Proyecto lírico de Holguín cerró VIII Encuentro de Voces en Guantánamo

El maestro Frank Fernández acompaña al piano a la soprano María Dolores Rodríguez, durante el concierto realizado junto a la Orquesta Sinfónica de Holguín, en el teatro Eddy Suñol, de la ciudad de Holguín, el 22 de julio de 2011. Foto: Juan Pablo Carreras (ACN)
Luego de la buena acogida en la Escuela Profesional de Música de Guantánamo el Proyecto Ánima, integrado por primeras figuras del Teatro Lírico Rodrigo Prats, de Holguín, actuó con igual éxito en la Sala de Conciertos de la Villa del Guaso, coronando el VIII Encuentro de Voces. 

El jueves el colectivo invitado cantó para estudiantes y docentes de la referida academia Antonia Luisa Cabal (Tootsie), y en la noche de este viernes conquistó a los asistentes al céntrico escenario cuyo nombre también honra a esa notable maestra de música, fundadora de la enseñanza artística en la región e inspiradora de este evento.

Para su segunda presentación en Guantánamo Ánima reservó un variado repertorio internacional, de lujo, abordado desde el estilo conocido como crossover clásico o pop operístico, e incluyó piezas muy queridas del pentagrama cubano, tanto concebidas para lírico como más populares.

Así lo vivió y premió con aplausos el auditorio presente en la Sala Tootsie, cada vez más familiarizado y admirador de los géneros lírico y coral que aquí se defienden, y de la música académica en general, gracias a las varias citas musicales promovidas con ese fin por el comité provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

Hermosos temas como El mundo, del italiano Jimmy Fontana, y Noche cubana, de César Portillo de la Luz, se escucharon espléndidos en los armoniosos y potentes timbres de las sopranos, tenores y el barítono de la agrupación holguinera, que en sus actuaciones mantiene una línea clásica, a la vez que suma toques contemporáneos, según las exigencias de estos tiempos.

Una de las integrantes de este colectivo, la soprano María Dolores Rodríguez, quien es además directora general de la compañía lírica Rodrigo Prats, en estos días en Guantánamo ofreció dos clases magistrales sobre técnica vocal, muy agradecidas por los artistas asistentes al VIII Encuentro de Voces.

La creación de esta cita en la Villa del Guaso para enaltecer el preciado instrumento que es la voz humana, fue idea de la querida Antonia Luisa Cabal (1924-2010), Madre de la Música en el territorio, a quien se dedica siempre el evento, cuyos antecedentes fueron organizados por ella pero la primera edición, en enero de 2011, devino homenaje a su obra a solo un mes de su muerte.

Desde su institución este suceso cultural ha contado con excelentes colectivos y solistas, entre ellos prometedores noveles como ahora el grupo santiaguero Vocal Ángelus, y en anteriores ediciones otros muy experimentados como la soprano María Eugenia Barrios, una de las voces más elogiadas del arte lírico en Cuba.

Tras su ovacionada actuación aquí en el capítulo de 2015, esta diva expresó su deseo de ser colaboradora asidua y acerca de las potencialidades de Guantánamo para el desarrollo del Bel Canto, se refirió a la calidad del local proyecto lírico fundado en 2011 y le elogió la valentía de asumir este difícil género de la música.

Con información de ACN

Tomado de www.radioangulo.cu

Banda canadiense The Shuffle Demons cerró en Plaza Dolores de Santiago de Cuba Festival Jazz Plaza

plazaDolores

Santiago de Cuba. La banda canadiense The Shuffle Demons cerró el pasado 22 en la Plaza Dolores de esta ciudad, la edición 33 del Festival Internacional Jazz Plaza que ha compartido con la Capital, La Habana. Los canadienses actuaron en la gala de clausura en la céntrica plaza, conocida también como el Boulevard Santiaguero.

Para la ocasión, también estuvieron en el cierre del “Jazz Plaza” en el parque Dolores, la agrupación Steel Band, del poblado de El Cobre; Iván Acosta con su grupo “De Cuba Somos”, y “Ákana”, llegados desde la ciudad de Trinidad, en la región central de Cuba.

The Shuffle Demons es una reconocida banda de Canadá, con más de 35 años sobre los escenarios del mundo y un historial respetable, sintetizado de la manera siguiente:
“…Tuvo un Top 40 en Canadá con su sencillo de 1986 “Spadina Bus”, canción de su álbum debut Streetniks, tema que también se usó como presentación de City-TV Speakers Corner… Le siguieron cuatro álbumes más en los próximos siete años, y siempre contaron con innumerables seguidores devotos del jazz. En 1987, aparecieron en el programa de televisión para niños Sharon, Lois and Bram’s Elephant Show.

