Un ángel para la plástica holguinera

Como férreo guardián de la cultura local, su bendición se lanza desde el céntrico parque de la Iglesia San José, para acoger toda una ciudad bajo su manto. Obra escultórica de connotaciones y significaciones, encuentra consagración simbólica en el Salón de las Artes Plásticas que lleva su nombre.

Como férreo guardián de la cultura local, su bendición se lanza desde el céntrico parque de la Iglesia San José. Foto: Cortesía del Salón

La Edición XXI del Angelote encontró en la mañana de este sábado 10 de abril una forma sui géneris de convocatoria y participación para la cita, la transmisión inaugural vía Internet.

La céntrica Galería Holguín, ubicada en las esquinas de la calle Libertad, entre Áreas y Agramonte, acogió la apertura matutina de este salón inclusivo del talento, originalidad y poesía visual de los creadores del territorio.

“La intimidante e indiferente convocatoria a obras y autores predestinados al éxito, fracaso, conflicto generacional, formal, conceptual, bajo eternos prejuicios castrantes de academia y vanguardia, el balance inestable de manifestaciones, apego a la técnica o la experimentación” definen a la presente y precedentes ediciones, al decir del M. Sc Danilo López Garcés, crítico e historiador de arte.

Artistas de la talla de Lauro Hechavarría, Enrique Miguel Díaz Gelpi, Claudia Velázquez Carmenate, Eduardo Leyva Cabrera, Rolando Salvador Pavón, Ronald Guillén Campos, Jorge Hidalgo Pimentel, o Daniel Mora Leyva, entre otros, engalanan la lista de autores en la presente muestra que deviene en homenaje a los premiados, invitados, así como aquellos a quienes se les dedicaran las pasadas ediciones.

Debido a la situación actual en el país por la pandemia de Covid-19 y las medidas higiénico-sanitarias que ello implica se decidió realizar de esta forma el actual encuentro, vía on-line: “la cultura no para y decidimos incluir a todos esos artistas que trabajan desde sus casas, para motivar a quienes cada año han participado. Exhibimos obras de todos los que desde el año 2000 nos han acompañado”, destacó Bárbara Maidelín Osorio Pupo, directora de la Galería Holguín.

Fácil acceso través de las páginas en Facebook de la Casa de Iberoamérica y las direcciones Municipal y Provincial de Cultura en Holguín, destacan para la presente edición de la muestra, aunque también estará abierta durante dos meses con presencia física bajo estrictos protocolos higiénicos sanitarios.

“Decidimos incluir a todos esos artistas que trabajan desde sus casas, para motivar a quienes cada año han participado”. Foto cortesía del Salón

Cada año, durante XXI ediciones, El Angelote ha promovido e incentivado a jóvenes artistas y a quienes aportan a la cultura cubana. La obra escultórica que da nombre al evento abre sus alas a cada visitante que llega hasta el Parque Carlos Manuel de Céspedes, erigida como tributo a los mártires que murieron por la independencia de Cuba.

Aplaza el evento Cámara Azul su fecha de admisión hasta el 10 de abril

Por Bernardo Cabrera

Cámara Azul, uno de los eventos más antiguos de las Romerías de Mayo, aplazó su fecha de recepción de materiales hasta el próximo 10 de abril, para brindarles la posibilidad de participar a una mayor cantidad de realizadores de cine, radio y televisión de Holguín, Cuba y el mundo. Continuar leyendo «Aplaza el evento Cámara Azul su fecha de admisión hasta el 10 de abril»

Desde Holguín, jornada por el 60 aniversario de la Uneac

Por Erian Peña Pupo

Fotos Bernardo Cabrera

La Filial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) en Holguín propone diversas acciones para conmemorar el 60 aniversario de la organización que reúne a la vanguardia literaria y artística en nuestro país desde su creación el 22 de agosto de 1961.

Destaca la creación del foro “La patria vista desde lo artístico y literario”, coordinado por el investigador, ensayista y profesor Lino Verdecia Calunga, un espacio que tiene como propósito fundamental destacar el significado del concepto patria visto desde las diferentes manifestaciones de la cultura cubana, en tiempos en los que el desarraigo y la manipulación pretenden ganar terreno en el entorno cultural de nuestra nación, explicó.

