Días de Ciencia Ficción en la UNEAC

Conferencias, paneles y proyección de filmes convergieron en el VII Encuentro de Cine y Literatura de Ciencia Ficción, realizado como parte de la IX Edición Nacional del Ciclo de Arte de Ciencia Ficción por la Filial de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la UNEAC en Holguín, entre el 8 y el 11 de noviembre.

Promoción del Encuentro de Cine y Literatura de Ciencia Ficción en la UNEAC holguinera. Foto del autor

La Sala Taguabo de la UNEAC holguinera –sede de la productora audiovisual del mismo nombre– acogió las conferencias “Límites entre la ciencia ficción y la realidad”, por Bruno Henríquez y José Rojas Bez; “La ciencia ficción en la radio. Su importancia en la enseñanza de las ciencias, por Bruno Henríquez, Bárbara Sánchez y Gabino Gil Molina; “La ciencia ficción en Cuba”, a cargo de Bruno Henríquez y Humberto González Carro, y “El espacio entre nosotros”, por Bruno Henríquez, Humberto González y José Rojas Bez.

Asimismo, las sedes Celia Sánchez Manduley y Oscar Lucero Moya de la Universidad de Holguín acogieron, respectivamente, las conferencias “Ciencia y comunicación” y “La dimensión del tiempo. Importancia de la ciencia ficción en la enseñanza de las ciencias”, por Bruno Henríquez, José Rojas Bez, Humberto González Carro y Lino Ernesto Verdecia.

Mientras el Café Literario que cada tarde de jueves conduce el escritor Manuel García Verdecia se sumó al Encuentro dedicando el espacio al tema “Obras literarias llevadas al cine de ciencia ficción”. Estuvieron invitados al Café Literario, Bruno Henríquez y Humberto González Carro.

La proyección de filmes de temática de ciencia ficción, luego de las conferencias y en el espacio Cine Portal de la UNEAC, fue otro de los momentos que caracterizó el Encuentro. Entre las películas proyectadas en esta edición se encuentran las norteamericanas Pasajero (2016) de Morten Tyldum; Aliens en el ático (2009) de John Schultz; Arrival (2016) de Denis Villeneuve; Life (2017) de Daniel Espinosa; Plus 1 (+1) (2016) de Dennis Iliadis; Project Almanac (2015) de Dean Israelite; El espacio entre nosotros (2017) de Peter Chelsom, y Lazer Team (2015) de Matt Hullum. Además, las rusas El tiempo de los primeros (2016) de Dmitry Kiselev y Attraction (2017) de Fyodor Bondarchuk.

El VII Encuentro de Cine y Literatura de Ciencia Ficción fue clausurado en la peña “Arte y Amor para Elisa”. En esta ocasión el espacio estuvo dedicado al 30 aniversario de la UNEAC en Holguín y al XIV de la propia peña. Además, fue momento idóneo para la graduación del Diplomado de Dirección Artística convocado recientemente en la UNEAC holguinera. En la peña, que contó con la conducción de Vivian García, producción de Gonzalo Martínez Cuba y dirección de Alfonso Banderas Tamayo, estuvieron presentes los artistas Dulce María Rodríguez, Yuri Hernández, Betsy Remedios, Anabel Bandera, Julio Avilés, Joel Rodríguez Millord, Dúo Sabaret, Grupo Modas Fantasía, Neón Teatro, Ronel González, Ballet de Cámara y el Quinteto de la Escuela Vocacional de Arte (EVA).

El mundo de “Yiki”

Fotos: Carlos Rafael

Catorce piezas conforman la exposición personal “El cuerpo (des)controlado” del artista y también tatuador George González, “Yiki”, que se exhibe desde ayer y por espacio de un mes en la galería de la Casa del Joven Creador de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) de la ciudad de Holguín, en la oriental provincia cubana de igual nombre.

En las muestras, que se insertan dentro de las actividades de la II Edición del Proyecto de Arte Corporal TatuArte, su autor encontró en la tinta de tatuaje en cartulina con plumilla y pincel, un modo de expresión. Temáticamente “son figuras pop vinculadas con la representación de los objetos y el cuerpo. Me inspiré en la década del 90, pues me identifico mucho con acontecimientos culturales de esta época, como su musica y artes visuales”, explica.

Sus piezas pictóricas independientes son además propuestas para tatuaje in situ, pues los presentes en TatuArte pueden “picarse”, como también se le conoce a esta acción, alguna de las obras expuestas, sin costo alguno.

