Ronel González Sánchez: la poesía continúa desvelándome

 

Por Erian Peña Pupo

Fotos cortesía del entrevistado

Publicado originalmente en la web de la Uneac

Ronel González Sánchez (Holguín, 1971) escribe muchas veces de madrugada. Probablemente las respuestas a las preguntas de esta entrevista surgieron también en la fecunda aurora holguinera, cuando la poesía insiste en desvelarlo, adquiriendo sentido las métricas, los ritmos, las palabras… Pero Ronel es, además, un escritor que interroga el pasado en diálogo fecundo, necesario; un artista cabal que busca la historia patria para nutrirse de ella, “como la mampara que descorre el poeta cuando se decide a interrogarla”.

Investigador, promotor literario, escritor para niños, guionista radial, humorista, Ronel cree que “no solo la historia se enriquece con la mirada de los poetas y narradores sino que es imperiosa”, pues es “una órbita, un odre temático, un coto significacional visitado y revisitado que de pronto muere y resucita en los cuadernos o documentos de los poetas”, añade.

Este 2019 ha sido para él un año bastante fructífero: recibió el Premio Raúl Ferrer por la Obra de la Vida como promotor de la lectura; el Premio Nacional Francisco (Paco) Mir de la UNEAC de Isla de la Juventud en Poesía y Mención en Literatura para Niños en el mismo certamen; la distinción Hijo Ilustre de Cacocum, municipio holguinero donde nació, y recientemente la Beca Ciudad del Che y el Premio Ciudad del Che en poesía, en Santa Clara.

La excusa para el diálogo fue el Premio Nacional Beca Ciudad del Che 2019 que recibió por su proyecto ¿Cómo se manda un campamento?, pero conversamos, entre otros temas, sobre la relación entre historia y poesía, en la literatura cubana y particularmente en su amplia obra.

Con el proyecto de poemario ¿Cómo se manda un campamento? acabas de merecer el Premio Nacional Beca Ciudad del Che 2019, convocado por la UNEAC en Villa Clara. Temáticamente este cuaderno se relaciona con dos de tus libros anteriores: Teoría del fulgor accesorio y La marcha de la bandera. ¿Por qué este marcado interés, palpable en estos libros, en revisitar poéticamente la historia nacional?

La historia está entre mis principales intereses creativos desde que comencé a relacionarme con la literatura. Escribí mis primeros textos en abril de 1980, en un momento nacional muy complejo que coincide con el éxodo del puerto habanero del Mariel. Recién había cumplido nueve años y mi mirada era la de un niño nacido en un remoto pueblito de Cuba, que no entendía el instante ni su sentido, pero que bajo los efectos de la atmósfera que transpiraban aquellos días, no podía evitar acudir a la hoja en blanco para enhebrar versos, que a veces rimaban y a veces no, hasta que a los doce años supe de la existencia de múltiples estrofas como la décima y el soneto, y empecé a entrenarme en la escritura métrica, muy cómoda además para narrar sucesos e intentar aproximarse a la vida y la obra de significativas personalidades.

Sin embargo, no tuve verdadera conciencia de la historia hasta que estudié Arte en Santiago de Cuba y me relacioné con estudiosos de esos temas, para percibir que la poesía cubana, sobre todo la del siglo XX, al margen de las intenciones de algunos y la concreción de ciertos poemas dignos, había marmolizado a nuestros héroes, o peor, los había fraguado en cemento y recubierto con una pátina para simular bronce. De modo que gran parte de esa escritura se tornó tan panfletaria que hasta los mismos poetas comenzaron a rehuir lo que tuviera que ver con proezas y destinos épicos o que, atormentados hasta la médula, la emprendieran con la historia desde una postura tan mordaz que tampoco dejaba margen para acercarse a esas temáticas con una mirada más ecuánime; digamos que más fiel a la verdad histórica adquirida por el consenso de muchos investigadores y la elucidación del poeta, también historiador, dispuesto además a emitir criterios, a polemizar incluso, pero dueño de armas ajenas a las reconstrucciones historiográficas, para humanizar tópicos en los que escenarios y personajes volvieran a respirar, sin el fárrago y el frívolo repentismo de una “zona literaria” de las décadas del 60 y el 70 del siglo pasado, con la intención de volver a motivar a los lectores.

Y aspirar a que los más jóvenes no vean nuestro pasado como un abominable muro de piedras pletórico de cronologías/causas/consecuencias/situaciones sociales y políticas/programas/medidas/significados/vigencias… sino como un cuerpo realmente vivo, intenso, conflictivo, contradictorio, aneblado, denigrante, dramático, burlesco, jocoso, sufriente y hermoso como somos en realidad los seres humanos. Digamos que soy de los que se aburrió de ver desaliñados bustos de Martí y se dispuso a buscar con el alma a aquel inmenso poeta enamorado y fundador de revoluciones que dijo que por Cuba se dejaba clavar en la cruz.

Los historiadores han subrayado ciertas zonas de silencio que persisten en nuestra práctica historiográfica: las primeras décadas republicanas y varias figuras del período, los años posteriores al triunfo revolucionario de 1959. Partiendo de que sin el material investigativo sería difícil la escritura literaria, ¿crees que la literatura, específicamente la poesía, puede contribuir a arrojar o esparcir un poco de luz sobre estos momentos históricos o al menos ayudar a transmitirlos, a difundirlos, de otra manera?

Hace dos décadas aproximadamente, los historiadores han ido entendiendo la necesidad de escribir mejor la historia, de acercarla más a la poesía, a la narrativa, a los géneros periodísticos y, aunque en esos rumbos algunos libros dan la impresión de ser una modalidad de collage, la escritura de la historia en nuestro país quiere desbordar lo académico, la camisa de fuerza de los datos y las cifras, fríos como una granizada sobre un techo de zinc, la elaboración de rugosos e insufribles ladrillos, porque lo reclaman a voz en cuello estos tiempos que se esfuman a toda velocidad.

Es cenital la luz que ha aportado la visión transdisciplinar y la participación de la literatura artística. No solo creo que la historia se enriquece con la mirada de los poetas y narradores sino que es imperiosa, sin ir a los extremos, claro. El historiador, junto al escritor, o integrándolo, tiene que hacer más atractiva su obra, más placentera, más entretenida, o las redes sociales, los juegos computarizados, la telefonía celular y, en general la industria global del entretenimiento de una supractivada sociedad del espectáculo, poco a poco borrarán cualquier atisbo de visión creativa del pasado, de pensamiento acerca de cualquier cosa que no sea diversión, placer sensual, inmersión frívola en un suceder que nos devora.

