Reinaguran centro cultural de ARTEX en Sagua de Tánamo

Por Rosana Rivero Ricardo

Variada oferta gastronómica aderezada con acertadas propuestas culturales podrán disfrutar nuevamente los pobladores del municipio de Sagua de Tánamo, tras la reinauguración del centro cultural Río Cristal, perteneciente a la Sucursal de ARTEX en la provincia de Holguín, este 16 de septiembre.

Fotos: Wilker López

La reapertura de la instalación, única de su tipo de ARTEX ubicada en el Plan Turquino de Cuba, coincidió con los 17 años de su estreno, 15 de los cuales contribuyó al desarrollo de la cultura nacional y al financiamiento de la enseñanza artística con sus recaudaciones.

La jornada estuvo presidida por Rachel García Heredia, directora provincial de Cultura; Osmani Viñals García, primer secretario del Partido Comunista de Cuba en el municipio de Sagua de Tánamo; Carlos Manuel Viñals Cuba, presidente de la Asamblea Municipal de ese territorio y Jorge Félix Otero Leyva, gerente general de ARTEX en Holguín.

Este último agradeció y reconoció al colectivo laboral de Río Cristal, especialmente a uno de sus fundadores y actual director, Carlos González Hernández, quien fue cantinero y devino albañil, durante los cuatro meses que duró la reparación del local.

“Aunque la humedad tras las lluvias del huracán María y el deterioro del edificio nos obligó a cerrarlo hace dos años, nuestro colectivo desarrolló diferentes estrategias para no perder el centro”, refirió el agasajado. Añadió González Hernández que “promover el mejor talento artístico del municipio y la provincia es la premisa de nuestra instalación, donde se realizan actividades para todos los grupos etarios, entre ellos los niños, con La Colmenita de Moa”.

María Isabel Barallobre es la otra fundadora que se mantiene en activo, de lo cual siente orgullo; sentimiento que profesa además por el unido colectivo laboral que la acompaña para brindar el mejor servicio a los clientes que por largo tiempo esperaron esta reapertura.

Uno de ellos es el joven José Barzaga Carbó, quien asegura que “Río Cristal es un ícono para la cultura sagüera. Fue el principal centro de entretenimiento, y lo seguirá siendo, para todos los residentes del municipio. Es muy gratificante saber que contamos con un lugar como este, que, tras su reparación, quedó en muy buenas condiciones, para compartir con los amigos. Su apertura nos da una alegría enorme por los buenos momentos que se han vivido aquí y los que se seguirán viviendo”.

La actividad de reinauguración contó con la actuación del solista Nadie Mejías y la agrupación juvenil M´DYVoz, quienes actuarán nuevamente para el público sagüero en la noche de este miércoles y el fin de semana, respectivamente.

¡Canta y baila con la Egrem!

Por Erian Peña Pupo

Una nueva propuesta artística distingue las tardes del viernes del Centro Cultural Bariay, de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem) en Holguín: ¡Canta y baila con la Egrem!

Fotos: Wilker López

“Este espacio está configurado para que el pueblo holguinero, después de concluir la jornada laboral el viernes en la tarde, pueda llegarse hasta acá y disfrutar de una propuesta atractiva que combina la presentación cultural, la animación y la gastronomía y que, además, enriquece la propuesta de la Egrem a los holguinero”, aseguró Carlos Lam, director de la Egrem en Holguín.

¡Canta y baila con la Egrem!cuenta con dirección artística del reconocido Víctor Osorio e inició este viernes 13 de septiembre con la atractiva presentación del grupo de modas Fantasía, dirigido por Fernando Hernández Torres, y la actuación del joven intérprete Alex Guevara.

El espacio se distingue por tener, además, un tiempo de karaoke, competencias de baile y excelentes ofertas gastronómicas, sobre la base principalmente del asado a la parrilla.“Canta y baila… posee un sentido íntimo, más de grupo, con amigos, la familia…”, subrayó Carlos Lam.

Este nuevo espacio de la Egrem se suma a las actividades por el 55 aniversario de la Empresa de Grabaciones… y además, por la celebración de los 300 años de la ciudad de Holguín. Todos los viernes, de 5 a 7 de la tarde, la entrada será libre. De 7 a 10 de la noche el cover costará 1 CUC.

