Mayarí al ritmo del Son en Encuentro Nacional de Agrupaciones

Orquesta Los Van Van, durante una presentación en Holguín. Foto: Amauris Betancourt (Archivo)

A ritmo de son estará el municipio holguinero de Mayarí desde hoy hasta el 12 de noviembre, donde se desarrollará el XXVII Encuentro Nacional de Agrupaciones Soneras, que aglutinará a 20 orquestas cultivadoras de ese género musical en el país.

El evento, que surgió en 1989 y tiene como sede permanente a la referida región del sudeste holguinero, estará dedicado esta vez a la trova santiaguera y a la rumba, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Con un desfile desde el monumento a Altagracia Tamayo, madre del prestigioso pianista y compositor mayaricero Frank Fernández, hasta la plaza central Martín Meléndez Pitaluga, se iniciará esta noche el festival, refirió a la Agencia Cubana de Noticias Aracelis Mustelier, directora municipal de Cultura en Mayarí.

La funcionaria agregó que el Encuentro tiene previsto un nutrido programa de actividades en el que destacan los esperados bailables populares con orquestas reconocidas nacionalmente, como Pupy y los que Son Son y Paulo FG y la Élite, la cual viene acompañada por el Proyecto Sonando en Cuba.

Amenizarán también el ambiente, agrupaciones del patio como Taínos de Mayarí, Brisas de Nipe y la legendaria Orquesta Avilés, además de Rumbatá, Original de Manzanillo, los septetos Santiaguero y Changüí, provenientes de Camagüey, Granma, Santiago y Guantánamo, respectivamente.

En la fiesta, que tradicionalmente tiene una gran acogida por el pueblo mayaricero, se promoverán también ventas de libros, encuentro de ruedas de casino y espacios teóricos para profundizar en El Son como expresión musical autóctona de Cuba.

Para fomentar el arraigo de ese ritmo en las más nuevas generaciones, el evento se reserva para la tarde del domingo 12 la actividad Los niños cantan y bailan al son, que incluirá la actuación del joven grupo Generación sonera y de otros pequeños artistas aficionados.

Con el XXVII Encuentro de Agrupaciones Soneras, Mayarí seguirá reafirmándose como una de las más importantes plazas cubanas donde se mantiene vivo el son, surgido a finales del siglo XIX y que fusiona las tradiciones musicales africanas y españolas.

Por Lianne Fonseca Diéguez (ACN)

(Con información de Agencia Cubana de Noticias)

Propuestas de la EGREM en Holguín

Foto: Juan Pablo Carreras

La Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem) en Holguín, amplió la programación cultural de sus instalaciones con nuevas propuestas para el resto del año, según precisó en conferencia de prensa Andrés Cayón, al frente de esta área en esa entidad.

En el Álbum Café El Chorrito, frente a la Plaza de la Marqueta de la Ciudad Cubana de los Parques, la Egrem propone La Peña de los Socios, cada jueves y viernes a las siete de la noche, con los trovadores Raúl Prieto, Fernando Cabreja y otros invitados.

El salón Santa Palabra, de la Casa de la Música, promueve de igual modo, la presentación de más de 38 unidades artísticas del territorio, en distintos formatos y géneros. Dos de las propuestas son el grupo Fuera de Serie y Los Guayaberos, que se presentarán el sábado y domingo venideros, respectivamente. Su homóloga en la localidad gibareña de Velasco propone noches de humor y música todos los viernes y sábados.

Por su parte, en el Club Bariay, otro de sus centros culturales, la Fiesta de la Energía será los miércoles, que incluye espectáculos circenses y juegos de participación. Los estudiantes universitarios protagonizarán la noche de los jueves. La noche cubana será los viernes con la actuación de compañías de moda, humoristas y la música de intérpretes holguineros. Los sábados es noche de cabaret y el domingo es la jornada para revivir el pasado musical con la Retromanía.

Vale destacar que el “Bariay” abre sus puertas, además, para festejos familiares y de centros laborales y que contará en sus espacios con Paulo FG y el Proyecto Sonando en Cuba, el próximo día 11; y con Arnaldo y su Talismán el 18.

