Holguín espera con cultura el aniversario 62 del Triunfo de la Revolución Cubana

Con una variada programación cultural que incluye conciertos, presentaciones escénicas y literarias, exposiciones, ferias comerciales y actividades comunitarias, el pueblo holguinero celebrará durante este mes el advenimiento del 2021 y el 62 aniversario del triunfo de la Revolución Cubana, en correspondencia con las medidas sanitarias para prevenir la Covid-19.

Hasta nuestros días persiste ese orgullo que carcome a los holguineros desde el tuétano para sentirse provincia del universo. Foto: Internet

Estas actividades se han diseñado con la participación de lo mejor del arte local y con el apoyo de las diversas instituciones culturales en Holguín, principalmente la Dirección de Cultura en la provincia, declaró en conferencia de prensa Rachel García Heredia, al frente del sectorial.

Entre las propuestas destaca la presentación del dúo Buena Fe en el Centro Cultural Bariay como parte de una gira nacional, la Feria de los trovadores, presentaciones de la Orquesta Sinfónica y la Orquesta de Cámara de Holguín, dirigidas por Oreste Saavedra, y diversos programas conciertos a cargo de solistas del Teatro Lírico Rodrigo Prats.

Janet Pérez, presidenta del Consejo Provincial de las Artes Escénicas precisó que estas manifestaciones artísticas tendrán presencia en diversos espacios, con presentaciones de las compañías y proyectos que integran el movimiento teatral en la provincia, entre ellos los estrenos de la obra “Los músicos de Bremen”, a cargo de la Compañía de Narración Oral Palabras al Viento, y la pieza danzaria “Canto al negro”, de la compañía folklórica La Campana, en el Teatro Eddy Suñol.

Además se celebrarán los 25 años del grupo humorístico Etcétera con un espectáculo variado, así como la reapertura de la sala Ismaelillo, con la obra para niños “Ruandi”, del dramaturgo y Premio Nacional de Teatro Gerardo Fulleda León, a cargo del Teatro Guiñol de Holguín.

Por otra parte se inaugurará la exposición “Espacios compartidos 2”, del artista visual Eduardo Leyva, una muestra con aproximadamente 82 piezas que abarcará dos salas del Centro Provincial de Artes Plásticas, así como la exhibición anual de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas en conmemoración al 62 aniversario del triunfo de la Revolución Cubana, explicó Yuricel Moreno, directora de la institución.

Presentaciones de libros, recitales poéticos, talleres, exposiciones bibliográficas, entre otros actividades son las propuestas para cerrar el año. Foto: internet

El Fondo Cubano de Bienes Culturales, por su parte, aseguró Yamilé Escalona, especialista en Comunicación, desarrollará la Feria Nacional de Artesanías, que incluye la participación de 47 expositores de todo el país, donde se comercializarán productos textiles, calzado, orfebrería, piel, fibra, cerámica, vidrio y plantas ornamentales, así como talleres de creación infantil y una exposición colectiva de importantes artistas visuales en el espacio galérico El Zaguán.

Presentaciones de libros, recitales poéticos, talleres, exposiciones bibliográficas, rutas culturales virtuales, proyecciones de documentales y películas conferencias, festival de ruedas de casino, y homenajes también forman parte de esta amplia programación diseñada para el disfrute de la familia holguinera para celebrar el 62 aniversario del triunfo de la Revolución cubana y el advenimiento del 2021 (Con información de la Agencia Cubana de Noticias ACN).

Por Vanessa Pernía Arias

Paisajes de Alejandro Ortiz en la AHS holguinera

“Si hay algo vital en el pensamiento de Alejandro Ortiz Pérez, que brota naturalmente de su condición definitoria de artistas sensible, es la búsqueda de enlaces ocultos entre elementos separados por el tiempo y el espacio”, escribe el profesor e historiador de arte Ernesto Galbán Peramo en las palabras del catálogo de la exposición Paisaje, del joven creador Alejandro Ortiz, inaugurada recientemente en la Galería de la AHS en Holguín.

“Si hay algo vital en el pensamiento de Alejandro Ortiz Pérez es la búsqueda de enlaces ocultos entre elementos separados por el tiempo y el espacio”. Fotos del autor

Estos enlaces ocultos, esas indagaciones, se nos aparecen desde el propio título: desde el punto de vista pictórico, el paisaje –casi siempre asociado a la mirada académica en la historia del arte– es la representación gráfica de un terreno extenso (esa extensión de un espacio que se ve desde un lugar o sitio) y lleva implícita, además, la existencia de un sujeto observador (nosotros) y de un objeto observado (las obras de Alejandro Ortiz).