El primer encuentro, realizado el pasado 24 de febrero, fecha en que en 1895 reiniciaron las luchas independentistas en Cuba bajo la guía de José Martí, se reflexionó sobre la patria desde la historia, la literatura, los medios audiovisuales y la música.

En los próximos meses el espacio se acercará a hechos históricos como el linchamiento en la Plaza de Armas, el 3 de abril de 1812, de Juan Nepomuceno, uno de los principales líderes negros de la conspiración de 1811-1812, debate en el que se insertan los miembros de la Comisión José Antonio Aponte en Holguín. Mientras que en junio el foro se dedicará a los 60 años de Palabras a los intelectuales, pronunciadas por el líder de la Revolución Cubana y que marcan desde entonces la política cultural del país.

Evas de José Manuel Fernández Lavado

Como parte también de las actividades por el 60 aniversario de la organización, la galería Fausto Cristo de la sede de la Uneac expone la muestra personal Eva, del joven artista y realizador audiovisual José Manuel Fernández Lavado (Santiago de Cuba, 1982).

Compuesta por trece piezas realizadas con plumilla sobre cartulina –aunque también emplea los empastes de acrílico, el dripping y la acuarela para darle profundidad a elementos figurativos–, Eva recorre el cuerpo femenino y sus múltiples posibilidades e interpretaciones con una mirada que va desde lo ancestral (lo neoclásico, lo enigmático, lo arcano) a lo posmoderno (la apropiación, la reelaboración, la hibridación).

Las guerreras de José Manuel “posan” con la voluptuosidad plateada de lo desconocido; parecen sacadas de viejas láminas que recuerdan las mitologías yacentes de aquellas civilizaciones perdidas en el tiempo y la memoria, como la Atlántida de Platón, con sus mitos, sus dioses y amazonas, y sus misterios tragados por la fuerza del mar. Y por otro lado, sus mujeres parecen ser sacadas de fantasías distópicas y ciberpunk que alimentan la ciencia ficción y la hibridación cultural (como la pieza “Alfa”).

Incluso en la intimidad del pudor, sus féminas se nos muestran sensuales y libres. Sus cuerpos están cargados de artilugios y significados, re-armados o ensamblados con elementos (las manos, las cuencas como ancianos rostros) que refuerzan la sensualidad del semblante, el misterio detrás de evocación lírica, la fuerza capaz de crear (incluso nos remite con el nombre a un origen bíblico, al génesis, a la propia creación).

Con la precisión de la línea de un dibujante hábil y perspicaz, capaz de plasmar elementos tan complejos como los detalles de la fisonomía femenina (el tratamiento del rostro, las manos) y que por momentos nos recuerda el simbolismo “fantasioso”, sobre todo en los paisajes, de algunas imágenes de Gustave Doré, José Manuel Fernández sabe que estas piezas le permiten saldar una deuda con las mujeres que admira y aquellas que tiene cerca, a las que les seguirá seguramente debiendo mucho más.

“Quiero agradecerle a la Uneac por abrirme las puertas gentilmente. Es un honor que mi primera muestra en Holguín sea en una institución tan prestigiosa, que aglutina a un relevante colectivo de artistas”, aseguró a propósito de Eva, con curaduría y montaje del propio autor y de los artistas Rolando Salvador Pavón y Juan Carlos Anzardo.

Egresado de la Academia Profesional de Artes Plásticas José Joaquín Tejeda, de Santiago de Cuba en la especialidad Pintura, y de la Universidad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual en Holguín, perfil Fotografía, José Manuel Fernández Lavado ha realizado 8 muestras personales y participado en más de 100 colectivas (Tomado de La Jiribilla: http://www.lajiribilla.cu/noticias/desde-holguin-jornada-por-el-60-aniversario-de-la-uneac).

 

Las múltiples miradas de “EVA”

Por Bernardo Cabrera

Mujeres empoderadas, incompletas, vanidosas, guerreras, sometidas o seductoras confluyen en la muestra personal “EVA”, del artista de la plástica José Manuel Fernández Lavado, que fue inaugurada en la galería Fausto Cristo, de la filial holguinera de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

“Está compuesta por 13 obras realizadas con la técnica de la plumilla sobre cartulina y en algunos casos técnica mixta, puesto que también empleo las luces con empastes de acrílico y el dripping, así como la apoyatura de las acuarelas para darle profundidad a los elementos figurativos”, señaló.

