Inicia el Centro Provincial de Artes Plásticas de Holguín jornada por su 30 aniversario

Por Vanessa Pernía Arias

Foto Carlos Rafael

Con una exposición virtual el Centro Provincial de Artes Plásticas de Holguín inicia hoy una amplia jornada de celebraciones desde las plataformas digitales a propósito de su 30 aniversario de fundación que se extenderá todo el año.

Para conmemorar las primeras tres décadas de esta importante institución se pretende promocionar materiales audiovisuales sobre la plástica en la provincia y realizar pequeñas cápsulas con entrevistas a un grupo de creadores y promotores que han formado parte de la historia del mismo, explicó su directora, Yuricel Moreno.

Además se realizarán homenajes a proyectos que han trascendido, otras exposiciones virtuales y la socialización de su colección, que recientemente han comenzado a digitalizar, desde la plataforma Ciudad Nuestra.

El Centro Provincial de Arte, ubicado en una de las esquinas del céntrico parque Calixto García, constituye una de las instituciones más importantes en devenir cultural de Holguín, relacionada con eventos como las Romerías de Mayo y su espacio Babel, que ha reunido en sus salas las obra de artistas cubanos como Alexis Leyva (Kcho), Joel Jover, Nelson Domínguez, Esterio Segura, Flora Fong, Zaida del Río, Arturo Montoto, Rocío García, Eduardo Ponjuán, entre otros.

Por otra parte, ha ayudado a visibilizar la obra de los artistas holguineros, tanto noveles como consagrados, fuera del circuito galérico de la provincia, así como ha realizado exposiciones antológicas de reconocidos pintores del territorio como Cosme Proenza, Jorge Hidalgo, Armando Gómez, Julio Breff, Magalys Reyes, Julio Méndez, Ernesto Ferriol, Daniel Santos y Miguel Ángel Salvó.

Esta institución permite recopilar la memoria de las artes visuales en el Centro de Información del mismo, donde se pueden apreciar la mayoría de las exposiciones y proyectos que se han gestado no solo desde allí, además prevalece el esfuerzo de potenciar el trabajo que acerca al público a través de visitas y convenios, añadió Yuricel Moreno.

Fundado el 2 de marzo de 1992, el Centro de Artes Plásticas de Holguín concentra una sostenida proyección de trabajo para el cuidado y la promoción de la plástica en una región que tiene una fuerte tradición, tanto en la creación como en la enseñanza artística (Con información de la ACN).

 

 

Visitas virtuales versus Covid-19: una opción de cultura y salud

 

Por Abel Castro Sablón

Imagine desde la comodidad de su casa poder visitar lugares de interés histórico y cultural, conocer sobre nuestros antepasados y sobre el desarrollo social, científico, artístico de Holguín.

Pues esa opción ya no es una utopía, porque existe una plataforma desde la cual usted puede realizar visitas virtuales a los principales museos y galerías de arte de nuestra provincia.

Tal es el caso de la opción que brinda la sección Orígenes en el portal del ciudadano del gobierno holguinero donde, entre las disímiles oportunidades que allí se alojan, usted puede acceder desde su PC o dispositivo móvil a estas variantes, especialmente tan útiles en tiempos de restricción de movimiento a causa de la Covid-19.

Por ello, en la dirección electrónica https://ciudadholguin.gob.cu/ se podían encontrar visitas a el Museo Baní, el Jardín Botánico, el Museo de Historia Natural, el Centro de Arte, la Plaza de la Revolución Calixto García, la Sala Revolución de La Periquera y la Casa Natal de Calixto García.

 

Con visión de los lugares en 360 grados y una plataforma dinámica y sencilla, es posible apreciar gran parte del patrimonio histórico y cultural, con etiquetas de información que permiten al visitante tener más detalles sobre los objetos que allí se encuentran.

Esta es una manera sana, sencilla y entretenida de compartir en familia, en tiempos tan complejos como los que atraviesa el planeta.  Una mejor opción para el disfrute, la salud colectiva y la vida, desde la comodidad del hogar.