El Centro Cultural Bariay –con capacidad para 680 personas de pie y hasta 3 mil en toda la instalación– realiza, además, los espacios Disco Show, para el público juvenil, los sábados, a las 11 de la noche, con sesiones de Djs, animación, humor, concursos, presentaciones de solistas, entre otros; y Retromanía, los domingos de 6 de la tarde a 12 de la noche, “para el disfrute de la llamada música del recuerdo y revivir los momentos del ayer gracias a la música”.

Ediciones Holguín, una casa para la poesía

Por Moisés Mayán

En la segunda jornada de celebración del 33 Aniversario de Ediciones Holguín, la escritora y promotora Kenia Leyva realizaba una panorámica de los títulos de poesía publicados bajo este sello. Se refería al editor que abandona la pasividad del oficio para convertirse en un gestor cultural, quien con olfato de sabueso procura traer a su contexto y a su lengua, exponentes irrenunciables de las letras universales.

Foto: Onelio Escalona

José Luis Serrano, quien se ha sumado recientemente al equipo de editores, llamaba la atención sobre la presencia de cultores de las estrofas clásicas en el catálogo de Ediciones Holguín. Nombres como Gilberto Cruz Rodríguez (Pucho), Ronel González, Yunior Felipe Figueroa, YordankaHaramboures, Freddy Camilo Morffe, y el propio Serrano, han contribuido al asentamiento de la décima y el soneto en las publicaciones de esta casa de las letras.

Serrano enfatizó además en la alteración de la dinámica poética del territorio con la aparición de libros como La máquina de fallar del tunero José Alberto Velázquez, El estrecho margen de Edurman Mariño, o Play back, o los podios ofrecidos, de Youre Merino, textos galardonados con los premios Adelaida del Mármol o De la Ciudad, como es el caso de este último.

Me correspondió destacar la inclusión de poetas jóvenes en los planes editoriales defendidos por Ediciones Holguín. Desde 1986 cuando Lourdes González a sus 34 años daba a conocer el poemario Tenaces como el fuego, y un Alejandro Fonseca de 32, agregaba al canon literario local su Bajo un cielo tan amplio, Ediciones Holguín iniciaría una apuesta invariable por la poesía y por los jóvenes.

La cuota más arriesgada se alcanzó cuando en 1994 la colección Antología Mínima, publicara Reflexiones de un equilibrista, del joven de 19 años Ronel González Sánchez. A los 22 años vieron sus sueños convertidos en tinta sobre papel Senén Orlando Pupo y George Riverón. Pero Ediciones Holguín nunca ha desistido de confiar en los jóvenes, prueba de ello es la inclusión en su relación de autores de nombres como Kenia Leyva, Luis Yuseff, Yanier H. Palao, IrelaCasañas, Yuliuva Hernández, Orlando Andrade, Eliecer Almaguer, Fabián Suárez, y otros muchos.

Hace algunos años, César López (Premio Nacional de Literatura) definió a Ediciones Holguín como “centro imborrable de la verdad poética”; a ninguno nos cabe duda de que exactamente así.

Letras de Cuba desde Holguín

Por Moisés Mayán

Con el panel “Letras de Cuba desde Holguín”, comenzó en la mañana del lunes 16 de septiembre la Jornada por el 33 aniversario de Ediciones Holguín. Los criterios de Lourdes González, Eugenio Marrón y Manuel García Verdecia coincidieron en destacar la función legitimadora de este sello en el contexto literario nacional.

Desde el ya lejano 1986, Ediciones Holguín no solo se convirtió en la oportunidad real de dar a conocer a importantes voces del territorio, también posibilitó la iniciación de un equipo de editores, y la colaboración del gremio de artistas plásticos. Durante el diálogo se hizo referencia a los tres momentos determinantes en la hoja de vida de esta institución: su fundación en 1986, como respuesta oportuna a la primera convocatoria del Premio de la Ciudad; el advenimiento de la “Era Riso” a partir del 2000; y la reformulación de la imagen visual corporativa y los perfiles de colección al arribar a los 30 años de trabajo.