Con la mirada perdida, altanera, cabizbaja, fija o de reojo las protagonistas de los dibujos incitan a la reflexión y parecen narrar en cada postura las historias de varios siglos de luchas y conquistas.

“Para mí es como saldar una deuda eterna con las mujeres porque siempre he estado rodeado de ellas. Tengo mucho que agradecerle a mi novia Roselí, a mi madre y en sentido general a todas porque los hombres les debemos mucho de lo que somos”, refirió.

El también realizador audiovisual egresado de la Universidad de las Artes, plasma en EVA una lectura despojada de estereotipos, en la cual desnuda el cuerpo y el alma de las figuras femeninas ante un espectador que las observa con pudor y desenfreno.

El homenaje constituye la primera exposición en Holguín del dibujante santiaguero y forma parte de las actividades en saludo al aniversario 60 de la fundación de la UNEAC.

“Quiero agradecerle a esta organización por abrirme las puertas gentilmente. Es un honor que mi primera muestra en esta provincia sea en una institución tan prestigiosa, que aglutina a un relevante colectivo de artistas”.

La cultura salva

Es en medio de las situaciones límites cuando realmente se conoce el interior de las personas, sus valores y sentimientos.

“El Alba” no es el primer centro de su tipo que acoge esta iniciativa. Foto: aldía.cu

La actual pandemia de la Covid-19 es ese fatídico momento donde, más allá de las carencias y riesgos, verdaderos héroes del día a día ofrecen su ayuda allí donde más se les necesita.

No es el primer centro de su tipo que acoge esta iniciativa, sin embargo la experiencia particular es válida para destacar el trabajo del colectivo perteneciente a la Academia Regional de Artes Plásticas “El Alba”.

Esta vez, los pinceles y el lienzo, quedan a un lado,  para transformarse en salvadores que enfrentan los riesgos de la zona roja en los centros de aislamiento. Con Roberto Báez Almaguer, director de la prominente institución educativa holguinera, conversamos con motivo de la encomiable tarea que por estos días acomete su colectivo.

En pie de guerra

La semana pasada recibimos la indicación de crear condiciones en la escuela para funcionar como centro de aislamiento. El jueves 26 de febrero en la tarde comenzaron a llegar los primeros pacientes procedentes de dos áreas de aquí de la ciudad: dos familias, una del Reparto “26 de Julio”, y una señora de “Pueblo Nuevo”, ambos núcleos fueron contacto de casos positivos y el gobierno le ofreció la posibilidad de que se internaran en este lugar. Ya habíamos creado las condiciones, reforzado el sistema de guardia, y fuimos enriqueciendo la experiencia durante la marcha, pues esta es la primera vez que asumimos una tarea de esa índole.

La disposición de nuestros compañeros es un elemento a destacar, sobre todo para participar en la zona roja, ubicada en la planta alta de la Academia, que es donde se está en contacto directo con las personas sospechosas. La respuesta de nuestros profesores, artistas, custodios, trabajadores de servicio… fue muy positiva, e incluso en varios casos, quienes no podían estar en su puesto habitual por ser factor de riesgo, fueron cubiertos por sus compañeros de trabajo, al tiempo que apoyan en otras tareas como la limpieza, higienización, traslado de desechos sólidos.

Es importante resaltar además que nosotros garantizamos parte de las condiciones con recursos propios, porque Salud Pública nos dio los imprescindibles, sobre todo batas y sobre-batas, así como otros aditamentos especializados, nosotros buscamos guantes, en muchos casos comprados con recursos propios de los trabajadores.

Esta vez los pinceles, el lienzo, quedan a un lado, y se transforman en salvadores que enfrentan los riesgos de la zona roja en los centros de aislamiento. Foto cortesía de los trabajadores del Alba

El aliento imprescindible

Tenemos un grupo de Whatsapp de la escuela donde todos nos escribimos para dar aliento y mostrar preocupación por la salud del colectivo, o sea que nos sentimos muy satisfechos y contentos con la entrega para asumir esta tarea y que despidamos el primer grupo de pacientes aislados, quienes para alegría de todos resultaron negativo al PCR.

