra, e instrumentos afines como el tres, el laúd, el cuatro y el charango, entre otros.

Según el también compositor Eduardo Martín, el evento tiene como objetivo darle espacio a todos los niveles de la guitarra, a todas las manifestaciones de este instrumento de cuerda, desde la trova hasta la guitarra más académica. Precisó que servirá para promocionar el talento artístico nacional y lograr una mayor actualización en las tendencias y estilos de la guitarra, mediante el intercambio entre estudiantes, profesores, artistas y público.

Informó que participarán jóvenes talentos y prestigiosos maestros de Cuba, Estados Unidos, Honduras, Italia, México y Suiza, quienes se presentarán en La Habana, en la Casa del Alba Cultural, la Basílica Menor de San Francisco de Asís, la sala teatro del Museo Nacional de Bellas Artes, la sala Rubén Martínez Villena de la Uneac, la sala Gonzalo Roig en el Palacio del teatro Lírico, el Museo Napoleónico y en el Centro Hispanoamericano de Cultura. En Santiago, lo harán en la Sala Dolores.

Tomado de www.aldia.cu

 

Cosme Proenza y sus aproximaciones pictóricas a Henri Matisse

El artista holguinero Cosme Proenza se aproxima a la obra de Henri Matisse en su más reciente exposición (foto Erian Peña Pupo)

Cuando a finales de 2015 visité la casa del pintor Cosme Proenza Almaguer, con el objetivo de realizarle una entrevista al creador de las conocidas series Los dioses escuchan, Boscomanías y Manipulaciones, en compañía de mi amigo, el periodista y crítico Rubén Ricardo Infante, el artista holguinero nos mostró algunos de los cuadros en los que trabajaba entonces.

Recién había concluido una serie donde incursionaba en la obra del francés Henri Matisse (1869–1954) y varios de aquellos cuadros colgaban, aun frescos, elegantes y coloridos, en las paredes de su casa, contrastando con el resto de las piezas, también formando parte de la decoración del hogar, en donde Cosme evoca la pintura del Renacimiento y la obra, entre otros, de Jheronimus Bosch, El Bosco, y Pieter Brueghel, el Viejo. En su taller, aun sobre el caballete y sin terminar, descansaba “Otoño”, un cuadro trabajado desde la óptica de Pieter Brueghel, que mostró recientemente en la sede provincial de la UNEAC.

Estos cuadros aún no han sido expuestos, nos dijo Cosme. Notamos que teníamos entonces el exquisito privilegio de estar entre los pocos que observábamos aquellas nuevas figuraciones casi recién nacidas de la mano y la mente del reconocido artista holguinero. Además, nos comentó que había finalizado unos cuadros abstractos titulados Tetris, precisamente como el videojuego de puzzle creado en la Unión Soviética por el ingeniero informático Alekséi Pázhitnov. A simple vista aquellos cuadros que recordaban la obra de Matisse –los de Tetris no formaban parte de decoración del lugar– parecían estar ajenos e integrarse al mismo tiempo a la cosmovisión amplia, profunda, investigativa, que ha caracterizado la obra de Cosme Proenza Almaguer (Holguín, 1948).

Actualmente estas piezas –las relacionadas al famoso pintor francés, los cuadros abstractos que desarrollan las posibilidades geométricas del juego Tetris y varias obras análogas a esta última, tituladas Pintura– se exponen bajo el título Variaciones sobre temas de Matisse en el Centro Provincial de Arte de Holguín, con curaduría de Ángel San Juan, Josvel Vázquez y Daile Escalona.

La Sala principal de la institución holguinera expone las piezas relacionadas con Matisse, 31 obras en total, en óleo sobre tela, además de “Ventana azul” y “Estudio rojo”, copias que Cosme realizara en 1976 y 1978, respectivamente, a los conocidos cuadros del artista francés. Entonces el pintor (aunque también ha trabajado el grabado, los murales y la cerámica) trababa de democratizar sus conocimientos del arte occidental y según nos contó en aquella entrevista: “Cuando regresé de Ucrania hice una exposición en la biblioteca provincial de Holguín, Alex Urquiola. Se hicieron unos paneles y ahí hice mi exposición del regreso. Esa fue una etapa importante porque hice dos exposiciones de copias de grandes pintores. A ese tamaño, como podía hacerlas, ese fue el primer paso hacia una estructura de análisis de lo que iba a trabajar en el futuro. Ya estaba trabajando, democratizando esas cosas, las estaba exhibiendo y dando conferencias de qué se trataba, quién era este pintor, quién era el otro; esa es una manera muy pública de aportarle a la gente”.