Fotos del autor

Con un catálogo que supera los 650 títulos, Ediciones Holguín ha acogido obras de autores galardonados con el Premio Nacional de Literatura como Roberto Fernández Retamar, Antón Arrufat, Miguel Barnet, César López, Fina García Marruz, y Jaime Sarusky. Entre los exponentes de la Literatura Universal que se han convertido en letra impresa con este sello, cabría mencionar a Arturo Uslar Pietri, Paul Celan, Alejandra Pizarnik, AnneSexton, René Char, Harold HartCrane, Miguel Hernández, Omar Lara, Silvia Plath, y Roberto Sosa, entre muchos otros que en no pocos casos, vinieron a suplir espacios vacíos en la avidez de nuestros lectores.

Eugenio Marrón acotaba que la seriedad con la que asume Ediciones Holguín la confección de sus planes anuales, destierra cualquier postura provinciana, optando siempre por la buena literatura. Los libros producidos por Ediciones Holguín pueden compararse reposadamente con los textos de cualquier editorial asentada en la capital, e incluso con volúmenes impresos fuera del país. Cuando trazamos una línea del tiempo desde el tabique que representan estos 33 años, podemos sentirnos plenamente orgullosos de nuestra casa publicadora y de su equipo de trabajo.

 

Nuestro mes: el de las letras

Por Julio César

No solo porque coincida con la fecha de mi cumpleaños lo recuerdo, admito que esa es una de las razones más potentes, pero no puedo atribuirle a un elemento personal todo el mérito que reviste para los del nororiente cubano tan significativo día.

En aquellas horas del linotipo de plomo, a la sombra de maquinarias antiquísimas, se concibieron los primeros cuatro libros, para la ocasión ganadores de la igualmente primera edición del Premio de la Ciudad, para entonces exclusivo de la literatura.

Fotos: Wilker López

Se cumplen 33 años este 18 de septiembre, cuando la región, el país presenciaba la fundación de una de los más prestigiosos recintos literarios de la actualidad: Ediciones Holguín.

Más de 650 textos publicados en todos los géneros, a cargo de autores locales, escritores nacionales de renombre, así como paradigmas de las letras universales, constan el bregar que sobrepasa el tercio de siglo, ese mismo que ha visto el tránsito a la modernización de las antiguas técnicas editoriales.

Con sobradas razones celebran por estos días el nuevo aniversario, que encuentra entre el 16 y el 19 de septiembre varias actividades que alcanzarán el clímax el día 18 a las tres de la tarde en la UNEAC, con la presentación del libro testimonial Memoria de los ’80, uno de los cuatro primeros títulos de la Casa Editora.

No puede faltar en los festejos las remembranzas sobre el decursar de la editorial, legitimadora del auge creativo que experimentó el territorio, priorizando autores sin acceso a las imprentas nacionales; ello tendrá lugar el lunes 16, en la propia sede de la prominente institución cultural, a través del panel Letras de Cuba desde Holguín.

Para el martes el céntrico local de la Ciudad de los Parques, sito en áreas aledañas a la Plaza de la Marqueta, recibirá la creación poética en sus páginas, vista desde diversas ópticas: la décima, la nueva poesía experimental y la presencia de jóvenes poetas en las letras de la institución. En la tarde, la Fábrica de Tabaco Feliú Leyva hará extensivo el festejo con presentaciones de libros.

Con la premisa del libro como un objeto de arte y un diseño de colecciones renovado, Ediciones Holguín arriba al tercio de siglo exhibiendo un sello armónico entre visualidad y palabra. Las celebraciones encontrarán punto culminante  el jueves 19, con el recital poético Bajo un cielo tan amplio, a cargo de Lourdes González-directora de EH además-, Delfín Prats y José Luis Serrano.

Una extensa obra es equiparable con similar número de reconocimientos, por tal motivo la principal Casa editora de Holguín ostenta numerosos premios en el área del diseño y la edición, entre ellos en 2005 con La reforma Agraria en Holguín, de Mayra San Miguel, que se alzó con el Premio José Luciano Franco al mejor volumen de temática histórica entregada por la editorial Ciencias Sociales, o el Nacional de la Crítica 2006 al libro Ataxia Espinocerebelosa tipo Dos, del Doctor en Ciencias Luis Velázquez, por solo citar algunos.

