Cita para el humor

Fotos: Luis Mario Rodríguez Suñol
La V edición del Festival de Humor para Jóvenes Satiricón que este 4 de marzo concluye en Holguín, trajo “humor de bueno” para cumplir con su premisa de brindar al público referentes de lo mejor del género en Cuba. En ese catálogo, una de las propuestas más elaboradas e integrales desde el punto de vista de los elementos que conforman una puesta en escena, fue “La cita”, dirigida por Osvaldo Doimeadiós sobre el guión de su hija Andrea.
Con esta comedia la joven actriz se estrenó en el coro de mujeres en el humor, del cual forma parte la popular y laureada Venecia Feria, quien resultó la contraparte en el espectáculo.
Fotos: Luis Mario Rodríguez Suñol

Sobre la incursión de Andrea en el género Osvaldo Doimeadiós comentó que, “en un principio ella negaba a sí misma el hecho de hacer humor, porque eso forma parte de la juventud, de querer trascender a través de la épica, la fibra más dramática. Sin embargo, en un punto de la maduración de su carrera como actriz, Andrea se ha dado cuenta de que tiene potencial en su histrión para la comedia. Eso no llega por la imposición de nadie. Tiene que ver con la maduración del ser humano”.

Antes de llegar simultáneamente a “La cita” las dos actrices y el director de la puesta, pasó mucho tiempo, rememora Osvaldo Doimeadiós:
“Los tres estábamos muy complicados con otros compromisos. Andrea estaba haciendo una novela, Venecia trabajaba con su grupo humorístico Etcétera y yo grababa la serie Lucha Contra Bandidos. Nos demoramos un poco. Empezábamos a montar y teníamos que esperar dos meses para volvernos a ver y arrancar de nuevo. Sin embargo, gracias a esa distancia creativa, el proyecto fue madurando y ganamos en objetividad sobre él. Al final tuvimos un mes de trabajo intenso y coordiné la presencia de un gran equipo de especialistas, personas muy capaces e imaginativas”.
Cita3
Aunque en carácter de reposición, pues ya La cita había ocurrido en el “Suñol” en el mes de agosto, valió la pena el reencuentro con una puesta donde el humor se nutre de la sátira social y se hacen disímiles referencias e intertextos a personalidades y hechos de la historia y la cultura universal. Explícitamente aparecen en escena Marilyn Monroe, y Frida Khalo, aunque en los textos el espectador avezado podrá descubrir a escritores como Kafka, Shakespearem Cirilo Villaverde; filósofos cubanos del siglo XIX como Félix Varela y José Antonio Saco; obras de la literatura cubana como “Espejo de Paciencia” y “Las impuras”, entre otras interminables citas que revelan el background cognoscitivo de la escritora.
Varias escenas, que pudieran presentarse de modo independiente, se sucedieron de forma orgánica, con un exquisito diseño de vestuario. Sorprende al público cómo el vestuarista aparece en escena durante las transiciones entre cada sketch para ayudar a las actrices en su cambio de look que ocurre ante los ojos de los espectadores.
Entre las situaciones más hilarantes destaca el monólogo interpretado por Venecia Feria en su rol de loca y fea. Menor impacto tuvo en la audiencia el unipersonal de Andrea que asumió el papel de predicadora del Señor, aunque en sentido general, la propuesta tuvo una excelente acogida del público.
En “La cita”, el chiste más explícito se une al humor más elegante que conduce a la reflexión al público más avezado. La sátira mordaz, la parodia y la ironía nutren un guión inteligente.
Sobre la acogida de la propuesta, Osvaldo Doimeadiós precisó: “Estrenamos el espectáculo y sucedió una cosa muy hermosa: la aceptación por los distintos públicos a los que hemos presentado la obra y por la crítica especializada. Ha sido el espectáculo que más críticas y reseñas positivas he tenido en el humor”.
Holguín no ha sido la excepción.
Por Rosana Rivero Ricardo
Tomado de www.ahora.cu/es