Galería Bayado, nuevo espacio del FCBC en Holguín

Galería Bayado, nuevo espacio del FCBC en Holguín

Por Erian Peña Pupo

Fotos del autor

La galería Bayado del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en Holguín, espacio para la exposición y comercialización de obras de arte, reabrió sus puertas al público este 28 de enero como homenaje al 168 aniversario del nacimiento del Apóstol José Martí.

“Este es un espacio altamente soñado por los creadores holguineros, pues durante aproximadamente ocho años en el local solo se realizaba la expo-venta de artesanía y eso provocó la carencia de un sitio dedicado a la promoción y venta de las artes plásticas en el territorio”, comenta Anette Rodríguez, especialista de artes plásticas del FCBC.

El espacio, ubicado en el centro de la ciudad y en la propia sede del Fondo, expone y comercializa piezas originales de importantes creadores miembros de la Uneac, del Registro del Creador y del propio FCBC, como Cosme Proenza, Jorge Hidalgo, Julio Méndez, Magalis Reyes, Yuri Urquiza, Eduardo Leyva y Salvador Pavón, así como de jóvenes creadores de la provincia como Víctor Manuel Velázquez y Ramón de Jesús Peña.

“Pensamos realizar un programa de acciones para fomentar el coleccionismo institucional y también el privado, el conocimiento y promoción de la obra de nuestros artistas y, a medida que mejore la situación epidemiológica actual, podemos trazar otras estrategias para acercar estas obras al público fuera de nuestras fronteras”, agregó.

Los artículos artesanales que antes se comercializaban en este espacio fueron trasladados para la también recién inaugurada tienda Colibrí, perteneciente al propio FCBC; mientras que, aledaño a la galería Bayado, El Zaguán se mantendrá como sala de muestras itinerantes de arte. La galería Bayado resulta una nueva oportunidad para visibilizar la obra de los artistas plásticos del territorio, comercializarlas y al mismo tiempo fomentar el coleccionismo, tanto institucional como privado, añadió Anette Rodríguez.

Amplia muestra de la ACAA en el Centro Provincial de Arte

Por Erian Peña Pupo
Fotos Wilker López
Con el título «La ACAA enfrentando a la Covid» fue inaugurada en la sala Electa Arenal del Centro Provincial de Arte en saludo al aniversario 62 del triunfo de la Revolución, una muestra del trabajo de la Filial de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas en Holguín.
A través de diversas técnicas y manifestaciones, desde la talabartería, la madera y el parche, la más amplia de sus exposiciones en los últimos tres años tiene como eje el enfrentamiento a la Covid-19 y el papel de los médicos, el personal de la salud cubano y el pueblo contra ese virus, dijo José A. Salomón Estéfano, presidente de la ACAA en la provincia.


Unos cincuenta artistas participan en esta atractiva exposición, pues “hemos logrado que nuestros artistas siguieran creando en estos meses con obras de alto quilate”, añadió.
Entre los creadores que integran la misma, en cuya inauguración participaron autoridades políticas y gubernamentales del territorio, encontramos: Eduardo Amado Fuentes Peña, Rosa Margarita Infante, Nancy Almaguer, Gretter Clemente Lechuga, Yosleysy Vázquez, Yolanda Rodríguez, Bertha Beltrán, Lisbeth Santos, Jeans Yordan Suárez, Iliuva Leyva, Gerardo Fernández, Martha Pérez, Artemio Viguera Velázquez, entre otros.


La ACAA en el 2020 realizó donaciones de máscaras protectoras para la Covid-19, entregadas a centros asistenciales y al Aeropuerto Internacional Frank País de Holguín. Para el 2021 se perfilan hacia el turismo y volver a abrir la Feria de los Artesanos en Guardalavaca y en hoteles, para exponer y comercializar las obras, comentó Salomón en entrevista a Radio Holguín, y para el 40 aniversario, el 1 de julio próximo, se organiza una gran exposición con la presencia de artistas de toda la región oriental, añadió.