González valora mucho la influencia de su formación en las artes plásticas y su vínculo con el tatoo, tanto que prefiere hacerlo “a muleta”, es decir sin máquinas, dibujando cada punto, de un modo que considera “artesanal”.

tatuajeH3.jpgGeorge González, Yiki.tatuajeH7.jpg

Por Yaneidis Ojeda Aguilera

Tomado de www.ahora.cu

Choco, Premio Nacional de Artes Plásticas 2017

Choco

El Ministerio de Cultura de Cuba y el Consejo Nacional de las Artes Plásticas dieron a conocer este fin de semana el otorgamiento al artista Eduardo Roca Salazar (Choco) del Premio Nacional de Artes Plásticas 2017, máximo galardón que conceden estas entidades a creadores de la plástica insular.

Figura imprescindible dentro del diverso cosmos del arte nacional, Choco es un artífice venido al mundo el 13 de octubre de 1949 en la oriental provincia de Santiago de Cuba. De origen humilde, el éxito internacional de su fecunda carrera artística en la capital no ha limitado su cordialidad, sencillez y modestia para con sus semejantes, a los que ha recreado en sus grabados y pinturas de manera original y contundentemente expresiva. Su arte puede calificase, ante todo, de ensayístico, sobre todo en la composición de sus figuraciones en las que predominan colores cálidos, como el rojo, el amarillo, el verde, el negro y el azul.

Pintor del pueblo, de las gentes del barrio; del solar y del bembé; de la guagua y de la bodega; de los que cortan caña o cultivan la tierra; de los obreros que sudan en el taller o en la fábrica; de los negros, mulatos, chinos y blancos que, desde los tiempos de la colonización, son los grandes cronistas de esta isla sin miedos; de los que tienen fe y siguen luchando; de los niños, los jóvenes y las mujeres; y también de los que no tienen historias… Ese es Choco, el Negro Gigante de la Plástica Insular,  amable y respetuoso, en cuyo arte se encuentra, al decir del poeta y presidente de la unión de Escritores y artistas de Cuba, Miguel Barnet, “la esencia de lo cubano” .…

Alumno avezado Antonia Eiriz, cuando cursó estudios en Escuela Nacional de Instructores de Arte, en los iniciales años de la década del 60 del pasado siglo, la obra de este creador rememora el espíritu experimental, las texturas y los colores aprehendidos de la célebre pintora cubana.

Entre las antológicas series de grabados y pinturas de Choco se encuentran las de los cortadores de caña, “que pueden o no ser campesinos, porque también pueden ser obreros que se dedican temporalmente a esta labor”, tal expresó en una ocasión; así como las de mártires y héroes de la patria. Pero quizás su obra más rica en matices de cubanía, lírico reflejo de nuestras cultura e idiosincrasia, es aquella que se nutre del mundo que le rodea, de los pequeños y grandes detalles que conforman la existencia humana, de los que surgen, como metáforas de la vida insular, sus idearios estéticos.

Sus narraciones iconográficas trascienden en un discurso en el que conviven estos personajes que provocan meditación, a través de un arte eminentemente conceptual y profundo. En otros de sus trabajos hay ironía, humor, sensualidad y pasión. Todos como alegóricas crónicas de nuestro devenir histórico-social.

La pintura de Choco, a quien contradictoriamente no le apetece el chocolate y cuyo apodo tal vez esté inspirado en el intenso color de su piel,  recuerda nuestras raíces, a los ancestros que directamente llegaron a este archipiélago procedente del África, cruelmente subyugados por los colonizadores españoles. Ante muchas de sus obras, en las que se observan unas largas y delgadas texturas, como hilos gruesos o cordones que surgen caprichosamente tras los trazos del pigmento sobre la tela o la cartulina, se reflejan las venas del continente negro.

En sus trabajos predominan los colores oscuros, o contrastantemente fríos, como los azules de Olokun y Yemayá —“del que dicen soy su hijo”, apuntó— y los ocres tenues o fuertes, como el color de la tierra en el monte de Eleguá y Ogún… En la obra de Choco está la historia de dioses, de dolor y amor del África, en los encendidos rojos de la carne de Changó y en los sensuales amarillos de Ochún.