Los coloridos paisajes de Matisse, caracterizados por el uso original y fluido del dibujo –cercano en los inicios al fauvismo hasta que desarrolló un lenguaje propio a comienzos de la década del 20 del pasado siglo, poética de una impronta innegable por demás dentro del arte moderno– se mezclan con otras apropiaciones del arte occidental, entre ellas los desnudos de “La gran odalisca” y “La bañista de Valpinçon”, conocida también como “La gran bañista”, ambas de Dominique Ingres, y “El nacimiento de Venus”, de Sandro Botticelli. Aquí esas obras, clásicas dentro de la Historia del Arte occidental, como otras de las que se apropia Cosme, se “corporizan” dentro de las figuraciones planas y distorsionadas respecto a la perspectiva, de Henri Matisse, y se integran, por tanto, a un paisaje alucinante, hermoso, colorido y por extensión, posible.

“Yo tenía una cuenta pendiente con la obra de Henri Matisse. Había hecho unas copias de su obra, lo dejé y luego lo retomé. En 2014 pinté uno detrás del otro, porque me divertí como si estuviera en la mejor fiesta del mundo, fui feliz, sin presión, sin momentos tortuosos, cada cuadro era una fiesta. Estudié lo que me faltaba de Matisse, luego empecé a aplicarlo de una manera más abstracta y después, retorné al concepto de mi trabajo, es decir, la representación de los grandes íconos de la Historia del Arte, como el Renacimiento y el Barroco”, explicó Cosme a los medios a propósito de Variaciones sobre temas de Matisse.

“Lo más interesante fue la batalla entre contrarios. Por un lado, la representación con luces y sombras, y volúmenes, y por otro, llevar eso a la obra plana de Matisse, donde él rompía con la perspectiva y las posibilidades de representación que no fuera la superficie del cuadro. Entonces, me vi en la disyuntiva de cómo hacerlo sin que perdiera su belleza primigenia, y el resultado en conjunto es muy feliz”, expresó al artista holguinero.

Otra de las salas del Centro de Arte acoge las piezas de la serie Tetris, óleo y acrílico sobre tela, basada, como refería anteriormente, en el juego de igual nombre que, al decir del artista, representan las relaciones espaciales entre una forma y el resto del cuadro. Y además, las firmadas con el nombre Pintura, entre ellas “Natividad”, “Pietá” y “Resurrección”, donde el artista explora los mitos cristianos, temas recurrentes en la trayectoria artística del autor. “Hay cuatro piezas relacionadas con la historia de la religión cristiana, que tiene una raíz tradicional, pero en estas obras no hay nada de ello, pues es un espacio donde se adivina el personaje y puedes ver, poco a poco, lo que abordan. Son obras de alto cálculo, que requieren de mucha exactitud, pero la observación humana necesita de tiempo y cierto conocimiento. La pintura si la ves y te hace feliz el color, ya cumplió su objetivo”, subrayó al respecto el reconocido artista que ostenta, entre otros, la Medalla Alejo Carpentier, la Distinción por la Cultura Nacional y el Premio Maestro de Juventudes, entregado por la Asociación Hermanos Saíz.

Estas obras, sobre todo para quien “encasille” el trabajo de Cosme dentro del “preciosismo visual” y el “detallismo” de sus anteriores series, por las que es conocido, y donde el artista holguinero ha forjado reconocibles “mitologías individuales”, y donde lo simbólico y lo mítico, mediante el uso de diferentes signos e intertextualidades, acompañan al ser humano en un vía crucis artístico a través del estudio de los códigos del arte europeo, pueden parecer alejadas de su poética, aunque no del amplio proceso investigativo que corona su quehacer creativo. Él lo ha dicho en más de una ocasión: “Yo más que un pintor soy un investigador, y eso es lo que quiero que el público interprete”. Aquella tarde de inicios de diciembre en que conversamos en su casa y ante la última pregunta del cuestionario: “Cosme, puedo decir entonces que su pintura es investigación”, no vaciló en responder: “Es eso, es pura investigación”. Y así me parece después de recorrer más de una vez Variaciones sobre temas de Matisse.