The Shuffle Demons tocó en festivales de jazz, folk, y rock de Halifax a Vancouver y de Italia a Estonia, de 1986 a 1997, recorrió Canadá en 15 ocasiones y otras tantas por Europa 15 veces, con actuaciones basadas en “una fusión de hard bop y rap combinada con disfraces exóticos y un estilo de interpretación sin límites. A lo largo de esas 15 giras europeas fueron un éxito en varios festivales de jazz, incluidos North Sea Jazz, Molde Jazz, London Outside In Jazz, Edimburgo, Sfinks y Jazz a Vienne.

Luego de algunas separaciones y nuevas incorporaciones, la banda se separó en 1997 pero varios de sus integrantes la retoman en 2004 y dan a conocer un CD de Grandes Éxitos en una nueva gira en la que, además, se incluyeron en el Libro de Record Guinness, al reunir a más de 900 personas tocando saxo, con el tema Hockey Night, en Canadá.

El grupo ha continuado con giras y presentaciones en festivales en la India, China, Europa, Tailandia, Corea del Sur, Estados Unidos y el propio Canadá, para beneplácito de sus seguidores y amantes de jazz.

Desde el pasado 17 de enero, Santiago de Cuba es sede también, y por segundo año consecutivamente, del Jazz Plaza; aquí lo preside Robertico Fonseca, quien ha estado desde el principio en las presentaciones ocurridas en el Teatro Martí, el Iris Jazz Club y el Patio La Jutía Conga, en la casona de la calle Heredia donde está el Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), institución que auspicia el festejo del género en esta urbe sur oriental.

A propósito, está por comprobar si en verdad el jazz entró a Cuba por esta ciudad santiaguera, traído por los “marines” –muchos de ellos negros del sur de los Estados Unidos— cuando la guerra hispano-cubano-norteamericana de fines del siglo XIX.

Robertico Fonseca, al frente de la celebración, habló de espacios teóricos y otras novedades en venideras reuniones. Y aún se comenta en la localidad la apertura en el “Martí”, que trajo a la excepcional diva Omara Portuondo, a la que se sumó sobre el escenario, el propio Fonseca.

Ted Nash, encumbrado saxofonista nortemericano, y su trío vinieron directamente desde USA a Santiago de Cuba y abrieron la segunda gala en el “Martí”. Ted se fue encantado con este, “el sitio más musical de Cuba”, dijo antes de partir hacia La Habana.

Al concierto que posteriormente ofreciera Robertico Fonseca, se unió Carlos Miyares, y para cerrar ese día, subió el estelar Bobby Carcassés, quien además dedicó palabras de elogio a la ciudad santiaguera.

A Carcassés, Rodulfo Vaillant y al escultor Alberto Lescay le hicieron un homenaje en el teatro Martí, por su apoyo decisivo al evento de jazz.

Por M.Sc. Miguel A. Gaínza Chacón

Tomado de www.sierramaestra.cu

Identidades: dejando huellas en la música cubana

En la conferencia de prensa del evento, celebrada en la sala Villena de la UNEAC. Fotos: Rubén Ricardo Infante

Santiago de Cuba. El IV Encuentro de Guitarras Identidades, dedicado al aniversario 70 del natalicio de Sergio Vitier tendrá lugar del 25 de enero al 4 de febrero próximos, las ciudades de Santiago de Cuba y La Habana serán las sedes de este encuentro que pretende crear un puente con la música.

Durante los primeros días (del 25 al 27) las presentaciones serán en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) de Santiago de Cuba, la sala Dolores y la sala de Conciertos Esteban Salas.

A partir del 29, el evento llegará hasta la capital donde, la sala Rubén Martínez Villena, recibirá a Rodrigo Toro (México), Yalit González (Cuba), Martín Pedreira (Cuba), Dúo Martín (Cuba) y la orquesta de guitarras Sonantas Habaneras, que dirige maestro Jesús Ortega y en la mañana siguiente el tema será la presencia de la guitarra en el jazz.

Otras sedes serán el Centro Hispanoamericano de Cultura, el Museo Napoleónico, el Teatro del Museo Nacional de Bellas Artes, la sala Gonzalo Roig del Palacio del Teatro Lírico Nacional, la Basílica Menor del Convento de San Francisco de Asís y la Casa del Alba Cultural.