De Doime son los aplausos

Osvaldo Doimeadiós se presentó en el Teatro Eddy Suñol de la ciudad de Holguín durante el V Festival de Humor para Jóvenes Satiricón.Fotos: Carlos Rafael y Torralbas
Lejos de las tablas y las cámaras Osvaldo Doimeadiós parece estar de “mal humor”. Definitivamente, no es un hombre cómico. Al contrario. Es más serio que Serrano leyendo una nota oficial en el Noticiero Estelar. Y eso que nos fuimos a conversar al Bar Pliska del Hotel Pernik y ni “pliska” de sonrisa.
Quizá notó la sorpresa y la contrariedad en mi rostro cuando me dijo: “A veces la gente me pregunta si estoy triste o bravo. Parce que tengo un rictus de ultra seriedad que no es tal. Lo que pasa es que soy extremadamente tímido. Me da pena exponerme delante de alguien. Sin embargo, el escenario es la mejor vía para exorcizar esos demonios”.
Fue en el Teatro “Eddy Suñol” que compartió humor del bueno durante sus presentaciones en el V Festival de Humor para Jóvenes Satiricón que se desarrolla entre el 25 de febrero y el 4 de marzo. Entre una y otra actuación conversó con ¡ahora! digital “del humor y otros demonios”.
Hacía casi cuatro años que no regresaba a Holguín, su ciudad natal. Le Doi-me-adiós, digo, la bienvenida, antes de preguntarle sobre sus orígenes holguineros y su vocación por la actuación:
“Nací aquí en 1964, en la otrora Clínica de Frexes y Morales Lemus. Nunca estuve en Las Calabazas, pero hay gente que afirma que soy de allí. Sucedió que en un programa Sabadazo me preguntaron de dónde era mi personaje de Margot e improvisadamente le dije que del Cruce de Las Calabazas, ‘mire mi cuerpo de calabaza’, concluí. Realmente yo vivía en el reparto Alex Urquiola hasta el ’82.
entrevista doimeadios 2
“Desde los cuatro años decía que iba a ser actor, pero mi madre deseaba que estudiara música. A los seis me hicieron pruebas de aptitud. Todo iba bien hasta que la profesora me preguntó si quería ser músico. Le dije que la música me gustaba mucho, pero quería ser actor. Ahí mi madre comprendió que tenía condiciones, pero no vocación.
“En el local que hoy ocupa Tele Cristal, me vinculé a un taller de actuación para niños donde se hacían programas en la CMKO Radio Angulo . La radio fue el bautizo. Lo primero que hice fue un personaje en una versión de Cumbres Borrascosas.
“Luego vino la etapa del Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) José Martí que fue muy simpática. Entré en séptimo grado y ya había un grupo de teatro creado por alumnos de años superiores. Me presentaba todos los años con tremendos deseos y no me daban ningún personaje. Seguí insistiendo hasta que ellos se graduaron y formé mi propio grupo. Por eso digo que en la vida uno debe persistir. “Luego entré en el Instituto Superior de Arte (Isa)  en el año ‘82 y me gradué en el ‘87. Contrariamente a lo que se hace, no me quedé en La Habana. Un grupo de graduados, voluntariamente, decidimos venir a Moa y fundamos Teatro del Este. No le interesó el proyecto a las autoridades de Cultura de aquel momento y se disolvió. Regresé a La Habana y retomé mi trabajo en el humor que había comenzado en la universidad con la creación del grupo Salamanca”.
No estudiaste música, sin embargo el humor musical se inserta en buena parte de tus espectáculos…
“Quizá debí escuchar el consejo de mi mamá y estudiar algo de música. Después la vida me ha llevado a trabajar con músicos y cantantes y me ha encantado.
“Todo en la vida es música. Me gusta incluirla en mis espectáculos, porque forma parte de la belleza de la vida y nuestra cultura, pues somos un pueblo tremendamente musical”.
¿Por qué crees que el humor sigue considerándose como un género menor dentro de las artes escénicas?