Realiza ARTEX Holguín Festival Gastronómico Cultural

Por Rosana Rivero Ricardo

La Sucursal de ARTEX en Holguín realizó este 13 de septiembre el Festival Gastronómico Cultural 2019, en el que cinco de sus centros culturales compitieron por demostrar la calidad de sus servicios, en aras de satisfacer a los clientes que visitan sus instalaciones.

El Salón Benny Moré acogió la jornada competitiva en la que se evaluaron las categorías de coctelería, cocina, técnicas de salón y animación, por un jurado presidido por el chef de cocina Ernesto Enamorado y en la vertiente artística, por el animador y director artístico René Rubio.

El equipo de este centro cultural fue el primero en la presentación, sucedidos por los colectivos de la Batería Fernando VII, la Casa de la Trova, el Club Bariay y la Cafetería Chaplin.

En la competencia por equipos resultó galardonado con el tercer lugar el colectivo de la Batería Fernando VII, La Cafetería Chaplin mereció el segundo puesto, mientras que la primera posición la ocupó el Centro Cultural Bariay.

De manera individual recibió el premio a la Mejor degustación de un coctel, el cantinero Carlos Daniel Fernández y en la Mejor elaboración de platos obtuvo el agasajo el cocinero Alex Zaldívar, ambos de la Cafetería Chaplin.

En la categoría de Mejor servicio en la presentación de un menú destacó Isabel Osorio, del Bariay y el Mejor desempeño en la animación cultural lo realizó Maikel Rojas.

Estos cuatro ganadores por especialidades representarán a la provincia de Holguín en el evento región oriental, que sesionará próximamente en Santiago de Cuba.

La jornada fue propicia para que el maestro Jesús Enrique Chacón Bonet, de Habanos Sommelier, ofreciera la conferencia “10 razones para comercializar tabaco cubano”, nuevo servicio que pretende promover la Sucursal ARTEX Holguín.

El encuentro estuvo dedicado al aniversario 30 de la creación de ARTEX, al Día del Cantinero Cubano (7 de octubre), el Día del Innovador (8 de octubre), el Día de la Cocina Cubana (18 de octubre), el Día de la Cultura Cubana (20 de octubre) y el Día del Trabajador de la Cultura (14 de diciembre).

28 Salón Provincial: Manual de usuarios para comprender los componentes del sistema

Por Erian Peña Pupo

El 28 Salón Provincial, inaugurado en la Sala Principal del Centro de Arte, confirmó una hipótesis que ya poco tenía de conjetura, si añadimos que se estaba haciendo reiterada desde hace varias ediciones, y además, sucedía de igual manera en el Salón de la Ciudad, realizado en enero: la creación joven está posicionándose y legitimándose con fuerza en las galerías de Holguín.

Fotos: Wilker López

Manual de usuarios, como se titula el Salón, lo reafirma de manera encomiable. Incluso representa un salto cualitativo respecto a ediciones anteriores, pues emergen nuevas e interesantes voces, que son incluso premiadas; y las que ya conocíamos de muestras anteriores han sido capaces de mantener una poética que los hace distinguibles, estables, visibles.

Con una amplia tradición dentro de las artes visuales en el territorio, el Salón Provincial, que alterna su realización con la Jornada de Teoría y Crítica, no deja de estar ajeno a las problemáticas que asolan a los salones a nivel nacional: la ausencia de importantes artistas en su catálogo, aparejado al propio nivel de convocatoria; la práctica curatorial más allá de la lógica colocación de las piezas en el espacio galérico… Esto a nivel nacional, pues en Holguín, el joven equipo del Centro Provincial de Arte, liderado por Yuricel Moreno Zaldívar, se empeña año tras año en mostrar una curaduría sostenible e inteligente, que ha puesto en tela de juicio cuestiones tan vigentes como el mercado, la propia institucionalización y circulación del arte…

En Holguín, ambos salones no representan, grosso modo, el estado de las artes visuales en la provincia. A falta de los principales exponentes, los nombres reconocidos en el ámbito local y nacional, estos salones se han convertido en una especie de vitrina/plataforma legitimadora de los jóvenes artistas, principalmente los estudiantes de la Academia Profesional de Artes Plásticas El Alba, subrayado en ocasiones el desinterés de muchos creadores en participar en esa suerte de aquelarre multigeneracional, otrora principales escenarios visibilizadores en Holguín.