Tomado de www.uneac.org.cu

 

 

Arriba Televisión Serrana a su aniversario 25

Realizadores de la Televisión Serrana durante el rodaje de un documental. Foto: Archivo

La Televisión Serrana (TVS), proyecto audiovisual comunitario único de su tipo en Cuba, arribará el próximo 15 de enero a su aniversario 25 con más de 600 obras, en las cuales se preserva parte de la cultura rural del país.

Fundada en 1993, la referida institución tiene una reconocida labor en la conservación de la memoria histórica, la protección del medioambiente y las tradiciones de los campesinos.

Su sede está en la comunidad de San Pablo de Yao, en la serranía del municipio granmense de Buey Arriba, aunque sus realizadores se trasladan con frecuencia a otros sitios montañosos del Oriente de Cuba para reflejar sus costumbres y modos de vida.

La dirección de la TVS precisó a la Agencia Cubana de Noticias que para celebrar los 25 años de la institución se diseñó un amplio programa de actividades que incluye un conversatorio con Daniel Diez, Waldo Ramírez y Rigoberto Jiménez, fundadores del proyecto audiovisual.

Del 14 al 20 de enero tendrán lugar conferencias sobre el impacto de la Televisión Serrana dentro y fuera del territorio nacional, muestras de documentales y diversas propuestas artísticas por parte de grupos representativos como Teatro de los Elementos.

La mencionada televisora exhibe más de 600 obras y un aproximado de 400 premios, entre los que destacan el reconocimiento La Utilidad de la Virtud, otorgado por la Sociedad Cultural José Martí y el Premio Nacional de Cultura Comunitaria.

Cuenta con un Centro de Estudios para la Comunicación Comunitaria, que brinda formación elemental y especializada a los personas de las comunidades montañosas, además de grupos alternativos de creación integrados por jóvenes con interés en la realización audiovisual.

Por Maité Rizo Cedeño (ACN)

(Con información de Agencia Cubana de Noticias)

Tomado de www.radioangulo.cu

Celebración popular por 25 años de la Televisión Serrana

Foto: Del autor
San Pablo de Yao, Sierra Maestra.- Una conjunción de fundadores, personajes, espectadores habituales y creadores actuales participan en las celebraciones que iniciaron en esta comunidad serrana del municipio granmense de Buey Arriba, para festejar los 25 años de fundada la Televisión Serrana.

 

Desde este domingo y por una semana, el colectivo de la reconocida casa productora de audiovisuales recibirá el agasajo de varias instituciones y especialmente de la población que más refleja en sus materiales: los campesinos de la Sierra Maestra; en una jornada que incluye talleres con documentalistas cubanos e invitados de varias naciones latinoamericanas, proyecciones de obras y presentaciones artísticas comunitarias.

La orquesta Original de Manzanillo comenzó los festejos bailables, como parte de un programa de animación que suma a los grupos histriónicos Teatro de los Elementos y Andante, el proyecto sociocultural español Patinadores de Sevilla, transmisión de programas radiales y televisivos, entre otras iniciativas.

Hasta el próximo sábado 20 sucederán las actividades, que prevén también  incursiones a asentamientos como Maguaro y La Otilia -está última sirvió de Comandancia a la columna guerrillera del Ché- y un concierto de Cándido Fabré y su Banda; cuya presentación cerrará el homenaje a un colectivo pequeño autor de más de 700 obras audiovisuales entre documentales, memoriales, reportajes, videocartas y revistas que en un cuarto de siglo han merecido un total de 453 premios nacionales e internacionales.

Por Dilbert Reyes Rodríguez

Tomado de www.granma.cu

Eduardo Sosa: Una tonada de amor y trova

Eduardo Sosa: “Yo sigo siendo un cubano de a pie, jaranero y trato de ser coherente ante todo”. Foto: Iván Soca

Da la impresión que Sosa tiene un carácter muy serio, inmutable, pero nada más alejado de la esencia del trovador. “Yo sigo siendo un cubano de a pie, jaranero y trato de ser coherente ante todo”, me explica.

El cantautor es un defensor de la trova a ultranza y de la cultura en general. Tiene a su cargo proyectos a los que me asegura le pone todas sus fuerzas como el Festival dedicado al género que tanto ama, en la tierra caliente y “Destrabando la Trova”, espacio holguinero de las Romerías de Mayo. Su empeño, como dice él, es que esa música “forme parte del conjunto de cosas que ayudan al mejoramiento humano y que haga soñar a las personas”.