Pero estas piezas –y he aquí lo interesante de la propuesta desde el propio título de la muestra– nada tienen que ver con la concepción anterior del paisaje, siquiera hay “paisajes en sí” hablando etimológicamente, pues Alejandro Ortiz, graduado de la holguinera Academia Escuela Profesional de Artes Plásticas El Alba, explora más bien la instalación y el ready-made, con influencia de Marcel Duchamp y otros movimientos artísticos que se manifestaron en contra del existente “arte retiniano” a través de sus obras (incluso una de las piezas es “duchampiana” desde el título, la videoinstalación “Fuente”).

Estos enlaces ocultos, esas indagaciones, se nos aparecen desde el propio título. Fotos del autor

Lo coyuntural, lo fugaz, lo momentáneo –partiendo, además, de los propios materiales que utiliza, de la mirada minimalista: hojas de árboles, ramas, piedras, tierra, madera– siempre han sido intereses del ready-made, y aquí portan una experiencia conceptual para nada simple, todo lo contrario, y al mismo tiempo interactúan con el público, abriendo disímiles posibilidades interpretativas y asociativas, caminos varios que recorrer.

“Al establecer una relación orgánica en toda su obra, nos percatamos que las partes se han colocado de manera inteligente, quedando abolida la jerarquización habitual. Entonces desaparece la subordinación del derivado al antecedente: tienen el mismo valor”, comenta Galbán Peramo, y este valor –en un contexto donde ya los referentes han mutado y mezclado considerablemente, sobre todo después de la segunda mitad del siglo XX y con la posmodernidad, al punto de que los sedimentos concretos, digamos que puros apenas existen– adquiere en la obra de Alejandro, estudiante de la Instituto Superior de Arte (ISA) en La Habana, un matiz que amplifica sus inquietudes y búsquedas, en piezas que funcionan como un sistema coherente “donde el paisaje se nos aparece de manera redimensionada para hacer que lo calquemos de una manera singular en nuestras mentes y que lo interpretemos según nuestras experiencias anteriores”.

En Paisaje encontramos piezas como “Volver”, que utiliza tierra y piedras (¿del sitio al que se vuelve?); “Nadie escapa”, una especie de faro sobre un pedestal con manivela, que hace que el foco (un ojo) gire como si fuera un eje de luz, acaso interrogándonos con su “mirada luminosa” (¿el ojo que todo lo ve, el que vigila cada paso, cada huida, los faros de las costas de la patria?); “Juicio”, a partir de la hoja de palma quemada que forma un camino, a través de las cenizas y los restos, hasta la rama, el centro de la hoja; y “Horizontes de suelo”, que utiliza hojas secas pegadas con cinta adhesiva a la pared.

Esta coherencia como sistema es lo que más celebro de Paisajes. Fotos del autor

Esta coherencia como sistema –con la propuesta y consigo mismo como creador– y con la institución arte, su tradición y revaluación constante, es lo que más celebro de Paisajes, la muestra personal que Alejandro Ortiz expone en la galería de la AHS en Holguín.

Por Erian Peña Pupo

Fidel desde la mirada de Pablo Caballero

Por varias décadas Pablo Caballero Cuza trabajó como fotógrafo del Consejo de Estado y del líder histórico de la Revolución Cubana. Comenzó en 1969 o 1970, recuerda, y añade que, después de todo ese tiempo, posee aproximadamente un millón de negativos, cada uno de 36 fotogramas. “Pero no soy yo solo, en total deben existir cerca de cinco millones. De cada película se escogen para publicar entre tres y cuatro fotogramas”, comenta en una entrevista realizada por Mercedes Rodríguez García y publicada en el periódico Vanguardia, de Villa Clara.

Por varias décadas Pablo Caballero Cuza trabajó como fotógrafo del Consejo de Estado y del líder histórico de la Revolución Cubana. Fotos del autor

Varias de estas fotos se exponen en la muestra Desde otra mirada, expuesta en la sala pequeña del Centro Provincial de Arte de Holguín como parte de la jornada de actividades a propósito del cuarto aniversario de la desaparición física del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

En ellas se capta al Fidel estadista, uno de los políticos más importantes del siglo XX, junto a personalidades como el papa Juan Pablo II y el presidente sudafricano Nelson Mandela, y también al ser humano, rodeado de niños, en su encuentro con el pequeño Elián González a su regreso a Cuba, el saludo efusivo con su hermano Raúl o visitando la tumba del Apóstol José Martí, en el cementerio Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, donde reposan también sus restos.