En los últimos años ha existido una vuelta, y no solo en la poesía, al siglo XIX cubano, a las contiendas mambisas, a los líderes revolucionarios de esos años. Eso me lleva a otra idea: las primeras décadas de la República portaron una tradición cívica y revolucionaria desprendida de la propia guerra y reflejada, por solo mencionar algunos, en la obra de Byrne, Acosta, Guillén, Villena, etc. Y en los primeros años posteriores al triunfo de 1959, la epopeya de la Sierra, la clandestinidad, Girón, fueron centro del verso: Retamar, César López, Suardíaz, Jamís, Orta Ruiz, Guillén, etc.

¿Crees acaso que la poesía cubana actual se ha enrumbado por otros senderos y dejado a un lado una mirada a la historia? ¿Crees necesaria esa mirada historicista por nuestros poetas?

El ser humano, a menos que se enajene completamente, necesita saber de dónde viene, conocer su génesis, su pasado, por eso existen los historiadores, y los poetas, desde la reflexión y el cántico, siempre han sido cúspides o complementos en/de ese megarelato. El poeta es una criatura disonante que todo lo observa, lo valora, lo dignifica, lo ensombrece o sencillamente lo desecha, por eso es tan valiosa la visión que posee y puede aportar al hecho de historiar.

Hace algún tiempo ha regresado, tímidamente creo, la historia como materia de la poesía, y dentro de ese retorno hay ejemplos meritorios por su desenfado a partir del conocimiento verdadero y otros arrimos lamentables, como es lógico, pero sí, por supuesto que es muy necesario y útil que el artista de la palabra que sigue siendo el poeta emita sus juicios de valor, vierta o condense emociones o permita que las palabras trabajen desde/sobre la historia.

Se puede ser un clásico poeta de las alegorías, los símbolos, las estructuras tradicionales, las emociones contenidas o desbordadas, la experimentación… un poeta apegado a trasparencias discursivas o a cerrazones semánticas, a “inspiraciones”, facturaciones de lo más simple, barroquismos, transposiciones y aniquilaciones sintácticas, un poeta de la gracia meridiana que habita en lo espontáneo o un poeta de ingenierías lúcidas y ondulantes, no importa porque todo eso está implicado en la multivocidad de la poesía, el asunto es que la historia, como otros, es una órbita, un odre temático, un coto significacional visitado y revisitado que de pronto muere y resucita en los cuadernos o documentos de los poetas. Tan necesaria es la historia como la mampara que descorre el poeta cuando se decide a interrogarla.

De lo anterior se desprende otra cosa: Hay quien habla no ya del fin de la utopía, sino del fin de la utopía colectiva, que es otra cosa. Incluso de arrancar de cuajo parte de nuestra tradición literaria: escribir sin mirar atrás, sin deber nada. ¿Crees que nuestra poesía está falta de épica o que la épica actual se construye/edifica/sostiene de otra manera bastante diferente?

Vivimos en el vértigo y de esa sensación nos alimentamos hoy. Es otro instante del devenir universal. Lo fugaz nos abacora (me gusta esa palabra guajira), nos reduce. No creo que, aunque confieso que me asusta un poco la velocidad con que todo se borra, sea la muerte de nada, la decadencia de la poesía mundial o cubana, la anulación de la épica, el aborto de los discursos íntimos, el cese de la comunicabilidad textual, el traqueteo paradigmático que se evapora, el fallecimiento aparatoso del sujeto lírico, el despalabro o apalabrante desenfreno místico/mítico, la desnaturalización y destierro de las emociones, la dislocación ad infinitum de la lógica, la recontramuerte de Dios…

El ser humano reacciona con alarma ante cualquier sacudimiento. Claro, te zarandean la cuerda floja y pones el consabido grito en el cielo, aunque de inmediato hagas cualquier cosa por regresar al equilibrio. Desde hace miles de años vivimos contingencias similares y reaccionamos de modos parecidos. Inventamos y reinventamos constantemente la lírica y la épica. Hoy todo ocurre, como ha sido y será. La coexistencia es extraordinaria. En el gran milagro que constituyen el universo y la vida, la poesía, mínima fracción, admite la diversidad de lo macro porque también en ella espejea lo micro. No hay que devanarse ni rebanarse demasiado la mollera (otra hermosa palabra guajira), sino fluir en sintonía porque por fortuna, o quien sabe sino como castigo cuando la expulsión del Paraíso, nos ha sido vedado olvidar. Al menos para unos cuantos, que no quiero pecar por absoluto en nada de lo que diga o escriba.

Este año ha sido bastante fructífero para ti: en febrero, el Premio Raúl Ferrer por la Obra de la Vida como promotor de la lectura; en mayo, el Premio Nacional Francisco (Paco) Mir de la Uneac de Isla de la Juventud en Poesía y Mención en Literatura para Niños en el mismo certamen; la distinción Hijo Ilustre de Cacocum, ahora la Beca Ciudad del Che y el Premio Ciudad del Che en poesía. Háblame un poco de estos premios y lo que significan en tu amplia trayectoria como escritor.

Todos los premios recibidos me producen una doble percepción de la obra creada: satisfacción e inconformidad. Por un lado me animan y por otro me sobresaltan. Como soy de algún modo un historiador no ignoro la historia de la poesía y, cuando comparo mis remedos con la potente tradición de la lírica insular me entra una desazón que no sé describir, por eso prefiero no comparar y recibo los premios con supremo agradecimiento y entusiasmo, sin dejarme cegar ni envanecer porque Cuba está llena de hombres grandes y humildes y, además, yo soy de Caguairanal, un caserío extraviado en el monte de San Pedro de Cacocum. Con un referente tan ilustre como es José Julián Martí Pérez, un poetazo humilde de la calle de Paula que vino a morir a Boca de Dos Ríos, en Jiguaní, me siento con una deuda de gratitud tan responsable que no me puedo permitir vanaglorias. Ni los premios ni los muchos libros dicen nada, o sí, hablan de una avidez incesante por crear, por ser hasta donde sea posible.