“Es un criterio simplista relacionado con la modorra intelectual o no ahondar en la naturaleza del arte. A veces las cosas se pueden simplificar al actor, pero todo no puede ser eso. Hay que reinventarse todos los días, superar lo que uno hace desde el guión y todos los elementos que conforman una puesta en escena, si no perderíamos posibilidades estéticas.
“En los años que estudié en el Isa empecé a hacer humor y todo el mundo se divertía. Sin embargo, si decías en los predios académicos que en eso centrarías tu carrera, los intelectuales entre comillas, porque los verdaderos sí disfrutan y comprende el género, manifestaban: ‘!ay!, ¡qué pena!. Entonces por rebeldía empecé a hacer humor. Además, este forma parte de nuestra identidad y el sentido más raigal de cubanía. Por eso lo defiendo por encima de todas las cosas”.
Existe el criterio de que el humor cubano está en crisis…
“El humor de calidad no es mayoría. Así ocurre en el resto de las expresiones artísticas donde hay una vanguardia y cosas no tan buenas. Lamentablemente, al humor se juzga por el lado más malo.
Quizás en la capital estamos más expuestos a las leyes del mercado y hay que optar por otras vías para comercializar lo que hacemos. Tal vez eso distraiga la atención de la verdadera creación. No obstante, hay grupos y solistas que siguen apostando por un trabajo de calidad como el Dúo Caricare, desde Holguín y Komotú en Guantánamo.
“Existen zonas muy notorias que no apuestan a lo grosero, sino a lo mejor del género humano que tiene que ver con el humor blanco, pero también con la sátira social, tan útil y necesaria, aunque algunos enemigos del género traten de borrarla”.
¿El transformismo para un personaje tan popular como Margot, demanda de ti un esfuerzo especial?
“Empecé a hacer Margot años antes de que saliera en televisión. En las fiestas asumía el personaje y, sin quererlo, lo ensayé y pulí. Un día en Sabadazo, Pulido me propuso hacer un personaje y le sugerí a Margot.
“Feliciano también nació así. Llegan como un juego hasta que decido confrontarlos con el público. Lo que es un juego se disfruta y sale orgánicamente, aunque la interpretación tiene su grado de dificultad”.
Tu hija, Andrea, es actriz y se inició recientemente en el humor. ¿Cómo es esa relación personal y profesional al mismo tiempo?
“Nos criticamos mutuamente. Así ha sido siempre en el hogar. Mi familia ha participado críticamente de todo el desarrollo de mi carrera como actor. A Andrea la tuve como alumna en su último año en la Escuela Nacional de Arte, pero con el mismo tratamiento que a los demás actores jóvenes. “Ahora soy director de un espectáculo humorístico, La cita, que ella escribió y en el que actúa junto a Venecia Feria, y estamos muy satisfechos con el resultado”.
Después de una carrera tan versátil con qué te quedas, ¿el drama o la comedia?
“Me quedo con lo que me ponga la vara alta y no me aburra, ya sea humor, drama u otra cosa. Me gusta meterme en personajes y cosas difíciles. Vale la pena correr el riesgo, porque también esta es una carrera de equivocarse y eso forma parte del proceso.
Un actor tan camaleónico, que ha probado casi todos los medios y géneros, desde el humor hasta el horror sicológico, ¿qué le queda para el futuro?
“Me gustaría seguir apostando por el humor. Hago unipersonales y es un reto, pero quisiera realizar espectáculos con muchas personas, pues me gusta trabajar en escena con varias energías.
“Vivo el presente. Me enamoraré de los proyectos y los sacaré adelante en la medida que se puedan hacer. Seguiré trabajando en lo que la vida me ponga en el camino”.
Por Rosana Rivero Ricardo
Tomado de www.ahora.cu/es