A partir de las indicaciones que tenemos del protocolo de seguimiento a estos casos, contamos con un puesto de dirección que, luego de higienizada la escuela, tendremos nuevamente las condiciones creadas para recibir otro grupo con las personas que sea necesario cuidar en este lugar.

Por encima del temor y el peligro, el humanismo

Lo primero que tuvimos en cuenta fue la parte humana de la tarea, nosotros como escuela, con las condiciones que tenemos y los elementos básicos esenciales para realizar el aislamiento de estos contactos, nos tomamos la tarea con la seriedad requerida. Convocamos a nuestros trabajadores de forma voluntaria y cada quien dio su disposición. Hemos tenido tropiezos y situaciones, pero han servido para ganar en experiencia y ajustar los equipos de trabajo.

A partir de todo el riesgo que implica una situación así nos sentimos muy orgullosos del colectivo y la disposición de cada uno. Nos cuidamos los unos a los otros, e incluso tenemos personas en la línea roja, allá arriba, tal es el caso de una persona muy responsable que es como la madre de todos, quien te recalca en cada detalle, nos guía, para que nada grave suceda.

“La disposición de nuestros compañeros es un elemento a destacar, sobre todo para participar en la zona roja”. Foto cortesía de los trabajadores del Alba

La idea siempre fue que los pacientes se sintieran lo mejor posible y los pocos recursos que tenemos los hemos puesto a su disposición, siempre pensando en que son seres humanos como nosotros, necesitan nuestra ayuda y que, como ellos, a cualquiera de nosotros nos puede tocar.

Inicia el Centro Provincial de Artes Plásticas de Holguín jornada por su 30 aniversario

Por Vanessa Pernía Arias

Foto Carlos Rafael

Con una exposición virtual el Centro Provincial de Artes Plásticas de Holguín inicia hoy una amplia jornada de celebraciones desde las plataformas digitales a propósito de su 30 aniversario de fundación que se extenderá todo el año.

Para conmemorar las primeras tres décadas de esta importante institución se pretende promocionar materiales audiovisuales sobre la plástica en la provincia y realizar pequeñas cápsulas con entrevistas a un grupo de creadores y promotores que han formado parte de la historia del mismo, explicó su directora, Yuricel Moreno.

Además se realizarán homenajes a proyectos que han trascendido, otras exposiciones virtuales y la socialización de su colección, que recientemente han comenzado a digitalizar, desde la plataforma Ciudad Nuestra.

El Centro Provincial de Arte, ubicado en una de las esquinas del céntrico parque Calixto García, constituye una de las instituciones más importantes en devenir cultural de Holguín, relacionada con eventos como las Romerías de Mayo y su espacio Babel, que ha reunido en sus salas las obra de artistas cubanos como Alexis Leyva (Kcho), Joel Jover, Nelson Domínguez, Esterio Segura, Flora Fong, Zaida del Río, Arturo Montoto, Rocío García, Eduardo Ponjuán, entre otros.

Por otra parte, ha ayudado a visibilizar la obra de los artistas holguineros, tanto noveles como consagrados, fuera del circuito galérico de la provincia, así como ha realizado exposiciones antológicas de reconocidos pintores del territorio como Cosme Proenza, Jorge Hidalgo, Armando Gómez, Julio Breff, Magalys Reyes, Julio Méndez, Ernesto Ferriol, Daniel Santos y Miguel Ángel Salvó.

Esta institución permite recopilar la memoria de las artes visuales en el Centro de Información del mismo, donde se pueden apreciar la mayoría de las exposiciones y proyectos que se han gestado no solo desde allí, además prevalece el esfuerzo de potenciar el trabajo que acerca al público a través de visitas y convenios, añadió Yuricel Moreno.

Fundado el 2 de marzo de 1992, el Centro de Artes Plásticas de Holguín concentra una sostenida proyección de trabajo para el cuidado y la promoción de la plástica en una región que tiene una fuerte tradición, tanto en la creación como en la enseñanza artística (Con información de la ACN).