Eduardo es un ejemplo -de los tantos que se logran encontrar en una isla tan musical como la nuestra- de artistas que “a oído” aprenden acordes en la guitarra y tiene una voz afinada por naturaleza. “Yo no tengo formación de la escuelas de arte – interviene-, aunque siempre estuve involucrado en ese mundo desde temprana edad.

Realmente soy Licenciado en Pedagogía. Luego de graduarme formé junto a mi amigo Ernesto el dúo Postrova, donde dejábamos de ser más tradicionales para introducirnos en sonidos más contemporáneos. Tuvimos de esa forma un impacto que a nosotros mismos nos sorprendió. Ahora, mirándolo desde la distancia, veo que era una cosa novedosa, tan novedosa y sólida – disculpa la falta de modestia- que en apenas cinco años tuvimos la oportunidad de firmar un contrato con la Emmy, una de las transnacionales más importantes de la música en el mundo”.

Como Postrova, Sosa entró a la música en el cine, específicamente en el filmeLas profecías de Amanda, en la Enciclopedia de la Música Cubana, compartió escenario con Ana Belén y otras estrellas españolas, giras con Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, aunque en solitario grabara con Silvio tiempo después. “Fueron cinco años muy veloces y de oportunidades”, asegura.

A tal impacto se impuso venir a La Habana, “porque en Santiago, en esos momentos finales de los 90, la máxima aspiración y deseo de un músico allá, por ponerte un ejemplo, era ser el guitarrista del grupo acompañante de Eliades Ochoa, pero yo quería más que eso”, resuelve decir.

A lo que muchos llaman fatalismo geográfico, el artista recuerda el momento de venir a la capital y su consecuente cadena de oportunidades y desatinos como “heridas de guerra que te hacen más fuerte”.

¿Cómo recuerdas tus inicios una vez decides partir hacia La Habana?

“Fue difícil, pero también tuvimos mucha ayuda. Recuerdo historias como salir a tocar en la Casa de la Música de Miramar como telonero de José Luis Cortés, “El Tosco”, con dos guitarras que ni tan siquiera tenían la calidad como las que tengo ahora y tocar diez canciones; porque el Tosco decía que ‘la gente tenía que escuchar ese trabajo tan bonito que estábamos haciendo’”.

Teníamos espacios para trabajar, pero sin familia en la capital que me pudiera acoger, así que dormía un día aquí y otro allá: Calzada y K, el cuerpo de guardia del Calixto García me conocieron. Salía del Gato Tuerto a las cuatro de la mañana e iba a casa de un amigo donde “hacía un tiempo”, me bañaba y volvía al diario; así hasta que pude vivir en una casa de visita en la que estuve ocho años para después tener mi propio lugar. Sin embargo no puedo decir que en cuanto a mi carrera me fuese mal”.

En algún momento expresaste que Sara González significó un antes y un después en tu vida artística. ¿Me cuentas la anécdota?

“Con Sara, ya habíamos compartido en otras ocasiones estando aun enPostrova, e hicimos migas rápidamente. Nuestro carácter era bastante parecido y sobre todo yo tuve el tacto de dejarme dominar- cuenta entre risas-. La anécdota con esta tremenda cantante se basa en una presentación que tuvimos en el Karl Marx, en nuestros comienzos por la capital. Aunque ya teníamos contrato con Emmy y actuado por España, entre otras cosas, no poseíamos contrato con empresas de La Habana porque no éramos de ‘aquí’”.

En ese acto en el teatro, antes de comenzar, nos encontrábamos haciendo la prueba de audio y empecé a cantar un poco. En un lado del escenario estaba Sara que enseguida cuando terminamos de ensayar casi se nos abalanza encima y nos dice emocionada: ‘¡Pero qué cosa tan bonita, que afinación! Díganme, en qué empresa están ustedes.’ ‘En ninguna’, le respondí. ‘Acuérdate que somos de Santiago y tendríamos que firmar por allá’. En ese preciso momento Sara ve a un funcionario del Centro Nacional de la Música Popular (CNMP) -empresa a la cual sigo perteneciendo- y le requirió que por qué un dúo como el nuestro aun no tuviera una contrata nacional. Eso sucedió en la tarde y ya a la mañana siguiente nos llamaban del CNMP para firmar, como una excepcionalidad”.

¿Crees entonces que contigo se repitió esa constante de que disqueras extranjeras encuentran en no pocas ocasiones, un talento musical cubano digno de atención, antes que las nacionales?

“Hay una cosa real, nuestro país en términos comerciales para la música puede hacer bastante poco ya sea por el Bloqueo u otras cuestiones. A veces a las propuestas desde aquí les falta alcance por esas razones que te explicaba, y creo que una cosa fundamental para todo aquel que quiera estar en el mundo del arte, es tener ambiciones.