Humor a primera vista

Fotos: Carlos Rafael

Acercar al público a lo que ha sido el Festival de Humor para Jóvenes Satiricón en sus cinco años de existencia fue el objetivo del espectáculo inaugural del evento, acaecido en la noche del 26 de febrero en el Teatro Eddy Suñol de la ciudad de Holguín.

En la velada se presentaron grandes exponentes del género como Osvaldo Doimeadiós, Kike Quiñones y Carlos Gonzalvo (Mentepollo) , quienes defendieron desde el stand up comedy la premisa que desde sus inicios mantiene el Festival: brindar al público referentes de lo mejor del humor escénico en Cuba y desarrollar en la audiencia niveles de apreciación.
Foto: Carlos Rafael

Intervinieron además en la jornada de apertura los grupos Etcétera, Caricare y La leña del humor, este último proveniente de Villa Clara y asistente a cada una de las ediciones del Satiricón.

El absurdo, la ironía y la metáfora fueron algunos recursos que emplearon los humoristas para mantener al público riendo por casi dos horas. El bloqueo, la internet en Cuba y el envejecimiento poblacional estuvieron entre los temas seleccionados para provocar situaciones hilarantes.
SATIRICON 2018

Eider Luis Pérez, fundador del Festival y presidente de su Comité Organizador aprovechó la jornada para reconocer a varias instituciones que han contribuido con el nacimiento y desarrollo del evento como la Asociación Hermanos Saíz, la Dirección Provincial de Cultura, el Centro Provincial de las Artes Escénicas, Ediciones la Luz, el Teatro Eddy Suñol, el Departamento de Extensión Universitaria de la Universidad de Holguín y el Centro de Comunicación Cultural.

Osvaldo Doimeadios. Satiricón 2018

Además de las presentaciones nocturnas en ambas salas del Teatro Eddy Suñol a partir de las 7 de la noche, el festival propone conferencias y actuaciones de los humoristas en las universidades del territorio, así como en los municipios de “Calixto García”, Báguano y Gibara.

La sede de la Uneac presenta su habitual programa colateral, que incluye una exposición de humor gráfico, el evento teórico que se desarrollará el próximo 28 de febrero y el Café Literario dedicado al humor.
Por Rosana Rivero Ricardo
Tomado de www.ahora.cu/es

Komotú nos reúne y nos hace reír

Por Erian Peña Pupo

Grupo Komotú. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Komotú reafirmó en el Teatro Suñol que es uno de los mejores grupos humorísticos cubanos. Viven todavía en la ciudad de Guantánamo –donde surgieron en septiembre de 1994– y desde allí han hecho una obra que trasciende todo determinismo geográfico, pues buscan coordenadas humorísticas comunes para explotar y abordar la realidad nacional.

Así lo comprobamos quienes asistimos a su propuesta en esta V edición del Festival Satiricón. Si bien es cierto que el pasado año la obra El muro, merecedora de los principales premios de su tipo en el país, estuvo mejor estructurada conceptual y dramatúrgicamente, siendo uno de los momentos más recordados en esa edición del Satiricón, la nueva propuesta de Komotú sienta sus bases en uno de los principales y peores rezagos de la burocracia: las reuniones y en su efecto, el “reunionismo” en todos los sentidos.

Grupo Komotú. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

¿Quién no ha sufrido o incluso protagonizado una reunión? Eso parecen decirnos los actores de Komotú: Miguel Moreno Rodríguez, Alexis Ayala Wilson, Yasnai Ricardo Pérez y la más joven en el grupo, Anachelis Matos Toirac, a través de los diferentes sketchs que articulan la propuesta humorística.

Repasemos algunos de estos sketchs en que utilizan la ironía, el chiste conceptual, la parodia y el absurdo: Ñico es un jefe de mantenimiento que repara un buró para efectuar una reunión, mientras la actriz Lucía Bustamante –el momento cultural no puede faltar en ninguna reunión que se respete– recita uno de sus poemas con un elevado tono épico. En lo que resulta ser una parodia a ciertos seriales policiacos cubanos, presenciamos el interrogatorio a Armando del Toro por la desaparición de la vaca Dionisia y la existencia de “picadillo enriquecido” en su menguado refrigerador. En otro sketch somos partícipes de la espera en un hospital de dos hijas –totalmente diferentes e hilarantes por esto mismo, por la concepción de sus personajes, una de ellas incluso perdió las expectativas cuando niña– mientras el padre, un viejo burócrata amante de las reuniones y los diplomas, es operado de demagogia. En otro, una profesora –excelente la caracterización de la misma, no solo por caricaturesca sino por cercana– organiza una de las típicas reuniones de padres para recordarles a aquellos la importancia de organizarse en vistas del día del educador y no repetir así los regalos y claro, mejorar la calidad y el valor de estos. Finalmente nos encontramos en una atípica reunión de ladrones y del robo de un botín entre ellos mismos, reafirmando la calidad de los actores de Komotú: un excelente, extrovertido y conocido Miguel Moreno que lidera la puesta; un Alexis Ayala, conocido también por su Maestro Angelito en Un fraude celestial, al que solo de mirar nos produce carcajadas, y las muy coherentes e hilarantes Yasnai Ricardo y Anachelis Matos.

Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Para Komotú nada escapa a su mirada crítica: los problemas sociales, políticos, culturales… son llevados a escena con una inteligencia y sutileza que en ocasiones resulta rara avis en los terrenos del humorismo cubano, evadiendo las alusiones directas pero empleando, al mismo tiempo, con naturalidad y aire fresco, los sucesos más emblemáticos y comunes del acontecer diario del cubano. Si fuera a sugerir algo, que no empaña para nada la puesta en sí, su acertada dramaturgia y la concepción del espectáculo, fuera el cuidado en cierto moralismo didáctico que en ocasiones se asoma en algunos de los sketchs y nos reafirman que esto no es necesario, que el buen chiste basta de por sí para hacernos pensar y al mismo tiempo reírnos de las situaciones reales o no de la vida.

Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Sabemos que su principal divisa, mantenida por varios años, casi 24 para ser exactos, es lograr con un humor agudo y reflexivo que el público disfrute de un espectáculo que lo haga divertir y pensar al mismo tiempo. Komotú lo ha logrado con creces: las salas llenas y los aplausos apabullantes en el Teatro Suñol confirman su ganada jerarquía en el humor insular.

Humor gráfico en el Satiricón: ¿quién dibuja al sátiro?

Por Erian Peña Pupo

Expo de caricaturas. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Como parte del V Festival de Humor para Jóvenes Satiricón y dedicada al desaparecido caricaturista, diseñador gráfico y periodista holguinero Ángel Quintana Bermúdez (1934–2018) la sede provincial de la Uneac en Holguín exhibe la exposición de caricaturas Humor Gráfico. Satiricón V.

Con curaduría del caricaturista y actor Onelio Escalona, integrante del conocido dúo Caricare, la exposición reúne obras –en diferentes formatos y técnicas– de artistas gráficos como Alfredo Hernández, Martirena, José Antonio Fulguerias, Roland, Panchito y Pedro Méndez, integrantes del conocido suplemento humorístico santaclareño Melaíto, además Jorge A. Carmenate, Lauro Echavarría, Quintana, Mayedo, Bermúdez, Leyva, entre otros.

Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Con una peculiar curaduría, utilizando palillos o presillas para sostener las obras en los cordeles, estas caricaturas –creadas desde la indagación personal y muchas veces autodidacta en los amplios terrenos del género y sus posibilidades expresivas– exploran temas como la muerte, las indisciplinas sociales, el arte, el deporte, la guerra, la homofobia, la religión… desde la sátira social y el humor criollo, esa peculiar manera de subrayar la cubanidad que tan bien definiera Jorge Mañach en su Indagación del choteo (1928).

Según el reconocido intelectual Manuel García Verdecia, vicepresidente de la Uneac en Holguín, quien tuvo a su cargo las palabras de presentación de la muestra: “El humor gráfico en Holguín es tan antiguo como el desarrollo de la propia prensa, si bien es después del triunfo de la Revolución que toma auge: sobre todo a partir de la realización de pancartas o afiches que no solamente tenían un sentido político, y también de suplementos: el periódico ¡ahora! siempre tuvo una sección dedicada a las caricaturas y se creó un suplemento llamado Almiquí, donde diferentes caricaturistas tuvieron ocasión de desarrollarse”.

Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Precisamente en estas secciones y suplementos, varios artistas holguineros Quintana y Lauro, entre los presentes en la muestrainiciaron su camino en la caricatura, expresión que, según los estudios de Arístides Hernández, Ares, en su Diccionario de la caricatura cubana, comenzó en Cuba hacia 1833, cuando Luis Merlín o Marsillón firmó la que se considera la caricatura primigenia en la Isla, aunque de ella solo tenemos referencias.