Por Isis Sánchez Galano

Tomado de www.ahora.cu

Choco, Premio Nacional de Artes Plásticas 2017

Choco

El Ministerio de Cultura de Cuba y el Consejo Nacional de las Artes Plásticas dieron a conocer este fin de semana el otorgamiento al artista Eduardo Roca Salazar (Choco) del Premio Nacional de Artes Plásticas 2017, máximo galardón que conceden estas entidades a creadores de la plástica insular.

Figura imprescindible dentro del diverso cosmos del arte nacional, Choco es un artífice venido al mundo el 13 de octubre de 1949 en la oriental provincia de Santiago de Cuba. De origen humilde, el éxito internacional de su fecunda carrera artística en la capital no ha limitado su cordialidad, sencillez y modestia para con sus semejantes, a los que ha recreado en sus grabados y pinturas de manera original y contundentemente expresiva. Su arte puede calificase, ante todo, de ensayístico, sobre todo en la composición de sus figuraciones en las que predominan colores cálidos, como el rojo, el amarillo, el verde, el negro y el azul.

Pintor del pueblo, de las gentes del barrio; del solar y del bembé; de la guagua y de la bodega; de los que cortan caña o cultivan la tierra; de los obreros que sudan en el taller o en la fábrica; de los negros, mulatos, chinos y blancos que, desde los tiempos de la colonización, son los grandes cronistas de esta isla sin miedos; de los que tienen fe y siguen luchando; de los niños, los jóvenes y las mujeres; y también de los que no tienen historias… Ese es Choco, el Negro Gigante de la Plástica Insular,  amable y respetuoso, en cuyo arte se encuentra, al decir del poeta y presidente de la unión de Escritores y artistas de Cuba, Miguel Barnet, “la esencia de lo cubano” .…

Alumno avezado Antonia Eiriz, cuando cursó estudios en Escuela Nacional de Instructores de Arte, en los iniciales años de la década del 60 del pasado siglo, la obra de este creador rememora el espíritu experimental, las texturas y los colores aprehendidos de la célebre pintora cubana.

Entre las antológicas series de grabados y pinturas de Choco se encuentran las de los cortadores de caña, “que pueden o no ser campesinos, porque también pueden ser obreros que se dedican temporalmente a esta labor”, tal expresó en una ocasión; así como las de mártires y héroes de la patria. Pero quizás su obra más rica en matices de cubanía, lírico reflejo de nuestras cultura e idiosincrasia, es aquella que se nutre del mundo que le rodea, de los pequeños y grandes detalles que conforman la existencia humana, de los que surgen, como metáforas de la vida insular, sus idearios estéticos.

Sus narraciones iconográficas trascienden en un discurso en el que conviven estos personajes que provocan meditación, a través de un arte eminentemente conceptual y profundo. En otros de sus trabajos hay ironía, humor, sensualidad y pasión. Todos como alegóricas crónicas de nuestro devenir histórico-social.

La pintura de Choco, a quien contradictoriamente no le apetece el chocolate y cuyo apodo tal vez esté inspirado en el intenso color de su piel,  recuerda nuestras raíces, a los ancestros que directamente llegaron a este archipiélago procedente del África, cruelmente subyugados por los colonizadores españoles. Ante muchas de sus obras, en las que se observan unas largas y delgadas texturas, como hilos gruesos o cordones que surgen caprichosamente tras los trazos del pigmento sobre la tela o la cartulina, se reflejan las venas del continente negro.

En sus trabajos predominan los colores oscuros, o contrastantemente fríos, como los azules de Olokun y Yemayá —“del que dicen soy su hijo”, apuntó— y los ocres tenues o fuertes, como el color de la tierra en el monte de Eleguá y Ogún… En la obra de Choco está la historia de dioses, de dolor y amor del África, en los encendidos rojos de la carne de Changó y en los sensuales amarillos de Ochún.