¿Apatía? ¿Falta de estímulo? ¿Poca visibilidad y promoción? De todo hay en la variopinta viña del Señor. Aun así el Salón Provincial es un escenario privilegiado para cualquier artista, sea más o menos conocido, incluso bastante joven, a falta, en cambio, de otras tantas posibles plataformas.

Esta vez el hecho curatorial, sin dudas meritorio, realizado, junto con lamuseografía, por los jóvenes Josvel Vázquez Prat y Lissett Creagh Frometa, esta última, además,a cargo de la dirección general del Salón, estuvo articulado sobre la base de un “sistema” (la exposición) y sus “componentes” (las piezas que lo integran). Así –escribe el profesor y crítico Ramón Legón– “la institución, la galería, la exposición, el salón, son una suerte de manuales, de guías de usuario: el mapa que intenta organizar el accidente y el episodio. Organizar y presentar el salón (la exposición), implica, de cualquier manera, manualizar y mediar cada cierto tiempo. Espejo, manual, mapa o guía de usuario que también se convierte en accidente y episodio reiterado”.

En este “sistema” confluyeron –la galería como Aleph borgeano, donde todo confluye y es posible–diferentes poéticas, estilos, técnicas y maneras de acercarse a la creación artística, protagonizadas por jóvenes, estudiantes o recién graduados de los talleres y las aulas de El Alba.

Salvo el caso de naif Salvador Pavón, con Carnaval holguinero 2017, y la sugerente propuesta de Bertha Beltrán Ordóñez, con Proceso mutante I y II, en mixta sobre lienzo, la mayoría de las piezas pertenecen a artistas jóvenes, cuyas obras las hemos visto en muestras colectivas, entre ellas las realizadas en la Casa del Joven Creador de la AHS holguinera. Si bien es preocupante, como hemos apuntado, la ausencia de reconocidos nombres de las artes visuales holguineras, in crescendo en cada edición de estos salones, el hecho tiene el lado positivo –alguno hay que verle– de que la atrevida y fresca visualidad del “arte joven” se apodera de ellos; aunque, subrayemos, que la juventud no siempre es sinónimo de ruptura o vanguardia; la situación, dada a anfibologías y ambigüedades, es mucho más amplia, sugerente.

Me detendré en algunas de las piezas que más llamaron mi atención –por diversos motivos, incluso algunos puramente subjetivos– en Manual de usuarios. Entre ellas, la obra de la premiada Liz Maily González Hernández, premio único, por la propuesta integradora de las piezas.

Liz Maily, estudiante de cuarto año de El Alba, construye, reconstruye y decontruye los cimientos de su obra, en un constante rejuego de aproximaciones visuales, de cercanía interactiva. Le interesa lo lúdico, pero también el aprendizaje, la conceptualización, la evolución misma de un trabajo en proceso. No por gusto incluye la pieza Receta para construir una obra de arte, donde subraya la necesidad de un cuerpo teórico, con referentes y antecedentes, antes de iniciar la construcción de la obra (aspectos formales y conceptuales de esta).

Las demás piezas de este proyecto curatorial –el arte como un sistema– presentado por Liz Maily se nombran: Piensa y construye, interesante calografía de dimensiones variables, a manera de un puzle que nos tienta a ensamblar; y la atractiva linografía El que busca, donde observamos, al parecer, alumnos y profesores trabajando en un taller de grabado, entre prensas y piezas colgando. Pero lo que la hace sugerente es la suerte de fragmentación y work in progres que la conforman, pues son cuatro grabados, tres de ellos realizados junto a otras personas, incluidos profesores, lo que la componen, cada uno segmentado y seccionado del resto. Así la pieza final de su autoría es el resultado –o tal vez el inicio mismo– de las otras obras.