El Choco es miembro de la Uneac, del Taller Experimental de Gráfica de la Habana (TEGH) y de la Asociación Internacional de Artistas Plásticos (AIAP). También realizó estudios en la Escuela Nacional de Arte y se graduó de Licenciado en Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Ha realizado una importante labor docente en instituciones de la especialidad en Cuba y España. Su obra se expone en museos y galerías del mundo como Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba; Museo de África, Chicago, EUA; Museo de la Estampa, México DF; Museo Kochi, Japón; Fundación Miró, Palma de Mallorca, España; Colección privada César Gaviria en Colombia y en instituciones de Suecia  y de otros países de todos los continentes.

Por Jorge Rivas

Tomado de www.trabajadores.cu

Acogerá Centro de Arte de Holguín exposición plástica Naif

Pintura del grupo Bayate. Foto: sierramaestra.cu
Pintura del grupo Bayate. Foto: sierramaestra.cu

“Del camino al guateque” es el nombre de la exposición que abrirá sus puertas este viernes en el Centro Provincial de Artes Plásticas de Holguín. La muestra perteneciente al arte naif o “ingenuo” se suma a las actividades desarrolladas en el marco de la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana y es el resultado, en su mayoría, de la labor de artistas de la plástica pertenecientes al grupo Bayate del municipio Mella, en Santiago de Cuba.

Según explicó Daylé Escalona, especialista de comunicación de la institución cultural, en la mañana se realizará la proyección de un documental sobre el trabajo de este grupo santiaguero con más de 20 años de experiencia, luego un intercambio con sus integrantes para dar paso en el horario vespertino a la inauguración de la expo que estará a disposición de los visitantes durante un mes.

“El público holguinero y los delegados a esta gran fiesta cultural que asistan a la exposición podrán disfrutar de motivos campesinos y rurales reflejados en las 32 piezas de diversos formatos y de un estilo alejado del academicismo que aporta frescura y una fiesta de colores”, comentó la especialista.

A las 4.00 p.m. de este viernes está prevista la inauguración de exposición de arte naif “Del camino al guateque”, una invitación del Centro Provincial de Artes Plásticas que hermana a Santiago de Cuba, Holguín e Iberoamérica toda.

Por Betsy Segura Oro
Tomado de www.radioangulo.cu

Tríptico Iberoamericano

En la Fiesta Ibero emergen las artes plásticas. Al tercer día germinan Rojo, Vacutainer, y así sucesivamente, Del camino al guateque…. entre otras creaciones que matizan  el evento como una paleta colorida.

Ejercicios fotográficos, rituales del cuerpo y construcciones expresivas. Esta es la quinta entrega fotográfica que nos propone Alcides Carlos González Díaz (Tití), reconocido director teatral procedente de Santiago de Cuba, quien además es el líder del proyecto Ojos.

La muestra con obras de 79×53 cm, impresas en lienzo, propone el desnudo con gran dramatismo entre dos seres masculino y femenino, que se enfrentan o se juntan sin dejar margen a la cautela moral. Se ofrecen a plenitud, sin recaer en exageraciones de los recursos visuales o discursivos, por lo tanto su valor real reside en la proyección artístico.

Tití asume sus propuestas con profesionalismo, sin caer en redundancias y aprovechando al máximo la creatividad. Explota los recursos que posee en la sede de Ojos, en el antiguo cine santiaguero Rex. Las ruinas alcanzan disímiles atmósferas. Por momentos, un lago natural en su interior le brinda a la composición fotográfica una singularidad cautivante, sin sobrestimar el uso de los colores y la actitud de los modelos.

Tití nos anuncia que luego sus creaciones vendrán en azul y blanco, junto a otras sorpresas que prepara para celebrar el aniversario 25 de las Romerías de Mayo.

Tití describiendo su universo creativo para los asistentes a la muestra. Foto de la autora

Proyecto OJOS

Ojos está aquí, como ya es habitual, adueñándose de los parques de esta ciudad. Las seis estatuas vivientes vuelven a provocar sensaciones entre los transeúntes. El ángel negro, el trovador, la bruja macabra y los budevills (personajes nacidos de la imaginación), ya ocupan un sitio en el corazón de los holguineros expresó González Díaz.

“Nos estaremos presentando en Gibara y Bariay con un espectáculo en homenaje a Yemayá, junto al Ballet folklórico de Oriente, y en el Ilé de la rumba ofreceremos el performance África-África 2”.

Luego, nuestras proyecciones de trabajo irán encaminadas al montaje de la obra Cuba fashion, donde las tradiciones se combinarán con actuación y fotografía, comentó con gusto el creador.