El Choco es miembro de la Uneac, del Taller Experimental de Gráfica de la Habana (TEGH) y de la Asociación Internacional de Artistas Plásticos (AIAP). También realizó estudios en la Escuela Nacional de Arte y se graduó de Licenciado en Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Ha realizado una importante labor docente en instituciones de la especialidad en Cuba y España. Su obra se expone en museos y galerías del mundo como Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba; Museo de África, Chicago, EUA; Museo de la Estampa, México DF; Museo Kochi, Japón; Fundación Miró, Palma de Mallorca, España; Colección privada César Gaviria en Colombia y en instituciones de Suecia  y de otros países de todos los continentes.

Por Jorge Rivas

Tomado de www.trabajadores.cu

Presentan libro homenaje a científico holguinero García Castañeda

José Agustín García Casteñeda

El libro José Agustín García Castañeda: un científico holguinero del siglo XX, se presentó en la ciudad de Holguín en homenaje a uno de los investigadores más distintivos del oriente cubano.

Galardonado en 2016 con el Premio Nacional de Investigación José Manuel Guarch del Monte, el estudio, a cargo de las autoras Isairis Rojas y Margarita París, constituye un texto de gran valor en el que se resume la obra científica de ese importante pensador a partir del análisis crítico de su legado.

Rojas y París, unidas más allá del proceso investigativo por la línea afectiva que significa ser madre e hija, destacaron que con la publicación de este libro saldaron una deuda con “Pepito” como cariñosamente le llamaban, pues no se puede hablar de cultura y patrimonio en Holguín sin consultar, primero, su extensa obra.

García Castañeda, quien falleció el tres de noviembre de 1982, fue un verdadero profeta en su tierra con grandes aportes tales como el texto Municipalidad holguinera, primer gran estudio que aborda los orígenes e identidad de la cultura e historia de esta localidad, subrayó Isairis.

Argumentó que la inscripción de más de 50 especies nuevas de la flora y la fauna cubana junto a la donación de gran parte de sus colecciones al Museo de Historia Natural Carlos de la Torre y Huerta, entre las que sobresalen las de polimitas, de las más completas del mundo, son otros de sus más importantes legados que necesitan conocerse por las nuevas generaciones.

El doctor en ciencias Luis Aguilera, profesor de la Universidad de Holguín, agradeció la elegancia y profundidad que caracterizan el texto y demuestran la necesidad de acercarnos a “Pepito”, prominente científico, pero sobre todo, auténtico holguinero.

Amalia Ricardo, ex alumna de García Castañeda, aseguró que aun cuando son pocas las páginas leídas es muy gratificante para ella reencontrar a su maestro, no solo como excelente investigador sino por su alto sentido del humor.

Con información de Claudia Patricia Domínguez (ACN)

Tomado de www.ahora.cu

Pa´ regalarte un son

Si usted llega a Mayarí del 8 al 12 de noviembre coincidirá con uno de los espacios que más defiende la música tradicional en el país y, puede ser, también, que la orquesta anfitriona, Taínos de Mayarí, le regale un son.

El Encuentro de Agrupaciones Soneras se realiza, cada año, en ese municipio nororiental de la provincia de Holguín, desde 1989, para preservar las raíces y fomentar el gusto por este género cubano en las nuevas generaciones.

Cartel del XXVII Encuentro de Agrupaciones Soneras Mayarí 2017

Durante esos cinco días el evento tiene planificada la presentación de agrupaciones representantes de esta sonoridad, como los Septetos Changüí Guantánamo, Manayabo y el Santiaguero, ganador de un premio Grammy Latino en 2015.

Además, asistirán Paulito FG y el proyecto Sonando en Cuba, Pupy y Los que Son Son; las orquestas Giraldo Piloto y Klímax, la “Avilés”, Los Tanameños, Brisas de Nipe y muchas más.

El espacio propiciará el debate científico con el coloquio “Raíces y Tendencias del Son en Cuba”, que sesionará el jueves 9 en la Casona Cultural.

Al respecto, Zulema Reyes, especialista del área de Ciencia y Técnica de Cultura Municipal, indicó que se debatirán nueve investigaciones científicas “las cuales abordan los orígenes del género y las razones que fundamentan que el son mayaricero es distinto al de otras regiones de Cuba”.

Aracelys Cutiño, directora de Cultura en ese territorio, puntualizó que todas las condiciones logísticas para el evento están garantizadas y se reforzó el transporte desde los distintos Consejos Populares hasta la ciudad cabecera, incluyendo los de la montaña.