Quiero destacar otras piezas dentro de la amplia muestra: Happy Birthday!, impresión digital de Claudia Velázquez Carmenate, donde diversos objetos (maracas, un machete, un auto de juguete, un mortero para especies) aparecen envueltos de la misma forma en que se prepara el tamal en la cocina cubana, cociendo la masa de maíz tierno en las mismas hojas que guardan la mazorca; Yo me muero como viví (clara apropiación del verso de Silvio Rodríguez) y Toda convicción es una cárcel, técnica mixta (a partir del ensamblaje de tornillos y piezas similares) de dimensiones variables, de Armando Batista Rodríguez; obras de la serie ¿Quién le pone el cascabel al gato?, de Juan José Ricardo Peña; una talla en madera, metal y pasta moldeable, de la serie El silencio de las cucharas, de Vladimir Sánchez Pérez; Alter ego, díptico de Annaliet Escalona Esquivel, y Fisuras de luz, grafito sobre madera de Hennyer Delgado Chacón.

Otras piezas llamaron mi atención: Hecho en casa, instalación duchampiana de Marlin Licea Hervas: dos latas de conserva cuyas coloridas y sui generis etiquetas nos aseguran que estos productos son elaborados en casa a partir del ingenio popular y la inventiva; el óleo sobre lienzo con matices expresionista de Ernesto Luiz Bruzón Hernández titulado (…), y Escudo, técnica mixta, a partir del ensamblaje de diversos materiales, de Alexander Hernández Dalmau.

Encontramos, además, en Manual de usuarios, obras de Annia Leyva Ramírez, Artemio Viguera Velázquez, Dariel Bertot Rojas, Héctor Eduardo Rodríguez, Luis Carlos Márquez, Liuba María González Linares, Pady Hill Pupo, Reidy Céspedes de la Cruz, Yohan Tamayo Salgado, Aníbal de la Torre, Antonio Cruz Bermúdez, Anelí Pupo Rodríguez, Daniela Marrero, Heidy Gómez, Julio César Cisneros, Lidisbelis Carmenate, Marcos Suárez, Mariannis Mirabal Ripol, Natalie Francies Infante, Ramón Jesús Pérez, Vladimir Sánchez, Yoel Torres Montero y Yiki González.

Un riesgo de los salones –aun sabiendo que hay detrás un riguroso equipo que recepciona y evalúa cada pieza– es el visible agotamiento. Muchas veces–y no digo que este sea el caso– funcionan más como vitrina del agotamiento creativo, que como espejo de una creación fructífera. Y eso denota, no solo el estado de los salones, sino de la plástica en la provincia o ciudad.

El Salón holguinero ha sabido salir adelante, como espacio legitimador; el más importante en la provincia. Y como trampolín –por esto mismo de legitimar y visibilizar– para los jóvenes creadores. Hacer que relevantes nombres en la plástica local y nacional integren cada edición lograría un escenario más variopinto, y que funcione, al mismo tiempo, como espacio de confluencias, de interacción entre creadores de amplia obra y otros más jóvenes, hoy reinantes.

Café Literario en Holguín arribó a sus 15 años

Por Rosana Rivero Ricardo

El Café Literario, espacio que cada jueves en la tarde acoge la sede en Holguín de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y el mejor de su tipo en el territorio, arribó este 12 de septiembre a su aniversario 15, tres lustros apostando por el desarrollo de la civilidad a través de la literatura.

Fotos: Wilker López

Su artífica y anfitrión, el escritor y profesor Manuel García Verdecia, adujo que el Café es para él regocijo y responsabilidad, un acontecimiento espiritual que durante 48 jueves al año trata de convertir a su público en mejores personas, mediante el tratamiento de temas en disímiles áreas del conocimiento, como la filosofía, la historia, el cine y el humor.

Consciente de que la gratitud es condición humana fundamental, García Verdecia reconoció el apoyo de la UNEAC y su presidente Julio Méndez Rivero, para el desarrollo de esta tertulia; así como el de los presidentes de la filial de Literatura Pablo Guerra y Armando Cuba.

Asimismo, agradeció al público asiduo a las tertulias de café y letras, entre ellos, el siquiatra Orellana, el padre Aldama, el Premio Nacional de Historia José Abreu Cardet, el humorista Onelio Escalona y el tenor Yuri Hernández.