Nuevos espacios compartidos de Eduardo Leyva

Nuevos espacios compartidos de Eduardo Leyva

Por Erian Peña Pupo

Fotos Wilker López

Las piezas reunidas en Espacios compartidos II, antológica exposición personal de Eduardo Leyva (Holguín, 1956) inaugurada en el Centro Provincial de Arte, “desde sus dibujos iniciales hasta las pinturas más recientes, comparten como características comunes su impecable factura, el sensible y siempre ajustado uso del color y las texturas, un oficio depurado y seguro, y la poesía que emana de las formas puras, donde el paisaje, ya sea urbano o rural, se ha reducido a sus elementos esenciales. Ellas son, en su exacta materialidad, el testimonio palpable de casi cuatro décadas de ejercicio de arte y la herencia que Eduardo Leyva dejará, sin dudas, a las generaciones futuras”, escribe el investigador y crítico Martín Garrido en las palabras del catálogo de esta. 

Espacios compartidos II está integrada por 82 obras, comprendidas entre los años 80 y la actualidad y abarca dibujos, grabados y pinturas que nos reafirman a Leyva como un gran paisajista (urbano y rural, aunque la primera abunda en los últimos años) que desde sus esencias se sostiene en los terrenos de la abstracción contemporánea en Cuba.

Las obras más recientes de Eduardo Leyva la conocíamos de diferentes exposiciones colectivas, y nos confirman –al verlas aquí reunidas– que su abstracción es eminentemente arquitectónica, urbana, aunque incorpore la figuración mediante el uso del collague. Incluso desde los propios títulos ancla este urbanismo en varias piezas.

El descubrimiento –al menos para mí– son sus primeras piezas, firmadas en la década de los años 80, y los grabados de fines de siglo e inicios de este milenio. “En medio de la efervescencia de aquellos años, cuando el arte joven derriba las barreras impuestas arbitrariamente para mantener el arte en una especie de limbo oficioso y asimila, para expresarse, lo mejor que el arte internacional estaba dando a conocer, los paisajes creados por Eduardo Leyva comparten la mirada fresca y desprejuiciada de toda aquella década. Son, en su mayoría, dibujos, logrados a base de líneas firmes y limpias, que nos recuerdan las sutilezas del arte oriental y donde el paisaje local se revela como un microcosmos cargado de poesía y ausente de elementos documentales. Ya está presente aquí su intención de ir a las esencias, dejando a un lado todo lo anecdótico”, añade Martín. 

Esta mirada fresca y desprejuiciada, que explora desde la sutileza de la línea las posibilidades de un paisaje más poético y metafórico que real, más sugestivo que palpable, la encontramos también en los grabados de los años 90, etapa que resultó una especie de resurgimiento del arte holguinero, gracias al quehacer de una nueva hornada de creadores, egresados de las aulas de la Academia Profesional de Artes Plásticas El Alba y del ISA, y del trabajo de las instituciones culturales de la provincia y los eventos.

Aquí Leyva se nos muestra como un exquisito grabador y un colorista hábil como pocos, que aprovecha las posibilidades de la colografía y del auge de esta disciplina en Holguín, en piezas bajo el nombre genérico de “El huevo”, “Restauración de la memoria”, “Tendederas”, “Metamorfosis del entorno”, “Entre columnas” y “Espacio vital” (lo figurativo da paso a una visualidad fresca, vigorosa, fuerte en lo elemental de los trazos y en las posibilidades de la experimentación con las diferentes técnicas del grabado). 

En estas piezas, como bien escribe Martín Garrido, se reiteran elementos de una tendencia que cobra una importancia capital en su obra, la abstracción, específicamente la abstracción geométrica, y que palpamos en los cuadros más recientes, expuestos en la Sala principal del Centro de Arte. Desde la pintura, ya no el grabado, Eduardo Leyva articula sus paisajes urbanos, sus ciudades, sus arquitecturas cotidianas, con influencia de maestros como Piet Mondrian, Kazimir Malévich, Wassily Kandinsky, Pablo Picasso, Jackson Pollock y los concretos cubanos de los años 50, entre otros, pero subrayando el logro de una poética personal que lo distingue en el contexto. 