 

 

30 años acompañando a las artes visuales en Holguín

Por Bernardo Cabrera

Varias fotografías inmortalizan el momento en que un grupo de talentosos jóvenes, impulsaron la creación del Centro Provincial de Artes Plásticas de Holguín. Tres décadas han transcurrido desde entonces y la institución cultural continúa acompañando el desarrollo de una localidad fecunda en artistas visuales y amantes de las galerías. Continuar leyendo «30 años acompañando a las artes visuales en Holguín»

Un colectivo de Vanguardia en Holguín

Por Bernardo Cabrera

La filial holguinera del Fondo Cubano de Bienes Culturales ratificó por tercer año consecutivo la condición de Vanguardia Nacional, como reconocimiento a la labor sostenida y certera de los trabajadores de la institución. Continuar leyendo «Un colectivo de Vanguardia en Holguín»

El arte esperanzador de Cristina Fonollosa

Por Erian Peña Pupo

Fotos cortesía de Cristina Fonollosa

La cuarentena por la Covid-19 –a pesar de todas las consecuencias físicas y psicológicas que conlleva– no ha detenido el trabajo de creadores como la artista visual Cristina Fonollosa. Los meses de claustro, primero en la ciudad de Holguín, en Cuba, donde radica hace más de dos décadas, y ahora en su natal Barcelona, en España, han sido para ella motivo para la creación artística y tambiénpara el crecimiento espiritual.

Ante la imposibilidad de las calles, plazas y espacios abiertos, Cristina Fonollosa ha poblado sus lienzos de mujeres, que ocupan el centro de su mirada lírica, gatos, mar, lunas, islas, flores, vírgenes, elementos que distinguen la obra de esta reconocida creadora del naif.

Recientemente –nos cuenta– varios de sus cuadros fueron elegidospara integrar el Museo Internacional de Arte Naif de Sofía, en Bulgaria; y la pieza “Mi madre en Cuba” fue incluida en la exposición internacional online que organiza esta institución. Mientras la Biennale NAIV Bulgaria 2021 “La Nueva Realidad” incluyó una de sus vírgenes en su muestra. Creado en 2019, se encuentra en la Galería de Arte de la Ciudad “Valcho Valchet”, con una muestra de más de 200 obras búlgaras y de varios países.

Además dos obras suyas integrarán la colección de la casa del cantautor y poeta español Carlos Cano (1946-2000), reconocido por recuperar y contemporaneidad la copla, ubicada en Granada, a petición de la hija del artista.  “Ha sido muy emocionante porque las acuarelas de mis gatos van a estar en la casa de Carlos Cano”, confiesa Cristina.

Hasta la Fundación Antonio Machado en Colliure, Francia, llegará también la obra de Fonollosa. En Colliure murió el poeta, el más joven representante de la Generación del 98, a finales de la Segunda República Española. Y allí reposan sus restos y los de su madre.

La artista donará los originales de su trabajo sobre Antonio Machado a la Fundación y “una bandera cubana como homenaje a los republicanos españoles que fueron acogidos en Cuba y a los cubanos fallecidos en España como Brigadas Internacionales en la Guerra Civil Española”, cuenta. La donación sería este 22 de febrero, en recordación al aniversario de fallecimiento de Machado, pero ha quedado pospuesta hasta el próximo año por la situación epidemiológica que atraviesa el mundo por la Covid-19.

Las piezas son el resultado de las aleluyas –serie de estampas acompañadas de versos o textos al pie, surgidas en Francia en el siglo XVI y mayormente de temática religiosa– sobre Machado, publicadas por la Fundación homónima de Sevilla, con textos de la escritora e investigadora Antonina Rodrigo y sus dibujos como ilustradora. Fueron encargadas por la Junta de Andalucía como homenaje al autor del poemario Campos de Castilla.

Cuatro acuarelas recientes integrarán también la colección del Museo del Arte Naif Latinoamericano (MANLA) en Quito, Ecuador, dirigido por Wilson Salas Valdivieso, espacio que apuesta por legitimar la creación naif y sus valores patrimoniales en la región.

En estos meses ha participado también en exposiciones online como Una Navidad diferente, con su pieza “El árbol de la esperanza”, en Italia, y en este mismo país La mujer en la pintura y la muestra del II Encuentro Mujeres Artistas Visuales, organizada por Mua Internacional, así como su participación en la Galería virtual “El sueño del arte”.