A su vez, el público agasajó al anfitrión del Café Literario con disímiles muestras de cariño como poemas, décimas, personalizadas artesanías y un especial vino de café, bautizado como Café Literario. Sendos reconocimientos le entregaron el Centro Provincial del Libro y la Literatura y la UNEAC.

“El Café Literario se ha ganado un lugar privilegiado en la cultura cubana y holguinera por su autenticidad. Es hermoso que la ciudad cuente con una tertulia moderna, donde se articulan todos los géneros literarios y por donde han transitado grandes del pensamiento cubano contemporáneo. Aquí se escuchan las obras con sentido crítico. Es un espacio democrático, donde se aceptan los disímiles criterios que se comparten”, comentó Armando Cuba, actual presidente de la filial de escritores en Holguín.

Los asiduos al Café tienen la oportunidad de escuchar, mucho antes de que se presenten los libros, las obras de escritores noveles y consagrados, quienes comparten sus nuevas creaciones para escuchar las opiniones del público. Moisés Mayán, quien leyera sus primeros textos en esta tertulia, presentó sus poemas “Sentido común” y “El idioma”, los cuales definen su actual quehacer literario.

Por su parte, la consagrada escritora Lourdes González, leyó fragmentos de su libro en construcción “Arqueología de la vejez”, que aborda el tema de la degradación física del ser humano con la ancianidad.

La jornada de cumpleaños concluyó con la actuación del Dúo Caricare, compuesta por Mireya Abreu y Onelio Escalona, y del tenor Yuri Hernández, asiduos del Café Literario.

Concluyó concurso de composición de la canción infantil

Por Rosana Rivero Ricardo

El Concurso provincial de la creación de la canción infantil La Ronda del Pintorcillo Cantándole al Sol, concluyó este 8 de septiembre en el Teatro Eddy Suñol de la ciudad de Holguín, con la velada de premiaciones en las que resultaron agasajados tres compositores y se concedieron los lauros de Interpretación y el de la Popularidad.

Fotos: Wilker López

El experimentado Guillermo Almaguer Gay, ganador en varias ocasiones de este certamen a nivel nacional y autor de populares temas como El chofercito y La musa viajera, mereció uno de los premios de composición por la canción Pregonando flores, son defendido por Ian Fernández González.

Igual reconocimiento obtuvieron Juan Jiménez Cruz, por su composición Saltamontes, y Ramón Castro Velázquez, por Fiesta en el bosque, ambas composiciones del género son.

Esta última canción se alzó además con el Premio de la Popularidad, pues al contagioso ritmo se sumó la adecuada interpretación de la pequeña Camila Tejeda Leyva.

Dayanet Chacon González llevó a casa el Premio de Interpretación tras ponerle su clara y afinada voz al Chachachá Mi gato habla español.

La provincia de Holguín es pionera en la creación de concursos de este tipo, al desarrollarse en 1976 el I Festival Regional de la Música Infantil, para reconocer la obra de los autores de temas para niños, género con una extensa tradición en el territorio oriental cubano.

Luego asumió el nombre La Ronda del Pintorcillo, pues alude a otras manifestaciones como la danza y las artes plásticas que se incluyeron después en el certamen. Al nacer a nivel nacional un concurso similar acotó el nombre de Cantándole al Sol.

Tras las columnas de La Periquera

Por Erian Peña Pupo

Imponente y señorial, mirando de frente al visitante que insiste en fotografiarse junto a las amplias arcadas de su fachada neoclásica, se levanta en la calle Frexes con No. 198, entre las paralelas Libertad y Maceo, el Museo Provincial de Holguín “La Periquera”.

Foto: Kevin Manuel Noya

La construcción levantada en la segunda mitad del siglo XIX, sede del gobierno provincial, Casa Consistorial, durante 106 años, entre 1878 y 1984ha sido testigo silenciosa de la ciudad, su paso en el tiempo, sus avances, cambios… En las viejas fotos en sepia, con calles de tierra y campesinos a caballo, aparece La Periquera. Desde sus balcones observó crecer la urbe desde la vieja Plaza de Armas, también llamada Plaza de Isabel II, levantarse las principales edificaciones y erguirse, justo frente a sí, al cine-teatro Wenceslao Infante, hoy Teatro Comandante Eddy Suñol, muestra del mejor art decó cubano.