Graduado de la Escuela Nacional de Arte, en 1976, y del Instituto Pedagógico de Holguín en 1992, Eduardo Leyva es un creador con amplia experiencia artística y pedagógica. Ha impartido talleres y conferencias sobre impresión gráfica en diferentes soportes en México, España y Canadá, y su obra se encuentra en colecciones de varios países. 

Esta muestra, curada por Bertha Beltrán, constituye, además, un reconocimiento a la labor creativa, pedagógica y de promoción desplegada por Leyva durante casi cuatro décadas, desde la Brigada y la Asociación Hermanos Saíz, la Uneac y El Alba; y “sirve al propósito de la institución –subraya Yuricel Zaldívar, directora del Centro de Arte– por mostrar los referentes de la plástica local que hablan de su historia, de momentos que han sedimentado su legado, aspectos pocos conocidos para las nuevas generaciones y el público que se acerca por primera vez a las artes visuales del territorio”. ¡Bienvenidos entonces los nuevos espacios compartidos y abstractos de Eduardo Leyva!

La cotidianidad que nos habita: la ciudad naif de Salvador Pavón

 

Salvador Pavón es un creador nada ingenuo, aunque asuma el naif –caracterizado por la espontaneidad, el autodidactismo de sus exponentes, los colores brillantes y contrastados y la perspectiva acientífica captada por intuición, que en muchos aspectos recuerda (o se inspira) en el arte infantil, incluso ajeno al aprendizaje académico– como la corriente artística con que se vale para expresar sus muchas inquietudes.

Salvador Pavón es un creador nada ingenuo, aunque asuma el naif. Fotos del autor

En Holguín donde el naif no es tendencia, como sí lo es, por ejemplo, en ciertas zonas de Santiago de Cuba, aunque con la notable excepción de Julio Breff en Mayarí, Pavón ha sabido armar una cosmogonía distinguible a simple vista en el contexto plástico local.

Ha defendido su estética: sus cuadros no se parecen a otros, sus ciudades –Holguín, siempre Holguín como inquietud primera– le pertenecen en toda su profundidad, sus matices.

Esta pertenencia habita en toda su extensión en 300 y más, exposición personal que reúne una selección de sus piezas en la galería Fausto Cristo de la sede provincial de la UNEAC y que viene a ser compendio de su amplio bregar para intentar captar –cosa que sin dudas Pavón ha logrado en estas obras– la idiosincrasia del holguinero en su ciudad, aquello que, aunque llevado a la figuración del naif, por momentos exagerada, por momentos ingenua, lo caracteriza sin dudas en la plástica local, y por tanto, en la nacional.

Ha defendido su estética: sus cuadros no se parecen a otros, sus ciudades –Holguín, siempre Holguín como inquietud primera. Fotos del autor

300 y más es una invitación para descubrir la ciudad desde varios ángulos: lo social, lo político, lo religioso, lo cultural… como parte de su raigambre identitaria. Pavón “es un ejemplo de quien se ha dedicado a plasmar la vida cotidiana con amor y la ingenuidad de quien conoce los vericuetos de la ciudad y nada se le esconde. Su visión es profunda y cala en pasajes que creemos conocer, pero que el pintor toca con su pincel y convierte en magua”, escribe en el catálogo el escritor José Poveda, y añade poco después: “En esta muestra Salvador desafía con aparente sencillez, ingenua, la cotidianidad que nos habita. En su estilo hay una ironía marizada de realidades que pueden haberse convertido en parte de un presente, y que a veces pasan inadvertidas”.

La Loma de la Cruz, epicentro de buena parte de los cuadros, los carnavales que peculiarizan los festejos estivales, el béisbol como pasión e identidad, eventos culturales como las Romerías de Mayo, el transporte público… son algunos de los elementos para asimilar y recorrer la muestra personal de Salvador Pavón en la UNEAC.