Escrito por Erian Peña Pupo. Fotos: Cortesía del autor.

 

 

 

 

 

 

 

 

El Benny junto a Matamoros, Ñico Saquito y Sindo en la Catedral de la Trova Cubana

1
El Benny, segundo de derecha a izquierda de pie, junto a Matamoros. El segundo de derecha a izquierda sentado es Compay Segundo

Santiago de Cuba. A la inigualable galería fotográfica que atesora y exhibe la Casa de la Trova Pepe Sánchez, en la calle Heredia de esta urbe tan musical y caribeña, se sumaron hoy dos instantáneas en las que aparece Benny Moré.

La iniciativa nació del ingeniero Elio Gil quien también es fotógrafo y desde su adolescencia, uno de los fans más devotos de la música del Bárbaro del Ritmo a quien conoció durante la etapa santiaguera del célebre cantor popular de Santa Isabel de las Lajas, cuando este puso su voz en conjuntos de la ciudad.

Elio Gil fundamentó aspectos de la vida del Benny

Gil fotocopió dos imágenes de Moré, las preparó adecuadamente, y propuso a Arturo Aguilera, director de la “Pepe Sánchez”, incorporarlas a la galería junto a decenas de gráficas de momentos y personalidades de todas las épocas, que adornan la también considerada Catedral de la trova cubana.

Este domingo fueron colocadas las dos fotos, precisamente debajo de tres óleos emblemáticos de Miguel Matamoros, Ñico Saquito y Sindo Garay, obras del inolvidable maestro de la plástica, Antonio Ferrer Cabello.
Aunque la improvisada pinacoteca no tiene sitios por categoría: cantantes, épocas, guitarristas, compositores, visitantes… colocar las fotos del Benny junto a los retratos de estos íconos de la música tradicional respondió a una evaluación correcta de la dirección de la Casa de la Trova, que tuvo en cuenta lo que ha representado Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez para el pentagrama nacional, fundamentalmente el popular.

Arturo Aguilera director de la Casa de la Trova Pepe Sánchez

Así lo señalaron primero Aguilera y luego Gil en sus intervenciones, antes de develar las imágenes.
Lamentablemente, no se consiguieron los nombres de los autores de las instantáneas, en una de las cuales aparece el Sonero Mayor de Cuba tocando las maracas y cantando, junto al trío Matamoros y al lado de Miguel, en una especie de descarga informal; la otra es del Conjunto Matamoros y Moré es el segundo de derecha a izquierda de pie, junto a Miguel Matamoros, el segundo de derecha a izquierda entre los sentados es Compay Segundo.
Músicos, amantes de la trova, periodistas, y visitantes ocasionales participaron en la ceremonia sencilla pero emotiva.

14 Grisel Gómez cantó temas del Benny acompañada por el maestro Gabino Jardines
La contralto Grisel Gómez y el guitarrista Gabino Jardines asumieron la parte musical del acto, con temas que hizo popular Benny Moré, fallecido el 19 de febrero de 1963, a los 43 años cuando estaba en la cima de la popularidad y gozaba del cariño del pueblo cubano.

Por el centenario del Bárbaro del Ritmo en 2019, Elio Gil lleva adelante gestiones para materializar proyectos relacionados con el cantante, entre estos colocar una tarja en la intersección de la Avenida 24 de Febrero (la Trocha del Carnaval Santiaguero) y calle 4, donde habitualmente el Benny iba a cantar con los amigos, cuando estaba en Santiago de Cuba.

Por M.Sc. Miguel A. Gaínza Chacón

Artículo y fotos tomados de www.sierramaestra.cu

 

 

Cosme Proenza tiene sus «matisses»

Variaciones sobre temas de Matisse es la exposición del reconocido artista de la plástica Cosme Proenza. Autor: Germán Veloz

Otra vez, desde el lenguaje de la forma y el color, aderezado con la exquisitez de quien disfruta lo que hace, el Centro Provincial de Arte coloca ante los espectadores una de las exposiciones que ningún cubano debería perderse; no solo porque escudriña, rebusca, repiensa y rehace parte de la historia del arte en su devenir, sino también porque invita al deleite, tanto estético como espiritual.