Una de ellas tiene especial particularidad para su autor: “Es una foto muy elocuente, a la salida del Memorial a José Martí, conversando por el celular. Está apoyado en la parte delantera de su «Mercedes», cruzado el pie izquierdo sobre el derecho, no sé, pero hay algo que lo asemeja a un muchacho”, comenta, y añade que lo que más disfrutaba de trabajar cerca suya eran sus genialidades, “su capacidad creadora y visionaria, su humanismo, su caballerosidad, su comprensión y muchas cosas más que admiran su pueblo y el mundo entero, pero sobre todo su sencillez. Fíjate, un día nos ponchamos durante un recorrido, fue por Holguín. Él dijo: «Dame acá la llave, que yo mismo voy a cambiar la goma». Se tiró rápido como un rayo, y la escolta y yo más atrás. Allí está la foto cambiándole el neumático al jeep”, dijo.

La muestra está abierta al público en el Centro de Arte. Fotos del autor

La muestra, en cuya inauguración participaron Rachel García Heredia y Náyade Smarth, directora y subdirectora de Cultura, respectivamente, está abierta al público en el Centro de Arte.

Por Erian Peña Pupo

De donde crece la Palma

“Gracias a ti somos ejemplo en el mundo, no murió el Apóstol en su centenario, hoy vive en cada cubano que sigue tu camino, gracias Fidel por tu ejemplo, gracias por tanto”

Con la expresión de gratitud eterna hacia el eterno Comandante en Jefe de la Revolución cubana se inició en la mañana. Foto del autor

Con la expresión de gratitud hacia el eterno Comandante en Jefe de la Revolución cubana se inició en la mañana de este miércoles 25 de noviembre la premiación del Concurso Nacional “De donde crece la Palma”.

Hablar de Martí en un día como hoy se hace imprescindible y, acercarnos a su obra desde la óptica pictórica de los niños, es un lujo, por tal motivo se desarrolló dicha actividad en el Centro Provincial de Casas de Cultura.

El Trío “Renacer” y la actriz Milvia García Palacios se encargaron del homenaje artístico a través de la música y la declamación de poemas alegóricos al evento.

“Para honrar al Maestro en todas las instituciones educacionales contamos con su imagen y desde los primeros años del niño tiene contacto con su ideario. El Concurso es el más importante de la plástica infantil en nuestras instituciones educacionales, por lo que siempre festejamos cada convocatoria que cuenta con un carácter masivo pues participan estudiantes de todos los niveles de enseñanza. De conjunto con el Concurso Leer a Martí, que sirve para conocer desde casa la Edad de Oro, cada estudiante honra al Maestro a través de las artes. Es un ideario vigente ante tanta digitalización y desarrollo tecnológico, con obras fieles a su legado”, destacó Lisset Ruiz Valiente, metodóloga provincial de Educación Artística en Holguín.

Premiar la extensa trayectoria que comienza en los talleres de creación, luego es resultado de evaluaciones municipales, el Salón Provincial, hasta llegar a su máxima expresión, que es el certamen nacional en el poblado de Jiguaní, fue el colofón de la jornada matutina donde, en Enseñanza Especial alcanzó el lauro Elvis Michel Morales, de siete años, perteneciente al municipio Báguanos, formado por la instructora Fidelia Cabrera; en el Tercer Nivel fue Yoanquis Suárez Gómez, de 17 años, perteneciente al municipio Frank País, del instructor Yulian Correa, y en Segundo Nivel fue premiada Lianet María Ávalo Mariño, con nueve años, del municipio Holguín, encaminada por la instructora Leticia Leyva.

El Trío “Renacer” y la actriz Milvia García Palacios se encargaron del homenaje artístico a través de la música y la declamación de poemas alegóricos al evento. Foto del autor

Annia Leyva Ramírez, metodóloga de Artes Visuales del Centro Provincial de Casa de Cultura, se encargó de ofrecer la convocatoria del Concurso para 2021, que impone cambios en la fecha debido a la pandemia, retrasando el cronograma habitual; sin embargo, comenzaron durante este mes en las Casas de Cultura y a nivel de escuelas, para en diciembre realizar la convocatoria provincial en el Centro de Arte y, posteriormente, realizar la premiación nacional el 19 de mayo de 2021 en Jiguaní.