Vacutainer

Considerado por la crítica especializada como el mejor proyecto performático de la ciudad holguinera en estos momentos. Vacutainer (tubos utilizados para la recolección de muestras) dirigido por Rubén Hechavarría Salvia, fundado en el 2006 junto a estudiantes y egresados de El Alba, celebró igualmente los 50 años de vida artística de su patrocinador.

Vacutainer, invade con su particular estilo el parque Calixto García. Foto cortesía de Vacutainer

Durante más de 12 horas, sus 6 integrantes, entre los cuales se encuentra la artista Niuris Hechavarría, realizaron una veintena de acciones performáticas, donde lo cotidiano y las reflexiones sobre el arte se imbrican en un producto único.

Las puestas A degüello, Desempolvando o batiendo sueños, Proceso cíclico de subversión de polos, Instrucción de cantos de sirena, Río Bravo o cruzando caudal de aguas, En tu pellejo, Livadores de agua, Relaciones acuosas, Zona Franca, y Con vistas a la descendencia, tienen como significantes asumir el lugar del otro, aceptar esa posición, pensar desde sus puntos de vista, además de enfatizar valores como la hermandad y la cooperación mutua, entre otros conceptos que oscilan desde la tolerancia a la diversidad.

Vacutainer, invade con su particular estilo el parque Calixto García. Foto cortesía de Vacutainer

Como hecho destacable, las creaciones que utilizaban el agua como elemento terrenal de importancia, estuvieron bendecidas por los dioses, pues de manera milagrosa se llenaron sus copas, sus cuerpos y su voluntad de bendiciones. Sus intervenciones públicas realizadas entre la Sala Moncada del Centro de Arte y el parque Calixto García, lograron intrigar al público y conquistar su asombro.

El proyecto cuenta también con acciones en el estudio-galería La Colonia, ubicado en el reparto La Quinta, donde exhiben obras de arte contemporáneo.

Vacutainer, invade con su particular estilo el parque Calixto García. Foto cortesía de Vacutainer

Del camino al guateque

El arte naif también colorea la fiesta. El grupo Bayate con más de 30 obras de unos veinte participantes, es otra de las exposiciones que puede disfrutar el público en la galería Holguín.

Este grupo de artistas procedentes de la provincia Santiago de Cuba, se funda en 1994, gracias a la gestión de Luis Joaquín Rodríguez. El naif es un estilo cargado de espontaneidad y autodidactismo que recurre a los colores llamativos y contrastados, y refleja escenas de la vida cotidiana, estampas familiares, costumbres, y modos de vida de las comunidades.

Ellos, como emprendedores de nuevo tipo, logran armonizar el reservorio cultural del cual extraen sus principales referentes, con las exigencias de la actualidad. Según palabras de Yuricel Moreno, directora del Centro de Artes Plásticas, serán admirados por la vitalidad del color, el cuidado por los detalles y la preocupación por el acabado de la composición, como rasgos de un repertorio visual que convida a enrumbarse en un tren azaroso para llegar al batey azucarero, recorrer el lomerío, sentarse a la mesa de cualquier festín o plantar zapatero en el dominó. Esta será una nueva oportunidad para ponernos al día con la producción artística singular de quienes conforman actualmente el Grupo Bayate, homenaje a los audaces migrantes suecos que fomentaron la comunidad a inicios del siglo XX.

Luis Joaquín Rodríguez: Buscando el paraíso (2016), óleo sobre lienzo 73x116cm. Foto: Cortesía Centro de Arte
Luis, el estudiante: El programa (2015) óleo sobre lienzo 45×32 cm.
Foto: Cortesía Centro de Arte

Por Milena García García

 

Cuba tras el lente de Italia

La artista Clarissa Collenzi, al centro, junto a las curadoras de su exposición en XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana. Foto: cortesía de la entrevistada
La artista Clarissa Collenzi, al centro, junto a las curadoras de su exposición en XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana. Foto: cortesía de la entrevistada

Viejos “almendrones”, focos, llantas, carrocerías, una misteriosa ventana, hojas de tabaco secas… Obras que se “bañan” con una luz especial, la del trópico. En el pequeño salón del Centro Provincial de Patrimonio las imágenes de Clarissa Collenzi hablan bien alto.