“Baila ya tu rico son, Mayarí de qué manera, del 8 al 12 ¡qué riquera!

en noviembre retozón, con Taínos de anfitrión, la cultura regenera, el calor que reverbera, crece ahora en cada momento, en este el mejor encuentro de Agrupaciones Soneras”.

A ritmo de son puro el jingle del Encuentro promociona el evento, que demuestra cada año la profunda riqueza del Son. Jorge Tito Cabreja, director de Los Taínos de Mayarí y presidente del Comité Organizador, explicó, que con este espacio logran difundir la música cubana en todos sus ámbitos y permite, también, mantener la tradición por esta sonoridad, sin influencias foráneas, en la región.

La XXVII Edición está dedicada a la provincia de Santiago de Cuba, en especial a la trova santiaguera y a la rumba como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Por Luly Legrá Pichs

Tomado de www.ahora.cu

Lucrecia: sinfónica y cubana

Por Erian Peña Pupo

Fotos Kevin Manuel Noya y Carlos Parra

Lucrecia Marín es una de las voces más auténticas de la música popular cubana. Raigal, potente y única, su voz es sinónimo de cubanía, mientras su registro vocal y el variado repertorio que es capaz de asumir sobre los escenarios, auténticamente cubano por demás, son pruebas ineludibles de su talento.

Concierto homenaje a la artista Lucrecia Marín

Lucrecia, quien recibió recientemente la Distinción por la Cultura Nacional, junto a otros artistas holguineros, ha recorrido con su arte los escenarios de Cuba y otras partes del mundo, llevando lo mejor de la canción cubana en su potente voz. Lo hace desde Holguín, ha decidido quedarse aquí al lado de su pueblo, aquel que la vio crecer poco a poco, y no alejarse en busca de otros horizontes, “el pueblo que quiero y seguiré queriendo porque de aquí no me voy a ir”, aseguró. Su perspectiva siempre fue llegar al corazón del público holguinero y mediante él, al cubano, y lo ha logrado con creces.

Versátil, extrovertida y sincera, Lucrecia nos sobrecogió intensamente, y más a quienes conocemos parte de su trabajo, con el concierto “A lo cubano”, junto a la Orquesta Sinfónica de Holguín, dirigida por el Maestro Oreste Saavedra, como colofón de la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana.

Lucrecia Marín junto a la Orquesta Sinfónica de Holguín

Además de la Sinfónica, con quien la intérprete ha compartido en otros momentos, entre ellos, el concierto por los 15 años del colectivo holguinero en 2016, Lucrecia se hizo acompañar, en el Teatro Eddy Suñol, con el grupo de Norberto Leyva y artistas invitados como Joel Rodríguez Millord, Alberto Zaldívar, Nadiel Mejías, Betsy Remedios, entre otros.

El repertorio fue variado y mostró la destreza de Lucrecia al abordar diferentes géneros de la música popular cubana. En su conjunto primó en “A lo cubano”, como su propio nombre lo indica, la arraigada cubanía como hilo conductor, mediante temas como “El breve espacio en que no estás”, de Pablo Milanés; “Qué lástima”, del holguinero Koko Leyva; “Alma con alma”, de otro holguinero inmortal, Juanito Márquez; “Longina”, de Manuel Corona, en compañía en la guitarra de Alberto Zaldívar; “Añorado encuentro”, del dúo autoral Piloto y Vera; “La gloria eres tú” y “Me faltabas tú”, de José Antonio Méndez, estos junto a Nadiel Mejías y Betsy Remedios; “Pequeña serenata diurna”, de Silvio Rodríguez, entre otros.

Lucrecia recibe de manos de Ernesto Angulo, miembro del comité organizador de la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana, la Distinción Casa de Iberoamérica

Al término del concierto, Lucrecia recibió de manos de Ernesto Angulo, miembro del comité organizador de la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana, la Distinción Casa de Iberoamérica, por sus aportes a la cancionística y a la cultura holguinera y cubana en general, además de su vinculación con la Casa. Asimismo, fue reconocida por el Centro Provincial de la Música y la Gerencia de Artex en Holguín.