“Es una experiencia extraordinaria: cuando uno observa año tras año lo que los niños hacen y exponen en este concurso nacional, es una manera creativa, ante todo, y no una más, porque ellos pintan a su Martí, el héroe pasa por el filtro de su imaginación, su óptica personal, de su manera de apreciar al héroe de su país, pero con la impronta de cada generación; los niños nunca desestiman cosas que quizás no percibimos los adultos. En nuestro país el contacto es desde las primeras edades con La Edad de Oro, o los poemas escritor por Martí, forjan la idea que es llevada a los diversos formatos y eso es maravilloso. Son obras con mucha fuerza, Martí se sentiría muy orgulloso porque él decía que ellos son los que saben querer, la esperanza del mundo”, resaltó Eliel Gómez, presidente de la Sociedad Cultural José Martí en Holguín.

“Es una experiencia extraordinaria: cuando uno observa año tras año lo que los niños hacen y exponen en este concurso nacional”. Foto del autor

Evocar a quien desafió el tiempo vestido de verde olivo, amarrado a las montañas, cuatro años después de su partida física, el eterno Comandante en Jefe de la Revolución cubana, fue parte importante del emotivo encuentro donde se homenajeó a ese que aún sigue siendo ejemplo, querido y recordado porque hombres como el no mueren nunca.

Quémese después de leerse

Por Erian Peña Pupo

Fotos cortesía de Anelí Pupo

Palabras del catálogo de la exposición fotográfica Re-evaluación, de la artista holguinera Aneli Pupo, Beca de Creación “José Vázquez Pubillones”, inaugurada en el Centro de Desarrollo de la Ciudad de Guantánamo, el 18 de octubre.

La prensa –y en este caso la prensa escrita, el tradicional periódico– resulta unaconstrucciónsimbólica y legitimadora, un espacioarticuladorde sentido (social y político). “Lo que no salga en el periódico no existe” (lo que nos lleva a pensar en grandes vacíos). Pero lasrápidas transformaciones de las comunicacionesy la tecnología de la información han precipitado la crisis del llamado periodismo tradicional, sobre todola prensa plana, abriendo las posibilidades a la multiplicidad de discursos, una avalancha mediática, que, veracidad aparte, no espera por la llegada del papel oloroso aún a tinta (y va llenando ahora mismo estos vacíos).

Aneli Pupo enfoca literalmente sus inquietudes como artista y ciudadana –como ser social que no esconde la mirada tras la cámara, sino que busca en las posibilidades del arte conceptual, en instalaciones previamente elaboradas,para pertrecharse de ellas, interrogarlas– respecto a la prensa, sus dinámicas y su papel, en Re-evaluación (una de las series suyas que más me interesa, por alguna que otra razón obvia, desde que vi “Deshecho”, 2017).

Efecto mariposa – Aneli Pupo – 2018.

Aquí recontextualizala importancia que los medios de prensa–sin discordancias, en la misma línea, portadores de idéntico matiz político– han jugado históricamente en la construcción del país (la identidad nacional no se puede observar sin las presencias y ausencias en nuestra prensa). Medios que, además, han jugado un papel visible en la “legitimación” de tendencias y artistas, que han servido de vehículo para determinados momentos o soterrado otros en cambio. (Recordemos Shock of the News, en la National Gallery of Art, Washington, 2012-2013, que establecía una relación entre el “fenómeno periodístico” y artistas que entablaron una relación vibrante y multifacética con las noticias impresas al apropiarse, imitar, desactivar, conmemorar y rescribir periódicos. Y en las artes visuales cubanas encontramos también obras y discursos que abordan este tema, como Wilfredo Prieto con la reciente exposiciónFake News,y el fotógrafoHéctor Herrera Acosta, con piezas a partir del periódico Granma).

Aneli lo hace a partir del propio uso de símbolos y elementos (polisémicos y reutilizables) como la flor, el micrófono, el inodoro, los huevos, entre otros, cada uno con su carga semiótica (asideros sociólogos en la conciencia ciudadana), envolviéndolos en las páginas impresas y potenciándoles el sentido, los espacios de la memoria (la prensa no como espejo de la cotidianidad, quizá vitrina, sucedáneo o estandarte de un arduo proceso de construcción social).