“Una visión italiana de Cuba” constituye su muestra que se presenta en la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana. Llegar a la esquina del Parque San José, pasar bajo la sombra de El Angelote y quedar encantado con las fotografías que se empeñan en dar vida a las múltiples ruinas y fachadas habaneras.

“En ellas encuentro algo mágico, me gusta trabajar con lo abstracto y sus formas. Especialmente, busco retratar todos los sentidos: el olor del tabaco, la textura de los viejos autos, el reflejo del agua. Luego, cada espectador añade su propia apreciación a mis creaciones.”, advierte la italiana residente en México.

A su formación profesional en las artes plásticas le debe mucho. “Con tan solo ver una grieta puedo jugar con los colores, hago contrastes; o inspirarme con la magia de una ventana antigua, según mi estado de ánimo,” comparte con los jóvenes estudiantes de la Escuela Profesional El Alba.

¿Aún es posible retratar nuestra Isla sin supeditarse a las típicas fotos de postal? Clarissa lo logra, y muy intimista, su exhibición ya forma parte de Holguín. Acá ha encontrado una plaza fija para mostrar ese punto de vista único. Sucedió cuando, en junio pasado, esta misma colección visitara la pequeña sala Fausto Cristo de la sede holguinera de la Uneac o las concurridas Romerías de Mayo.

Con una vasta trayectoria en la postproducción y restauro de fotografía antigua, Collenzi ha sido cautivada por temáticas muy diversas. Desde Nuevo León, en Monterrey, se ha integrado en más de una treintena de exposiciones colectivas— Exposición “Mujeres, ExpoTour 2013”, La Tierra mi casa, Cien caras, cien máscaras, Artistas Italianos en México, entre otras— alternando con el rol de jurado en varios proyectos.

Ser maestra titular de Historia del Arte le permite entablar una verdadera conexión con los aprendices de las artes visuales. Con ellos espera mantener un diálogo en esta cita de Iberoamérica donde sus creaciones aparecen como huella indiscutible del vínculo entre el Viejo y el Nuevo Mundo.

De su obra ha sido señalada, “muestra esa asimetría (sinónimo de juventud) de la que hablaba Rene Chard; estructuras roídas por el tiempo y el abandono, pero al mismo tiempo hermosos símbolos del pasado; mosaicos artesanales creados por la inventiva humana; balcones desvencijados con las típicas sábanas colgando; vitrales coloniales en diversos tonos de azules; columnas oxidadas, mohosas, roídas; adoquines gastados por el paso del tiempo y los transeúntes; viejas columnas; baldosas con motivos florales y geométricos; rejas igualmente oxidadas; fragmentos de fortificaciones… Incluso, lo que parecen ser vegas con hojas de tabaco secándose; las extrañas formas de los troncos y raíces de algún árbol; un atardecer…”

Desde Monterrey, nos visita esta artífice de la lente con raíz europea. Encantada por la Cuba hechizada por el tiempo. El ojo de Clarissa es milimétrico, detallista… No le interesa fotografiar automóviles o construcciones en pose de turista asombrada; busca, en cambio, el encuadre del elemento en la composición: no los objetos en sí, sino los fragmentos, las resonancias de esas pequeñas figuraciones insulares… las mismas que hoy le dan la bienvenida a la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana.

 

 

 

 

 

Tradición e identidad en Iberoarte 2017

 

A la XVI Feria Internacional de Artesanía Iberoarte 2017 se llega tras peregrinar en una notoria fila. Este evento que conjuga el arte y lo tradicional, tiene mucho por ofrecer a sus asiduos en Holguín, de la mano de artesanos y creadores de diez regiones iberoamericanas. Consolidada como uno de los principales incentivos de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, a esta cita de la buena tradición se añaden países igual de fascinantes como Canadá y la India con sus stands característicos.

Varias jornadas restan aún a la Ciudad cubana de los Parques como punto focal para apreciar lo mejor de la orfebrería, ebanistería, tejidos, trabajo en cuero y barro, muñequería, plantas ornamentales, del 13 al 29 de octubre, bajo el espíritu del Año Iberoamericano de las Artesanías.Lo afirma el expositor ecuatoriano Marcelo Riera, cuyos sombreros de Montecristi — hechos a mano con paja toquilla 100% natural— constituyen un vistoso accesorio para no pocos visitantes.