No quisiera pasar por alto tu interés investigativo acerca de la obra poética de Delfín Prats, consolidada en tu libro Temida polisemia. Estudio de la obra literaria de Delfín Prats, publicado por Ediciones Áncoras en 2016. Hablemos un poco, pues el tema daría de por sí para otro cuestionario del libro y la importancia que, para nuestro corpus poético, que es arcilla de nuestra identidad nacional, le atribuyes a la obra de Delfín.

Escribir acerca de Delfín Prats fue un reto como investigador y un acto que asumí como justicia. Delfín es un poeta cubano que con pocos textos tiene un sitio seguro en nuestra historia literaria. Como soy un lector de poesía me considero capaz de detectar dónde está y dónde no, y un hombre que escribe: Tigris arriba los argonautas cantan/el anón presta sus ojos al ave consagrada a Juno y Cnosos se extiende/ al amanecer cada fresco y cada balcón y cada cúpula en Cnosos extienden/ canción adentro bogando palmerales/ pueblos que un día me consolaron patria con jitanjáforas y güiras/ qué desnudo mi corazón cuando amanece y tiendo el velero de mis brazos un poco más allá/ no puedo contra la redondez del mundo… con ese demoledor verso final, además de otros poemas, claro, es un Poeta inobjetablemente. Alguien que admiro y a quien considero merecedor de mayor reconocimiento por parte de las instituciones culturales, porque ya tiene el premio de los lectores, que es a la larga el más importante.

Poeta, investigador, promotor literario, escritor para niños, guionista radial, humorista, asiduo a peñas y espacios literarios… Siempre tramando o maquinando algo: un libro, un proyecto, un ensayo, una entrevista ¿Ronel, cómo te las arreglas con el tiempo? ¿De todo lo anterior, si tuviéramos que dejar solo una de las definiciones, con cuál te quedarías finalmente?

Hace poco escribí que soy madrugador desde hace más de treinta años. La madrugada se conecta, de facto, con esa trabazón lúcida donde se desborda lo creacional y adquieren sentido las métricas, los ritmos, las palabras. Luego permanezco en silencio ante una multitud de libros que intentan procurarme paz, aunque generalmente solo consiguen incrementar mi desconcierto, hasta que sea nuevamente la madrugada y me apoltrone en mi claustro como un conventual del Medioevo en espera de la epifanía, porque soy poeta, estoy seguro, la poesía continúa desvelándome.

 

 

EL SEDICIOSO

 

Quebrantado y desprovisto,

el perturbador infausto,

avanza hacia el holocausto sobre un asno,

como Cristo.

 

Entra en el monte imprevisto y ajado

la confidencia.

 

Un hombre pone cadencia

a la rebeldía invasora,

y su anulación sonora paga la desobediencia.

 

En sucesión corrosiva

pasan,

confusos,

los gestos

de los caudillos expuestos

a la fobia anulativa.

 

Van,

sin otra alternativa,

hacia el montaraz peñasco amotinado,

el chubasco reconstituyente,

el miasma del hambre,

la cataplasma,

la fiebre,

el salcocho,

el asco.

 

Ante el burdo antagonista

desfilan caricaturas,

desharrapadas criaturas

en la maniobra ironista

de asumir la reconquista patriarcal,

que se acrecienta bajo la noche harapienta,

cota del día desnudo,

el ímpetu por escudo

y, al dorso, la impedimenta.

 

Soliviantadas colmenas en los trillos de la Nada.

 

Toros contra la emboscada.

 

Provisiones casi obscenas

para cantar en cadenas vivir es vivir…

 

Porfía por un cuero de jutía

curtido en los pantalones

e infectas ulceraciones que asolan la ranchería.

 

Por ciénagas,

a hurtadillas,

avanza la tropa agreste,

aunque la razón le apueste en contra,

y las pesadillas naden hacia las orillas

de la destrucción.

 

A gatas,

sobre las hiedras pacatas

que retardan las contiendas,

escudriñando las prendas de los muertos,

como ratas.

 

Cuando el monte no se abra más con odio

y no amanezca para que el mambí padezca

en la espesura macabra.

 

Cuando cese la palabra

que ordena estar al acecho

del usurpador maltrecho,

también,

por las piedras rotas,

habrá un himno hecho de gotas de sangre

y tiros al pecho.

 

Tenaz frente al vilipendio,

lejos queda el municipio,

que empuñó,

desde el principio,

el pabellón del incendio.

 

La Ciudad,

arduo compendio de afanes,

arde en la pira.

 

El esplendor no es mentira.

 

Hay un fulgor accesorio

que ilumina el territorio.

 

La patria, en sombras, respira.

 

 

 

 

VINDICACIÓN DEL PADRAZO

 

En cuanto a mí, soy una sombra que vaga pesarosa en las tinieblas. Para mí, ni un día de sol!

Carlos Manuel de Céspedes

Diario perdido,

Lunes 12 de enero de 1874.

 

Ante el frívolo barranco

que embiste casi indefenso,

el mártir de San Lorenzo

entra al honor por un flanco.

 

Lo transmutó el odio en blanco

de intrigas y proyectiles,

cuando los correveidiles

del rencor que desampara

no calcularon que Yara

menosprecia a los serviles.

 

En la escéptica maraña

de la fronda que se implica,

donde lo fastuoso abdica

y lo sensitivo daña,

es un altar la montaña

para el solemne ejercicio

del irreverente juicio,

y en su coto nada pulcro

un proyecto de sepulcro

silvestre para el patricio.

 

Cada vez que la rotunda

noche engaña al centinela

hay una campana en vela

y un jagüey que la secunda.

 

No habrá hondonada profunda

que le restaure la piel,

pero si con voz infiel

murmura turbado el viento,

desde el plácido aposento

va al monte Carlos Manuel.

 

Aspira Holguín a convertirse en Capital de la Danza

Maricel Godoy Foto: Wilker López

Por: Arlene Gómez Palacios

Fotos: Wilker López

Codanza vuelve al coloso de los grandes acontecimientos de la Ciudad Cubana de los Parques en su vigésimo séptimo aniversario para celebrar a su vez, los 80 años del Complejo Cultural Eddy Suñol. Según la maestra Maricel Godoy, directora de la compañía de danza contemporánea en conferencia de prensa realizada este miércoles la jornada de celebración se desarrollará del 21 al 29 de septiembre.