300 y más reúne una selección de sus piezas en la galería Fausto Cristo de la sede provincial de la UNEAC. Fotos del autor

Elementos identitarios de la urbe –el parque Calixto García, el estadio con igual nombre, el Gabinete Caligari, el propio Centro Provincial de Arte, el parque El Quijote, la Catedral San Isidoro, entre muchos otros– y sus habitantes, peculiarizan una poética para nada ingenua, sino al contrario: llena de guiños e insinuaciones sociales y culturales: “Cervantes en Holguín”, “Sueños de cachorritos”, “Cumpleaños de abuela”, “Hacia el futuro”, “Héroes anónimos”, “Tabaqueros”, “Romerías en Holguín”, “La milagrosa”, “Supervivencia”, “La feria” y “Homenaje al Rey”, se encuentran entre las obras.

300 y más es una invitación para descubrir la ciudad desde varios ángulos: lo social, lo político, lo religioso, lo cultural. Fotos del autor

La mirada de Salvador Pavón, cargada de los rasgos típicos del naif, pero no dependiente de ellos, viene a adentrarse en los entresijos de la ciudad de Holguín, siguiendo la mejor tradición insular que se ha apropiado de las urbes. Así revisita sus elementos identitarios, los hace suyos y nos lo muestra con la sugerente línea de su pincel.

Por Erian Peña Pupo

Holguín en Jornada de la Cultura Cubana

Por Vanessa Pernía Arias

Foto cartel Jornada de la Cultura Cubana

Diversos paneles, conversatorios, exposiciones de artes plásticas y presentaciones musicales, escénicas, literarias y audiovisuales centran en Holguín el extenso programa de actividades que se realiza con motivo de la Jornada de la Cultura Cubana y se desarrolla hasta el próximo día 20.

Entre las momentos más sobresalientes se encuentra el Concierto para Familia, proyecto dirigido el maestro Oreste Saavedra con la actuación de la Orquesta Sinfónica de Holguín, la Compañía de Narración Oral Palabras al Viento, el dúo de guitarras Sabaret, la Orquesta de Guitarras, y estudiantes del Conservatorio de Música José María Ochoa y de la Escuela Vocacional de Arte Raúl Gómez García, en la Biblioteca Provincial Alex Urquiola.

Otro momento significativo resulta la exposición fotográfica Arquitectura patrimonial holguinera en tres siglos de Historia, del realizador audiovisual Frank Batista, la cual muestra las construcciones de la ciudad que han marcado una pauta en el devenir local.

En este sentido destacan las conferencias y conversatorios dedicados a las guerras de liberación, como el panel “Guerras independentistas cubanas y literatura”, desarrollado en Ediciones Holguín, con el historiador José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia, y los escritores Eugenio Marrón y Kenia Leyva.

Durante los próximos días se desarrollarán otras actividades que incluye un encuentro de repentismo online auspiciado por el Centro Provincial de Casas de Cultura; la muestra “Lalita Curbelo como expresión de la mujer dentro de la cultura cubana”; la retreta en saludo al Día de la Cubanía, a cargo de la Banda Provincial de Conciertos; una exposición colectiva de artistas holguineros, organizada por la filial del Fondo Cubano de Bienes Culturales y el Centro de Artes Plásticas; y la Feria de los Trovadores.

También la Brigada de Instructores de Arte José Martí tendrá su protagonismo en las comunidades, además de las presentaciones escénicas de los grupos del territorio; mientras el día 23 se celebrará el 27 aniversario de la Casa de Iberoamérica, y el 24 iniciarán las sesiones y cursos del Congreso Iberoamericano de Pensamiento.

Por su parte las editoriales holguineras mantienen un amplio programa de presentaciones de libros, lecturas y paneles, donde destaca la propuesta de Ediciones La Luz, mientras que Centro Provincial del Cine propone, entre otras novedades, la premiére del cortometraje Confinamiento, del realizador holguinero Jimmy Ochoa, obra que participó en la muestra online InAcción del Festival Internacional de Cine de Gibara.