“Nuestras tejedoras, mujeres ancianas que manejan este arte legado por generaciones, se toman entre una semana y seis meses para elaborar un sombrero, utilizando solo las más finas libras de paja “toquilla”, que pueden ser decoradas con colores vivos. Pueden ser usados por hombres y mujeres, lo mismo en la playa que en ocasiones especiales como bodas. Hemos querido traer un producto bien útil en esta zona tropical. Es una tradición nuestra que ha sido reconocida por la Unesco como Patrimonio Cultural inmaterial de la Humanidad,” asegura Riera.

 Reconocidos como uno de los complementos más finos del mundo, alcanzaron popularidad cuando en 1906 se convirtieran en "El sombrero de Panamá" durante la visita al famoso canal en construcción del presidente Theodore Roosevelt, cuya fotografía usando uno de estos ejemplares le dio la vuelta al mundo. ACN FOTO/Juan Pablo CARRERAS
Reconocidos como uno de los complementos más finos del mundo, alcanzaron popularidad cuando en 1906 se convirtieran en “El sombrero de Panamá” durante la visita al famoso canal en construcción del presidente Theodore Roosevelt, cuya fotografía usando uno de estos ejemplares le dio la vuelta al mundo. ACN FOTO/Juan Pablo CARRERAS

Defensa e integración de los pueblos iberoamericanos y, al mismo tiempo, de los valores y tradiciones autóctonas de esta región se potencian en esta cita artesanal donde podemos apreciar varias piezas que conforman la identidad nacional.

Desde el Perú se presenta una muestra muy original. Por primera vez, el proyecto Cerámica Arce de la región Arequipa acude con su ajuar artesanal. Todo de arcilla peruana: toros y caballos, anillos y botones, pequeños pesebres de la religión cristiana. Mientras un procedimiento milenario envuelve al olfato y permite ponernos en contacto con la cultura inca y su respeto por la tierra y el aire. Una práctica ancestral que, utilizada en la aromaterapia contemporánea convida a relajar el cuerpo.

“Los aromatizadores son de raíz medicinal, adornados con figuras del imperio incaico e impregnados con “yerba Luisa”. “¿Los toros? Para la abundancia económica y la unión familiar. ¿Los caballos? Para el bienestar en el trabajo, son un símbolo de la laboriosidad. Antiguamente no existía una casa peruana sin cobijar en cada uno de sus techos estas figuras de arcilla peruana, a la que se atribuyen poderes de bonanza y suerte, con ella se conciben anillos y botones que adornan las vestimentas típicas.”

Minúsculos, los pesebres recuerdan el nacimiento de Jesús. Los hay representando a Cuzco, la Amazonía, Trujillo, Machu Pichu y otras regiones peruanas. Un nacimiento de Jesús ¿negrito? “Pues sí, representa la zona desértica de Nazca, allí abundan los habitantes morenos y así los hemos retratado. Hay que acercar al público cubano mucho más la cultura del Perú, por eso estamos acá,” me asegura el comerciante de Cerámica Arce.

En Iberoarte 2017, la tradición familiar se impone como una especial característica junto a la diversidad que hacen marcar la diferencia a más de una propuesta.

 Sus creaciones de “calabazas mate”— para nosotros güiras— poseen un sello propio y distintivo. ACN FOTO/Juan Pablo CARRERAS/sdl FOTO/Juan Pablo CARRERAS/sdl
Sus creaciones de “calabazas mate”— para nosotros güiras— poseen un sello propio y distintivo. ACN FOTO/Juan Pablo CARRERAS/sdl

Que lo diga la joven artesana Jimena Oré, integrante de esta familia que repite su presencia en el certamen con sus alegorías y atributos de la región de Ayacucho.No solo la cerámica concebida por su padre, multipremiado en este tipo de eventos, le atrae. Por si la rica mixtura cultural que le antecede fuese poca, este clan lleva en las venas el amor por la creación artesanal y continúan poniendo en alto el nombre de su país. Le seduce el trabajo minucioso, logrado por las formas caprichosas del fruto que, poco a poco, se convierte en pelícanos o búhos.

La civilización inca empleaban las calabazas como platos o vasijas al abrirlas,” cuenta mientras advierto un fascinante grabado en una de sus piezas más hermosas. Aparecen representados el sol y la luna, cada uno tienen un significado en la iconografía de los adoradores del Sol, los animales y otros dioses. A este arte ancestral peruano dedica sus horas libres Jimena, quien siendo actualmente estudiante de Administración, continúa preservando las costumbres y el folclore de sus antepasados.