Luego de concluido “A lo cubano”, y tras escenarios, Lucrecia nos comentó sobre este concierto sinfónico: “Esta experiencia es única. En realidad no estaba completa la Sinfónica, Oreste ha hecho un reparto con la Orquesta de Cámara que fue quien estuvo en pleno hoy y hemos logrado un concierto único. Cada día uno aprende mucho más, a pesar de la cantidad de años que lleves en la escena. Cada momento es uno nuevo y más si uno está acompañada de una orquesta maravillosa como esta, eso no se da todos los días. Esto es único e irrepetible.”

Orquesta Sinfónica de Holguín junto a la artista Lucrecia Marín

Al concierto, que despidió hasta la próxima edición la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, asistieron, Luis Antonio Torres Iríbar, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y su primer secretario en Holguín; Julio Cesar Estupiñán Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en la provincia, y Faustino Fonseca, director provincial de Cultura, entre otros dirigentes del Partido, el Gobierno y demás organizaciones de masa en la provincia.

Un mexicano enamorado de Holguín

Por Milena García García

El artista sonorense Avelino Vega ofreció varios conciertos en la ciudad de Holguín durante la Fiesta de la Cultura Iberoamericana. El mexicano cantó además para un público heterogéneo de artistas procedentes de una veintena de países, ofreciéndoles una música reconocida a nivel mundial.

Avelino Vega, se ha convertido en una presencia necesaria en la Fiesta. Foto de la autora

Al ser entrevistado por La Luz acerca de su presencia en el evento expresó: “Esta es la cuarta ocasión en que participo en el multitudinario encuentro y siempre vuelvo porque son muchas y variadas las experiencias. No sé cuál será la última canción que cantaré en esta tierra. Por si fuera poco, está la posibilidad de compartir con numerosos creadores provenientes de distintos países, y uno siempre aprende de su cultura, y eso es bastante provechoso, pues no todos los días se tiene la suerte de intercambiar de esa manera.

¿Cómo lo acoge cada año el público cubano?

“Yo regreso porque el público es muy cálido, para mí es un auditorio sensible, inteligente, capaz de despertar la admiración y el respeto. Todos me saludan y me preguntan: ¿Maestro, dónde va a cantar? Me identifico mucho con las personas, porque son muy campechanas, naturales, y por eso hago hasta lo imposible por estar aquí cada año.

¿Cuáles son las interpretaciones  que más le solicitan?

Todos los cubanos me piden que les cante El rey, ellos lo tararean, lo disfrutan.  Yo soy un cantor de la música del estado de Sonora, al norte de México. Me gusta hacer un popurrí de vez en cuando. Me encanta el romanticismo y a la gente también le gusta; pero nunca puedo dejar el escenario sin cantarles algo bravío mexicano. ¡Y ahí hay que echarle ganas!

Además de traer mis pistas durante las presentaciones, me acompaña el Mariachi Holguín. Juntos nos acoplamos y hacemos Si nos dejan, De qué manera te olvido, La media vuelta, y sacamos chispas en la muchedumbre.

Al maestro Avelino Vega Pérez le gusta el calor del pueblo por eso cada octubre, desde que conoció el evento vuelve con energías renovadas a la Fiesta para regalarnos su música bien mexicana.

A ritmo de tambor

Por Milena García García

A ritmo de tambor el espacio cultural Casa del Taita, fue protagonista de uno de los momentos más significativos de la fiesta. Además de llevar a feliz término las presentaciones de la compañía anfitriona La Campana, el proyecto Los Reyes de la Rumba, las presentaciones del Ballet Folklórico de Oriente y la exposición de audiovisuales, se realizó el Tambor por la Reconstrucción Ambiental en el parque Carlos Manuel de Céspedes, más conocido como San José.

El toque de tambor, despertó una contagiosa curiosidad en el público asistente. Foto de la autora

El mencionado toque estuvo presidido por una intervención de los miembros de la Asociación Yoruba en Holguín. El babalawo Arturo Pablo Sánchez, presidente de la Sociedad en el territorio, pronunció las palabras de inicio del encuentro, en las cuales agradeció a la Casa de Iberoamérica por la invitación y a la Dirección Provincial de Cultura. Explicó a los presentes, pertenecientes o no a la misma creencia religiosa, que el tambor se le ofrecía a Otutuwa, que se hacía también como agradecimiento a los ancestros, y que durante el ritual, se pediría por la salud de los pobladores de la urbe, la derogación del Bloqueo y la paz mundial.