Esta Jornada, que se dedica en la provincia a los 300 años del pueblo de Holguín, al 150 aniversario de creado el Himno que identifica a la ciudad, al 115 del natalicio de la escritora María Dolores Suárez, al 90 del nacimiento de la reconocida autora Lalita Curbelo Barberán, al 125 de la Invasión a Occidente de las tropas del Ejército Libertados y al 20 del Sistema de Ediciones Territoriales, culminará el día 20 con una gala en el Teatro Eddy Suñol (Con información de la Agencia Cubana de Noticias, ACN).

Un disparo en el hueco: El ejercicio crítico en tiempos de hiperconectividad

Por Erian Peña Pupo

La IV Jornada de Teoría y Crítica de ArteUn disparo en el hueco, organizada por el Centro Provincial de Artes Plásticas de Holguín, se realizó del 9 al 11 de septiembre de 2020 en la sede de la institución auspiciadora y, además, desde diferentes plataformas digitales.

Fotos del autor

Esta edición –aseguraron sus organizadores–, con el tema “La hiperconectividad actual y el ejercicio de la crítica de arte. ¿Positivo o negativo?”, estuvo estimulada por el auge alcanzado por las nuevas tecnologías y las prácticas de su uso extendidas a las artes visuales, y además, por el pensamiento crítico sobre estas prácticas, en tiempos de Internet.

El programa, en su primera jornada, contempló las conferencias “La galería de Gorilla Glass” y “Apuntes a una crítica de arte en una era informada”, por los críticos Julio César Aguilera Rodríguez y Danilo Vega, respectivamente. Ambas intervenciones se trasmitieron, además, por el canal de YouTube Artistas holguineros. Asimismo “Un disparo en el hueco” contó con la conferencia “Arte y Crítica 3.0”, con Lino Verdecia, Fernando Almaguer, Ronald Guillén y Ramón C. Legón Pino, en la sala Electa Arenal del Centro.

Fotos del autor

Como colofón se realizó un forodebate desde el perfil Artistas holguineros en Instagram y Facebook, a partir del planteamiento inicial del profesor Julio César Aguilera: “El factor tiempo, desde la concepción de la obra hasta su consumo y fruición, es cada vez más acelerado. Es la época de la inmediatez radical. Las redes sociales son el mejor impulso para la difusión. A la vez, se democratiza el criterio. Cualquiera opina desde un dispositivo conectado. Habrá que replantearse la función clasificatoria y preceptiva de la crítica en tiempos de la comunicación 3.0”, aseguró Aguilera.

Especialistas y artistas, desde Cuba y otras partes, intercambiaron opiniones sobre el tema que motivó esta edición de la Jornada de Teoría y Crítica de Arte. Para el creador y profesor holguinero Ronald Guillén: “Las disciplinas artísticas también han sufrido su propia evolución gracias a Internet. El arte digital, el arte online y el net art son conceptos nacidos de la revolución tecnológica. Mientras haya un ordenador de por medio el arte cambia su conceptualización”. Por su parte, la joven artista Lidisbelis Carmenate asegura que “la hiperconectividad es un fenómeno que promueve el ejercicio de la crítica. Los memes, con obras de arte, aunque de forma irónica se convierten en una manera de promocionar obras de arte, pero no podemos decir, bajo ningún concepto, que implique crítica de arte especializada”. Mientras, desde México, Dina Comisarenco piensa que “lo que más rescato desde mi experiencia como docente y ponente fue que la contingencia y la conectividad obligada, abrió la posibilidad de democratizar la experiencia de los cursos y promovió el diálogo con estudiantes de otras partes del mundo y de México, que con los cursos presenciales no podíamos tener. Ojalá sepamos aprovechar estas opciones incluso cuando la contingencia haya terminado”.