 “Semejar esta cosmovisión me apasiona mucho.“Como los mayas, los incas eran tan inteligentes que poseían su propio calendario de acuerdo a las estaciones del año,” asegura la joven artesana quien reconoce en el legado de ese imperio y su arte, una verdadera fuente de inspiración”

Para ella la artesanía, más que una pasión, significa el vehículo para hacer lo que más le gusta: enseñar. “En los talleres enseño a niños y adultos que vienen con deseos de aprender y mucho interés.” Predominan en sus “calabazas” los colores naturales de la tierra, marcados con la huella del fuego para lograr las figuraciones oscuras. “Generalmente me salen mejor los proyectos cuando me mueven las emociones, esté triste o eufórica. No puedo trabajar si no me está pasando algo.”

Foto: Carlos Rafael
Foto: Carlos Rafael

Esta edición de Iberoarte arribó con fuerza, en su gala de apertura despuntó el talento de la compañía Codanza, el grupo musical Cubandaluz, solistas del Teatro Lírico de Holguín y el dúo de guitarra Savarez .

Los artesanos de la Isla acuden al certamen con una imagen pródiga, bien por la calidad de sus propuestas, reconocidas a nivel nacional e internacional, bien por la numerosa asistencia desde La Habana hasta Santiago de Cuba y la provincia anfitriona.Otros momentos relevantes se viviría en la inauguración del Bazar “Lote 13” con la exposición personal del artista de la plástica Nelson Domínguez en el Hotel Pernik y un homenaje al maestro Cosme Proenza, durante el Día de la Cultura Cubana.

No solo las actividades feriales generan atención. Las exposiciones y pasarelas de moda celebradas en el salón Benny Moré y la sala El Zaguán del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) propician el contacto con las diversas colecciones y diseñadores asistentes a la Feria. Paralelamente, en la Escuela Profesional El Alba se realizaron conversatorios sobre la historia de la escultura y el retrato en Cuba, y talleres de creación infantil, pintura, dibujo y origami en la sede holguinera de la Uneac.

Iberoarte ha extendido sus sedes, abarcando no sólo las grandes instalaciones del Recinto Ferial Expo Holguín como sede principal, también el concurrido Complejo Cultural Plaza de la Marqueta ha convenido diferentes actividades culturales para la multitud de visitantes donde, además, sucede la interesante oferta de cactus y suculentas, tejidos contemporáneos y una muestra de la mejor ebanistería.

 

 

 

 

Retratos: una técnica, todos los tiempos

La Galería el Zaguán del FCBC de Holguín exhibe las casi veinte piezas. Foto Pablo Mendez

El creador orbita en ese mundo heterogéneo y sin planearlo tropieza con un rostro, un instante que despierta su mano y con ella sus emociones, acto seguido, la obra. Atrapados por inmortalizar momentos se han encontrado los artistas desde los primeros días, y que momento más sublime cuando lo que se siente queda en un retrato.

Esencialmente hijo del encargo por determinado interés, este género pictórico gozó de gran popularidad a lo largo de la historia entre las clases dominantes, para con el decursar de los años evolucionar hacia una suerte de reflejo de su época.

La necesidad de captar el instante encuentra satisfacción en el retrato. Foto Pablo Mendez

No solo una batalla contra el tiempo ha librado el retrato, sino contra los avances e inventivas tecnológicas que se han sucedido luego del surgimiento de la fotografía con Louis Daguerre al frente.

Para suplir esa ausencia que hace un tiempo se aprecia de éste género en las salas holguineras nos llega “Retratos”, exposición colectiva de artistas del patio inaugurada en la tarde de este 21 de octubre.

Con espacio en la Galería “Zaguán” del Fondo Cubano de Bienes Culturales de Holguín, la muestra incluye casi una veintena de piezas en diferentes técnicas y materiales que van desde el acrílico, el dibujo, el óleo y hasta la mixta, sobre lienzo, la cartulina, la tela, la xilografía y la pintura instalativa; en dimensiones que oscilan entre los 40 y 120 cm.

“Nunca pensamos que podríamos lograr en tan poco tiempo y con tan disímiles dificultades el resultado que hoy se exhibe. El concienciar tantas rúbricas con el salvamento de este género ha resultado verdaderamente sorprendente para el equipo de LOTE/2017. Tanta convocatoria se logró, que no se quiso suprimir ninguna pieza, ni realizar un proceso de exclusión curatorial, como estímulo a quienes se han sumado a este noble cometido”, destacó la Lic. Anette María Rodríguez Reyes, especialista de Artes Visuales del FCBC Holguín y curadora de la expo.