Variaciones sobre temas de Matisse es el regalo que el pintor holguinero Cosme Proenza obsequia a su público al finalizar 2017, aunque la expo estará abierta hasta el 15 de enero próximo.

El autor, quien se autodefine como un investigador del arte más que como un pintor, asegura que esta muestra es el resultado de mucho tiempo de análisis: «Estas obras las pinté muy rápido, pero estudié a Henri Matisse y su contexto lentamente. Detrás hay libros y libros que tienen que ver con los discursos contemporáneos, visiones de la filosofía artística, el idioma y la obra de Matisse… Estos no son cuadros para que resulten bonitos; pueden alegrar, pero debajo de ellos hay más trabajo de mesa que de brocha», dice quien quedó prendado de la poética del artista francés frente a dos de sus piezas: La danza y La música.

Variaciones… es uno de los últimos trabajos más complejos realizados por el artista, mediante el cual demuestra, una vez más, que para él asumir la pintura desde la reflexión de la obra de sus antecesores es una filosofía de vida y una búsqueda de nuestras propias raíces.

«Trabajo con lo que otros ya pintaron, y lo analizo desde una perspectiva y un lenguaje local, porque el eje cultural de Holguín es el que propicia este discurso, que no tiene nada que ver con lo que se hace en otro lugar ni país. Después quito lo que creo que sobra como lenguaje de poder y lo llevo a la pureza del lenguaje pictórico», asegura el maestro.

En lo temático sobresalen el desnudo, el paisaje y la naturaleza muerta, pero es quizá el color el elemento más atractivo en estas representaciones compuestas por 29 piezas basadas en el quehacer de uno de los pintores relevantes del siglo XX.

En las palabras del catálogo, Ángel San Juan Paneque, uno de los curadores de la exposición, asegura que el uso de la cita en la obra de Cosme permite «deshacer la secuencialidad histórica, desmitificar la idea del genio artístico e imprimir un tinte lúdico ante las ansias modernas».

Aunque Variaciones… está dedicada a Matisse, no por ello el holguinero se permitió privar al público de otros de sus trabajos inéditos: Tetris (2015) y Pintura (2016), pues, aunque tenían bastante tiempo de creados, no habían sido expuestos en galería. Por eso la muestra en su conjunto constituye un recorrido desde el 2014 hasta el 2017, etapa en la cual Holguín no había podido apreciar con esta envergadura la obra de Cosme Proenza.

A la expo le antecede lo que tal vez constituya el último trabajo monumental realizado por las manos del artista: las pechinas del altar mayor de la catedral de San Isidoro de Holguín, las cuales hacen referencia a la pintura bizantina, el pop y la obra de El Bosco.

En pocos meses el maestro cumplirá 70 años y le ilusiona una propuesta nacida de la máxima dirección del Partido en la provincia: la creación de un espacio expositivo que atesore buena parte de su obra, en lo que se denominaría Colección Cosme. De hacerse realidad ese sueño, la ciudad podrá mostrar originales del artista desde la primera obra que realizó, cuando apenas era un niño que soñaba con pintar, hasta sus últimas piezas, indispensables dentro de la historia de la plástica contemporánea.

Por Liudmila Peña Herrera

Tomado de www.juventudrebelde.cu

Calixto García, sin temor al tiempo

Traslado de la estatua de Calixto García. foto: Abel Carmenate

La fuerza de la poesía pudo, desde los versos de nuestro José Martí, silenciar a los que pensaron un día que el periodo de la tregua fecunda –etapa histórica comprendida desde 1878 hasta que se iniciara la guerra de 1895– significaba el cansancio y desánimo de los héroes.

El pretexto, construido en el poema XXV de los Versos sencillos, fue un sueño en el que la voz lírica hablaba con estatuas a las que les comunicaba su preocupación: « ¡Dicen, /Oh mármol, mármol dormido, /Que ya se ha muerto tu raza!».

El texto termina con el salto impetuoso de los hombres de mármol empuñando sus armas como elocuente respuesta a las dudas, de modo que quienes han sido inmortalizados en los monumentos suelen ser personas que lo ameritan.