Una Jornada así puede mantener sus presupuestos y ser útil en la medida de sus posibilidades y alcance. Y aún más porque el joven equipo de lidera Yuricel Moreno Zaldívar, salidos hace pocos años de la Academia y las aulas santiagueras de Historia del Arte, se ha formado precisamente en el interés en la crítica y la teoría para sino dar cuerpo, al menos sopesar la creación artística contemporánea. Por lo otro que es necesaria, más allá del intercambio y el debate que puede generar, es por el alcance pedagógico –no digo didáctico– y los frutos, primero tenues, luego aprehendidos, en los estudiantes. En ellos –las obras que han expuesto últimamente los recién graduados del Alba son muestra de esto– quedarán las mejores enseñanzas de esta Jornada.

El evento alterna con el Salón Provincial de Artes Visuales del territorio y su primera edición ocurrió en 2014, cuando estuvo dedicada al consumo cultural y contó con la presencia de Hamlet Fernández, Magalis Espinosa y Ramón Legón. La segunda sucedió en 2016, abordó la problemática de la pedagogía en el arte y tuvo entre sus conferencistas a Aireem Reyes, con su estudio de los Proyectos Artístico-Pedagógicos en el Instituto superior de Arte (ISA), Ramón C. Legón, con su visión de una pedagogía artística efectiva, y Linet Oquendo, y sus experiencias como estudiante y joven profesora.

Un disparo en el hueco: El ejercicio crítico en tiempos de hiperconectividad

Por Erian Peña Pupo

La IV Jornada de Teoría y Crítica de Arte “Un disparo en el hueco”, organizada por el Centro Provincial de Artes Plásticas de Holguín, se realiza del 9 al 11 de septiembre de 2020 en la sede de la institución organizadora y, además, desde diferentes plataformas digitales.

Esta edición –aseguran sus organizadores–, con el tema “La hiperconectividad actual y el ejercicio de la crítica de arte. ¿Positivo o negativo?”, está estimulada por el auge alcanzado por las nuevas tecnologías y las prácticas de su uso extendidas a las artes visuales, y además, por el pensamiento crítico sobre estas prácticas, en tiempos de Internet.

El programa, en su primera jornada, contempló las conferencias “La galería de Gorilla Glass” y “Apuntes a una crítica de arte en una era informada”, por los críticos Julio César Aguilera Rodríguez y Danilo Vega, respectivamente. Ambas conferencias se trasmitieron, además, por el canal de YouTube Artistas holguineros. Asimismo “Un disparo en el hueco” cuenta con la conferencia “Arte y Crítica 3.0”, con Lino Verdecia, Fernando Almaguer y Ronald Guillén, que tendrá como sede la sala Electa Arenal del Centro.

Como colofón se realizará un forodebate sobre estos temas desde nuestro portal Baibrama, sitio de la cultura holguinera: http://www.baibrama.cult.cu/foro/index.php.

Una Jornada así puede mantener sus presupuestos y ser útil en la medida de sus posibilidades y alcance. Y aún más porque el joven equipo de lidera Yuricel Moreno Zaldívar, salidos hace pocos años de la Academia y las aulas santiagueras de Historia del Arte, se ha formado precisamente en el interés en la crítica y la teoría para sino dar cuerpo, al menos sopesar la creación artística contemporánea. Por lo otro que es necesaria, más allá del intercambio y el debate que puede generar, es por el alcance pedagógico –no digo didáctico– y los frutos, primero tenues, luego aprehendidos, en los estudiantes. En ellos –las obras que han expuesto últimamente los recién graduados del Alba son muestra de esto– quedarán las mejores enseñanzas de esta Jornada.

El evento alterna con el Salón Provincial de Artes Visuales del territorio y su primera edición ocurrió en 2014, cuando estuvo dedicada al consumo cultural y contó con la presencia de Hamlet Fernández, Magalis Espinosa y Ramón Legón. La segunda sucedió en 2016, abordó la problemática de la pedagogía en el arte y tuvo entre sus conferencistas a Aireem Reyes, con su estudio de los Proyectos Artístico-Pedagógicos en el Instituto superior de Arte (ISA), Ramón Legón, con su visión de una pedagogía artística efectiva, y Linet Oquendo, y sus experiencias como estudiante y joven profesora.