Una simbiosis con las tendedencias contemporáneas evidencia la muestra. Foto Pablo Mendez

Diversidad de temáticas y tonalidades se perciben en “Retratos”, que cuenta con el sello de creadores de la talla de Cosme Proenza Almaguer, quien para la ocasión nos regala la pieza “Dulce María Loynaz”, en una captura fotográfica de esta personalidad de las letras cubanas, pero siempre con el marcado énfasis de su estilo.

Para demostrar lo imperdurable del arte y sus técnicas nos llega esta muestra, que trasciende la opacidad ejercida sobre sí por la fotografía, pero sin excluir los aires renovadores del arte contemporáneo.

Tradiciones peruanas en Iberoarte 2017 con sede en Holguín

Artesanía Peruana en Iberoarte 2017. Foto: Carlos Rafael

Holguín. Las tradiciones ancestrales de la región andina en Perú,
están presentes en la ciudad de Holguín como parte de la Feria Iberoamericana de
Artesanía Iberoarte 2017, que se extenderá hasta el próximo 29 de octubre.
Prendas de vestir, vasijas, instrumentos musicales, ornamentos religiosos,
autóctonos de la región de Ayacucho, a unos tres mil metros sobre el nivel del
mar, se encuentran expuestos al público en el Recinto Ferial Expo-Holguín, una de
las sedes del encuentro.
Esta exhibición acerca a los cubanos a la vida de los campesinos peruanos, a
través de la representación de músicos costumbristas, vendedoras de flores y otros
personajes típicos, precisó a la ACN Virgilo Ore, oriundo de esa nación y creador
de las obras.
Las figuras de cerámica que componen la muestra, se fabrican a mano en un taller
familiar hace más de cuatro décadas, destacó, mientras que El árbol de la vida y
las casa lámpara, símbolos religiosos de esa cultura ancestral completan las
figuras de la exposición, una de las más llamativas de la Feria.

Inauguración de Iberoarte 2017. Foto: Carlos Rafael

Iberoarte 2017 abrió sus puertas el vienes último en la capital holguinera con la
participación de 45 artesanos de 10 países, como un espacio de intercambio
cultural entre artistas de la región.
Desde su primera edición en 2001, el evento tiene su sede permanente en la ciudad
cubana de los parques y comparte sus últimas jornadas con la Fiesta de la Cultura
Iberoamericana, a celebrarse del 24 al 30 del actual mes, también en esta urbe de
casi 300 mil habitantes.

Por Eileen Molina Fernández

Tomado de www.ain.cu

 

 

Artesanos del mundo se darán cita desde hoy en Holguín

Iberoarte 2016. Foto: Carlos Rafael

Holguín. La Feria Iberoamericana de Artesanía Iberoarte 2017 se
desarrollará desde hoy y hasta el próximo 29 de octubre en la ciudad de Holguín, con
la participación de creadores de unos 10 países.

Yamilé Escalona, coordinadora general del evento, indicó a la ACN que entre las naciones representadas están Perú, Costa Rica, México, España, Colombia y Brasil, quienes compartirán las costumbres y tradiciones de sus pueblos a través de danzas, instrumentos y trajes típicos.

El encuentro, tendrá entre sus sedes principales el Recinto Ferial Expo-Holguín y
el Centro Cultural Plaza de la Marqueta, ubicadas en la avenida de Los
Libertadores y las cercanías del casco histórico de la ciudad cubana de los
parques respectivamente.

Esta edición, precisó la especialista, formará parte de las actividades del Año
Iberoamericano de las Artesanías y contará también con opciones culturales y
recreativas, entre ellas exposiciones, desfiles de moda, conversatorios y talleres
de creación infantil.

Como parte del programa de la feria, se presentará además un ejemplar de la
revista Cuba Plus, dedicada a los atractivos históricos y naturales de la isla
caribeña, destacó Escalona.

Iberoarte, tuvo su primera edición en el 2001 y desde entonces se ha mantenido
con sede permanente anual en Holguín como un espacio de intercambio cultural
entre pintores, talladores, artesanos y diseñadores del mundo, coincidiendo en
sus jornadas finales con la Fiesta de la Cultura Iberoamericana que cada año se
desarrolla en esta oriental ciudad.

Por Eileen Molina Fernández

Tomado de www.ain.cu