Esta temporada comenzará los días 21 y 22 de septiembre, en la sala Raúl Camayd del Teatro Eddy Suñol, con la actuación especial del multipremiado bailarín español Jesús Rubio Gamo, quien llega hasta Holguín con la pieza “Ahora que no somos demasiado viejos todavía”.

Conferencia de Prensa Temporada Codanza. Foto: Wilker López

A decir de la directora de la compañía holguinera, la maestra Lilian Padrón, directora de Danza Espiral, propondrá una versión de la pieza “La consagración de la primavera”, merecedora del Premio de la Crítica Villanueva en 2019, espectáculo que será desmontado al día siguiente, ante los críticos de arte y el público.

El coreógrafo y bailarín guantanamero Yoel González, propondrá estrenos con las compañías Codanza y Médula.  La temporada de Codanza acogerá a los prestigiosos bailarines y maestros Aurora Bosch, Pepe Hevia, Alberto MéndezRubén Rodríguez  e Isidro Rolando Thondik; quienes impartirán conferencias y clases magistrales.

La ciudad de Holguín aspira a convertirse en Capital Cubana de la Danza. Con antecedentes como el Concurso de Danza del Atlántico Norte Vladimir Malakhov, de frecuencia bienal, y las temporadas que desde su fundación ofrece Codanza, junto a otras propuestas danzarias que suceden en la nororiental provincia de Cuba, resulta un estímulo a los jóvenes y otros no tanto que se dedican a la creación danzaria cubana el hecho de que la provincia de Holguín pueda ser la sede del Festival Nacional de Danza en próximas ediciones

 

 

 

Iberoarte celebrará los 300 años de la ciudad de Holguín

Por Erian Peña Pupo

Fotos Wilker López y Carlos Rafael

La XVIIIedición de la Feria Internacional de Artesanía Iberoartese desarrollará del 12 al 28 de octubre próximos,organizada por el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) y dedicada al 300 aniversario de la ciudad de Holguín, a la manifestación textil y a la urbe cubana de Trinidad.

Con sedes principales en el Recinto Ferial Expo-Holguín y el Complejo Cultural Plaza de La Marqueta, según explicó en conferencia de prensa realizada en la sede provincial de la Uneac holguinera, Manuel Hernández, director del FCBC en Holguín, la Feria contará con la participación de 63 expositores extranjeros y más de 50 nacionales de nueve provincias del país.

De manera especial, añadió, Iberoarte se suma con su dedicatoria a las acciones para festejar el 300 aniversario de la ciudad, cuando el 3 de abril de 1720 –vísperas de San Isidoro–fue inaugurada la iglesia de ese nombre, y la localidad pasó a llamarse Hato de San Isidoro de Holguín.

Entre los extranjeros destaca en Iberoarte la presencia de artesanos de Perú, principal país expositor, México, Argentina, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Ecuador, India y España; además de una significativa presencia nacional, donde abundan las artesanías y los tejidos.

Iberoarte contará, asimismo, con espacios habituales como Lote, dedicado a las artes visuales, desfiles de moda, rondas de negocios, proyectos de decoración y talleres de creación infantil.Entre estos destaca Lote, con un amplio programa de exposiciones de importantes artistas de la plástica cubana, entre ellos Javier Guerra y Nelson Domínguez, este último con su reconocida muestra Mi amiga Alicia, comentó Anette Rodríguez, especialista de Artes Plásticas del FCBC.

Se realizará, además, una muestra con el título Holguín cumple 300, una de artesanos de Trinidad y Gibara, en la sede de la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas (Acaa) en esa costera urbe, otra de la provincia Santi Spiritus y Holguín y una de reconocidas artesanas trinitarias.

“La Feria Iberoarte se ha convertido en el segundo espacio comercial cultural más importante del país luego de Feria Internacional de Artesanías (Fiart) en La Habana”, añadió Manuel Hernández, y subrayó que espacios como el Centro Cultural Bariay y El Benny servirán de escenario para las diversas manifestaciones que convergen en esta especie de fiesta inmensa de la artesanía y la cultura, auspiciada también, entre otros, por la Dirección Provincial de Cultura, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) y la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín.

La Feria Internacional de Artesanía Iberoarte tuvo su primera edición en 2001 y desde entonces se ha mantenido como un espacio de intercambio cultural entre pintores, talladores, artesanos y diseñadores del mundo, coincidiendo en sus jornadas finales con la Fiesta de la Cultura Iberoamericana que cada año se desarrolla en esta oriental ciudad, en conmemoración al llamado encuentro –o encontronazo, según varios historiadores– entre las dos culturas, la americana que habitaba el continente y la europea, en similar fecha de octubre de 1492.

 

 

La Plaza de la Marqueta afianza sus lazos con la comunidad

Texto y fotos: Arlene Gómez Palacios

Un atractivo proyecto se lleva a cabo en los últimos meses dentro de la Plaza de la Marqueta como parte de sus acciones comunitarias. Este aglutina a todos los grupos etáreos y a todas las manifestaciones existentes en la provincia. Sobre la iniciativa más reciente Lizandra Lafuente González, Directora del complejo cultural cuenta a nuestro portal digital.

“La Plaza de la Marqueta continúa en el afán de afianzar las alianzas público-privadas y a la vez de aumentar la facilidad que tienen actualmente las personas para adquirir licencias comerciales. Inmersas en nuestros proyectos están desde las Manicures hasta los salones de belleza, talabarterías entre otros. El proyecto ha creado distintos talleres de capacitación y ferias en vivo no solo de artesanías sino de servicios técnicos facilitando al público el acceso a estos desde la plaza para recibir los beneficios de estos proyectos comunitarios. El sábado pasado la Plaza de la Marqueta acogió el taller de maquillaje caracterizado que no solo fue sobre cómo se hace sino que se invita un grupo multidisciplinario del mundo del arte, la estética y la medicina”refirió.

“En ese taller de maquillaje se tocaron temas muy importantes como el trato de la mujer negra respecto a cómo deben tratar su cabello, su piel. Otro tema medular que se trabajado es la violencia hacia la mujer y contamos con la invitada Ana Coronado, una estilista muy reconocida en todo el país quien hizo distintos trabajos de maquillaje caracterizado de mujeres que han sido violentadas”.