La Casa Cultural del Taita, proyecto perteneciente a la Casa de Iberoamérica tiene como fin defender la diversidad cultural y religiosa existente en la provincia.  Los encuentros teóricos y las danzas tuvieron como sede el Ilé de la Rumba, donde las agrupaciones invitadas defendieron los cantos y bailes de tradición haitiana como el gagá, el vudú, y los coros de los orishas, entre otras tradiciones folklóricas.

A toque de tambor en Iberoamérica. Foto de la autora

Francisco Griñán Sánchez, (Chichío) director de la compañía folklórica La Campana declaró que el Ilé de la Rumba acogía las presentaciones de las delegaciones invitadas y a todos los delegados al evento amantes de esta peculiar manifestación artística.

Gibara en movimiento

Por Erian Peña Pupo y Vanessa Pernía Arias

Según nos cuenta Fray Bartolomé de las Casas, el Almirante Cristóbal Colón luego de observar el enigmático paisaje desde las aguas de la Bahía de Gibara, escribió en su bitácora el 29 de octubre de 1492: “Este otro río y puerto en que agora estaba tiene de la parte del sueste dos montañas así redondas”. Esta es la primera descripción de Gibara que conoce la historia occidental: una ciudad que celebró en enero sus primeros 200 años de fundada, luego se abrió al mundo como destino turístico en mayo de este año, con motivo de la Feria Internacional de Turismo, y sufrió, en septiembre, los vientos obstinados del huracán Irma en su paso por la costa norte del país.

Gibara en movimiento. Foto: Kevin Manuel Noya

Una ciudad que cada 29 de octubre acoge a buena parte de los delegados que asisten a la Fiesta de la Cultura Iberoamericana para protagonizar “Gibara, ciudad en movimiento”, y reanimar así las calles principales de una urbe que bien conoce el arte y los artistas, pues es anfitriona desde hace varios años del Festival Internacional de Cine de Gibara.

Varios carteles esparcidos por las principales arterias de la ciudad anunciaban que la Villa Blanca sería una vez más “ciudad en movimiento” como parte de la 23 Fiesta Iberoamericana. En esta ocasión la llovizna levemente invernal –que mantuvo el cielo nublado buena parte del día– no impidió que los narradores orales de Palabras al viento regalaran sus historias al público gibareño. Tampoco que el colorido desfile inundara literalmente la calle Independencia, desde la Plaza de la Cultura hasta las inmediaciones del cine Giba. Poco antes, en la Casa de Cultura, actuó la compañía Estilo Criollo, de Río Negro, Argentina. Hieráticos, gallardos, regios, sus integrantes demostraron ser genuinos exponentes de las raíces autóctonas y el rescate del folclor del sur del país latinoamericano. Como bailar tango es sinónimo de seducción y maestría, además de identidad argentina, la pareja integrada por Natalia Matoso y Sandro Pérez, miembros del proyecto Patagonia Tango, se sumaron a Estilo Criollo y entregaron su arte en el escenario gibareño.

Rescate del folclor del sur del país latinoamericano. Foto: Kevin Manuel Noya

Por su parte, el Proyecto Ojos, de Santiago de Cuba, y Estilo Propio, protagonizaron el pasacalle que desembarcó en el parque Calixto García de la urbe costera. Todos quisieron tomarse fotos con las “estatuas vivientes” de Ojos, liderados por Alcides Carlos González Díaz (Tití), quienes ya se habían apoderado de buena porción del parque y sus inmediaciones.