De héroes de la Patria eternizados en la piedra, el bronce u otro material moldeable bien pueden hablar muchos puntos de la geografía cubana. Rendirles tributo desde la obra artística es un imperativo en un país que conquistó su libertad uniendo sus fuerzas para llevar a cabo la guerra necesaria y conseguir con ella sus justos objetivos. De ahí el deber de conservar monumentos y efigies que tienen la misión de procurar que no se olvide todo aquello que nos dignifica.

Por estos días fue desmontado por trabajadores de la empresa constructora Puerto de Carenas, de la Oficina del Historiador, el monumento ecuestre que sostiene la imagen de Calixto García Íñiguez –el general de las tres guerras–, obra del escultor Félix de Wildon y el arquitecto Elbert Poets, que se hallaba desde el pasado siglo en la Avenida de los Presidentes y Malecón.

Las piezas han sido celosamente protegidas y la representación del León holguinero –como también se le llamó al insigne mambí– será restaurada nuevamente para ser colocada en la rotonda de 5ta. Avenida y 146, en Miramar.

Orlando Inclán, arquitecto de la Oficina del Historiador, explicó a Granma que la obra ha sido desmontada por el deterioro que ha sufrido constantemente por su proximidad al mar. «El bronce se daña mucho y hay que darle mantenimiento con frecuencia y cuando hay penetraciones el daño es más directo. Con el huracán el impacto fue mayor y por eso se toma la decisión de trasladarlo a un lugar donde estará restaurada y resguardada. Allí ganará en iluminación, pavimentación y señalética».

Sobre el área donde estaba situado el monumento, aseguró que quedará una plaza con una gran bandera y una estrella como huella simbólica del monumento y habrá una tarja que explicará las razones por las que fue trasladada.

Por Madeleine Sautié

Artículo y foto tomados de www.granma.cu

 

Dedican estudios a obra de bibliotecario holguinero Juan Albanés

 

 

 

 

 

 

La Sociedad Cubana de Ciencias de la Información (Socict) en la provincia de Holguín, desarrolla novedosas investigaciones sobre la obra del destacado bibliotecario Juan Albanés, recordado por sus aportes a la cultura en la primera mitad del siglo XX.

Leonardo Nieves, presidente de la filial de esa organización en el territorio, indicó que el estudio incluye los escritos del referencista, agrupados en 17 volúmenes, los cuales poseen informes a hechos históricos y personalidades de la vida cultural del territorio en ese período.

Destacó que esta iniciativa prevé además la digitalización de los documentos, considerados de gran valor patrimonial por sus descripciones detalladas de edificaciones, monumentos y calles de la urbe oriental, también denominada ciudad cubana de los parques.

Estos resultados se socializan en el coloquio “Juan Albanés in Memorian”, evento bienal dedicado a socializar los resultados, en cuya organización intervienen también la biblioteca pública provincial Alex Urquiola, la Asociación Cubana de Bibliotecarios en el territorio y la Biblioteca Diocesana de Holguín, señaló.
La Spcict, desarrolla también otras investigaciones sobre la gestión documental y la promoción de la cultura, la educación cívica, la ciencia, la protección del medio ambiente y el desarrollo local, una de las estrategias para contribuir a la informatización de la sociedad.

Esta organización surgió en 1989 y tiene entre sus propósitos garantizar el desarrollo de la ciencia, consolidar la identidad nacional y promover proyectos de investigación que contribuyan al avance de la economía cubana.

En Holguín, la organización tiene entre sus programas fundamentales la elaboración de una multimedia titulada “Visibilidad de la ciencia holguinera”, donde se sintetizan los principales resultados de este sector en el territorio.

Por Eileen Molina Fernández, ACN

Tomado de www.aldia.cu

Convoca La Mochila a primer concurso Tablazos cubanos

 

 

 

 

 

 

El producto cultural La Mochila convoca al primer concurso nacional Tablazos, al que las personas pueden presentar videos de la vida cotidiana que causen risas, con el fin de incorporarlos a este paquete de contenidos de la familia de Cuba en sus actualizaciones.

Misleni Pérez, subdirectora de Informatización del Joven Club de Computación y Electrónica en la provincia de Sancti Spíritus, apuntó a la prensa que esta primera edición persigue el propósito de incorporar productos bien cubanos, que se parezca a la realidad de la Mayor de las Antillas.