Si la digitalización y las redes mueven actualmente al mundo, si cada mañana revisamos la web para saber qué ha pasado, con qué noticia amanecimos hoy, entonces, ¿en qué lugar se encuentran ahora otros medios de difusión, en qué sitio sobrevive la prensa plana?Aun así Aneli asegura que el periódico –portador histórico del discurso oficial– aún posee un poder ineludible. Por otro lado, en piezas como “Información nutricional” y “Noticia refrescante”, realiza un ejercicio lingüístico/semiótico que relaciona desde lo implícito/explícito al objeto portador (huevos, latas de cerveza o refresco) con la carga de significados que el propio título añade.

Flor nacional – Aneli Pupo – 2019.

Parte de su trabajo está sujeto a una perspectiva feminista, marcada por la mirada que escudriña, duda y se cuestiona (los casos de feminicidio, el patriarcado, el cuerpo). Estos objetos cotidianos resematizados por la prensa, con su propia carga de significados, de alternancias sígnicas, nos invitan a reflexionar sobre la tradición, la verdad histórica, el papel del periodismo en la sociedad, y laideología misma; y a repensar, sentir y mirarnos como Nación.

El arte disfruta del (im)pudor y de la (im)prudencia, de esa facultad de decir más allá de la certeza.Su interpretación no cabe en el carácter relativo y volátil de las palabras. AneliPupo deconstruye significados, recicla conceptos, rearma miradas, repiensa nuestra prensa y sus dinámicas, que es hacerlo con la sociedad. Ella quiere saber. Yo también quiero. Nosotros queremos saber, si bien,recordando el título de un filme de los hermanos Coen,haya que quemar“después de leerse” (a 451 grados Fahrenheit o 233 Celsius, que es cuando el papel arde), aunque la memoria nacional, lo que somos, al serincombustible,nos observeentre las llamas.

Yo quiero saber – Aneli Pupo – 2020.

 

 

 

 

La cotidianidad que nos habita: la ciudad naif de Salvador Pavón

 

Salvador Pavón es un creador nada ingenuo, aunque asuma el naif –caracterizado por la espontaneidad, el autodidactismo de sus exponentes, los colores brillantes y contrastados y la perspectiva acientífica captada por intuición, que en muchos aspectos recuerda (o se inspira) en el arte infantil, incluso ajeno al aprendizaje académico– como la corriente artística con que se vale para expresar sus muchas inquietudes.

Salvador Pavón es un creador nada ingenuo, aunque asuma el naif. Fotos del autor

En Holguín donde el naif no es tendencia, como sí lo es, por ejemplo, en ciertas zonas de Santiago de Cuba, aunque con la notable excepción de Julio Breff en Mayarí, Pavón ha sabido armar una cosmogonía distinguible a simple vista en el contexto plástico local.

Ha defendido su estética: sus cuadros no se parecen a otros, sus ciudades –Holguín, siempre Holguín como inquietud primera– le pertenecen en toda su profundidad, sus matices.

Esta pertenencia habita en toda su extensión en 300 y más, exposición personal que reúne una selección de sus piezas en la galería Fausto Cristo de la sede provincial de la UNEAC y que viene a ser compendio de su amplio bregar para intentar captar –cosa que sin dudas Pavón ha logrado en estas obras– la idiosincrasia del holguinero en su ciudad, aquello que, aunque llevado a la figuración del naif, por momentos exagerada, por momentos ingenua, lo caracteriza sin dudas en la plástica local, y por tanto, en la nacional.

Ha defendido su estética: sus cuadros no se parecen a otros, sus ciudades –Holguín, siempre Holguín como inquietud primera. Fotos del autor

300 y más es una invitación para descubrir la ciudad desde varios ángulos: lo social, lo político, lo religioso, lo cultural… como parte de su raigambre identitaria. Pavón “es un ejemplo de quien se ha dedicado a plasmar la vida cotidiana con amor y la ingenuidad de quien conoce los vericuetos de la ciudad y nada se le esconde. Su visión es profunda y cala en pasajes que creemos conocer, pero que el pintor toca con su pincel y convierte en magua”, escribe en el catálogo el escritor José Poveda, y añade poco después: “En esta muestra Salvador desafía con aparente sencillez, ingenua, la cotidianidad que nos habita. En su estilo hay una ironía marizada de realidades que pueden haberse convertido en parte de un presente, y que a veces pasan inadvertidas”.

La Loma de la Cruz, epicentro de buena parte de los cuadros, los carnavales que peculiarizan los festejos estivales, el béisbol como pasión e identidad, eventos culturales como las Romerías de Mayo, el transporte público… son algunos de los elementos para asimilar y recorrer la muestra personal de Salvador Pavón en la UNEAC.