En su patio interior morisco transcurrió la primera función de cine en la ciudad, el 25 de noviembre de 1895. Desde esos mismos balcones habló al pueblo cubano, por primera vez, luego de desembarcar por Gibara proveniente de Nueva York, el primer presidente de la Cuba republicana, Don Tomás Estrada Palma. Pocos años después, el 20 de mayo de 1902, como parte de la ceremonia de constitución de la alcaldía, el edificio vivió uno de sus grandes momentos de nacionalismo cuando desplegó desde su balcón central, por primera vez, la bandera cubana. Más de medio siglo después hablaría a los holguineros el Comandante Fidel Castro, luego del triunfo revolucionario de 1959… Y además, cada año se inauguran, desde esos mismos balcones, las Romerías de Mayo.

La Periquera, constituida como museo provincial el 25 de julio de 1976, y merecedora de la categoría Monumento Nacional, el 10 de octubre de 1978, muestra en sus salas la historia holguinera desde las culturas precolombinas hasta los momentos actuales, además piezas decorativas, armas, documentos, numismática, filatelia, objetos curiosos, victrolas, relojes, y obras de arte de pintores y artistas de prestigio internacional, como el holguinero Cosme Proenza. Entre ellas, obras de singular significación como el Hacha de Holguín, objeto aborigen de evidente uso ceremonial, que se ha convertido en el símbolo de la provincia; la mortaja que cubrió el rostro del cadáver del Apóstol José Martí en uno de sus múltiples entierros; el Aldabón original de La Periquera, obra que se entrega a personalidades cubanas y extranjeras que han cooperado en el desarrollo cultural, científico o económico de la localidad, entre otras piezas históricas.

Pero cada construcción tiene su origen en el tiempo, e historias que pueblan imperecederamente sus columnas y ladrillos. El de La Periquera se vincula a un terreno perteneciente a Pepa Cardet, quien lo utilizaba como valla de gallos, actividad de gran popularidad en aquellos tiempos. Luego fue vendido al español Francisco Rondán para la construcción de un palacete, una casa diferente a todas las de la época en una ciudad modesta arquitectónicamente, si la comparamos con sus vecinas Santiago y Camagüey.

Bajo este propósito, Rondán, uno de los terratenientes de mayor poder adquisitivo en el territorio y dueño de varias fincas ganaderas e ingenios, inició la obra alrededor de 1860, la cual se extendió unos ocho años, según investigaciones de José Agustín García Castañeda. Con el estallido de la Guerra de Independencia en 1868, el inmueble comenzó a ser usado como fortaleza militar por el gobierno peninsular, mientras que algunas de las familias más influyentes del pueblo encontraron refugio allí. En los días sucesivos al estallido bélico, se produjo un ataque mambí bajo las órdenes del General Julio Grave de Peralta, del 29 al 30 de octubre de 1868. Era la Casa Rondán el único punto que faltaba por tomar en la ciudad y comenzó a ser atacada por los insurrectos desde la Plaza de Armas.

A la edificación habían sido llevados también todos los prisioneros, entre ellos la mambisa holguinera Juana de la Torre, a quien utilizaron para detener el ataque, petición a la que ella respondió sin miramientos asomada desde uno de los balcones: “Si debo morir bajo los escombros de este edificio para que triunfe la causa justa que no se detenga un momento el fuego del cañón”. Tras tal hecho nació el nombre de La Periquera, pues los mambises le gritaban a sus oponentes: “Salgan de la jaula, pericos”, en alusión a los colores de sus uniformes, los que identificaban la bandera española.

Desde entonces se estableció allí la Comandancia del ejército español, en un ala alquilada a los herederos de Roldán, y sirvió también de vivienda a varios gobernadores, entre ellos Agustín Peláez, que –según cuentan las leyendas que pueblan el conocido edificio– estaba casado con una bella y joven mujer, quien se enamoró perdidamente de un joven capitán del cuerpo de voluntarios. Los pobladores fueron dándole vida a esta relación hasta convertirla en una leyenda de amor y muerte…