En mi momento, era un tiempo en el que lo más escuchado era la timba, entonces, en esa disyuntiva de apoyar a lo que daba ganancias se olvidaba un poquito de prestarle atención o invertir en un producto artístico sólido. En medio de todo esto, al menos en nuestro caso, se apareció un representante de una discográfica extranjera y nos hizo una oferta convincente que no pudimos rechazar”.

Creo que al no estar conectados con todo ese sistema promocional que hay en el mundo, también a veces le ponemos frenos a las disqueras nuestras, en la espera a que llegue una oportunidad mejor. Pero conforme te digo esas cosas bonitas que pasaron con Emmy te cuento que cuando despidió de buenas a primeras cerca de 4 mil proyectos, nos quedamos afuera, sin previo aviso”.

Ahora mismo aquí hay una intención por tener cosas que culturalmente pueden ser más sólidas y valederas y protegerlas desde Cuba con contratos de exclusividad. Eso haría que en un futuro, estés mejor apoyado como artista ante cualquier oportunidad”.

¿Te dejaste seducir en algún momento por el pesimismo cuando las cosas no te resultaban?

Yo fui enamorándome cada vez más de la música. Nunca flaqueé ni pensé en que no me iba a dar resultados aun cuando el camino se tornaba duro. Yo comencé como todos, cantando a guitarra las canciones que podía tocar. Al no venir de escuelas de música, un muchacho me enseñaba un acorde, un amigo otro, y así. Los temas que interpretaba eran de los cantantes que estaban en boga en esa época, José José, Roberto Carlos.

¿Por qué la trova, Eduardo?

“Cuando comienzo a ir a los Festivales estudiantiles y de aficionados, desde los 12 años, empiezo a escuchar otro tipo de géneros fuera de lo tradicional. Tocaba en aquel momento con un grupo que hacía música tradicional, pero en el fondo sentía que quería hacer otra cosa”.

Recuerdo escaparme de la vocacional e ir directo a La Casa de la Trova en Santiago, bajando por la calle Heredia. Cuando llegaba me escondía detrás de una especia de mampara que todavía está allí, a escuchar a los trovadores. Desde ese, mi escondite, vi a Compay Segundo, Eliades Ochoa y a otros grandes. Aprendí entonces, escuchando, a hacer voces segundas y otros tecnicismos. Lo que he avanzado en la música, te lo digo con toda seguridad, ha sido por prestar mucha atención”.

Luego vino esa etapa tan insolente que uno tiene en la juventud de creer saberlo todo, en la que me enganché a solo cantar mis canciones. Llegaba a componer dos o tres temas al día, que por supuesto no eran canciones, sino una barbaridad”.

Con el tiempo vino también la fase de meterme con la nueva trova. Me prestaronQue levante la mano la guitarra, una entrevista a Silvio que después se convirtió en libro. Cuando empiezo a leerlo me dije, ‘caramba yo no entiendo muy bien esto’, pero leo que a Silvio le gusta en términos de poesía César Vallejo, entonces me acerqué también a la obra de este y creo que lo entendí menos. Sin embargo, me di cuenta que al tratar de entenderlos lo disfrutaba, y que existe una forma inexplicable de leer esa poesía que va conformándote un estado de ánimo que te llena el alma”.

Así me encontré un día cantando canciones de Silvio por los cafetales, porque quería aprender un poquito más de ese género. Entonces mi percepción sobre la música y la composición cambió totalmente”.

No hay dudas que te encuentras en un momento de madurez musical y logros. Ganaste un Premio Cubadisco 2017 en la categoría de mejor cd de trova con “Como si fueran mías”, lo que conlleva a una felicidad personal, sin embargo, ya me habías comentado que te consideras ambicioso artísticamente, entonces siempre habrá algo que te incomode o sientas que puedes hacer más…

“Sí, me siento inconforme con una cosa: el no ponerle más ahínco a la divulgación de mi trabajo. Creo que pudiera hacer más en ese sentido, aun cuando me he pasado un año entero trabajando, me llaman de todas partes y veo que la gente me recibe con cariño, no le doy la atención publicitaria que mi trabajo conlleva. No prestarle más atención a los distintos medios de difusión, sobre todo a la Radio, esa ha sido mi gran flaqueza”.

Cuando ya se tienen discos, el cariño de un público, reconocimientos… ¿qué podemos seguir esperando de Sosa?