300 y más reúne una selección de sus piezas en la galería Fausto Cristo de la sede provincial de la UNEAC. Fotos del autor

Elementos identitarios de la urbe –el parque Calixto García, el estadio con igual nombre, el Gabinete Caligari, el propio Centro Provincial de Arte, el parque El Quijote, la Catedral San Isidoro, entre muchos otros– y sus habitantes, peculiarizan una poética para nada ingenua, sino al contrario: llena de guiños e insinuaciones sociales y culturales: “Cervantes en Holguín”, “Sueños de cachorritos”, “Cumpleaños de abuela”, “Hacia el futuro”, “Héroes anónimos”, “Tabaqueros”, “Romerías en Holguín”, “La milagrosa”, “Supervivencia”, “La feria” y “Homenaje al Rey”, se encuentran entre las obras.

300 y más es una invitación para descubrir la ciudad desde varios ángulos: lo social, lo político, lo religioso, lo cultural. Fotos del autor

La mirada de Salvador Pavón, cargada de los rasgos típicos del naif, pero no dependiente de ellos, viene a adentrarse en los entresijos de la ciudad de Holguín, siguiendo la mejor tradición insular que se ha apropiado de las urbes. Así revisita sus elementos identitarios, los hace suyos y nos lo muestra con la sugerente línea de su pincel.

Por Erian Peña Pupo

Las evoluciones pictóricas e imaginativas de Duvier Fonseca

Por Erian Peña Pupo

Fotos cortesía de Annia Leyva y Aníbal De la Torre

El arte salva, edifica, fortalece. Cada día estoy más convencido de ello. Abre puertas, libera espacios y nos permite conversar con uno mismo, y también, desde la creación y sin aparentemente mostrar el rostro –aunque en el arte lo damos todo– hablar con los demás. En ese diálogo enriquecedor, crecemos como artistas y también como seres humanos, y ofrecemos la oportunidad, como si fuera un exorcismo, de que otros lo hagan.

Reafirmé esto después de ver las obras que integran la exposición personal Evolución, del joven artista Duvier Fonseca Pérez, abierta al público en el Centro Provincial de Casas de Cultura de Holguín, y después, además, de conversar un poco con el propio Duvier.

Con montaje y curaduría de Annia Leyva Ramírez, Aníbal De la Torre Cruz y Benjamín Salazar Pupo, la muestra nos permite “develar el quehacer pictórico de Duvier, joven y prometedor artista que viaja en el tiempo desde sus fantasías”, escribe Annia en las palabras al catálogo y al mismo tiempo, ser partícipes de esta evolución del ejercicio pictórico.

¿Evolucionar es bueno? Claro. Todos lo hacemos. Y en el caso de Duvier, esta evolución permitirá concretar un estilo propio, una forma de mirar al mundo desde su yo. Las muestras de esta evolución, los trazos que vamos dejando, las obras de arte, nos dicen qué hemos sido, cómo hemos mirado y pensado, y también un poco qué seremos. Y si dentro de un tiempo, las obras cambian, buscan otros rumbos, mejor aún (el arte no debe enclaustrarse en fórmulas preconcebidas que limiten la propia creación).

Por una parte, nos recuerda Annia, la muestra curatorialmente está agrupada según la apariencia o semejanza física de las piezas, veintiuna en total. Primero los paisajes, creados con un talento que le viene desde pequeño y que reafirma la variedad visual de una mirada que busca, y lo mejor, que encuentra; aunque estuvo un corto tiempo en talleres.

“Desde pequeño empecé poco a poco en las artes, primero en talleres en la Casa de Cultura. Sentía la necesidad y no pude dejar de expresarme con la pintura”, comenta Duvier, quien ha realizado, con anterioridad, dos exposiciones, una de dibujos en el cine Martí, y otra cubista, en el Museo de Historia Natural de Gibara, en 2014, nos dice.

Por otra parte, Duvier reprodujo y recreó válidamente obras del arte universal, como “La Piedad”, de Miguel Ángel, mezclando en muchas una variedad de estilos que van desde el estilizado neoclásico al cubismo y al surrealismo, sobre todo en las últimas piezas creadas por él, donde estos dos estilos entroncan en su personalidad y dejan entrever un trabajo más personal, y alejado de la mimesis, que va tomando cuerpo en ellas.

“Lo más importante es la imaginación y ser tú”, me dice y le creo, con la seguridad, como, aquel poema de Antonio Machado musicalizado por Joan Manuel Serrat, de que no hay sendero más allá del que uno mismo se proponga, pues se hace camino al andar.