Refirió que se premiarán los mejores videos, y para ello, se tendrán en cuenta la originalidad y comicidad del material.

Los ganadores se darán a conocer en la segunda quincena de enero del 2018; pero se estarán recepcionando materiales en la central provincia hasta la primera semana de ese propio mes, dijo.

Pérez comentó que los videos ganadores se prevén incluir en los humorísticos de la nueva edición, pues el compendio audiovisual busca siempre renovarse para continuar siendo atractivo y demandado para y por sus públicos.

Recordó que La Mochila surgió en el año 2014 como una propuesta destinada al entretenimiento y aprendizaje de personas de todas las edades, especialmente de niños y jóvenes; sin embargo, en el 2016 presentó una nueva imagen, de corte nacional e internacional, con una actualización semanal.

Recordó además que este es un producto digital de informaciones y audiovisuales que compila programas de factura cubana y extranjeros y es ofertado de manera gratuita por los Joven Clubrs de Computación y Electrónica.

Los interesados pueden adquirirlos mediante el sitio mochila.cubava.cu en las propias instalaciones de los Joven Clubes.

Sus secciones o carpetas comprenden productos como novelas, programas de televisión, deportes, cine, música, series, humor, infantiles y documentales.

Además, allí se pueden encontrar libros, diccionarios, videojuegos y aplicaciones para móviles y computadoras, así como las carpetas Somos el Mundo, Me dicen Cuba y De mi Terruño.

Por Agencia Cubana de Noticias, ACN

Tomado de www.aldia.cu

Gana chef holguinero el Gourmand World Cookbook Awards

Alberto Gámez chef holguinero f aldiacu

Entregado a través de la Federación de Asociaciones Culinarias de la República de Cuba, el diploma deja constancia de la obtención por parte de Gámez Ronda del Tercer Premio en la categoría de Cocina Local, con los cuales se prestigia a nivel mundial el arte culinario cubano.

En conversaciones con la Agencia Cubana de Noticias, este chef manifestó que en su texto, que compitió con alrededor de 10 mil ejemplares de diferentes partes del mundo, se expone la tradición culinaria del municipio costero de Gibara, en Holguín, la cual resalta por sus platos a base de pescados y mariscos.

Explicó que el libro, coeditado por las editoriales Artechef, de Cuba, y Ediciones Selvi, de España, recoge 24 platos gibareños, 20 de ellos típicos y otros cuatro que nacieron igualmente en la llamada Villa Blanca de los Cangrejos pero que no son tan representativos como el resto.

Detalló también que todas las recetas son a base de pescados y mariscos, excepto dos, la Butifarra y el Chorizo de Aura, que pertenecen al poblado gibareño de Floro Pérez, enclavado a 16 kilómetros de la ciudad de Holguín.

Sobre las motivaciones para escribir el libro comentó que durante los años en que vivió en Gibara, donde fungió como Representante de la Asociación Culinaria de Holguín, se percató que en la zona había muchos platos típicos perdidos en el tiempo, que ameritaban ser reseñados.

Sabor a Gibara no es solamente una sucesión de recetas culinarias, sino que va más allá; está lleno de historia, habla de cómo y dónde surgieron esos platos y menciona a las personas que le dieron vida, enfatizó.

Resulta interesante la inclusión en el volumen del plato “Pescado Sperlán Humberto Solás”, como un homenaje al renombrado cineasta cubano que tanto aportó a la cultura gibareña con la fundación del Festival Internacional del Cine Pobre de Gibara.

No hice el libro por lucro sino por amor; solo he ganado el orgullo por el premio que obtuve, declaró Gámez Ronda, quien ostenta la Medalla al Mérito Culinario.

Sobre la cocina de Gibara, ciudad declarada este año como nuevo destino turístico de Cuba, el chef resaltó que es muy original porque en la zona habitan especies autóctonas como la Coquina, un tipo de almeja que se da en las riberas de los ríos pantanosos.

Los visitantes nacionales y foráneos que recorren la Villa Blanca apetecen sus jaibitas rellenas y otros platos típicos que nacieron junto con la ciudad, 200 años atrás, acentuó.

(Con información de Agencia Cubana de Noticias)

Tomado de www.radioangulo.cu