Estoy trabajando muy fuerte – y en esto me está apoyando mucho el CNMP- en que exista un circuito de eventos de trova durante todo el año que arranque con los otros festivales que ya están establecidos como el Longina, por ejemplo, que empieza ahora en enero, pero que en los restantes meses se puedan integrar varios eventos, para que así haya trova siempre.

Lograr, sobre todas las cosas, que en La Habana exista de una vez y por todas, un festival de la trova. Creo que lo que ocurre en la capital, distinto al resto de las provincias, es que los trovadores aquí estamos un poco desunidos. La culpa es nuestra, no hay que echársela a nadie más porque las instituciones nos apoyan. Somos tantos y no hemos logrado decir vamos a organizarnos para hacer algo muy bonito con la trova en la capital. Pero tengo fe y puede que tengamos materializada muy pronto la idea.

Tomado de www.trabajadores.cu

Con información de Cubadebate

Encuentro de Guitarras

Santiago de Cuba. El IV Encuentro de Guitarras Identidades tendrá lugar del 24 de enero al 4 de febrero del 2018, en las ciudades de Santiago de Cuba (del 24 al 27 de enero) y La Habana (del 29 al 4 de febrero), según dieron a conocer en encuentro con la prensa, efectuado en el Instituto Cubano de la Música, los guitarristas Eduardo y Galy Martín, directores artísticos del evento.

Dedicado al aniversario 70 del natalicio de Sergio Vitier, y organizado por la Asociación de Músicos de la Uneac, el encuentro será presidido por el maestro Guido López-Gavilán, y abarcará conciertos, conferencias y clases magistrales donde participarán estudiantes y profesionales de los más diversos géneros y estilos de la guitarra, e instrumentos afines como el tres, el laúd, el cuatro y el charango, entre otros.

Según el también compositor Eduardo Martín, el evento tiene como objetivo darle espacio a todos los niveles de la guitarra, a todas las manifestaciones de este instrumento de cuerda, desde la trova hasta la guitarra más académica. Precisó que servirá para promocionar el talento artístico nacional y lograr una mayor actualización en las tendencias y estilos de la guitarra, mediante el intercambio entre estudiantes, profesores, artistas y público.

Informó que participarán jóvenes talentos y prestigiosos maestros de Cuba, Estados Unidos, Honduras, Italia, México y Suiza, quienes se presentarán en La Habana, en la Casa del Alba Cultural, la Basílica Menor de San Francisco de Asís, la sala teatro del Museo Nacional de Bellas Artes, la sala Rubén Martínez Villena de la Uneac, la sala Gonzalo Roig en el Palacio del teatro Lírico, el Museo Napoleónico y en el Centro Hispanoamericano de Cultura. En Santiago, lo harán en la Sala Dolores.

Tomado de www.aldia.cu

 

El Benny junto a Matamoros, Ñico Saquito y Sindo en la Catedral de la Trova Cubana

1
El Benny, segundo de derecha a izquierda de pie, junto a Matamoros. El segundo de derecha a izquierda sentado es Compay Segundo

Santiago de Cuba. A la inigualable galería fotográfica que atesora y exhibe la Casa de la Trova Pepe Sánchez, en la calle Heredia de esta urbe tan musical y caribeña, se sumaron hoy dos instantáneas en las que aparece Benny Moré.

La iniciativa nació del ingeniero Elio Gil quien también es fotógrafo y desde su adolescencia, uno de los fans más devotos de la música del Bárbaro del Ritmo a quien conoció durante la etapa santiaguera del célebre cantor popular de Santa Isabel de las Lajas, cuando este puso su voz en conjuntos de la ciudad.

Elio Gil fundamentó aspectos de la vida del Benny

Gil fotocopió dos imágenes de Moré, las preparó adecuadamente, y propuso a Arturo Aguilera, director de la “Pepe Sánchez”, incorporarlas a la galería junto a decenas de gráficas de momentos y personalidades de todas las épocas, que adornan la también considerada Catedral de la trova cubana.

Este domingo fueron colocadas las dos fotos, precisamente debajo de tres óleos emblemáticos de Miguel Matamoros, Ñico Saquito y Sindo Garay, obras del inolvidable maestro de la plástica, Antonio Ferrer Cabello.
Aunque la improvisada pinacoteca no tiene sitios por categoría: cantantes, épocas, guitarristas, compositores, visitantes… colocar las fotos del Benny junto a los retratos de estos íconos de la música tradicional respondió a una evaluación correcta de la dirección de la Casa de la Trova, que tuvo en cuenta lo que ha representado Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez para el pentagrama nacional, fundamentalmente el popular.