 

Palabras del catálogo de la exposición Evolución, de Duvier Fonseca Pérez

Por Annia Leyva Ramírez

Fotos cortesía de la autora

Ante los códigos y la belleza del arte nadie queda impasible, ellos llevan implícito una buena parte de su creador.

Hoy tenemos el goce de la primicia al develar el quehacer pictórico de Duvier, joven y prometedor artista que viaja en el tiempo desde sus fantasías.

Si algo atrae e identifica en su obra es la posibilidad de compartir sus visiones en una serie de transformaciones continuas que va experimentando en una exquisita evolución, entiéndase como cambio o transformación gradual de su ejercicio pictórico.

Las ideas de Duvier están en constante evolución, si analizamos bien sus pinturas podemos ver que en las diferentes etapas por las que ha transitado siempre aparece el color siena, ya sea representando tierra, piedras y hasta ramas que se tornan amorfas, tal vez como una manera de exteriorizar lo que habita dentro de sí.

En el proceso curatorial, hemos decidido agrupar sus pinturas por apariencia o semejanza física. Están los pasajes, que han sido pintados con la perfección de quien ha tenido un gran maestro, (él mismo) es que su talento le viene desde pequeño y aunque estuvo corto tiempo en talleres de profesores como Margarita y Gamayo, su mayor desarrollo cognitivo en el campo de la pintura, fue un camino que anduvo sólo y ahí radica su variedad visual.

En la búsqueda de su propio estilo paseó por la reproducción y recreación de obras del arte universal como » la piedad» de Miguel Ángel, mientras que en otras, mezcla estilos neoclásico con cubismo y también las hay de cubismo puro, pero nada de lo anterior, tan lleno de vida y conceptos como los trabajos últimos que ha hecho, prácticas de fondo simple y figura compleja, una especie de mezclas de cubismo con surrealismo en los que deja entrever sus fantasías.

Así quedan invitados a disfrutar de la exposición.

Esta muestra fue inaugurada el pasado 23 de octubre en el Centro Provincial de Casas de Cultura de Holguín.

Arte iberoamericano por encima del tiempo y el espacio

Toda una novedad en la historia de las artes visuales en la provincia como ha sido esta Fiesta de la Cultura Iberoamérica online hasta el día 28 resultó la Muestra Iberoamericana de Artes Visuales Por encima del tiempo y el espacio, inaugurada en el Centro Provincial de Artes Plásticas, con la consiguiente entrega del premio Electa Arenal.

Toda una novedad en la historia de las artes visuales en la provincia ha sido esta Fiesta de la Cultura Iberoamérica online. Fotos Wilker López

Esta muestra «explora y se pone a disposición de la tecnología de la información y sus plataformas socializadoras y abre el diapasón a una infinitud de públicos que podrá interactuar desde sus dispositivos móviles, en cualquier latitud, quizás desde la comodidad de su hogar; a la vez, reporta la posibilidad de jugar con el espacio galérico, de aun estar físicamente en él y visualizarlo de un modo distinto, posible y perfectible», asegura Yuricel Moreno, directora de la institución, en las palabras de apertura.

Teniendo como antecedente la Muestra Electa Arenal, realizada a inicios del presente siglo, esta exposición iberoamericana amplía los alcances «al concebirse además como concurso que pretende incentivar la participación de los artistas de la región. En esta primera ocasión, se apuesta por un diálogo inclusivo de lenguajes tradicionales, pero todos contemporáneos porque se han realizado desde aquí y ahora de países como Guatemala, México, Italia, España, Venezuela, Estados Unidos, Paraguay y Cuba», comenta.

Alojada en la plataforma Ciudad Nuestra (ciudadholguin.gob.cu), la muestra expositiva «reúne poéticas que exponen imágenes identitarias, otras documentan el contexto inmediato o lo interrogan; mientras coexisten con ellas, la fabulación, lo onírico y surreal. De esta manera puede hablarse de religiosidad, de paisajes exuberantes, de rejuegos con la historia del arte, de elementos que hablan del patrimonio intangible de comunidades originarias, en suma, de la herencia que converge con nuevos tiempos y formas de hacerse notar, de sobrevivir y mirar al futuro a través de pinturas, fotografías, grabado, collage, la documentación de performances e instalación», añade Yuricel.