“En el caso del taller de esta semana ya tenemos un promedio de 25 manicures todas de la comunidad pues la idea es que como un efecto sombrilla, el proyecto abrigue y se expanda a todos. Tenemos un convenio con servicios técnicos al igual con varias instituciones de la provincia para tener legalidad y referencia de todo lo que se hace. Ahora mismo reciben el taller de técnicas avanzadas con una de las cuentapropistas más reconocidas de Holguín. Tenemos muchachas desde 15 hasta señoras de 50 años. El sábado será la feria en vivo en el salón de la AHS donde podrán ofrecer el servicio de manera gratis para toda la comunidad. El próximo mes será el taller de barbería y maquillaje infantil. Siempre cerramos con una actividad cultural”apuntó Lizandra.

Katiusca Parra Serrano es la instructora del Taller de Técnicas avanzadas de Manicure que tiene lugar por estos días en el salón de la AHS como parte del proyecto mayor de la Plaza de la Marqueta. Sobre su experiencia en este primer espacio como instructora Katy conversa.

“Este es mi primer taller de capacitación, ya había asistido a otros como técnica, no como capacitadora y me siento muy orgullosa de enseñar a las chicas las más recientes y novedosas técnicas del manicure a nivel mundial; desde tintas, manicure rusa, booming gel hasta mármol. Veo que han aprendido muchísimo. Pienso que es muy fructífero porque están haciendo muy buenos diseños y estamos incorporando nuestras técnicas al sector estatal y al vincularnos al proyecto comunitario, pues nos mostramos al público y crecemos. Soy dueña de Katy Nails, tengo 12 años de experiencia como manicure y mi propio salón, que tiene ya 8 años está en el top, las muchachas que trabajan en él se capacitan. Esta experiencia ha sido algo grandioso”.

Karina es una de las alumnas que recibe las técnicas impartidas por Katy. Ella también dialogó sobre su experiencia:

“Tengo 6 años de experiencia pero nunca había pasado un taller y con este antecedente pues recibir una formación así me parece fenomenal. La instructora ha llegado a mí de un modo muy profesional, y como mujer autónoma esto ha sido muy importante, es como salir de un trabajo a ciegas a otra dimensión, pues hay otras formas de crear, de hacer este arte de la manicure que eran desconocidas para mí”.

Cuando un proyecto comunitario consigue en poco tiempo vincular, educar y crear a la vez es una señal de que todo marcha bien. Y cuando los receptores de tales  beneficios son mujeres que buscan empoderarse y crecer el mérito es doble. Estas son las iniciativas que necesita la comunidad en unción de su crecimiento y funcionamiento para bien de la sociedad en su conjunto.

 

Holguín en sus 300 de Carnaval

A los 300 años del pueblo de Holguín estuvo dedicado el espectáculo del Teatro del Pueblo, realizado este 14 de agosto en el Centro Cultural Bariay, previo al inicio oficial del Carnaval 2019, que entre los días 15 y 18 arrollará con paseos, comparsas, carrozas, la alegría de los holguineros y de quienes nos visiten.


La gala “Carnaval por los 300”, dirigida por Víctor Osorio Zaldívar, aunque un poco extensa, fue un elegante adelanto de lo que acontecerá en materia cultural durante las fiestas populares. Todo el talento artístico presentado sobre el gran escenario del Bariay fue holguinero.
A ellos se sumaron las vistosas carrozas humanas de Santiago de Cuba, tres de las cuales lucieron en su diseño símbolos del pueblo de Holguín, como la Loma de la Cruz, el Burro de Mayabe y El Guayabero. Una vez más la Fantasía de Caibarién se sumó al jolgorio con sus exquisitos trajes.
Que Víctor Osorio es un hombre radio quedó demostrado nuevamente en su gala. A Yamilka Arredondo, conductora habitual del medio y anfitriona de la velada, se sumaron populares voces de la CMKO Radio Angulo: León Batista Suárez, Néstor Salazar, Enma García y César Hidalgo Torres.
La escenografía de Tomás Acosta respaldó todo el espectáculo con escenas cotidianas de la ciudad como la Loma de la Cruz y la estación de ferrocarril, además de otros motivos carnavalescos.
Contagiaron a los bailadores las agrupaciones Banda América y M’DYVOZ ganadoras, respectivamente, de los concursos para elegir el tema del carnaval y el del verano en Holguín.
Con la actuación del grupo Los Guayaberos se rindió homenaje a Faustino Oramas, figura insigne del territorio. Asimismo se presentó la centenaria Orquesta Avilés, la más antigua de América Latina y también símbolo de esta tierra.
Renombrados solistas del territorio actuaron como Nadiel Mejías, Ernesto Infante, Lucrecia Marín, Yamila Rodríguez y Yamila Orozco. Sobre el inmenso escenario del Bariay los acompañaron las agrupaciones Codanza, que dirige la maestra Maricel Godoy y Danza Evolución, liderada por Víctor Osorio.
Los siempre atractivos fuegos artificiales iluminaron la noche del Teatro de Pueblo en la que también se presentaron las compañías De Cuba Soy, Fantasía, Ronda de los Sueños, el Teatro Guiñol de Holguín, las chicas de Golden Voices y Los Beltas, con los éxitos de siempre de carnaval.
Con la tradicional conga cerró el espectáculo, al que sucedió el concierto de la agrupación granmense El Gallo y su Orquesta para los bailadores aunados en el Bariay.
La gala “Carnaval por los 300”, dirigida por Víctor Osorio Zaldívar, aunque un poco extensa, fue un elegante adelanto de lo que acontecerá en materia cultural durante las fiestas populares. Todo el talento artístico presentado sobre el gran escenario del Bariay fue holguinero.
A ellos se sumaron las vistosas carrozas humanas de Santiago de Cuba, tres de las cuales lucieron en su diseño símbolos del pueblo de Holguín, como la Loma de la Cruz, el Burro de Mayabe y El Guayabero. Una vez más la Fantasía de Caibarién se sumó al jolgorio con sus exquisitos trajes.
Que Víctor Osorio es un hombre radio quedó demostrado nuevamente en su gala. A Yamilka Arredondo, conductora habitual del medio y anfitriona de la velada, se sumaron populares voces de la CMKO Radio Angulo: León Batista Suárez, Néstor Salazar, Enma García y César Hidalgo Torres.
La escenografía de Tomás Acosta respaldó todo el espectáculo con escenas cotidianas de la ciudad como la Loma de la Cruz y la estación de ferrocarril, además de otros motivos carnavalescos.
Contagiaron a los bailadores las agrupaciones Banda América y M’DYVOZ ganadoras, respectivamente, de los concursos para elegir el tema del carnaval y el del verano en Holguín.