“El hecho de que hoy tengamos un diario y no un semanario reduce un tanto las posibilidades de los humoristas. Ya no existe el movimiento que hubo en los años 70 y 80. Creo que es interesante que los medios tengan en cuenta el hecho de explotar con más asiduidad e inteligencia las nuevas tecnologías de la comunicación: puede haber perfectamente un blog de caricaturas humorísticas. Pienso que si se fortalece el Satiricón, si se utilizan las técnicas del periodismo digital y logramos que el diario holguinero se rescate y haya mayor presencia dentro de sus páginas de la caricatura, podemos rescatar buena parte de este movimiento. El humor gráfico es un humor que queda para la historia y que la gente visualiza e interioriza muy rápidamente, pues no tiene ningún tema lejano. Es, además, una manera de visualizar cómo somos, cómo pensamos, cómo actuamos…. y criticar aquellas cosas humanas que todavía nos quedan por salvar para mejorar la sociedad”, subraya, además, Manuel García Verdecia.

Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Las caricaturas reunidas en Humor Gráfico. Satiricón V nos ofrecen diferentes puntos de vista –desde el ingenio y la jocosidad, pero también desde la picardía, la hilaridad y un poco de ironía– a la realidad cubana e internacional, aquellas cuestiones que median y particularizan nuestra cotidianidad y la hacen única. Con una caricatura se puede decir tanto como con un comentario de varias cuartillas, con un ingrediente añadido, visualmente eficaz por demás: despertar una sincera sonrisa en quien la observa.

 

Festival de Humor Satiricón rinde homenaje a Ángel Quintana

Foto de la autora

Con una exposición de humor gráfico se rindió homenaje al recientemente desaparecido caricaturista holguinero Ángel Quintana Bermúdez, la cual se exhibe desde este 26 de febrero en la sala Fausto de la sede de la Uneac en Holguín.

La muestra se incluye en el programa de actividades del V Festival de Humor Para Jóvenes Satiricón que se realiza en la Ciudad de las Parques desde el 25 de febrero y hasta el 4 de marzo. El evento, además de promover el desarrollo del gusto estético en torno al humor escénico, explota otras vertientes del género como el gráfico e incluso la investigación en torno al mismo.

Foto de la autora

La exposición, curada por el reconocida humorista holguinero Onelio Escalona, integrante del Dúo Caricare, incluye obras de Panchito, Mayedo, Bermúdez, Leyva, Fernando, entre otros artistas.

En las palabras de apertura, Manuel García Verdecia, vicepresidente de la Uneac en Holguín, resaltó que la muestra es un reconocimiento también a todos los que dedican su tiempo a pensar a sus semejantes desde la acción gráfica.

Foto de la autora

Ángel Quintana Bermúdez fue periodista y diseñador del semanario ¡ahora! por varias décadas, pero sobre todo fue conocido por sus caricaturas. El humor de bisagra o humor de participación, fue un invento suyo. En entrevista ofrecida al semanario ¡ahora! en 2016 afirmó que “con esta nueva técnica, entre el público y mi obra se establece una estrecha relación. El chiste está escondido, por eso el público debe abrir puertas, ventanas, levantar faldas, para descubrirlo con sus propias manos”.

Foto de la autora

La V edición del Satiricón propone; además de las noches de buen humor teatral con la participación de grupos como Etcétera, Komotú, Caricare y de grandes exponentes del género como Osvaldo Doimeadiós y Kike Quiñones; eventos teóricos en las universidades y presentaciones de libros.

Por Rosana Rivero Ricardo

Tomado de www.ahora.cu/es

Satiricón, humor para pensar en serio

Grupo Etcétera, fundador del Festival. Foto: Julio César Leyva

La quinta edición del Festival del Humor Joven Satiricón 2018 quedó inaugurada en la noche de este lunes en la ciudad de Holguín. El Teatro Comandante Eddy Suñol fue el escenario escogido nuevamente para que buena parte de los mejores humoristas del país se den cita hasta el próximo tres de marzo.

A pocos minutos de la inauguración, Elder Leyva director de la agrupación holguinera Etcétera y uno de los principales organizadores del Satiricón, expresó su agradecimiento a varias instituciones de la cultura en el territorio cuyo trabajo ha sido vital para la continuidad del Festival.

Entre ellas la Asociación Hermanos Saíz, la Dirección de Cultura Provincial, el Centro de Comunicación Cultural, Ediciones La Luz, el Departamento de Extensión Universitaria, el Teatro Eddy Suñol, la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba y el Consejo Provincial de Artes Escénicas.