Alojada en la plataforma Ciudad Nuestra (ciudadholguin.gob.cu), la muestra expositiva reúne poéticas que exponen imágenes identitarias. Fotos Wilker López

Entre los artistas que encontramos están: Accel Vázquez, Sergio Alvarado y Melvin Antonio Tajiboy (Guatemala), Cristina Fonollosa (España-Cuba), Diego Leonardo Rivas (México), Paolo Seghizzi (Italia), Jorge Valladares (Paraguay), Nelson Mulet (Cuba-Estados Unidos) y de Cuba, entre otros, Annia Leyva, Iveity Pérez, Edelce Rodríguez, Jorge Báez, Felipe Alarcón, Leonides Lazo, Aníbal de la Torre, Yovanis González, Pedro Quiñonez, Moisés González Acosta, Mariannis Mirabal, Salvador Pavón, Solangel Ayala, Claudia Amat, Osmani Estupiñán. De invitados, Jorge Hidalgo (Cuba) y Joel Ochoa (Venezuela).

Asimismo, fue entregado el Premio Electa Arenal como parte de la Muestra Iberoamericana de Artes Visuales. El jurado, integrado por Freddy García Azze como presidente, y Juan Isidro Siam Arias y Josvel Vázquez Prat, decidió otorgarlo por la multiplicidad de lecturas de un discurso que transgrede lo nacional y universaliza lo más autóctono de nuestras raíces, a la instalación Faro II, del escultor holguinero Luis Silva.

Fueron entregadas, además, las siguientes menciones, por los valores generales y la intencionalidad del discurso: Amor Fronterizo, de Felipe Alarcón Echenique; Amuleto, de Laura Gabriela Vaillant Agramonte; Sentido de supervivencia, de Yoel Torres Montero; Alegoría, de Yovanis González, y Juego, de Lidisbelis Carmenate Díaz.

En la noche fue entregado el Premio Electa Arenal como parte de la Muestra Iberoamericana de Artes Visuales. Fotos Wilker López

Por Erian Peña Pupo

Iberoamérica en Casa para las artes plásticas

La revista cultural online Iberoamérica en Casa en la primera de sus emisiones estuvo dedicada a las artes plásticas y su impronta en las anteriores edición de la Fiesta.

Conducción de Ernesto Angulo y realización de Producciones Angulo Ancho desde la Sala pequeña del Centro Provincial de Arte tuvo la revista.

Con conducción de Ernesto Angulo y realización de Producciones Angulo Ancho desde la Sala pequeña del Centro Provincial de Arte, la revista tuvo como primera invitada a Yuricel Moreno Zaldívar, directora de esta institución y quien ha organizado el encuentro de las artes visuales en pasadas ediciones de la Fiesta: La experiencia de trabajo en la Casa de Iberoamérica fue muy importante porque permitió unir en un mismo objetivo la labor de investigación y la promoción cultural, junto al trabajo de relaciones internacionales que nos permitió abrir nuevos horizontes en la gestión cultural.

La Casa, desde las primeras ediciones de la Fiesta, tuvo en las artes plásticas la posibilidad de mostrar la diversidad de esa amplia área geocultural que es Iberoamérica, y eso ha estado presente cada año en las exposiciones, donde dialogan estos artistas que llegan desde diferentes latitudes con los creadores locales, pero también con importantes autores del ámbito nacional que vienen a Holguín”, añadió Yuricel.

Además, abordó el trabajo en el Salón Iberoamericano Las Artes Plásticas en Iberoamérica, muestra online con 41 obras en concurso de autores de 10 países, entre ellos España, Italia, Estados Unidos, Guatemala, México, Chile y Cuba, que plantea nuevos retos, otras maneras de enfocar el trabajo para años venideros, pues es una experiencia que puede perfectamente reeditarse más allá de las circunstancias, y que nos da la ganancia de utilizar otras plataformas para dar a conocer nuestro quehacer y la mirada que creadores de diferentes partes del mundo tienen sobre sus realidades.

El Salón Iberoamericano muestra online con 41 obras en concurso de autores de 10 países.

La revista, con la presentación musical del Dúo Conexión con los temas Guataka City, El desafinado y Tres palabras, conversó también con los artistas Magalys Reyes Peña y Ronald Guillén Campos, a propósito de sus respectivas obras; recordó la obra del pintor, dibujante, ilustrador y muralista holguinero Cosme Proenza Almaguer, y compartió videos enviados por artistas de la región para esta edición de la Fiesta, como Joel Ochoa (Venezuela), Alfredo García (Guatemala) y Fernando López Guevara (Ecuador).

Por Vanessa Pernía Arias y Erian Peña Pupo