Proyecto Ojos, de Santiago de Cuba. Foto: Kevin Manuel Noya

La Fiesta aunó numeroso público al ritmo del Ballet Folklórico de Oriente, la Compañía Ecos, de La Habana, y el Mariachi Holguín junto al maestro Avelino Vega Pérez, de Sonora, México, para quien “es un placer exquisito volver por cuarta vez a Gibara”. Avelino interpretó, además de otros temas clásicos del repertorio mexicano, su canción “Canto a la ciudad de Holguín”, donde asegura que “de estar viniendo seguido yo me quiero aquí quedar”. Finamente, la conocida Steel Band de El Cobre, puso a bailar al público asistente con temas como “Bacalao con pan” y “Despacito”.

Steel Band de El Cobre, puso a bailar al público. Foto: Kevin Manuel Noya

Una vez más la apacible Gibara, escenario obligado del reencuentro y la historia, donde confluyen e interactúan pasado, cultura y desarrollo, se convirtió en una ciudad en constante movimiento en días de Fiesta de la Cultura Iberoamericana.

Antídotos artísticos en la Villa Blanca

Por Claudia Hernández Maden

Ya en las postrimerías de esta Fiesta de la Cultura Iberoamericana, partió la última IX Brigada Artística Internacional de Solidaridad. Llevan nuestra música tradicional, el buen arte de los titiriteros, la alegría de los juegos infantiles. No hubo malos tiempos ni sustos hipoglucémicos que la detuvieran.

El arte es una excelente herramienta para reconstruir el corazón de una comunidad. Foto de la autora

¿Su empeño? Marcar rumbo hacia Gibara, la Villa Blanca de los Cangrejos, donde el azote ciclónico dejó huellas, aun indelebles.  Lo saben bien los vecinos de la comunidad El Güirito, quienes ya han recibido la visita de personalidades, entre ellos, los actores Corina Mestre y Jorge Perugorría, el dúo Buena Fe o el popular grupo Gente de Zona, también los pequeños de La Colmenita, quienes demostraron que tener talento es sinónimo de tener buen corazón.

A la humilde localidad han arribado otras brigadas que han aportado su granito de arena como la “Marta Machado”, la “Compay Segundo” y la Cuadrilla de Teatreros. Igualmente, han brindado su presencia los vicepresidentes de los Consejos de Estado, José Ramón Machado Ventura y Miguel Díaz-Canel Bermúdez, así como otras autoridades.

Brigada artística de solidaridad en Gibara. Foto de la autora

El centro cultural “El Coral” se colmó de sonrisas infantiles y caras de asombro, pues precisamente allí, apareció la Brigada de Arte Rebelde de la Asociación Hermanos Saíz. La queridísima Francisca, siempre dispuesta a participar en estos compromisos de amor y solidaridad, declaró su reverencia hecha poesía al Bárbaro del Ritmo.

Su hija, la joven instructora de arte Adriana, no deseó quedarse atrás. Se las agenció para movilizar corazones y números con sus poemas y juegos didácticos Al puerto de Casigua ha llegado un barco cargado de grupos… A Cuba,  “la Patria de los hermanos, del Nuevo mundo una estrella, en fin, la tierra más bella que vieron ojos humanos”, dedicó su último poema.

El arte es una excelente herramienta para reconstruir el corazón de una comunidad. Foto de la autora

Quizá la sorpresa más emocionante sería la entrada de los payasos de Rompetacones, pertenecientes al Guiñol holguinero. Su propuesta causó júbilo y alguna que otra lagrimita cuando comenzaron a interactuar con el auditorio, que por su ingenuidad y  edad candorosa, se deja impresionar fácilmente ante los efectos sonoros, los peleles coloridos o las travesuras graciosas. La despedida se concretó con la sonoridad tradicional del Septeto Zenda, de Holguín.

Payasos de Rompetacones, pertenecientes al Guiñol holguinero. Foto de la autora

Válido esparcimiento para los padres y niños residentes en El Güirito, donde como aun las imágenes advierten, se requieren mayores esfuerzos para revertir el panorama, en tanto, se trabaja por la total recuperación en la zona próxima al malecón.

Solidaridad se considera aquella adhesión circunstancial a la causa de otros. O, como la conocemos en Holguín, el consabido abrazo entre las comunidades locales y los pueblos iberoamericanos que sobrepasan cualquier obstáculo o coyuntura para ofrecer los mejores antídotos artísticos, esta vez,  contra los estragos causados por el huracán Irma.