Arturo Aguilera director de la Casa de la Trova Pepe Sánchez

Así lo señalaron primero Aguilera y luego Gil en sus intervenciones, antes de develar las imágenes.
Lamentablemente, no se consiguieron los nombres de los autores de las instantáneas, en una de las cuales aparece el Sonero Mayor de Cuba tocando las maracas y cantando, junto al trío Matamoros y al lado de Miguel, en una especie de descarga informal; la otra es del Conjunto Matamoros y Moré es el segundo de derecha a izquierda de pie, junto a Miguel Matamoros, el segundo de derecha a izquierda entre los sentados es Compay Segundo.
Músicos, amantes de la trova, periodistas, y visitantes ocasionales participaron en la ceremonia sencilla pero emotiva.

14 Grisel Gómez cantó temas del Benny acompañada por el maestro Gabino Jardines
La contralto Grisel Gómez y el guitarrista Gabino Jardines asumieron la parte musical del acto, con temas que hizo popular Benny Moré, fallecido el 19 de febrero de 1963, a los 43 años cuando estaba en la cima de la popularidad y gozaba del cariño del pueblo cubano.

Por el centenario del Bárbaro del Ritmo en 2019, Elio Gil lleva adelante gestiones para materializar proyectos relacionados con el cantante, entre estos colocar una tarja en la intersección de la Avenida 24 de Febrero (la Trocha del Carnaval Santiaguero) y calle 4, donde habitualmente el Benny iba a cantar con los amigos, cuando estaba en Santiago de Cuba.

Por M.Sc. Miguel A. Gaínza Chacón

Artículo y fotos tomados de www.sierramaestra.cu

 

 

Debuta agrupación coral masculina en Granma

Aísthesis, coro masculino de reciente creación en la capital de Granma, hizo su presencia por la puerta grande en la Jornada de Música San Salvador de Bayamo. Foto de la autora

Bayamo, Granma. Aísthesis, agrupación vocal masculina de Granma, debutó recientemente, y comienza con acierto su carrera artística por escenarios de la provincia, a la que representarán en el Festival Internacional de Coros a celebrarse del 6 al 10 de diciembre en Santiago de Cuba.

Con los temores de los neófitos, participaron en la gala por los 225 años de la fundación de Manzanillo en julio último, donde recibieron abundantes aplausos del público, incentivo para los artistas que forman la novel agrupación, a concretar un proyecto que surgiría preñado de sueños y esfuerzos.

Luego, se presentaron en la celebración de los 35 años del Museo Provincial Manuel Muñoz Cedeño, durante la Fiesta de la cubanía del 17 al 20 de octubre en Bayamo, actuación que consideran el definitivo debut musical del coro.

Aísthesis, coro masculino de reciente creación en la capital de Granma, hizo su presencia por la puerta grande en la Jornada de Música San Salvador de Bayamo, protagonizada por el conjunto de música antigua Exsulten, por el aniversario 504 de la fundación de la Ciudad Monumento.

Versátiles y atractivos en la escena, logran romper la monotonía de las voces masculinas con la variedad de los timbres y sonoridades. Cualidades que fueron elogiadas por los miembros del coro homólogo Sine Nómine, con quiénes compartieron escenario en la Jornada San Salvador.

Once jóvenes, en su mayoría pertenecientes a la nómina del Coro Profesional de Bayamo, forman Aísthesis, el director Jorge Ramírez Rodríguez, comenta que la idea los venía rondando hace aproximadamente cuatro años, cuando compartieron profesionalmente con la vocal masculina Sine Nómine, por quienes sienten profunda admiración.

Del repertorio inicial, explica, han preferido temas del Barroco Español, por ser esta la etapa donde abundan obras escritas para este tipo de formato vocal masculino, seleccionadas entre los compositores, Juan del Encina, Juan Arañez, Juan Vázquez y el italiano Filippo Azzaiolo.

Con fuerza interpretativa y mucha seguridad en escena, se presentan los cantores bayameses. Aseguran se encuentran en un período clave para acumular experiencias y poder interpretar música cubana, cuando los temas le permitan sustituir a los registros femeninos con sus propias voces. De privilegio puede considerar el público con el surgimiento de esta nueva agrupación coral, que viene a enriquecer el panorama cultural de la región.