Las armas de doble filo de Osmani Estupiñán

Por Erian Peña Pupo

La subversión del objeto para ofrecernos otra relectura de la realidad, como bien apunta el poeta José Luis Serrano en las palabras al catálogo, caracteriza la muestra personal Arma de doble filo, de Osmani Estupiñán, reabierta al público en el Centro de Arte de Holguín,después de que la propagación de la Covid-19 obligara su cierre en marzo.

Fotos del autor

De formación autodidacta y con varias exposiciones personales y colectivas en su trayectoria, Osmani Estupiñán (1968) fabrica artefactos irónicos. Su proceso creativo tiene como herramienta fundamental la subversión del objeto. La funcionalidad de las cosas se tambalea. Estamos ante un artista que manipula los elementos que conforman su entorno más inmediato para ofrecernos una corrosiva relectura de la realidad”.

La mayoría de sus objetos arte –artefactos en el sentido, como apunta Serrano, que el poeta chileno Nicanor Parra confiere al término– manipulan las funciones u utilidades prístinas en busca de una carga de sentido alegórico, que explota (y explora) metáforas, mecánicas, poéticas, percepciones… para devolvérnoslos con mucha más fuerza. Así elementos cotidianos, muchos relacionados con el campo: metales, machetes, objetos de herrería, tarjetas laborales de firmas, engranajes, piedras, tornillos, viejas postales de ciudades del entonces campo socialista… poseen nuevos significados.

Por ejemplo, las piezas (vidrio tallado) de la serie Convivencia (Grandes ligas) reflejan el tiempo que compartieron juntos, aun sin conocerse, Osmani y grandes representantes del béisbol profesional de Grandes ligas: incluidos los años, meses y días de “existencia común”.En muchos el tiempo es más amplio; en otros entre la fecha de nacimiento de Osmani y la de fallecimiento del pelotero, solo distan pocos años.

La presencia de la res, lo taurino –desde Altamira acá, también como alegoría, como símbolo de lo doméstico, pero al mismo tiempo lo salvaje y además de lo prohibido–, está presente en sus piezas, entre ellas las obras (mixta/papel) de Los hombres se van… Por otra parte, obras como “Las órdenes se cumplen”, “La siesta”, “Los 15 de Jackelin”, “El sudor de tu frente”, “El tiro por la culata” y “Marcas obligatorias” simulan “dispositivos ideológico-explosivos, herramientas para marcar los rebaños, enervantes registros de entrada y salida, extraños instrumentos de corte destinados a producir heridas simbólicas. Todo un arsenal de arquetipos sustraídos del espacio cotidiano y reubicados en el contexto galérico”, añade Serrano, pues, nos dice también el poeta holguinero, “la realidad ha estallado como una granada de fragmentación” y Osmani Estupiñán Ramírez quiere mostrarnos el ángulo exacto de donde provienen las esquirlas”.

“No hallaremos en las obras de Estupiñán fisuras que nos indiquen fallas conceptuales que lo hagan derivar hacia la mediocridad entronizada en las últimas décadas. Militante fundacional del grupo Vacutainer (…) Estupiñán conoce los mecanismos del performance y la instalación. Estos saberes dotan a su discurso de una dinámica muy particular. Cada pieza suya contiene una secreta pulsión destructiva. Más que una contemplación neutral, sus artefactos reclaman ser arrancados de la pared o el pedestal para reingresar a la realidad”, subraya José Luis Serrano al presentar Arma de doble filo.

Con exposiciones como Lactancia materna, Uneac, Holguín 2011; Vaca no come vaca, Centro de Arte de Bayamo, Granma, 2009; Que no soy yo que pinta y Animal en vías de extinción, Casa de Iberoamérica, Holguín, 2008 y 2007; y Con-Junto a-Contra. Homenaje a Joseph Beuys, Centro Provincial de Arte, 2002, entre otras, Osmani Estupiñán Ramírez ofrece estas armas de doble filo, que nos hacen pensar y que son capaces, al mismo tiempo, de mostrarnos una cosmogonía lacerantepor lo metafórica y vital.