Con la actuación del grupo Los Guayaberos se rindió homenaje a Faustino Oramas, figura insigne del territorio. Asimismo se presentó la centenaria Orquesta Avilés, la más antigua de América Latina y también símbolo de esta tierra.
Renombrados solistas del territorio actuaron como Nadiel Mejías, Ernesto Infante, Lucrecia Marín, Yamila Rodríguez y Yamila Orozco. Sobre el inmenso escenario del Bariay los acompañaron las agrupaciones Codanza, que dirige la maestra Maricel Godoy y Danza Evolución, liderada por Víctor Osorio.
Los siempre atractivos fuegos artificiales iluminaron la noche del Teatro de Pueblo en la que también se presentaron las compañías De Cuba Soy, Fantasía, Ronda de los Sueños, el Teatro Guiñol de Holguín, las chicas de Golden Voices y Los Beltas, con los éxitos de siempre de carnaval.
Con la tradicional conga cerró el espectáculo, al que sucedió el concierto de la agrupación granmense El Gallo y su Orquesta para los bailadores aunados en el Bariay.

 

Vivir en las montañas

Texto y Fotos  Jorge Suñol


Dicen que es mejor vivir el cuento. Por eso subimos y bajamos lomas con el corazón desabrochado, desfiando los caminos inquietos, el calor de agosto, los largos kilómetros. Llevamos la cultura en las mochilas, apretadita, para regalarla por gran parte del Plan Turquino holguinero.
Cinco días en los que aprendimos unos de otros, cinco días en los que soñamos más de lo acostumbrado, incluso, hay quien en plena madrugada se desperto sonámbulo, agitado, descuidado ¡Qué locura! Cinco días de travesía, trepando y trepando por el monte verde, humilde y puro.
No los propusimos y lo logramos, con el alma y la pasión de creer en aquellos que habitan estos espacios necesitados de arte, a los que el silencio penetra cada hora, y entonces, solo permanecen fantasmas, el tiempo se detiene.
Los niños, unos con su mejor ropa, otros demasiados descalzos, eran quizá los que más disfrutaban el espectáculo. En cada sitio, por iniciativa del Inder, se celebraban juegos deportivos y recreativos, y ellos, se batían por ser ganadores, sobre todo en el de halar la soga. Tremenda energía.
Esta historia comenzó un jueves, en Birán, el 1ro de agosto. Atravesamos por una geografía difícil, pero fue hermoso llegar, respirar y conocer a gente de montaña, aferrada a su casita de madera y guano, a su café mañanero, a su siembra, aferrada a tan poco.
Contarlo cronológicamente sería una de las opciones para este reportero, la más fácil diría yo. Pero decidí mejor, alterar los tiempos, y comenzar con lo que, al menos a mí, más me conmovió.
Aquel viernes, justo cuando necesitamos un luna dispuesta y enorme, el cielo se volvió tímido. La noche llegó más rápido que de costumbre. Se acumulaba en cansancio del día, el segundo de la Trepada Cultural, pero estábamos allí, en Cajimaya, perteneciente a Mayarí, haciendo lo posible.
Aquello no era más que un monte oscuro, encerrado en su lejanía, en su aburrida costumbre. El pueblo se había quedado sin luz, por alguna reparación momentánea, pero poco a poco fuimos encendiendo nuestras linternas, captando rostros y sonrisas, nos agrupamos todos, y así, con ese aliento, los músicos de Décima, Punto y Son regalaron sus controversias, el dúo homorístico Zapia hizo de las suyas con sus chistes y el proyecto de Narración Oral Palabras al Viento, vendió, mágicamente, sus buñuelos. Sí, no me pude contener, y mis pupilas tampoco. La gente no paraba de aplaudir. Corría a chorros la esperanza.
Romper el silencio
La Trepada Cultural cumple de 17 años. Ha sido un largo camino de retos, de mucho esfuerzo. Cuando llega el verano, se ha vuelto tradición que el Plan Tuquino se “mueva”, al menos por pocos días. Como iniciativa del Gobierno Provincial, la Dirección Provincial de Cultura y el Inder, apoyados por unidades de Comercio y Gastronomía, este espacio es vital en comunidades intrincadas, que viajó por Cueto, Mayarí, Frank País, Sagua y Moa.
La Granja fue el primer sitio que visitamos. Se localiza en Birán. Nos reunimos en un viejo taller de mecánica. Allí nos levantábamos, entre el correteo de los pequeños, los guajiros de sombrero, las muchachas coquetas, la venta de libros, la cerveza Mayabe, las ruinas de un almacén. Regalábamos la magia del Mago Ayala, y el resto del equipo que ya mencionaba, a pleno sol.
En Marcané dormimos la primera noche. Viejos albergues, viejas literas. Clásica estructura de un Pre en el Campo. Mosquitos por doquier. Pero aún así, sabíamos que nuestra causa superaba estas condiciones. Los de Palabras al Viento, contaban de su experiencia en la Cruzada Teatral Guantánamo- Baracoa, con sus caminos, precipicios, mares, y sustos. Lo imaginaba todo, incluso recordé mi histórico viaje al PicoTuquino, del que salieron romances, heridas y miles de fotos.
Crear ilusiones
Aún no amanece. El ruido del central alarma, despierta a los que todavía tenemos las marcas de las sábanas. Nos vamos a Mayarí, pero adentro, a La Ayúa, donde no hay más de 80 casas ni 350 personas, donde todo el mundo se conoce, y cada familia se abraza en la noche, se reinventa para llegar hasta la carretera, porque casi nada entra ahí. Y solo queda a 7 kilómetros (km) de la carretera, a 20 km del centro del municipio. Ya no es como antes, que pasaba algún transporte. Hay que caminar por el pedraplén, no queda otra opción.
No hago otra cosa que mirar fijamente lo fotográfico de este sitio, metido entre lomas majestuosas, palmas, trillos, piedras. Y capto par de imágenes para recordarlo. A lo lejos, está Emerio, y llegan luego dos jóvenes, uno es su hijo, y lo otro lo es casi, de crianza.
Pocos sabían que allí llegaríamos aquel mañana. Pero el guajiro lo supo, porque el día antes llovió, esa era la señal de cumbancha, de la fiesta. Y así fue. Apareció un palo (poco encebado) y los niños, los jóvenes se trepaban. De fondo un canción pegajosa. Más arriba, en la tienda,un señor de unos 80 años fumaba su tabaco, le quise preguntar su nombre, pero decidí solo fotografiarlo. Su cara, su mirada, sus arrugas, me anunciaron que llevaba toda un vida en este punto de nuestra geografía.
En La Ayúa aprovechamos y entrevistamos a varios de la Brigada. Todos habían experimentado momentos similares. Carlos Ayala, esta vez sin trucos bajo la manga comentó que esta idea “es algo fenómenal, llevas al arte donde nadie se atreve a ir, está bien concebida, desde el momento en que cada uno sabe lo que tiene que hacer. La magia le encanta a todo el mundo y la gente se pregunta será verdad, será falso”. Allí, he de aclarar, muchos se sorprendieron.
Por su parte, Yordani Sera Rodríguez, actor narrador de Palabras al viento,
comentó: “Es un compromiso traer a esas personas un momento de felicidad, de belleza, de que salgan de su cotidianidad, del silencio que reina muchas veces. No solo es venir a divertirte, a ganar un dinero, tienes que saber que hay códigos estéticos que van a quedar en esa población, tiene que ser un producto, que eduque, transforme, motive, cree ilusiones. No es hacer muchas cosas a la vez, sino que aunque sea una, tenga un efecto muy positivo y marque a esos públicos muy necesitados de la acción cultural y artística”.
Y Yensi Cruz Ricardo, también actriz narradora de este grupo, reflejó: “El acercamiento con los públicos es hermoso, pero a la vez es complicado, y sobre todo cuando tú le vas a llevar una muestra de algo que quizá no tiene la facilidad de verla comúnmente. Llegar con esos espectáculos a estas comunidades es fabuloso, es un acercamiento que tienes con la realidad, que no es la realidad de un teatro”.
Sobre los retos que tiene por delante la Trepada Cultural, Fermín López Hernández, director del proyecto teatral, afirmó: “Se impone un trabajo de sistematización de algo tan maravilloso que surgió hace tantos años, que sea no solamente los artistas, los funcionarios, sino que vengan investigadores, especialistas del Centro Provincial de Casas de Cultura y analicen qué funciona y qué no. La Trepada no puede ser la misma de hace 10 años, porque todo cambia, el mundo cambia. Me parece que es un público que hay que empezar a formar, esa personas tienen que vivirlo, sentirlo, es un trabajo de mucha paciencia”.
Y fuimos sumando más lugares a nuestra lista: Cabonico, El Sitio, La Caridad del Sitio, Barbarú, Magueyal, La Melba. Recoriendo las montañas, con la mochila a cuestas, con el arte y las historias grabadas en nuestros recuerdos, usando la cultura como pretexto, y su poder de conquistar, unir, soñar esta aventura que se vive y disfruta cada verano.