Por Diana Iglesias Aguilar

Tomado de www.uneac.org.cu

Crónica de un concierto híbrido

Su apertura estuvo a cargo de dos formatos que, a pesar de seguir líneas de trabajo heterogéneas, de igual manera, contribuyen con su perspectiva a la contemporanización del discurso musical citadino: Orquesta de Guitarras de Guantánamo y Proyecto Gliese. Foto: Rosario Pupo

Guantánamo. En la ciudad de Guantánamo se estuvo celebrando por estos días la VII Temporada de Conciertos de Otoño que cada año es auspiciado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Su apertura estuvo a cargo de dos formatos que, a pesar de seguir líneas de trabajo heterogéneas, de igual manera, contribuyen con su perspectiva a la contemporanización del discurso musical citadino: Orquesta de Guitarras de Guantánamo y Proyecto Gliese.

Las creaciones de tres grandes de la composición cubana como Harold Gramatges(1918-2008), Eduardo Martín(1956) y Guido López-Gavilán(1944) figuras de las más representativas de sus generaciones―sobresalieron en la escogencia del repertorio preparado para esta ocasión por la Orquesta de Guitarras de Guantánamo,con doce años de labor, que bajo la dirección auxiliar de Gerardo Alejo Martínez,asumió la interpretación de obras como Dos danzas cubanas (Montuna y Sonera), Suite Cubana (Lugares comunes, Amaneceres y Laberinto) y Bailando bajo la lluvia.

Dicha interpretación mantuvo códigos en el lenguaje dancístico que viene arraigadoen las composiciones musicales escritas en Cuba desde el siglo XIX dentro de la música de concierto, y que los compositores del siglo XX son herederos directos. Con una marcada Montuna y Sonera que data de 1949―escritas originalmente para piano y que constituyen obra significativa en la historia pianística cubana―la Orquesta de Guitarra se apropia del estilo de Gramatges que trasluce lo campestre y soneao de su natal Santiago, con el empleo de recursos técnicos donde combina una gama de sonoridades a través de contactos y modulaciones que conservan la magia de su paisaje sonoro.

Lugares Comunes, Amaneceres y Laberinto continúan una línea de pensamiento, dentro de lo dancístico, que estratégicamente es empleada por esta orquesta, esta vez con una óptica más citadina donde se recrea el entorno habanero de luces, movimientos, transeúntes, encrucijadas de callejuelas, sitios más íntimos que forman parte del panorama en el cual su compositor, Eduardo Martín se inserta.

Y es sin lugar a dudas, Bailando bajo la lluvia del maestro Guido López-Gavilán elestrenoen esta jornada de conciertos por parte de este formato, que habitualmente estrena obras del maestro italiano Adriano Galiussi. En este marco seleccionaron esta obra escrita para orquesta de guitarras y dos requintos. Tras la búsqueda de efectos y sonoridades en las cuerdas pulsadas su compositor innova, ilustrando códigos visuales en la escena a través del movimiento como parte semántica de la obra en la estrecha correspondencia de la música con su título. Obra de gran complejidad interpretativa que requiere coordinación, sincronía, destreza interpretativa, apropiación de la dramaturgia presentes en el discurso y que la Orquesta de Guitarras de Guantánamo se impuso el reto.

Rebasado el primer momento de la nochefue presentado el Proyecto Gliese de música electroacústica dirigido por DJ productor Jeafrei Lewis Ortiz Manzanares junto a la pianista Teresa Manzanares. Este proyecto con dos años de fundado se ha insertado junto a trovadores y con apoyo de la AHS en diversos espacios del patio y llega hasta la temporada de conciertos con dos propuesta donde imbrica la las sonoridades electrónicas con las acústicas. Tiempo de paz propone melodías fragmentarias y reiterativas dentro de un espacio tiempo cronometrado entre máquina y piano que singulariza el trabajo que viene realizando este proyecto, como también lo evidencia Obertura de Pétalos rojos donde hace la invitación a la flautista Jenifer Burgos y al percusionista Rubén Matos y en un discurso electrónico va incorporando los instrumentos acústicos logrando una masa sonora cada vez más enriquecida con un basamento en lo folklórico ya que los batá insertan toques preconcebidos como el chácharo cafú y la meta de Obatalá que fuera de lo religioso forman parte del enriquecimiento sonoro de nuestra identidad.

Mezcla de sonoridades de lo acústico a lo electrónico, de lo culto a lo popular, de la orquesta al DJ se han dado cita en la VII Temporada de Conciertos de la UNEAC de Guantánamo que cuenta hoy con una gran diversidad en la prácticas musicales y que cada día enriquece aún mas nuestro panorama cultural con nuevas perspectivas.

Por: Isabel Ramírez Florián

Tomado de www.uneac.org.cu