 

25

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un momento emotivo fue sin dudas la entrega de un reconocimiento por su labor a Kike Quiñones, no solo por su trabajo ante el Centro Promotor del Humor, sino por el apoyo incondicional que ha significado para el desarrollo del propio Festival.22

 

 

 

 

 

 

 

La noche estuvo sembrada de risas gracias a las actuaciones de Osvaldo Doimeadiós, el Profesor Mente Pollo (Carlos Gonzalvo), la Leña del Humor, Kike Quiñones, el Dúo Caricare y los anfitriones del evento, Etcétera.

04

 

 

 

 

 

 

 

Con un enfoque divertido de la realidad del cubano de a pie, los humoristas pusieron a reír a un Teatro repleto de público que aplaudió calurosamente cada presentación. Realidades dichas de forma simpática pero que no dejan a nadie indiferente. A fin de cuentas esa ha sido la premisa del Centro Promotor del Humor que ya llega a su primer cuarto de siglo este 2018.

34

 

 

 

 

 

 

 

Para la noche de hoy el plato fuerte lo tendrá el grupo guantanamero Komotú, uno de los más reconocidos dentro del panorama humorístico nacional.

Por Ana Bárbara Moraga

Tomado de www.radioangulo.cu

Nominados al Suceso Cultural Holguín 2017: Estreno mundial de la obra “Es esta María la O”, del Teatro Lírico de Holguín por su aniversario 55

Nominados al Suceso Cultural Holguín 2017: Estreno mundial de la obra “Es esta María la O”, del Teatro Lírico de Holguín por su aniversario 55

A 87 años de estrenada María la O, el Teatro Lírico de Holguín Rodrigo Prats realizó una versión operática bajo el nombre Es esta María la O. Desde el propio título sabemos que no estamos en presencia de una versión clásica de la conocida zarzuela de Gonzalo Roig, sino de una recreación a partir de la música de Ernesto Lecuona y los textos de Gustavo Sánchez Galarraga. Reponer María La O –después de añadirle cambios en su estructura, entre ellos llevarla a dos actos y sustituir varios parlamentos originales por canciones de Lecuona y temas afines– es bastante arriesgado en cualquier circunstancia: esta es una obra conocida y representada en el escenario cubano, y es además, la zarzuela más representativa, junto a Rosa la China, del amplio quehacer musical de Ernesto Lecuona. Aun así, el Lírico holguinero llevó a escena una puesta dinámica, atractiva, cubana y de una calidad distinguible, armónica, dentro del repertorio del conjunto dirigido por María Dolores Rodríguez: demostró con creces que podía asumir una obra de este tipo.

En la puesta –con dirección artística de Dulce María Rodríguez– uno de los principales atractivos es la interpretación de los cantantes que asumen los papeles protagónicos. Más allá de las cualidades actorales de los mismos, el desempeño vocal de los cantantes convierte al Lírico holguinero en una de las compañías mejor formadas de la escena cubana: Liudmila Pérez, Yulianni Sánchez, Betsy Remedios y Maylin Cruz, como María La O; Yuri Hernández y Camilo Hijuelos, como el Niño Fernando; Alfredo Mas, Abel Carballosa y Jorge Nelson Martínez, como José Inocencio, y Dianelis Torres, Loreta Rodríguez y Dania López, como la Niña Tula. Otro de los valores imprescindibles de Es esta María la O es la presencia en vivo, desde el foso del teatro, de la Orquesta Sinfónica de Holguín, con arreglo orquestal del maestro Felix Guerrero y dirección orquestal y arreglos de la música adicionada de Oreste Saavedra. La Orquesta le aportó el aire primigenio, señorial y cubano de la puesta creada por Lecuona y Sánchez Galarraga en 1930.  Además es necesario resaltar el trabajo del coro y el ballet; el  diseño escenográfico de Alejandro de la Torre y el de vestuario, de Sergio Ochoa; la coreografía de Alejandro Millán; el diseño de luces de Dulce María Rodríguez y la dirección coral de Damaris Hernández.