Reverencia profunda a Danza Contemporánea de Cuba en Holguín

Coil. Danza Contemporánea de Cuba. Foto: Arlene GómezTexto y Fotos: Arlene Gómez Palacios

Aplaudí hasta que se me enrojecieron las manos. Lo admito, fui con las espectativas por el piso pues solo dos fines de semana atrás la actuación del Ballet Nacional de Cuba, en el mismo escenario, no me dejó un dulce sabor. Danza Contemporánea de Cuba se presentó en la Sala Raúl Camayd del Teatro Eddy Suñol de Holguín. Dejó al público de pie y emocionado en la calurosa noche del viernes 28 de junio. Fue la primera presentación de la compañía en estas tierras siete años después.

El Aniversario 80 del coloso de los grandes acontecimientos de esta ciudad ha sido el pretexto ideal para que Danza Contemporánea de Cuba llegue hasta Holguín. Las tres presentaciones de la compañía danzaria bajo la dirección del del Maestro y Premio Nacional de Danza 2018 Miguel Iglesias, proponen las obras Coil y Mambo 3XXI de los coreógrafos Julio César Iglesias y George Céspedes respectivamente.

Un viaje hacia el interior del ser humano, a sus miedos internos, sueños y pesadillas resulta Coil. La obra, con sus remarcados patrones estéticos, proyección y sensaciones trasmitidas por el cuerpo de baile, constituye una muestra de las particularidades que distinguen a la compañía del resto de las de su tipo en el país.

 

Mambo 321. Danza contemporánea de Cuba. Foto: Arlene Gómez

Mambo 3XXI creada en el año 2009 y con más de 80 presentaciones mundiales es, a decir de su autor George Céspedes, hijo de estas tierras y ciudadano del mundo, su creación más exitosa. Catalogada por la BBC de Londres y la prensa británica como Cuatro Estrellas, la multipremiada obra ha gozado de excelente aceptación a nivel internacional. Expone la visión personal del autor acerca de la cultura cubana partiendo de los clichés y los elementos identitarios propios que han construido para el resto del mundo una imagen absoluta y distorsionada de lo que Cuba realmente es.

El excelente trabajo musical por parte de Alexis de la O y Edwin Casanova (Nacional Electrónica) es uno de los elementos que, junto al vestuario, diseñado por George distinguen a esta excelente propuesta danzaria. Según Céspedes en Conferencia de prensa, la música está escogida y empleada en función de sus objetivos como autor.

La pieza, comisionada por The Sadler’s Well, DanceEast y Dance Consortium consiguió que sus 35 minutos de duración pasaran ante mis ojos como un disparo. Fue una inyección de energía, de impulsos y sentimientos encontrados. Los códigos de la danza moderna cubana tienen su máxima expresión en el trabajo de Danza Contemporánea de Cuba. Reverencia profunda del público de Holguín, quien como aquel que asistió al Royal Concert Hall de Nottingham en Inglaterra le aplaude y agradece.