Nominados al Suceso Cultural Holguín 2017: Concierto “A lo cubano” de la solista Lucrecia Marín junto a la Orquesta Sinfónica de Holguín, durante el cierre de la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana.

Nominados al Suceso Cultural Holguín 2017: Concierto “A lo cubano” de la solista Lucrecia Marín junto a la Orquesta Sinfónica de Holguín, durante el cierre de la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana.

 

Lucrecia Marín es una de las voces más auténticas de la música popular cubana. Raigal, potente y única, su voz es sinónimo de cubanía, mientras su registro vocal y el variado repertorio que es capaz de asumir sobre los escenarios, auténticamente cubano por demás, son pruebas ineludibles de su talento.

Versátil, extrovertida y sincera, Lucrecia nos sobrecogió intensamente con el concierto “A lo cubano”, junto a la Orquesta Sinfónica de Holguín, dirigida por el Maestro Oreste Saavedra, como colofón de la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana. Además de la Sinfónica, con quien la intérprete ha compartido en otros momentos, Lucrecia se hizo acompañar, en el Teatro Eddy Suñol, con el grupo de Norberto Leyva y artistas invitados como Joel Rodríguez Millord, Alberto Zaldívar, Nadiel Mejías, Betsy Remedios, entre otros. Su perspectiva siempre ha sido llegar al corazón del público holguinero y mediante él, al cubano, y lo ha logrado con creces.

El repertorio fue variado y mostró la destreza de Lucrecia al abordar diferentes géneros de la música popular cubana. En su conjunto primó en “A lo cubano”, como su propio nombre lo indica, la arraigada cubanía como hilo conductor, mediante temas como “El breve espacio en que no estás”, de Pablo Milanés; “Qué lástima”, del holguinero Koko Leyva; “Alma con alma”, de otro holguinero inmortal, Juanito Márquez; “Longina”, de Manuel Corona, en compañía en la guitarra de Alberto Zaldívar; “Añorado encuentro”, del dúo autoral Piloto y Vera; “La gloria eres tú” y “Me faltabas tú”, de José Antonio Méndez, estos junto a Nadiel Mejías y Betsy Remedios, y “Pequeña serenata diurna”, de Silvio Rodríguez.

Luego de concluido “A lo cubano”, y tras escenarios, Lucrecia nos comentó sobre este concierto sinfónico: “Esta experiencia es única. En realidad no estaba completa la Sinfónica, Oreste ha hecho un reparto con la Orquesta de Cámara que fue quien estuvo en pleno hoy y hemos logrado un concierto único. Cada día uno aprende mucho más, a pesar de la cantidad de años que lleves en la escena. Cada momento es uno nuevo y más si uno está acompañada de una orquesta maravillosa como esta, eso no se da todos los días. Esto es único e irrepetible”.

Entregan premio nacional Bota de Meñique a joven holguinero

El joven holguinero Ramón González Martínez, recibió este domingo 25 de febrero el Premio Nacional Bota de Meñique. Foto: Archivo
El médico holguinero Ramón González Martínez, recibió este domingo el premio nacional Bota de Meñique, máxima distinción que otorga la Sociedad Cultural José Martí a jóvenes en Cuba y Latinoamérica destacados en el estudio de la obra del apóstol.

El mayaricero recibió el alto reconocimiento de manos del Héroe de la República de Cuba René González, vicepresidente de la Sociedad Cultural José Martí, hecho que constituye otro premio para el joven galeno, según declaraciones.

La provincia de Cienfuegos acogió la sede del Primer encuentro Nacional de Jóvenes martianos, que contó con la conferencia “Una mirada martiana a Fidel Castro”, impartida por Jorge Juan Lozano Ros, asesor de la Oficina del Programa Martiano y Miembro de la Junta Nacional de la Sociedad Cultural José Martí, según el sitio digital Radio Ciudad del mar.

El evento clausuró con la entrega del premio “Bota de Meñique” a los jóvenes Jorge Enrique Jerez Belisario, Liyansis Linares Cánova y Ramón González Martínez, de las provincias de Camagüey, Pinar del Río y Holguín, respectivamente.

 

Por Emilio Rodríguez Pupo (Radio Mayarí)

Tomado de www.radioangulo.cu