 

 

Yoga en la Vida Cotidiana: Una práctica milenaria a tu alcance

SS Vishwaguruji en conferencia de prensa Foto: Arlene Gómez

Por: Arlene Gómez Palacios

Desde el 18 de abril hasta el 28 de este mismo mes tiene lugar en Holguín el 2do Encuentro Internacional de Practicantes de Yoga en la Vida Cotidiana y la visita de SS Vishuwaguru Mamandaleshwar Paramhans ri Swami Maheshwarananda (Vishwaguruji). La Casa de Iberoamérica junto al proyecto Centro Cultural Ibérico coordinan el evento que convierte a Holguín en capital del Yoga en Cuba.

Con una Conferencias de Prensa junto a SS Vishwaguruji e invitados al encuentro internacional comenzaron las actividades de esta segunda edición. El recibimiento oficial de los participantes sucedió el viernes 19 en horas de la mañana en la Casa de Iberoamérica. Sitio que acogió a su vez en horas de la tarde de este mismo día la conferencia magistral “Origen y tradición del Yoga en la India” y el espectáculo inaugural del evento.

La tercera jornada del evento comenzó con un intercambio cultural y la presentación de la XXV edición de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana para delegados extranjeros y profesores del Sistema Yoga en la Vida Cotidiana y culminó con una tarde latino-caribeña, en la que se presentaron alumnos de la Escuela Vocacional de Arte y una bailarina tradicional hindú.

Entre las actividades que tendrán lugar durante los próximos días sobresalen las meditaciones, la clase teórico-práctica: Escrituras filosóficas. Upanishads, los ejercicios sobre Khatu Pranam o Suryaya Namaha, además de clases sobre técnicas de respiración y Pranam y visitas al Jardín botánico y al hospital pediátrico, donde se imparten clases de Yoga. El panel Meditación de autoanálisis y la clausura del evento será el próximo sábado 27 de abril en horas de la tarde.

Festival Pepe Sánchez rendirá tributo a figuras de honda huella en el mundo trovadoresco

Por Odalis Riquenes Cutiño
— La edición 57 del Festival de la Trova Pepe Sánchez rendirá tributo del 17 al 21 de marzo próximos a dos figuras de honda huella en el movimiento trovadoresco cubano, fallecidas recientemente: al periodista y destacado investigador Lino Betancourt Molina y al músico y formador de trovadores en este lado cubano, Félix Valera.
El trovador Eduardo Sosa Laurencio, presidente del evento, dijo aquí en conferencia de prensa que a partir de este año el evento teórico del Festival llevará el nombre de Lino Betancourt, como justo reconocimiento a una vida de estudio y aportes en defensa de la trova cubana, muchos de los cuales tuvieron como tribuna a este Festival.Eduardo Sosa destacó el ejemplo de Félix Valera, cuya obra está presente en los noveles trovadores que formó y en la agrupación que creó y hoy mantiene su legado: la Familia Valera-Miranda. Por esas razones, precisó, el programa de la nueva cita trovadoresca dedicará sendas galas los días 18 y 20 de marzo, respectivamente, a ambas figuras.Significó que esta vez el Pepe Sánchez se extenderá a los municipios de Palma Soriano y San Luis, y el evento teórico contará con la participación de reconocidas personalidades como Jorge Gómez y Guille Vilar.

Figuras de gran valía en el espectro trovadoresco nacional como Pepe Ordaz, Bionaica Martínez, el trío Palabras y el grupo Moncada, entre otros, se espera se unan esta vez a representantes de la trova santiaguera, cotidianos defensores del género, llamados a tener una participación superior en el evento más longevo del mundo musical cubano.

El parque Céspedes, la Casa de la Trova, el Museo de la Música, la sala Dolores, la Uneac, la Terraza Matamoros, la Fundación Caguayo, el anfiteatro Mariana Grajales, la Claqueta Bar, las instituciones de la Egrem y Artex, serán escenarios de esta cita de las guitarras, que como es habitual llegará hasta barrios y centros educacionales y de labor.

 Tomado de www.radioangulo.cu

Cimafunk presenta su primer disco en Santiago de Cuba

Por Odalis Riquenes Cutiño

Cimafunk

Santiago de Cuba.— El popular intérprete Erick Iglesias, más conocido por Cimafunk, presentó en esta oriental ciudad su primera producción fonográfica: Terapia, en la antesala de dos actuaciones con las que saludó aquí el aniversario 55 de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem), que se festejará en marzo próximo.

El nuevo CD ofrece ocho temas que ilustran el estilo del artista, de 29 años, quien se autodefine como un cimarrón en busca de libertades creativas y una sonoridad diferente, a partir de la fusión del funk norteamericano con la música cubana, entre los que se encuentra Me voy, cuyo clip resultó ganador del Premio al Vídeo más Popular en la pasada edición de los Premios Lucas.

Durante la presentación del disco, que tuvo lugar en el Iris Jazz Club santiaguero, la musicóloga Elsida González Portal destacó la novedad del concepto ritmático que defiende y las excelentes condiciones vocales de Cimafuk, recientemente recomendado por la prestigiosa revista Bilboard como uno de los diez talentos latinos a seguir durante este 2019.

Por su parte, el novel artista, explicó a la prensa que interpreta los éxitos recientes y específicamente la recomendación de la prestigiosa revista norteamericana, como la confirmación de que la juventud también puede; como una señal para otros muchos músicos, jóvenes como él, de que es posible ser uno mismo y hacer música diferente, sin tener que seguir la corriente para llegar.

Tras la presentación del nuevo álbum, Cimafunk tuvo dos actuaciones en tierra santiaguera, una en la Casa de la Música La Pachanga, de la Egrem, y otra en la Plaza Juvenil de Ferreiro, donde la ciudad en la que, según confesó, siempre soñó con actuar, por considerarla el termómetro de la música cubana, le devolvió la acogida aprobatoria a temas como Ponte pa´lo tuyo, Parar el tiempo y Alabao, entre otros, incluidos en el nuevo fonograma.

El encuentro con alumnos vinculados con la enseñanza artística y el contacto con toda la riqueza afrocaribeña de la ciudad musical de Cuba y sus altos exponentes como el Septeto santiaguero, estuvieron igualmente incluidos en la apretada agenda de Cimafunk en Santiago de Cuba.

Tomado de www.juventudrebelde.cu